martes, 29 de noviembre de 2016

Erdogan declara que el Ejército turco entró en Siria para derrocar a Assad

RT  -  29 nov 2016 18:58 GMT

El líder turco ha asegurado que introdujo a su Ejército en Siria para acabar con el Gobierno de Assad.

Recep Tayyip Erdogan habla durante una rueda de prensa en Ankara, Turquía, 6 de noviembre de 2016.  Kayhan Ozer Reuters

Este martes, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha anunciado que Ankara comenzó la operación militar en Siria para "poner fin al Gobierno de Bashar Al Assad", informa 'Hurriyet Daily News'.

Erdogan calcula que en Siria han muerto "casi un millón de personas", aunque ningún colectivo que controla la evolución del conflicto que vive ese país ha proporcionado cifras similares. En ese contexto no demostrado, Ankara "perdió la paciencia" y tuvo que entrar a luchar "junto con el Ejército Sirio Libre".

El mandatario turco ha especificado: "¿Por qué entramos? No necesitamos el territorio sirio, que pertenece a sus verdaderos dueños. Estamos allí para establecer justicia. Entramos para terminar con el Gobierno del tirano Assad, que aterroriza con su terror estatal. Por ninguna otra razón". 

El líder turco también se preguntó "¿Dónde está la ONU? ¿Qué está haciendo?" y se quejó de la falta de capacidad de esta organización para influir en la situación de Siria.

Operación Escudo del Éufrates

Se trata de la primera vez que Erdogan revela en público que la operación Escudo del Éufrates, que este 24 de agosto lanzó el Ejército de Turquía en Siria, tiene otro motivo que el anunciado en un principio: luchar contra el grupo terrorista Estado Islámico.

La campaña militar turca, calificada por Damasco como una violación de su soberanía, provocó que las relaciones de Ankara con el Gobierno de Assad se volvieran cada vez más tensas.


Multitudes de cubanos, con tristeza, emoción y lagrimas, peregrinaron en todo el país para despedir a Fidel

Editado por Julio Pérez

Largas filas en la Plaza para despedir al Comandante en Jefe. Foto: Diario Granma

La Habana, 29 nov (RHC) Multitudes de cubanos con rostros de tristeza, emoción contenida y lágrimas peregrinaron en todos los municipios del país para despedir al líder de la Revolución Fidel Castro.

En la histórica Plaza de la Revolución José Martí, en La Habana, no han cesado de llegar los cubanos y las largas filas se mantenían todavía en la madrugada y continúan en la mañana de hoy.

Cuba está en su cuarto día de duelo nacional y el silencio reposado de la ciudad en duelo lo rompen el disparo de salvas simultáneas en La Habana y Santiago de Cuba. Desde el lunes 28 al domingo 4 de diciembre, un cañón es disparado a cada hora entre las 6 de la mañana y las 6 de la tarde en honor a Fidel. Las salvas comenzaron con 21 disparos en La Habana y concluirán con otro tanto en Santiago de Cuba, a las 9 de la mañana del domingo cuando las cenizas del líder reposen en el Cementerio de Santa Ifigenia.

Esta noche los habaneros asistirán a un acto de masas en la Plaza de la Revolución, a las 19:00 horas, 7 pm, hora local. Mañana, miércoles, las cenizas emprenderán un viaje ceremonial a través de la isla, con un itinerario que rememora, a la inversa, la “Caravana de la Libertad” de enero de 1959, hasta Santiago de Cuba. La plaza “Antonio Maceo”, en la cuna de la Revolución, dirá también adiós a Fidel.


Madrugada

La esquina de Paseo y Zapata a veces parece aliviarse. La cola se afina... Dura solo unos minutos. Otro nutrido grupo de personas llega. La fila vuelve a abultarse

La Plaza de la Revolución, colmada de cubanos para rendir homenaje a Fidel. Autor: Abel Rojas Barallobre

Juventud Rebelde - René Tamayo
internac@juventudrebelde.cu
29 de Noviembre del 2016 3:23:01 CDT

Son las nueve de la noche. Las tres hileras para subir al Memorial José Martí continúan. Son interminables.

Madrugada. La esquina de Paseo y Zapata a veces parece aliviarse. La cola se afina... Dura solo unos minutos. Otro nutrido grupo de personas llega. La fila vuelve a abultarse.

En la Terminal Nacional de Ómnibus el «río humano» se bifurca, para luego encontrarse y subir la colina. Grupos de jóvenes esperan el avance, algunos aprovechan la semiluz. Se besan. Guardan silencio. Se besan. Guardan silencio. Se besan…

Subiendo por la revista Bohemia, casi llegando a Tulipán, centenares aguardan para entrar a la hilera. Hay decenas y decenas de estudiantes de la UCI. Un jovencito le comenta a su padre que ya es tarde, que van a estar allí hasta pasada la medianoche. El hombre le responde que no se preocupe, que la madrugada era uno de los horarios preferidos de Fidel para trabajar.

***

Mis últimas horas con Fidel. A su paso por una de las tres salas del Memorial donde se le rinde tributo al Comandante, miles graban en sus celulares la marcha.

Son una infinitud de historias propias. Muchas vivirán para siempre en las redes sociales, pasarán a ser parte del universo digital mientras exista. Será una forma de decir, de compartir, que estuvieron allí.

Al salir de la sala, una adolescente pregunta a la otra que si también subirá su video a las redes sociales. «No —le dice esta—, será para el “álbum de la abuela”. Es algo íntimo. Lo guardaré para que mis hijos y nietos sepan que yo también estuve con Fidel en sus últimas horas en La Habana».

***

Fidel tiene todas las respuestas. Un niño le pregunta a su abuelo cuándo fue la primera vez que estuvo con Fidel en la Plaza. El viejo le dice que en septiembre de 1960, cuando el Comandante leyó la Primera Declaración de La Habana..

—¿La Primera Declaración de qué...? —pregunta el pequeño, que apenas rebasa los siete años de edad.

—Todavía tengo los periódicos de entonces —dice el anciano.

—¿Me los darás?

—Sí, para cuando seas grande. Todo lo que quieras saber de Fidel y la Revolución lo deberás leer en sus propias palabras.

—¿Fidel tiene todas las respuestas?, vuelve a preguntar el niño. El viejo no dice más. Lo apura, está demorando la cola.


Cronopiando: Dichosamente vivo

Koldo Campos Sagaseta

(Decía el escritor cubano José Martí, uno de los  forjadores de la independencia de Cuba, que toda la grandeza del mundo cabe en  un grano de maíz. Yo ignoro de cuantas mazorcas estaba hecho Fidel pero sí sé  que es uno de los seres humanos más lúcidos y hermosos del siglo por  venir)

Hay muertes que, de vivas, nos dan las buenas horas, nos lustran la sonrisa, nos coronan de rosas los sueños que bregamos, nos llevan de la mano  en el beso que hubo, en el parto que fuimos y en la huella que andamos, ilustran  el camino, nos atan los zapatos.

Hay muertes que, de vivas, abonan la  conciencia para que nuestros gritos sigan urdiendo auroras, para que las  sonrisas, las mismas que hemos ido tejiendo a contramano del tiempo y la amenaza  que imponen los mercados, no terminen rindiendo la flor de sus envidos, la razón  de sus vidas, sus pétalos humanos, ni amargue el desaliento los sueños  compartidos, aquellos sin permiso que hoy seguimos nombrando.

Hay muertes  que, de vivas, no van a abandonarnos. Son muertes tan poco moribundas que  siempre están naciendo y así no tengan visa para el cielo o el aval de un mentor  para la historia van a seguir estando con nosotros, memoria que respira y pan  que se comparte, dichosamente vivas.

(euskal presoak-euskal  herrira)

*****