lunes, 18 de julio de 2016

Alemania: un hombre armado con un hacha ataca a los pasajeros de un tren

RT  -   18 jul 2016 21:23 GMT

Un hombre no identificado ha atacado a los pasajeros de un tren con un hacha, informan los medios locales. Más de 20 personas resultaron heridas.

Michaela Rehle Reuters

De acuerdo con el periódico 'Die Welt', la línea de ferrocarril entre las ciudades de Wurzburg y Ochsenburg ha sido temporalmente cerrada. El atacante podría haber sido abatido, pero todavía no hay confirmación oficial.

Los testigos han comentado en la red social Twitter que los helicópteros están sobrevolando la zona del incidente, a la que han acudido equipos de Policía y ambulancias.

Según los datos preliminares, al menos 21 personas resultaron heridas, algunas de ellas de gravedad.


EL COLOR DE LA VIOLENCIA

Jorge Gómez Barata

En la historia de los Estados Unidos abundan los héroes de las guerras contra los indios, mas no los hay en la guerra contra los negros. La razón es obvia, los negros, que en África fueron cazados como fieras, vendidos como bestias, y obligados a trabajar como galeotes en el Nuevo Mundo, nunca fueron a la guerra.

Aunque no les faltaban motivos, los esclavos africanos carecían de medios y no estaban familiarizados con tal procedimiento. Por lo general, la cultura de las comunidades de donde procedían, aunque conocían de confrontaciones locales y circunstanciales, no habían llegado al estadío donde las guerras son instrumentos de liberación nacional y social. 

Las guerras, las conquistas, y el sometimiento de territorios habitados aparecen como producto de las civilizaciones avanzadas. Al igual que los pueblos indoamericanos, los africanos no sospecharon el destino que les deparaba a la llegada de los europeos. Ello explica la buena fe con que los recibieron. Cierta vez escuché a un profesor decir: “Malinche no traicionó a los suyos, Cortés la traicionó a ella, y la utilizó”. La explicación no me convenció del todo, pero desde entonces concedo a la joven azteca el beneficio de la duda.  

No obstante el crecido número de esclavos existentes en el Nuevo Mundo, especialmente en Las Antillas, Brasil, y los Estados Unidos, salvo casos aislados como el de Haití, donde el liderazgo negro autóctono y una singular coyuntura facilitaron el  levantamiento revolucionario, la rebeldía de los esclavos africanos se expresó más que en la lucha contra los blancos, en frecuentes sublevaciones locales, luego de las cuales se ocultaban en bosques y selvas, convirtiéndose en cimarrones perseguidos implacablemente*.

En el siglo XIX, allí donde fueron convocados y admitidos por los criollos, los esclavos africanos y sus descendientes se integraron y participaron en las luchas por la independencia. Los casos más relevantes fueron los de Cuba, en que formaron parte de la dirección de la lucha, y los Estados Unidos donde integraron unidades de combate durante la Guerra Civil. 
  
Lo cierto es que, a pesar de la rudeza y la injusticia de la esclavitud, la violencia contra los blancos no es algo que caracterice a los afroamericanos, actitud que explica el estoicismo con que durante casi un siglo, después de la abolición de la esclavitud, soportaron la humillante segregación, y la masividad con que respaldaron la prédica de Martin Luther King y lucharon sin violencia por sus derechos civiles. **

Ciento cincuenta y tres años después de la Proclama de la Abolición de la Esclavitud por el presidente Lincoln, a más de siglo y medio de la adopción de la 13º Enmienda que suprimió para siempre esa práctica, y sesenta después que se pusiera legalmente fin a la segregación racial, el racismo y los problemas asociados al mismo no solo no han disminuido, sino que experimentan un agravamiento que conduce a enormes tensiones, y a expresiones de violencia en aumento.

En estos días excepcionalmente tensos, se ha evidenciado una aleccionadora paradoja. Los hombres y mujeres que desde los más altos cargos de la nación lidian con los problemas generados por la incontrolable violencia policiaca contra los negros, pertenecen a ese sector del pueblo americano.

Afroamericano es Barack Obama, hijo de padre africano, quien en ningún momento ha usado los poderes de su cargo a favor de raza alguna, y con altura, se comporta como presidente de todos los norteamericanos. Negra es Loretta Lynch, Fiscal General de los Estados Unidos, que sin sectarismo trata de mantenerse serena y objetiva, y negro es David Brown, jefe de la policía de Dallas, Texas, cinco de cuyos efectivos fueron muertos en la airada y lamentable réplica.

Por ahora no hay peligro de una guerra racial en Estados Unidos, aunque las potencialidades para ello están siendo peligrosamente estimuladas, no por los afroamericanos ni por los líderes del país, convertidos en rehenes de agitadores racistas. Allá nos vemos.

La Habana, 13 de julio de 2016

………………………………………………………………………………
*Omito importantes eventos de rebeldía esclava en Cuba, Brasil, Santo Domingo, Las Antillas, Filipinas, México y Norteamérica que nunca configuraron guerras contra los blancos, sino reacciones contra la crueldad de mayorales y sicarios que además de hacerlos trabajar de modo extenuante, los sometían a los más inhumanos castigos. 

** En los años sesenta y surgieron expresiones con tendencias a la lucha armada como el partido de los Panteras Negras, y se enarbolaron consignas como “Poder negro” y otras que expresaron su decepción por los escasos resultados de las fórmulas no violentas.
…………………………………………………………………………………………………………………..
*Este artículo fue escrito para el diario mexicano ¡Por Esto! Al reproducirlo o citarlo, indicar esa fuente


UNA VEZ MÁS SOBRE LA CORRUPCIÓN

Esteban Morales

UNEAC

Se trata de un problema acerca del cual ya hemos  escrito antes. Calificándolo como más importante que la contrarrevolución, que incluso  ha estado siempre  financiada, liderada  y apoyada por Estados Unidos.

Es  que la contrarrevolución viene de afuera. Y los que la practican  desde dentro se encuentran con los más disimiles  obstáculos  para realizar su labor desestabilizadora.

En Cuba la contrarrevolución se suicidó. Por eso   no cuenta con espacio para su actuación. Pretendiendo entonces   adoptar una “careta democrática” que tampoco le ha servido para nada. Porqué carecen de legitimidad,  no defienden a ninguna clase desplazada del poder, no tienen masa, ni líderes y mucho menos programa. Siendo seres desprestigiados que se alían a las peores causas.

Sin embargo, la corrupción viene de adentro, del propio seno de la sociedad cubana. No podemos decir que se trate de algo importado. Pues es, en primer lugar, es un   fruto directo del descontrol de la economía,  de su falta de eficiencia, de los errores que se cometen en su dirección, de la indolencia de algunos cuadros y de la incapacidad del aparato de dirección  económica para  acometer  medidas, que de verdad,  ataquen a la corrupción.

Junto a esto último, y no nos hagamos ilusiones, un País que no garantiza un salario suficiente para la vida, que las pensiones no alcanzan, que los precios conspiran contra los niveles de consumo  y que la protección al consumidor casi brilla por su ausencia, no está dotado de un mecanismo  social que le facilite luchar contra la corrupción. Deviniendo todo ello en base objetiva de la, justificación del “socialismo”,  el “resolver “, por la izquierda”, que llegan a formar una cultura de las que todos participan, y los que no lo hacen, muchas veces están aguardando por la oportunidad para hacerlo.

Por lo que también hay que entrarle de lleno a esa seudo cultura para desbaratarla. Perseguirla sin clemencia alguna. Pues de lo contrario, corromperse se convierte en la norma y no en la excepción.

No debemos olvidar, que la corrupción tiene raíces históricas, dentro de una sociedad a la que no vinieron peregrinos, huyéndoles al hambre y a la persecución religiosa, sino ladrones, desclasados  y delincuentes sacados de las cárceles  para enrolarse en la aventura del viaje trasatlántico. Por  lo que vinieron para enriquecerse a costa del trabajo esclavo, la usura, el comercio, la explotación esclavista. Esa parte oscura de nuestra cultura  está en el fenómeno contemporáneo de la corrupción.

Por lo que la corrupción y la lucha contra  ella, no puede ser vista como una simple tarea legal, ni educacional, cultural  o de protección social. Sino también como la lucha contra aquella parte de nuestra cultura ancestral que hay que superar.

Todos debemos estar conscientes, que lo primero que protege  a una  sociedad de sus enemigos, y en particular de  la corrupción, es construir   una economía sana, prospera, bien dirigida, dentro de la cual robar , prostituirse o corromperse, tenga sentido solo para una minoría social  inadaptada que siempre existe en toda sociedad por muy rica, prospera y organizada que esta sea. Siempre existirán ladrones, corruptos, personas inmorales, desclasadas, a las que poco les importara comportarse casi  como animales. Porque la misma sociedad humana, incluso antropológicamente,  aun presenta hasta la incapacidad de para que el ser humano  ande erecto. La evolución no se ha detenido ni siquiera físicamente, cuando más desde un punto de vista social que es  todavía  joven.

Luego entonces, la lucha contra la corrupción, no en principio,  ni primeramente,  una batalla contra los corruptos. Se trata de una batalla cultural. Estos últimos pueden desaparecer o ser reducidos a su mínima expresión con relativa rapidez.  La lucha contra la corrupción es, en primer lugar, una batalla por el desarrollo  integral, cultural  de la sociedad. Su economía en primer lugar,  junto a ello y al unísono todo lo demás.

De todos modos, la batalla contra la corrupción exige además  una fuerte actividad de todo el aparato represivo institucional, que no de cuartel a los corruptos,  donde quiera que estos  SE encuentren;  desde  los niveles más altos de dirección hasta los más bajo; porque todos los burócratas no son corruptos, pero la burocracia  como tal es corrupta por su propia naturaleza. Se protegen unos a otros, intercambian favores y tienden a no mirar hacia arriba. Por tanto, no es el aparato burocrático el que en mejores condiciones esta para combatir la corrupción, ni responderle ampliamente a las masas trabajadoras   y a toda la sociedad por su control y erradicación  final.

Es el partido, seguido por las masas organizadas   quien en mejores condiciones esta para constituirse en el  primer frente de lucha contra la corrupción.

Como se dice, no demos más vueltas a la noria. Son las masas organizadas, en los centros de trabajo, los municipios,  en todos los lugares, las que bajo la dirección del partido,  pueden dar la batalla a la corrupción. El equipo administrativo organizado puede ayudar, pero la lucha contra la corrupción  es en principio una tarea política. Por lo cual, el propio equipo administrativo, debe quedar bajo el control y la orientación del partido.

Tratándose de una batalla en la que  toda la sociedad  está obligada a participar.

La Habana, Julio 4 del 2016

EL CAOS PROVOCADO ES LO MEJOR DEL BREXIT

Por Manuel E. Yepe

“Nadie en Gran Bretaña o Estados Unidos previó la votación de “Brexit” que llamaba al retiro del Reino Unido de la Unión Europea. El mundo tiene que estar agradecido por la arrogancia y el error de este cálculo político”, escribió el 1º de julio la periodista Margaret Kimberley en su columna Freedom Rider de Black Agenda Report.

Si hubiera habido siquiera un mínimo indicio de una probable victoria de Brexit, el primer ministro David Cameron jamás habría aprobado llevar el asunto a votación.

“Pese a su bien cultivada imagen de progreso e ilustración, la Unión Europea no es un baluarte de paz y cooperación mundial. Actúa como una banda de 28 naciones al servicio de la política exterior de Estados Unidos pero los países que la integran también son víctimas del poder norteamericano. Estados Unidos es el socio invisible de la UE, asegurando que se mantenga bien financiada, crezca la OTAN y nadie se salga fuera de la órbita estadounidense”.

Bajo presión estadounidense, la UE ha ampliado su membrecía para incluir a los países más pobres cuyos pueblos tenían entonces motivos para emigrar a países más prósperos como el Reino Unido. De modo que este problema no era solo para los trabajadores ni era sólo preocupación de xenófobos y racistas sino también de aquellos cuyos empleos y salario desaparecen o decrecen.

En uno de sus peores actos de desesperación, Cameron invocó el espíritu del muy calumniado Vladimir Putin y declaró que un voto a favor de Brexit sólo beneficiaría al hombre convertido en un villano por los medios de comunicación y políticos occidentales.

Fueron ignoradas las advertencias de catástrofe económica a favor de un deseo de libertad de una Unión nacida de la necesidad de hacer más fácil el flujo de capital. Es cierto que activistas muy señalados del Brexit estaban motivados por el sentimiento anti-inmigrante. Pero, también los había en el partido laborista bajo la influencia del capital financiero y el fantasma desacreditado del criminal Tony Blair.

La reacción de los medios de comunicación a la votación fue prueba de cuánto el “establishment” deseaba permanecer dentro del proyecto neoliberal. “Los votantes que eligieron la ruta del Brexit han sido etiquetados como estúpidos, y se nos dice que 17 millones de ciudadanos no sabían lo que estaban haciendo”, dice Kimberley. Por cada acto o discurso vinculado a un crimen de odio se culpa ahora a la votación de Brexit, como si hubiera existido una ausencia total de racismo e intolerancia anteriormente.

Cameron se retirará, pero también deja gran confusión en el partido laborista. Escocia votó por quedarse, pero sus líderes ya han dicho que el referéndum no será vinculante para ellos. Se habla de un segundo referéndum, que constituiría una burla a los constantes alardes de democracia en el mundo capitalista.

Otros países están observando y mucha gente en el resto de Europa ha comenzado a hablar una vez más de tener sus propias monedas y de dejar la OTAN. “Quieren liberarse de los grandes matones en el patio de la escuela: los Estados Unidos de América y el capital financiero”, afirma Margaret Kimberley.

La ciudadanía no es capaz de articular sus razones pero  habla, cuando le dan la oportunidad, de su infelicidad. Algunos de los que votaron por abandonar la UE pueden ser versados sobre el tema, los hay que votaron contra los inmigrantes, otros porque estaban hartos de los políticos que les mienten sobre guerras y austeridad.

El resultado final de Brexit pudiera ser el fin del Reino Unido.

Escocia e Irlanda del norte votaron a favor de permanecer en la UE mientras que Inglaterra y Gales votaron para salir. Dada otra oportunidad, los escoceses pueden elegir la independencia.

Gran Bretaña cometió algunos de los peores actos criminales en la historia de la esclavitud y el colonialismo. Ahora actúa en concierto con Estados Unidos, sancionando y amenazando. Por ahora es poco probable que juegue un papel muy importante en provocar a Rusia, que de pronto ha bajado en la lista de prioridades imperialista.

El caos puede ser una buena cosa. El desorden actual de la política post-Brexit es un signo de que una parte de la coalición capitalista está en problemas. No se podrá dar para atrás fácilmente y negar la voluntad de la gente. Este terremoto no se puede recubrir fácilmente y eso es, de hecho, una buena cosa.

Los reproches posteriores al referéndum y el caos político resultante benefician a la humanidad. La reciente monstruosidad de la Sociedad Transatlántica sobre Comercio e Inversión (TTIP), ha quedado por ahora en suspenso y las provocaciones de la OTAN contra Rusia han perdido prioridad. Millones de personas tendrán un respiro en lo que concierne a la intromisión de Estados Unidos  en sus vidas, dice Margaret Kimberley.

La Habana, Julio 12 de 2016

Exclusivo para el diario POR ESTO! de Mérida, México.


LOS NIÑOS SON LOS QUE SABEN QUERER

Por Pedro Martínez Pírez

Como cada tercer domingo del mes de julio se celebró este 17 en todo el archipiélago cubano El Día de los Niños, y el Palacio de Convenciones de La Habana acogió a los 270 delegados a la Asamblea Nacional de la Organización de Pioneros “José Martí”, que agrupa a los niños cubanos y tiene una relevante presencia en las escuelas del país.

Según la Agencia Cubana de Noticias el primero y más grande de los aplausos de los delegados a la Asamblea estuvo dedicado a Fidel Castro, considerado el Pionero Mayor, quien el próximo 13 de agosto cumplirá 90 años de edad, y recibe por estos días el homenaje de las organizaciones e instituciones de Cuba.

La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas recomendó en 1954 que se instituyera en todos los países un Día Universal del Niño y sugirió a los gobiernos que celebraran ese día en la fecha que cada uno de ellos estimara conveniente.

La ONU celebra dicho día el 20 de noviembre para conmemorar la aprobación de la Declaración de los Derechos del Niño en 1959 y de la Convención sobre los Derechos del Niño aprobada tres décadas después. En Cuba se celebra como ya dijimos el tercer domingo del mes de julio, cuando los niños disfrutan sus vacaciones escolares, y lo hacen en todos los municipios y provincias del país mediante la realización de actividades recreativas, culturales y deportivas.

El último informe de UNICEF, la Organización de la ONU para la infancia, advirtió que casi 70 millones de niños podrían morir en el mundo antes de cumplir los cinco años de edad si no se toman medidas urgentes para reducir la mortalidad infantil y sacar de la pobreza a millones de personas.

En Cuba, país pobre y bloqueado por la mayor potencia imperialista de la historia, todos los niños van a la escuela y los indicadores de mortalidad infantil están entre los más bajos de América. No hay un solo niño abandonado a su suerte deambulando por las calles, y las dificultades económicas de las familias no llegan, como en otros países, a la miseria extrema.

Y se cultiva en las escuelas cubanas la obra de José Martí, quien legó a maestros y alumnos ese extraordinario pensamiento que recomienda trabajar para los niños, “porque ellos son los que saben querer, porque ellos son la esperanza del mundo”.

La Habana, 18 de julio de 2016