jueves, 5 de mayo de 2016

REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DEL 06 DE MAYO DE 2016


Respecto al panorama de la actualidad en El Salvador, a inicios de la presente semana fuentes de la Policía Nacional Civil han confirmado que el mes de abril ha cerrado con un total de 251 homicidios menos que el mes precedente, a pesar que la cifra sigue siendo alta con 352.

Esta representa un promedio de 11,7 homicidios diarios con los finalizó el cuarto mes del año, cifra que refleja una significativa reducción de asesinatos respecto a los meses anteriores en los que se ha llegado a calcular entre 20 a 24 diarios.

Se destaca que esta valoración muestra incipientes avances por las medidas implementadas las últimas semanas de parte de las diferentes instituciones responsables de la seguridad, con el apoyo de todas las fracciones políticas que por fin se han unificado, al menos por el momento, ante la agobiante situación de la delincuencia que abate a la población salvadoreña.

La cifra de abril representa una disminución del 42 % de casos, respecto al número de homicidios cometidos en marzo de este mismo año, cuando se contabilizaron 603.

Al respecto, el director de la Academia Nacional de Seguridad Pública, Jaime Martínez, ha dicho durante la inauguración de un curso sobre criminalidad de maras y pandillas como delincuencia organizada, que las medidas extraordinarias que se están poniendo en marcha están dando resultados, recordando además que la seguridad tiene costos, y los que deben aportar son los que tienen más.

El curso en mención, inaugurado el lunes de esta semana, ha contado con la participación de al menos 30 policías de la región centroamericana y de República Dominicana.

Por otro lado, La Fiscalía General de la República ha girado órdenes administrativas para detener a supuestos implicados en delitos durante la llamada tregua entre pandillas, durante la gestión del gobierno de Mauricio Funes.

Entre las detenciones que ya se han hecho efectivas están las del llamado mediador de la referida tregua, Raúl Mijango; así como las de actuales y exdirectores de Centros Penales, y a miembros de la Policía Nacional Civil y de la Fuerza Armada.

El fiscal General de la República, Douglas Meléndez, ha informado de la captura de Mijango, explicando que la detención de él y la de los mandos policiales es el resultado de la primera fase de investigación que se realiza sobre este caso.

Ha detallado que en dichos casos ha existido abuso de recursos para facilitar este proceso entre las dos pandillas, y que las indagaciones seguirán para determinar si existen más personas involucradas.

De igual manera la Fiscalía ha confirmado que los tres altos mandos policiales detenidos son el comisionado Óscar Antonio Aguilar, quien actualmente ejercía la jefatura del Comando Conjunto de Seguridad Pública de la PNC; también, el inspector Luis Alonso Aguilar, como colaborador en el área de inteligencia; y el subinspector Juan Castillo, colaborador del centro de operaciones de la Policía Nacional Civil.

En total, fueron 21 órdenes de captura en contra de personas particulares y exfuncionarios vinculados la tregua.

El fiscal Meléndez dijo que durante la tregua se facilitaron la prostitución en centros penales, el ingreso de ilícitos, la introducción de pantallas de televisión y servicio de señales de cable, entre otros.

Además se ocuparon vehículos policiales para trasladar pandilleros a reuniones durante la tregua; así como el uso de dinero colectado de las tiendas penitenciarias para financiar el proceso de tregua.

Entre otros delitos investigados y señalados contra los acusados, según la jefa de la Unidad Especializada Antipandillas del Ministerio Público, Guadalupe Echeverría, se confirmó la introducción de objetos prohibidos en penales. Dijo que se encontraron a reos privilegiados con consolas de videojuegos, calentadores de agua, celulares, entre otros objetos.

En general ha habido aceptación en la población por el trabajo de la Fiscalía en este caso de gran despliegue mediático, aunque se espera se profundice en las investigaciones para determinar si hubo o no otros implicados en los actos delictivos ya descritos.

Para los amigos oyentes de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


Para Radio Bahía en la Ciudad de Estocolmo, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para Radio Sur, desde Gotemburgo, en Suecia, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.


Confirman que Cuba no ha podido hacer ninguna operación bancaria con el dólar

Por Rosa Miriam Elizalde

Publicado en Cubadebate el 5 mayo 2016

Casi dos meses después del anuncio de la administración Obama de las regulaciones que permitirían a Cuba el uso del dólar a los cubanos a sus instituciones financieras para ciertas transacciones, la nación caribeña no ha podido realizar ninguna operación bancaria, confirmó a Cubadebate una fuente gubernamental.

“No hemos podido hacer ninguna operación bancaria”, ratificó un funcionario de alto nivel de la Cancillería a propósito de la medida anunciada por los departamentos del Tesoro y Comercio, que entró en vigor el pasado 16 de marzo.

Hoy, la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) emitió una declaración sobre el anuncio del Departamento de Estado de incluir el café en la lista de productos cubanos del sector no estatal, que se podrían importar en ese país.  La ANAP recordó que para ese comercio, entre otras condiciones, tendrían que producirse transacciones financieras en dólares, “que hasta ahora no se han podido concretar”.

La política de persecución financiera contra bancos de terceros países, que se ven frenados para operar con Cuba, ha generado multas por más de diez mil millones de dólares solamente en los últimos tres años. No se permite que las entidades financieras cubanas tengan bancos corresponsales en EEUU, encareciendo y alargando innecesariamente trámites, incluso cuando la Isla utiliza una moneda diferente al dólar.

En vísperas de la visita del Presidente Barack Obama a La Habana a finales de marzo, el Canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla aseguró que Cuba dejará de aplicar el gravamen de 10% al dólar a su entrada al país, pero solo cuando se compruebe que verdaderamente no hay persecución contra las transacciones de las finanzas cubanas en esa moneda.

Pero las sanciones siguen aplicándose, a pesar de la decisión del ejecutivo estadounidense. El 20 de abril pasado trascendió un litigio en un tribunal europeo contra la empresa estadounidense de pagos electrónicos PayPal, que bloqueó las cuentas de un cliente en Luxemburgo por hacer una transacción -comprar un boleto para ver una obra en cartelera que tenía la palabra Cuba en su título-, con el argumento de las sanciones estadounidenses.

En entrevista a un grupo de medios cubanos en marzo, el principal asesor en política exterior de Obama, Ben Rhodes, reconoció que no ha bastado con tomar la decisión de autorizar las transacciones con el dólar. Los bancos siguen expresando temor ante posibles sanciones. Rhodes dijo que, para cumplir su compromiso, la administración iba a “acudir a los bancos y entablar un diálogo con ellos para que entiendan; uno, que ya está permitido este tipo de transacción y dos, que no van a enfrentar ningún tipo de penalidad si toman esa medida”.

La inercia de las sanciones aplicadas por tan largo tiempo ha provocado que los bancos estadounidenses tienen en sus computadoras programado el rechazo a las transacciones con Cuba, dijo Rhodes, “por ello trabajamos para tener un diálogo con ellos, explicarles que esto es un cambio y que ellos tienen que implementar cambios a su vez para que pueda este tipo de transacción ocurrir. Y nos hemos comprometido a ello, y lo dijimos nuevamente, que vamos a tener ese diálogo para que los bancos entiendan los cambios y los cubanos tengan acceso al dólar”.

Economistas han estimado que solo el ahorro que supondría eliminar las pérdidas por la devaluación de las monedas que debe utilizar Cuba en las operaciones financieras del país en casos como el euro y el dólar canadiense, sumarían para la Isla cientos de millones de dólares al año.


Guatemala: De la guerra contra el comunismo de ayer, a la lucha contra la corrupción actual

Ollantay Itzamná

La Vice Canciller de Estados Unidos Heather Higginbottom dio a conocer hoy una nueva ayuda de su país para la lucha contra la corrupción en Guatemala. Foto CICIG octubre 16 de 2015

Las estadísticas oficiales, y la retórica gubernamental, evidencian lo que casi nadie quiere ver o admitir. Guatemala subsiste en una desintegración social violenta producto del fracaso del proyecto de Estado nación que no pudo garantizar el cumplimiento de los básicos derechos fundamentales para su población.

Esta realidad incómoda es percibida, de forma creciente, por un pequeño porcentaje de la población urbana y rural, pero casi nadie se anima, con seriedad, a proponer y emprender procesos de transformaciones estructurales en el país. Más, por el contrario, algunos con ingenuidad, otros con alevosía, agotan su atención en la “lucha contra la corrupción” promovida por la Embajada norteamericana y “parches legales al sistema neoliberal”.

¿Quién agendó y por qué la lucha contra la corrupción en Guatemala?

La corrupción pública, como práctica de la utilización del aparato estatal para el enriquecimiento económico de particulares o sectores, fue y es la hermana siamesa de la República de Guatemala. Es decir, la corrupción pública es un hábito casi bicentenaria como lo es el mismo Estado ladinocéntrico.

Es más, las historias inconclusas de Guatemala, están empedradas por momentos o gobiernos más corruptos que otros. Sólo por mencionar algunos casos: todos los procesos del desmantelamiento de las tierras colectivas indígenas para el florecimiento de la propiedad individual y el feudalismo cafetalero del siglo XIX, y todas las dictaduras militares del siguiente siglo que transfirieron ingentes cantidades de tierras y capitales públicos para que emergiera la rústica oligarquía nacional actual, fueron iguales o peores corruptos que el gobierno del defenestrado Otto Pérez Molina.

La persistente oscuridad radiante del sistema neoliberal, implantado luego de las eficaces dictaduras militares en Guatemala, se instauró y se sostiene gracias a la utilización del aparato estatal y del erario público en beneficio del empresariado nacional y transnacional. El privatizador gobierno neoliberal de Álvaro Arzú fue uno de los gobiernos más corruptos en esta triste noche historia neoliberal.

Pero, ahora, quienes prohijaron y promovieron la corrupción pública como una “virtud” en la administración pública del país, emprenden una “lucha sin cuartel” en contra de la corrupción. Incluso arrastrando a la anémica clase media nacional movilizada a hacer el papelón de “estúpidos” en esta guerra ajena pintada como propia.

El gobierno de los EEUU, ante el avance contagioso de los gobiernos progresistas posneoliberales de América del Sur, y la desaparición de la “amenaza comunista” en Centro América, procedió a ensayar la “creación” del monstruo de la corrupción pública (como enemigo y causante de la miseria nacional), en el imaginario colectivo de Guatemala.

La geopolítica norteamericana ideó la visibilización de la lacerante corrupción pública y la implacable guerra mediática contra algunos corruptos con las siguientes finalidades: Desactivar a las crecientes y persistentes resistencias comunitarias indígenas y campesinas ante la invasión empresarial en los territorios, concentrar la atención de la clase media insatisfecha (con los impactos negativos del sistema neoliberal) en el “ataque frontal contra los corruptos” que desviaban sus impuestos, y reestabilizar la vigencia del sistema neoliberal en el país. Y bien que sí lo está logrando.

Los caballitos de batalla que operan en la lucha contra la corrupción son la Comisión Internacional contra la Corrupción y la Impunidad en Guatemala (CICIG, creado en 2006) y el Ministerio Público (MP). La primera promovida, financiada y dirigida por la Embajada norteamericana, en buena medida.

Los “chivos expiatorios” de esta falsa y ajena guerra “nacional” son el binomio de ex gobernantes (Otto Pérez Molina y Rosana Baldetti) y sus secuaces, ahora, encarcelados y procesados penalmente, para salvar al sistema neoliberal  y sus agentes. Este ritual de sacrificio expiatorio está logrando reestabilizar en el país al sistema neoliberal, mientras los principales corruptores aplauden desde el podio la “caza de corruptos”.

El teatro de operaciones de esta guerra de cuarta generación fueron los tradicionales medios de información masiva y las redes sociales desde donde se convocó a las protestas contra la corrupción, y desde donde se hipnotiza a la población con la “caza de corruptos”.

Concluida aquella eufórica “revolución de colores” con la captura y encarcelamiento de los “tremendos” corruptos. Ahora, el Embajador norteamericano, la CICIG, el MP, los partidos políticos de derecha e izquierda neoliberal, proponen reformas al sistema político y sistema judicial para salvar a la excluyente y corrupta democracia representativa y al sistema económico vigentes.

En la segunda mitad del siglo pasado fue el comunismo, ahora, es la corrupción pública

Todavía por los intersticios de la amnesia colectiva se cuelan vagos recuerdos sobre los grandes objetivos y emprendimientos de la primavera revolucionaria que apenas duró una década en Guatemala, en el pasado siglo.

Dicha Revoluciona Nacional (1944-1954), nucleada por estudiantes, sectores de la clase media y militares, tenía como objetivo saldar la deuda histórica del país redistribuyendo las tierras a los campesinos y ampliando los derechos y oportunidades socioeconómicas para las grandes mayorías.

En apenas una década, las condiciones de vida para las grandes mayorías rurales del país habían mejorado considerablemente. La estructura de la propiedad y tenencia de la tierra había sido democratizada en parte. Obras y proyectos grandes de infraestructura caminera, de salud, de educación y otros servicios se habían emprendido con la finalidad de incluir en el proyecto de nación ladina a las grandes mayorías de excluidos.

Pero, infelizmente dicho proyecto liberal de bienestar para el país fue violentamente truncado por la intervención del gobierno norteamericano que pergeñó y financió el golpe militar contra revolucionario que destruyó los avances de aquel loable y digno proyecto político, en 1954. Desde entonces, las añoranzas de lo que pudo ser Guatemala, algunas veces son más evidentes en el imaginario colectivo de algunos sectores del país de hoy.

Si en la actualidad la Embajada norteamericana a creado al monstruo de la corrupción nacional, exacerbando el hábitus permanente de la administración pública, para frenar/desactivar la articulación del nuevo sujeto sociopolítico capaz de disputar el poder a los privilegiados desde las comunidades en resistencia, y así evitar en Guatemala el contagio de los vientos progresistas (posneoliberales) sureñas. Hace más de 60 años la misma Embajada, mediante la CIA y las iglesias, creó el mito diabólico de la amenaza/presencia comunista en Guatemala. Y, en consecuencia, alarmó y movilizó a todos los nichos sociales que pudo para enfrentar militar y civilmente a dicho “enemigo interno” del país. Por más que este “enemigo” era benigno en sus resultados.

En aquella época, el teatro de la lucha anticomunista fue para salvar o reponer los intereses afectados de la empresa norteamericana United Fruit Company por los programas de democratización de la tierra por la Revolución Nacional. En la actualidad, el teatro de la lucha anticorrupción es para salvaguardar los intereses de las empresas y corporaciones que despojan y destruyen los pocos bienes comunes que quedan en el  país.

El problema mayor no es tanto el intervencionismo norteamericano, sino la predisposición de la población nacional de continuar creyendo y gustando del veneno norteamericano que tanto daño le hace al país. Aquí, la gente es cada vez más empobrecido y despajado gracias al sistemático intervencionismo norteamericano, pero también son más creyentes de la benignidad de dicha intervención.

En pleno siglo XXI, al igual que en el siglo pasado, diferentes sectores del país salen a las calles presurosos a protestar cuando la Embajada norteamericana los convoca a defender los “intereses nacionales”. Pero, casi nadie se atreve a sospechar con sentido histórico de “quién es el que dirige el gran teatro de las protestas o marchas”.

De forma desvergonzada el Embajador norteamericano, Todd D. Robinson, hace unas semanas atrás dijo en una conferencia de prensa: “No importa la soberanía de Guatemala”. Pero, incluso ante semejante cinismo la fe en este actor es casi ciego. Este mismo actor, que calla ante la sistemática criminalización y asesinatos selectivos de defensores comunitarios indígenas y campesinos en resistencia, promueve la reforma del sistema judicial e impulsa algunas leyes para reformar el sistema político de Guatemala, pero casi nadie se pregunta qué intereses y para beneficio de quién se promueven dichas reformas al Estado colonial.

Embajada norteamericana instaló sus intereses en el imaginario colectivo

Esta vulnerabilidad de la voluntad colectiva a los intereses y diseños geopolíticos de los agentes imperiales de turno no es un síndrome privativo del pueblo de Guatemala. Es una conducta social que materializa las condiciones de colonialidad política, cultural y económica que permea a los pueblos enajenados.

Los agentes del gobierno norteamericano saben que en los diferentes nichos sociales de Guatemala los valores e intereses gringos han sido suficientemente instalados como verdades infalibles. Al grado que quien piense o actúe en sentido contrario es y será censurado y castigado socialmente por los mismos colonizados creyentes.

En estas condiciones de colonialidad, el colonizador ya no necesita más de agentes externos para sostener su hegemonía cultural, política y económica. Sobra y basta con la gendarmería cultural, moral y espiritual conformado por los mismo colonizados que censuran y premian las conductas y pensamientos en función a los intereses del colonizador.

Por eso el gobierno norteamericano, mediante su Embajada y su agencia de cooperación USAID, decide y hace como mejor sea útil para sus intereses en Guatemala.

Ricos y empobrecidos, gobernantes o súbditos no sólo se esfuerzan por practicar vicios y malas costumbres yanquis como virtudes o modelos de vida, sino que tienen como su Meca, su destino aunque sea por instantes, al país de los EEUU. De allí que para los colonizados el mayor castigo posible sea la suspensión de la visa norteamericana. La visa gringa vale más que la ciudadanía guatemalteca. 


Migración cubana y doble rasero de Washington

Ángel Guerra Cabrera

La varadura en Panamá de casi cuatro mil migrantes cubanos, cifra que va en ascenso, ha prolongado la crisis política creada en noviembre pasado cuando ocurrió algo parecido en Costa Rica y amenaza con empeorarla. En aquella ocasión el problema pareció solucionarse cuando El Salvador y Guatemala propiciaron el tránsito terrestre y aéreo de los viajeros a México, en ruta hacia Estados Unidos. Los tres gobiernos declararon que la medida era excepcional y no se repetiría. Por su parte, Costa Rica cerró su frontera con Panamá mediante un fuerte contingente policiaco y así continúa. Lo mismo ocurre con Nicaragua, que lo había hecho antes.

Sin embargo, los hechos han demostrado que aquella salida fue solo un paliativo pues la causa principal de la crisis sigue vigente. Dígase lo que se diga, la Ley de Ajuste Cubano, promulgada por Estados Unidos en 1966  con fines desestabilizadores contra Cuba, es un estímulo permanente a la emigración irregular, insegura y desordenada de sus ciudadanos hacia ese país.

Costa Rica ya volvió a sufrirlo a mediados de abril cuando más de mil cubanos irrumpieron por la fuerza en su territorio desde Panamá y su gobierno debió devolverlos al país vecino que, curiosamente, conserva abierta su frontera.

San José convocó a una reunión para intentar una solución a la crisis, a la que asistieron vicecancilleres de todos los países centroamericanos, excepto Nicaragua, además de Ecuador, México y Estados Unidos. Allí quedó claro que Costa Rica -al igual que Nicaragua- mantendría el cierre de su frontera sur y que México no estaba dispuesto a aceptar de nuevo migrantes irregulares cubanos en tránsito al vecino del norte, de modo que las autoridades de San José formularon una declaración, que entre otros puntos afirmaba: “las diversas normativas de Estados Unidos que promueven y dan privilegios para el ingreso a ese país, incitan a la migración cubana irregular, constituyen un incentivo perverso a la migración y favorecen las condiciones para el tráfico ilegal de personas”. Una sentencia que podía haber suscrito la cancillería cubana.

Como esta otra sobre el mismo tema contenida en un editorial de The New York Times: “los privilegios migratorios únicos de que gozan los cubanos comienzan a crear problemas a Estados Unidos y a otros países, que en contraste tratan de una manera severa a los migrantes de los demás países, incluyendo niños”. El rotativo agregó que la aplicación de la Ley de Ajuste Cubano es un obstáculo en el proceso de normalización de relaciones con Cuba y que si el Congreso no hace algo, Obama posee facultades ejecutivas para abstenerse de aplicarla.

Imaginemos qué ocurriría si Estados Unidos decretara una ley semejante para mexicanos y centroamericanos, que les permitiera libre entrada en ese país por vía terrestre, les otorgara permiso de trabajo automático, facilidades para establecerse y derecho a la residencia.

A la vez que sometida a un bloqueo criminal, principal obstáculo a su desarrollo económico, Cuba sufre las consecuencias de esa otra agresiva norma estadounidense hace medio siglo. Incluso después del restablecimiento de relaciones con la isla y de cierto alivio a la asfixia decretado por Obama. ¿Por qué Washington no otorga un número mucho mayor de visas a cubanos? ¿O es que mantiene el desaforado empeño en promover que ingresen irregularmente a su territorio para desacreditar a Cuba?

La prolongación de esas medidas punitivas por el “norte revuelto y brutal” le hacen un grave daño a la isla en un momento en que experimenta un cambio de modelo económico dentro del ideal socialista, sin haberse desprendido todavía totalmente del modelo anterior ni haber madurado el nuevo.

Pero si el gobierno de Panamá -como hicieron los de Costa Rica y Nicaragua-, hubiera cerrado su frontera al tráfico de cubanos, se habría podido evitar la prolongación de esta crisis, que suscita muchas dudas sobre su conducta. Encima de los miles de dólares per cápita que deben invertir los isleños para llegar por avión a Suramérica y en traficantes para llegar hasta el itsmo, ¿quién paga allí por albergarlos, alimentarlos y ofrecerles atención médica durante meses, en contraste con el maltrato, abusos y vejámenes prodigados a otros migrantes?

Al parecer la vicepresidenta y canciller panameña Isabel De Saint Malo sostiene relaciones cercanas en extremo dentro del gobierno de Estados Unidos y funcionarios de ese país conservan estrechos vínculos con la contrarrevolución de Miami. ¿Será?

Twitter:@aguerraguerra


Mujer de origen africano desafía a manifestación neonazis

Editado por Maite González Martínez

Imagen de Twitter (Morgan Finnsiö)

La Habana, 5 mayo (RHC) Una mujer de origen africano se enfrentó sola a una marcha de casi 200 manifestantes neonazis que tuvo lugar en la localidad sueca de Borlänge, informó el diario 'The Independent'.

Tess Asplund, residente de Estocolmo y de 42 años de edad, se paró justo en frente de la marcha ultraderechista y sin manifestar temor alguno miró directamente a los ojos de los líderes.

Al respecto, Aspplund explicó que su acto se debe a la rabia contra el racismo y nazismo.

La imagen de la activista contra el racismo, que levanta el puño en protesta frente a los tres hombres que encabezaban la marcha se ha vuelto viral en las redes sociales.

El Movimiento de Resistencia Nórdica, un partido político de corte neonazi, obtuvo el permiso de las autoridades para salir a las calles de la localidad.

Otras organizaciones suecas, como el Partido Socialdemócrata, el Partido de la Izquierda y la organización Dalarna contra el Racismo, también convocaron a una manifestación.

"Están difundiendo el odio. Quieren una zona blanca. Si toman el control del país, me echarán, echarán a mi familia", confesó Asplund. "No debe estar permitido que marchen en las primeras filas. Son nazis", agregó.