sábado, 23 de julio de 2016

Evo Morales reitera llamado al diálogo a Michelle Bachelet

A través de su red social Morales señaló que era más sabio reconocer que ocultar los errores cometidos en cuestiones humanitarias. | Foto: Diario Chile

Telesur  -   23 julio 2016

Morales propone el diálogo para solventar el problema suscitado por el maltrato de autoridades aduaneras chilenas hacia transportistas bolivianos, una situación que tensa más la relaciones entre Bolivia y Chile.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, una vez más ha invitado al diálogo a su homóloga chilena para salir de los problemas y encontrar una solución para el buen vivir de los "dos pueblos hermanos". 

Por esta misma vía invitó a la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, a reflexionar sobre la importancia de reconocer los errores cuando estos se cometen: "Al gobierno de #Chile: es más digno reconocer que desconocer falencias sobre cuestiones humanas", expresó a través de la red social.

Tales declaraciones están enmarcadas en los recientes incidentes que se han presentado en las fronteras de ambas naciones. Este jueves 21 de julio, incluso, la comitiva boliviana encabezada por el canciller David Choquehuanca presentó en rueda de prensa un informe del viaje a los puertos de Arica y Antofagasta en Chile para denunciar las humillaciones que están padeciendo los transportistas bolivianos en la nación chilena.

Entre las denuncias está la discriminación, el cobro excesivo de multas, el retraso en el proceso de ingreso a Chile, represalias por parte de las autoridades chilenas, deficiencias en el manejo de la carga como de la soya y otras irregularidades que afectan al transporte de carga internacional, además de cómo se viola el Tratado de Paz y Amistad firmado por ambas naciones en 1904.

En esa ocasión el presidente de Bolivia expresó que no comprendía cómo es que en la actualidad podía existir discriminación, una realidad que sufrió la misma delegación boliviana que visitó Chile. Asimismo, anunció que se estudiará jurídicamente el tema para ver qué acciones corresponde tomar. "Ya no estamos en tiempos de la Colonia, habrá alguna mentalidad, yo sé que no es el pueblo sino algunos que tratan de amedrentar de escarmentarnos", indicó.

En este sentido, el presidente boliviano expresó al final del encuentro que la Cancillería de su país elaborará una nota formal y oficial para solicitar a Chile resolver el conflicto por medio del diálogo. "Estoy seguro que (Michelle) Bachelet tiene un profundo sentimiento humano (...) ya hemos avanzado en el tema del mar", dijo en relación con la hermandad que une a ambas naciones pese a los problemas que han tenido que dirimir en los últimos años. 

Como Gobierno, aseguró que entiende que hay asuntos estructurales por resolver con los transportistas, por lo que se comprometió a trabajar en los próximos días para dar respuesta al gremio. "Voy a esperar porque quiero recoger las iniciativas de todos, las sugerencias y recomendaciones (...) Son sugerencias importantes para incluso nuestra política interna y para que las autoridades respeten y cumplan con sus compromisos", señaló.

En contexto

Bolivia ejerció en 2013 su primera acción jurídica sobre Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, la cual ha llevado el proceso de la histórica reclamación de Bolivia a Chile de la restitución de su salida al Pacífico, un derecho que le fue quitado a Bolivia desde hace 135 años en un conflicto en el que Chile le arrebató 400 kilómetros de su litoral a Bolivia.

En marzo de 2016, Morales anunció que Bolivia acudiría a La Haya nuevamente, pero esta vez para demandar a Chile por el aprovechamiento ilegal de las aguas del Silala, una fuente de agua que se origina en el departamento de Potosí, en el sureste de Bolivia, a cuatro kilómetros de la frontera con Chile, país que canalizó artificialmente (desde 1908) el curso del agua para abastecer a sus ciudades del norte.


TURQUIA: ISLAMISMO O LAICISMO

Jorge Gómez Barata

Para comprender las tensiones al interior de la sociedad turca no es preciso buscar respuestas en la política, sino en la fe. Nadie debería preguntarse si Recep Tayyip Erdogan es o no un demócrata. El problema es si es no partidario consecuente del laicismo en la estructura estatal, la política, la ideología, el derecho, la cultura, y la vida social en general.

Turquía es el único país musulmán donde se ha realizado una revolución cultural, que aunque conserva la fe islámica, liberó a la población de la obligatoriedad de sus prácticas sociales y culturales. El arquitecto de tales transformaciones fue su héroe nacional, Mustafá Kemal Atartürk, fundador y presidente de la república desde su proclamación en 1924 hasta su muerte en 1938. Ningún gobernante en tan poco tiempo ha cambiado una nación de modo tan profundo, esencial, y duradero.

El fin del Imperio Otomano no fue resultado de una evolución paulatina, sino consecuencia de la derrota en la Primera Guerra Mundial, a raíz de lo cual Turquía fue ocupada por los vencedores occidentales. En respuesta a ello se desarrolló una lucha de liberación nacional liderada por Atartürk, que tras derrotar a los ocupantes, en 1924 proclamó la república, basada en el laicismo y la democracia, con el ejército como garante y protector de tales valores.

Aunque en los noventa años de vida independiente, la democracia se ha incorporado a los valores cívicos de la nación, en la base del sistema político turco predomina el laicismo, que sostiene la cohesión del país y que puede ser amenazado, incluso con lenguajes y prácticas seudo liberales.

Convencido de que la introducción de los avances políticos y culturales de occidente y la observancia de los preceptos democráticos era lo mejor para Turquía, con amplio respaldo popular Atartürk abolió el Califato y el Sultanato, proclamó la república laica y estableció la separación de los militares de la política, confiándoles el deber de defender los preceptos de la república.
El europeísmo de Atartürk no fue obstáculo para su ferviente nacionalismo, que lo llevó a confrontar a las potencias occidentales en defensa de los intereses de su país y de su pueblo. En su desempeño, incurrió en arbitrariedades y errores, entre los cuales figuran los asociados al pueblo kurdo. En ocasiones no vaciló en acudir a la violencia para imponer sus reformas.

REFORMAS DE ATARTÜRK

Separación de la religión y el estado. Elección de los gobernantes. Establecimiento de la igualdad de la mujer, incluyendo el voto, el derecho a ser elegidas para cargos de todo tipo, fin de la poligamia y del uso obligatorio del velo. Supresión de la Sharia y adopción de prácticas legales civiles. Cierre de las madrazas y estructuración de un sistema de educación nacional. Reemplazo de la caligrafía árabe por la latina. Promoción de las artes y las letras, y del deporte, incluido el femenino. Fin a la prohibición del alcohol. Adopción del calendario occidental y del domingo como día de descanso; todo ello en solo catorce años. 

Bajo su dirección se definieron los principios ideológicos del país: republicano, nacionalista, popular, estatista, laico, y revolucionario.

Todavía es difícil determinar qué ocurrió en Turquía y qué papel desempeñaron en los mismos las contradicciones y las tensiones entre laicismo y religión. No obstante es preciso saber que están presentes y pueden conllevar serios peligros. Experiencias recientes lo confirman. Allá nos vemos.

La Habana, 20 de Julio de 2016

…………………………………………………………………………..
*Este artículo fue escrito para el diario mexicano ¡Por Esto! Al reproducirlo o citarlo, indicar esa fuente


México: El alcalde de una localidad en Chiapas es asesinado por sus pobladores

RT  -   24 jul 2016 00:32 GMT

Como resultado del enfrentamiento murieron además el líder sindical Narciso Lunez Hernández y tres personas más.

Localidad de San Juan de Chamula, en el estado mexicano de Chiapas. JOHAN ORDONEZAFP

Domingo López González, alcalde de la localidad de San Juan de Chamula, en el estado mexicano de Chiapas, falleció este sábado luego de que sus conciudadanos le dispararan durante una protesta en medio de una reunión de cabildo. Según informa 'El Financiero', la acción fue provocada por las diferencias políticas derivadas del uso indiscriminado de los recursos públicos.

De acuerdo con los informes, los habitantes exigían al alcalde la entrega de cerca de 100 millones de pesos (cinco millones de dólares) para la realización de obras y proyectos sociales. En medio de los reclamos, uno de los guardaespaldas de López intentó agredir a los manifestantes, que respondieron a las acciones con armas de fuego. Como resultado del enfrentamiento murieron además el líder sindical Narciso Lunez Hernández y tres personas más. Al menos 12 individuos resultaron heridos.

Según los testigos, el cuerpo sin vida del alcalde fue arrastrado hasta la plaza de la localidad. A continuación los protestantes levantaron una barricada en la entrada del municipio para exigir al Gobierno el uso de los fondos destinados a la municipalidad. Por su parte, las autoridades señalaron que la situación fue controlada horas después y se ha iniciado una investigación para identificar a todas las víctimas y detener a los responsables.


ALGUNOS ASUNTOS IMPORTANTES PARA LA EDUCACIÓN CUBANA ACTUAL

ESTEBAN MORALES

UNEAC

Si me preguntaran cual es la obra cumbre de la Revolución Cubana, diría que es la   educacional. Integralmente considerada: educación, ciencia e investigación.

En estos días, al concluir el curso, se conversa mucho sobre la educación, tanto superior como general. Se revisa el trabajo, se valoran los logros y las deficiencias. Sé trazan planes para el futuro. Todo con mucho rigor y dedicación.

Soy un enamorado del tema educacional, al mismo he dedicado toda mi vida  y me habría gustado participar en esas reuniones. Como no me fue posible estar presente,  aquí despliego algunas ideas que son parte de mis preocupaciones permanentes. Espero les sean útiles a quienes se tomen el trabajo de leerlas.

Tener un pueblo bastante preparado culturalmente hablando,  más de un 10% de personas con título universitario  y un promedio de escolaridad general  casi por encima de nueva grados, junto a la no existencia de analfabetismo, incluso funcional, ha representado contar con  un escudo protector de nuestro proyecto de nación revolucionaria, soberana e independiente.

Como dijo nuestro aposto José Martí, “La ignorancia mata a los pueblos y es preciso matar la ignorancia”.  Y agregaba,  “Ser cultos para ser libres”. El  Apóstol continúa siendo una inagotable fuente de inspiración en nuestro  trabajo educacional.

Pero una educación, que se proponga hacer  sostenible  y sistemática su acción  mejoradora y emancipadora  sobre las masas del pueblo, deberá ser continuamente perfeccionada.

De aquí que sea insoslayable continuar  su proceso de perfeccionamiento. En el contexto específico de la sociedad cubana,  considero hay  varias tareas que  son exigidas por ese proceso:

-          Perfeccionar  los currículos  educacionales en términos de su integralidad y continua modernización.

-          Educar  teniendo como objetivo que la educación llegue sistemática e integralmente a todos los sectores poblacionales.

-          Ejercer la labor educacional teniendo como  uno de sus objetivos  centrales la lucha contra todo vestigio de discriminación: racial, sexual, religiosa, de origen nacional, etc.

-          Hacer de la enseñanza de la historia patria centro de la formación humanista y cultural de todos los educandos.

-          Educar teniendo como premisa preparar para la vida. Con lo cual la práctica de la investigación y el debate científico adoptan una función primordial.

De todos los asuntos antes planteados y exigidos, para decir que impartimos una buena educación,  pienso que  aun en nuestro  País, presentamos insuficiencias en dos cuestiones  fundamentales:

1.      La preparación cultural de los educandos creo  es deficiente, al no contemplar de manera suficiente en nuestros currículos educacionales, los  conocimientos sobre África, Asia, Medio Oriente y el Caribe. Lo cual trae como resultado que la comprensión de nuestras raíces culturales  sea incompleta.

2.      Siendo Cuba una sociedad “multirracial”, o  más bien “multicolor”, la explicación científica  de ese fenómeno, está aún  ausente de nuestras aulas. Como educar dentro de una sociedad “multicolor “sin introducir el color en la educación.

Por tales motivos, yo diría, que viviendo aun dentro de una sociedad de “hegemonía blanca”, asunto, que venido de la colonización esclavista,  no puede ser  superado en tan corto plazo de tiempo,  entonces,  al no mencionar el color,  en la práctica,  educamos para el color hegemónico,  y no  suficientemente para ser cubanos. Es decir, en la práctica educamos para ser blancos. Tal vez no seamos conscientes de ello, pero ello  tiene lugar con una lógica infalible. Teniendo que quebrar los basamentos en que esa lógica se asienta.

Considero que no debiéramos educar para ningún color. Pero en nuestro país, el color existe y  la discriminación por el color también, y  aunque no lo aceptemos, todavía entre nosotros,  el color es una variable de diferenciación social y  como tal funciona, aunque nos neguemos a reconocerlo. Tratándose de una disfuncionalidad social o de una forma de funcionamiento que aún no responde a los cánones de la sociedad que deseamos  construir.

Además, al dejar ese asunto  del color,  al margen de la educación que impartimos, no estamos preparando a nuestros jóvenes para que enfrenten los prejuicios del color,  que se hayan aun  fuertemente enraizados en la sociedad, la familia en particular y  nuestra cultura en general. La cultura que nos llega del colonialismo, es una cultura racista. Y aun debemos trabajar mucho para  liberarla  de sus  inconvenientes.

Decía Don Fernando Ortiz, nuestro  segundo descubridor y antropólogo mayor, que Cuba es un  “ajiaco”. Pero no resulta obsoleto reconocer, que a ese caldo le quedan aún dentro muchas carnes y viandas, que necesitamos todavía revolverlas  fuertemente al fuego,  para que terminen de ablandarse;  por lo que  entonces  nuestra identidad,  sigue siendo un fenómeno que se construye todos los días. No tratándose de algo que podamos  ya dar por terminado.

Nuestra cultura tiene un alto nivel de integralidad y  de consolidación, pero como toda cultura, tiene aún sus lados oscuros que deben ser perfeccionados. No se trata simplemente de un asunto de blancos y negros, sino de toda la sociedad.

 Somos una sociedad joven, venida de un sistema colonial esclavista y  neocolonial, donde aún los vestigios de la esclavitud se pasean por nuestras calles, plazas y barrios. Tomando   cuerpo en la pobreza, las desigualdades, los estereotipos y  los prejuicios que aún  no hemos logrado superar;  en las insuficiencias que dimanan de ella;  en las imperfecciones de una sociedad que aún es capaz de alimentarlas. Deviniendo todo ello no en simples lastres del pasado, sino en problemas que nos amenazan y  agreden  desde el presente.

Es cierto que nuestros medios hacen ya un esfuerzo por superar el problema. En particular la televisión, la prensa, el cine y otras manifestaciones artísticas, pero las  deudas   son  aún son muy grandes. Porque nos  demoramos en tratar el asunto, resultado de que las prioridades de la lucha por la seguridad nacional, las agresiones contra Cuba y una política social extraordinariamente humanista, que solo priorizo la pobreza y no trato el color,  nos hicieron creer idealistamente que los  problemas relativos a la discriminación racial y el racismo  se solucionarían por sí mismos.

Sobre todo, nos resta aún mucho por  trabajar con  la integralidad y sistematicidad que los  problemas exigen.

Un asunto de vital importancia, lo es la enseñanza de la Historia. Donde en nuestro libros, deben quedar reflejados,  todos los colores, que construyeron esta nación. Historia  en la que todavía hacemos “voto de silencio”  sobre acontecimientos de nuestro devenir   que aún  no son estudiados a fondo, como por ejemplo, La llamada “Guerrita de 1912” o La Conspiración de Aponte, temas que durante mucho tiempo,  apenas  ha sido  tratado por nuestros historiadores.

Sobre el tema racial, nuestra prensa actual aún no ha logrado  igualar la presencia que este  tenía en la década de los años veinte y treinta. Cuándo el tema era bastante debatido y muchos periodistas-incluso negros- trataban el asunto abiertamente. Observándose entonces  un debate social, cuyo nivel aun no logrado alcanzar. A pesar de que en los últimos años lo hemos retomado el tema racial a nivel académico y se ha recomenzado un debate que lo  trae a flote con creciente frecuencia.

Diríamos que el tema racial no es un asunto “Del malecón para afuera”, es parte de nuestra compleja realidad social interna. Tratándose  de algo que nos afecta, nos divide, complica el proceso de consolidación del proyecto social de la revolución y deviene, por tanto, en potencial instrumento de una diplomacia subversiva contra Cuba. Formando parte del proyecto de desestabilización interna, que aun en medio del cambio de política, proclamado por  el presidente Obama el 17 D, tiene su continuidad  en la agresividad cultural que se despliega hoy contra la sociedad Cubana.

La Habana, Junio 30 del 2016


Saludo y mensaje a los Amigos de Moncada, Lectores en el Mundo



Amigos de Moncada, Lectores en el Mundo

Como habrán podido observar los últimos días, se han experimentado irregularidades con la publicación de informaciones y trabajos de opinión acostumbrados, tanto en el blog como por correo; tal situación ha sido debido a la necesaria actualización del sistema operativo y, con ello, la migración de todos los contactos receptores por la vía del correo, operaciones que no pueden hacerse en un solo momento.

Esta eventualidad parece haber llegado a su resolución final afortunadamente, aunque es posible hayan quedado algunas limitantes con las listas de contactos; como se recurre a los archivos actuales y precedentes, es posible alguien haya quedado afuera, o se le haya incluido aunque haya solicitado su suspensión temporal por algún viaje. En ambos casos podrán comunicarse con nosotros para enmendar el error cualquiera que fuere.

Con los deseos de que sigan disfrutando de la difusión de los materiales acostumbrados, reciban fraternal saludo

José Mario Zavaleta