domingo, 6 de noviembre de 2016

Nicaragua elige presidente con Ortega como favorito: ¿A qué se debe su popularidad?

RT  -  Nazareth Balbás - 6 nov 2016 12:22 GMT

Las encuestas auguran una victoria aplastante del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSNL) en las urnas. Una parte de la oposición llama al abstencionismo y acusa al árbitro de parcialidad con el oficialismo, mientras EE.UU. amenaza con sanciones.

Carteles en apoyo al presidente de Nicaragua Daniel Ortega y a la candidata a la vicepresidencia, la primera dama Rosario Murillo (Managua, Nicaragua), el 27 de octubre. Oswaldo Rivas Reuters

Daniel Ortega es el favorito en las presidenciales nicaragüenses. Las últimas encuestas prevén un triunfo irrebatible porque la intención de voto a su favor es de casi 70%, según M&R.

En caso de que el actual mandatario se alce con la presidencia, será su tercer mandato consecutivo. La oposición, por su parte, llama a la abstención luego de retirarse de la contienda electoral y acusar al Consejo Supremo Electoral (CSE) de parcialidad con el oficialismo.

La encuesta de M&R, citada por AFP, indica que el resto de los aspirantes a la silla presidencial -en conjunto- no alcanzan ni siquiera 15% de la preferencia electoral. Los adversarios políticos de Ortega argumentan que las elecciones son una "farsa".

Las pugnas internas de sus críticos, refiere El País, han sido el ingrediente principal que despeja el camino para Ortega en los comicios de este domingo: "La oposición no se ha podido unir, solidificarse, y eso nos ha estado llevando a estar en esta dictadura", dijo un hombre de 35 años, entrevistado por el diario español.

"Ayuda a los pobres"

¿A qué se debe la arrolladora popularidad de Ortega? Independientemente de los severos señalamientos de sus adversarios, un reportaje publicado por El Faro, revela la base política que ha labrado el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSNL): "Cuando uno necesita algo, nos apoyan".

Las declaraciones son de una mujer pobre que ahora tiene una casa propia amoblada y que antes vivía en una vivienda precaria. Como ella, otras 100.000 familias nicaragüenses cuentan con un techo propio producto de los programas sociales desarrollados en el país centroamericano, que logró reducir sus índices de pobreza de 42,5% en 2009 a 29,6% en 2014, de acuerdo a cifras del Banco Mundial.

Los pronósticos de las encuestas son favorables a Ortega incluso antes de que sus principal adversario político, Eduardo Montealegre, del Partido Liberal Independiente (PLI), saliera de la contienda. En marzo, el gerente de la consultora M&R, Raúl Obregón, aseguró que la gente daría no iba a votar "por ideología, sino por aquella fuerza política que esté alineada con sus necesidades".

Una mujer se asoma de la ventana del edificio con imágenes del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su esposa Rosario Murillo en la ciudad nicaragüense de Masaya, el 3 de noviembre de 2016. Rodrigo Arangua AFP

El evidente progreso económico de Nicaragua, aún cuando el resto de la región ha sufrido los embates de la recesión, pueden alentar al electorado en favor del FSLN. El Banco Mundial pronostica para este año que el país crecerá un 4.4%, con lo que "se coloca en los primeros puestos de crecimiento entre los países de Centroamérica"

"La inversión extranjera directa y el comercio también muestran perspectivas favorables", añade el informe. A los comicios asistirán más de 4 millones de nicaragüenses y además de elegir al presidente, designarán con su voto a un vicepresidente, 20 diputados nacionales, 70 diputados departamentales y regionales y 20 representantes ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen).

Impasse con EE.UU.

Aunque las relaciones habían permanecido con relativa tranquilidad, las acusaciones de los adversarios políticos de Ortega movieron las actuaciones de buena parte de la derecha norteamericana.

A finales de septiembre, la legisladora republicana Ileana Ros-Lehtinen, promovió la Ley de Condicionalidad a las Inversiones Nicaragüenses (Nica Act., por sus siglas en inglés) para bloquear el acceso a Ortega a fondos internacionales. La medida, sin embargo, se enfrió una semana después que el gobierno entablara un "mecanismo de conversación" con la Organización de Estados Americanos (OEA).

Empleados del Consejo Supremo Electoral de Nicaragua preparan las cédulas de votación para las elecciones presidenciales del 6 de noviembre (Managua, Nicaragua), el 19 de octubre de 2016. Oswaldo Rivas Reuters

A mediados de octubre, el mandatario sandinista emitió un comunicado para ratificar que dialogaría con "en todos los espacios, conversaciones e intercambios constructivos que contribuyan a fortalecer la estabilidad" del país, detalla El Faro.

Tranquilidad

Las campañas cerraron el pasado miércoles y los medios locales reportan que el ambiente previo a la jornada comicial es de tranquilidad. La Prensa de Nicaragua precisó que la tarde del viernes comenzó el traslado del material electoral, resguardado por funcionarios del Ejército y de la Policía Nacional.

En las comunidades rurales, los implementos para el acto de votación se movilizan por vía fluvial. Mientras tanto, la Cruz Roja tiene previsto habilitar a más de 1.500 voluntarios para actuar en caso de alguna emergencia, indicó El Nuevo Diario.

Las delegaciones internacionales, invitadas para acompañar los comicios, también empezaron a arribar al país centroamericano. El ex mandatario de Paraguay, Fernando Lugo; la senadora del estado de Tlaxcala y miembro del Partido del Trabajo (México), Martha Palafoz; así como los diputados Jo Moraes y Pablo Pimenta (Brasil), fueron recibidos en el aeropuerto.


Lula llama a crear un frente de izquierda

Durante un acto realizado en la localidad de Guararema, el expresidente brasileño afirmó que este frente configuraría un enorme cambio en el mapa electoral brasileño de cara a las elecciones presidenciales de 2018

El líder del PT habló en un acto de solidaridad con el Movimiento de los Trabajadores Rurales sin Tierra. Autor: Folha de Sao Paulo

Juventud Rebelde 
digital@juventudrebelde.cu
6 de Noviembre del 2016 0:37:55 CDT

GUARAREMA, noviembre 5.— El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva llamó a la formación de un frente de izquierda en Brasil y acusó a Michel Temer de «destruir lo que construimos», durante un acto de solidaridad con el Movimiento de los Trabajadores Rurales sin Tierra (MST).

Según informó el periódico Folha de Sao Paulo, el acto se desarrolló en la localidad de Guararema, en el interior de Sao Paulo. Allí, el viernes, la Policía Civil se había enfrentado con militantes del MST en la escuela Florestan Fernandes, que pertenece al movimiento social de izquierda, dijo DPA.

«Tenemos que preocuparnos más por la criminalización de los movimientos sociales», dijo Lula, y agregó: «Este proceso se da en un país en el que las instituciones están totalmente desmoralizadas, el país perdió autoridad».

En su alocución, Lula llamó a la formación de un frente de izquierda, lo que configuraría un enorme cambio en el mapa electoral brasileño de cara a las elecciones presidenciales de 2018, en las que él mismo es el favorito en todas las encuestas previas.

«Este es el momento de solidaridad con el MST», anunció. «Es la hora de construir algo más fuerte, de que cada uno deje sus problemitas a un lado. No hablo de un partido; hablo de una entidad, un movimiento como fueron las «Directas». Necesitamos crear un movimiento para restablecer la democracia en este país».

Direitas Já (Directas ya) fue el nombre de un movimiento civil surgido en Brasil en 1983 que abogó por la vuelta a la democracia en un país bajo la dictadura de una junta militar, y que ejerció una enorme influencia en su época.

Además, exclamó: «Somos un país demasiado grande como para tener un Gobierno elegido por una Cámara en forma ilegal», refiriéndose al golpe de Estado parlamentario que destituyó a Dilma Rousseff y puso en el Palacio de Planalto a Michel Temer del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

Justamente, sobre Temer, Lula señaló: «Efectivamente, ellos van a destruir lo que nosotros construimos. Fueron más fuertes que nosotros y mientras nosotros nos quedábamos gritando “fuera, Temer”, ellos fueron y sacaron a Dilma con un golpe».

Los años de gobierno del PT se caracterizaron por un activo papel del Estado, el fortalecimiento de un mercado interno local y el aumento del gasto público especialmente en las regiones más humildes del país. El conservador Temer ya anunció en repetidas ocasiones que buscará desmontar parte de ese sistema.

En el Senado de Brasil, incluso se está discutiendo una Propuesta de Enmienda Constitucional impulsada por el Ejecutivo que busca limitar el gasto público para los próximos 20 años en el país.


Jueza ordena detención provisional contra Saca y otros seis implicados


La jueza Cuarto de Paz Nelly Pozas decidió que todos los procesados sigan en detención mientras enfrentan el proceso legal en su contra.

REDACCIÓN DIARIO LA PÁGINA  - 05 DE NOVIEMBRE DE 2016 09:35

La jueza Cuarto de Paz Nelly Edith Pozas determinó que los delitos contra todos los imputados son graves y por esta razón dicto instrucción formal con detención provisional contra el expresidente Elías Antonio Saca González y sus tres exsecretarios Elmer Charlaix Urquilla, César Funes y Julio Rank.

La medida también surte efecto contra los empleados de Casa Presidencial Pablo Gómez, Francisco Rodríguez Arteaga y Jorge Alberto Herrera Castellanos.

La jueza también apoyó el embargo solicitado por la Fiscalía General de la República (FGR), que ronda los 94 millones de dólares en cuentas bancarias y bienes.

La Fiscalía solicitó embargar todas las cuentas del expresidente Saca González y Charlaix Urquilla, como también congelar en cuentas 4 millones de dólares de Julio Rank y 400 mil dólares en las cuentas de César Funes.

La Cámara Primera de lo Civil ya había ordenado congelar varias cuentas de Charlaix Urquilla por el proceso civil que se sigue en su contra.

Por su parte el fiscal general Douglas Meléndez, reveló que esta semana que los imputados operaban con una estructura dentro de Casa Presidencial y desde donde movieron 246 millones de dólares, a 14 cuentas personales de Charlaix, Rodríguez y Gómez, de las cuales retiraron 116 millones de dólares en efectivo.

Todos pasaron a la etapa de instrucción y de llegar a juicio, los imputados podrían recibir penas máximas de 12 años de cárcel por peculado, 18 por agrupaciones ilícitas y 15 por lavado de dinero.

La jueza Pozas dictó un periodo de seis meses de instrucción, en cuyo periodo la Fiscalía podrá robustecer las pruebas en contra de los imputados y la defensa desvanecer las mismas.