sábado, 20 de agosto de 2016

EE.UU.: Juez ordena a Clinton responder preguntas sobre sus correos

La decisión judicial es una victoria para el grupo, Judicial Watch, que había solicitado interrogar a la ex secretaria de Estado bajo juramento. | Foto: Reuters

Telesur  -  20 agosto 2016

El grupo Judicial Watch tiene ahora hasta el 14 de octubre para enviar las preguntas por escrito a Clinton, y la candidata dispondrá de 30 días para responder. 

Un juez federal estadounidense, Emmet Sullivan, ordenó este sábado a la candidata presidencial por el partido Demócrata, Hillary Clinton, que responda las preguntas que el grupo conservador de vigilancia gubernamental, Judicial Watch, le hará llegar por escrito con respecto al uso que hizo de su servidor personal de correos mientras era secretaria de Estado.

Sobre este caso, Sullivan, dijo que la medida es una oportunidad para que Clinton explique la finalidad de crear y operar los servidores personales en labores relacionadas con el Departamento de Estado.

El uso por parte de Clinton de un servidor personal para enviar y almacenar correos electrónicos mientras dirigía el Departamento de Estado entre 2009 y 2013 es uno de los principales argumentos que usan los políticos en su contra.

La mayoría de los republicanos pide que sea juzgada por esta causa, incluso, el candidato a la Casa Blanca por este partido, Donald Trump, ha ido más lejos al declarar que Clinton debería estar ya en prisión.

En relación al tema, a principios de julio, el Buró Federal de Investigaciones (FBI por su sigla en inglés) recomendó no imputar cargos a la exsecretaria de Estado por el uso de los servidores personales, sin embargo concluyó que su comportamiento fue negligente.

Según el FBI, quien investigó unos 30 mil correos de Clinton, más de un centenar de estos contenían información clasificada y resaltó la posibilidad de que factores externos y hostiles a Estados Unidos hayan tenido acceso directo a esas informaciones.

A pesar de que esta decisión dio un respiro a Clinton, la orden judicial de este sábado podría ocasionar que la polémica le salpique en la recta final de los comicios presidenciales, previstos para el 8 de noviembre.

Judicial Watch tiene hasta el 14 de octubre para presentar las preguntas por escrito a Clinton, que a su vez dispondrá de 30 días para responderlas.


Willy Toledo llama "gusano" a Orlando Ortega, el vallista de origen cubano que logró la plata para España

El actor escribe en Facebook que el atleta es "un pobre hombre" y le advierte de que "olvida que Roma no paga traidores, cosa que todo cubano debería tener siempre presente".

Combo de Guillermo Toledo y Orlando Ortega.

PÚBLICO  -    19.08.2016 20:30

El actor Guillermo Toledo ha vuelto a la palestra al criticar con dureza al atleta español de origen cubano Orlando Ortega, que se ha colgado la medalla de plata en los 110 metros vallas en los Juegos de Río 2016.

Toledo llama "gusano" al vallista en un comentario escrito en su perfil de Facebook, al que acompaña con un enlace a una noticia del diario El Mundo titulada: "Ortega: "Me dieron la bandera de Cuba pero estaba buscando la de España como loco".

El deportista explicaba que nada más terminar la carrera en segunda posición buscó por el estadio olímpico Joao Havelange una bandera de España para envolverse con ella y dar la tradicional vuelta de honor para celebrar su plata. Sin embargo desechó en varias ocasiones una de Cuba que le ofrecían.

Hay que recordar que Ortega nació en la isla y ha competido durante la mayoría de su carrera bajo la bandera cubana. Sin embargo, en 2013 decidió emigrar a España cuando tenía 22 años para mejorar sus prestaciones en la disciplina atlética y tras una batalla burocrática no logró jurar la Constitución española hasta septiembre del año pasado. Es más, en julio de 2015 logró bajar de los 13 segundos en París compitiendo por Cuba.

A Willy Toledo no le gustó el gesto de Ortega en el estadio olímpico y dejó escrito: "Es un «gusano» pero también un pobre hombre, así que no le deseo en absoluto todo el mal que ya se encargará de hacerle esta España miserable y sus miserables «autoridades» cuando deje de ganar medallas".

Y además terminó el comentario apuntillando que Ortega "olvida que Roma no paga traidores, cosa que todo cubano debería tener siempre presente".


LA CLASE OBRERA BLANCA EN ESTADOS UNIDOS

Por Manuel E. Yepe

El sorprendente éxito de Bernie Sanders en el flanco izquierdo y de Donald Trump en el flanco derecho -se consideran, en parte, resultados de nuevas posiciones asumidas por la "clase obrera  blanca” en Estados Unidos que despiertan gran interés en el panorama político de la nación.

Así lo observa Zoltan Zigedy, destacado comentarista político marxista estadounidense en su habitual columna “ZZ”.

El Wall Street Journal los llama "americanos olvidados". Otros los ven como racistas y xenófobos. El entonces aspirante a la presidencia, Barack Obama, los caracterizó en 2008 de la siguiente manera: "Y no es de extrañar entonces que estén amargados, se aferren a las armas, a la religión o la antipatía hacia quienes no son como ellos, o contra los inmigrantes o son antisindicalistas como una forma de explicar sus frustraciones". Séase porque han sido olvidados, despedidos o demonizados, los "obreros blancos" han sido descubiertos en esta temporada electoral.

Hasta hace una década, se creía ampliamente que no había en Estados Unidos ninguna clase obrera; sólo una vasta clase media y pobres.

Fomentada por los científicos sociales, políticos y funcionarios sindicales, prevaleció la ficción de que, aparte de los muy ricos, todos en ese país eran de clase media o pobres.

Por supuesto esta ilusión comenzó a desaparecer a raíz de la crisis de 2008 y el consiguiente estancamiento económico. Además, la rebelión contra candidatos patrocinados por las corporaciones en los principales debates de 2016 expuso la existencia de una división clasista que no encaja en la imagen armoniosa de una gran clase con extremos marginales insignificantes.

Todo lo que se ha expuesto en las campañas electorales de 2016 ha venido a destrozar la ilusión de que Estados Unidos es, en gran medida, una sociedad sin clases, mientras las élites y sus aduladores formadores de opinión se esfuerzan por encontrar la "clase obrera blanca", según Zigady.

Así como los medios de comunicación y las corporaciones culturales y de entretenimiento han fomentado caricaturas de los afroamericanos, esos medios de comunicación y corporaciones se esfuerzan hoy por divulgar una imagen poco favorecedora de los blancos que integran la clase obrera. Mientras los negros se cargan con imágenes de violencia, pereza, promiscuidad y criminalidad, los obreros blancos son presentados ahora como intolerantes, supersticiosos, conservadores y retrasados social, cultural e intelectualmente.

Así como nunca se habla de que la mayoría de ciudadanos norteamericanos de ascendencia africana como parte importante de la clase obrera que mantiene hogares estables y trabaja diligentemente por una vida mejor, hoy se proyecta la imagen de que la mayoría de los obreros blancos como fanáticos de las armas, atacantes de los gays, abusadores con sus cónyuges e hijos, irrespetuosos hacia las mezquitas y propugnadores del linchamiento de los negros.

La percepción común, alimentada por los medios de comunicación, es que los trabajadores blancos constituyen la base electoral de Donald Trump, cuando la verdad es que el ingreso familiar promedio para los electores primarios del candidato republicano muestra que los asociados con Trump son en verdad integrantes de la pequeña burguesía blanca y no de la clase obrera blanca, argumenta Zigady.

Sin duda, los políticos, expertos y las elites de los medios de comunicación no quieren hablar de la rebeldía latente en la clase obrera blanca. Una gran mayoría de los trabajadores blancos cree que el país se está encaminado en una dirección equivocada, una opinión que no debería sorprender a nadie dado que el ingreso promedio del hogar en los Estados Unidos ha disminuido en un 7% desde el año 2000.

La crisis de credibilidad política muestra que, como el resto de la población, ese amplio sector de la ciudadanía tiene todavía que encontrar para sí una salida.

Los científicos sociales han comenzado a reconocer la pesadez que el saqueo corporativo ha echado sobre la clase trabajadora, en particular sobre los trabajadores blancos que la integran.

Las tasas de mortalidad, especialmente por el alcoholismo, el consumo de drogas y el suicidio han aumentado considerablemente entre los obreros blancos. Las instituciones que antes privilegiaban a los obreros blancos por su docilidad ya están suprimiendo tales prebendas.

Según Zigady, el partido demócrata, por ejemplo, está tan profundamente corrompido por el dinero corporativo que cuando se suprime una ventaja o un privilegio vinculado a un prejuicio interracial, esto es aprovechado por demagogos enemigos de la clase obrera para confundir la identidad del enemigo común y debilitar la unidad de las filas de los trabajadores estadounidenses.

La Habana, Agosto 13 de 2016

Exclusivo para el diario POR ESTO! de Mérida, México.


¿Quién fundó a los yihadistas: los Bush, los Clinton u Obama?: Operación Ciclón de la CIA

Telesur   | Alfredo Jalife  -  17 agosto 2016

La perturbadora imputación de Donald Trump de que Obama es el fundador de los yihadistas de Isis/Daesh ha causado tremendo revuelo tanto en Estados Unidos (EU) como en el resto del mundo (http://goo.gl/7yFf7p).

Ya Trump había acusado sin rubor a Obama y a su entonces secretaria de Estado, Hillary, de estar detrás de la proliferación yihadista (http://goo.gl/ggJvEn).

El mismo presidente ruso, Vlady Putin, había indiciado a EU de encontrarse detrás del irredentismo yihadista (http://goo.gl/I1kn6D).

Debido a la conmoción, el mismo Trump se desdijo para comentar que sus declaraciones eran producto del sarcasmo, para volver a la carga un día después y reiterar sus graves cuan temerarias imputaciones que sus seguidores, que conforman un mínimo de 40 por ciento del electorado, creen a pie juntillas (http://goo.gl/DgmSLv).

Pero, ¿quién realmente fundó a los yihadistas?

La clave primigenia se encuentra en la Operación Ciclón de la CIA, cuando el 3 de julio de 1979 el presidente Carter autorizó en forma secreta 500 millones de dólares para crear, a instancias de Zbigniew Brzezinski, su asesor de Seguridad Nacional, un movimiento de guerrilleros islámicos en Afganistán/Pakistán con el fin de desestabilizar y empantanar a la URSS.

La CIA fue encargada de la Operación Ciclón, que financió y armó a los guerrilleros de la Yihad, los legendarios mujahidines de 1979: antecesores de sus hijos y nietos yihadistas hasta 2016 (http://goo.gl/g7nggB).

Brzezinski confesó a la revista francesa Le Nouvel Observateur que el objetivo de Operación Ciclón era “inducir a una intervención militar soviética (http://goo.gl/6gtg0l)”: el día que los soviéticos oficialmente cruzaron la frontera [de Afganistán] le escribí al presidente Carter: ahora tenemos la oportunidad de propinarle a la URSS su guerra de Vietnam.

La URSS había intervenido para apoyar al régimen filomarxista de la República Democrática de Afganistán y, desde el vecino Pakistán, el general Muhammad Zia-ul-Haq coordinó, con la bendición de la CIA, a los mujahidines durante la década de los 80.

A propósito, Zia-ul-Haq, quien mandó ejecutar al premier Zulfikar Alí Bhutto después de haberlo depuesto en un golpe militar, murió en un extraño atentado aéreo y se llevó todos sus secretos al paraíso. ¿Para borrar rastros y rostros?

El financiamiento de Operación Ciclón por la CIA es considerado el más costoso y de mayor duración por EU: continuó 10 años después de su arranque durante la guerra civil en Afganistán de cuatro años entre las fuerzas de Mohamed Najibullah, de la República Democrática de Afganistán, y los mujahidines glorificados por el montaje hollywoodense del superhéroe Rambo.

Los célebres servicios de espionaje de Pakistán (ISI, por sus siglas en inglés) lubricaron la intermediación de fondos, armas y entrenamiento militar para los mujahidines, en los que contribuyeron el espionaje británico MI6 y los Servicios Aéreos Especiales de Gran Bretaña.

El espionaje paquistaní ISI entrenó a más de 100 mil (¡supersic!) mujahidines. Desde el ISI, servicio de espionaje de Pakistán, hasta los caleidoscópicos yihadistas de Isis transcurrieron dos generaciones de la transmogrificación cocinada por la CIA y su alquimia de monstruos.

Los soviéticos abandonaron Afganistán, donde sufrieron 14 mil muertos y más de 50 mil heridos, el 15 de febrero de 1989, lo cual desembocó en la caída del muro de Berlín y el colapso de la URSS.

Nolan Kraszkiewicz y David Edger, de la Universidad de Oklahoma, evalúan la Operación Ciclón (1979-89), que desempeñó en forma magnífica (¡supersic!) los objetivos de EU: drenar las finanzas y acabar con la URSS como superpotencia. Pero con una consecuencia inesperada: EU dejó el terreno y la infraestructura para sus nuevos enemigos, los talibanes, quienes dieron refugio seguro a Al Qaeda, lo cual desembocó en el 11-S (http://goo.gl/rjDJO2).

Ante la metástasis incoercible de los mujahidines, la entonces primera ministra de Pakistán, Benazir Bhutto, advirtió a Daddy Bush: están creando un Frankenstein y que, según Evan Thomas, de la revista Newsweek, era “la ruta al 11 de septiembre (http://goo.gl/qOx8Rd)”, la cual, por cierto, había previsto tres años antes nada menos que el entonces superespía Vladimir Putin (https://goo.gl/hZXXV1).

Juan Cole, uno de los máximos arabistas de EU, contesta los alegatos de Trump: No, Obama no fundó Isis, señor Trump: fue el Partido Republicano, ya que el Republicano George W. Bush creó Daesh/Isis.

Cole remata: “Abu Musa al-Zarqawi, operador de Al-Qaeda en Irak durante la segunda guerra del Golfo, fundó Isis de los escombros de su organización mucho antes de que Obama fuera presidente (http://goo.gl/sCQbwm)”.

Cole está más atento a defender a Obama que a investigar e ir hasta las raíces del yihadismo desde la Operación Ciclón de la CIA eterna.

Obama no fundó a los yihadistas de Isis/Daesh –genuina transmogrificación y gratificación de la dupla Carter/Brzezinski–, pero los dejó renacer y proliferar en forma deliberada, en coordinación con Hillary Clinton, su anterior y polémica secretaria de Estado, desde los rescoldos de sus abuelos y padres genealógicos: los mujahidines del binomio Afganistán/Pakistán de hace 37 años.

Carter, Reagan, los dos Bush ( Daddy y Baby), los dos Clinton (Bill y Hillary) y Obama, productos del bipartidismo imperante en EU (partidos Demócrata y Republicano) por igual, mantuvieron a conveniencia la llama votiva del terrorismo islámico: desde los mujahidines hasta sus hijos y nietos yihadistas, debido a propósitos geoestratégicos de EU, con el fin de socavar las entrañas musulmanas de las tres superpotencias euroasiáticas: ayer la URSS, hoy Rusia, al unísono de los dos rivales geoeconómicos de Washington: China e India.

Treinta y siete años después de la eclosión de los mujahidines, The New York Times admite que “la CIA apoya a los rebeldes sirios en la guerra de encargo de EU (http://goo.gl/m2to2l)”: ¡hijos y nietos yihadistas posmodernos!

Lo destacable es que Obama se jacta de que los yihadistas “serán derrotados inevitablemente, pero conservarán sus redes (https://goo.gl/Mto0o4)”.

¿No se pueden, acaso, desmantelar las redes yihadistas?

¿Significa que EU mantendrá la incubación del terrorismo islámico por tiempo indefinido como espada de Damocles contra las entrañas mahometanas del RIC (Rusia, India y China) conforme convenga a sus intereses geoestratégicos en Eurasia?

El inexorable tiempo concedió la razón histórica a la ex premier Benazir Bhutto, también asesinada e hija del ejecutado primer Zulfikar Alí, sobre el Frankenstein que creó la CIA.

Tal Frankenstein epitomiza un programa estructurado desde Carter en 1979 mediante la Operación Ciclón, pasando secuencialmente por Reagan/los Clinton/los Bush, hasta ahora con Obama después de 37 años y que no ha variado en su esencia geoestratégica: descarrilar a Rusia –incluyendo las entrañas islámicas de China e India, dependiendo de cómo se comporten frente a los intereses geoeconómicos y geofinancieros de EU– con los yihadistas de Isis, como ayer lo hicieron sus abuelos y padres mujahidines de ISI con la URSS.

www.alfredojalife.com
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife


El hallazgo de seis cadáveres en Jalisco hace temer que el hijo de 'El Chapo' haya sido asesinado

RT  -  19 agosto 2016 17:15 GMT

Los cuerpos sin vida fueron encontrados en diferentes municipios del estado mexicano de Jalisco. Presentaban heridas de bala y otros signos de violencia.

Hector Guerrero AFP

El hallazgo de seis cadáveres con heridas de bala y otros signos de violencia en dos municipios de la zona metropolitana de Guadalajara, capital del estado mexicano de Jalisco, ha movilizado a los investigadores ante la sospecha de que pueda tratarse de los secuestrados, el pasado domingo, en un restaurante de Puerto Vallarta.

A pesar de que la Fiscalía General del Estado ha informado en la red social Twitter de que "de momento" no se pueden relacionar "los cuerpos sin vida encontrados" con "los hechos ocurridos en la costa de Jalisco", se teme que entre los cuerpos de las seis víctimas pueda estar Jesús Alfredo Guzmán, hijo de Joaquín 'El Chapo' Guzmán

Tres de los cadáveres fueron localizados en la colonia El Mirador, en Tonalá. Dos de ellos estaban envueltos en mantas en medio de un pequeño campo y otro de los cuerpos presentaba heridas de bala en la espalda y en la cabeza. 

Posteriormente, en el municipio de Tlajomulco, en un paraje cercano a un sitio conocido como El Tecolote, han sido hallados otros dos cuerpos sin vida con signos de disparos. Un sexto cadáver envuelto en bolsas de plástico fue localizado en las inmediaciones de la localidad de San Miguel Cuyutlán, en el mismo municipio.

Los cuerpos fueron trasladados al Servicio Médico Forense para realizar las autopsias. De momento, ninguna de las víctimas ha sido identificada. 

La guerra entre cárteles

El pasado domingo por la noche, seis personas fueron secuestradas en un restaurante de Puerto Vallarta, en el estado mexicano de Jalisco. Entre ellos se encontraba Jesús Alfredo Guzmán, el hijo de 'El Chapo', actualmente en prisión y en proceso de extradición a Estados Unidos.

Según las autoridades mexicanas, detrás del secuestro se encuentra el cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), enemigos del cártel de Sinaloa, liderado en su momento por el Chapo y que desde su ingreso en prisión está encabezado por Ismail 'El Mayo' Zambada. 

El secuestro de Alfredo Guzmán es una prueba de la confrontación que existe entre ambos grupos, que se disputan actualmente el control del tráfico de drogas en México. 

Si se confirma que Jalisco Nueva Generación ha asesinado al hijo de 'El Chapo' la guerra absoluta entre cárteles mexicanos está más próxima que nunca. Otra de las opciones podría ser que CJNG lo entregue a cambio de controlar alguna de las rutas del narcotráfico del grupo de Sinaloa.