viernes, 13 de mayo de 2016

Nuevo presidente de Brasil fue informante de EEUU, según WikiLeaks

Publicado en Cubadebate el 13 mayo 2016

El nuevo presidente interino de Brasil fue informante de Estados Unidos, asegura WikiLeaks. Foto: Archivo.

El nuevo presidente interino de Brasil, Michel Temer, fue informante de la embajada de los Estados Unidos en Brasil, según reveló WikiLeaks a través de su cuenta en Twitter.

En el mensaje figura un documento enviado desde Sao Paulo (Brasil) con destino al Comando Sur de EE.UU., con sede cercana a Miami. En el cable se analiza la situación política en Brasil durante la presidencia de Luiz Inácio Lula da Silva y aparecen las reflexiones de Temer sobre las opciones electorales de su partido para el año 2006 (el dato del cable filtrado es del 11 de enero del mismo año), que este compartía con dos interlocutores llamados ‘CG’ y ‘poloffs’.

En el cable se afirma que “el diputado Federal Michel Temer, presidente nacional del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), cree que la desilusión pública con el presidente Lula y el Partido de los Trabajadores (PT) proporciona una oportunidad para que el PMDB presente su propio candidato a las elecciones presidenciales de 2006″.

“Al ser preguntado sobre el programa del partido, Temer indicó que el PMDB apoya políticas que favorecen el crecimiento económico. [El partido] no tiene ninguna objeción al Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) [y] preferiría ver al Mercosur fortalecerse con el fin de negociar con el ALCA como bloque, pero la tendencia parece ser la contraria”, se afirma en otro fragmento de los documentos filtrados.

En vísperas de las elecciones de 2006, Temer auguró el escenario de una victoria de su partido (PMDB). Además, dijo que el PMDB se haría con entre 10 y 15 gobernadores ese año, y que obtendría la mayoría de representantes en el Senado y, por tanto, en la Cámara de Representantes.

Esto significaría que el presidente electo tendría que rendir cuentas ante el poder del PMDB. “Quienquiera que gane las elecciones presidenciales tendrá que acudir a nosotros para hacer cualquier cosa”, habría dicho Temer.

El pasado 12 de mayo, tras la destitución de Dilma Rousseff por el Senado de Brasil, su vicepresidente, Michel Temer, asumió la presidencia durante los siguientes 180 días.

(Con información de RT)


DECLARACION DE LAS ORGANIZACIONES SOCIALES Y DE MASAS DE CUBA EN RESPALDO A LA PRESIDENTA DILMA ROUSSEFF Y CONTRA EL GOLPE DE ESTADO EN BRASIL

No. 5/2016   13 de mayo de 2016


Las organizaciones sociales y de masas de la Revolución Cubana que acompañamos los esfuerzos articuladores y de lucha por la justicia social y la unidad continental, manifestamos nuestra indignación y condena al golpe de Estado parlamentario que en el día de ayer consumó un paso alarmante en el propósito de destituir a la Presidenta Dilma Rousseff.

Durante el montaje de este nuevo atentado contra el Estado de Derecho y la democracia en Brasil, con el cual se ha irrespetado el voto popular de más de 54 millones de brasileños y brasileñas, no se han presentado pruebas de crímenes de responsabilidad que justifiquen un juicio político en contra de la Presidenta Dilma, quien se ve forzada a dejar su cargo a partir de hoy por un periodo de 6 meses, hasta que se realice una votación final, que decidirá por el impeachment o no. Sin embargo, la norma constitucional prohíbe la aplicación de un juicio político sin la existencia de un delito que justifique esta medida extrema. Ni sus peores enemigos han logrado acusarla de algún acto de corrupción o en beneficio personal.

Esta maniobra es un evidente golpe orquestado por la ofensiva conservadora que desarrollan el imperialismo y las oligarquías contra los gobiernos de izquierda y progresistas en Nuestra América, con la clara intención de truncar los avances sociales y políticos alcanzados, y frenar el ascenso de la integración continental. Los verdaderos enemigos del pueblo: los intereses económicos de las grandes corporaciones transnacionales, el agronegocio y el capital financiero son los promotores y beneficiarios del golpismo.

Acompañamos las movilizaciones populares que tienen lugar en las calles de Brasil en contra del golpe y apoyamos al movimiento popular y social en lucha y resistencia.

Condenamos la criminalización de la protesta social que se lleva a cabo contra la mayoría ciudadana que respalda la obra de justicia social construida durante estos 13 años de gobiernos del PT, cuyos derechos civiles, políticos y democráticos están siendo pisoteados por una exigua mayoría parlamentaria.

Las organizaciones cubanas que hacemos parte de ALBA Movimientos y otros espacios articuladores en América Latina y el Caribe estamos en contra de las autoridades de facto que han usurpado Brasil y solo reconocemos la legitimidad del voto popular de los millones de brasileños y brasileñas que escogieron soberanamente a Dilma y al Partido de los Trabajadores para representarles en la sede del Planalto.

Exhortamos a todos los amigos de Cuba en el mundo a sensibilizarse con lo que hoy ocurre en Brasil, a manifestar todo el apoyo al gobierno legítimo de Dilma Rousseff y a reclamar respeto a la voluntad popular expresada en las urnas.

La unidad de acción en este momento es imprescindible y hay que fortalecerla. La defensa de la democracia en Brasil significa también defender a todos nuestros pueblos y la integración latinoamericana y caribeña.

¡Unidad, organización, solidaridad y lucha para hacer realidad el sueño de una Patria Grande con justicia social y soberanía popular!

¡El pueblo de Brasil no está solo!

¡En Brasil, golpe Nunca Más!

La Habana, 12 de mayo de 2016

Asociación Nacional de Agricultores Pequeños
Comités de Defensa de la Revolución
Central de Trabajadores de Cuba
Federación de Mujeres Cubanas
Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos
Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos
Red En Defensa de la Humanidad-Cuba
Unión de Jóvenes Comunistas
Federación Estudiantil Universitaria
Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes
Centro Memorial Dr. Martin Luther King, Jr.
Organización de Solidaridad de los Pueblos de África, Asia y América Latina

BRASIL ANTE EL ESPEJO

Jorge Gómez Barata

Debido a que no existe una ciencia política suficientemente imparcial, la izquierda latinoamericana y las concertaciones que asume están obligadas a examinar las circunstancias que la han conducido a lo que parece ser una debacle, diagnosticar sus males, y auto medicarse. Se trata de un ejercicio autocrítico en el cual los aliados, buenos para elogiar y consolar, son poco útiles para la crítica constructiva. 

En algún momento, en la práctica política latinoamericana se introdujo el hábito de que “la izquierda no critica a la izquierda”, fenómeno asociado a la idea de no sumar argumentos a los adversarios, y derivado de cierta sacralización de los liderazgos, lo que en conjunto empobrece el desempeño de los movimientos progresistas.

Ejemplo de ello son las reuniones y eventos políticos de los partidos y movimientos sociales, convertidos en torneos de oratoria o ferias, en los cuales los ponentes son portadores de saludos, consignas, y expresiones verbales solidarias, limitándose a celebrar éxitos más que a concebir y promover tácticas y estrategias de lucha y resistencia.

Un discurso monocorde y reiterativo se empeña casi exclusivamente en denunciar a los adversarios externos, y en culpar al monopolio mediático ejercido por la derecha, a la vez que son extremadamente raros los análisis, estudios, opiniones o trabajos académicos, que desde dentro de los procesos, como parte de su quehacer o provenientes de aliados y amigos, expresen críticas o sugerencias.

Al asumir las riendas de los gobiernos, los líderes progresistas de las últimas décadas se han esforzado por crear organizaciones y mecanismos de concertación estatales, a los cuales se procuró sumar la mayor cantidad posible de países. Tales entidades, obligadas a observar los preceptos del derecho internacional que impiden a unos gobernantes incursionar en los asuntos internos de otros los países; anula las posibilidades de diálogos constructivos.

Sin embargo, a pesar de existir suficientes experiencias al respecto, no hay un esfuerzo equivalente para crear instancias políticas no estatales, y no sometidas a las reglas jurídicas que obligan a los estados, dedicadas a desarrollar el pensamiento, diseñar tácticas y estrategias, e intercambiar experiencias, e incluso ejercer constructiva y discretamente la crítica.

Probablemente la ausencia de elaboraciones teóricas y debates políticos reales haya impedido crear las alertas necesarias para la formación de alianzas entre los gobernantes progresistas y la izquierda local, con los sectores y estamentos de la burguesía nativa, con los cuales es posible trabajar manteniendo las distancias y las salvaguardas que los preserven de ser absorbidos por ellos. 

Al asumir el poder los líderes populares, abrumados por la tarea, soslayan lo concerniente al trabajo de masas. Sin estructuras ni disciplina política los movimientos sociales se dispersan, y se convierten en simples electores. La prioridad concedida a la aplicación de políticas sociales no es acompañada con la habilidad para convertirlas en generadores de conciencia y compromiso.

Una década después de estar en el poder el PSUV no dispone en Venezuela de un diario de calidad, competitivo, y de circulación nacional, tampoco lo hizo el peronismo en Argentina, ni el MAS en Bolivia. En ese orden de cosas, en los años cincuenta la izquierda era más creativa.

A la falta de instrumentos políticos de concertación y diálogo se suma la inexperiencia, posiblemente conductora del diseño de políticas que guiadas por afanes de justicia, privilegian la aplicación de acciones sociales, más o menos asistencialistas, relegando las opciones de desarrollo, creación de puestos de trabajo, y avances en la economía interna.

 En cualquier caso las primeras lecciones de los reveses en Venezuela, Bolivia y sobre todo Brasil, indican la necesidad de análisis a fondo, que probablemente sean más fecundos en la medida de su esencia colectiva, participativa e inevitablemente crítica y autocrítica.

La idea de liderazgos y de políticas infalibles está descartada, y la necesidad de concertación es obvia. Allá nos vemos.

La Habana, 13 de mayo de 2016


5 factores para entender cómo se dio el golpe contra Dilma Rousseff

RT  -   12 may 2016 13:10 GMT

Este jueves la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha sido suspendida de su cargo. ¿Cómo se concretó esta medida? ¿Quienes son sus actores principales?

Protestas en Brasilia contra el Gobierno de Dilma Rousseff  Adriano MachadoReuters

Como estaba previsto, el Senado de Brasil ha aprobado el inicio del juicio político a la presidenta del país, Dilma Rousseff. De este modo, la mandataria ha sido suspendida por 180 días, durante los que se llevará a cabo el proceso que definirá si se la destituye del cargo de manera definitiva.

Esta historia comenzó cuando Rousseff triunfó en las elecciones presidenciales de 2014.

1. La derecha que no pensaba perder

Cuando ese año el Partido de los Trabajadores (PT) ganó en la segunda vuelta electoral, la derecha latinoamericana sufrió una decepción porque su candidato, Aécio Neves, quedó a las puertas de presidir el país más importante de Sudamérica. En ese momento se comenzó a planificar el golpe de Estado.

Con el inicio de 2015 los grandes grupos empresariales —con el apoyo de muchos medios de comunicación— empezaron a presionar al Gobierno para que realizara ajustes. Estos cambios se produjeron a mediados de año, cuando el Ejecutivo realizó fuertes recortes en planes sociales.

Esa situación dañó gravemente la reputación de la presidenta, cuya valoración descendió hasta el 8 %. A partir de entonces cobró fuerza la idea del juicio político para que lograran, mediante maniobras en diferentes ámbitos, lo que las urnas les habían negado: llegar al poder.

2. El 'impeachment': un proceso legal, pero ilegítimo

Durante el año pasado el escándalo conocido como Lava Jato, que incluyó crímenes de corrupción y lavado de dinero en relación con el cobro de sobornos a contratistas de la firma estatal Petrobras, ocupó las tapas de los diarios brasileños. Mientras que muchos políticos de todos los partidos estuvieron implicados en la causa, Rousseff quedó al margen.

Los grupos opositores tuvieron que buscar otro argumento para tratar de destituirla, así que decidieron acusarla de una presunta manipulación del déficit fiscal de 2014. El caso se fundamenta en una resolución del Tribunal de Cuentas brasileño, que no aprobó el presupuesto que el Ejecutivo presentó para ese ejercicio.

El economista Pablo Wahren explica que "el Estado brasileño gastó más de lo que tenía presupuestado" y decidió emplear "un mecanismo conocido como 'pedalada fiscal', que implica endeudarse con bancos para financiar" ese dispendio adicional.

A lo largo de los años, varios gobernadores de todos los partidos políticos han utilizado este recurso; sin embargo, solo se intenta destituir por ello a la presidenta Rousseff, como explica en un video el Colectivo Audiovisual por la Democracia de Sao Paulo. Para lograrlo, han recurrido a una herramienta (el 'impeachment') que es legal pero, en este caso, no resulta legítima.

3. Los políticos detrás del golpe

El proceso comenzó de manera formal en octubre de 2015. En diciembre, el presidente de la Cámara de Diputados y miembro del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), Eduardo Cunha, autorizó la solicitud, aunque poco después el Supremo Tribunal Federal (STF) anuló temporalmente el procedimiento. Este marzo, ha recobrado fuerza tras la detención del expresidente Luiz Inácio Lula Da Silva, hasta que el 17 de abril la Cámara de Diputadosaprobó el inicio del juicio político, que este miércoles ha terminado de concretar el Senado.

Detrás de la figura de Cunha, que emergió como uno de los políticos más comprometidos con la destitución de Rousseff, se encuentran unos diputados que representan a distintos sectores de la derecha brasileña: la bancada Buey, Biblia y Bala (BBB), integrada por el Frente Parlamentario Agropecuario (Buey), el Frente Parlamentario Evangélico (Biblia) y el Frente Parlamentario de Seguridad Pública (Bala).

Estos bloques tuvieron un rol central en la votación de la Cámara Baja. Según el portal Brasil de Fato, "entre los religiosos, la votación fue 163 a 24 (una proporción de 6,7 a 1) a favor del 'impeachment', mientras que entre los defensores de las balas fue de 245 a 47 (5,2 a 1). La media general de los sufragios fue de 2,6 votos a favor del 'sí', por uno en contra".

4. Los medios detrás del golpe

Además de los partidos políticos, que son la cara visible del golpe, también operan a favor de la destitución distintos actores de la sociedad civil. En este sentido, los medios de comunicación han desempeñado un papel fundamental.

Reporteros sin Fronteras indica que el 90 % de los medios de comunicación de Brasil están en manos de siete familias. Tanto en el espectro audiovisual como en los medios gráficos el grupo Globo se coloca en primer lugar, ya que copa alrededor de un 40 % del mercado.

Por su parte, el portal Manchetômetro ha analizado cómo han valorado a cada partido los principales periódicos del país en las últimas 12 semanas. Allí, se pueden observar la cantidad de titulares negativos que han publicado sobre el PT y el Gobierno de Dilma Rousseff.

Manchetómetro 2016

Manchetómetro 2016

5. Cómo sigue el proceso

Tras la votación del Senado, asumirá la presidencia del país Michel Temer, el vicepresidente, quien también apoyó el golpe. Por su parte, Dilma Rousseff deberá presentar su defensa ante el Senado que, tras recoger las pruebas que presenten todas las partes, resolverá si destituye definitivamente a la mandataria en una sesión especial presidida por la máxima figura del STF.

Para tomar esta medida deberá contar con el respaldo de dos terceras partes (54 votos) de los 81 senadores. En ese caso, Temer deberá finalizar el mandato —que termina en 2018—, aunque su tarea no será sencilla por la enorme resistencia popular que se ha manifestado contra este golpe de Estado y en defensa de la democracia.

Santiago Mayor


Conga cubana contra la homofobia y la transfobia mañana en la Habana

Mariela Castro, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), comentó que luego de esa iniciativa de la IX Jornada contra la Homofobia y la Transfobia, se realizarán bodas simbólicas

Marcha gay en Cuba. Autor: El Universal

Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
13 de Mayo del 2016 9:07:59 CDT

Mañana sábado se realizará en la Habana la conga cubana contra la homofobia y la transfobia, desfile en el que banderas multicolores matizarán la actividad, en defensa de los derechos por la libre y plena orientación sexual.

Desde el habanero parque La Piragua, por las calles de Malecón y 23 hasta el Pabellón Cuba tendrá lugar el desfile, que forma parte de las acciones científicas, culturales, deportivas y educativas que tienen lugar cada mayo contra la discriminación por motivos de género, reportó la ACN.

Mariela Castro, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), comentó que luego de esa iniciativa de la IX Jornada contra la Homofobia y la Transfobia, se realizarán bodas simbólicas.

Destacó que hoy viernes se efectuará una gala en la Sala Avellaneda del capitalino Teatro Nacional, donde cantantes foráneos y cubanos amenizarán la noche junto a los transformistas Sahira, Ángela Nefer, Imperio, Margot y otros invitados.

Enfatizó que se reclamarán espacios laborales sin homofobia ni transfobia, y que resulta esencial sensibilizar a la población en el respeto a la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersex.

Desde 2007 se realizan en la Mayor de las Antillas jornadas con ese propósito, que en esta ocasión tiene como subsede a Matanzas, ciudad de que acogerá la presentación de la obra Café CCPC, del Grupo de Teatro El Portazo, y la tertulia del proyecto Al sur de mi garganta, en la casa de la poetisa Carilda Oliver Labra.

En 1974 la Asociación Americana de Psquiatría eliminó la homosexualidad y la bisexualidad de su Manual de Clasificación de Enfermedades Mentales, lo que propició que otras sociedades asumieran tal  concepción, finalmente aprobada por la Organización Mundial de la Salud el 17 de mayo de 1990.


Disputan presidencia dominicana ocho candidatos

Por Rolando de la Ribera

Santo Domingo, 13 mayo (PL) La presidencia dominicana será disputada el domingo por ocho candidatos en unos comicios en los que además serán elegidos otros mil 104 cargos públicos en los niveles municipal y congresual.

Los candidatos presidenciales son el actual mandatario, Danilo Medina, quien aspira a la reelección por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), y Luis Abinader, del Partido Revolucionario Moderno (PRM).

Figuran también Guillermo Moreno, de Alianza País; Minou Tavárez, de Alianza por la Democracia y Pelegrín Castillo, de la Fuerza Nacional Progresista (FNP).

Completan la lista Soraya Aquino, del Partido de la Unidad Nacional (PUN); Elías Wessin Chávez, del Partido Quisqueyano Demócrata Cristiano (PQDC) y Hatuey De Camps, del Partido Revolucionario Social Demócrata (PRSD).

Las últimas seis encuestas divulgadas ubican a Medina a la cabeza en la preferencia de votos, seguido de Abinader y en un lejano tercer lugar figura Moreno (entre dos y tres por ciento), mientras el resto de los candidatos aparece con menos del uno por ciento.

Esos estudios fueron realizados por las firmas Votia, CID Latinoamericana, Expedition Strategies, Mark Penn, CIES Internacional, CIT-Opinión y Mercado y Gallup, según las cuales Medina y Abinader tienen una preferencia de votos de 47,3/45,1; 63/31; 65/28; 62/28; 47,1/42,6; 49,4/43,1 y 63/29 por ciento, respectivamente.

Los datos los ubican como los principales contendientes, y aunque cuatro sondeos dan amplia ventaja a Medina, tres de esas mediciones (Votia, CIES Internacional y CIT-Opinión y Mercado) indican que pudiera haber segunda vuelta.

Medina basó su campaña en la obra de gobierno: creó 400 mil empleos, incentivó la producción de alimentos al apoyar a pequeños y medianos productores agropecuarios y redujo el hambre, según reconoció la FAO.

Aprovechó la inversión en Educación del cuatro por ciento del Producto Interno Bruto para crear miles de aulas e implantó la doble sesión de clases con alimentación incluida que beneficia a más de dos millones 500 mil estudiantes y alfabetizó a más de 700 mil personas.

Su programa de gobierno 2016-2020 prevé sacar a otros 830 mil dominicanos de la pobreza, crear 400 mil empleos más, ampliar el crédito agrícola, pasar a todos los estudiantes a la doble sesión, mejorar la calidad del profesorado y resolver el problema energético, entre otros.

La oposición dedicó parte del tiempo en acusar a Medina de endeudar al país, despilfarrar dinero, permitir la corrupción y financiar la campaña con recursos públicos, mientras proponían un cambio.

Luego explicaron sus propuestas que a grandes rasgos consistieron en combatir la corrupción, acabar con la impunidad, reducir la criminalidad, mejorar los salarios de policías, militares y trabajadores, fortalecer la justicia y el control migratorio y dedicar más recursos a la Salud.

Un desacierto de la oposición fue su incapacidad de crear alianzas mayores, sin lo cual resulta difícil enfrentar a la maquinaria del PLD y sus 14 aliados, entre ellos el influyente Partido Revolucionario Dominicano (PRD) que terminó sumándose a un gobierno compartido.

Los opositores sólo mostraron unidad al final de la campaña para pedir en bloque a la Junta Central Electoral un conteo manual de votos paralelo al electrónico para todos los niveles electivos por desconfiar en el sistema de escrutinio automático utilizado por primera vez en el país.

lam/rr