martes, 8 de agosto de 2017

Saquen las manos de Venezuela, exige canciller de Cuba


Caracas, 8 ago (PL) Saquen las manos de Venezuela todos aquellos que hacen injerencia, intervención, y proclaman propósitos cínicos o hipócritas, afirmó hoy el canciller cubano Bruno Rodríguez, durante la VI reunión extraordinaria del Consejo Político de ALBA-TCP.

El representante de Cuba aprovechó la ocasión de este encuentro de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) que sesiona aquí, para reiterar la lealtad del ALBA con el legado de Simón Bolívar y José Martí, de Fidel Castro y de Hugo Chávez.

También felicitó al Gobierno y pueblo venezolano 'por la extraordinaria demostración de democracia, convicción, lealtad y valor en la elección de la Asamblea Constituyente el pasado 30 de julio'.

El ministro cubano de Relaciones Exteriores subrayó que 'el pueblo venezolano ha hecho escuchar su voz y ha decidido el rumbo a seguir en estas jornadas de crucial importancia para el futuro de Venezuela y de Nuestra América'.

'A pesar de la guerra no convencional desatada contra Venezuela, su pueblo ha dado una extraordinaria lección de democracia', enfatizó el jefe de la diplomacia cubana.

También hizo énfasis en el rechazo de Cuba a las acciones injerencistas del imperialismo norteamericano y sus aliados de las oligarquías regionales contra el proceso constituyente venezolano.

'Nuestra enérgica condena a las sanciones, en particular, contra el presidente constitucional, Nicolás Maduro', dijo.

Reiteró, además, la 'profunda convicción de que solo corresponde al heroico pueblo venezolano, en ejercicio de su autodeterminación y soberanía, tomar sus propias decisiones'.

En su discurso, Rodríguez condenó 'la infame conducta del secretario general de la OEA (Luis Almagro), nuestra resuelta oposición a las acciones que se realizan contra la integración emancipadora de los pueblos de la América Latina y el Caribe'.

A su vez, reconoció los llamados al diálogo por parte del Gobierno bolivariano y condenó 'la violencia terrorista y golpista'.

'En aplicación de los principios y valores de la proclama de la América Latina y el Caribe como zona de paz, reiteramos que la batalla por Venezuela, es la batalla por el continente y por el mundo', enfatizó el canciller de Cuba.

jcm/mfm


DIALÉCTICA DE LA POLÍTICA

Jorge Gómez Barata 

Al nacer, la izquierda mundial de matriz inequívocamente marxista, asumió dos opciones. Los comunistas apostaron a “todo el poder o nada”, mientras los socialdemócratas prefirieron el reformismo y acoplándose a la institucionalidad liberal, desde finales del siglo XIX integraron parlamentos y gobiernos europeos. Con el triunfo en Rusia y China, los comunistas dieron pasos de significado universal. En una difícil cohabitación ambas vertientes colocaron el socialismo en la geografía política mundial. 

En Iberoamérica, las instituciones cooptadas por las oligarquías, impidieron a socialistas y comunistas acumular fuerzas, intervenir en la política, de modo que los partidos marxistas, generalmente clandestinos, apoyaron las reivindicaciones obreras, campesinas y sociales, sin llegar a constituirse en opciones de poder. Tampoco hubo condiciones para que prosperara el reformismo socialdemócrata.

Condicionado por el dominio de las oligarquías nativas y el capital extranjeros, con la excepción de momentos de auge del nacionalismo y del liberalismo, el proceso político latinoamericano se estancó hasta los años sesenta cuando la Revolución Cubana, estimuló un despertar del pensamiento, enriqueció la práctica y la cultura política, apoyó las luchas de liberación nacional e incorporó el socialismo a la agenda política regional, incluido una tardía promoción socialdemócrata que por razones conocidas ha tenido poco éxito.

El impacto de la Revolución Cubana, el fin de las dictaduras, el fracaso del neoliberalismo, el relax creado por la crisis política en Europa Oriental y el colapso de la Unión Soviética, dieron lugar al auge de movimientos políticos que propiciaron el surgimiento de una nueva izquierda, a la cual Fidel Castro aconsejó moderación y abstenerse de la lucha armada para aprovechar los espacios electorales existentes.

Con el telúrico debut de Chávez (1999, Lula (2003), el desempeño de Néstor Kirchner (2003), la elección de Manuel Zelaya (2005) y de Evo Morales, (2006), el retorno del sandinismo (2007), el triunfo de Fernando Lugo en Paraguay y del Frente Farabundo Martí en El Salvador, confirmaron el espectacular avance de una nueva izquierda que apoyó a Cuba y forzó a Estados Unidos a una rectificación de su política hacia la Isla.

Aunque obviamente se trata de un resultado multifactorial, no existe una explicación al hecho de que, en su conjunto, con la misma rapidez con que aquella corriente progresó, comenzó a remitirse y de unos nueve países que avanzaron por caminos decididamente progresistas, se han reducido a tres: Nicaragua, Bolivia y El Salvador), mientras que, en Brasil, Argentina y más recientemente en Ecuador, los liderazgos de procesos políticos con alrededor de diez años de magnificas experiencias, se han sofocado.

Ante la evidencia de que es difícil esperar repuntes electorales espectaculares como los de Chávez, Lula, Evo, Kirchner, Correa otros, se impone la necesidad de adoptar otras tácticas, estrategias y argumentos, para reconstruir los consensos, reflotar los movimientos sociales y forjar nuevas mayorías, no tanto para alcanzar la presidencia, como para usar la capacidad de convocatoria que se conserve para presionar y ejercer la oposición en beneficio de las reivindicaciones y las conquistas alcanzadas en la llamada “década ganada”.

Es vital maniobrar para para salvar el capital político que pueda preservarse, aun cuando haya que pasar del maximalismo que alguna vez habló incluso de “construir el socialismo” a lo que Lenin llamó “programas mínimos”, lo cual es preferible a perderlo todo, un riesgo que también existe. Allá nos vemos.

La Habana, 07 de agosto de 2017


Este artículo fue escrito para el diario “Por Esto”. Al reproducirlo o citarlo, indicar la fuente.


Creer en la CIDH está como creer en el Muro de Lamentaciones, por Ollantay Itzamná

Ollantay Itzamná

Entre finales del mes pasado y primeros días del presente mes de Agosto, la Comisión Interamericano de Derechos Humanos (CIDH), principal órgano consultor de la Organización de los Estado Americanos (OEA) realizó una visita in loco (en el lugar) a la situación de los derechos económicos, sociales y culturales en Guatemala.

La CIDH fue creada por la OEA, en 1959, con la finalidad de observar y acompañar el cumplimiento de los derechos humanos en cada uno de los países miembros del Continente. Entre sus funciones, aparte de dar recomendaciones, está la de presentar expedientes ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en los casos de violación de derechos humanos que involucren a los estados.

Lo que llama la atención, de cuantos observamos las conductas de los sujetos y antisujetos con perspectiva latinoamericana, no es tanto la presencia ceremoniosa y mediática de CIDH dando espectaculares informes preliminares con verdades cotidianas, sino la nutrida y emotiva participación de actores “revolucionarios”, indígenas y “democristianos” guatemaltecos.

Como ocurre en otros países, las citas colectivas abiertas con representantes de la CIDH fueron prácticamente una procesión de infinidad de quejas y lamentos de una guatemalticidad hundida en la desesperanza.

Pero, muy pocos o casi nadie se dio cuenta que la CIDH fue y es el ente más frío y silente que el Muro de las Lamentaciones[1] ante a la sistemática violación de derechos humanos en la región.

Las historias inconclusas de América Latina están empedradas con piedras que aún hieden a sangre caliente y gritos ahogados de pueblos enteros bajo el yugo de dictadores impuestos por los gobiernos norteamericanos, pero ninguno de esos dictadores fueron recriminados, ni mucho menos acusados, en la Corte Interamericana, por la flagrante violación de derechos humanos.

Pinochet (Chile), Banzer (Bolivia), Videla (Argentina), Méndez (Uruguay), Somoza (Nicaragua), Ríos Montt (Guatemala), Trujillo (Rep. Dom.), etc., fueron algunos de los impunes antisujetos demoledores de los derechos humanos en la era de la CIDH, pero ninguno de estos, ni otros, fueron casos de su interés. Los gobiernos de los EEUU. fueron y son los principales agentes criminales, predadores de derechos y soberanías de los pueblos. ¿la CIDH hizo alguna condena o presentó alguna vez el caso ante la Corte?

La CIDH fue silente cómplice ante los últimos golpes político militares de Estado en el presente siglo en Venezuela, Honduras, Paraguay, Brasil. Actualmente, en la cruenta guerra mediática desigual instaurada por los ricos en contra de los empobrecidos en Venezuela (que ya cobran más de un centenar de vidas), la CIDH y la OEA vapulearon, junto a los violentos guarimberos, a la institucionalidad democrática y soberana de aquel país que finalmente encontró una salida momentánea a su desencuentro interno.

Creer que la CIDH es una autoridad ecuánime para el respeto y cumplimiento de los derechos humanos en América es tan ingenuo como creer que el milenario Muro de las Lamentaciones sea el auditorio divino en la tierra.

En las dos últimas décadas, la OEA, eficiente organismo de anexionismo comercial de los EEUU., salió deslegitimado y golpeado en las diferentes guerras emprendidas en contra de pueblos y gobiernos soberanos antinorteamericanos.

Cuba y Venezuela sacudieron a la OEA y la dejaron muy mal parada. La creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), como antídoto  democrático a la OEA es una evidencia de ello.

Es en estas circunstancias que se debe observar la visita in loco y los lamentos de la CIDH en Guatemala. La OEA, luego de sus vergonzosas derrotas en Cuba y Venezuela, necesita oxigenarse de legitimidad, y lo hace mediante su principal órgano. Guatemala, al ser el cinturón geopolítico entre el Norte mortal y el Sur vital, es un sitio clave para este intento de sanación.

El problema no es tanto que estructuras como la CIDH visiten Guatemala, sino que, a pesar de las evidencias históricas y simultáneas, “revolucionarios”, indígenas, activistas de derechos humanos…, acudan con esperanzas casi escatológicas a sus llamados, y legitimen con sus acciones los emprendimientos de antisujetos mundiales de derechos humanos.



[1] El Muro de las Lamentaciones es un residuo del Templo de Salomón que los destructores romanos dejaron (año 70 dC.) en Jerusalén para que los judíos guarden memoria del poderío romano. Pero, los judíos, asumieron dicho Muro como una señal de la fidelidad y presencia divina en la tierra.


Nicaragua.- Con pintura y pinceles en mano: Mayra Zavaleta

Tomado de Managuafuriosa - 7 de Agosto, 2017 por Rocío Báez



Con una pasión admirable y un apetito insaciable por comerse el mundo, Mayra cuenta que durante ese momento íntimo que pintó ese mural, “acarició” esa pared solo con una esponja y su cuerpo.

“Me alejaba lo más posible e incluso me quería convertir en una pared para tratar de verlo de todos los ángulos posibles. Para mí, ese mural ya era un personaje, esa energía se convirtió en una persona y sé que hay alguien adentro”, así se refiere Mayra Zavaleta Wenderley al conversar sobre su segundo mural “Trotamundos”.

Con una pasión admirable y un apetito insaciable por comerse el mundo, Mayra cuenta que durante ese momento intimo que pintó ese mural, “acarició” esa pared solo con una esponja y su cuerpo.

Sin embargo, su cerebro estaba tan activo que fue una explosión de energía y asegura que hoy sigue impresionada de esa creación.

“Para muchas personas es un atardecer, para otras un amanecer y para otras son solo colores, pero ese proceso de creación, observación y abstracción es el juego que me tiene acá”, explica esta joven artista amante de los procesos naturales, pero temerosa a la falta de límites de la maldad humana.

Trotamundos

Y ese mismo juego le ha permitido crear murales, hacer pinturas en vivo, exposiciones de arte, clases de arte y colaborar con artistas. “Desde hace 1 año, me he estado tirando a la piscina sin saber nadar y he estado buscando toda oportunidad de exponer lo que he venido forjando. Ha sido como salir del clóset en relación al arte; es algo que siempre he tenido dentro de mí”, explica.

“Sentía que las alas estaban apretadas en la jaula”

Durante 1 año vivió en San Juan Del Sur, donde tuvo experiencias personales y profesionales que según cuenta fue “una catapulta gigante” que hizo fluir el arte que llevaba dentro.

“En mi tiempo libre pintaba botellas y las vendía en el pueblo. A la gente le empezó a gustar mi trabajo, empecé a darme a conocer y al final, me contrataron en un hostal y llegué a estar a cargo de un grupo de artistas de diseño de interior”, explica Mayra.

Sin embargo, antes de irse a San Juan del Sur, vivía la vida tradicional de Managua. Universitaria de Psicología y luego de Diseño Gráfico, cansada de la monotonía, de la burocracia, del desinterés generalizado y “me cansé de tener tanta hambre de comerme el mundo y no tener aire para comerlo, sentía que las alas estaban apretadas en la jaula porque ya querían y necesitaban moverse”, comenta con una mirada que no deja lugar a dudas.

Bastó que un amigo le hablará de un voluntariado en San Juan del Sur para que al día siguiente estuviera ahí, “suponía que me iba a quedar 1 mes y me quede 1 año entero”, exclama entre risas.

Lo que buscás, te busca

Ahora regresa a la capital con otra perspectiva, con otras armas y “con pinceles y pintura en mano”. En este retorno asegura que se ha encontrado con una fraternidad artística y empatía muy fuerte. También encontró nuevos espacios que le han permitido conectarse y hacer lo que le gusta, al final Mayra asegura que “lo que buscás, te busca” y de esta forma, poco a poco se ha ido abriendo el camino.

A través de varias experiencias, Mayra se dio cuenta que estaba causando impacto. “Conocí a personas que las vi por 2 días y lloraron con una pintura mía, eso te marca”, cuenta. Para ella “el disfrutar el hecho de provocar una sensación en alguien es lo que me ha dado las ganas de seguir”.

Aunque no tiene una formación académica en arte, Mayra cree en la sensibilidad del ser para que las cosas se den, y afirma que está aprendiendo del medio, de otras personas e incluso de ella misma de una forma muy casual y guiada por las ganas de aprender. Pese a esto, esta joven apasionada por el surf no descarta la posibilidad de unificar su talento con la técnica.

Sanar a Managua con arte

A pesar que siente que los espacios en la capital han crecido, el público sigue siendo reducido y como ella lo llama, sigue siendo un “club” debido a que cambian los lugares, pero las caras no.

“Aún no hay integración. Funcionamos como redes que estamos clasificados en grupos y estos, ya tienen estructuradas sus rutinas y eso nos basta”, comenta Mayra. Para ella hace falta “hambre de experimentar” y no radica meramente en nuevos locales sino en explotar las ideas, la proactividad y en conectar estos “clubs”.

Asimismo, con una mirada fuerte y contundente Mayra explica su interés por utilizar el arte como protesta y es que, para hacer esto no es necesario ser grafitero o pasar por un proceso académico; según ella basta con tener más coraje y “apropiarnos del espacio público, saber que Managua es nuestra y así, sanar muchos problemas sociales”.

Debido a este interés, comenta que se mira ayudando a la comunidad a través de sus habilidades, transmitiendo mensajes positivos y buscando la regeneración.

Con la misma mirada fuerte, Mayra plantea y llama a una reflexión interna y colectiva sobre la falta de mujeres en la escena e invita a la que sienta “cualquier cosquilleo en cualquier parte del cuerpo” a lanzarse.

Para Mayra “hay un mundo muy grande allá afuera pero también hay un mundo mucho más grande adentro y vivir bien la vida es conocer ese mundo interior, es jugar y disfrutarlo”. Sin duda alguna, para ella explorar los posibles mundos es una fascinación, tanto así que, el nombre del mural Trotamundos es porque el arte sobrepasa este “pequeño globo terráqueo”.


Cubanos-Americanos, una aclaración necesaria

Por Arthur González*

Martianos - agosto 8, 2017


Desde que el 6 de julio de 1981 el gobierno de Estados Unidos creó la Fundación Nacional Cubano Americana, FNCA, como parte de su estrategia esbozada en el Programa Democracia, para eliminar el sistema comunista mundial y trasladar la imagen de que los problemas con la Revolución cubana eran solo entre cubanos, el término cubano-americano se repite por doquier desconociendo muchas personas el error legal que eso constituye.

De acuerdo con la actual Constitución de la República de Cuba, incluso normado por su antecesora de 1940, ningún ciudadano cubano por nacimiento o naturalización, puede ostentar otra ciudadanía posterior, por tanto, no se puede ser cubano y estadounidense a la vez.

Todo cubano nacido en Cuba, aunque resida en otro país, es cubano y para viajar a su país de origen se le exige ingresar al territorio nacional con un pasaporte cubano, hecho que pone de manifiesto el gravísimo error de conceptuar a los emigrados en Estados Unidos como cubanos-americanos, calificativo implantado por el mal llamado exilio cubano que ha adoptado la ciudadanía de ese país.

Por la Constitución de Cuba, en teoría, se pierde la ciudadanía cubana cuando se adquiere otra, según lo recogido en su artículo 32, precepto trasladado del artículo 15 de la Constitución de 1940, pero los legisladores cubanos que redactaron en 1976 la nueva Ley Fundamental de la República, no tomaron en cuenta la necesidad de establecer un procedimiento a seguir para la pérdida de la ciudadanía en los casos en que se obtuviera otra posteriormente.

Resultado, que no se puede ejecutar lo ordenado en la Ley en los múltiples temas de ciudadanía, por carecerse del reglamento necesario, inclusive para confeccionar un pasaporte a los hijos de cubanos nacidos en el exterior, a quienes se le demanda como requisito el avecindamiento en Cuba, tal y como se reflejaba en la Constitución de 1940, algo fuera de contexto pues el término avecindarse actualmente es obtener un carnet de identidad y los residentes permanentes en el exterior no lo necesitan.

Esa omisión legal hace que todos los nacidos en Cuba y residan en otro país, se mantengan con su ciudadanía cubana, de ahí el error de llamarlos cubanos-americanos, cuando lo correcto es denominarlos cubanos residentes en Estados Unidos, o del lugar donde radiquen.

Otro error impuesto por la terminología usada por los yanquis, y repetida en Cuba a todos los niveles, es llamar cubanos-americanos a los estadounidenses de padres o abuelos cubanos, cuando lo correcto es decirle solo estadounidenses, porque esos no son cubanos, como es el caso de algunos políticos de Estados Unidos, entre ellos el senador Marco Rubio.

No hay porque copiar términos que no se adecuan a la situación real cubana, hacerlo es dejar que Miami imponga lo que desea a su conveniencia, incluso cuando de leyes y regulaciones se trata.

A ningún cubano residente en otro lugar se le llama cubano-español, cubano-italiano, o cubano-ruso, son simplemente cubanos, ¿por qué entonces permitir que aquellos que crearon la llamada FNCA apliquen esas recetas?

Muy claro y sin ingenuidades hay que andar para enfrentar a los que pretenden cambiar conceptos vitales para Cuba, pues no se pueden olvidar los criterios vertidos hace décadas por quien dirigió la CIA durante 8 años, cuando expresó:

“Gracias a su diversificado sistema propagandístico, Estados Unidos debe imponerle su visión, estilo de vida e intereses particulares al resto del mundo […] Debemos lograr que los agredidos nos reciban con los brazos abiertos, porque estamos hablando de Ciencia, de una Ciencia para ganar en un nuevo escenario, la mente de los hombres.[…] El objetivo final de la estrategia a escala planetaria, es derrotar en el terreno de las ideas las alternativas a nuestro dominio, mediante el deslumbramiento y la persuasión, la manipulación del inconsciente, la usurpación del imaginario colectivo y la recolonización de las utopías redentoras y libertarias, para lograr un producto paradójico e inquietante: que las víctimas lleguen a comprender y compartir la lógica de sus verdugos”.

Valga la aclaración para los que desconocen de términos legales y sus implicaciones.

Exacto fue el apóstol José Martí cuando expresó:

“En inmigración como en medicina, es necesario prever”.

* Cubano, especialista en relaciones Cuba-EE.UU., editor del Blog El Heraldo Cubano


Saquean tropas estadounidenses y emiratíes campos petrolíferos en Yemen

Editado por Maite González Martínez

Sputnik Mundo.

La Habana, 8 ago (RHC) El gobernador adjunto de la provincia de Al-Shabwa, en Yemen, Mohamad Ahmad Abu Harba, denunció este lunes que potencias extranjeras aspiran a controlar los recursos naturales de ese país del Medio Oriente.

Aludió el funcionario el despliegue de militares estadounidenses y de Emiratos Árabes Unidos, quienes tienen como objetivo controlar los campos de petróleo y gas yemenitas, con la excusa de luchar contra Al-Qaeda.

Medios locales en Yemen precisan que las tropas de Estados Unidos apoyan a los terroristas del Estado Islámico y de Al-Qaeda para instigar la violencia y justificar así su presencia militar, en vez de tomar medidas para restablecer la seguridad en la región.

Desde marzo del 2015, el territorio yemenita es objeto de ataques aéreos de Arabia Saudita, lo que ha creado una situación de caos y ha facilitado el auge de grupos extremistas.


Fallece Eduardo del Río, el reconocido caricaturista mexicano "Rius"

RT  -   8 ago 2017 14:16 GMT

La madrugada de este 8 de agosto, murió Eduardo del Río, mejor conocido como "Rius", quien se destacó como historietista y escritor crítico del poder político en México.

Héctor Vivas / Gettyimages.ru

El escritor e historietista mexicano, Eduardo del Río, mejor conocido como "Rius", falleció la madrugada de este 8 de agosto en la ciudad de Tepoztlán, en el estado de Morelos. Así lo confirmó esta mañana el gobernador de la entidad, Graco Ramírez, a través de su cuenta oficial de Twitter.

"Rius", quien nació el 20 de junio de 1934 en la ciudad de Zamora, en Michoacán, trabajó como ilustrador en los diarios mexicanos de 'La Jornada' y 'Novedades', así como en la revista 'Proceso'. Es autor de libros de caricatura como 'Los agachados', y de un sinnúmero de obras de sátira y humor político, entre los que destacan, 'Los presidentes dan pena' y '¿Cuándo se empezó a xoder a Méjico?'.

En el año 2014, el caricaturista que falleció a los 83 años de edad, publicó 'Mis confusiones. Memorias desmemoriadas', una autobiografía que cuenta su trayectoria en el mundo de la ilustración y los moneros, así como su infancia precaria y los encuentros que sostuvo con grandes personajes de la historia mundial, como el exlíder cubano, Ernesto 'Che' Guevara.


VENEZUELA POST VICTORIA CONSTITUYENTE

Por Manuel E. Yepe

“Figuras dirigentes de la oposición belicosa aseguraban que habría un 90% de abstención y 25% de votos anulados y que los votantes no llegarían a 2 millones. Tales cálculos súper optimistas no se basaban en aproximación responsable y seria alguna en cuanto a enfrentar, de manera pacífica y pactada, la convocatoria. El rechazo a la confrontación prevaleció como patrón de conducta desde el primer día en que jugaron la carta de la violencia callejera sostenida con miras a dos grandes objetivos: Provocar una fractura significativa en las Fuerzas Armadas Bolivarianas con vistas a precipitar una salida golpista exitosa, y crear un efecto mediático intimidatorio sobre los sectores dispuestos a salir a votar capaz de traducirse en un reforzamiento del tradicional abstencionismo.

“Cualquiera de estos dos empeños, distó mucho del anuncio reiterado de la oposición de que disponían del 85% del respaldo popular. En cuanto a los pronósticos de la oposición, el 90% de abstención no se produjo y el propósito de provocar una fractura en las FFAA, devino un fiasco total por cuanto el Gobierno de Maduro continúa teniendo en la unión cívica-militar uno de sus pilares”.

Tales son los antecedentes que cita un sustantivo análisis de la situación post votación de la Constituyente del analista cubano radicado el Miami, Domingo Amuchástegui.

En cuanto a la legitimidad o no de la convocatoria el analista reconoce que el Gobierno de Maduro estaba en su perfecto derecho de acometer una ANC y quienes lo cuestionan incurren en una seria violación del derecho internacional.

Respecto al anuncio de la participación efectiva de 8 millones de electores de un total próximo a los 20 millones facultados para serlo (41%), el periodista considera que el oficialismo debe haberse fijado una  titánica tarea por articular una votación superior al 50%. Pero no se puede olvidar ni minimizar la gravitación negativa de un sector de la oposición que fue capaz de desplegar sostenidamente acciones violentas de todo tipo, respaldadas y validadas por una importante concertación de fuerzas hemisféricas encabezadas por EEUU desde la administración Obama y continuada por Trump.

La impugnación por los sectores más violentos de la oposición de la cifra de 8 millones de participantes fue instantáneamente desestimada por todos los factores legítimamente imparciales dado el prestigio de pureza de los procesos electorales organizados por el chavismo desde que ganó limpiamente su primera elección presidencial, cuando aún las instituciones propiciantes eran las mismas de la constitución de 1961.

Bajo el amparo de la nueva constitución (1999), ganó otras dos presidenciales y otros tantos referendos, amén de la mayoría abrumadora de las gobernaciones de los 23 Estados y las municipalidades. Perdió un solo referendo y lo reconoció; no recurrió a ningún fraude.

“Es más, bajo el chavismo los índices tradicionales de elevado abstencionismo comenzaron a descender de niveles superiores al 50%, a porcentajes de 30% y 25%, reflejando una mayor motivación cívica y confiabilidad en el ejercicio electoral. Y si ahora se registra un repunte del abstencionismo más allá del 50%, las causales de ello hay que buscarlas, ante todo, en la crisis económica existente y las tácticas intimidatorias de la violencia opositora”, dice el analista.

Cuando en la primera elección presidencial tras la muerte de Chávez, Maduro ganó por un estrecho margen y, como presidente en ejercicio y con todos los recursos del gobierno en sus manos, si hubiera querido violentar los numeritos, no hubiera sido difícil asignarse una cifra más elevada frente a su oponente y en el número de diputados a la Asamblea Nacional. No lo hizo así, reconociendo el muy estrecho margen en la presidencial y los resultados bien adversos de las legislativas.

“¿Por qué habría de cometer fraude ahora en una cifra que no altera la situación en lo esencial?”, razona Amuchástegui.

“Nadie puede desconocer o ignorar la fuerza de la oposición, que se ha nutrido y fortalecido con los efectos del colapso petrolero y las debilidades al seno del gobierno”, considera el periodista. Pero es un hecho innegable la extrema polarización social y política que vive hoy la sociedad venezolana, escindida en dos bloques con muy limitados espacios intermedios o de convergencia.

Pero en dicho contexto es válido preguntarse: ¿Por qué si cuentan con el 90 ó el 85% del apoyo popular no pudieron impedir el proceso electoral conducente a la ANC? ¿Por qué si disponen de tan enorme apoyo popular no participaron de la elección de los más de 6 mil candidatos a constituyentitas? ¿Por qué si ellos ensayaron su ilegal maniobra plebiscitaria el 16 de julio, no podían el Gobierno legítimo de Maduro y los sectores de la sociedad que lo apoyan acometer una iniciativa absolutamente constitucional y legal como la de convocar a una ANC asistidos de amplia sustentación popular además de la razón y la ley?

La Habana, Agosto 7 de 2017

Exclusivo para el diario POR ESTO! de Mérida, México.