jueves, 18 de mayo de 2017

Brasil: juicio político a Temer, restauración democrática o desobediencia civil

Juraima Almeida *  -  Análisis
            
Alainet -  18/05/2017


La Policía Federal de Brasil allanó distintas oficinas del Parlamento de ese país en busca de documentación conexa al escándalo de corrupción que puso al presidente Michel Temer al borde del juicio político, luego de que de que se conociera una grabación en la que avalaba un pago de coimas. Para la oposición al gobierno de facto de Temer, Brasil está ante la disyuntiva de una restauración democrática o la desobediencia civil.

Por orden de la Justicia también hubo decenas de operativos similares en Brasilia, Rio de Janeiro y Belo Horizonte. En la mira de los investigadores está el senador Aécio Neves, titular del Partido Socialdemócrata de Brasil, quien perdió en las presidenciales de 2014 contra Dilma Rousseff.

La trayectoria del golpe y del régimen de excepción sufrió un sacudón irreversible, con un poder potencialmente devastador.

A pesar del juego pesado de artimañas jurídicas y mediáticas que siguen el rito de la diseminación de la injuria, del ataque y persecución permanente a los expresidentes Lula da Silva y Dilma Rousseff, el plan de destrucción del expresidente, por medio de la desconstrucción de la persona, su trayectoria, historia, familia y honra, a través de una condena sin pruebas, no tuvo el resultado esperado por los operadores del golpe, señala Paulo Pimenta en Carta Maior.

Las 5 horas y 10 minutos que duraron las interrogaciones realizadas por el Juez Sergio Moro a Lula, terminó evidenciado de forma clara la naturaleza del objetivo perseguido: desmoralizarlo a él, principal candidato a presidente, y a sus seguidores. No llama la atención la fijación con Lula de la Investigación Lava-Jato. Hasta el momento, se realizaron 1434 procedimientos judiciales, con 767 búsquedas y capturas; se dictaron 94 prisiones preventivas; se establecieron 183 pedidos de cooperación internacional (hay 130 pedidos activos en 33 países), se hicieron 155 acuerdos de colaboración de arrepentidos firmados con personas físicas, y 10 acuerdos con empresas; se establecieron 61 acusaciones delictivas contra 269 personas; hubo 139 condenados… Y sin embargo, frente a todo este volumen, lo único que importa es Lula; es lo único que cubren con gran detalle, precisión e insistencia los medios de comunicación.

Varios de los procedimientos judiciales de las últimas horas tuvieron lugar en propiedades de Aecio Neves, un aliado clave del gobierno de derecha y sobre quien pesa un pedido de prisión por parte de la Fiscalía General. A Neves, a quien la Corte Suprema ordenó separarse del cargo, se lo sindica como partícipe del esquema de corrupción que puso en jaque al gobierno cuyos líderes políticos y empresarios encabezaron hace un año un golpe institucional contra la presidenta electa.

Andrea Neves, su hermana, ya fue detenida por orden del juez del máximo tribunal Edson Fachin.

El escándalo que pone a Temer contra las cuerdas se desató el miércoles cuando el diario O Globo difundió parte de un audio en el cual el presidente instó a Joesley Batista, dueño de JBS, el principal frigorífico de ese país, a no discontinuar los sobornos que se le pagaban al ex presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, operador parlamentario del golpe que terminó con el gobierno de Rousseff,  en marzo fue encarcelado y condenado a 15 años de cárcel por su implicación en la trama de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

Según la grabación, delante de Batista, el mandatario señaló al diputado Rodrigo Rocha Loures, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMBD), que lidera Temer, para resolver un asunto del holding J&F Investimentos, controlado por JBS, se desprende de las filtraciones realizadas por O Globo en su página web. Luego, según el diario, el diputado fue filmado recibiendo una valija con 500.000 reales (unos 160.000 dólares) enviados por Batista. No bien se difundió la grabación que involucra a Temer, la oposición exigió la apertura de un juicio político contra el presidente. El diputado Alessandro Molon, del partido Red de Sustentabilidad, anunció el inicio el trámite de apertura para que se lleve a cabo un juicio político, o “impeachment”, contra el jefe de Estado.

La información revelada por O Globo involucra a nuevos delatores en un nuevo mega escándalo de corrupción que socava el sistema político de Brasil: los hermanos Joesley y Wesley Batista, que sirvieron de carnada para Temer y Neves en filmaciones controladas por la fiscalía y la policía federal. En una de las conversaciones, según las filmaciones de marzo pasado en poder de la Fiscalía General de la República citadas por O Globo, Temer es informado por Wesley Batista que le estaba pagando a Cunha y al lobbista Lucio Funaro, presos en la Operación Lava Jato, para que permanezcan callados y no entreguen a nadie.

Temer también fue citado en varios de los testimonios que dieron a la Justicia los ex ejecutivos de Odebrecht, pero la ley impide investigar al jefe de Estado por hechos ocurridos antes de su mandato. También la edición online del diario O Globo publicó que el ex candidato presidencial derrotado en 2014 Aécio Neves, un senador aliado de Temer, le pidió unos 2 millones de reales (600 mil dólares) a los dueños de JBS para pagar su defensa en la Operación Lava Jato, una transacción que se hizo y fue filmada.

Asimismo, O Globo señaló que el dinero fue entregado al primo de Neves en una cena que resultó filmada por la Policía Federal, que rastreó el dinero y descubrió que fue a parar a una empresa del senador Zeze Perrella, de su mismo partido.

Menos de nueves meses después de la confirmación del juicio político de Dilma Rousseff, hoy aparece como probable un nuevo proceso similar, esta vez contra Temer, procedimiento que ya fue abierto en la Cámara, mientras el líder del Movimiento de los Trabajadores sin Techo (MTST) Guilherme Boulos, prometió salir a las calles para exigir no solo el “Fuera Temer” sino también las elecciones directas ya. Pero la Constitución prevé la realización de elecciones indirectas en caso de que el presidente golpista deje el poder, en procedimientos que no aparecen claros.

El artículo 81 da Constitución federal establece la realización de elecciones indirectas para presidente y vice en caso que los cargos quedaran vacíos en la segunda mitad del mandato (en este caso a partir del 1 de enero de 2017). Los electos completarán el período de sus antecesores, señala. Tampoco está clara cómo debe ser conducida esta elección indirecta en el Congreso, ya que no hay una ley que reglamente este artículo constitucional.

En un proyecto de ley presentado en 2013 (que no fue sancionado), se establecía que el candidato fuera afiliado a un partido, de al menos 25 años de edad y sin antecedentes penales, y fuera electo por voto abierto de diputados y senadores.

Para que se concretara una elección directa –como reclaman los movimientos populares- sería necesario que el Congreso aprobara una enmienda constitucional, y previera la realización de elecciones. Hay un proyecto al respecto en la Comisión de Constitución y Justicia de la Cámara, texto cuya votación pudiera ser adelantada ante la emergencia.

¿Por qué la golpista O Globo dio la primicia que puede derrumbar a Temer?

El portal Planalto Brasil señala que todo aquel que trabaja en publicidad, sabe que O Globo viene en rojo desde hace unos años: sus costos son muy altos y desde que surgió internet, las redes sociales, Netflix –entre otras herramientas de la era digital- ya el oligopolio mediático no recibe, como antes, casi el 80 por ciento del presupuesto de publicidad. El ritmo de caída de los ingresos publicitarios es proporcional al tiempo que pasan las personas en su computador o pantalla, en lugar de mirar televisión.

La empresa de alimentación brasileña JBS es la tercera mayor socia anunciante de la red Globo, pero con la crisis y sus desatinos viene perdiendo centenares de millones de dólares y por ello recortó la publicidad. Y sin estos ingresos Globo no logra equilibrar su presupuesto mensual.

JF Holding - perteneciente a la familia Batista y que controla JBS y Eldorado Celulose entre otras empresas- trata de hacer una apertura de capital mil millonaria en la Bolsa de Nueva York y los hermanos Batista tratan de limpiar el nombre de la empresa, ofreciéndose para la delación premiada en Brasil y al pago de una multa en Estados Unidos, en una estrategia para salvarla.

Esta vez fue la Procuraduría la que los instó a la delación premiada, a sabiendas que el juez Moro no lo haría. Igualmente JBS debería pagar miles de millones en perjuicios del Banco Nacional de Desarrollo Social y aún podrían ir presos sus dueños, como fueron los mandamases de Odebrecht y Eike.

Planalto señala que el dueño de JBS lanzó la delación a varios medios de información. Así Globo quedó expuesta como protectora de la corrupción y de los corruptos. Globo para intentar –al menos- salvarse- juzgó que el mal menor mal era sacar al gobierno de Temer e intentar organizar una coalición política para no perder poder. Pero lo que necesita urgentemente es un cambio en la legislación, porque las normas brasileñas no permiten la venta de empresas de telecomunicaciones a grupos extranjeros (los únicos con recursos para alzarse con el gigante brasileño).

Ante la disyuntiva que JBS colocó a Globo, ésta intentó jugar de heroína, maniobrar con su legión de zombis para intentar salvarse: entregó sus anillos, y espera salvar sus dedos.

* Investigadora brasileña, asociada al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)


No hay comentarios:

Publicar un comentario