miércoles, 22 de febrero de 2017

Declaración de la Embajada de Cuba en Chile

LAS RAZONES DE CUBA  -  22 febrero 2017

La Embajada de Cuba en la República de Chile informa que una grave provocación internacional contra el Gobierno cubano fue gestada por un grupo ilegal anticubano que actúa contra el orden constitucional y que concita el repudio del pueblo, con el contubernio y financiamiento de políticos e instituciones extranjeras, a fin de generar inestabilidad interna y, a la vez, afectar nuestras relaciones diplomáticas con otros países. Entre los involucrados está la exministra y exparlamentaria Mariana Aylwin, a quien se le impidió viajar a La Habana.

La Embajada de Cuba en la República de Chile hace conocer que el gobierno cubano, respetuoso de la memoria del expresidente Patricio Aylwin, de forma discreta y constructiva, realizó todas las gestiones a su alcance, para informar, disuadir y prevenir que se consumara la provocación, y lamenta profundamente su manipulación con fines políticos internos en Chile.

La Embajada manifiesta que a nuestro país le asiste el derecho soberano de decidir sobre el ingreso al territorio nacional de ciudadanos extranjeros y a defenderse de este tipo de actos injerencistas, dirigidos a subvertir el orden jurídico vigente en Cuba. La conducta de nuestras autoridades ha sido transparente e intachable.

Santiago, 22 de febrero de 2017


Trump amplía los criterios para deportar a millones de inmigrantes

Los nuevos planes facilitan los arrestos y sientan las bases para acelerar las expulsiones

Donald Trump habla con la prensa en el Air Force One. NICHOLAS KAMM / AFP

MARTES, 21 DE FEBRERO DEL 2017 - 17:26 CET

La ansiedad que se había apoderado de las comunidades de inmigrantes en Estados Unidos está llamada a dar paso al miedo más crudo y justificado. Casi un mes después de que Donald Trump esbozara con varios decretos inmigratorios sus intenciones de perseguir con dureza a los indocumentados, el Departamento de Seguridad Interior ha hecho públicas las nuevas directrices para poner en práctica los planes del presidente. Las dos directivas amplían los criterios para arrestar y deportar a simpapeles, crean mecanismos para acelerar las expulsiones e instan a contratar a 15.000 agentes de fronteras adicionales. La Casa Blanca ha negado que persiga “deportaciones masivas”, pero la veda se ha abierto para que millones de personas puedan ser expulsadas.

Los nuevos criterios alteran las prioridades de las agencias de seguridad. En los últimos ocho años, la Administración de Barack Obama priorizó la expulsión de los inmigrantes condenados por delitos graves y los recién llegados aprehendidos en la frontera. Pero con Trump, prácticamente todos son susceptibles de ser repatriados. Eso incluye a los inmigrantes acusados de cualquier delito, antes incluso de que un tribunal los haya juzgado; a aquellos que hayan violado las leyes inmigratorias presentando documentación falsa o reentrando en el país tras una primera expulsión; o cualquier inmigrante que, a juicio de un agente de fronteras, constituya una amenaza para la seguridad.

SIN DIFERENCIAS

“El Departamento ya no excluirá a clases o categorías de ilegales susceptibles de ser deportados a la hora de aplicar la ley”, dice una de las directivas. “El personal tendrá plena autoridad para arrestar a un extranjero cuando presente indicios de haber violado las leyes inmigratorias”. En una conferencia telefónica con los medios, altos cargos de la Seguridad Interior han explicado que las nuevas directrices tardarán tiempo en implementarse y se llevarán a cabo de forma humana. “No necesitamos que se cree una sensación de pánico en las comunidades”, ha dicho uno de esos funcionarios de forma anónima. “No tenemos ni el personal, ni el tiempo ni los recursos para hacer redadas masivas en las comunidades y poner a la gente en autobuses. Eso solo es producto de la imaginación de algunos”.

Esas redadas, sin embargo, ya se están produciendo, pero hasta ahora el número de arrestos es muy parecido al que dejaron los primeros meses de Obama en el poder, un presidente que deportó a cerca de dos millones de simpapeles, lo que le valió el sobrenombre de “deportador en jefe”. Hace dos semanas, las autoridades detuvieron a 680 personas en 12 estados, una cifra muy similar a las 675 de media semanal que fueron aprehendidas durante el primer año de Obama en la Casa Blanca. El equipo de Trump también ha subrayado que mantendrá las salvaguardas concedidas por sus predecesores demócratas a los cerca de 750.000 inmigrantes que llegaron al país siendo unos niños, los llamados 'dreamers’.

REFORMA ENCUBIERTA

Las nuevas directivas no solo amplían los criterios de arresto. También socavan las garantías legales con las que contaban los inmigrantes y convierten a la policía y los 'sheriffs' locales en agentes de inmigración, al pedirles que colaboren en las tareas de deportación. También pretenden expeditar las deportaciones en caliente. Con las normas de la Administración de Obama, solo se podía expulsar a aquellos que hubieran sido detenidos a menos de 160 kilómetros de la frontera y siempre que llevaran menos de dos semanas en el país. Con Trump, la veda se expande a todos los inmigrantes que lleven menos de dos años en EEUU, independientemente de dónde hayan sido detenidos.

Esta reforma encubierta de la política inmigratoria, que no ha sido sancionada por el Congreso, está en consonancia con las promesas lanzadas por Trump durante la campaña, en la que culpó a los simpapeles de casi todos los males que asolan al país, desde la criminalidad a la escasez de empleos, y describió la situación en la frontera en términos apocalípticos. Los defensores de los inmigrantes se han apresurado a condenar las nuevas medidas, acusando a la Casa Blanca de utilizar a los inmigrantes como chivo expiatorio para crear miedo y "perseguirlos de forma indiscriminada". Es pronto para saber lo que está por venir, pero la veda está más abierta que nunca y las autoridades tienen ahora carta blanca para actuar con la máxima discreción y dureza.


El mundo se moviliza frente a campañas mediáticas contra Venezuela


Caracas, 22 feb (PL) El Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad convocó a una movilización mundial en apoyo a la Revolución Bolivariana de Venezuela, ante los constantes ataques orquestados por la derecha y los medios de comunicación a su servicio.

En un comunicado dado a conocer la víspera, el Comité rechaza las acciones promovidas desde Washington contra Venezuela y se suma al llamado del presidente Nicolás Maduro a invocar las relaciones de respeto enmarcadas en la igualdad y el diálogo.

A su vez, hizo un llamado a una movilización internacional durante los días 1, 2 y 3 de marzo, con acciones paralelas en todo el mundo en apoyo a Venezuela, e instó a trabajar desde ahora en las redes y movimientos sociales difundiendo la verdad y los comunicados que emita el gobierno Bolivariano.

Asimismo convocó para el próximo 2 de marzo a realizar un tuitazo mundial -a través de la red social de Twitter- y para el día 3, efectuar manifestaciones pacíficas frente a las embajadas de Estados Unidos en el mundo, a favor del proceso revolucionario en el país suramericano.

ÂíVenezuela no está sola! -dice el comunicado-. 'La Revolución Bolivariana de Venezuela, grande y generosa con todos nuestros pueblos, hoy necesita el apoyo incondicional de la solidaridad internacional'.

Las actividades programadas por el Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad, se llevarán a cabo unos días antes de que se cumpla el cuarto aniversario del fallecimiento del líder bolivariano venezolano, comandante Hugo Chávez Frías, el próximo 5 de marzo.

lam/mfm


Recibió Raúl a delegación del Congreso de los Estados Unidos

Durante el encuentro dialogaron sobre temas de interés para ambos países

Raúl con congresistas. Autor: Estudios Revolución

Juventud Rebelde  -  21 de Febrero del 2017 22:55:03 CDT

El General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, recibió en la tarde de este martes a una delegación del Congreso de los Estados Unidos, encabezada por los senadores Patrick Leahy, demócrata de Vermont, y Thad Cochran, republicano de Mississippi, e integrada por los también senadores demócratas Thomas Udall, de Nuevo México, y Michael Bennett, de Colorado, los representantes demócratas James McGovern, y Seth Moulton, ambos de Massachusetts, así como el Encargado de Negocios a.i. de Estados Unidos en Cuba, Jeffrey DeLaurentis.

Durante el encuentro dialogaron sobre temas de interés para ambos países.

Por la parte cubana participaron Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Relaciones Exteriores; Rodrigo Malmierca Díaz, ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera; y Josefina Vidal Ferreiro, directora general de Estados Unidos del MINREX.

Previamente la delegación congresional había sido recibida por los ministros Rodríguez Parrilla y Malmierca Díaz, así como por Gustavo Rodríguez Rollero, titular de la Agricultura.