domingo, 4 de diciembre de 2016

CUBA, BALUARTE DE LA DIGNIDAD Y LA SOLIDARIDAD

Por Pedro Martínez Pírez

Noventa años, tres meses y doce días vivió Fidel Castro, un cubano que consagró su vida a la defensa de la independencia y la soberanía de Cuba, e hizo del internacionalismo y la solidaridad una práctica que hoy el mundo reconoce.

Y durante los nueve días de Duelo Nacional después de su fallecimiento en La Habana, la inmensa mayoría del pueblo cubano y personalidades de los cinco continentes le rindieron honores en intensas jornadas iniciadas en la Plaza de la Revolución de La Habana y continuadas a lo largo de un recorrido hasta la ciudad de Santiago de Cuba, donde este domingo 4 de diciembre, fueron depositadas sus cenizas en una tumba que semeja una gran roca blanca en el cementerio Santa Ifigenia, muy cerca de donde reposan los restos del Apóstol José Martí, su gran inspirador.

Fidel falleció en La Habana el día exacto en que se cumplían sesenta años de su partida del puerto mexicano de Tuxpan, al frente de los 82 expedicionarios del yate Granma que desembarcaron en condiciones muy difíciles el 2 de diciembre de 1956, y que lograron dar inicio a una lucha que culminó en la victoria del primero de enero de 1959.

La ciudad que desde ayer guarda sus restos, Santiago de Cuba, es la misma que el 26 de julio de 1953, en el año del centenario del nacimiento en La Habana del Apóstol José Martí, lo vio encabezar la histórica gesta del asalto revolucionario al Cuartel Moncada.

Han sido tristes estas nueve jornadas de Duelo Nacional, pero los propios cubanos, a lo largo y ancho de todo el archipiélago han vibrado de patriotismo y han reafirmado los ideales proclamados por Fidel, y han podido comprobar, por la presencia de dignatarios y personalidades de los cinco continentes, y diversas ideologías, que Cuba no está sola, sino muy bien acompañada, para enfrentar los nuevos desafíos que puedan presentarse a partir ahora, cuando ya no está físicamente el líder que hizo de su pequeña nación un sólido baluarte de la dignidad y la solidaridad entre los pueblos del mundo.

La Habana, 5 de diciembre de 2016.


LAS RAICES DEL TROMPISMO EN ESTADOS UNIDOS

Por Manuel E. Yepe

La, para muchos, sorprendente elección de Donald Trump en la presidencia de Estados Unidos ha inducido múltiples interrogantes y elaboraciones acerca de los orígenes de lo que ya se conoce como el “trompismo”, matizado ahora por la personalidad y el estilo autoritario del Presidente electo que han comenzado a ponerse de manifiesto en  la selección de su equipo de gobierno.

El periodista James Ridgeway, de Washington DC, manifestó su criterio al respecto en el último número de noviembre de la revista Counterpunch, al señalar que el programa político de Donald Trump promete una nueva dosis del virus  mortal de Reagan.

Ridgeway fija las raíces del trompismo en los tiempos en que se negociaban los tratados del Canal de Panamá en 1977 por el entonces presidente Jimmy Carter cuando una naciente nueva derecha estadounidense tomó como consigna la denuncia de que se estaba consumando una traición al interés nacional del país al “regalar” el canal a los panameños. Reagan se convirtió en la pieza central de ese movimiento ultraconservador que afirmaba que había llegado el momento de actuar contra tamaño “despojo”.

Heritage Foundation, un think tank de orientación republicana, comenzó a elaborar y hacer aprobar en el Congreso documentos sobre políticas nacionales con esa óptica conservadora. Surgieron nuevas caras en lo que sería el  germen del trompismo. La primera fue la de Newt Gingrich, de Georgia, quien pronto se estableció como líder de una nueva bancada posterior de la derecha en la Cámara del Congreso.

Los demócratas se burlaron de Gingrich en el Congreso y lo desdeñaron, considerándolo poco menos que un demente. Pero no pudieron reír por mucho tiempo.

Prontamente, Gingrich y sus seguidores encabezaron la toma del Congreso por la nueva derecha, creció grandemente su influencia en la Corte Suprema y comenzaron a materializar muchas de las ideas que llegarían a convertirse en lo que hoy se conoce como “la revolución de Reagan”, que se traduce en un incremento de la influencia de los militares y la expansión del desarrollo bélico, recortes en los presupuestos para objetivos sociales y para la atención de la salud, y la desregulación de los bancos, todo ello seguido por el desarrollo de un amenazante estado policial.

Según la apreciación de Ridgeway, los demócratas no se intranquilizaron, continuaron mofándose y, en cambio, pusieron toda su confianza en el ex presidente Bill Clinton, político inteligente que había venido en ascenso con su política de triangulación.

Clinton, en vez de atacar, forjó una alianza con el republicano Newt Gingrich que hizo viable en el legislativo el tratado del NAFTA, de integración comercial con Canadá y México, y varios acuerdos encaminados a la  desregulación de los bancos.

“¿Quién necesitaba enemigos cuando se tenía al partido rival cavando su propia tumba?”, ironiza Ridgeway acerca de este paso que serviría de estímulo estimuló al surgimiento del trompismo.

Fue a partir de entonces, y hasta hoy, que los demócratas quedaron indefensos ante los ataques contra sus políticas sociales. Ellos mismos habían creado las condiciones para que ahora no resultara difícil para Donald Trump atacar sus principales intereses enfocados hacia programas sociales, de salud, abortos, control federal de la educación y empleo. Clinton había dejado a su partido sin argumentos serios para su defensa.

Según Ridgeway, “Estados Unidos se halla empeñado en la construcción de una subcultura envuelta en una retórica de nacionalismo blanco.

Ambas partidos coinciden  en el propósito de recurrir al nativismo (política migratoria que favorece a los nativos sobre los inmigrantes) y apoyarse en esa política para detener, cachear y deportar gente bajo unas reglas de inmigración ligeramente desdibujadas que puedan proporcionar los contornos de una ideología que llene el hueco dejado por el anticomunismo tras el fin de la Guerra Fría.

A quienes les asuste el nacionalismo blanco –afirma Ridgeway- no tendrán más remedio que superarlo a base orgullo de su raza y su herencia. ¿Hitler? Está muerto y como diría Trump, “Hitler cometió algunos malos errores”.

En cuanto a la atención de la salud, ambos partidos se han adherido a lo que equivale a un acuerdo de largo alcance por evitar a toda costa cualquier cosa que se parezca a un control de precios de los medicamentos. De ese control se encargan los aseguradores y sus aliados en el jugoso negocio de los medicamentos, equipos médicos y prescripciones. En este terreno, el verdadero objetivo siempre ha sido en Estados Unidos usar el dinero del gobierno para aumentar la rentabilidad y hacer "engordar" a estas empresas.

El comercio bajo el NAFTA continuará con Trump. No estará el demócrata Clinton, pero sí el republicano Gingrich, hombre clave en la política de tratados comerciales. Es difícil imaginar a Gingrich involucrado en la cancelación de un acuerdo que él mismo negoció.

La Habana, Diciembre 1º de 2016

Exclusivo para el diario POR ESTO! de Mérida, México.


El dolor de Alicia Alonso

Al ser entrevistada por Granma, la Directora del Ballet Nacional de Cuba, mostró su pesar por la muerte de Fidel

4 de diciembre de 2016 01:12:56

Foto: Jose M. Correa

«No quiero hablar de Fidel porque lloro», me dijo Alicia y tuve que cambiar por un momento el tema de nuestra conversación.

—¿Cómo te llamas?, me preguntó.

—Amelia.

—¿Cómo?

—Amelia, como Amelia Peláez, la pintora.

—No —responde— Amelia como tú misma.

Me aprieta fuerte las manos. Tiene las manos suaves. Calientes. Es sábado 3 de diciembre y son las 7:23 p.m., Cuba entera se despide de Fidel.

***

Le pregunto, entonces, por la gala del 1ro. de Enero que cada año realiza el Ballet Nacional de Cuba.

«Es la gala tradicional dedicada al triunfo de la Revolución. Será en la sala García Lorca y vamos a reponer un clásico importante que es Cascanueces, que hace mucho tiempo no se hace. Además, en este 2017 la obra cumple 125 años de su estreno mundial», contesta.

Alicia lleva varios días tristes y casi no quiere hablar. Su esposo, Pedro Simón sigue el curso de la conversación y me explica que luego se harán varias temporadas en Cen­tro­amé­rica y Europa; que pronto cuatro parejas de jóvenes bailarines del Ballet estarán en Baja California con un programa combinado.

Quiero insistir y Pedro se da cuenta. «Fidel no se ha ido, seguimos con el mismo espíritu que él nos dejó, de trabajo y avance…, tenemos muchos bailarines jóvenes que están avanzando a pasos agigantados y esa es la línea», se adelanta a responderme.

Días antes, al conocerse el deceso del Comandante en Jefe, el Ballet Nacional de Cuba emitió un comunicado a nombre de la prima ballerina assoluta: «El legado histórico que nos deja, inmenso y abarcador, está también ampliamente representado en la cultura cubana. Por eso, por siempre y para siempre, decimos ¡Gracias Fidel!».

La propia Alicia, en ocasiones anteriores, había comentado la estrecha relación de Fidel con el Ballet.

«Fidel nunca dudaba. Siempre vio en el ballet un arte elevado, que el pueblo merecía conocer y disfrutar, así como su asimilación dentro de nuestra cultura nacional. Le parecía lo más lógico y natural del mundo. Él, como en todo, tenía una visión más amplia, de largo alcance. Su papel en la consolidación del arte del ballet en Cuba es muy importante y no solo por el apoyo material, que ofreció de inmediato, sino por su comprensión y entusiasmo hacia esa expresión artística».

Pero hoy Alicia no quiere hablar. El dolor la desgarra.

Le pedimos hacerle unas fotos. Accede. Le damos las gracias.

La visita es corta. Ha hablado poco. Me vuelve a apretar las manos. Lo ha dicho todo.

Antes de irme, giro la vista. Miro a Alicia. Está sentada con un periódico entre las manos. En la pared cuelga una foto suya con Fidel.

Alicia Alonso, directora del Ballet Nacional de Cuba. Foto: Jose M. Correa


ESTADOS UNIDOS SE DESDICE

Jorge Gómez Barata

“…No sé gran cosa de aranceles. Lo que sé es que cuando compro
una chaqueta en Inglaterra, yo me quedo con la chaqueta e Inglaterra
con el dinero. Si la compro en Estados Unidos, yo me quedo con la
chaqueta y Estados Unidos con el dinero…”

                                                                   Abraham Lincoln.      

Una misma generación vio a Estados Unidos imponer el libre comercio y luego el proteccionismo. ¿Cuál será la mejor opción?

La política acarrea sorpresas. La más reciente es la posición ante el libre comercio que anticipa el presidente electo Donald Trump. Se trata de un debate centenario que en América Latina adquirió intensidad cuando en 1992 Estados Unidos, México, y Canadá suscribieron el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que 13 años después George W Bush trató de extender a toda Latinoamérica mediante el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), rechazada por un importante sector de la izquierda regional. Extraña paradoja.

Los Estados Unidos son afortunados. Además de contar con inmensos territorios, que expandió constantemente, suelos feraces, mares y ríos ubérrimos, bosques inmensos, energía abundante y todos los recursos naturales necesarios para el desarrollo, fue conducido por una vanguardia revolucionaria que agrupó a las mentes políticamente más avanzadas de su tiempo, las que promovieron modelos políticos y economías liberales, basados en la limitación de las importaciones a lo imprescindible, y en el fomento del mercado interno. 

Al desarrollarse en el entorno del Nuevo Mundo, en el cual nunca ha existido ningún competidor, adoptó una estrategia basada en la autarquía, completada por un provechoso aislacionismo político, y un relativo proteccionismo económico, que no estorbó su comercio, la exportación de capitales y el intervencionismo en el aérea, ni obstaculizó las migraciones que trasladaron desde Europa las invenciones y la cultura operaria de la Revolución Industrial.

Al alcanzar la independencia los Estados Unidos se volvieron moderadamente proteccionistas, y así funcionaron durante sus primeros 150 años de vida independiente. Las guerras mundiales los convirtieron en el mayor tenedor de oro y exportador de armas, petróleo, automotores, aviones, alimentos, buques y maquinaria agrícola, posición complementada con la venta de patentes y material de alta tecnología.

El propósito de sostener la hegemonía en las condiciones de la economía global y del acceso masivo al consumo aconsejó cambiar los enfoques, y en el umbral de la Tercera Revolución Industrial, cuando todas las naciones del mundo pudieron ser asumidas como potenciales mercados, orientados por la doctrina neoliberal Estados Unidos apostó por el libre comercio, y en 1992 presionó para concertar su primer acuerdo de libre comercio que involucró a México.

Con el neoliberalismo instalado, el socialismo colapsado, la Unión Soviética fuera del juego, y Rusia en ruinas, Estados Unidos se apresuró a reconstruir su hegemonía, basada esta vez en el predominio militar, la influencia política, y el libre comercio, política que facilitó el movimiento de capitales que emigraron en busca de maximizar las ganancias, explotar mano de obra barata, lograr legislaciones laborales y ambientales permisivas, y copar los mercados emergentes.

Esa opción es hoy puesta en duda por Donald Trump, presidente electo de los Estados Unidos, que pretende desmontar una arquitectura mundial en la cual los ladrillos son millones de dólares. Mañana les contaré más. ¡Difícil tarea! Allá nos vemos.

La Habana, 04 de diciembre de 2016

……………………………………………………………………………
*Este artículo fue escrito para el diario mexicano ¡Por Esto! Al reproducirlo o citarlo, indicar esa fuente


CUBA .- EU.- CON TRUMP NOS ESPERAN NUEVAS SORPRESAS

Dr. Néstor García Iturbe

“La sensación de cumplir con el más sagrado de los deberes,
luchar contra el imperialismo donde quiera que esté”
Che

En varias oportunidades, durante la campaña electoral y después de terminad la misma, Donald Trump se ha referido a Cuba.

La última referencia, donde se manifestó contra la figura de nuestro Comandante en Jefe, además de irrespetuosa demuestra una total ignorancia y la facilidad con que puede ser engañado por lo peor del exilio cubano, que trata de influir en él, con el odio visceral que les ha provocado tantos años de lucha contra la Revolución Cubana y conocer como esta sigue adelante, con el apoyo de la casi totalidad del pueblo y del resto de los países del mundo.

La Mafia Cubano Americana, como la fiera moribunda, tira su último zarpazo.

Analicemos ahora, lo que está sucediendo en Estados Unidos mientras Donald Trump conforma su equipo de Gobierno.  Este equipo tiene como característica el estar formado por viejos halcones que tomarán las riendas de las agencias relacionadas con la Seguridad Nacional y un grupo de millonarios, quizás el mayor grupo de millonarios que en época alguna haya estado en el gabinete de un presidente. La forma de seleccionar su gabinete nos puede dar una idea de cómo y con qué propósitos se conducirán las acciones, tanto de política interna, como en política exterior.

Las promesas electorales de Trump, al igual que las que hicieron los otros presidentes que lo antecedieron, forman parte de la campaña electoral, de las maniobras para ganar esta y de la contienda con el otro aspirante. Ahora comienza la etapa de la verdad, algunas la cumplirá, otras las modificará y otras nunca llegará a cumplirlas, ese es el sistema.

Considero que el grado de cumplimiento será mayor en aquellas promesas relacionadas con la situación interna de Estados Unidos, la cual Trump conoce es explosiva. Su teoría y con la que debe convencer a otros miembros del establishment, es que debe darse un poco de las ganancias a la población estadounidense para mejorarle su nivel de vida o se provocaría una explosión social donde pudieran  perderlo todo, o ahogar la misma en sangre como lo hizo el “Brutal Dictador” que gobernaba Estados Unidos el 20 abril de 1914, donde la Guardia Nacional  abrió fuego de ametralladoras en Ludlow contra indefensos trabajadores, mujeres y niños que apoyaban la huelga que se había declarado  en las minas propiedad de la familia Rockefeller. Más de doscientos muertos.

Trump no puede hacer contra Cuba mucho más de lo que organizó George W. Bush con las Comisiones para la Cuba Libre entre 2004 y 2008 ni la acumulación de agresiones de todos los presidentes que lo antecedieron. A pesar de aquel barraje de hostilidad, por más de cincuenta años, Cuba sobrevivió.    El nacionalismo cubano, inspirado en las ideas de Martí, Fidel y otros que lucharon por la independencia de la Isla, ha probado saber derrotar toda esa política de agresión y sobrevivir, con dificultades, pero sin doblegarse.

Como el propósito de  nuestro trabajo es precisamente exponer la situación que pudiera encontrarse en las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos después de enero del 2017, trataremos de hacerlo utilizando el razonamiento más lógico posible, tomando en consideración lo que pudieran ser los intereses de ambos países y como se manifestarán estos.
Trataremos de hacer un análisis lo más objetivo posible. La objetividad nos permitió plantear el triunfo electoral de Trump, a pesar de existir indicios de que sus ideas siempre estarían al lado de la clase dominante estadounidense, a la cual él pertenece.

Durante su campaña, Trump decía lo que realmente pensaba una buena parte de la población de Estados Unidos , supo utilizar las necesidades y demandas de esta para ganarse su apoyo y ser la “gran esperanza blanca” que traería nuevamente un nivel de vida aceptable para la misma. Esto en cierta manera asustó al establishment que le negó  casi totalmente su apoyo, pero ahora todos vuelven a unirse y el establishment confía en que el nuevo presidente será uno de los tantos presidentes que ha pasado por la Casa Blanca.

El lema de su campaña presidencial, “Let´s Make America Great Again” no es solamente para los que en Estados Unidos viven en las peores condiciones, también es fuente de esperanza para los grandes intereses económicos de la nación.

Cómo hombre de negocio, e identificado con la situación económica real que sufre la mayoría del pueblo estadounidense, el 99 por ciento, considero existen posibilidades de que tome medidas tendientes a mejorar esta, entre las cuales pudieran incluirse algunas encaminadas a incrementar el comercio con Cuba, principalmente la eliminación del bloqueo.
La eliminación del bloqueo puede tener diferentes objetivos.

-Proporcionar a las empresas estadounidenses un nuevo mercado, tanto de suministros como para situar sus productos. Esto, además de tener un efecto sobre el desempleo, será una fuente de utilidades para los que participen en el intercambio comercial con la Isla.

-Internacionalmente será una acción que ha sido apoyada por la totalidad de los países del mundo en la Organización de las Naciones Unidas, por lo que permitirá mejorar la imagen externa de Estados Unidos.

-Es una acción solicitad de forma reiterada por Cuba, pero la decisión sobre la misma se tomará en el Congreso de Estados Unidos, en la forma que dicho Congreso desee y en los términos y plazo que el mismo determine, sin que Cuba intervenga.

-Será un nuevo y adicional mecanismo de lucha contra la Revolución Cubana, pues permitirá que más de un millón de estadounidenses visiten la Isla, trayendo su influencia política, se abrirán en Cuba oficinas de representación de cientos de empresas estadounidenses, algunas de las cuales servirán de fachada para el trabajo de la CIA contra nuestro país.

En cuanto al Turismo y otros negocios comenzará la dependencia cubana de las empresas estadounidenses con las cuales mantengan  relaciones comerciales. La prensa estadounidense tendrá las puertas abiertas para trabajar y difundir mentiras sobre las realidades de Cuba. Se ampliarán los intercambios de todo tipo y la filosofía de la Ley Torricelli con las acciones de People to People cubrirán todo el territorio nacional.

Con el levantamiento del bloqueo, Trump continuará las actividades de subversión político ideológica iniciadas por Obama y llevará estas a un grado superior. Ese es mi criterio y considero debemos prepararnos para esto.

Tenemos en nuestro poder las armas suficientes para la lucha, las ideas de Martí, Maceo, Céspedes,  Fidel,  Raúl y de tantos otros que luchan y lucharon por nuestra independencia, desde el indio Hatuey hasta los jóvenes que en estos dolorosos días gritan “YO SOY FIDEL”. Tenemos además  las otras armas, que no podemos olvidar nunca, por si es necesario utilizarlas.

La Habana, 2 de diciembre del 2016.

GRUPO EL HERALDO  sarahnes@cubarte.cult.cu


Fidel, ¡Hasta la victoria siempre!

Radio Rebelde - 2016-12-03 21:48:09 / web@radiorebelde.icrt.cu / Angélica Paredes López



Fidel está en Santiago y es inspiración para miles de cubanas y cubanos que otra vez se reunieron en la Plaza de la Revolución Mayor General Antonio Maceo. Parece que el Comandante va a hablar, porque la multitud es inmensa, mucho más que aquel día de su inauguración el 14 de octubre de 1991, con la presencia del líder de la Revolución.

Miles de santiagueros, acompañados por compatriotas de las provincias orientales, así como de Camagüey, dan la bienvenida, no el adiós, al Comandante invicto que sigue pasando revista a cada misión cumplida, a cada combate todavía por librar.


Junto al Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, están los dirigentes del Partido, el Estado y el Gobierno, personalidades, líderes de la región latinoamericana y caribeña, y del continente africano, Héroes de la República de Cuba, combatientes cercanos a Fidel durante décadas de lucha revolucionaria.

Y en la primera línea, los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro; de Bolivia, Evo Morales; y de Nicaragua, Daniel Ortega. También lo acompañan su amigo de tantas batallas, el ex mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y la ex presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

Banderas cubanas y el brazalete rojo y negro del Movimiento 26 de julio colman e iluminan una Plaza enardecida y comprometida con el futuro de Cuba.


El primer orador fue el Secretario General de la Central de Trabajadores de Cuba, (CTC), Ulises Guilarte De Nacimiento, quien calificó a Fidel como el gigante político del siglo XX; entretanto llamó a fortalecer la unidad de la clase obrera cubana inspirada en el ejemplo del líder de la Revolución. “De él aprendimos que sólo los que luchan tienen derecho a triunfar”, destacó.

“Su obra estará siempre viva en el corazón de los trabajadores, con su lucha incansable usted nos ha demostrado que un mundo mejor es posible”, subrayó el dirigente sindical.


Por su parte, Rafael Santiesteban Pozo, Presidente de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), recordó la huella que deja Fidel en el campesinado cubano.

“Desde la Sierra Maestra los campesinos confiaron en Fidel”, evocó el presidente de la ANAP, quien destacó la Ley de Reforma Agraria firmada en 1959, “dando independencia y libertad a los hombres y mujeres del campo, acabando con los desalojos y latifundios”.

“Tu pensamiento siempre será faro y guía para los campesinos cubanos, estarás en el esfuerzo y sacrificio de cada jornada”, aseveró Santiesteban Pozo.


El General de División José Antonio Carrillo Gómez, presidente de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC), destacó su legado y enseñanza permanente.

Señaló que “la Revolución que soñó, inició y realizó, a la que dedicó sin descanso toda su vida, la llevaremos adelante con absoluta lealtad y unidad”.

Reafirmó que la mejor forma de rendir tributo a Fidel es mantener la unidad a cualquier precio. “Fidel quedará inscrito como hijo digno de la Patria. El ejemplo de Fidel se mantendrá como bandera de lucha y victoria”, concluyó.


Y en nombre de otra de las organizaciones que fundó Fidel para defender el país, habló el Coordinador Nacional de los Comités de Defensa de la Revolución, Carlos Rafael Miranda Martínez, quien expresó que “Fidel es Cuba”, y preguntó: ¿qué cubano no conserva para sí, en su casa, su trabajo o su altar personal, una foto de su líder?

“Sigue estando junto al pueblo, ese que convocó a unirse para fundar la organización y probar el valor de los cubanos frente a las amenazas de los enemigos de la naciente revolución”, enfatizó en nombre de los cederistas.

Añadió que “sus valores humanos son nuestro chaleco moral, son nuestros baluartes y los que nos impulsan a seguir luchando. Todos los cederistas somos Fidel, ocho millones de cubanos que estamos en los barrios, cuidando la unidad, como nos pidió siempre nuestro líder”.

Por su parte, la Secretaria General de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), Teresa Amarelle Boué, recordó que Fidel definió a la participación de las mujeres a partir de 1959, como “una Revolución dentro de la Revolución”.

“Con la conquista de una verdadera emancipación, por primera vez, las mujeres cubanas fuimos protagonistas de nuestro propio destino. La Revolución ha dignificado a las mujeres cubanas y nos ha llevado a sitiales más altos que ningún otro proceso nacional. Tú inmortalizaste el concepto de que cuando en un pueblo pelean los hombres y pueden pelear las mujeres, ese pueblo es invencible”, aseveró.



En una noche conmovedora de recordación permanente a Fidel, el intelectual Miguel Barnet, presidente de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, (UNEAC) lamentó profundamente la ausencia física de Fidel, “un hombre que rompió el esquema del político tradicional con una estatura de gigante quien definió para nuestro país un nuevo concepto de nación”.

“Fidel fue a las raíces de la historia para extraer su savia. Fue un incansable luchador por la paz, con una ética acompañada de una dignidad a toda prueba que lo convirtió en un referente para Latinoamérica. Ningún contemporáneo puede medirse con él. Fue a las raíces de la historia para nutrirse de ella. Fue líder por vocación martiana y ejemplo para sus coetáneos”, aseguró el intelectual cubano.

Barnet dijo que “Nada lo detuvo. Ni las contingencias de un revés militar. Desde siempre fue artífice de la unidad. Nadie lo superó, ni su más acérrimo enemigo, porque combinó sus habilidades de estratega militar con su amplia cultura con lo cual le dio a la Revolución cubana gran dimensión en el mundo. Su visión geopolítica fue su arma más eficaz para enfrentar todas las armas del enemigo”.


En representación de los estudiantes de la enseñanza superior pronunció su intervención Jennifer Bello Martínez, Presidenta de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU).

“Reunidos en esta Plaza le decimos hasta siempre al quijote de todos los tiempos, al revolucionario completo, al padre, el hermano, al amigo de la universidad, de los estudiantes, su pueblo de América Latina y de todos los luchadores por las causas justas”, exclamó.

La líder estudiantil universitaria afirmó que “Fidel dejó en nosotros el aliento para seguir existiendo y batallando. En la Universidad se formó. Difícil resultará alejarnos de las historias que tejió con su presencia en la Universidad de La Habana”.

Agregó que “Fidel, para los estudiantes cubanos, simboliza fuerza, energía. La necesidad de sentirlo se ha acrecentado en estos días, pero dejó con nosotros el aliento para seguir batallando. En la universidad se hizo revolucionario, en la misma universidad donde hoy los jóvenes se forman en permanente compromiso social. Allí no solo se hizo martiano, marxista y revolucionario sino que forjó la libertad de todo el pueblo”.

“Fidel está y estará, porque el Comandante en Jefe somos todos. No dejaremos caer jamás la espada y la bandera. Los universitarios no le fallaremos. Las universidades cubanas son nuestro Moncada, nuestra Sierra, nuestro Girón…. Ante usted, Comandante, que nos alienta, queremos ratificar que seremos fieles”, concluyó la Presidenta de la FEU.



El mensaje de la juventud cubana, en la que siempre confió Fidel, fue trasmitido por Susely Morfa González, primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

“Los pueblos del planeta hemos aprendido de nuestro Comandante en Jefe. Aprendimos que los principios no se negocian, que el antiimperialismo es la esencia de nuestras luchas, que todas las glorias del mundo caben en un grano de maíz y que no debemos mentir jamás”, dijo la líder de la UJC.

Precisó que “las nuevas generaciones de cubanos ratificamos que jamás dejaremos de ser fieles a su legado. Hoy debemos decir que los niños, jóvenes y adolescentes aspiramos a ser como Fidel”.

“Esta juventud es fruto de tu lucha, asumimos una sola orden, cuidar la revolución y juramos luchar mientras exista imperialismo”, concluyó Susely Morfa.


Y cerrando la sobrecogedora jornada, mientras Santiago exclamaba Raúl, Raúl, Raúl… el presidente cubano, General de Ejército Raúl Castro Ruz, ocupó el podio en la Plaza de la Revolución Antonio Maceo.

Habló con el dolor de la pérdida del Líder, el Jefe, el Hermano; pero con la entereza del hombre valiente que seguirá guiando a todo un pueblo.

Confirmó que este domingo las cenizas de Fidel serán inhumadas en una sencilla ceremonia en el cementerio Santa Ifigenia, cerca de José Martí y sus compañeros del Moncada, la Sierra Maestra, la Clandestinidad y las luchas internacionalistas. A pocos pasos se encuentran las tumbas de Carlos Manuel de Céspedes y la legendaria Mariana Grajales. Allí también está el panteón con los restos del inolvidable Frank País, asesinado por esbirros de la tiranía batistiana con apenas 22 años.

Raúl recordó las jornadas de tristeza y dolor que hemos vivido los cubanos. Subrayó que “desde que se conoció ya tarde en la noche del 25 de noviembre la noticia del deceso del Líder Histórico de la Revolución Cubana, el dolor y la tristeza se adueñaron del pueblo, que demostró entereza, convicción patriótica, disciplina y madurez al acudir de forma masiva a las actividades organizadas y al hacer suyo el concepto de Revolución expuesto por Fidel el primero de mayo del año 2000”.

“En medio del dolor de esas jornadas nos hemos sentidos reconfortados y orgullosos, una vez más por la impresionante reacción de los niños y jóvenes cubanos que reafirman su disposición a ser fieles continuadores de los ideales del Líder de la Revolución”, aseveró Raúl.

También expresó que “fiel a la ética martiana de que toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz, el Líder de la Revolución rechazaba el culto a la personalidad y fue consecuente con esa actitud”.


Insistió Fidel en que “una vez fallecido, su nombre y su figura nunca fueran utilizados para nombrar plazas, avenidas, calles y otros sitios públicos, así como erigir bustos y estatuas u otras formas similares”.

“En correspondencia- aseguró Raúl- presentaremos al próximo período de sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, las propuestas legislativas requeridas para que prevalezca su voluntad”.

Raúl evocó que “el 26 de julio de 1989, en la ciudad de Camagüey, el Comandante en Jefe predijo con dos años y medio de antelación, la desaparición de la URSS y el campo socialista y aseguró ante el mundo que, si se dieran esas circunstancias, Cuba continuaría defendiendo las banderas del socialismo”.

“La autoridad de Fidel y su relación entrañable con el pueblo fueron determinantes para la heroica resistencia del país en los dramáticos años del período especial”, destacó el General de Ejército.

“En ese entonces- recordó Raúl-pocos apostaban por nuestra capacidad de resistir y vencer, ante el reforzado cerco enemigo. Sin embargo, nuestro pueblo bajo la conducción de Fidel, dio una lección de firmeza y lealtad a los principios de la Revolución”.



Raúl aseveró que “Fidel nos demostró que sí se podía llegar a las costas en el Yate Granma, que sí se podía resistir al enemigo, al hambre y al frío; organizar un ejército revolucionario en la Sierra Maestra tras la debacle de Alegría de Pío; que sí se podían abrir nuevos frentes guerrilleros en oriente; que sí se podía derrotar con 300 fusiles la ofensiva de más de 10 000 soldados; que sí se podía repetir la epopeya de Maceo y Gómez con las columnas del Che y Camilo hacia el occidente de la isla; que sí se podía con el respaldo de todo el pueblo derrotar a la tiranía batistiana”.

“Aquel que nos enseñó que sí se podía derrotar en 72 horas o menos la invasión de Playa Girón y proseguir la campaña de analfabetismo como se logró; que sí se podía proclamar el carácter socialista de la Revolución a 90 millas del imperio cuando sus naves avanzaban hacia Cuba tras las tropas mercenarias; que sí se podía mantener con firmeza los principios de nuestra soberanía; sin temer a los chantajes estadounidense en la crisis de los misiles; que sí se podía enviar ayuda solidaria a otros pueblos hermanos en lucha contra la opresión colonial y la agresión externa y el racismo; que sí se podía derrotar a los racistas surafricanos, salvando la integridad territorial del Angola y forzando la independencia de Namibia”, enfatizó el presidente cubano.

Raúl sostuvo que “la permanente enseñanza de Fidel es que sí se puede; que el hombre es capaz de sobreponerse a las más duras condiciones si no desfallece su voluntad de vencer, hace una evaluación de cada situación y no renuncia a sus nobles y justos principios”.


Y Raúl concluyó: “Ante los restos de Fidel, en la Plaza de la Revolución Mayor General Antonio Maceo, en la heroica ciudad de Santiago de Cuba, juramos defender la patria y el socialismo, y juntos reafirmamos la sentencia del Titán de Bronce: “Quien intente apropiarse de Cuba recogerá el polvo de su tierra anegado en sangre, sino perece en la lucha “.

“Fidel, Fidel, ¡Hasta la victoria siempre!”, exclamó Raúl.

Y “Fidel es Raúl” coreó el pueblo en la Plaza Mayor General Antonio Maceo tras concluir el discurso el presidente de Cuba. “Raúl, amigo, el pueblo está contigo”, continuaron exclamando miles de santiagueros reunidos para rendir tributo a Fidel.

Las notas del Himno del 26 de Julio cerraron el acto multitudinario, el más doloroso que nos ha tocado vivir, pero con la gloria y el honor de ser hijos eternos de Fidel.


Venezuela en ejercicio de la Presidencia Pro-Témpore denuncia intención de suspenderla del Mercosur (COMUNICADO OFICIAL)


REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
MINISTERIO DEL PODER POPULAR
PARA RELACIONES EXTERIORES
COMUNICADO

La República Bolivariana de Venezuela, en pleno ejercicio de la Presidencia Pro-Témpore del MERCOSUR, rechaza y denuncia ante la comunidad internacional, muy particularmente ante los pueblos que integran el MERCOSUR, el grave ilícito fraguado por cuatro (04) Cancilleres del bloque, que pretenden imponer una fraudulenta suspensión a los derechos legítimos de Venezuela como Estado Parte, mediante falsos supuestos preconcebidos para agredir y hostigar a nuestro país.

La pretendida sanción no tiene sustento legal válido, carece de procedimiento jurídico expreso y de un cuerpo colegiado competente para decidir. Un grupo de Cancilleres confabulados para tramar un fraude contra la institucionalidad mercosuriana no puede sustituir su legalidad, en franco abuso de poder mediante la invención de sanciones que no existen en ninguna norma del bloque, al peor estilo unilateral, autoritario y antidemocrático. Tan grosera y ordinaria actuación solo encuentra explicación en el mandato imperial que cumplen los cancilleres contra Venezuela.

Los cuatro ministros están tan conscientes de que la normativa de MERCOSUR no les autoriza a tomar tan írrita decisión, que durante estos meses han saltado del forjamiento de una a otra excusa antijurídica para procurarse un sustento de su engaño, por lo que han terminado en el absurdo extremo de invocar la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, a sabiendas que no aplica a Venezuela por no ser signataria de este instrumento.

Los cancilleres confabulados en realidad enmascaran su profunda intolerancia política e ideológica contra la Revolución Bolivariana, y su modelo integracionista y unionista. Han buscado soliviantar a la opinión pública internacional, para dañar a Venezuela, aún a costa de golpear el proceso de integración y a la propia organización.

Venezuela no sólo ha cumplido ostensiblemente con el marco normativo mercosuriano incorporando en apenas cuatro (04) años el noventa y cinco por ciento (95%) de las normas, sino que lo ha hecho con mayor eficiencia que el resto de los países, que en veinticinco (25) años desde su fundación, ni siquiera se acercan a nuestro porcentaje de internalización normativo. Si fueran al menos coherentes con sus propias mentiras, debieran primero suspenderse a sí mismos, dado su extravagante y escandaloso retraso en la incorporación de las normas.

La República Bolivariana de Venezuela rechaza y denuncia este acto arbitrario y fraudulento que constituye una grave infracción internacional. Venezuela sigue y seguirá ejerciendo todos sus derechos como Estado Parte del MERCOSUR por mandato de la ley, y exige a los cuatro Gobiernos que dejen de eludir los procedimientos legales y se avoquen al cumplimiento del mecanismo de Negociaciones Directas contemplado en el Tratado de Olivos para la Solución de Controversias, como mecanismo de diálogo y negociación política.

A los gobiernos que asumen la ilegalidad e intolerancia como conducta, decimos que la verdad se impondrá y la historia será una vez más testigo de su derrota.

A los pueblos del Sur, manifestamos nuestro compromiso con una mayor integración, con el respeto a la consolidación del MERCOSUR y los llamamos a mantenerse alertas frente a este nuevo ataque en contra del espíritu Bolivariano.

"Seguramente la unión es la que nos hace falta para completar la obra de nuestra regeneración".
Simón Bolívar
Caracas, 3 de diciembre de 2016



Conoce las actividades culturales de la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en El Salvador en su fanpage de Facebook "Cultura de Venezuela en El Salvador" y síguenos en nuestro Twitter: @embavenezSV
----------------------------------------------
Antonio Núñez Aldazoro
Consejero (Educación, Cultura y Comunicación)
Embajada de la República Bolivariana de Venezuela
+503-22633981 (telf.) +503-22110027 (fax)
Calle Maquilishuat. No. 28. Colonia Maquilishuat, San Salvador.