viernes, 2 de diciembre de 2016

Fidel, Trump y el liderazgo político

Por Roberto M. Yepe Papastamatin*

El fallecimiento de Fidel Castro es un colofón dramático de uno de los rasgos más notables de la política mundial durante los últimos años: la escasez de líderes capaces de motivar y movilizar a millones de personas, extrayendo de ellas actitudes solidarias para lograr hazañas colectivas. Fue precisamente eso lo que logró Fidel con la campaña masiva que eliminó el analfabetismo en Cuba, con la fulminante victoria en Playa Girón y con la solitaria resistencia del proceso revolucionario cubano durante la década de los noventa del pasado siglo, cuando los socialismos oficiales del este europeo se desmoronaron, por solo mencionar tres ejemplos.

Se trata de una crisis de liderazgo de alcance mundial. En ese contexto, hasta fecha reciente, América Latina fue una región excepcionalmente privilegiada. Junto a la resistencia de Cuba, la sucesiva ascensión al gobierno de los movimientos políticos encabezados por Hugo Chávez, Luiz Inácio Lula da Silva, Néstor Kirchner, Tabaré Vázquez, Evo Morales, Rafael Correa y Daniel Ortega permitió lograr innegables avances económicos, sociales y políticos en los países beneficiados por esta onda antineoliberal, alcanzando así la democracia y los derechos humanos niveles sin precedentes históricos en esta zona geográfica, que en estos momentos corren el riesgo de ser revertidos.

La falta de líderes políticos inspiradores es particularmente aguda en los Estados Unidos y Europa occidental. Dejando de lado cualquier preferencia política o ideológica, cabría preguntarse dónde están los Franklin D. Roosevelt, los Winston Churchill y los Charles de Gaulle contemporáneos que permitan apreciar la abismal diferencia existente entre los verdaderos estadistas y los meros administradores tecnócratas, fríos e insípidos, que proliferan lo largo y ancho del planeta.

El caso de los Estados Unidos merece una consideración especial. Tal vez Barack Obama sea el mejor presidente que el sistema político norteamericano es capaz de producir en la actualidad. Su decisión de cambiar la política hacia Cuba requirió de mucho coraje político y, posiblemente, representó el punto más alto de su presidencia. De manera general, sin embargo, su gestión gubernamental no satisfizo las enormes esperanzas de gran parte de los motivados votantes que lo condujeron a la presidencia. Como decía Fidel -según ha contado Cristina Fernández de Kirchner en un excelente artículo-, el gobierno de los Estados Unidos es un sistema, no un presidente.

Ahora, con Donald Trump, somos testigos estupefactos del ascenso a la presidencia de la principal potencia mundial de un personaje impresentable, cargado de todos los atributos que no debería tener ningún verdadero líder político. De hecho, tal parece la encarnación perfecta del antilíder.

Con la absoluta bajeza moral que lo caracteriza y de una manera despreciable, Trump ha arremetido contra la figura de Fidel en ocasión de su fallecimiento. La coincidencia temporal del deceso de Fidel con el proceso de asunción presidencial de Trump es como una jugarreta del destino indicativa de cuán bajo puede caer la calidad de los líderes políticos en tiempos de exaltación del materialismo consumista y la frivolidad.

Sin embargo, incluso en una coyuntura tan oscura, puede haber espacio para el optimismo. Es muy probable que, más temprano que tarde, si Trump intentara implementar en la práctica varias de sus promesas electorales, estará cavando su propia tumba política. Muy rápidamente constatará que las duras realidades de la conducción gubernamental serán impermeables a su temperamento de multimillonario caprichoso, y siempre llevará la pesada carga de ilegitimidad derivada del hecho de haber llegado a la presidencia sin el respaldo del voto popular. Por otra parte, debe tenerse en cuenta que los Estados Unidos son una sociedad compleja, diversa y en evolución, con potencial para generar resistencias y contrapesos frente a fuerzas extremistas de manera relativamente rápida. La movilización de la derecha más cavernaria que ha hecho posible la victoria de Trump coexiste con un indudable ascenso de movimientos progresistas, sobre todo entre los jóvenes, que impulsaron de manera entusiasta la candidatura de Bernie Sanders, un veterano político autodefinido como socialista, y que no se sintieron representados con Hillary Clinton.

Así, terminada la temporada de retórica chocante y de fuegos artificiales, Donald Trump tendrá cuatro años para demostrar a qué vino. Mientras tanto, y por siempre, Fidel Castro será extrañado, incluso por sus más acérrimos enemigos, aunque no quieran confesarlo.

La Habana, 01 de diciembre de 2016

* Politólogo y jurista. Autor del blog Alertas estratégicas. Profesor del Instituto Superior de Relaciones Internacionales “Raúl Roa García”

Dilma y Lula asistirán a homenaje a Fidel en Santiago de Cuba

El líder cubano murió el pasado viernes en La Habana y para honrarlo en Cuba se decretó un luto de nueve días que terminará en la medianoche del 4 de diciembre. | Foto: PT

Telesur -  1 diciembre 2016

Ambos políticos lamentaron la muerte del  líder revolucionario, quien falleció el pasado viernes 25 de noviembre a los 90 años.

La presidenta electa de Brasil Dilma Rousseff y el expresidente Luis Inácio Lula da Silva, participarán en el homenaje al líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, que se realizará el próximo sábado 3 y  domingo 4 de diciembre en el Cuartel Carlos Manuel de Céspede en Santiago de Cuba, donde descansarán sus restos.

Rousseff destacó que el líder cubano era uno de los más importantes de la política contemporánea y "un visionario que cree en la construcción de una sociedad fraterna y justa, libre de hambre y explotación, una América Latina unida y fuerte".

Fidel era "el más grande de toda América Latina. Para las personas de nuestro continente y de los trabajadores de los países más pobres, especialmente para los hombres y las mujeres de mi generación, Fidel siempre ha sido una voz de lucha y esperanza", expresó el exmandatario brasileño Lula da Silva.


FIDEL, EL HOMBRE MAS GRANDE DE LA HISTORIA: EN MI VIDA Y MIS VIVENCIAS

Por Humberto Pérez

Nos enfrentamos en estos momentos a un hecho que nos impacta con la anonadante fuerza de lo inesperado, no obstante que desde hace algún tiempo era esperado a la vez que deseábamos más que creíamos que fuera posible posponer indefinidamente su realidad.

En estas circunstancias pudiéramos intentar escribir sobre cualquiera de las múltiples facetas de la extraordinaria figura de Fidel y dentro de la infinita diversidad de temas que su vida motiva.

Cumplió con creces con su vida y con su obra los principios y propósitos éticos y revolucionarios que nos legó Martí haciendo buenos los versos del poeta cuando escribió ¨Te lo prometió Martí y Fidel te lo cumplió¨.

Desde su temprana juventud no miro de qué lado se vive mejor sino de qué lado está el deber, abandonando las perspectivas de fortuna y vida de comodidades y riquezas que le aseguraban las extensas propiedades y amplios recursos materiales de su padre para entregarse a una vida de lucha, sacrificios y riesgos.

Como nadie echo su suerte del lado de los pobres de la tierra, de su país y del mundo.

Como nadie practico personalmente y al frente de su pueblo la filosofía de que patria es humanidad sobre todo en América, Asia y África. Llevo el internacionalismo y la solidaridad a cumbres tan hermosas y humanistas como las alcanzadas a través del contingente medico ¨Henry Reeve¨ y la ¨Misión Milagro¨.

Llevo a la practica con énfasis el apotegma de ser cultos para ser libres, desde la campaña de alfabetización realizada en Cuba en 1961, el posterior desarrollo de la educación y la cultura en nuestro país y en el exterior con el programa ¨yo sí puedo¨ para enseñar a leer y escribir a la población analfabeta y con contingentes de educadores en numerosos países.

Durante toda su vida baso su lucha en que ¨trincheras de ideas valen más que trincheras de piedras¨ pero a la vez manifestó un talento militar excepcional cuando fue necesario hacerla desde trincheras de piedra con las armas en la mano como lo demostró en las campañas guerrilleras de la Sierra Maestra, en Playa Girón y en Cuito Cuanabale en África.

Fue un Comandante invicto durante la larga epopeya de su vida por más de 60 años. La inicial y única derrota militar en El Moncada fue a la vez su primera victoria política y moral.

Enfrento victoriosamente al frente de su pueblo las agresiones y el bloqueo del imperio más grande de la historia, a solo 90 millas de nuestras costas y a través de 11 presidencias en E.U. que, por todos los medios, trataron de derrotarlo a él y a la Revolución que encabezaba.

Logro la supervivencia de la Revolución y de lo esencial de las conquistas sociales obtenidas, a partir de que se produjo el derrumbe del campo socialista europeo y de la URSS de quienes dependía un 80% de nuestra economía, con la simultanea acentuación del bloqueo de E.U. mediante las leyes Torricelli y Helms Burton y la llamada ¨Posición Única´´ de los países de la Unión Europea, lo que constituye  virtualmente un milagro económico social que solo pudo lograrse gracias a la genialidad, coraje, carisma y apoyo popular de un líder como él.

Estuvo siempre al frente y junto a su pueblo en los lugares de mayor peligro cuando se enfrentaban invasiones del enemigo o embates de las fuerzas naturales como, entre numerosos ejemplos, en los casos de Playa Girón, la Crisis de Octubre, el ciclón Flora y demás huracanes que afectaron a nuestro país.

Sus dotes sobresalientes y superiores de estadista, demostradas en todo momento, se pusieron de manifiesto de manera excepcional, como dijera el Che,  en los días ¨luminosos y tristes de la Crisis de Octubre¨.

Desde el triunfo de la Revolución y hasta sus últimos días Fidel ha sido la figura de más amplia, universal y prolongada presencia, influencia y permanencia en el escenario geopolítico mundial en toda la historia de la humanidad. Y además lo ha sido, caso único, como representante y defensor de los humildes del mundo. No encuentro a ninguna otra figura desde China, Grecia y hasta la actualidad que pueda comparársele.

No obstante, como ser humano, tuvo errores y él fue el primero en reconocerlos con encomiable valentía y honestidad en cada ocasión en que se percató de los mismos. Pero es de destacar que siempre fueron errores tras nobles objetivos, tratando con impaciencia de convertir en realidad lo más pronto posible sus sueños de justicia social, porque como dijera Martí de Marx, Fidel fue ¨un hombre comido por el ansia de hacer el bien´´ y para tratar de lograrlo estuvo siempre ¨empujando la historia¨, como acertadamente ha expresado un apreciado compañero de la Revolución.

Mas como dijera el propio Fidel: ¨Sin un poco de sueño y de utopía no habría revolucionarios¨.

De todo lo anterior pudiera escribirse in extenso. Pero otros muchos lo han hecho, lo han estado y continuaran haciéndolo con mayor dominio, acierto y cultura lingüística que yo.

Por ello he considerado que lo único en lo que pudiera aportar algo original e inédito acerca de esta figura difícilmente repetible que hemos perdido físicamente, y con ello contribuir modestamente  a perfilar su personalidad y cualidades, es exponiendo brevemente lo que significo Fidel en el caso particular de mi vida personal y revolucionaria y sobre algunas de las vivencias que conservo de mis relaciones con él y que más nadie que yo puede contar.

Mi padre, campesino pobre, era militante del primer Partido Comunista de Cuba desde las luchas contra la tiranía de Machado a inicios de los años 30 del siglo pasado. Aprendí a leer a muy corta edad usando como Alfabeto los titulares del periódico Noticias de HOY del PSP, y me convertí en lector para los círculos de estudio que los domingos por la tarde convocaba para discutir sobre los artículos que se seleccionaban de este periódico y de las revistas del Partido.

Este ambiente familiar y social me hizo partidario de la ideas socialistas y comunistas desde edad muy temprana.

Pero, a pesar del espíritu de sacrificio, de abnegación y de honradez que veía en los militantes y cuadros del PSP, lo que despertaba mi admiración, cuando  me hice adolescente y joven, ya en plena dictadura de Batista, no me sentía inclinado a incorporarme a la Juventud Socialista ni a ninguna otra organización comunista porque me provocaba rechazo el dogmatismo y fanatismo extremo, casi religioso, conque se veía todo lo que venía de la URSS, de la Dirección del Partido y de sus principales dirigentes y porque no veía perspectivas de victoria a la lucha que desarrollaban y a la forma en que lo hacían.

En ese contexto llegaron los acontecimientos del Moncada, la lectura de los artículos de Fidel que se publicaban en Bohemia a su salida del presidio, la lectura de la Historia me Absolverá, el desembarco del Granma con el cual, con admirable lealtad y valentía, cumplía ante el pueblo su promesa de que al final de 1956 ¨seremos libres o seremos mártires¨.

Ello me convirtió en fidelista, porque las ideas y programa que defendía no estaban reñidos con las ideas socialistas y comunistas, porque su lenguaje me resultaba fresco y atractivo, porque su heroísmo me impresionaba y porque veía perspectivas reales de victoria en su lucha. En 1957 me incorpore al M-26-7, en sus filas participe en la lucha clandestina en Cabaiguan y luego de la llegada del Che al Escambray en octubre de 1958 me incorpore a la columna 8 ¨Ciro Redondo¨.

Después del triunfo del 1ro. de enero de 1959 me convencieron y sedujeron sus primeros discursos y acciones lo que confirmo y acrecentó mi confianza en él.

A Fidel lo había visto personalmente a distancia al paso de la caravana de la libertad en Sancti Spiritus y Santa Clara, de cerca por primera vez en mayo de 1963 durante su primer viaje a la URSS en un encuentro con un pequeño grupo de compañeros en el Hotelito del PCUS en Moscú. Además, tuve el privilegio de asistir en el Kremlin a la sesión solemne en la que se le otorgó la Medalla de Héroe de la Unión Soviética. En esos momentos yo estudiaba, enviado por las ORI, Ciencias Sociales (especialidad de Economía) en la Escuela Superior del PCUS.

Es 10 años después, en la clausura del XIII Congreso de la CTC, que fui presentado por primera vez a Fidel por el compañero Blas Roca y por Raúl. Con este último venía trabajando desde mayo de 1972 en las tareas de preparación de los documentos y pasos a dar con vistas al Primer Congreso del PCC, en cumplimiento del encargo que al respecto había dejado Fidel al Buro Político a fines de abril de ese año en vísperas de su salida a un largo viaje por diversos países de África, Asia y Europa que culmino en el mes de junio.

A partir de ese momento los encuentros personales con Fidel se fueron haciendo frecuentes cada vez más para informarle de la marcha de los trabajos, consultarle criterios y recibir orientaciones. La frecuencia aumento a partir de 1974 cuando comenzó a desarrollarse la experiencia en Matanzas de los Poderes Populares, en relación con la cual recibí la encomienda de seguirla de cerca, controlar su desarrollo e informar directamente de ello ante Fidel, Raúl, el Secretariado y el Buro Político.

Luego del I Congreso, fui designado Director Ejecutivo de la Comisión de Ejecución del Cronograma de los principales acuerdos del mismo (DPA, OPP y SDPE) y más aún a partir de noviembre de 1976 en que fui nombrado Ministro Presidente de la Junta Central de Planificación (actual MEP) y hasta mediados de 1985 en que fui liberado de dicho cargo, los encuentros con Fidel eran semanales y a veces diarios en reuniones y en despachos individuales que se prolongaban varias horas desde las 10 u 11 P.M de un día hasta las 3 o 4 de la madrugada del siguiente día.

Es decir que durante 12 años aproximadamente tuve el honor de trabajar directamente subordinado a Fidel y Raúl, tener un contacto cotidiano con ellos y el privilegio de poner mi modesto granito de arena en el hacer de la Revolución en ese periodo.

Debido a ello entiendo un deber aportar en estos momentos el testimonio personal de mis relaciones particulares y específicas como subordinado directo a Fidel, el carácter de esas relaciones durante esos 12 años, tanto de aquellos años en que mantuvimos una total coincidencia y sentía una apreciación favorable de Fidel sobre mi trabajo, como de los años finales cuando se manifestaron determinadas discrepancias y, debido a errores cometidos por mí y otras causales, se entendió necesario liberarme de mis altos cargos.

En contradicción y a contrapelo de los criterios que los enemigos y críticos irracionales de la Revolución y de Fidel han expresado sobre un supuesto comportamiento unipersonal, dictatorial, impositivo y despótico hacia sus subordinados y compañeros, mi testimonio, que desmiente esos infundios, tiene el valor peculiar de ser el de alguien que ¨no siempre las ha tenido buenas con Fidel¨.

En mi experiencia, su actitud en todo instante se manifestó respetuosa, de apoyo y ayuda, humana y fraternal tanto en los buenos como en los malos momentos.

Puedo referir varias anécdotas de hechos acontecidos demostrativos de esta afirmación.

--antes de nombrarme como Ministro Presidente de la Juceplan Fidel converso conmigo, me hablo de otras alternativas de cargos o tareas que yo pudiera desempeñar y consulto mi criterio acerca de mi disposición para asumir la responsabilidad que me ofrecía.

--nombrado ministro Presidente de la Juceplan a fines de 1976 me ofreció su apoyo y ayuda sabiendo que no tenía suficiente experiencia práctica anterior en la dirección de la economía y menos para tan alto cargo.

Como primer paso concreto en este sentido tuvo en cuenta que en aquellos momentos el país atravesaba una muy difícil situación en divisas convertibles que obligaron desde comienzos de ese año a practicar lo que se denominó ¨buqueo¨ el que consistía en determinar mensual y semanalmente las divisas convertibles de las que se dispondría para los próximos días y a partir de ello decidir que mercancías ordenar cargar y cuales no cargar en barcos, dentro de los productos de importación ya situados por los suministradores y disponibles en los puertos de origen según contratos firmados,  a costa de crearnos problemas con dichos suministradores y asumiendo un alto costo por la ineficiencia en la transportación marítima que ello producía.

El dirigente del Gobierno que venía asumiendo el manejo de este engorroso proceso era el compañero Osvaldo Dorticos que, además de Presidente de la Republica, estaba al frente de la Juceplan desde hacía varios años. Para que yo no tuviera que asumir de inicio tal responsabilidad me propuso y se creó una llamada Comisión de Divisas encabezada por Carlos Rafael, experimentado dirigente, y de la que formaban parte los ministros de Comercio Exterior, de Colaboración Económica, el Presidente del BNC y yo como Presidente de la Juceplan.

--constantemente se manifestaba atento a los problemas que yo debía enfrentar, acudiendo ante cualquier dificultad y siempre con respeto y cuidando no lastimar mi autoridad,

--ante cualquier indicio de preocupación que notara en mi rostro, me preguntaba si algo me pasaba o existía algún problema en el que pudiera ayudarme,

--se preocupó todo el tiempo por mi salud y mis problemas familiares de una manera fraternal cuidando de no inmiscuirse en mis intimidades,

--a principios de los años 80, en una oportunidad en que yo debía hacer un recorrido oficial por varios países que me llevaría más de un mes, cuando coincidentemente el dengue hemorrágico estaba en su apogeo cobrando victimas principalmente en la población infantil, se me acerco para decirme que saliera sin preocupaciones por mis tres pequeños hijos pues él personalmente se ocuparía de estar al tanto para acudir en su ayuda si fuese necesario.

--como anécdota ilustrativa de su respeto por mi autoridad como dirigente subordinado a él, en una ocasión en que se iba a celebrar una reunión de la Asamblea Nacional, el día inmediato anterior tuvimos un despacho en que conciliamos la posición que ambos mantendríamos sobre un determinado tema que se iba a examinar en la Asamblea. Ya en plena discusión intervinieron varios otros compañeros y en un momento dado, desde la Presidencia hace llegar a mi estrado de Diputado una breve nota manuscrita advirtiéndome que al escuchar lo planteado había cambiado de opinión sobre la posición que habíamos conciliado la noche anterior para que yo no me sintiera ¨traicionado¨ o desconocido con su cambio de opinión, lo que para mí resulto un ejemplo de humildad, sensibilidad, lealtad y respeto ante un subordinado  que lo hizo crecer aún más ante mis ojos.

--con bastante frecuencia visitaba mi casa para intercambiar criterios sobre una u otra cuestión y para estar al tanto de mis asuntos personales y familiares.

--asistía frecuentemente a los Consejos de Dirección de Juceplan por su iniciativa o a sugerencia de mi parte como en 1978, momento en que se examinaron las primeras ideas y propuestas sobre un Plan de Desarrollo a Largo Plazo hasta el año 2000.

--en los días inmediatos posteriores a que se me comunico la decisión de liberarme de mis altos cargos en el Gobierno se me acerco para sutil y fraternalmente atenuar mis preocupaciones, darme su apoyo moral y como gesto adicional tuvo la deferencia y gentileza de entregarme personalmente de manera anticipada un texto aun mecanografiado de su entrevista con Frey Beto sobre la religión que fuera editado poco tiempo después.

Muchos más son los momentos, hechos y anécdotas que pudiera enumerar y testimoniar acerca de la conducta extraordinariamente humana, sensible, respetuosa y fraternal de Fidel hacia mí. Aunque sé que no fue exclusiva en mi caso, pues conozco de actitudes similares para con otros muchos compañeros.

Como muchos, doy gracias a la vida por haber vivido en la época de Fidel Castro, por haber sido parte de la generación que ha tenido la oportunidad de acompañarlo como testigo, participante y beneficiario de sus luchas en todo su trayecto. Por haber tenido el especial privilegio de conocerlo y compartir con él y con Raúl, personal y directamente, 12 años de importancia histórica en el quehacer de la Revolución.

A mis hijos y futuros descendientes les lego este orgullo y estos recuerdos y la confianza en que su pensamiento, su ejemplo y su obra perdurarán por siempre y serán fuente de inspiración para futuras generaciones en nuestro país y en todo el mundo.

Es un deber obrar para que ello sea una realidad y no una simple aspiración.

En esta hora, frente a la desaparición física del político y líder más grande de la historia de nuestro país y del mundo según mi apreciación, en que los pigmeos, mezquinos y desagradecidos rumian sus miserias morales, sus envidias e impotencias, los agradecidos inclinamos nuestras banderas ante su grandeza y su memoria.

La Habana, 30 de noviembre de 2016


EL PROTECCIONISMO PERTENECE AL PASADO

Jorge Gómez Barata

Entre los preceptos del proteccionismo, original representado por el mercantilismo, figuró proteger el dinero, limitando las importaciones para impedir la salida de oro y la plata, y preservar a los productores locales. El proteccionismo dio lugar a las aduanas, los aranceles y otras barreras que dificultaban el desarrollo. Alrededor de 1830, antes de zollverein (unión aduanera) en lo que hoy es Alemania, existían más de 350 aduanas.

Aunque los proteccionistas tenían razón al estimar que la falta de dinero debilita la capacidad de inversión pública y privada, limita el poder adquisitivo, reduce el consumo y el ahorro, ejerciendo un efecto negativo sobre la actividad productiva y el comercio; en muchos casos las soluciones acarrearon peores consecuencias que el problema.

Mientras en Europa, cuna de la economía clásica, de un modo u otro los equilibrios entre libre cambio y proteccionismo funcionaron, Iberoamérica no tuvo esa oportunidad. La colonización europea interrumpió el desarrollo endógeno, iniciando la más vasta operación de saqueo y extracción gratuita y sin compensación alguna de cientos de toneladas de oro y plata durante cuatro siglos.

Con la llegada de europeos a América y la apertura de nuevas rutas para el comercio, se formó el mercado mundial, incluyendo la trata de esclavos. En aquellos contextos, la “libertad de los mares”, el libre comercio, el intercambio de mercancías, y las transferencias de tecnologías adquirieron extraordinaria relevancia, y en la medida en que se crearon excedentes de dinero, se sumó la exportación de capitales. Así el capitalismo comenzó a funcionar como un sistema mundial y trascendió al proteccionismo, que salvo excepciones locales, es casi completamente obsoleto.

La globalización, surgida como parte del proceso civilizatorio por imperativos de la tecnología y de intercambios masivos de mercancías, capitales, patentes, productos culturales y comunicacionales, entre los países desarrollados y los mercados emergentes, necesita del libre comercio que, en la posguerra, comenzó a ser ordenado y regulado precisamente por Estados Unidos, promotor del Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT), y más tarde de la Organización Mundial de Comercio.

Sin discusión, el elemento más influyente en el diseño y la operación de la economía global son los Estados Unidos acompañados de otros países desarrollados, entre los cuales la Unión Europea, China, Japón y Australia, así como varios estados emergentes, no solo forman grandes mercados, sino que son parte de importantes tratados, alianzas, acuerdos, organizaciones y uniones, no solo comerciales sino de naturaleza política, incluso militar, que paulatinamente dan lugar a procesos de integración.

En ese orden de cosas, en las últimas décadas se han registrado avances económicos, políticos, culturales y sociales que obedecen no a caprichos o circunstancias fortuitas, sino que son parte de procesos civilizatorios que anticipan una globalización completa, integral y necesaria. 

Tratar de deshacer esa madeja de dimensiones planetarias puede conducir a la reedición de la paradoja de los bárbaros que, al conquistar a Roma, destruyeron una civilización que no fueron capaces de sustituir.

Es de sentido común comprender que la economía global, el comercio mundial, las cadenas productivas, el flujo de capitales y la circulación monetaria son incompatibles con el proteccionismo que pertenece al pasado. El tema es vasto y el espacio escaso. Luego les cuento más. Allá nos vemos.

La Habana, 01 de diciembre de 2016

……………………………………………………………………………
*Este artículo fue escrito para el diario mexicano ¡Por Esto! Al reproducirlo o citarlo, indicar esa fuente


Aquí en El Salvador también están tus hijos, Fidel

Por Odalys Troya

San Salvador, 2 dic (PL) Juana Avilés, mujer humilde, de a pie, no pudo contener las lágrimas al expresar su agradecimiento a Fidel por la oportunidad de formar a su hijo como un médico dedicado a los más desposeídos de El Salvador.

'Estoy muy agradecida con el Comandante Fidel y quiero decirle que aquí tiene hijos, aquí están hijos de Fidel Castro a los que él les dio estudios', dijo entre sollozos tras firmar el Libro de Condolencias en la embajada de Cuba.

Al dirigirse a la embajadora Iliana Fonseca con una bandera cubana en sus manos y acompañada de varios jóvenes, le comentó que su hijo atiende a las comunidades más pobres del país.

Está trabajando 'con la alcaldía del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional de Quezaltepeque, departamento de La Libertad, y hoy pidió permiso para venir y firmar el libro porque su trabajo termina a las cinco de la tarde', detalló en una grandiosa sencillez.

'Gracias Fidel Castro, te amamos y te llevamos en nuestro corazón", expresó Juana llevándose la mano a su pecho y consternada por la pérdida física del líder de la Revolución Cubana.

'Él (Fidel) fue un hijo de Dios porque nadie lo pudo matar, solo Dios se lo llevó y Cuba está bendecida y tiene nuestro apoyo', expresó conmovida esta salvadoreña que forma parte también de una organización social denominada Corporación de Comunidades Solidarias.

'Gracias Fidel Castro, te amamos y te llevamos en nuestro corazón", expresó Juana llevándose la mano a su pecho y consternada por la pérdida física del líder de la Revolución Cubana.'Gracias Fidel Castro, te amamos y te llevamos en nuestro corazón", expresó Juana llevándose la mano a su pecho y consternada por la pérdida física del líder de la Revolución Cubana.

La Corporación lucha para que el gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén pueda tener recursos para mantener los programas sociales como el vaso de leche, los paquetes escolares y otros puntualizó.

Su joven hijo, Alexis Neftalí Galán, contó a Prensa latina que forma parte de la graduación Schafik Hándal que partió a Cuba en 2006 y regresó en 2013, uno de los grupos más grandes integrado por alrededor de 400 muchachos que estudiaron en la occidental provincia cubana de Pinar del Río.

Ahora trabaja en zonas rurales de difícil acceso a donde no van los médicos 'tradicionales' y los habitantes de allí tienen que viajar unas cinco horas para poder llegar a la capital, dijo.

'Allí organizamos dos jornadas médicas al mes y llevamos todas las especialidades y servicios a estas zonas que son las más desprotegidas y las más humildes por las que Fidel luchó, y por eso formó este ejército de batas blancas del cual me siento muy orgulloso de pertenecer', enfatizó.

Aseguró que para él el mayor legado del Comandante es la solidaridad, porque ayudó a otros pueblos, a los más pobres si cobrar nada a cambio.

arc/otf  


Cancelan gira de Buena Fe en EEUU por declaraciones a favor de Fidel

Cubasí  -  Viernes, 02 Diciembre 2016 07:27

Las protestas de numerosas personas por las declaraciones hechas por el director de Buena Fé, Israel Rojas, sobre la figura de Fidel Castro obligaron a la compañía Blue Night Entertainment a supender una gira por Estados Unidos de los músicos cubanos.

Según informa el diario oficial de la mafia anticubana de Miami, El Nuevo Herald, Blue Night Entertainment, la compañía que produce las presentaciones de la agrupación, decidió suspender la gira de Buena Fe, programada para el 15 de diciembre que incluía presentaciones en Washington, New York, Houston y en el Teatro Masonic Center en Tampa, porque según dio a conocer en un comunicado: “No queremos que la gente esté molesta”.

La "molestia" fue provocada, según la misma fuente, por la publicación en la página de Facebook de la agrupación de un elogio al líder de la Revolución cubana: “¡Gloria eterna a Fidel! Historia, ¡abre los portones! No pudieron detenerlo cuando era de carne y hueso. Ahora es invencible. Renacerá una y otra vez”.

Además de la publicación en Facebook, Israel Rojas, líder de la banda, hizo declaraciones de apoyo a Fidel Castro en el noticiero de la televisión cubana y el grupo también rindió homenaje al ex gobernante en un concierto en la Universidad de La Habana.

Los "molestos", por supuesto, deben ser los mismos inmorales que se lanzaron a las calles de Miami a celebrar la muerte del líder cubano y quienes en otras ocasiones se han opuesto con actos de repudio a la actuación del grupo cubano en la Florida.

Esta última censura es otra muestra de la intolerancia neofascista de la mafia que gobierna esa ciudad quienes suelen autoproclamarse defensores de la libertad de expresión.