sábado, 21 de enero de 2017

Solo la educación puede salvar al mundo

Del 30 de enero al 3 de febrero el Palacio de Convenciones de La Habana acogerá el Congreso Pedagogía 2017

20 de enero de 2017 22:01:34

Foto: Yaimí Ravelo

La XV edición del Congreso Pedagogía, correspondiente al 2017, tendrá lugar del 30 de enero al 3 de febrero en el Palacio de Convenciones de La Habana, con el auspicio de organizaciones regionales e internacionales vinculadas a la educación.

Según el portal digital www.pedagogiacuba.com, el evento propiciará el intercambio y la socialización de resultados científicos en pos de aunar esfuerzos, experiencias y voluntades para lograr una educación de ca­lidad para todos, inclusiva, pertinente y equitativa. Asimismo, profundizará en lo mejor del pensamiento educativo latinoamericano y universal.

Entre las temáticas a desarrollar se encuentran los desafíos y perspectivas en la formación docente, el pensamiento de José Martí y del Comandante en Jefe Fidel Castro en la obra educacional cubana, así como las políticas públicas en ciencia, tecnología e innovación para un desarrollo sostenible.

Los diversos aspectos que se derivan de los tópicos definidos para el Congreso serán abordados en simposios, foros, conferencias, mesas redondas, paneles, coloquios y cursos.

El programa científico incluye, además, visitas a centros educacionales e instituciones científicas y culturales de La Habana, así como una exposición asociada en las instalaciones del Palacio de Convenciones, en la cual empresas especializadas, nacionales y extranjeras, expondrán y comercializarán sus producciones, servicios y materiales afines con las temáticas generales del evento.


Trump se estrena con un decreto contra el 'Obamacare'

El presidente de los Estados Unidos elimina las referencias al cambio climático en la web de la Casa Blanca. El Senado confirma los dos primeros nombramientos del nuevo Gobierno: Defensa y Seguridad Interior

Trump firma sus primeros decretos en la Casa Blanca. JONATHAN ERNST / REUTERS

EL PERIÓDICO  -  IDOYA NOAIN / WASHINGTON
SÁBADO, 21 DE ENERO DEL 2017 - 14:56 CET

Pocas horas después de jurar el cargo con un discurso de un populismo extremo, Donald Trump ha firmado sus primeros decretos desde el Despacho Oval de la Casa Blanca. Uno de los primeros ha sido enormemente simbólico y ha ido dirigido contra Obamacare, como se conoce popularmente a la reforma sanitaria de su predecesor.

El decreto no desmantela la ley, una prerrogativa solo al alcance del Congreso, pero sí permite a las agencias gubernamentales ignorar o dejar de implementar algunos aspectos de la reforma como el que obliga a los ciudadanos a pagar una multa si se niegan a contratar un seguro. Casi 20 millones de estadounidenses han obtenido un seguro sanitario gracias a la reforma de Barack Obama.

El gesto deja claro que la promesa de Trump durante la campaña de buscar la "pronta revocación" del Obamacare, va en serio. Pero él y los republicanos en el Capitolio aún no han ideado un reemplazo para el sistema que lanzó Obama, haciendo que tal acción sea improbable en el corto plazo

“En espera de tal derogación, es imperativo que el Poder Ejecutivo se asegure de que la ley se está aplicando eficientemente, tomar todas las acciones compatibles con la ley para minimizar las injustificadas cargas económicas y reglamentarias del acto, y prepararse para proporcionar a los estados más flexibilidad y control para crear un mercado de atención médica más libre y abierto ", señala el texto del decreto presidencial.

El decreto tiene un significado simbólico y sustantivo, lo que permite a Trump afirmar que actuó de inmediato para eliminar una ley de salud que ha calificado en incontables ocasiones de “desastrosa”.

El nuevo presidente ha comenzado a gobernar con solo dos ministros confirmados en el cargo, muy lejos de los 10 que tuvo Barack Obama en 2009. Además del general James Mattis, que ocupa la cartera de Defensa, el otro que ha comenzado a ejercer con plenos poderes es el también general retirado John Kelly, que dirigirá la Secretaría de Seguridad Interior. Los demócratas han conseguido retrasar la votación de otros de los nominados de Trump. Para cumplir con el trámite en el Senado, se necesitan 51 de los 100 votos de la cámara alta, la mayoría simple. Los republicanos controlan 52 escaños.

CAMBIO CLIMÁTICO

El cambio de Administración también se ha notado de inmediato en la página web de la Casa Blanca (www.whitehouse.gov), que ha publicado toda una declaración de intenciones del nuevo presidente. El Gabinete de Trump ha recordado su compromiso de eliminar las "políticas perjudiciales e innecesarias como el plan de acción climático de Obama". Todas las referencias al cambio climático que aparecían en la web presidencial han sido eliminadas.

En un comunicado, el Gobierno de Trump ha recordado también que su estrategia para de proteger el empleo pasa por retirarse del Tratado comercial Transpacífico (TPP) firmado con los países asiáticos. Así mismo, también se refiere a la intención de renegociar el Tratado de Libre Comercio (NAFTA) firmado en 1994 entre Estados Unidos, Canadá y México.

"Durante mucho tiempo, los estadounidenses se han visto a forzados a aceptar tratado que han puesto los intereses de la élite de Washington por encima de los hombres y mujeres trabajadores de este país", dice el comunicado publicado en la Casa Blanca.

A través de otra nota, el nuevo Gobierno ha condenado "el peligroso clima antipolicial en Estados Unidos" y ha recordado además la intención de construir un muro con México para frenar la inmigración. "Nuestro país necesita una ley más fuerte, más compromiso comunitario y mayor eficacia policial", reza el texto. En política exterior, la "prioridad" del Gobierno será la "derrota del Estado Islámico y de otros grupos radicales islámicos", sin ofrecer más indicaciones.

CUENTA OFICIAL

Trump ya tiene su cuenta oficial como presidente de los Estados Unidos (POTUS, de sus siglas en ingles). "Trabajando en nombre del pueblo americano para hacer a América grande otra vez", dice en la breve presentación del perfil. Su primer tuit redirige al lector a su página de Facebook, donde ha colgado el discurso de investidura.


Seis aviones militares procedentes de Rusia atacan instalaciones del Estado Islámico en Siria

RT  -  21 ene 2017 12:50 GMT

Los seis bombarderos de largo alcance Tu-22M3 también han infligido daño a los terroristas en la provincia de Deir Ezzor.

Imagen Ilustrativa Ministerio de Defensa de Rusia Sputnik

Rusia ha llevado a cabo un ataque contra objetivos del grupo terrorista Estado Islámico en Siria mediante aviones despegados desde territorio ruso. Seis bombarderos de largo alcance Tu-22M3 han atacado varias instalaciones de la infraestructura vital de los terroristas en la provincia siria de Deir Ezzor, en el sureste del país. 

Según informa el Ministerio de Defensa de Rusia, durante la operación murieron varios terroristas y fueron destruidos sus campamentos, depósitos de armas y municiones y concentraciones de vehículos blindados. Cazabombarderos Su-30SM y Su-35S, que despegaron desde la base aérea rusa de Jmeimim, en Siria, han efectuado la cobertura aérea de los Tu-22M3.

"Los datos de control objetivo confirmaron la destrucción de los objetos designados. Después de la misión de combate todos los aviones rusos volvieron a los aeródromos de origen", se lee en un comunicado del Ministerio.


LOS PROFETAS DE LA CUBA POSTCASTRO

Por Manuel E. Yepe

Hace 60 años que los medios de prensa estadounidenses se colman de especulaciones sobre la caída a corto plazo del proceso revolucionario cubano por efecto de las penurias económicas que derivan del bloqueo impuesto por Estados Unidos a la Isla.

Surgieron después pronósticos de todo tipo acerca del próximo fin de la revolución en Cuba a causa del derrumbe de la Unión Soviética. Más tarde vinieron presagios de un trágico destino para la independencia de los cubanos cuando faltara Fidel Castro en la conducción del proceso revolucionario.

En la actualidad tales ilusos vaticinios se han transformado en ridículas profecías de que el Armagedón sobrevendrá cuando no gobierne Raúl Castro en Cuba.

Sin embargo, la espontaneidad, vitalidad y solidez del apoyo popular a la revolución en Cuba y la solidaridad mundial con la causa de los cubanos en ocasión del fallecimiento de Fidel ha puesto a pensar seriamente a los profetas. Ahora se acercan cada vez más a la probabilidad de que la continuidad de la revolución es inevitable y que lo que habrá de cambiar es su contexto antagónico.

Habría que cuantificar lo que ha costado al poder hegemónico la manipulación de la conciencia de sus ciudadanos respecto a su vecino del mar Caribe por medio del control sobre  los medios de comunicación durante más de medio siglo.

Sin dudas, han fracasado estruendosamente, pero hay que admitir que algo han logrado: desde intelectuales muy competentes en sus complejas especialidades hasta mucha gente común en Estados Unidos, se muestran permeados por los efectos de la  propaganda más negativa acerca de todo lo que ha ocurrido en Cuba en los últimos 58 años.

Basta repasar cualquier periódico, revista, libro u otro medio de prensa estadounidense, cualquier programa de televisión, de radio, o película hollywoodense, para advertir que cada día durante más de medio siglo el ciudadano medio usamericano ha sido sometido a un barraje sistemático de diabólicas calumnias sobre Cuba.

Lo verdaderamente increíble es que en Estados Unidos haya subsistido una cantidad tan notable de gente que haya resistido la embestida de propaganda y presiones, y que hoy exista un crecido número de personas con capacidad de discernir lo cierto de lo falso y se muestre capaz de resistir las presiones que su gobierno les ha impuesto a la formación de su propio juicio acerca de la decisión de los vecinos cubanos de seguir el curso político independiente para el que la revolución victoriosa desde 1959 le ha creado condiciones.

La arribazón de ciudadanos estadounidenses a Cuba luego de los acuerdos que acompañaron al anuncio del restablecimiento de los nexos diplomáticos el 17 de diciembre de 2014, fue resultado de  un resquicio que se abrió en la prohibición de los viajes a Cuba de los ciudadanos USAmericanos al aprobarse que lo pudieran hacer con licencias especiales para diferentes propósitos (familiares, de salud, religiosos, de estudios, investigativos y otros) que permiten eludir ciertas exigencias del rígido bloqueo legislado por el Congreso de Washington en 1962.

Estos viajeros excepcionalmente autorizados para viajar a la Isla prohibida no clasifican como turistas por exigencia de las leyes de un “embargo”, que tampoco quieren que sea llamado “bloqueo” dada la eufemística voluntad estadounidense de minimizar su alcance en la semántica, pero no en su objetivo ni su contenido.

Una vez en la Isla, los viajeros autorizados no pueden alojarse en los lugares creados, adaptados o destinados preferencialmente para turistas como suelen ser las playas, islotes y montañas. Por tal motivo, solo pueden alojarse en las urbes y por ello provocan gran concentración de extranjeros de extranjeros en La Habana y otros lugares donde, como regla general, se alojan quienes visitan el país por cuestiones de negocios u otras misiones de trabajo propias de las áreas de concentración urbana.

Pero, en el caso de los estadounidenses, les está prohibido por su gobierno sostener relaciones comerciales con Cuba y ello genera una distorsión que afecta tanto al turismo como a la vida cotidiana de los citadinos.

Las características de la Cuba “postcastro” que tanto interés despiertan en los cubanólogos de otros países, dependerán siempre de los propios cubanos que, gracias a la revolución se han armado de todos los recursos materiales y legales para asumir por sí mismos, su destino. En cuanto a sus vínculos con  el poderoso vecino del Norte, ese futuro dependerá, en buena medida, de la   libertad de que

dispongan los estadounidenses para relacionarse con Cuba en pie de igualdad y de solidaridad, sin la interferencia de Wall Street y de los intereses de las corporaciones y consorcios multinacionales que, desde Estados Unidos, imponen tensiones derivadas de sus ambiciones hegemónicas que nada tienen que ver con los reales intereses ciudadanos de esa nación.

Este enfoque es válido no sólo para el turismo.

La Habana, Enero 20 de 2017

Exclusivo para el diario POR ESTO! de Mérida, México.


EU.- PROYECCIONES INAUGURALES DE TRUMP

Por Dr. Néstor García Iturbe

El día 20 de enero, el actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tomó posesión de su cargo.

Debe destacarse que en su contra se organizaron una serie de  manifestaciones, no solamente en Washington, la capital, sino también en otras 20 ciudades.  En uno de los anuncios de dichas manifestaciones se ofrecían 2,500 dólares a todo el que se uniera a las mismas.

Algunos órganos de prensa publicaron encuestas en las que se destacaba la baja popularidad del presidente. Estos órganos eran  prácticamente los mismos que en sus encuestas anteriores planteaban que Hillary Clinton sería la ganadora de las elecciones.

Un  número de Congresistas demócratas se han opuesto a las nominaciones de los miembros del gabinete de Trump y aproximadamente 40 de estos, no asistieron a la ceremonia inaugural de toma de posesión.

Todo esto que destacamos, nos indica que la administración Trump, desde un principio, tendrá que enfrentarse a la oposición de los que perdieron el poder y además, de los que saben perderán cientos de millones de dólares, cuando el actual presidente comience a tomar las medidas que prometió para incrementar los puestos de trabajo.

Un buen número de  residentes en Estados Unidos, legales e ilegales, también se sumaron a la protesta, la mayoría de estos como advertencia de que no aceptarían acciones que pudieran incrementar la crítica situación en que viven o restarle algunas de las posibilidades que ahora tienen. Dentro de los manifestantes habían grupos de ambientalistas, inmigrantes, nativos, defensores de los derechos humanos, de la mujer y otros.

El discurso inaugural de Trump estuvo dirigido principalmente a los ciudadanos estadounidenses. Habló de reconstruir el país y quitarles el poder a los políticos para devolvérselo  al pueblo.

We are transferring power from Washington, D.C., and giving it back to you, the people,”

Mencionó que terminaría la situación en que un pequeño grupo se beneficia con el poder mientras el pueblo sufre.

Citó cómo las fábricas se cerraban y los trabajadores perdían sus empleos mientras que la clase dominante garantizaba sus intereses, eso va a cambiar, dijo y cambiará a partir de hoy mismo. Dijo construiría puentes, túneles y carreteras, que proporcionarían empleo.

Expresó que la nación existía para que sus ciudadanos tuvieran una vida segura, buenas escuelas y empleos, sin embargo ahora lo que tiene es pobreza, fábricas cerradas, un sistema educativo muy caro que no imparte los conocimientos necesarios, delincuencia y drogas, todo lo cual se detendrá en este mismo momento donde él toma posesión.

Dentro del discurso dijo que había quienes se enriquecían mientras defendían las fronteras de otros y no defendían las nuestras, en todo eso gastaban trillones de dólares, defendiendo otros países.

A partir de ahora, expresó, los intereses de  Estados Unidos serán los primeros a la hora de fijar la política en comercio, impuestos, emigración, política exterior, todo lo cual se hará para proteger a los estadounidenses. La protección será la política principal.

Comprar lo que se produce en Estados Unidos e incrementar lo que se produce en Estados Unidos. Desarrollar una política de buena voluntad con todos, sin imponer a otros nuestra forma de vida. Fortalecernos y erradicar el terrorismo islámico.

Fight against radical Islamic terrorism.”

Poner por encima de todo la lealtad a nuestro país y garantizar la protección de la nación, con nuestras Fuerzas Armadas y con Dios.

Cambiar y pensar en grande, no aceptar los políticos que hablan mucho y no hacen nada.  Llegó el fin de la habladuría, el momento es de actuar, todo se puede hacer.

No longer accept politicians who are all talk and no action.” “The time for empty talk is over,” “Now arrives the hour of action.”

Vamos a trabajar en función de subsanar la división existente en nuestra nación, negros, mulatos y blancos, todos tenemos la sangre roja de nuestros patriotas, disfrutamos de las mismas libertades gloriosas, y todos saludamos la misma inmensa bandera estadounidense.

Whether we are black or brown or white, we all bleed the same red blood of patriots, we all enjoy the same glorious freedoms, and we all salute the same great American flag,”

Nuestro pueblo nunca más será engañado y tendremos unos Estados Unidos ricos, fuertes, orgullosos y seguros.

No permitan que alguien les diga que no se puede hacer, dijo Trump, ningún reto puede igualarse al corazón, la lucha y el espíritu de Estados Unidos. Nosotros no fallaremos. Nuestra nación florecerá y prosperará nuevamente.

Do not let anyone tell you it cannot be done," " No challenge can match the heart and fight and spirit of America. We will not fail. Our country will thrive and prosper again."

Vamos a hacer a Estados Unidos grande otra vez.

MAKE AMERICA GREAT AGAIN

Este es un resumen de lo dicho por el presidente Trump. Considero importante recordar estas ideas, que son propias de  una política conservadora y nacionalista, que promueve, al menos al principio, una economía cerrada y  permite suponer, que la política injerencista de Estados Unidos tendrá modificaciones.

Es interesante que se pronunciara contra los políticos, precisamente frente a ellos y que en su discurso traslade esperanzas a la clase trabajadora, seguramente fundamentadas en las inversiones que realizarán en Estados Unidos la Ford Motor, la General Motors, la Chrysler e inclusive algunas empresas japonesas, lo cual asegura incremento de los empleos.

Su frase sobre construir puentes, túneles y carreteras, también incrementa las posibilidades de empleo, sin que llegue al mercado una mercancía, por lo que es parte de sus planes de reanimación económica, quizás copiando un poco las TRES R del presidente Roosevelt.

Lo cierto es que debemos estar atento a todo lo que de ahora en adelante desarrolle el equipo de Trump.

Debemos definir si lo dicho en el discurso será realidad, o demagogia.  El tiempo lo dirá.

La Habana, 20 de enero del 2017

GRUPO EL HERALDO  sarahnes@cubarte.cult.cu


¿Obama o Vamos!

J. A. Téllez Villalón

20 de enero del 2017: ¿El legado de Obama o Trump? La dicotomía positivista nos persigue como -o porque- nos persigue la prehistoria.  De modo, que  todo el mundo hoy , desde todos los confines -o hasta donde llega “La Tele”-, desde todas las derechas y las izquierdas, se   presiona sobre el mismo eje , pensando que jala(mos) de uno u otro lado de la soga: unos  porque quieren o lo eligieron -o al menos eso imaginan- y otros porque no tenemos más remedio y vamos a tener que seguir jalando….

¿Será peor o mejor? Y aplasta la incertidumbre, porque a la que ya sobrevivíamos se sumó  la cuota de incertidumbre que se ha venido  transfiriendo a  casi todas las variables de la ecuación –to be or not to be-, desde las últimas horas del pasado 8 de noviembre. 

¿EE. UU. o el-resto-del-mundo? ¿El pasado que ya conocimos dependiente de la decisión del 1% o el futuro nos promete un magnate? ¿Creer o no creer?:eso es lo que le (nos) pasa cada  4 años a los que deciden ir a  elegir,  a los que no creen que elegir marca la diferencia, a los ilegales y/o perseguidos y a todos los ciudadanos o esclavos de nuestra “única nave espacial” que no votamos ni por Trump, ni por Hillary. Así es,   cada vez que  se transfiere el poder ( capacidad de hacer y/o decir y/o expresar y/o ejecutar una acción) en el más poderoso de los imperios que ha existido jamás. O más rigurosamente, el poder ejecutivo, de ejecutar el final,  de apretar un botón y que no importe más de qué lado te ata la soga y/o lo que digas y/o quieras expresar.

¿Esperamos pacientemente o con el pecho agitado o con los brazos cruzados o con las manos en el fango que nos cubre el cuello y/o en el cuello de los demagogos, hasta (o mientras) que Trump cumpla su sueño o el sueño que nos ha vendido hoy desde La Casa Blanca  o la realidad que le permitan o nos merezcamos según el poder real?    

¿Obama  o el que nos crea en cualquier “oscuro rincón”? ¿El que decide El Mercado o aquel que ve y/o dice y hace por los ojos y/o la boca de los consumidores?   ¿El pueblo-palabra en la boca de los 45 presidentes o nosotros mismos?

Sí, nosotros,  ciudadanos del mundo, “los que vamos”, que no hemos sido presidentes -ni jamás lo seremos-, pero somos más y  más sinceros; por tanto, tenemos más oportunidades -y menos oportunismo- de cumplir las promesas que le hacemos , no a millones, a los pocos que componen nuestra familia. Nosotros que hubiésemos cerrado la prisión de Guantánamo como él lo prometió y hubiésemos indultado por razones humanitarias a Ana Belén Montes como le pedimos.   

¿Pasado o futuro o presente inmediato? ¿Pasado imperial o presente multipolar o democrático o futurista? ¿”Malo conocido o bueno por conocer” y/o “que lo compre el que no lo conozca”

La Habana, 21 de enero de 2017