viernes, 17 de junio de 2016

Michel Temer cada vez más hundido por corrupción en Brasil

Michel Temer intenta escudarse de su responsabilidad en actos de corrupción, pero conforme avanzan investigaciones, es cada vez más desenmascarado. | Foto: Reuters

Telesur  -   17 junio 2016

Un informante clave en el escándalo Petrobras, el más grande de la historia, lo acusó de pedir un soborno de 700 mil dólares.

El presidente interino Michel Temer se ve cada día más hundido por acusaciones de corrupción, siendo la última la del expresidente de Transpetro, la empresa de transporte de petróleo y gas más grande de Brasil, Sergio Machado, quien dijo que el mandatario temporal tomó la presidencia de su partido con el fin de controlar todos los sobornos que el PMDB recibía.

Machado también acusó a Temer de pedir unos 700 mil dólares en fondos ilegales para financiar campañas electorales de candidatos de su partido. Explicó que los sobornos eran a cambio de concesiones y contratos en beneficio de Transpetro.

Políticos de partido "golpista"

El exjefe de la empresa transportista reveló que unos 20 dirigentes del Partido de Movimiento Democrático de Brasil (PMDB) de Temer, incluyendo el senador Renan Calheiros, Aecio Neves, Romero Jucá y Henrique Alves.

Machado es un informante clave dentro de la investigación llamada Operación Lavado de Autos que vincula a Temer al escándalo de Petrobras, el caso de corrupción más grande de la historia de Brasil que involucra miles de millones de dólares.

Temer, cuyo gobierno es considerado golpista e ilegítimo, ha sido golpeado por una controversia que continúa generando nuevos acontecimientos que le afectan cada más a él y a sus aliados en el parlamento, cuerpo que busca desacreditar y la destituir a la presidenta suspendida, Dilma Rousseff, con el único objetivo de darle carpetazo a un caso que de seguro les llevaría a la cárcel.

El mandatario interino negó las nuevas acusaciones y llamó “mentiroso y criminal” a Machado, quien este miércoles rindió testimonio frente a la Suprema Corte de Justicia de Brasil.

Con las declaraciones de Machado, Temer queda definitiva y contundentemente ligado al caso de corrupción de Petrobras por primera vez desde que iniciaron las investigaciones.

De acuerdo con Machado, Temer le pidió los 700 mil dólares en fondos para financiar campañas a la empresa de construcción e ingeniería, Queiroz Galvao.

Donaciones ilegales

Mientras que las donaciones fueron hechas a través de la empresa, los fondos fueron obtenidos ilegalmente a través de esquema de soborno a cambio de contratos con Petrobras.
El presidente interino rechazó las acusaciones y alegó que él nunca solicitó las donaciones de manera ilegal. Agregó que él se apegó a los reglamentos electorales de financiamiento de campañas.

Peor aún

Pero las nuevas acusaciones en contra de Temer son aún peor, ya que por vez primera lo implican en  la Operación de Lavado de Autos, un esfuerzo anticorrupción que ha visto a docenas de políticos y empresarios sentenciados ante una corte por lavado de dinero, soborno y fraude.

Y mientras avanzan las investigaciones en contra de Temer, la oposición ve cada vez más truncados sus objetivos de destituir a Rousseff para lavarse las manos y evitar la justicia.

Siete miembros del gabinete ministerial de Temer también han sido vinculados a las investigaciones. Tres de ellos han sido obligados a renunciar. El último ha sido Henrique Alves, ministro de Turismo. También se vieron obligados a abandonar sus puestos el de Transparencia, Supervisión y Control, Fabiano Silveira, y el de Planificación, Presupuesto y Gestión, Romero Jucá.

Peor de lo pensado

Mientras parece que Temer verá frustrados todos sus intentos de destituir a su otrora amiga y aliada, Rousseff, las encuestas más recientes de Vox Populi revelan que un 67 por ciento de los brasileños tienen una opinión negativa del presidente interino. Otro 32 por ciento cree que es peor de lo que originalmente habían creído.

Pero si prosperan Temer y sus turbios objetivos a través de un voto en senado, que será supervisado por la Suprema Corte (posiblemente en agosto), el presidente ilegítimo lo continuará siendo hasta 2018.


EL GIGANTE DEL SUR TENDRÁ QUE COMBATIR

Por Manuel E. Yepe

"Ahora los pobres, los excluidos, los sintierra y los sintecho, que tenían la esperanza de llegar a ser felices, tendrán que buscar otras asociaciones partidarias o forjar nuevas herramientas de hacer política, fundadas en la ética, la supresión de las causas de las desigualdades sociales y en la búsqueda de otro Brasil posible”.

Tal es el pronóstico que formula, ante la grave crisis por la que atraviesa tras el golpe de estado parlamentario y mediático contra el orden constitucional en su país, el periodista, escritor, religioso de la orden de los dominicos y militante de la Teología de la Revolución, Frei Betto, quien fuera asesor del Presidente de la República de Brasil cuando Luis Ignacio Lula da Silva ocupaba este cargo.

Los tres primeros gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT) – dos de Dilma Rousseff y uno de Lula- representan lo mejor que ha habido en la historia republicana del gigante suramericano. “Salieron de la miseria 45 millones de brasileños; los programas sociales -desde el Bolsa Familia al Más Médicos- le extendieron una red de protección social a la parcela más pobre de la nación; el acceso a la universidad se popularizó; el Fondo Monetario Internacional dejó de meterse en nuestras cuentas y  América Latina ganó más unidad. Y Cuba fue sacada del limbo”, escribe el prestigioso religioso revolucionario Frei Betto.

“Lástima que el PT no se atrevió a implementar reformas de estructuras, como la política, la tributaria y la agraria. Permitió que el programa de emancipación Hambre Cero fuera sustituido por el compensatorio Bolsa Familia.

“Como si la retórica fuera suficiente para encubrir lamentables desigualdades, el PT trató en vano de ser el padre de los pobres y la madre de los ricos. Para renovar el Congreso no confió en el potencial político de los líderes de los movimientos sociales. Prefirió concertar alianzas promiscuas cuyos virus oportunistas acabaron por contaminar a algunos de sus dirigentes”.

Si bien gracias al crédito fácil, al control de la inflación y al aumento real del salario mínimo por encima de la inflación, la población tuvo mayor acceso a bienes personales en sus 13 años de gobierno, el PT no se empeñó en la alfabetización política de la nación ni en la democratización de los medios. Favorecidos por la exoneración de impuestos, en casi todos los tugurios de las favelas está presente toda la línea de aparatos electrodomésticos así como computadoras y  celulares… “y, quién sabe si, en las faldas de la cuesta, incluso algún auto comprado a plazos”.

“Sin embargo, se da también la choza ocupada por una familia sin vivienda, ni seguridad, ni salud, ni educación, ni transporte colectivo de calidad. La prioridad debió haber sido para el acceso a los bienes sociales. Se originó por ello una nación de consumidores, no de ciudadanos, una nación de electores que votan como quien cumple un precepto religioso o retribuye un favor de compadrazgo”.

Entre avances y retrocesos, el PT deja como legado, según Betto, programas sociales que merecerían figurar como políticas de Estado y no solo de gobierno. ¿Pero tendrá el partido la osadía de reinventarse?”, se pregunta el intelectual revolucionario.

Los gobiernos del PT recibieron el país del neoliberal Fernando Enrique Cardoso que lo dejó a Lula en honda crisis económica, inflación desbocada, astronómica deuda pública, desgarramiento del tejido social, desarticulación del Estado y profundización de las desigualdades e injusticias abismales que padece Brasil hace siglos; una de ellas, la injusta distribución de la tierra. Otra, una ley electoral que impide la participación popular. Tanto al sindicalista como a Dilma les ha sido muy difícil gobernar.

Para hacer avanzar su agenda social han debido mantener alianzas y conciliaciones con sectores y partidos burgueses y de conveniencia para estar en condiciones de enfrentar una embestida feroz de la derecha y la gran prensa oligárquica en un país donde el 90 % de los medios están en manos de siete adineradas familias que controlan el espectro audiovisual. No obstante estos factores, la gestión del PT ha sido revalidada por los electores en tres comicios presidenciales consecutivos, incluyendo la muy acosada reelección de Dilma en 2014, con un margen más ajustado que los anteriores pero ascendente a la muy respetable cifra de 54 millones de votos, más de tres millones sobre su rival Aécio Neves.

El juicio político (impeachment) contra Dilma Rousseff ha sido un sucio golpe de los resentidos grupos oligárquicos de la derecha brasileña que se ha venido a insertar en los grandes proyectos de la extrema derecha imperialista interesada en quitarse del camino a una nación que, de alguna manera, concierta los idearios de los latinoamericanos y ha devenido abanderada de su indetenible lucha por la independencia y el progreso social.

No hay dudas de que habrá pelea. Sólo queda por ver en qué terreno.

Los golpistas carecen de consenso salvo en la élite y el sector fascista de la clase media.

La Habana, Junio 17 de 2016



TERRORISMO Y ODIO

Jorge Gómez Barata

A diferencia de otras criaturas poseedoras de colmillos, garras, y fuerza descomunal, los humanos no son naturalmente letales, no matan por instinto, ni tienen necesidad de hacerlo para alimentarse o proteger a su prole. No fueron creados con esos atributos ni los desarrollaron, porque no los necesitan. Sin embargo, se les dotó de la capacidad para amar y odiar, y del talento y las habilidades para crear instrumentos que multiplican hasta el infinito sus fuerzas. Se trata de las armas.

Desde tiempos inmemoriales las armas se asocian al poder, la codicia y la política, la dictadura y la opresión. El más aberrante resultado de ellas es la guerra, en las cuales los hombres se matan unos a otros, y quienes más daños causan obtienen las victorias y son loados como héroes. Vinculadas a los prejuicios, las armas sirven para cometer crímenes de odio.  

Los delitos de odio se asocian a agresiones, actos de discriminación, o ataques a individuos, grupos sociales, o entidades por razones de raza, etnia, nacionalidad, creencias religiosas, identidad de género, discapacidad, edad u otras basadas en prejuicios. Quienes cometen tales delitos no obtienen con ellos beneficio alguno, muchas veces ni siquiera conocen a sus víctimas.

Estos delitos se sustentan en convicciones y recelos ideológicos, cuya promoción contradictoriamente suele ser protegida por leyes destinadas a salvaguardar la libertad de expresión. El ejemplo más conocido es la Primera Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos. Una persona puede ser condenada por incurrir en delitos de odio, pero no por promoverlos o incitar a hacerlo. Ante las críticas, racistas, homofóbicos, misóginos, invocan las libertades de expresión y culto.

El reconocimiento de los delitos de odio en los Estados Unidos es un fenómeno reciente. En 2009, después de un debate de alrededor de cuarenta años, fue aprobada la ley de “Prevención de Delitos por Odio Matthew Shepard”, en cuya defensa el entonces Secretario de Justicia, Eric H. Holder, subrayó: “…Este es el momento para proveer justicia a víctimas de la violencia motivada por el prejuicio, y redoblar nuestros esfuerzos para proteger a nuestras comunidades contra la violencia basada en el fanatismo y la discriminación”.

Aún con esta ley se avanza poco en la prevención y erradicación de los delitos de odio, entre otras cosas debido a que es difícil moderar los discursos racistas, xenófobos, y extremistas, que suelen ampararse en la libertad de expresión, y no ha sido posible establecer controles eficaces respecto al acceso a las armas de fuego,  porque algunos círculos del establishment y poderosos lobistas, presentan el texto de la Segunda Enmienda a la Constitución como si se tratara de las Sagradas Escrituras, y no parte de un documento legal perfectible, enmendado en 26 ocasiones.     

El hecho de que los fundadores de los Estados Unidos vivieran dispersos y aislados en inmensos territorios, donde eran asediados por enormes peligros, y estuvieran obligados a garantizar por ellos mismos y con sus propias armas su seguridad, explica que inscribieran en la Constitución el derecho a poseer armas. Obviamente ello no significa que se trate de una necesidad vigente por toda la eternidad, ni que sea necesario ejercerla del modo como ahora se hace.

En 1791 cuando fue introducida la Segunda Enmienda, en la cual se establece el derecho a poseer armas, no existían las fuerzas armadas de los Estados Unidos, ni los cuerpos de policía local y federales, no se había fundado ninguna agencia de seguridad. Entonces además de primitivas y poco letales, las armas eran escasas. La era del Winchester y el Colt estaba a más de cien años.

Al pronunciarse al respecto, el presidente Barack Obama empleó las palabras exactas: terror y odio, fenómenos particularmente intensos a lo interno de los Estados Unidos, y practicados contra ellos desde el extranjero. Los primeros, con razón o sin ella, son atribuidos a procesos históricos, y los segundos parecen ser resultados del desempeño político.

Tal y como se perciben en la coyuntura interna de los Estados Unidos, donde el presidente Barack Obama, genuinamente interesado en establecer controles sobre la tenencia de armas no pudo avanzar, tampoco cerrar la prisión de Guantánamo, es difícil realizar pronósticos optimistas. Es lamentable, pero los crímenes de odio aumentan en lugar de disminuir, y el terrorismo internacional recuerda a una hidra difícil de decapitar. Allá nos vemos.

La Habana, 17 de junio de 2016


Irak: el Ejército avanza y Faluya queda en la mitad

Mientras permanecen en la ciudad apenas 50 000 pobladores, porque 53 000 huyeron, las fuerzas del Gobierno cobran terreno sobre un Estado Islámico que colapsa

Mediante ataques a enclaves estratégicos, el Ejército iraquí recupera Faluya segmento a segmento. Autor: Reuters

Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
16 de Junio del 2016 23:08:37 CDT

BAGDAD, junio 14.— Las fuerzas iraquíes consiguieron este jueves nuevos progresos frente al grupo terrorista Estado Islámico (EI) en Faluya y mataron a decenas de terroristas, según informaron fuentes de seguridad y militares.

Los efectivos del Gobierno tomaron el control de un complejo residencial al sur de Faluya, después de una batalla con el EI, en la que murieron y resultaron heridos decenas de yihadistas, aunque el número de bajas no fue precisado. Los soldados destruyeron decenas de vehículos que utilizaban los terroristas, reportó EFE.

Según una fuente militar, las tropas iraquíes arrebataron las aldeas de Al Zaazna, Al Dibán y Al Itr, y tomaron el importante puente de Abás Yamil, mientras que iniciaron el camino hacia el barrio de Al Hitauín, en el sudeste de Faluya.

Además, la Policía Federal se hizo del estratégico puente de Sudat al Faluya y las fuerzas especiales del Ejército continuaron sus avances en el barrio de Al Shuhadad.

Los efectivos iraquíes repelieron un ataque del EI contra las zonas de Al Burisha, Tauí y Al Yaraishi, al norte de Ramadi, lo que causó la muerte de 30 yihadistas, entre ellos varios suicidas.

El primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, aseguró en un comunicado que el EI «está colapsando» y que las fuerzas del Gobierno continúan la operación para liberar Faluya «con la misma determinación de cuando fue planificada».

En tanto, la Comandancia Conjunta de la Fuerzas Iraquíes anunció la liberación de la localidad de Al Nasr, ciudad que fue capturada por el EI en enero de 2014. En las últimas semanas, el Ejército iraquí emprendió una ofensiva para recuperarla.

Otro despacho de EFE, desde El Cairo, refiere que la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) informó este jueves que el número de personas que han huido en las últimas tres semanas de la ciudad iraquí de Faluya se eleva a 53 000.

En su cuenta de Twitter, OCHA Irak indicó que los civiles comenzaron a abandonar esta localidad hace tres semanas, y precisó que desde el comienzo de este mes se ha producido un gran aumento de las personas en busca de refugio.

Asimismo, OCHA solicitó a la comunidad internacional más fondos para apoyar a una población que llega a los campamentos en situación precaria. Según la ONU, el número de personas que ha podido abandonar la ciudad aumentó gracias a un corredor asegurado por las fuerzas gubernamentales, que tratan de abrir una segunda vía de escape.

La representante especial adjunta de la ONU en Irak, Lise Grande, indicó a principios de semana que pueden quedar en la ciudad hasta unas 50 000 personas, alrededor de la mitad de cuantas acogía. Naciones Unidas teme que en dicha ciudad el EI esté usando a civiles como escudos humanos.