miércoles, 15 de junio de 2016

EU.- LA MASASCRE DE CHARLESTON. AHORA LA DE ORLANDO

Por Dr. Néstor García Iturbe

(No es que me equivoqué y como no tenía deseos de escribir les envié nuevamente un artículo que cumplirá un año en estos días).

El problema que causó la masacre de Charleston, es el mismo que ha causado la masacre de Orlando y lo más triste del asunto es que la administración Obama no ha hecho nada para que dentro de pocos días no tengamos que lamentar otra masacre parecida.

En Charleston asesinaron nueve ciudadanos, en Orlando asesinaron cincuenta.  Como es que la GUERRA CONTRA EL TERRORISMO, que la administración Obama está desarrollando en tantos países no puede desarrollarla en el suyo y garantizar la vida del ciudadano estadounidense.

Es muy fácil invadir otro país y arrasar con todo aquello que se considere terrorista.  Enviar los drones y asesinar con sus cohetes hellfire  al grupo que se considere “sospechoso” sin hacerle juicio, sin tener pruebas de que los sea.

Mostrar la fuerza contra el débil y la debilidad en su nación.

Repito el final del artículo que escribí hace un año.

“Señor Obama, lo siento por usted, pero estoy seguro que en el tiempo que le queda en la Casa Blanca va a conocer cosas peores y por mucho que se lamente, si no cambia la política de Estados Unidos, no habrá hecho nada. Los valores y filosofía que se utilizan para asesinar otros pueblos, continuarán  poniéndose  de manifiesto en los propios Estados Unidos.

La Habana, 15 de junio 2016

GRUPO EL HERALDO  sarahnes@cubarte.cult.cu



Hace pocos días se originó en Estados Unidos otro incidente penoso en el cual fueron asesinados nueve ciudadanos en la iglesia Emanuel de Charleston, Carolina del Sur.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de inmediato lamentó la muerte de esas nueve personas, por cierto, de la raza negra y afirmó que la tragedia se dio porque el asesino no tuvo problemas para conseguir un arma con la cual perpetuar el ataque.

Parte de sus palabras sobre el incidente fueron:

“Decir que nuestros pensamientos y oraciones están con ellos… no es suficiente para transmitir la angustia y la tristeza y la ira que sentimos”… “He tenido que hacer declaraciones como ésta muchas veces ya (…) En algún momento tenemos reconocer que este tipo de violencia no ocurre en otros países…” .

El análisis de Obama es muy simplista. El asesinato masivo no ocurre solamente porque el asesino no tuvo problemas para conseguir el arma.  Este razonamiento trata de ocultar otras situaciones que influyen en la psicología del ciudadano estadounidense, que son promovidas y apoyadas por el gobierno, en este caso la propia administración Obama.

¿Cómo puede pensar el acusado del asesinato masivo Dylann Roof, que ha cometido un crimen por matar unos cuantos negros cuando la propia administración Obama ayudó a que Israel recientemente asesinara  decenas de miles de personas en la Franja de Gaza y no solamente la ayudó sino que en ningún momento condenó lo sucedido?

Si Dylann Roof lee en la prensa los asesinatos que realizan en Pakistán, Afganistán y otros países, los drones dirigidos por Estados Unidos, en uno de los cuales murieron más de quince personas, entre ellos niños y mujeres, que no eran negros, pero eran árabes. ¿Qué puede pensar él de matar unos cuantos negros?

Cuando Dylann Roof se enteró de que Estados Unidos organizó y financio Al Qaeda con el fin de utilizarla en sus fines estratégicos y que los sucesos del 11 de septiembre donde colapsaron las Torres Gemelas y murieron cientos de personas, puede haber sido un autogolpe para desatar la guerra contra el terrorismo, algo que Estados Unidos necesitaba con el objetivo de  poder mantener la producción del Complejo Militar Industrial. ¿Qué relevancia puede tener lo que él hizo?

Cuando sale a la luz pública la ayuda que Estados Unidos ha entregado a los grupos que tratan de derrocar al gobierno Sirio, ayuda que se ha utilizado para destruir casas, iglesias, escuelas, hospitales de aquel país y asesinar miles de personas. ¿Qué importancia le daría Dylann Roof a lo que hizo en la iglesia de Charleston?

Podemos continuar con este razonamiento y daríamos cientos de ejemplos de lo sucedido en varios países del mundo, donde la mano asesina estaba impulsada, financiada y sostenida por Estados Unidos, cuando no han sido sus propias tropas  las que han cometido los crímenes.

Esta forma de conducir las relaciones exteriores y de manifestar sus valores en el mundo, trae consecuencias internas.

Si podemos matar palestinos y árabes para garantizar nuestra “Seguridad Nacional”, ¿Por qué no matar negros,  que en el criterio de algunos son también un peligro a la Seguridad Nacional.

Si utilizamos todo tipo de armamento para luchar contra los que consideramos enemigos y lo mismo bombardeamos una iglesia, que un hospital, que un complejo de viviendas. ¿Por qué no utilizar algunas armas para ir limpiando internamente el país?

Si en los países donde tenemos intereses económicos los que protestas son asesinados, y otros reprimidos por la policía y encarcelados. ¿Por qué dejar que protesten en Estaos Unidos los que están en contra de nuestro sistema?

Los negros no son solamente los que amenazan la Seguridad Nacional, también la amenazan los latinos, los chinos, los inmigrantes que vienen a buscar trabajo, los indocumentados. ¿Si el gobierno no hace nada en contra de eso, tenemos que hacerlo los ciudadanos que queremos defender el país.?

Los sucesos como el de Charleston no se originan solamente porque alguien pude fácilmente conseguir un arma. Se originan también por el estado de odio existente en la sociedad estadounidense contra una parte de sus miembros, por la forma totalmente criminal en que Estados Unidos ayuda a  torturadores y asesinos en varias partes del mundo, lo cual algunos reproducen internamente, por el desarrollo de una supremacía blanca que considera puede actuar impunemente contra los que se opongan a los intereses de los grandes capitales que dominan la sociedad, incluyendo en esto a personas de todas las razas. Porque los asesinatos y torturas, en vez de ser criticados y perseguidos por el gobierno estadounidense, son apoyados y pasados por alto cuando el que los comete es un aliado.

Señor Obama, lo siento por usted, pero estoy seguro que en el tiempo que le queda en la Casa Blanca va a conocer cosas peores y por mucho que se lamente, si no cambia la política de Estados Unidos, no habrá hecho nada. Los valores y filosofía que se utilizan para asesinar otros pueblos, continuarán  poniéndose  de manifiesto en los propios Estados Unidos.

20 de junio 2015


HACIA UN MODELO INTEGRAL

Jorge Gómez Barata

Las bases y esencias del modelo económico capitalista son las mismas en Iberoamérica y en los Estados Unidos. Todos son países del Nuevo Mundo, comenzaron su andadura histórica más o menos al mismo tiempo y con similares premisas. Sin embargo, los resultados son muy diferentes. ¿Por qué?

La respuesta radica en la política, que es donde se ejerce el poder, se diseñan las estructuras, se proponen a la sociedad las metas compartidas, y sobre todo, se opera el modelo económico. Todo ello ajustado a los preceptos filosóficos adoptados por quienes, con más o menos legitimidad y eficacia, ejercen la función de gobernar.

Obviamente el poder es detentado por la clase dominante, que por no existir sola, está obligada a tomar en cuenta los intereses de toda la sociedad, debido a lo cual, en democracia, se confiere al estado, (el poder en sentido estricto), una función de árbitro entre los diferentes actores. En ninguna parte estos procesos han concluido, y en algunos sus principios se han observado mejor que en otros.

En el momento de la independencia en Iberoamérica las oligarquías asumieron los países como botín. No transformaron las estructuras ni cambiaron los modos de gobernar. No entronizaron la democracia ni fomentaron instituciones creíbles y eficaces, no dinamitaron el modelo agroexportador, ni erradicaron el latifundio y la plantación extensiva. Se olvidaron de los campesinos, los indígenas, los pobres, y los pequeños comerciantes, incluso de los burgueses nacionales. Dieron la espalda al mercado interno y gobernaron para sí. Aquellos polvos trajeron estos lodos.

Al poner a debate una propuesta de Conceptualización del Modelo Económico y Social de Desarrollo Socialista, Cuba muestra una inequívoca vocación democrática y la voluntad de sus círculos dirigentes de tomar en cuenta los criterios de amplios sectores sociales. No obstante, al margen de los perfiles técnicos y de los aciertos del esquema propuesto, se echan en falta precisiones acerca de cómo será operado. 

Aunque resulte redundante, es preciso insistir en que el fracaso económico latinoamericano no puede achacarse a la economía, sino a las prácticas políticas bajo las cuales fue operada. Por sus bases y por sus objetivos, tampoco el modelo establecido en la Unión Soviética era una mala opción, y sin embargo no tuvo éxito.

La crisis que puso fin a aquella experiencia no fue provocada solo por problemas económicos, sino que intervinieron déficits de democracia, participación, protagonismo de la sociedad civil, y otros fenómenos que debilitaron el apoyo de las masas, y la cohesión ideológica y política de las sociedades involucradas.   

El ejercicio de participación ofrece a millones de cubanos la oportunidad de participar en el diseño del país futuro, ello estaría más completo si incluyera una propuesta política explícita, que le proporcione integralidad, y ofrezca una perspectiva coherente acerca de la institucionalidad rectora en la Cuba socialista del porvenir, que como ha afirmado el presidente Raúl Castro, también es perfectible.

El futuro, caracterizado por el mundo global, el predominio del capitalismo, y la existencia de tecnologías, métodos de gerencia, y dirección económica avanzados, configurará una realidad sumamente novedosa y compleja, que requerirá flexibilidad y espíritu innovador. En suma el país estará ante nuevas realidades y serán otros los protagonistas.

Por todo ello asumen mayor trascendencia las reflexiones políticas, los diseños estructurales, la construcción de consensos, la creación de marcos jurídicos apropiados, y el perfeccionamiento de las instituciones, en particular el estado y la sociedad civil. Allá nos vemos.

La Habana, 15 de junio de 2016


Otros cuatro testigos declaran en juicio político contra Dilma

Brasilia, 15 jun (PL) Otros cuatro testigos comparecerán hoy ante la Comisión Procesal del Senado brasileño que lleva adelante el proceso de juicio político contra la apartada presidenta Dilma Rousseff, acusada de presunta violación de la Ley de Responsabilidad Fiscal.

Los declarantes que comparecerán este miércoles serán el exsecretario adjunto de la Secretaría de Presupuesto Federal Cilair Rodrigues de Abreu; José Geraldo Franza, exfuncionario del Ministerio de Seguridad Social; el consultor jurídico del Ministerio de Planificación Walter Baere, e Hipólito Gadelha, consultor de la propia Cámara alta.

Para agilizar las declaraciones de los testigos, el presidente del colegiado Raimundo Lira convocó sesiones para todos los días de esta semana, confirmó la Agencia Senado, y recordó que la víspera dos de los deponentes negaron que las acusaciones contra Dilma referidas al Plan Cosecha tengan fundamento.

El exsecretario de Planeamiento Estratégico del Ministerio de Planificación Gilson Alceu Bittencourt afirmó que la mandataria no tuvo participación directa en cualquier acto de las operaciones relacionadas con este programa del Gobierno federal de apoyo a la producción agrícola.

Sostuvo además que las transferencias de recursos a este Plan no configuran una operación de crédito, pues se trata -remarcó- de una prestación de servicio; no existiendo, por tanto, ninguna violación de la Ley de Responsabilidad Fiscal.

Por otra parte, también se conoció ayer la decisión del titular del Supremo Tribunal Federal (STF), Ricardo Lewandowski, de autorizar la realización de una de pericia de los actos de Rousseff impugnados en la denuncia, la cual fue solicitada por su defensa y rechazada por la mayoría de los integrantes de la Comisión Procesal.

En opinión del ministro de la Corte y presidente del proceso de juicio político, esa indagación guarda relación directa con la tesis de la defensa y permitirá ofrecer, tanto a los miembros del colegiado como posteriormente al plenario del Senado, un conjunto de elementos más amplios para el análisis.

Según había propuesto Lira, la pericia la realizarán tres auditores del Senado Federal en un plazo de 10 días y simultáneamente con las sesiones de trabajo de la Comisión, de modo que no implicará ningún atraso en el cumplimiento del cronograma establecido.

El abogado defensor de Dilma, José Eduardo Cardozo, había anunciado que recurriría ante el STF la negativa de realizar esa investigación, la cual sugería que llevaran adelante peritos internacionales para examinar los cuatro decretos suplementarios y las llamadas "pedaladas fiscales" que sustentan la acusación contra Rousseff.

En su criterio, las pruebas periciales son la manera que se tiene para probar la inocencia de la apartada jefa de Estado, por lo que el hecho de no admitirlas cercenaba su amplio derecho a la defensa.

rc/mpm


EDITORIAL DE GRANMA: Un debate por el futuro de Cuba

A partir de hoy y hasta el 20 de septiembre se de­sarrollará en todo el país un debate democrático, como parte del proceso de consulta con la militancia del Partido y la Unión de Jó­venes Comunistas, los representantes de las or­ganizaciones de masas y de amplios sectores de la sociedad

14 de junio de 2016 22:06:43

A partir de hoy y hasta el 20 de septiembre se de­sarrollará en todo el país un debate democrático, en el que participarán directamente millones de cubanos. Se trata del proceso de consulta con la militancia del Partido y la Unión de Jó­venes Comunistas, los representantes de las or­ganizaciones de masas y de amplios sectores de la sociedad, sobre dos documentos de trascendental importancia discutidos y analizados por el 7mo. Congreso del Partido: la Concep­tua­li­za­ción del Modelo Económico y Social Cu­bano de De­sa­rrollo Socialista y el Plan Nacional de De­sa­rrollo Económico y Social hasta 2030: propuesta de visión de la nación, ejes y sectores estratégicos.

Ellos no son fruto de la improvisación, sino la resultante de una elaboración colectiva, bajo la dirección del Partido, en la cual participaron profesores universitarios, académicos, investigadores de las ciencias económicas y sociales y funcionarios del Gobierno y el Partido. Ambos textos fueron debatidos en reuniones del Buró Po­lítico, en dos Plenos del Comité Central, so­me­ti­dos a consulta de todos los diputados de la Asam­blea Nacional del Poder Popular, de varios miles de personas más, y luego exhaustivamente examinados en el Congreso.

Bajo la máxima del vínculo indisoluble del Partido con las masas y de su confianza en la capacidad de estas, el Congreso aprobó en principio ambos documentos, y acordó encargar al Comité Central llevar a cabo un proceso de consulta, con el propósito claramente definido de enriquecerlos y perfeccionarlos.

Evidentemente, como reflejó el Informe Cen­­­­­­­tral al Congreso, “son documentos abarcadores y de gran complejidad que marcarán el rumbo del proceso revolucionario cubano, del Par­tido y de la sociedad hacia el futuro en la construcción de un socialismo próspero y sostenible”.

Se ha trabajado intensamente y destinaron re­cursos para asegurar que cada militante, cada ciu­dadano tenga acceso a los documentos; a ta­les fi­nes fueron impresos 680 800 ejemplares de un ta­bloide de 32 páginas que contiene los documentos para su distribución a las organizaciones de base y colectivos donde se debatirán, y además se destinaron a la venta otros 200 000. Los si­tios di­gitales del Partido, del periódico Granma y el por­­­tal Cubadebate los publicaron también, lo cual fa­cilita su estudio en una sociedad cada vez más in­­for­matizada, y hace posible que llegue a las decenas de miles de colaboradores cubanos en el ex­terior.

Esos pasos contribuirán a lograr que las discusiones sean ampliamente democráticas, ricas en su contenido, concretas en ideas y proyecciones.

La elaboración de la Conceptualización da cumplimiento al Objetivo 65 aprobado por la Pri­me­­ra Conferencia Nacional del Partido. Re­coge con claridad las bases teóricas y las características esenciales del modelo económico y social al que aspiramos como resultado del proceso de actualización, y por esa razón tiene el extraordinario va­­lor de servir como guía teórica y conceptual de la construcción del socialismo en Cuba.

Su contenido se sintetiza en la Visión de la Na­ción (en otras palabras: el estado que se desea al­canzar), definida como soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible.
Como se explicó en el Congreso, no se pudo llegar a este evento con la elaboración terminada del Plan Nacional de Desarrollo hasta el 2030, debido a su gran complejidad técnica, lo cual se debe alcanzar el próximo año. De tal manera, se debatirán sus bases, o sea, la Visión de la Nación, los ejes y sectores estratégicos.

Ambos documentos, ─el de la Concep­tua­li­zación­ y el Plan─ están estrechamente interrelacionados. Si el primero expresa la meta más ge­ne­ral que nos trazamos, sintetizada de manera precisa en la definición de la Visión de la Nación, el segundo constituye la estrategia para alcanzarla.

Al igual que se hizo hace cinco años cuando se sometieron a debate los Lineamientos de la Política Económica y Social, la opinión emitida por cada participante en las reuniones, militante o no, se tendrá en consideración. Para registrarlas y procesarlas de manera fidedigna se han to­mado las medidas organizativas necesarias.

Tal como acordó el Congreso, esa versión se­rá sometida al Comité Central para su aprobación de­finitiva y enviada para su análisis a la Asam­­­blea Nacional del Poder Popular, órgano le­gislativo al cual le corresponde darle valor le­gal.

La participación activa de los millones de cu­banos, militantes o no, convocados a esta consulta, es imprescindible para consolidar el consenso en torno al futuro de Cuba. Como decía nuestro Primer Secretario en el discurso de clausura del Congreso: “En un asunto de esta naturaleza es esencial lograr el apoyo consciente de la gran mayoría, para ello es imprescindible escuchar, razonar y tener en cuenta la opinión de la militancia y del pueblo en general”.

Los jóvenes deben estar conscientes de que en este debate está el futuro de la Patria; de ahí la im­portancia de su participación necesaria y activa.

Frente a esta amplia discusión nacional que se inicia no faltarán los enemigos, los escépticos, los va­cilantes, los que se hacen eco de las campañas detractoras desde el exterior contra el Partido y la Re­volución, y los que sueñan con volver a una so­ciedad sujeta al deseo y las pretensiones yanquis.

Pero, por encima de ese propósito, prevalecerá la confianza ganada de la inmensa mayoría del pueblo en la Revolución y su Partido único, su apor­­­te para enriquecer el contenido de los dos do­cu­men­tos definitorios que trazan los destinos del país.

La realización de este proceso será un paso sig­­nificativo en el cumplimiento de las misiones principales del Partido, enunciadas por el compañero Raúl: el desarrollo de la economía nacional, la lu­cha por la paz, la unidad y la firmeza ideológica.

Hoy está más presente la sentencia de Fidel en la sesión final del Congreso: “Empren­de­re­mos la marcha y perfeccionaremos lo que debamos per­­­feccionar, con lealtad meridiana y la fuerza unida, como Martí, Maceo y Gómez, en mar­cha in­detenible”. El pueblo de Cuba vencerá.