domingo, 17 de abril de 2016

Emporio Aznar

ANTÓN LOSADA @antonlosada
Profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Santiago de Compostela
EL PERIÓDICO  -  DOMINGO, 17 DE ABRIL DEL 2016

El expresidente y su esposa han topado con Hacienda. El límite de la tolerancia de la sociedad ante las trampas de quienes quieren ahorrarse los impuestos por sus cuantiosos ingresos tiende a cero. Esta vez la pareja, a medio camino entre los Clinton y los Alcántara, deberán dar explicaciones.

TÀSSIES

Sin que nos diéramos casi cuenta, el expresidente José María Aznar y su esposa, Ana Botella, han ido mutando en lo más parecido entre nosotros a esas parejas de políticos que acaban convertidas en verdaderas sagas y emporios, tan comunes en otras latitudes. Son nuestros Tony y Cherie Blair en Gran Bretaña pero más de derechas. Igual de diversificados y rentables que los Clinton en EEUU o los Sarkozy en Francia.

Se les parecen pero también poseen personalidad propia. Resultaría más preciso describirlos como una mezcla entre los Clinton y los Alcántara. Empezaron siendo esa familia tan típicamente española de 'Cuéntame' preocupada por la hipoteca, los estudios de los niños, la elección del Papa o el mantenimiento de la paz social. Pero han acabado siendo esa pareja emprendedora que mora en las terminales internacionales de los aeropuertos y duerme cada noche a miles de millas de la última sala de juntas. Para ellos el mundo nunca es suficiente.

HUMANIZAR A AZNAR

Con Aznar convertido en 'Aznarman', el superhéroe que recorría el mundo impartiendo justicia y defendiendo la libertad de mercado, Botella se puso al mando del frente local

Todo empezó cuando Ana Botella demostró su potencial como una aliada indispensable en el trabajado camino de su marido hacia la Moncloa. Ella debió afrontar el reto más difícil y lo resolvió con éxito. Fue la encargada de convencernos de que tras aquel funcionario de hablar monótono y aburrido, no muy alto y con la sonrisa atrincherada tras un bigote que parecía de otra época, se escondía un tipo con algo de interés. El relato de cómo la había conquistado a base de insistencia pronto se convirtió en una leyenda urbana. Vino a decirnos que no era simpático pero sí resistente, no sería carismático pero sí fiable. Nadie ha logrado humanizar tanto a Aznar, aquel señor monocorde y envarado que hablaría catalán en la intimidad.

Entonces ni lo imaginábamos, pero la derrota del felipismo acabó trayendo el aznarismo. En el nuevo régimen el verano no empezaba hasta que Ana Botella lucía oficialmente su pareo en Oropesa y no terminaba hasta que José María Aznar jugaba la partida de dominó en Quintanilla. Aquello era lo más cosmopolita entonces. Luego vinieron el fin de semana loco en la Azores, el rancho de Bush y los pies encima de la mesa como los potentados. Entonces el milagro era él. Ahora la aldea global es en su casa y su mercado.

LA BODA EN EL ESCORIAL: UN PUNTO DE NO RETORNO

El punto de no retorno se halla, sin duda, en la boda en el Escorial. Un acontecimiento que ha acabado resultando tan desastroso como la mortífera Boda Roja de 'Juego de Tronos'. Allí los Aznar perdieron el norte y se convirtieron en una versión adelantada y castiza de los Trump. Su vida empezó a convertirse en un 'reality'. Con Aznar convertido en Aznarman, el superhéroe que recorría el mundo impartiendo justicia y defendiendo la libertad de mercado, Ana Botella se puso al mando de las operaciones en el frente local.

Empezaron siendo esa familia tipo española preocupada por la hipoteca y los niños, y se han convertido en un pareja de emprendedores para los que el mundo nunca es suficiente

Pensábamos que lo habíamos visto todo en cuestión de solemnizar lo obvio con Aznar, hasta que Ana Botella inició su carrera política y llevó la obviedad al paroxismo en su intensa etapa como concejala y alcaldesa. La lista de pensamientos preciosos sería interminable. Solo ella podía revelarnos que en la catástrofe del 'Prestige' solo había un culpable: el barco, que en Madrid eran más libres que en Barcelona, que los mendigos son una dificultad añadida para la limpieza de las calles o esa indisoluble separación entre peras y manzanas.

'RELAXING CUP'

Pensábamos que lo habíamos visto todo en materia de fonética inglesa con Aznar y su demoledor acento tejano, hasta que Ana Botella se inventó la «'relaxing cup of café con leche in the Plaza Mayor'». Un acierto promocional y turístico equiparable a eslóganes míticos como 'España es diferente' o 'Y para comer, Lugo'. Con razón la Organización Mundial del Turismo la ha fichado como asesora. Siempre se llevan a los mejores. Esta fuga de cerebros resulta ciertamente insoportable.

El 'emporio Aznar' ha topado ahora con Hacienda, que sale peor que topar con la mismísima Iglesia. Como bien recordó Bertín Osborne para justificar su 'offshore', parece que no han hecho nada que otros no hicieran durante los años de burbuja y abundancia fiscal: armar una sociedad que solo tiene como fin ahorrarse la mitad de los impuestos a abonar si declarasen esos cuantiosos ingresos por conferencias y asesorías como rentas de trabajo, como todo hijo de vecino.

Pero los tiempos han cambiado, más incluso que en la canción. El límite de la tolerancia ante las trampas de quien puede o sabe montarlas tiende a cero. Ya no vale reunirse con el ministro. O se dan explicaciones o se asumen responsabilidades. Parece que los Aznar no se ha enterado aún y eso suele ser malo para los negocios.

Salvadoreños graduados en Cuba ratifican su compromiso con el pueblo

Por Odalys Troya

San Salvador, 16 abr (PL) Más de un centenar de salvadoreños graduados en Cuba reafirmaron hoy en su Tercer Encuentro el compromiso de liderar y transformar la realidad de su pueblo sobre los principios de solidaridad aprendidos durante sus estudios en la isla.

Médicos, profesores de Educación Física, entrenadores, ingenieros, políticos, entre otros al cierre de la reunión que tuvo lugar en el Centro de Estudios de El Salvador, acordaron crear la Red de salvadoreños graduados en Cuba como estructura aglutinadora y de organización de los cuatro colectivos principales.

En declaraciones a Prensa Latina, la doctora Ana María Barrientos aseguró que prepararse en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) fue uno de los más grandes regalos que le permitió la vida y significa, además, un compromiso para seguir luchando por el derecho a la salud de todos los salvadoreños.

Asimismo, Nancy Jaco, egresada de la Escuela Internacional de Educación Física y Deporte, recordó que estudiar en al país caribeño fue una experiencia especial, sobre todo porque no contaba aquí con los recursos para pagarse la universidad.

"Queremos demostrar que el deporte cambia vidas, crea una condición diferente, nos vuelve responsables", manifestó al asegurar que a través de su profesión busca también contribuir al desarrollo de jóvenes y niños en El Salvador.

En el encuentro participaron, la embajadora de Cuba, Iliana Fonseca; la exministra de Salud María Isabel Rodríguez; el viceministro del sector, Eduardo Espinoza, los militantes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, (FMLN ) Nidia Díaz y Domingo Santa Cruz, entre otros.

"Somos profesionales formados con altos estándares sociales y educativos, reconocidos a nivel mundial, lo cual es motivo de orgullo y satisfacción para nosotros", afirmaron en una declaración final.

Recordaron que de jóvenes se fueron transformando en adultos y ese proceso lo compartieron al lado de cientos de cubanos, que los recibieron y acogieron como hermanos.

La doctorara María Isabel Rodríguez, impulsora de la reconocida reforma de Salud en El Salvador, dijo a Prensa Latina que en su opinión "se ha dicho poco, se ha replicado poco a nivel internacional todo el esfuerzo, sacrifico y el enorme trabajo solidario y de entrega que Cuba a los pueblos del mundo".

La embajadora Fonseca destacó el contexto en que se realizó el Encuentro que coincidió con el 55 aniversario de la declaración del carácter socialista de la Revolución cubana y el inicio hoy de la celebración del VII Congreso del Partido Comunista de Cuba.

Exhortó a los graduados a involucrase -como han venido haciendo- en los proyectos e iniciativas que el gobierno salvadoreño presenta a favor de la población y el mejoramiento de su calidad de vida en correspondencia con los valores de formación recibida en Cuba.

En un declaración los colectivos de graduados, que incluyen a los de las universidades del sistema de Educación Superior en diferentes carreras y a los formados en la Escuela Superior del Partido Comunista de Cuba Ñico López, agradecieron a la Revolución y su liderazgo por los estudios adquiridos.

mgt/otf


¿Es movimiento social la sociedad civil organizada?

Ollantay Itzamná

De forma genérica, se entiende por movimiento social a un conjunto de personas organizadas y movilizadas alrededor de una demanda común fundada en derechos vulnerados o amenazados.

Los movimientos sociales son tan antiguos como la consolidación del poder político mismo, en los diferentes momentos históricos de la humanidad. La Biblia reseña procesos de movimientos sociales como los encabezados por Moisés, por los hermanos Macabeos, etc. El propio Jesús de Nazaret articuló un movimiento sociopolítico exigiendo la liberación del pueblo judío del dominio del Imperio romano.

No siempre fueron dirigentes sociales carismáticos quienes organizaron o dinamizaron los movimientos sociales, sino éstos fueron fecundados/identificados por diferentes procesos de acumulación de la conciencia sociopolítica colectiva.

Tampoco siempre fueron los estados los enemigo en común contra quienes colisionaron los movimientos sociales exigiendo sus demandas. Los movimientos antinucleares, ecologistas, feministas, antineoliberales, etc., a diferencia de los obreros, identificaron como enemigo común al sistema financiero mundial neocolonial y patriarcal. Y en consecuencia, actuaron y actúan de manera global, fuera de las fronteras del Estado nación.

Los actuales movimientos sociales, en especial de indígenas y campesinos en la zona Andina, ya no sólo protestan o denuncian lo que no quieren, sino también tienen medianamente claro lo que quieren. Por eso, sus propuestas apuntan a superar los estados coloniales, y a la construcción de estados plurinacionales, mediante procesos constituyentes plurinacionales e incluyentes.

Es decir, los actuales movimientos sociales, son movimientos sociopolíticos con miras disputar el poder político a las élites vigentes, y promover cambios estructurales a nivel nacional e internacional. Son los casos de Bolivia, Ecuador, España, Grecia, entre otros.

Situación diferente ocurre con el denominado sociedad civil organizada. Idea acuñada y socializada por los agentes del sistema neoliberal, en la segunda mitad del pasado siglo.

La razón de ser de la sociedad civil organizada fue y es “asumir” las funciones sociales abandonadas por los estados producto de su proceso de “achicamiento” por los programas de ajuste estructural. Para dicho fin asistencialista, los mismos grupos financieros (agentes neoliberales) canalizaron y canalizan “ayuda” financiera internacional.

Es decir, la idea de la sociedad civil organizada, centrada en las organizaciones no gubernamentales (ONGs), fue creada y promovida por el mismo sistema neoliberal para mimetizar y/o apaliar el dolor ocasionado por la reducción de las funciones estatales (producto de los procesos de privatización), en especial en el área de inversión social y de derechos humanos.

Por eso, estas organizaciones no gubernamentales están diseñadas para ejecutar proyectos de desarrollo (de bienestar social, antes función de los estados) y, muy difícilmente plantean y promueven procesos de transformaciones estructurales que “desestabilice” el orden establecido.

Ejecutan más actividades o campañas de sensibilización social sobre temas diversos, que procesos de construcción de sujetos sociopolíticos colectivos que le disputen el poder a los privilegiados, mucho menos procesos de liberación de los pueblos.

Mientras los movimientos sociales están conformados por actores o sujetos sociopolíticos, la sociedad civil, en  buena medida, está constituida por “beneficiarios” de proyectos. Mientras los movimientos sociales tienen agendas de lucha, y responden a sus asambleas en pleno, las organizaciones de la sociedad civil tiene programas o proyectos de desarrollo y responde a los estándares de validación de la cooperación internacional.

En otros términos, mientras los movimientos sociales son procesos y espacios de politización y movilización en aras de transformaciones estructurales, las organizaciones de la sociedad civil son estructuras despolitizadas y de despolitización. No es gratuito que un “requisito sine quanon” para la existencia de las ONGs sea el de ser una organización “apolítica”.

Existen ONGs, en especial las ambientalistas, que acompañan procesos beligerantes, pero, aparte de excepciones, estas organizaciones soportan un bullyng por algunas cooperantes o criminalización por los gobiernos de turno.