jueves, 8 de diciembre de 2016

Mueren decenas de civiles iraquíes por ataque aéreo contra EI

Foto Archivo de ciudad iraquí.

Bagdad, 8 dic (PL) Decenas de civiles murieron en el poblado occidental de Qaim a causa de un bombardeo aéreo contra el Estado Islámico (EI) del que se responsabiliza indistintamente hoy a la coalición internacional y al Ejército de Iraq.

La incursión armada contra la referida localidad, situada muy próxima a la frontera con Siria, supuestamente tenía como fin aniquilar a extremistas islámicos que operan en esa zona limítrofe, pero el misil cayó en un mercado popular a una hora de gran afluencia de clientes, precisó la televisión.

Ni el mando de las Fuerzas Armadas de Iraq ni el de la coalición internacional que lidera Estados Unidos asumieron hasta el momento la autoría de la agresión que, según testigos, provocó muertos y heridos en familias enteras y personas que hacían fila para cobrar sus salarios.

El legislador Mohammad Al-Karbouli, miembro de la Comisión de Defensa y Seguridad en el parlamento, indicó que se trata de esclarecer la responsabilidad del bombardeo, mientras el presidente del hemiciclo, Salim Al-Jubouri, lo calificó de 'crimen' y exigió castigo para los perpetradores.

El ataque aéreo alcanzó a civiles desarmados en centros comerciales en Qaim y causó decenas de muertos y heridos entre ellos, comentó el miércoles en la noche el presidente de la cámara.

Mientras, un vocero de la alianza de 60 naciones encabezada por Washington negó cualquier implicación en ese incidente al aseverar que sus aviones de combate no efectuaron ninguna incursión en la citada área en el momento en que se produjo el ataque.

Por su lado, el Comando de Operaciones Conjuntas de Iraq tampoco emitió comentario y fuentes castrenses en Bagdad indicaron que la prioridad continúa en la ofensiva contra el Daesh, acrónimo árabe de EI, para liberar Mosul, la capital de la provincia norte de Nínive y segunda ciudad del país.

Dicha instancia militar reportó, sin embargo, que los 'takfiristas' (terroristas islámicos sunnitas) del Daesh ejecutaron el miércoles al menos cuatro atentados con bombas en esta capital que provocaron un muerto y ocho heridos.

Una de las bombas estaba escondida en un estacionamiento de automóviles cercano al hospital Ibn-ul-Qaf en el norte de Bagdad, y las otras tres detonaron en los distritos Kasrah, Atash, Hayy Ur y Sabaa al-Qusur, ubicados en el oriente de la capital.

La serie de bombazos de ayer estuvo antecedida por dos deflagraciones el mismo día con saldo de dos fallecidos y cinco lesionados.

lam/Ucl


Putin: "Moscú no aceptará la posición de Occidente sobre la muerte de las médicos rusas en Siria"

RT  -   8 dic 2016 16:33 GMT

Vladímir Putin atribuye el silencio de las organizaciones internacionales tras el bombardeo de un hospital ruso en Siria a la falta de objetividad a la hora de cubrir las actividades de Rusia en el país.

Mijail Alajedin Sputnik

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha expresado su preocupación por la indiferencia con la que han reaccionado las organizaciones internacionales al bombardeo de un hospital ruso en Siria ocurrido el 5 de diciembre, según 'Rossíyskaya Gazeta'.

"No hemos visto ninguna evaluación de lo ocurrido por parte de las organizaciones internacionales", ha afirmado el mandatario. Ha agregado que todo ello genera dudas acerca de "la objetividad con la que algunos de nuestros socios cubren los eventos " en Siria.

Putin ha criticado que las estructuras internacionales hayan puesto en el mismo plano a "nuestras médicos que perdieron la vida y a los que infligieron el golpe, y está claro que lo hicieron conscientemente".  "Esto es algo totalmente inadmisible, y no lo aceptaremos jamás", ha enfatizado el presidente.

El 5 de diciembre dos médicas rusas fallecieron y un tercer médico resultó herido de gravedad en un bombardeo de un hospital de campo abierto en Alepo.

El portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Ígor Konashénkov, ha afirmado que la responsabilidad por las muertes y las heridas de los médicos militares rusos en Alepo no solamente recae en los combatientes de la oposición, sino también en aquellos que los patrocinan desde EE.UU., el Reino Unido, Francia y otros países.

Más detalles, en breve.


JURAR Y AVANZAR

Jorge Gómez Barata

Como parte de los homenajes póstumos a Fidel Castro, varios millones de cubanos bajo firma juraron preservar y cumplir el Concepto de Revolución, que parece ser su testamento político.

El texto, esculpido junto a su tumba en diez líneas y 140 palabras sintetiza los ideales, la proyección y la actitud del revolucionario. Más que un epitafio recuerda un manifiesto que, al condensar las esencias de los grandes procesos políticos, probablemente trascienda el espacio y el tiempo; y tiene la virtud de la utilidad presente al resumir las tareas decisivas y urgentes de la Revolución Cubana hoy.

Por su contenido programático, mandato ético e imperativos morales, el Concepto de Revolución expuesto por Fidel Castro podía haber sido firmado por cualquiera o todos los insignes próceres y los grandes luchadores sociales que habitaron el Nuevo Mundo en los siglos XVIII, XIX y XX.

Con toda intención, para alcanzar universalidad y ganar en capacidad de convocatoria, el texto omite cualquier referencia ideológica, no alude a ninguna fe, soslaya la mención a formas de luchas concretas, prescinde de la mención a los partidos, las clases sociales y los liderazgos. Además de un decálogo del perfecto revolucionario, con magnifica prosa realiza una disección perfecta de la revolución en cualquier momento, especialmente en Cuba hoy. 

Al aludir a elementos esenciales de la condición humana: “… igualdad y libertad, humanidad, emancipación, voluntad, valor, disposición al sacrificio, modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo, audacia, inteligencia, realismo y probidad, entereza y apego a los principios, convicciones e idealismo…”, el resumen, elaborado por Fidel en un día de estado de gracia, constituye un monumento al humanismo que cultivó y practicó con ejemplar entereza y consecuencia.

No puedo pasar por alto el elogio a la lucidez del presidente Raúl Castro al seleccionar, de toda la vasta obra de Fidel, este fragmento que de un modo mágico, literario, y profundamente científico resume no solo el pensamiento social y político del autor, sino las grandes tareas del momento en Cuba ahora. 

Después de firmar y jurar para los cubanos de todas las categorías, especialmente para aquellos con funciones de dirección, se impone actuar con lucidez, determinación y sentido de la urgencia, para realizar un inventario de todo aquello que debe ser cambiado, con el fin de acelerar las reformas en marcha, perfeccionar y democratizar las estructuras y las relaciones sociales, promover la prosperidad del país y la elevación del nivel de vida del pueblo, reforzar la estabilidad y la cohesión social, y auspiciar el progreso general, para dar sostenibilidad y definir los perfiles del socialismo a que aspiramos. Ser revolucionario hoy, es ante todo observar el Concepto de Revolución porque:

"Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo; es luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jamás ni violar principios éticos; es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas. Revolución es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo."

La Habana, 07 de diciembre de 2016

*Este artículo fue escrito para el diario mexicano ¡Por Esto! Al reproducirlo o citarlo, indicar esa fuente


Retorna a la patria contingente Henry Reeve que laboró en Haití

Editado por Nuria Barbosa León

Contingente Henry Revee en Haití

Puerto Príncipe, 7 dic (RHC) Después de intensas jornadas en el pesquizaje y tratamiento de enfermedades en comunidades apartadas de Haití, los médicos cubanos, integrantes del Contingente Henry Revee emprenden el regreso a la patria.

Una sentida despedida se produce en la comunidad de Anse-d’Hainault, donde laboraron los galenos durante dos meses, después del paso del huracán Matthew que arrasó el norte del país dejando una secuela de cientos de cadáveres y miles de damnificados.

Atendieron un total de 104 934 pacientes. Predominaron las infecciones respiratorias (6 065 casos), el parasitismo intestinal (5 544) y la desnutrición (3 122), entre otras.

Tocaron la puerta de 14 440 casas con tratamiento adulticida contra los vectores, principalmente el mosquito Aedes aegypti. Se trataron 54349 depósitos de agua; brindaron quimioprofilaxis a 68231 pacientes; se controlaron 640 focos de mosquitos. Al llegar trataron a 86 casos confirmados de cólera; y dejaron a la población en cero casos.

Comienza la retirada, harán una semana de cuarentena en Puerto Príncipe, la capital, con ello se pretende evitar la entrada a Cuba de alguna enfermedad. A partir de ahora inician un programa de quimioprofilaxis y medidas de seguridad.

En su lugar dejan a una brigada médica permanente con la cual trabajaron de forma cohesionada.


Revela Obama frustraciones durante sus dos mandatos presidenciales

Editado por Maite González Martínez

La Habana, 8 dic (RHC) El presidente estadounidense, Barack Obama, admitió que sus discrepancias con el Congreso para lograr reformas en temas de salud y uso de armas de fuego, fueron sus mayores frustraciones durante su permanencia en la Casa Blanca.

Durante una entrevista a la cadena noticiosa CNN y a poco más de un mes de que su mandato concluya, Obama habló sobre el legado que dejó sus ocho años de gobierno.

En alusión a la política exterior implementada, el jefe de la Casa Blanca reconoció que, incluso un país poderoso tiene algunas limitaciones, y que Estados Unidos debe ser sabio en las formas en que utiliza ese poder.

Obama se refirió además a la operación militar para asesinar al cabecilla terrorista Osama Bin Laden, en 2011, y del surgimiento y desarrollo del grupo fundamentalista Estado Islámico (Daesh según el acrónimo en árabe).

 El presidente estadounidense confesó a la CNN que la capacidad de Daesh para movilizarse y tomar el control de ciertas áreas estratégicas "no había estado en su radar de inteligencia".

Asimismo Obama considero como uno de sus logros, la lucha contra el cambio climático y la firma de un acuerdo nuclear con Irán. Insistió, que si las medidas climáticas que tomó durante su mandato hicieron una diferencia, ese sería uno de sus mayores orgullos.


¿Que no hay guerra cultural de EE.UU. contra Cuba?

Por J. A. Téllez Villalón

Esa fue mi reacción ante la respuesta de un académico y ex diplomático cubano a la pregunta que él mismo se hace: ¿Hay de verdad una “guerra cultural”?, refiriéndose al proceso iniciado el 17D entre Cuba y los EE. UU. Respuesta que se suma a otros varios planteos del entrevistado, por un “foro alternativo” cubano, con los que –modestamente– discrepo.

Aquel día, pensé “comentar” el texto con dos párrafos de nuestro Héroe Nacional que resumieran ideas claramente contrarias a las contenidas en los empleados por el profesor; un intento espontáneo, pero tal vez menos efectivo que las siguientes notas, para “equilibrar” a ese “José Martí Otro” que se nos intenta “des-construir” –deliberativamente–, no tan antimperialista como “lo pintamos” los que recurrimos a Él - una y otra vez-, para no dejarnos engage-tusar.

Ya lo había señalado el intelectual cubano Roberto Fernández Retamar refiriéndose al enemigo: “(…) consciente del alimento espiritual que nos es la labor de Martí, no se cansa de tergiversarla, esta vez con la peor intención, a partir del odio y no del amor, con vistas a privarnos de ese arsenal. Sobran ejemplos…” [1]

Esencialmente, porque –como destaca el Presidente de la Casa de las Américas–, Martí “… supo distinguir, tanto en lo político como en lo cultural, todo lo que el historiador Philip S. Foner llamó ‘los dos rostros de los Estados Unidos’”. Y he aquí, la columna vertebral que se nos ataca, en la guerra cultural que se nos hace.

Resulta, que el primer párrafo del que toma el entrevistado las “recomendaciones” de Martí que generan su “optimismo” en la normalización con los Estados Unidos, es también el primer párrafo de un artículo publicado en Patria en 1894 y titulado precisamente, La verdad de los Estados Unidos[2]. En este, el fundador del Partido Revolucionario Cubano, advierte –como todo “hombre honrado” que observa a los Estados Unidos–, que en aquel país en vez de “resolverse los problemas de la humanidad, se reproducen, (…) en vez de robustecerse la democracia y salvarse del odio y la miseria de las monarquías, se corrompe y aminora la democracia, y renacen, amenazantes el odio y la miseria” y que para opinar “con asomos de razón sobre la república autoritaria y codiciosa, y la sensualidad creciente , de los Estados Unidos”, no se ha de juzgar por “la sonrisa y lujo del salón de recibir, o por la champaña y el clavel de la mesa del convite”. ¿No nos recuerda esta última frase al encantador Obama de La Habana?

Es decir, como sí recomienda Martí, no es posible analizar un tema como este y juzgar a los Estados Unidos bajo los efectos del encantamiento, la seducción y la sensualidad de un marketing político que comparten con el marketing industrial especialistas y como herramientas, los procedimientos manipuladores de los “persuasores”.

Bien lo saben los teóricos del poder blando (soft power), definido por Joseph S. Nye–cofundador, junto a Robert Keohane, de la teoría del neoliberalismo de las relaciones internacionales– como “la habilidad de obtener lo que quieres a través de la atracción, antes que a través de la coerción o de las recompensas”. Su poder surge, “del atractivo de la cultura de un país, de sus ideales políticos y de sus políticas”.Además ha afirmado Nye: “Cultural diplomacy is an important tool in the arsenal of smart power” y “At the personal level, it is the power of attraction and seduction.” [3]

Hillary Clinton, al asumir como Jefa del Departamento de Estado en enero de 2009 expresó: “Debemos usar lo que ha sido llamado smartpower, la gama completa de herramientas a nuestra disposición, tanto diplomáticas, económicas y militares, como políticas y culturales; escogiendo la herramienta más acertada, o la combinación de las mismas, para cada situación. Con el smartpower, la diplomacia será la vanguardia de la política externa”. [4]

Una diplomacia cultural que se constituye en una dimensión más de la política exterior y como término vincula la diplomacia como un modo de hacer y la cultura como contenido, en el campo de la política exterior. Con propósitos y alcances determinados por los mismos intereses de la política exterior, los medios y los actores que la llevan a cabo. Un instrumento que emplean los Estados en la consecución de sus intereses, privilegiando un enfoque más sutil, entiéndase preponderantemente estrategias de soft power e integradas con la diplomacia pública.

En esta modalidad de diplomacia, participan y coordinan sus acciones el Departamento de Estado, la Fundación Nacional de las Artes (NEA), las fundaciones filantrópicas -como la Ford Foundation, o la Open Society - y las multinacionales de la industria cultural, como los emporios de Hollywood, la Universal MusicGroup o la editorial CondéNastPublications Inc. de VanityFair y Vogue, que ya han desembarcado en la capital cubana.

Ante lo que vale preguntarnos: ¿No son evidentes las acciones ingenierilmente consensuadas y sutiles de estos cuatros actores de la diplomacia cultural estadounidense en nuestra Isla? Acciones con resonantes impactos culturales en la Cuba de hoy, particularmente manifiestos y dirigidos en su dimensión simbólica, tal lo han descrito y denunciado varios intelectuales cubanos entre los que destaco a Graziella Pogolotti, Luis Toledo Sande, Fernando Martínez Heredia, Enrique Ubieta y Elier Ramírez.

Vale notar el empleo por El Maestro -al describir la cultura que reproducía masivamente el capitalismo monopolista “revuelto y brutal” que conoció-, de términos como “sensualidad” o “válvula de placer”. Así, apenas llegando a la América de Blaine, describe y cuestiona “esa vida de cartón y gacetilla”, “ese fluir urbano y disolución del par”, como en su crónica Coney Island de 1881: “Lo que asombra allí es el tamaño, la cantidad, el resultado súbito de la actividad humana, esa válvula de placer abierta un pueblo inmenso (…), ese cambio de forma, esa febril rivalidad de la riqueza (…), esa expansividad anonadadora e incontrastable, firme y frenética…” [5]

Martí logró entender la relación dialéctica entre lo que hoy llamamos “cultura material”, y “cultura espiritual”, entre el ordenamiento (y la dominación) material y espiritual. Interpreta la cultura como un complemento vital de la condición humana, en tanto lo libera de la fragmentación a que lo expone “esa expansividad anonadadora” y lo arraiga a la Humanidad Toda. Porque como también ha demostrado Retamar, Martí “ve la cultura como productor, como creador lo que se vincula con su concepción de la vida humana auténtica, como servicio”.

Otro - cual lo ha demostrado profusamente Enrique Ubieta-, de los campos donde se dirime el “¿quién gana a quién?” de Lenin; en el mundo todo y en Cuba especialmente: la “cultura del tener” o la “cultura del ser”.

¿No partieron también de su filiación “cultural”, las críticas de Martí al Norte político, económico y ético que tan bien conoció?

“El Norte –escribió El Apóstol en 1893-, ha sido injusto y codicioso; ha pensado más en asegurar a unos pocos la fortuna que en crear un pueblo para el bien de todos (…). Aquí se ha montado una máquina más hambrienta que la que puede satisfacer el universo ahíto de productos (…). Aquí se amontonan los ricos de una parte y los desesperados de otra. El Norte se cierra y está lleno de odios”. [6]

Es de esta interpretación martiana de la cultura, que brota su oposición a la disyuntiva occidental de “civilización o barbarie”, con la que se ha intentado separar a los hombres y a los pueblos hasta hoy. Separación hegemónica y “universalmente aceptada” como “democracia” y descritas por Jean-Paul Sartre en el prefacio a Los condenados de la tierra, de FrantzFanon, y por Noam Chomsky en su ilustrativo Fabricando el Consenso [7]:

De un lado, la “clase especializada” que ejerce “la función ejecutiva” y planifica “los intereses comunes”, que haciendo uso de esa “atracción” distrae al “rebaño desconcertado”. Del otro, los “estúpidos” que hay que asegurar como “espectadores”, porque si trataran de participar en la “gestión de los asuntos que les afectan o interesan”, lo único que harían sería “provocar líos”. Por eso, “el espectador”, cada 4 años goza del favor de “liberarse de ciertas cargas en la persona de algún miembro de la clase especializada”, al permitírsele decir “queremos que seas nuestro líder”, “porque estamos en una democracia y no en un estado totalitario”.

A propósito, el padre de la propaganda Edward L. Bernays Freud, asesor tanto de presidentes estadounidenses como de grandes empresarios, dijo que la “ingeniería del consenso” es “la verdadera esencia del proceso democrático” es decir, la “libertad” -de los elegidos o poderosos- de “persuadir y sugerir”, mediante “la manipulación consciente e inteligente de los hábitos organizados y las opiniones de las masas”.

Frente a lo que es pertinente preguntarnos, ¿el Hegemón imperial, se cruzará de brazos frente a la cultura de resistencia de Calibán?, ¿les conviene al Capital y a las industrias culturales hegemónicas en específico, un mercado donde los potenciales consumidores se comporten bajo el apego de lo autóctono o afiliados a esa visión martiana de la cultura y por tanto del mundo?, ¿les dará la cuenta, como decimos aquí?

¿En qué medida la buena voluntad de un presidente –cual lo advertía Fidel en unas de sus reflexiones a finales de 2009-, previamente elegido por esa “clase especializada” de hombres, puede cambiar el tan arraigado “excepcionalismo” del “elegido” pueblo estadounidense, que desde su imaginario imperial observa a Cuba como la sedimentación arenosa del río Mississippi y a todos los cubanos como un “rebaño desconcertado” más?; credo y comportamiento que motivó la forja en 1889 - desde las mismas entrañas del monstruo-, de esa poderosa espada martiana que es Vindicación a Cuba.

Ya se dicho que una de las acciones tácticas de las Guerras de Cuarta Generación (4GW), tienen como objetivo la cultura del enemigo. Por ello, dos días después de los anuncios del 17D, el propio Obama confesaba que la efectividad de su nueva política hacia Cuba, con el uso combinado del “palo y la zanahoria”, dependería de la cultura, “it’sculturallyspecific” -dijo el presidente [8]. Por tanto, si la atracción es ingenierilmente consensuada para sus objetivos geoestratégicos de dominación mundial, con clara incidencia en la Isla, y contándose además con 30 millones al año para la “promoción democrática” en Cuba, ¿es descartable un programa específico “ingenierilmente consensuado” para con la cultura cubana?

¿No forma parte de esta guerra proyectos subversivos como la Fundación del Alma Cubana, financiado por la NED [9] para la “ayuda económica a artistas independientes para que puedan crear y producir su trabajo crítico a la sociedad que limita sus libertades y la democracia” y “colaborar con grupos de músicos para que organicen sus propios estudios y eventos donde puedan mostrar creaciones artísticas no acordes con la línea oficial”?

La diplomacia cultural diseñada para Cuba tuvo como primer indicio público la visita- solo un mes después de la del Dr. Obama a La Habana-, de una gran “comitiva cultural” presidida por el Comité Presidencial de Artes y Humanidades (PCAH) [10]. Con un programa y composición que combinó el intercambio con las instituciones culturales y el MINCULT -bilateralmente beneficioso-, con acciones consecuentes con el “cambio de política”, pero no de objetivos.

Dicha comitiva fue patrocinada por varias empresas posicionadas o con interés en la Isla y por la Ford Fundation, entidad con estrechos vínculos con la Agencia Central de Inteligencia (CIA), entre ellas el Congreso por la Libertad Cultural. Vínculo histórico iniciado en los años cincuenta, cuando la CIA- al decir de Michael P. Rogin- “cumplía las funciones que luego desempeñaría la NationalEndomnets of Art”[11]. El Centro para Democracia en las Américas (CDA) trabajó junto con el PCAH, en el desarrollo y organización del itinerario de la misión cultural. Entre los que financian los proyectos del CDA- como puede verificarse en su web [12]-, figuran la Ford Foundation y la Open SocietyFoundations de George Soros.

La otra señal pública de la preponderancia de este componente en el engagement, fue el Meridian’s Cuba Cultural Diplomacy Forum [13], celebrado en junio pasado en el Centro Internacional Meridian, en la capital del Imperio. Forum patrocinado por el sector privado y el cuerpo diplomático acreditado, presidido por la parte estadounidense por Ben Rhodes -el enviado por Obama para las negociaciones previas al 17D-, y que tuvo como apertura un discurso sobre las perspectivas de las relaciones entre EE.UU. y Cuba por Carlos Gutiérrez, quien se recordará, al ser el Secretario de Comercio de EE.UU. durante en el gobierno de George W. Bush, fue copresidente de la Comisión de Asistencia a una Cuba Libre.

Precisamente en el Centro Internacional Meridian, bajo los auspicios del Departamento de Estado, organizó en el 2013 la exposición JamSession, con instantáneas en varias ciudades del mundo de lo que fue el más importante precedente de la diplomacia cultural estadounidense, me refiero a la “Diplomacia del Jazz”. El empleo de cientos de músicos de la talla de Dizzy Gillespie, Louis Armstrong y DaveBrubeck, convocados por el Departamento de Estado, para participar en la “ingeniería del consenso mundial” a través del Jazz AmbassadorProgram [14]. Programa, orquestado secretamente por Edward L. Bernays y Allen W. Dulles, por orientación del presidente Thomas Woodrow Wilson; antecedente histórico de otro que no es descabellado imaginar en “pleno desarrollo” para Cuba como ya he descrito [15], mediante la instrumentalización de atractivas y “sexualizadas” figuras del pop y de la pasarela.

Por otro lado, ¿ha cesado, después del 17D, la manipulación de acontecimientos culturales o “artísticos” relacionados con Cuba para sus campañas difamatorias contra el Gobierno, las instituciones y la cultura misma, en clara oposición a la del estrechamiento de relaciones?

David Brooks, columnista especializado en política del New York Times y del programa televisivo PBS NewsHour, fue uno de los integrantes de la comitiva cultural de Obama y escribió desde La Habana, su artículo José Martí, the national poet [16], publicado el 22 de abril en el NYT. En este, repite Brooks lo que se planteó en el libro Transiciones desde un gobierno autoritario, promovido por el Centro Internacional para Académicos Woodrow Wilson: “Muchos países han tratado de la transición del socialismo revolucionario hacia alguna forma de capitalismo democrático; Cuba sólo pasa a ser el último”. O lo que el propio Obama señaló, pocas horas después de su visita a la Isla, “las personas de edad que llevan este esfuerzo están detenidas y congeladas. El mundo está cambiando a Cuba más rápido que lo que el estado cubano puede afrontarlo”. Comentó, además, que sus interlocutores apenas mencionaron las ideas de Fidel Castro. Evidencia de que David Brooks cita a Martí, pero no lo interpreta.

En agosto pasado, semanas después del anuncio de la donación a Cuba -con la contribución significativa de la Ford Foundation y el Museo del Bronx- de la copia de la estatua ecuestre de José Martí del Central Park de Nueva York; el NYT publicó un artículo donde se informaba que dicha donación y el intercambio con el Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba, habían generado la renuncia de dos ejecutivas y cuatro miembros de la junta directiva del Museo del Bronx, en Nueva York, porque dichos proyectos, al decir de las ejecutivas, “han traicionado la misión local del museo.” [17]

Un mes después, la “Dama Gris” publicó otro, Dos jóvenes tratan de subvertir el significado de disidente en Cuba [18], que generó otros titulares en los neoplattistas medios de desinformación también financiados por la NED: NYT elogia intento de redefinir concepto de disidencia en Cuba y La directora de Revolución y Cultura rechaza hablar con The New York Times. El artículo, de Ernesto Londoño, se refiere dos proyectos “artísticos”, con títulos tan “comerciales” como “Museo de la Disidencia en Cuba” y “Museo del Arte Políticamente Incómodo”. Más engendros de propaganda política que proyectos artísticos como tal y donde entre otras inconsecuencias meten en “un mismo saco” a Hatuey, Martí, Fidel y Payá. [19]

Sirvan estos ejemplos para transparentar, además, las acciones concertadas de los actores de la diplomacia cultural y de los emporios mediáticos, como parte del ordenamiento mediático y cultural que impone el Capital, basada en la asimetría por su poderío tecnológico.

Frente a esa guerra cultural que se nos hace, frente a la “yanquimanía” cultural de “los de excesivo amor al Norte”-como “expresión, explicable e imprudente, de un deseo de progreso tan vivaz y fogoso”-; tengamos más “AK” el arsenal martiano, sus ideas de “larga raíz” y de “suelo afín”. Su visión de los Estados Unidos y las “verdades útiles a Nuestra América” y plenas de vigencia que nos legó El Maestro en sus textos y a través de Fina, Cintio, Hart y Retamar.

Y concluyo con otra pregunta, hija de aquella de Retamar hecha en la década del ´60 a Rodríguez Monegal, “el flamante director” de ese instrumento de la CIA y  la Fundación Ford para la “Guerra Fría Cultural” contra la Revolución Cubana que fue la revista Mundo Nuevo, y recordada  años después por Néstor Koham en su esclarecedor texto La pluma y el dólar. La guerra cultural y la fabricación industrial del consenso [20]: ¿O debemos creer que el imperialismo norteamericano, al margen de ciertas hazañas en Yemén, Siria, Libia, Irak, Afganistán, o en Argentina, Brasil, Venezuela y Colombia; se ha entregado de repente al patrocinio desinteresado de las puras tareas del espíritu en el mundo, sobre todo en nuestro mundo, y nos llama a  “cambiar”,  sin cambiar el sistema político cubano y la cultura de resistencia que nos identifica?

La Habana, 07 de diciembre de 2016

Notas:
1. Ver de Roberto Fernández Retamar, Conferencia inaugural del Primer Congreso Internacional Cultura y Desarrollo, Palacio de Convenciones de La Habana (junio de 1999).              
2. Ver de José Martí, O. C. t.28, pp.290-294.      
4. Ver de Hillary Clinton, Use "Smart Power" In Diplomacy, CBS News, enero 13 de 2009.
5. Ver de José Martí, O. C. t. 9, p. 125.
6. Ver de José Martí, O. C., t.2, p. 367- 368.
18. http://www.nytimes.com/es/2016/09/07/dos-jovenes-tratan-de-subvertir-el-significado-de-disidente-en-.NYT MDC.
20. Ver de Néstor Kohan, La pluma y el dólar, http://www.lahaine.org/b2-img13/kohan_CIA_FORD.pdf.        

Publicado en Cubarte


Presidente sirio califica de fracaso proyecto externo contra el país

Damasco, 8 dic (PL) El presidente Bashar al Assad afirmó que el fracaso de Occidente en la batalla de Alepo significa el colapso del proyecto externo trazado contra Siria, en declaraciones divulgadas hoy por el diario nacional Al Watan.

'En ningún momento se pensó dejar una zona en Siria sin liberarla', precisó, y añadió que 'la evolución del proceso de operaciones militares en el último año es la que llevó a los recientes resultados exitosos.'

Al Assad valoró que la liberación de la zona oriental de Alepo significa una enorme pérdida para los terroristas y los Estados que les apoyan porque 'el triunfo militar en Damasco o Alepo es un logro político y militar significativo ya que esas dos ciudades son las más importantes, política y económicamente.'

Los estadounidenses persisten en pedir una tregua porque sus agentes terroristas están en una situación muy difícil y es por eso que escuchamos los gritos, los lamentos y los llamamientos de Occidente para anunciar una tregua, subrayó.

El Presidente precisó que los países occidentales y de la región dependen de Turquía en la implementación de su proyecto subversivo y destructivo en Siria, pero 'la guerra contra el terrorismo no es una guerra de Siria, sino de Rusia y del mundo en general'

En la entrevista, Al Assad indicó: 'queremos fortalecer las relaciones con Rusia y les invitamos antes y después de la crisis, a invertir en Siria, y ellos no tratan de aprovechar la guerra, ya que invertir en Siria es desde el principio, una parte esencial de las políticas de Rusia.'

'Siria quiere establecer relaciones con todos los países del mundo, incluyendo a Occidente, a pesar de que conoce de antemano su hipocresía' y que siempre ha sido parcial en sus relaciones con nuestro país, acotó el mandatario.

En cuanto a las relaciones con Egipto, Al Assad señaló que 'han comenzado a mejorar y aún están en fase de recuperación', y citó en ese sentido la visita del Comandante de Seguridad Nacional de Siria, general Ali Mamlouk, a El Cairo y las recientes declaraciones de los funcionarios egipcios, lo cual constituye un indicador positivo pero limitado a ese tema.

Sobre los asuntos con Turquía, subrayó: espero que las personas conscientes en esa nación convenzan al presidente Recep Tayyib Erdogan para que 'deje sus locuras respecto al tema sirio, y así se pueda evitar un enfrentamiento.'

Acerca de las conversaciones de paz en Suiza, dijo que la Declaración de Ginebra es 'un medio para que los terroristas logren lo que no pudieron lograr en el campo de batalla' y destacó que ese proceso nació muerto desde el principio porque no es un encuentro intersirio y tampoco está basado en la lucha contra el terrorismo.

Al referirse al tema de la reconciliación nacional, expresó que es una solución real y práctica, con cuestiones negativas y otras positivas, pero es la única disponible en paralelo con la ofensiva militar contra los terroristas y ha demostrado su eficacia durante los últimos dos o tres años.

Al Assad explicó que la estructura de la sociedad siria se ha vuelto más clara porque las cosas se hicieron evidentes y ahora se distingue entre la intolerancia y la religión, y entre el sectarismo y la religiosidad, y ya se sabe que el principal objetivo consiste en que todos se acepten unos a los otros y respeten las diferencias porque 'esa es la única manera de la existencia de la nación.'

lam/pgh


A 36 AÑOS: John Lennon y las grandes frases de un soñador

“El amor es la respuesta y tú de seguro la sabes, el amor es una flor que debes dejar crecer.” (“Mind games”, 1973). | Foto: Archivo

Telesur  -   8 diciembre 2016

Si la terrible noche del 8 de diciembre de 1980 un asesino no hubiera disparado contra Lennon, hoy no se cumplieran 35 años de su perecimiento. Para conmemorar esta fecha, teleSUR propone algunos de los mejores fragmentos del líder de Los Beatles. 

Cuando Mark David Chapman apretó cinco veces el gatillo frente al edificio Dakota de Nueva York el 8 de diciembre de 1980, asesinó a uno de los músicos más grandes de la historia, al símbolo de la irreverencia, a la estrella del espectáculo y al artista talentoso que se convirtió también en activista decidido.

Como suele suceder con los grandes cuando mueren, el fin de la vida física marcó el inicio del mito, y John Lennon se convirtió, desde entonces, en una de las estrellas más homenajeadas en el olimpo universal de la música.

Así lo demostraron los millones de personas que alrededor del orbe guardaron 10 minutos de silencio el 14 de diciembre de 1980 en honor al líder de la famosa banda Los Beatles, quien invitó a imaginar un mundo sin fronteras con todas las personas viviendo en paz. 

Si aquella terrible noche el asesino no hubiera disparado, hoy no se cumplieran 35 años de su muerte. Tal vez su fructífera obra, que dio origen a ese fenómeno mundial conocido como beatlemanía, hubiera sumado nuevas piezas para goce de sus seguidores.

Estatua de Lennon en un parque de La Habana, Cuba. 

Pero, aunque desde aquel día los millones de amantes del cuarteto de Liverpool vieron rotas sus esperanzas de ver reunido nuevamente al grupo, ni Chapman ni nadie les pudo quitar la magia de las canciones, esas en las que John se enfrenta al establishment, pide una oportunidad para la paz y recuerda, constantemente, que todo lo que se necesita es amor. 

Este martes teleSUR se une a la celebración por el 75 aniversario de su nacimiento, y lo recuerda con algunos fragmentos de sus canciones: 

- “La vida es lo que te pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes." (“Beautiful Boy”, 1980)

- “Vivir es fácil con los ojos cerrados, entendiendo mal todo lo que se ve.”(“Strawberry Fields Forever”, 1968)

- "Es verdad que el orgullo viene antes de una caída. Te lo estoy diciendo para que no vayas a perderlo todo.” (“I'm a Loser”, 1964)

- “Todo lo que decimos es démosle una oportunidad a la paz.” (“Give peace a chance”, 1970)

- “Puedes decir que soy un soñador, pero no soy el único, espero que algún día te unas a nosotros.” (“Imagine”, 1971)

- “Estoy enfermo de escuchar a ignorantes, miopes, hipócritas intolerantes. Lo que quiero es la verdad. Solo dame la verdad.” (“Gimme some truth”, 1971)

- “Dios es un concepto por el cual medimos nuestro dolor.” (“God”, 1970)

- “El amor es la respuesta y tú de seguro la sabes, el amor es una flor que debes dejar crecer.” (“Mind games”, 1973) 


Un sismo de magnitud 6,8 sacude la costa de California

RT  -   8 dic 2016 15:11 GMT

El terremoto se ha producido a 165 kilómetros al este de la ciudad de Ferndale, ubicada en el condado de Humboldt.

usgs.gov

El Servicio Geológico de EE.UU. (USGS, por las siglas en inglés) informa que un terremoto de magnitud 6,8 ha sacudido la costa del estado estadounidense de California.

Según el USGS, el temblor, registrado a las 14:49 (hora UTC), se produjo a 10 kilómetros de profundidad y a 165 kilómetros al este de la ciudad de Ferndale, ubicada en el condado de Humboldt.

Hasta el momento no se han reportado víctimas ni daños materiales.

Más información en breve.

Fidel Castro y la represión contra los intelectuales

La dictadura mediática en la era de la post-verdad

Ignacio Ramonet

Tomado de Rebelión – 08-12-16

La muerte de Fidel Castro ha dado lugar -en algunos grandes medios- a la difusión de cantidad de infamias contra el Comandante cubano. Eso me ha dolido. Sabido es que lo conocí bien. Y he decidido por tanto aportar mi testimonio personal. Un intelectual coherente debe denunciar las injusticias. Empezando por las de su propio país.

Cuando la uniformidad mediática aplasta toda diversidad, censura cualquier expresión divergente y sanciona a los autores disidentes es natural, efectivamente, que hablemos de ‘’represión’. ¿Cómo calificar de otro modo un sistema que amordaza la libertad de expresión y reprime las voces diferentes ? Un sistema que no acepta la contradicción por muy argumentada que sea. Un sistema que establece una ’verdad oficial’ y no tolera la transgresión. Semejante sistema tiene un nombre, se llama : ‘tiranía’ o ‘dictadura’. No hay discusión.

Como muchos otros, yo viví en carne propia los azotes de ese sistema... en España y en Francia. Es lo que quiero contar.

La represión contra mi persona empezó en 2006, cuando publiqué en España mi libro « Fidel Castro. Biografía a dos voces » -o « Cien horas con Fidel »- (Edit. Debate, Barcelona), fruto de cinco años de documentación y de trabajo, y de centenares de horas de conversaciones con el líder de la revolución cubana. Inmediatamente fui atacado. Y comenzó la represión. Por ejemplo, el diario « El País » (Madrid), en el que hasta entonces yo escribía regularmente en sus páginas de opinión, me sancionó. Cesó de publicarme. Sin ofrecerme explicación alguna. Y no sólo eso, sino que –en la mejor tradición estalinista- mi nombre desapareció de sus páginas. Borrado. No se volvió a reseñar un libro mío, ni se hizo nunca más mención alguna de actividad intelectual mía. Nada. Suprimido. Censurado. Un historiador del futuro que buscase mi nombre en las columnas del diario « El País » deduciría que fallecí hace una década...

Lo mismo en « La Voz de Galicia », diario en el que yo escribía también, desde hacía años, una columna semanal titulada « Res Publica ». A raiz de la edición de mi libro sobre Fidel Castro, y sin tampoco la mínima excusa, me reprimieron. Dejaron de publicar mis crónicas. De la noche a la mañana : censura total. Al igual que en « El País », ninguneo absoluto. Tratamiento de apestado. Jamás, a partir de entonces, la minima alusión a cualquier actividad mía.

Como en toda dictadura ideológica, la mejor manera de ejecutar a un intelectual consiste en hacerle ‘desaparecer’ del espacio mediático para ‘matarlo’ simbólicamente. Hitler lo hizo. Stalin lo hizo. Franco lo hizo. Los diarios « El País » y « La Voz de Galicia » lo hicieron conmigo.

En Francia me ocurrió otro tanto. En cuanto las editoriales Fayard y Galilée editaron mi libro « Fidel Castro. Biographie à deux voix » en 2007, la represión se abatió de inmediato contra mí.

En la radio pública « France Culture », yo animaba un programa semanal, los sábados por la mañana, consagrado a la política internacional. Al publicarse mi libro sobre Fidel Castro y al comenzar los medios dominantes a atacarme violentamente, la directora de la emisora me convocó en su despacho y, sin demasiados rodeos, me dijo : « Es imposible que usted, amigo de un tirano, siga expresándose en nuestras ondas. » Traté de argumentar. No hubo manera. Las puertas de los estudios se cerraron por siempre para mí. Ahí también se me amordazó. Se silenció una voz que desentonaba en el coro del unanimismo anticubano.

En la Universidad Paris-VII, yo llevaba 35 años enseñando la teoría de la comunicación audiovisual. Cuando empezó a difundirse mi libro y la campaña mediática contra mí, un colega me advirtió : « ¡Ojo ! Algunos responsables andan diciendo que no se puede tolerar que ‘el amigo de un dictador’ dé clases en nuestra facultad... » Pronto empezaron a circular por los pasillos octavillas anónimas contra Fidel Castro y reclamando mi expulsión de la universidad. Al poco tiempo, se me informó oficialmente que mi contrato no sería renovado... En nombre de la libertad de expresión se me negó el derecho de expresión.

Yo dirigía en aquel momento, en París, el mensual « Le Monde diplomatique », perteneciente al mismo grupo editorial del conocido diario « Le Monde ». Y, por razones históricas, yo pertenecía a la ‘Sociedad de Redactores’ de ese diario aunque ya no escribía en sus columnas. Esta Sociedad era entonces muy importante en el organigrama de la empresa por su condición de accionista principal, porque en su seno se elegía al director del diario y porque velaba por el respeto de la deontología profesional.

En virtud de esta responsibilidad precisamente, unos días después de la difusión de mi biografía de Fidel Castro en librerías, y después de que varios medios importantes (entre ellos el diario « Libération ») empezaran a atacarme, el presidente de la Sociedad de Redactores me llamó para transmitirme la « extrema emoción » que, según él, reinaba en el seno de la Sociedad de Redactores por la publicación del libro. « ¿Lo has leído ? », le pregunté. « No, pero no importa -me contestó- es una cuestión de ética, de deontología. Un periodista del grupo ‘Le Monde’ no puede entrevistar a un dictador. » Le cité de memoria una lista de una docena de auténticos autócratas de África y de otros continentes a los que el diario había concedido complacientemente la palabra durante décadas. « No es lo mismo -me dijo- Precisamente te llamo por eso : los miembros de la Sociedad de Redactores quieren que vengas y nos des una explicación. » « ¿Me queréis hacer un juicio ? Un ‘proceso de Moscú’ ? Una « purga » por desviacionismo ideológico ? Pues vais a tener que asumir vuestra función de inquisidores y de policías políticos, y llevarme a la fuerza ante vuestro tribunal. » No se atrevieron.

No me puedo quejar ; no fui encarcelado, ni torturado, ni fusilado como le ocurrió a tantos periodistas e intelectuales bajo el nazismo, el estalinismo o el franquismo. Pero fui represaliado simbólicamente. Igual que en « El País » o en « La Voz », me « desaparecieron » de las columnas del diario « Le Monde ». O sólo me citaban para lincharme.

Mi caso no es único. Conozco -en Francia, en España, en otros países europeos-, a muchos intelectuales y periodistas condenados al silencio, a la ‘invisibilidad’ y a la marginalidad por no pensar como el coro feroz de los medios dominantes, por rechazar el ‘dogmatismo anticastrista obligatorio’. Durante decenios, el propio Noam Chomsky, en Estados Unidos, país de la « caza de brujas », fue condenado al ostracismo por los grandes medios que le prohibieron el acceso a las columnas de los diarios más influyentes y a las antenas de las principales emisoras de radio y televisión.

Esto no ocurrió hace cincuenta años en una lejana dictadura polvorienta. Está pasando ahora, en nuestras ‘democracias mediáticas’. Yo lo sigo padeciendo en este momento. Por haber hecho simplemente mi trabajo de periodista, y haberle dado la palabra a Fidel Castro. ¿ No se le da acaso, en un juicio, la palabra al acusado ? ¿Por qué no se acepta la versión del dirigente cubano a quien los grandes medios dominantes juzgan y acusan en permanencia?

¿ Acaso la tolerancia no es la base misma de la democracia ? Voltaire definía la tolerancia de la manera siguiente : « No estoy en absoluto de acuerdo con lo que usted afirma, pero lucharía hasta la muerte para que tenga usted el derecho de expresarse. » La dictadura mediática, en la era de la post-verdad, ignora este elemental principio.