lunes, 16 de mayo de 2016

"La droga favorita": Por qué EE.UU. no puede superar su adicción a la guerra

RT  -   16 may 2016 18:05 GMT

El escritor Tom Engelhardt opina que Washington considera que la acción militar es el único modo de resolver problemas.

Lehtikuva/Elias LahtinenReuters

La situación en Irak y Siria es cada vez más inestable, pero la única respuesta de Estados Unidos es "enviar más armas, soldados, entrenadores, asesores, contratistas privados y drones", desplegar "poder aéreo", desarrollar "operaciones especiales" y destinar "fondos" a las zonas de conflicto, que cada vez son "más caóticas", denuncia el escritor Tom Engelhardt en su propio portal, TomDispatch.

Para Engelhardt, "el apego de Washington —financiero, táctico y estratégico— al Ejército y sus supuestas soluciones a casi todos los problemas de lo que solía denominarse 'política exterior' debe catalogarse como adictivo" porque, si no, "¿cómo se puede explicar la última década y media, en la que ninguna acción militar, de Afganistán a Irak, de Yemen a Libia, funcionó ni medio bien a largo plazo (o incluso, con bastante frecuencia, a corto plazo) y, sin embargo, el Ejército de EE.UU. sigue siendo el primer recurso, no el último, en casi cualquier situación imaginable?".

Además, este analista hace hincapié en que el presidente, "que llegó al cargo jurando que pondría fin a una guerra y a la ocupación desastrosa de Irak, está supervisando una nueva guerra" en una región aún más amplia que incluye a Irak, "un país que ya no es muy país", y Siria, "un país que ahora está oficialmente 'kaput'".

Ser pacífico es ser "débil"

Para este escritor, la explicación es que, en la cultura política estadounidense, alejarse de la opción militar es una señal de debilidad en cuanto a la seguridad nacional y eso puede resultar desastroso para la elección de un candidato.

Por este motivo, los aspirantes a la Casa Blanca "compiten" al describir qué harán a los enemigos y terroristas y, más aún, a la hora de hacer promesas de "reconstrucción" o "fortalecimiento" del que ya es el Ejército más grande y más caro del planeta, sostiene Engelhardt, quien califica a las Fuerzas Armadas de EE.UU. como "la droga favorita en la arena política estadounidense".
Las soluciones militares no solo no han ayudado en los actuales conflictos en el Gran Oriente Medio y África, sino que han jugado "un papel importante en la creación del actual desastre" y, sin embargo, "no hay lugar en nuestro sistema político para las figuras que estén realmente en contra de la guerra", señala Engelhardt.

"Las opiniones y actividades contra la guerra se encuentran en la periferia del sistema político junto a palabras como, por ejemplo, 'paz', que resulta muy difícil de encontrar, incluso de manera retórica, en el 'lenguaje de guerra' de Washington", indica el autor.

"EE.UU. necesita rehabilitarse"

Engelhardt recuerda que el Ejército de EE.UU. se convirtió en la 'droga favorita' de Washington durante la guerra fría, aunque fue en 1991, con "el triunfalismo prolongado que siguió a la implosión de la Unión Soviética", cuando los militares obtuvieron su actual posición de "predominio incuestionable" y, décadas después, "la droga aún circula a través de su torrente sanguíneo".

Este analista destaca que un resultado probable de este proceso ya resulta visible en Irak: "una región destrozada y en ruinas, llena de gente desarraigada y empobrecida". Además, Engelhardt pronostica que romper ese ciclo de adicción será difícil, incluso en las mejores circunstancias, ya que "por desgracia, en este momento" en la escena de Estados Unidos no hay "ninguna fuerza ni movimiento" que podría abrir un espacio para tal posibilidad".

Para finalizar, Tom Engelhardt estima que "no importa quién sea elegido presidente" porque "ya se sabe más o menos lo que va a ser 'la política' estadounidense". También considera que las personas no se tienen que molestar en culpar a "los políticos y ricachones" de Washington porque "son adictos" y "no pueden ayudarse a sí mismos". "Lo que necesitan es rehabilitarse" pero, en su lugar, "siguen dirigiendo nuestro mundo", concluye el autor.


Reaparece la Tuberculosis en EE.UU.

Editado por Maydenys Rodríguez

imagen de archivo

La Habana, 16 mayo (RHC) Autoridades epidemiológicas de Estados Unidos buscan las causas de un súbito rebrote de tuberculosis (TB), tras dos décadas de mantener estable la enfermedad.

El portal Star Tribune indica que el Centro de Enfermedades Contagiosas (CDC) se propuso en 1989 eliminar la tuberculosis para 2010, pero seis años después persiste el mal, incluso con un centenar de nuevos casos.

Los pacientes detectados son aislados de inmediato y tratados con antibióticos y otros medicamentos, pero el riesgo de contagio permanece latente, al punto que los expertos abogan por una nueva aproximación al problema.

Philip LoBue, líder del combate a la tuberculosis en el CDC, indica que es preciso encontrar y tratar a los enfermos, evaluar a sus contactos e identificar a otras personas con alto riesgo de acabar infectados.

La TB, también conocida en algunas naciones como "tisis", es una infección respiratoria causada por una bacteria que se propaga por el aire, persona a persona, por la tos o el estornudo de algún enfermo.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, una de cada tres personas es portadora latente de tuberculosis, mal que mata a un millón y medio de personas anualmente en el mundo, y a medio millar solo en Estados Unidos.


ACUARELA POLÍTICA DE BRASIL

Jorge Gómez Barata

En Brasil el sistema político volvió a fallar. El fracaso hace perder décadas de esfuerzo, debilita y desacredita doctrinas, instituciones y liderazgos, y arrastra consigo a toda la región.

En América Latina deponer a un presidente no es novedad, han ocurrido cientos de golpes de estado. Unos dieron lugar a feroces dictaduras, otros a un autoritarismo paternal, incluso los hubo progresistas. Se conoce de dictadores vitalicios y golpistas reivindicados.   

En Brasil la noria comenzó cuando el primer presidente electo destituyó al poder legislativo. A los veinte días él mismo fue forzado a renunciar. Después de los dos primeros gobiernos siguieron 36 años de relativa normalidad, en los cuales desfilaron 13 presidentes. Al final, con un golpe de estado se inició “Revolución de 1930”, la más genuina expresión de las luces y sombras de la historia política latinoamericana.

En 1929 fue electo Julio Prestes, quien no pudo tomar posesión. Mediante una imaginativa maniobra, veinte días antes del cambio de mandos, el presidente saliente Washington Pereira fue depuesto por Getulio Vargas. El poder pasó a una Junta Militar que inmediatamente habilitó a Vargas. Paradójicamente Vargas, la figura política brasileña más importante del siglo XX, debutó con un golpe de estado. Brasil avanzó no gracias a la democracia, sino contra ella.

Poco antes de las elecciones de 1937 Vargas denunció un complot para derrocarlo,  protagonizó un autogolpe, e instaló el “Estado Novo”, status que duró hasta 1945, cuando empoderó a José Linhares, quien ejerció tres meses la presidencia y la entregó a Gaspar Dutra. Vargas retornó, en 1951 fue electo, y en 1954, ante la amenaza de ser derrocado, se pegó un tiro, cerrando de modo extravagante uno de los mejores capítulos de la historia política de Brasil.

A pesar de la tragedia, el país retomó el ritmo institucional cuando accedió al poder otro de los grandes políticos brasileños, Juscelino Kubistschek, electo en 1956 y sucedido por Janio Quadros, vencedor en las elecciones de 1960. Tras gobernar ocho meses, acusado de izquierdista, cosa que no era cierta, Quadros fue obligado a dimitir. 

Lo curioso es que a los que lo depusieron tampoco les gustaba su vicepresidente Joao Goulart. La salomónica solución fue enmendar la Constitución y convertir a Brasil en una “democracia parlamentaria”. Así, con una presidencia chiclana, en septiembre de 1961 Goulart tomó posesión. El exótico arreglo duró poco, y el 31 de marzo de 1963 fue derrocado por una sublevación militar. Comenzó la etapa de las dictaduras que llegó hasta 1985.

Sin variar el libreto, sino solo los actores, en 1985, para iniciar el regreso a la democracia mediante elecciones indirectas y cooptadas se eligió un presidente civil, Tancredo Neves, que operado siete veces en un mes, murió antes de tomar posesión. Otro vice, José Sarney gobernó hasta 1989, cuando entregó el batón a Fernando Collor de Mello.

Otra vez hubo que comenzar de cero. Acusado de corrupción por la Cámara de los Diputados, Collor de Mello fue obligado a renunciar, Itamar Franco tomó el mando.

En 1994 por fin las aguas tomaron su nivel al ser electo Fernando Henrique Cardoso, elección que catapultó a los primeros planos a Luis Ignacio Lula da Silva, que a pesar de dos intentos fallidos, acumuló capital político para en 2002 convertirse en el primer presidente obrero de Brasil.

Aunque con enormes dificultades, acosado por escándalos de corrupción, Lula condujo dos administraciones exitosas. En el pináculo de su gloria, querido por su pueblo, respetado por sus adversarios, y convertido en una figura de relieve mundial, seleccionó a su sucesora, Dilma Rousseff, que con su respaldo fue electa en 2011 y reelecta en 2014.

Aunque nunca se les acusó de estar involucrados personalmente, constantes escándalos empañaron e hicieron difícil la labor de Lula y Rousseff. A pesar de pertenecer al PT, el más poderoso partido del país, obtener 54 millones de votos, y realizar un aceptable desempeño durante trece años, no pudieron impedir el deterioro de la popularidad, ni evitar que se consumaran las maniobras parlamentarias y judiciales que han conducido a la interrupción provisional del mandato de la presidenta. 

No obstante la obvia inconsistencia de las acusaciones, del desprestigio de quienes las han sostenido, y la desmesura de las medidas adoptadas, el daño está hecho. El poder se reparte como un botín, el Partido del Trabajo vivaquea en los cuarteles de invierno, y Brasil regresa al llanto y a la inestabilidad. Otra vez se convierte en un país del futuro en espera del próximo Mesías.

Por lo pronto se trata de un evento en el cual no habrá ganadores. Como en épocas de Pirro, hasta los vencedores pierden. Allá nos vemos.

La Habana, 16 de mayo de 2016


Con cacerolazos reciben en Brasil primera entrevista de Temer a la TV

Brasilia, 16 mayo (PL) La primera entrevista del presidente interino de Brasil, Michel Temer, a la televisión fue recibida con pitazos, gritos y cacerolazos en centenares de ciudades de todo el país, destacó hoy en su portada el portal Vermelho. 

El esfuerzo de la Red Globo por dar alguna legitimidad a Temer se convirtió, sin embargo, en una gran protesta nacional contra el gobernante sin votos, agregó la publicación digital del Partido Comunista do Brasil (PCdoB), al reseñar el programa Fantástico transmitido anoche por esa televisora.

¡Fuera Temer! y ¡Golpista! fueron las palabras de orden más gritadas desde los edificios multifamiliares en Río de Janeiro, Sao Paulo, Salvador, Belo Horizonte, Porto Alegre, Recife, Fortaleza, Brasilia y Niteroi, entre otras ciudades, constató el portal, que reproduce además algunas imágenes de las manifestaciones de inconformidad.

En la entrevista, el mandatario interino refutó las críticas que le fueron hechas al integrar un gabinete sin mujeres ni negros y anticipó su intención de incorporar al mismo, en el futuro próximo, a por lo menos cuatro féminas.

Negó además que pretenda vulnerar los derechos adquiridos con su propuesta de reforma a la seguridad social, e insistió en que mantendrá los programas sociales implementados en los últimos 13 años por los gobiernos del Partido de los Trabajadores.

Respecto a una posible postulación para las elecciones presidenciales de 2018, dijo que de momento no lo tiene concebido bajo ninguna hipótesis, aunque aclaró de repente puede suceder.

mem/mpm


LA HABANA EN MOVIMIENTO

Pedro Martínez Pírez

Los numerosos turistas procedentes de todos los continentes que estuvieron este fin de semana en La Habana pudieron presenciar desde una conga contra la homofobia y la transfobia hasta el ejercicio estratégico Meteoro 2016 destinado a disminuir los riesgos ante situaciones de desastres, sequías, epidemias, sismos y huracanes.

Y todo ello en una capital que se prepara para efectuar la Primera Bienal de Diseño 2016, con la asistencia de más de ochocientos delegados, y en la cual se desarrolla la edición número 20 de la Feria Internacional Cubadisco 2016, que concluirá el próximo domingo.

Y en esa dinámica de acontecimientos que caracterizan a Cuba desde hace muchos años tiene lugar la Novena Jornada Cubana contra la homofobia y la transfobia, organizada por el Centro Nacional de Educación Sexual que dirige la doctora en Ciencias Sociológicas Mariela Castro Espín, quien en conferencia de prensa en La Habana subrayó los avances en la toma de conciencia en el país sobre el respeto a la libre y responsable orientación sexual e identidad de género.

A la conga contra la homofobia y la transfobia realizada en una atractiva zona hotelera de La Habana, asistieron numerosos turistas procedentes del exterior que pudieron conocer que la jornada cubana de este año, que finalizará el próximo sábado, está también dedicada a las activistas argentinas Diana Sacayán y Lohana Berkins, quienes en su país son víctimas de discriminación por motivos de género.

La Habana recibirá el próximo 7 de junio el nombramiento oficial de Ciudad Maravilla del Mundo, que le fue conferido el 7 de diciembre de 2014 por la Fundación New 7 Wonders, creada en Suiza en 1999.

El presidente de la Fundación, Bernard Weber, dijo que La Habana fue elegida “porque representa la diversidad global de la sociedad urbana”.

La Habana, 16 de mayo de 2016