jueves, 24 de marzo de 2016

Calentando motores para el concierto de los Rolling en La Habana

La Habana, 24 mar (PL) Solo faltan horas para el concierto en Cuba de unas de las más legendarias bandas de rock de todos los tiempos: The Rolling Stones, y desde la mañana de hoy numerosas personas buscan "los mejores puestos".

Aunque todavía el perímetro alrededor del escenario en la Ciudad Deportiva está protegido por una cerca, muchos merodean el lugar y "exploran" cuáles serían los mejores ángulos.

En tanto, The Rolling Stones anuncia en su página web que los cubanos pueden elegir vía electrónica una de las canciones que tocarán en el show de mañana.

You Got Me Rocking, Get Off My Cloud, She's So Cold y All Down The Line son los temas en el tintero y en las redes sociales los usuarios comparten las que prefieren, como pidió la banda en su perfil. El resultado será revelado en escena.

Mientras, en La Habana se suceden las visitas a los terrenos de la Ciudad Deportiva. Hasta allí llegó el primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel, y el ministro de Cultura, Julián González, quienes conversaron con parte del equipo técnico inmerso en la preparación del escenario.

El joven periodista y fotorreportero Claudio Pelaez compartió en el sitio digital El Toque instantáneas de ese momento, además del paso por ahí de importantes músicos de esta isla como Isaac Delgado y Carlos Varela.

Ahora, un grupo de soldadores montadores se encargan de quitar las rejas que delimitan el acceso al coliseo deportivo pues los organizadores esperan una asistencia superior a los 400 mil inicialmente programados y desean que exista la menor cantidad de obstáculos para transitar libremente.

Según el embajador británico en Cuba, Timothy Cole, la de La Habana será una presentación de nivel mundial y está muy feliz por haber contribuido a ello. El pueblo cubano espera a los Rolling con ansias, comentó.

"ÂíEstamos muy felices de tocar para ustedes! Hemos tocado en muchos lugares increíbles, pero este concierto en La Habana será histórico para nosotros. Esperamos que lo sea para ustedes también. Gracias por darnos la bienvenida a su hermoso país. Esperamos verlos a todos el 25 de marzo en la Ciudad Deportiva de La Habana", dice en español una de sus "satánicas majestades" en un video que se ha vuelto viral.

En su periplo Olé Tour, la mítica banda británica ofreció conciertos en numerosos estadios de Latinoamerica: el de Santiago de Chile, el argentino La Plata Stadium, el uruguayo Centenario Stadium, el peruano Estadio Monumental, el colombiano El Campin y el mexicano Foro Sol.

Brasil fue el país que más espectáculos acogió: en el estadio Maracaná, de Río de Janeiro; en el Morumbi, de São Paulo y en el Beira Rio Stadium, de Porto Alegre.

A última hora, The Rolling Stones incluyó un show en La Habana como cierre de su gira, pues a ellos les gusta ser los primeros en todo y quieren dar un gran espectáculo aquí antes que cualquier otra banda, aseguró su productor Dale Skjerseth.

lmg/ifb


Obama y la economía cubana: Entender lo que no se dijo

Editado por Julio Pérez – RHC  -  24 de marzo de 2016

Por Doctor Agustín Lage Dávila

Tuve la oportunidad de participar en varios encuentros con la delegación que acompañó al Presidente Obama y escucharlo en tres intervenciones; y siento ahora el deber de compartir con mis compañeros lo que interpreté de lo que se dijo, y también de lo que no se dijo, pues en política lo que se deja de decir suele ser tan importante como lo que se dice.

Hay dos direcciones complementarias de pensamiento para interpretar esta visita y todo el proceso de intento de normalización de las relaciones: interpretar lo que significa para una valoración del pasado, e interpretar lo que significa para una proyección hacia el futuro.

De cara al pasado es evidente que el proceso de normalización recién iniciado en las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos hay que interpretarlo como una victoria mayúscula del pueblo revolucionario y socialista cubano, de sus convicciones, de su capacidad de resistencia y sacrificio, de su cultura, de su compromiso ético con la justicia social; así como también como una victoria de la solidaridad con Cuba de América Latina.

Hay cosas que nos resultan tan evidentes a los cubanos que a veces olvidamos subrayarlas.

·        Se inició esta normalización en vida de la generación histórica que hizo la Revolución, y conducida por líderes de esa misma generación.

·        Implicó un reconocimiento de la institucionalidad revolucionaria cubana, reconocimiento que no hubo hacia el Ejército Libertador en 1898, ni hacia el Ejército Rebelde en 1959 (si lo hubo, sin embargo, hacia las dictaduras de Gerardo Machado y Fulgencio Batista).

·        Incluyó un reconocimiento explícito de los logros de la Revolución, al menos en Educación y Salud (que fue lo que se mencionó)

·        Incluyó un reconocimiento explícito a la ayuda solidaria de Cuba hacia otros pueblos del mundo, y su aporte a causas nobles tales como la salud mundial, y la eliminación del apartheid en África.

·        Incluyó una aceptación explícita de que las decisiones sobre los cambios y los modelos socioeconómicos en Cuba corresponden exclusivamente a los cubanos, que tenemos (hemos ganado) el derecho a organizar nuestra sociedad de manera diferente a como otros lo hacen.

·        Implicó la declaración del abandono de la opción militar y subversiva, así como la intención de abandonar la coerción, como instrumentos de la política norteamericana hacia Cuba.

·        Expresó el reconocimiento del fracaso de las políticas hostiles contra Cuba de las administraciones precedentes, lo que implica (aunque no fuese declarado así) el reconocimiento de resistencia consciente del Pueblo Cubano, ya que las políticas hostiles solamente fracasan ante las resistencias tenaces.

·        Reconoció el sufrimiento que el bloqueo ha causado al Pueblo Cubano.

·        No partió este proceso de concesiones cubanas en uno solo de nuestros principios. Tampoco en los reclamos de cese del bloqueo y devolución del territorio ilegalmente ocupado en Guantánamo.

·        Incluyó el reconocimiento público de que los Estados Unidos estaban aislados en América Latina y en el mundo por su política hacia Cuba.

No creo que haya nadie medianamente lúcido e informado en el mundo que pueda interpretar este proceso de normalización en curso como otra cosa que no sea una victoria de Cuba en su diferendo histórico con los Estados Unidos.

De cara al pasado es esa la única interpretación posible.

Ahora bien, de cara al futuro las cosas son más complejas, y hay al menos dos interpretaciones extremas posibles, y sus variantes intermedias:

·        La hipótesis de la conspiración perversa

·        La hipótesis de las concepciones divergentes sobre la sociedad humana

En las calles de Cuba se discute hoy sobre ambas. Alerto al lector en este punto que no voy a argumentar por ahora a favor o en contra de una de estas dos hipótesis, o de las combinaciones diversas de ambas. Los acontecimientos futuros se encargarán de hacerlo, y cada cual sacará “sus propias conclusiones” en este “pasaje a lo desconocido”.

Quienes se adhieren a la hipótesis de la conspiración perversa ven las palabras del Presidente Obama como una falsa promesa o un sutil engaño que responde a un plan concebido para que abramos las puertas al capital norteamericano y a la influencia de sus medios de comunicación; para que permitamos la expansión en Cuba de un sector económicamente privilegiado, que con el tiempo se iría transformando en la base social de la restauración capitalista y el renunciamiento a la soberanía nacional. Serían los primeros pasos del camino de retorno hacia la Cuba de ricos y pobres, dictadores y mafiosos, que teníamos en los años 50.

Los cubanos que piensan así, tienen derecho a hacerlo: hay muchos hechos en la historia común que justifican esa enorme desconfianza. Son conocidos y no necesito enumerarlos aquí.

Mucha gente recuerda la famosa frase atribuida al Presidente Franklin D. Roosevelt cuando dijo del dictador nicaragüense Anastasio Somoza: “Tal vez Somoza sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”.

Ciertamente ni el Presidente Obama, ni las actuales generaciones de norteamericanos de buena voluntad (que hay muchos) tienen la culpa, como personas individuales, de las primeras etapas de esa trayectoria histórica. Pero también es innegable que esa historia está ahí, y que impone condicionamientos a lo que ellos pueden hacer, y a nuestra manera de interpretar lo que ellos hacen. Los procesos históricos son mucho más largos que una vida humana, y eventos ocurridos hace muchas décadas influyen en nuestras opciones de hoy, porque condicionan actitudes colectivas que tienen una existencia objetiva, relativamente independiente de las ideas y las intenciones de los líderes.

Aún distanciando al Presidente Obama de las políticas agresivas e inmorales de administraciones precedentes, que organizaron invasiones, cobijaron terroristas, estimularon asesinatos de líderes cubanos e implementaron el intento de rendir por hambre al Pueblo Cubano; aun estableciendo esa distinción, no se puede olvidar que Obama solo no es la clase política de los Estados Unidos. Hay muchos otros componentes del poder ahí, que siempre han estado presentes, lo están hoy, y lo estarán cuando termine el mandato de Obama dentro de algunos meses, y en el futuro previsible. Los estamos viendo en la campaña electoral en curso.

Para ser honesto con todo el que lea esta nota, debo reconocer que el Presidente Obama no dio aquí la impresión de ser el articulador de una conspiración perversa, sino la de ser un hombre inteligente y culto, que cree en lo que dice. Lo que sucede entonces es que las cosas en las que él cree (con todo su derecho) son diferentes a las que creemos nosotros (también con todo nuestro derecho).

Esa es la segunda hipótesis, la de las concepciones divergentes sobre la sociedad humana, las cuales fueron muy evidentes en todos los momentos de la visita a Cuba del Presidente Obama y su delegación, en todo lo que se dijo, y también en lo que se dejó de decir.

Fue muy claro que la dirección principal de la relación de los Estados Unidos con Cuba estará en el campo de la economía, y dentro de este, la estrategia principal será relacionarse con el sector no estatal y apoyarlo.

Fue muy claro, en el discurso y en los mensajes simbólicos, en tomar distancia de la economía estatal socialista cubana, como si la propiedad “estatal” significase propiedad de un ente extraño, y no propiedad de todo el pueblo como realmente es.

En la necesidad de que exista un sector no estatal en la economía cubana no tenemos divergencias. De hecho la expansión del espacio de los cuentapropistas y las cooperativas es parte de la implementación de los Lineamientos surgidos del 6º Congreso del Partido. Donde está la divergencia es en el rol que debe tener ese sector no estatal en nuestra economía:

·        Ellos lo ven como el componente principal de la economía; nosotros lo vemos como un complemento al componente principal que es la empresa estatal socialista. De hecho hoy ese sector no estatal, si bien se acerca a ser el 30% del empleo, no alcanza a aportar el 12% del PIB, lo que indica su carácter limitado para la generación de valor agregado.

·        Ellos lo hacen equivaler a “la innovación”; nosotros lo vemos como un sector de relativamente bajo valor agregado. La innovación está en la alta tecnología, la ciencia y la técnica, y sus conexiones con la empresa estatal socialista. El espíritu innovador del pueblo cubano se expresó en estos años de muchas otras maneras, tales como el desarrollo de la biotecnología y sus medicamentos y vacunas, la formación masiva de informáticos en la UCI, la agricultura urbana, la revolución energética y otros muchos logros del periodo especial, nada de lo cual se mencionó en los discursos de nuestros visitantes.

·        Ellos ven el emprendimiento privado como algo que “empodera” al pueblo; nosotros lo vemos como algo que empodera a “una parte” del pueblo, y relativamente pequeña. El protagonismo del pueblo está en las empresas estatales, y en nuestro gran sector presupuestado (que incluye la salud, la educación, el deporte, la seguridad ciudadana) que es donde se trabaja realmente para todo el pueblo y donde se genera la mayoría de la riqueza. No se puede aceptar el mensaje implícito de hacer equivaler el sector no estatal con “el pueblo cubano”. Eso no fue dicho de esa manera tan brutal, pero se interpreta del discurso de una forma demasiado clara.

·        Ellos separan tácitamente el concepto de “emprendimiento”, y el de propiedad estatal. Nosotros vemos en el sector estatal nuestras principales opciones de emprendimientos productivos. Así lo explicamos en el Foro de empresarios al ilustrar la organización en que trabajo (El Centro de Inmunología Molecular) como “una empresa con 11 millones de accionistas”.

·        Ellos ven al sector no estatal como una fuente de desarrollo social; nosotros lo vemos en un rol doble, pues también es una fuente de desigualdades sociales (de lo que ya tenemos evidencias, como ilustran los recientes debates sobre los precios de los alimentos), desigualdades que habrá que controlar con una política fiscal reflejo de nuestros valores.

·        Ellos creen en la función dinamizadora de la competencia (aunque este concepto ha sido cuestionado ya incluso por ideólogos serios de la economía capitalista). Nosotros conocemos su función depredadora y de erosión de la cohesión social, y creemos más en la dinámica que proviene de programas de país.

·        Ellos creen en que el mercado distribuye eficientemente la inversión respondiendo a la demanda; nosotros creemos que el mercado no responde a la demanda real sino a la “demanda solvente”, y profundiza las desigualdades sociales.

·        Ellos se apoyan en la trayectoria de desarrollo empresarial de los Estados Unidos, cuya economía despegó en el Siglo XIX, en condiciones de la economía mundial que son irrepetibles hoy. Nosotros sabemos que las realidades de los países subdesarrollados de economía dependiente son otras, especialmente en el Siglo XXI, y que el desarrollo económico y científico-técnico no ocurrirá a partir de pequeños emprendimientos privados en competencia, ni intentando reproducir la trayectoria de los países hoy industrializados, con 300 años de diferencia. Sería la receta de la perpetuación del subdesarrollo y la dependencia, con una economía diseñada como apéndice y complemento de la economía norteamericana, cosa que ya ocurrió en el Siglo XIX, cuando esa dependencia nos sumió en el monocultivo y cerró el camino de la industrialización. Para entender eso sirve la Historia, y por ello no podemos olvidarla.

Emprender el camino de la convivencia civilizada “con nuestras diferencias”, implica conocer bien a fondo y por todo el Pueblo Cubano, dónde es que están esas diferencias, para poder evitar que decisiones puntuales aparentemente racionales ante problemas económicos tácticos, nos puedan llevar a errores estratégicos; y peor aún, que otros nos empujen a ello, a través de las cosas que se dicen y las que no se dicen.

Supimos evitar esos errores en los inicios del periodo especial, ante la desaparición del campo socialista europeo y la marea ideológica neoliberal de los 90. Sabremos hacerlo mejor ahora.
La convivencia civilizada ciertamente nos aleja del riesgo y la barbarie de la guerra (militar y económica), pero no nos exonera de dar la batalla en el plano de las ideas.

Necesitamos vencer en esa batalla de ideas para poder vencer en la batalla económica.

La batalla económica del Siglo XXI cubano se dará en tres campos principales:

1.     El de la eficiencia y capacidad de crecimiento de la Empresa Estatal Socialista, y la inserción de esta en la economía mundial

2.     El de la conexión de la ciencia con la economía a través de empresas de alta tecnología, con productos y servicios de alto valor añadido que enriquezcan nuestra cartera de exportaciones

3.     El de la limitación consciente de la expansión de las desigualdades sociales, a través de la intervención del Estado Socialista

En esos campos se decidirá el Siglo XXI de los cubanos.

La batalla de ideas consiste en consolidar pensamiento y consenso sobre hacia dónde queremos ir, y sobre los caminos concretos para llegar.

Las aguas del estrecho de La Florida no deben ser un campo de conflicto bélico, y es muy bueno para todos que así sea, pero esas aguas seguirán separando por mucho tiempo dos concepciones diferentes de la convivencia humana, de la organización de los hombres para la vida social y el trabajo, y de la distribución de sus frutos. Y también es muy bueno que así sea. Nuestro ideal de sociedad humana está enraizado en nuestra experiencia histórica y en el alma colectiva de los cubanos, sintetizada magistralmente por el pensamiento de José Martí. Él estudió y entendió mejor que nadie en su tiempo la sociedad norteamericana y dijo: “nuestra vida no se asemeja a la suya, ni debe en muchos puntos asemejarse”.

La creencia básica del capitalismo, incluso en los que así lo creen honestamente, es la construcción de prosperidad material basada en la propiedad privada y la competencia. La nuestra se basa en la creatividad movida por los ideales de equidad social y solidaridad entre las personas, incluidas las generaciones futuras. Nuestro concepto de sociedad es el futuro, y aunque el futuro se demore, atrapado en los condicionamientos objetivos del presente, sigue siendo el futuro por el que hay que luchar.

La propiedad privada y la competencia son el pasado, y aunque ese pasado siga existiendo necesariamente dentro del presente, pasado sigue siendo.

Hay que saber siempre ver los conceptos que están detrás de las palabras que se dicen, y las razones que están detrás de las palabras que no se dicen.

La batalla por nuestro ideal de convivencia humana estará en las manos de las actuales generaciones de jóvenes cubanos, que enfrentarán en su tiempo desafíos diferentes a los de las generaciones revolucionarias del Siglo XX, pero igualmente grandes y trascendentales, y también más complejos.

Al analizar la complejidad de sus desafíos les confieso que quisiera ingresar otra vez en la Unión de Jóvenes Comunistas, cuyo carnet (Nº7784, de 1963) tengo ahora mismo sobre mi mesa. Sigo siendo comunista, pero he de aceptar que ya no puedo seguir siendo “joven”. Pero si puedo compartir con los jóvenes el análisis de lo que hoy se dice, y la develación de lo que no se dice, y construir junto con ellos las herramientas intelectuales que necesitamos para las batallas que vienen.

José Martí escribió en abril de 1895: “De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: Ganémosla a pensamiento”.

Tomado de Cubadebate


UN DIA SIN ESTADOS UNIDOS

Jorge Gómez Barata

Por una extraña paradoja, mientras más intentó distanciarse y aislar a Cuba, Estados Unidos estuvo más vigente en ella. Fue para mal. Durante medio siglo diez presidentes, que condujeron catorce administraciones, hicieron lo que el “perro del hortelano”, no lograron sus objetivos ni permitieron a los cubanos alcanzar los suyos.

La incongruencia fue de doble vía. La política latinoamericana y africana de Estados Unidos se volvió rehén del diferendo con Cuba, mientras que Miami se hizo “castrodependiente”. Alguien propuso: “Hagamos un trato con Fidel. Él nos devuelve Miami y nosotros le entregamos Guantánamo” Todo fue un enorme desperdicio de tiempo, recursos, y esfuerzos, hasta que: “Llegó Obama y mandó a parar”.

Si bien Estados Unidos constituyó un adversario super poderoso, Fidel Castro fue más que una piedra en el zapato. Un contendiente que llegó a plantarle más de cuarenta misiles nucleares a tiro de escopeta, convirtió la cordillera de los Andes, las selvas centroamericanas y los páramos americanos en una virtual Sierra Maestra; le arrebató Angola, apoyó la independencia de Namibia y otros países, y contribuyó al fin del apartheid en Sudáfrica.

La Revolución Cubana estimuló a John F. Kennedy para lanzar la Alianza para el Progreso, con lo cual indirectamente favoreció a América Latina, y obligó a la CIA y al Pentágono a diseñar una estrategia de contrainsurgencia a escala continental. En el siglo XXI América Latina plantó cara a la OEA: “Regresa Cuba o nos vamos nosotros”. La resolución por la cual la Isla había sido expulsada fue anulada y se le invitó a la Cumbre de Las Américas.

Tan asfixiante llegó a ser la incidencia estadounidense en la vida nacional cubana, que muchos suspiramos porque hubiera “un día sin Estados Unidos”. El momento está llegando, no porque ambos países se alejen, sino porque se acercan. ¡Cosas de la dialéctica! 

De lo que se trata ahora es de avanzar para convertir las intenciones mostradas por las partes en realizaciones eficaces. Para ello es preciso despachar enormes volúmenes de trabajo. Negociar acuerdos específicos, poner en marcha proyectos, crear infraestructuras, procurar financiamientos, realizar inversiones, y avanzar. Parafraseando una patriótica sentencia, “Cada día que no se avance será un día perdido”.   

Tal vez, al cesar la hostilidad y el bloqueo haya un amanecer sin críticas, elogios, ni temores que impliquen a Estados Unidos. Quizás algún día los comunicadores e ideólogos se abstengan de aplausos y diatribas, omitan tiroteos y la violencia policial, no dramaticen crisis bursátiles ni incendios forestales y no magnifiquen el Premio Óscar. 

No hace falta aislarse de Estados Unidos. No es posible ni deseable. Es preciso saber y conocer de ellos, cultivar la amistad y aprovechar sus logros. No obstante, un día sin aludirlos sería providencial. No es mucho pedir. Se trata de un día. Solo eso. ¡Un día sin Estados Unidos!  Allá nos vemos.

La Habana, 24 de marzo de 2016