sábado, 19 de marzo de 2016

Llegará a Cuba el Presidente de los Estados Unidos de América

Editado por Leanne González


La Habana, 19 de mar (RHC). El Presidente de los Estados Unidos de América, Barack H. Obama, llegará en visita oficial a Cuba en la tarde de este domingo 20 de marzo.

Durante su estancia, el mandatario sostendrá conversaciones oficiales con el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y desarrollará otras ac­tividades.
 
Biografía oficial del Presidente de los Estados Unidos de América
 
Barack H. Obama es el cuadragésimo cuarto presidente de Estados Unidos.
 
Su historia es una historia estadounidense -los valores del corazón de Estados Unidos, una educación en el seno de una familia de clase media, la dedicación al estudio y al trabajo para salir adelante, y la convicción de que una vida con tantas bendiciones debía vivirse para servir al prójimo.
 
Hijo de un padre de Kenia y una madre de Kansas, el presidente Obama nació en Hawai el 4 de agosto de 1961. De niño vivió una temporada con su abuelo, que sirvió en el ejército de Patton, y su abuela, que logró ascender de se­cretaria a un rango intermedio en la gerencia de un banco.
 
Después de cursar sus estudios universitarios gracias a los préstamos estudiantiles y las becas obtenidas, el presidente Obama se mu­dó a Chicago, donde trabajó con un grupo de iglesias para ayudar a reconstruir las comunidades devastadas por la clausura de las acererías locales.
 
Al poco tiempo se matriculó en la escuela de leyes de Harvard, donde se convirtió en el primer presidente afroamericano de la Har­vard Law Review. Al graduarse, regresó a Chi­cago para encabezar una iniciativa para registrar electores, impartir clases de derecho constitucional en la Universidad de Chicago y permanecer activo en su comunidad.
 
Los años de servicio del presidente Obama responden a una creencia inquebrantable de que es posible unir a la gente alrededor de una política de propósito. En el Senado de Illinois, el presidente Obama promovió la reforma éti­ca más importante en veinticinco años, recortó los impuestos de las familias en la fuerza laboral y amplió los servicios de salud para los ni­ños y sus padres. Como senador por el estado de Illinois, trabajó con la oposición para mo­de­rar la influencia de los grupos de presión, asegurar las armas de destrucción masiva y promover la transparencia gubernamental reportando todos los gastos del Gobierno en Internet.
 
Fue elegido como el cuadragésimo cuarto presidente de Estados Unidos el 4 de noviembre de 2008, y prestó juramento el 20 de enero de 2009. Él fue reelegido en 2012. Él y su esposa Michelle, son los padres orgullosos de dos niñas, Malia, de 17 años, y Sasha, de 15.


SOLIDARIDAD TRICONTINENTAL CON PUEBLO SIRIO

La conmemoración del aniversario 53 de la Revolución Siria del 8 de marzo de 1963 --de carácter antioligárquico, popular, antiimperialista y antisionista, la cual permitió a su pueblo concretar la independencia formalmente declarada en 1945, tras el fin del mandato colonialista francés-- deriva en solidaria oportunidad para reafirmar nuestro categórico rechazo a lo que ha constituido la más brutal guerra del imperialismo y sus aliados contra Siria, asfixia económica, prácticas terroristas inimaginables y una agresión mediática sin precedentes para satanizar al país víctima.

La delicada coyuntura de inestabilidad interna que estalla en marzo 2011 en este --un Estado secular, laico y progresista que ha defendido, en muy difíciles condiciones, sus derechos legítimos a la autodeterminación e independencia nacional-- fue utilizada con cruel oportunismo para desatar una conspiración reaccionaria anti-siria, una escalada de agresiones y una guerra sucia de dimensiones impensables que ha involucrado a actores regionales e internacionales. Problemas internos que pudieron ser resueltos soberanamente por el pueblo y las autoridades sirias, sirvieron para estimular la sedición, sembrar el caos, la destrucción y la muerte.

Más de 250 mil muertos, de ellos, 50 mil miembros del ejército y las milicias populares. Cuatro millones de refugiados y 11 millones de desplazados internos. 5,6 millones de niños sirios padecen de pobreza extrema, otros dos millones viven refugiados en países vecinos, 20 mil niños han perdido la vida en esta guerra fabricada premeditadamente. La más grave crisis humanitaria en 70 años, según las estadísticas de las Naciones Unidas.

Siria ha vivido un infierno en creciente ascenso desde hace casi 5 años. El grave conflicto no hallará solución mientras haya países que apoyen y financien el terrorismo internacional. El Pentágono y la OTAN han intentado destruir al gobierno sirio para bantustanizar y debilitar a los países árabes, al tiempo de consolidar su bastión sionista en la región.

Debilitar, fragmentar y destruir Siria podría haber dado paso a un definitorio golpe contra las luchas y resistencias de todos los pueblos árabes frente al sionismo y el imperialismo, que no pretenden otra cosa sino recolonizarlos y tomar el control de sus riquezas, recursos naturales y posicionarse de su ubicación geográfica estratégica.

De manera que Siria y su pueblo han resistido por su propia sobrevivencia, por la de todos los pueblos del Medio Oriente y por la de todos los pueblos del Tercer Mundo. Otra, muy diferente, habría sido la historia y el curso de los acontecimientos, si Siria no hubiera logrado --con la colaboración internacionalista de fuerzas y países amigos-- ser el primer anillo de contención y defensa frente al extremismo fundamentalista islámico mercenario que hoy no pueden controlar ni siquiera los poderes que los engendraron para usarlos a su servicio.

La despreciable, inhumana y creciente secuencia de actos terroristas, y la guerra de agresión que, con el más sofisticado armamento, han cobrado decenas de miles de vidas inocentes, deben cesar.

Todo intento de atentar contra la integridad territorial de Siria debe ser rechazado categóricamente.

La OSPAAAL reitera que solo al pueblo sirio asiste la potestad de encontrar una solución soberana a sus problemas internos, se opone inequívocamente a cualquier fórmula intervencionista, rechaza la desigual guerra de mentiras y tergiversaciones fabricadas por los medios transnacionales para confundir e intentar justificar la continuidad de la agresión, respalda el derecho legítimo de Siria a la autodeterminación, y desea que muy pronto pueda acordarse una fórmula legítima y duradera de paz que ponga fin al genocidio y la barbarie.

¡Respeto a la soberanía, integridad territorial y autodeterminación del pueblo sirio!
¡Siria resiste y vencerá!


Palabras de la Secretaria General de la OSPAAAL en el Espacio Audiovisual Tricontinental
organizado para conmemorar el 53 de la Revolución Siria del 8 de marzo de 1963

La Habana, 18 de marzo de 2016


En cualquier circunstancia Cuba y Venezuela vencerán

Condecora Cuba a Nicolás Maduro con la Orden José Martí

Condecora Cuba a Nicolás Maduro con la Orden José Martí. Autor: Estudios Revolución

Juventud Rebelde  -  Yailé Balloqui Bonzón
yaile@juventudrebelde.cu
18 de Marzo del 2016 20:09:46 CDT

La agenda de la visita oficial que realizó a Cuba el presidente Nicolás Maduro se abrió este viernes con su homenaje al Héroe Nacional de Cuba, José Martí, en la Plaza de La Revolución de La Habana.

Como colofón de esta jornada de trabajo en la Isla, el Jefe de Estado bolivariano recibió la Orden José Martí, en ceremonia solemne, iniciada con los Himnos Nacionales de Cuba y Venezuela. El máximo galardón que otorga la patria cubana le fue impuesto por el Presidente Raúl Castro, reiterando con ello el apoyo, la solidaridad y la confianza del pueblo y el Gobierno cubano en la Revolución bolivariana.

El primer presidente chavista y obrero, como lo calificara Homero Acosta Álvarez, secretario del Consejo de Estado, al argumentar la condecoración, aceptó emocionado: «La recibo como un compromiso», subrayó Maduro, «Se la llevo al heroico pueblo de Venezuela».

Recordó, además, los vínculos históricos que unen a ambas naciones, que se remontan a las luchas por la independencia, a Bolívar y a Martí, a Fidel y a Chávez.

Con la convicción de que en cualquier circunstancia Cuba y Venezuela vencerán, concluyó su discurso el presidente Maduro, quien también expresó su confianza y apoyo al exmandatario brasileño Luiz Inacio Lula da Silva.

Durante la jornada, se firmó en el Palacio de la Revolución el Acta final de la reunión de presidentes para el seguimiento al Convenio de colaboración integral entre la República de Cuba y la República Bolivariana de Venezuela, suscrito el 30 de octubre del año 2000 por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y el Comandante Supremo Hugo Rafael Chávez Frías.

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, y Rodrigo Malmierca, ministro cubano de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, rubricaron el documento en presencia de los Presidentes Raúl Castro y Nicolás Maduro.

Igualmente se acordó el plan anual de colaboración para 2016 y un proyecto orientado al enfrentamiento al zika, el dengue y el chikunguya.

Previamente, acompañado por el Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel, el mandatario venezolano, junto a la primera combatiente Cilia Flores, rindió homenaje a Martí y recorrió su Memorial, en la base del complejo monumentario, donde conocieron detalles de la vida del Apóstol de la independencia, quien defendió las causas de los pueblos de América Latina. Martí conoció y amó profundamente la patria de Simón Bolívar.

Además de ricos pormenores sobre el entorno familiar y patriótico del Maestro, el Presidente venezolano recibió información y apreció testimonio gráfico de etapas más recientes del proceso político cubano y, en particular, de los sólidos lazos entre el líder histórico de la Revolución Cubana y el Comandante Hugo Chávez, considerado por Fidel como «el mejor amigo de Cuba».

Maduro firmó el libro de visitantes del Memorial, centro de atención de otras figuras de relieve y ciudadanos comunes de todo el planeta: «Hemos venido a honrar a José Martí y llenarnos de su fuerza para continuar la Gran Batalla por la Dignidad y la Independencia de Nuestra América. Decir Martí es decir Bolívar, es decir compromiso eterno con la Identidad Hermosa de nuestra Patria Grande. ¡Que viva Bolívar! ¡Que viva Martí! ¡Que viva Fidel! ¡Que viva Chávez!».

Tras este segmento de su programa, Maduro se dirigió al Palacio de la Revolución, donde fue recibido oficialmente y sostuvo diálogo formal con su anfitrión Raúl Castro Ruz.