jueves, 10 de marzo de 2016

REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DEL 11 DE MARZO DE 2016


Entre la agitada y preocupante situación del país, sumergido en debates sobre pensiones, salario mínimo y la galopante crisis de inseguridad que afecta a toda la población, esta semana ha sido hecha pública otra resolución de la Corte Suprema de Justicia que señala al expresidente de la República, Elías Antonio Saca, quien deberá ser procesado en juicio civil por una cámara de San Salvador, acusado de enriquecimiento ilícito.

En tal sentido se ha publicado que sus cuentas bancarias han sido inmovilizadas, así como que existe imposibilidad de que puede vender, o transferir a terceros, ninguna de sus propiedades y empresas.

De esta forma, Saca se convierte en el segundo expresidente de la República que es enviado a juicio por supuesto enriquecimiento ilícito, quien, al igual que Mauricio Funes,  deberá enfrentar, en su caso, juicio en la Cámara Primera de lo Civil de San Salvador.

Tras la decisión en corte plena, se ha certificado la resolución y el informe de la sección de Probidad para ser enviados al Fiscal General de la República, quien deberá mostrarse parte en la cámara que llevará el juicio civil.

Se ha sabido que las acciones de Antonio Saca que no pueden ser vendidas ni puestas a nombres de terceros son las de las sociedades Promotora de Comunicaciones S.A. de C.V., varias estaciones de radio del Grupo “Samix”, la empresa Radiodifusión de El Salvador y Estéreo Noventa y Cuatro Punto Uno S.A. de C.V., y que forman parte de su emporio empresarial que al parecer habría crecido luego de su período presidencial de 2004 a 2009, el último mandato de los cuatro ganados por la derechista Arena.

Según la resolución de la Corte, el expresidente Saca no ha podido justificar  la cantidad de más de 2 millones 727 mil dólares; mientras que su esposa, Ana Ligia Mixco Sol de Saca, no ha podido justificar 589,608 dólares. Aclara la resolución que fuera del período presidencial auditado, la irregularidad señalada contra el exmandatario es de 1 millón 745 mil dólares.

Una de las observaciones de la sección de probidad de la Corte Suprema de Justicia, es que la cónyuge del expresidente realizó un total de depósitos en cuentas corrientes, de sendos bancos nacionales, por un total de 667,388 dólares; y que al ser contrastados con sus ingresos percibidos, generan una diferencia no justificada en ahorros de efectivo de más de 508 mil dólares.

A pesar de que Saca González ha intentado justificar el manejo de grandes cantidades en efectivo, buscando desvirtuar la existencia de enriquecimiento ilícito, la Corte Suprema de Justicia sostiene los señalamientos contra él; y en su resolución le informa al Fiscal General sobre la posible comisión de un hecho delictivo relacionado a enriquecimiento ilícito de tipo penal, así como posible delito de lavado de dinero u otro contenido en la Ley Especial de Extinción.

En el país existe consenso de que es indispensable perseguir y aclarar cualquier sospecha de corrupción del presente, pero también del pasado; sin embargo aún hay una enorme deuda al respecto, ya que solo hasta esta época de gobiernos de izquierda que se ha puesto en práctica tal decisión.

Aún al margen de que decisiones judiciales sospechosas también se estén tomando, como el hecho de que tan solo a representantes de sectores adversarios de la exgobernante Arena se estén ventilando actualmente; como el caso de Mauricio Funes, expresidente promovido por el FMLN y quien destapó el caso Flores-Taiwán, y del propio Antonio Saca, - quien originalmente llega al gobierno por Arena, pero al final resulta expulsado de dicho partido – integrando ambos el grupo de identificados enemigos de esos sectores dominantes, ligados a la extrema derecha y el gran poder económico, y a quienes ahora, por las circunstancias, se les estaría pasando la factura a manera de ajuste de cuentas.

Para los amigos oyentes de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


Para Radio Bahía en la Ciudad de Estocolmo, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para Radio Sur, desde Gotemburgo, en Suecia, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.


Diagnostican en Cuba cuarto caso importado de Zika

Radio Rebelde  -  2016-03-10 07:15:50 / web@radiorebelde.icrt.cu

Se diagnostica el cuarto caso importado de paciente confirmado con virus de Zika, que corresponde a una ingeniera informática, natural de la ciudad y provincia de Las Tunas, de 30 años de edad, que arribó al país procedente de Venezuela (Caracas) el día 05/03/2016, residente en la Universidad de Ciencias Informáticas, donde labora.

Comienza al día siguiente de su arribo con síntomas de cefalea, dolor lumbar, rash en cara y tronco, así como discreto ardor al orinar, por lo que se ingresa en el IPK, realizando toma de muestra para aislamiento de Zika, ese mismo día.

El día 8 de marzo se informa por el laboratorio del Instituto de Medicina Tropical, que el PCR en tiempo real realizado a la paciente en el momento del ingreso, resulta positivo a virus de Zika.

Permanece ingresada en estos momentos con buen estado general y rash.

(Granma)


Lula rechaza acusación por presunto lavado de dinero

El expresidente brasileño negó los cargos que la Fiscalía presentó en su contra. | Foto: Reuters

Telesur  -  9 marzo 2016

Lula da Silva es acusado de los delitos de ocultación de patrimonio, lavado de dinero y falsificación de documentos por presuntamente ser propietario de un apartamento en la playa registrado a nombre de una empresa. 

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, rechazó este miércoles la acusación de la Fiscalía de Sao Paulo por presunto lavado de dinero al tiempo que la calificó como parte de un plan mediático en su contra. 

"No hay ninguna novedad en la denuncia del Ministerio Público de Sao Paulo, que ya había sido anticipada a la revista Veja el pasado 22 de enero por el fiscal Cassio Conserino", difundió a través de un comunicado el Instituto Lula. 

La acusación contra Lula supone, según analistas políticos, una nueva traba de la Fiscalía de Brasil para evitar que el exmandatario presente su candidatura en las próximas elecciones presidenciales de 2018. 

El pasado 4 de marzo, el líder del Partido de los Trabajadores (PT) fue víctima de una detención arbitraria por parte de la Policía Federal para ser interrogado por el caso de corrupción de Petrobras, sin pruebas contundentes en su contra. 

Desde entonces la oposición brasileña pretende vincular a la presidenta Dilma Rousseff y a los miembros del PT en el caso para solicitar su destitución de manera inmediata.


Santos contempla nuevo plazo para firma de la paz

El plazo del 23 de marzo como límite para sellar la paz fue un compromiso al que llegaron las partes el 23 de septiembre del año pasado en La Habana, cuando, en presencia de Santos y Timoleón Jiménez, máximo jefe insurgente, se firmó el acuerdo sobre justicia

Santos dijo que no firmará a la carrera un acuerdo de paz con la insurgencia. Autor: EFE

Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
9 de Marzo del 2016 22:03:59 CDT

BOGOTA, marzo 9.— El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, aseguró que posiblemente postergará la fecha pactada para la firma de un eventual acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), para garantizar la calidad del mismo.

El día que las partes se impusieron para cerrar los diálogos con los que se busca poner fin a seis décadas de conflicto armado interno fue el 23 de marzo, pero Santos dejó claro que «por cumplir con una fecha no voy a firmar un mal acuerdo», dijo Telesur.

«Después de tanto esfuerzo, después de tanto tiempo, si no hemos llegado el 23 (de marzo) a un buen acuerdo, yo le digo a la contraparte: pongamos otra fecha. Yo cumplo y firmo lo que para los colombianos sea un buen acuerdo», agregó el mandatario.

El plazo del 23 de marzo como límite para sellar la paz fue un compromiso al que llegaron las partes el 23 de septiembre del año pasado en La Habana, cuando, en presencia de Santos y Timoleón Jiménez, máximo jefe insurgente, se firmó el acuerdo sobre justicia, uno de los escollos más difíciles de los diálogos que se llevan a cabo en la capital cubana desde noviembre de 2012.

Esta es la primera vez que Santos habla de la posibilidad de aplazar la firma de la paz, luego que insistiera a lo largo de estos últimos seis meses en que no habría nuevas fechas ni plazos para concretar la pacificación de su país. «Ojalá podamos firmar, como les digo, los negociadores están en el tramo final», matizó el mandatario de acuerdo con ANSA.

Luego, a través de la red social Twitter, Santos comentó que «voy a morir tranquilo sabiendo que hice todo por conseguir la paz de Colombia».

El pasado fin de semana las FARC-EP hablaron de «avances sustanciales» en la construcción de un acuerdo para un alto al fuego bilateral y definitivo, el cual se especula podría anunciarse el propio 23 de marzo.

En tanto, el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, nombró a Jean Arnault como representante especial y jefe de la Misión de las Naciones Unidas en Colombia, que se encargará de verificar la dejación de armas y el cese bilateral al fuego entre el Gobierno y las FARC-EP, una vez firmado el acuerdo definitivo entre ambas partes.

Hace algunas semanas las partes pidieron a la ONU y a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) que participaran como observadores de lo que se implementará en el país para cumplir lo que se pacte


ÉRASE UNA VEZ LAS TABLAS

Jorge Gómez Barata

Tal vez en la política no exista un ejercicio tan paradójico como pactar tablas. Quien las propone lo hace porque ganar no es la única opción, y quien las acepta obvia el riesgo de no conseguir nada y se ahorra el estrés que supone una batalla sin salida. Para Cuba, que nunca soñó con vencer a los Estados Unidos, tablas está bien.

Barack Obama, quien parece comprender que su país tampoco gana mucho y necesitaría actos barbaros para torcerle el brazo a Cuba y decidió descontinuar la política que por más de cincuenta años desplegaron diez de sus predecesores. Raúl Castro aceptó la mano que por primera vez empuñó, no un garrote ni una zanahoria, sino un ramo de olivo. El pragmatismo condujo a la Habana.

A diferencia de la anterior visita de un presidente norteamericano a Cuba, ocurrida 88 años atrás, y pletórica de agasajos, la de Obama es la de un sobrio contendiente que se aproxima a un adversario que puede volver a ser vecino. La plaza sitiada hasta la víspera, lo recibe con los cañones enfundados y las opciones abiertas.

Se trata de rudos adversarios por más de cincuenta años que, con la misma determinación con que se enfrentaron en el pasado, mediante el diálogo y las acciones afirmativas, dan pasos al encuentro para comenzar a desmontar una confrontación, que tal como reconoció Barack Obama, perdió sentido. Raúl Castro ha sido receptivo.

Pese a la vecindad y las asimetrías, o quizás debido a ellas, el desencuentro entre Estados Unidos y Cuba dio lugar a una sucesión de conflictos que dura siglos. El más reciente fue abierto con el triunfo de Fidel Castro en 1959, la instauración del socialismo, y la alianza con la Unión Soviética, y llegó a ser antagónico e insoluble. Bahía de Cochinos y la Crisis de los Misiles de 1962 fueron los episodios más difíciles. Si bien no es agua pasada, tampoco mueve molinos. 

Hace ochenta y ocho años que un presidente americano no recala en La Habana, son demasiados, y ello tal vez hace más notables las diferencias entre el país y el pueblo que conoció Calvin Coolidge, y el que encontrará Barack Obama.

El primero alternó con una clase política criolla, proveniente en su mayoría de la alta oficialidad del Ejército Libertador, y con apenas un cuarto de siglo de experiencia republicana; mientras la de hoy ha transitado un largo e intenso camino de búsquedas, reveses y conquistas, vivido experiencias magnificas y traumáticas, y está lista para acomodarse en un peldaño superior.

Estados Unidos puede dar a Cuba lo que necesita: libertad para comerciar y producir, y paz para vivir, lo demás es asunto de los cubanos. Seguro lo resolverán, y sus vecinos vivirán para verlo. Ojalá todos disfruten los buenos momentos que se arriman. Amen.

La Habana, 10 de marzo de 2016


A 17 años, una luz para que vuelva Guayasamín

Por Pedro Martínez Pírez

El miércoles 6 de enero de 1999, en la sede del ICAP, Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, en La Habana, entrevisté por última vez al notable pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín, a quien había conocido en Quito en 1960.

Guayasamín estaba feliz porque en el ICAP le entregaban ese día la Orden de la Amistad a su hijo Pablo, en el mismo escenario en que el Comandante Fidel Castro posó para él 38 años antes, en el primero de los cuatro retratos que a lo largo de su vida hizo al líder histórico de la Revolución Cubana.

La distinción a Pablo Guayasamín en el ICAP fue un acto de justicia porque el hijo del Maestro, como sus hermanos Cristóbal, Saskia y Verenice, han desarrollado siempre una gran solidaridad con Cuba, y Pablito ha sido Presidente del Instituto Cultural ecuatoriano-cubano José Martí y desde hace algunos años integra el Consejo JOSE MARTÍ de Solidaridad Mundial.

Y tanto él como su esposa Patricia Madriñán habían viajado con Oswaldo Guayasamín en el mismo avión en que Fidel Castro retornaba desde Santiago de Cuba a Habana luego de la celebración del acto por el aniversario 40 de la Revolución Cubana.

Fueron dí­as de mucha emoción porque el lunes 4 y martes 5 de enero Oswaldo Guayasamín,  junto a otros dos grandes intelectuales ecuatorianos, Jorge Enrique Adoum y Pedro Jorge Vera, habí­a participado en el Taller Cultura y Revolución, convocado por el Ministerio de Cultura de Cuba y la Casa de las Américas.

Poco más de 16 minutos duró la entrevista grabada para Radio Habana Cuba con Guayasamín en el ICAP. Me habló de su viaje de ida y vuelta en avión con Fidel, de los actos en Santiago de Cuba y de su intervención en el Taller, donde había anunciado la próxima inauguración de la Capilla del Hombre en Quito, un gran sueño nacido en 1961, durante su primer viaje a Cuba, donde conoció los crí­menes de la tiraní­a de Fulgencio Batista, y los graves daños materiales y humanos provocados por la acción imperialista en Playa Girón, así como el cerco diplomático que Washington impulsaba contra Cuba en aquella época.

Y es que Oswaldo Guayasamí­n, cuando yo cumplía una misión diplomática en Ecuador, visitó la Embajada cubana en Quito en los días de Playa Girón, en abril de 1961, y como muestra de solidaridad con Cuba e indignación por la agresión mercenaria e imperialista, expresó su deseo de viajar a Cuba para patentizar su solidaridad con la Revolución, y pintar al Comandante Fidel Castro.

Desde la Embajada de Cuba en Quito, trasladamos la solicitud del pintor ecuatoriano al ICAP, presidido entonces por Giraldo Mazola -actualmente nuestro embajador en Namibia- quien tuvo la sabia iniciativa de trasladar el pedido a la inolvidable Celia Sánchez Manduley, quien con la eficiencia que siempre la caracterizó hizo posible el encuentro de Fidel con Guayasamín en la hermosa casona del Instituto la noche del sábado 6 de mayo de 1961.

"Tú eres el causante maravilloso de mi primer viaje a Cuba", me dijo Guayasamín en una de las numerosas entrevistas que le hice a lo largo de su vida en La Habana, en Quito, en Barcelona o en Managua.

"Inmediatamente que voy a Cuba en este primer viaje ya conozco a Fidel y hago el primer retrato", agregó el pintor, y en su estilo característico de hablar, con afecto y amor hacia Cuba, precisó que yo "lo habí­a metido entre montones de gente en un avión horriblemente viejo y de repente fui a parar a La Habana, donde se concertó y realicé el primer retrato a Fidel"

Oswaldo Guayasamí­n es el único pintor para el cual posó en cuatro ocasiones el líder histórico de la Revolución Cubana. Al primer retrato, del cual solamente se conservan fotografí­as, se agregaron otros en 1981 y 1986, y el último, entregado en un acto público realizado en diciembre de 1996 en La Habana, a propósito del setenta cumpleaños de Fidel.

Fui invitado por Guayasamí­n cuando realizó el cuarto y último retrato a Fidel y también el 29 de noviembre de 1986, cuando en La Habana pintó al cantautor cubano Silvio Rodríguez, quien ese dí­a cumplí­a 40 años de edad. "He sido bendecido por las manos de los Andes, siento que me han vuelto a parir", me dijo Silvio, en una entrevista que conservo con celo por su simbolismo, y porque la fecha del cumpleaños de Silvio coincide con el día de la inauguración de la Capilla del Hombre, el 29 de noviembre de 2002, en una mañana memorable en la que ya no estaba Oswaldo, pero sí sus amigos Fidel Castro y Hugo Chávez.

Y yo tuve el privilegio también de ser testigo como diplomático y fotógrafo aficionado del retrato que Guayasamí­n hizo en su casa de Quito, el 7 de septiembre de 1961, al inolvidable cantautor cubano Carlos Puebla, quien estuvo en Ecuador con los Tradicionales, músicos que siempre le acompañaban: Pedro, Rafael y Santiago.

Guardo muchos y muy gratos recuerdos de Guayasamí­n, a quien entrevisté también en varias ocasiones para la televisión cubana, una de ellas cuando la inauguración en agosto de 1988 de su mural en la sede del Asamblea Nacional, en Quito, en los días de la visita de Fidel Castro a los actos de toma de posesión del presidente de Ecuador Rodrigo Borja. En ese mural el pintor denuncia mediante una imagen y por su nombre a la CIA, la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, de triste recordación en Ecuador, en Cuba y en todo el mundo. Y recuerdo por esos días que fue Guayasamín y su familia quienes celebraron el 62 cumpleaños de Fidel, lo cual se convirtió después en una práctica que el pintor repitió en La Habana 8 años después, y la Fundación continuó luego del fallecimiento de Oswaldo, y hasta hoy, cuando nos acercamos al 90 cumpleaños del Comandante cubano.

Y es que Guayasamí­n, quien fue reconocido como Pintor de Iberoamérica en la IX Conferencia Cumbre de ese grupo de países, celebrada el 16 de noviembre de 1999 en La Habana, nunca ocultó su firme postura antiimperialista, de apoyo irrestricto a la Revolución Cubana, a la lucha de los sandinistas en Nicaragua y del FMLN en El Salvador.

Condenó las agresiones de Estados Unidos a República Dominicana, Chile, Granada, Panamá; se solidarizó con los negros, los indios, las mujeres y los niños, y condenó los dos genocidios: el de los aborí­genes en América  y el de los negros que fueron arrancados del África.

En su hermoso y ya histórico mensaje titulado "Por la unidad latinoamericana en el corazón del sol", presentado en el Taller Cultura y Revolución a Cuarenta Años de 1959, Guayasamín denunció que en un siglo y medio la Conquista mató alrededor de setenta millones de indios, y a la mitad de los cincuenta  millones de negros que los europeos trajeron como esclavos a América.

De su vastí­sima obra baste recordar la colección pintada entre 1964 y 1984, titulada "La Edad de la Ira", en la cual denuncia las crueldades de la Guerra Civil española, las invasiones nazis y los campos de concentración, las bombas sobre Hiroshima y  Vietnam, las dictaduras en América del Sur, las agresiones yanquis, la discriminación y el abuso contra mujeres y niños.

"Como mejor me expreso es con formas y colores", dijo en su última visita a Cuba, donde siempre se reconoció su grandeza como pintor y escultor y le fueron conferidas la Medalla Haydée Santamarí­a y la Orden Félix Varela, la más alta distinción que concede el Consejo de Estado de Cuba a personalidades de la Ciencia, la Cultura y las Artes.

Guardo en mi memoria la visita que Guayasamín hizo a Cuba cuando mercenarios centroamericanos fueron contratados por los terroristas de Miami para colocar bombas en hoteles de La Habana, una de las cuales provocó la muerte del joven italiano Fabio Di Celmo.

El pintor ecuatoriano decidió venir a La Habana acompañado de un equipo de la televisión ecuatoriana y alojarse en un hotel para demostrar que sí se podí­a venir a la capital cubana, ví­ctima entonces de una campaña destinada a atemorizar a turistas y contribuir así al criminal bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba.

Y recuerdo también con emoción cuando fui invitado por el Maestro a la celebración de su 75 cumpleaños, el 6 de julio de 1994, y en esos dí­as decidió otorgarme la honrosa condición de Miembro de Honor de la Fundación Guayasamí­n. Y recuerdo también, agradecido, el apoyo del pintor y su familia a la edición de los calendarios de bolsillo de Radio Habana Cuba a partir de la crisis económica de los años noventa. 

Este jueves diez de marzo, cuando se cumplen 17 años de la muerte de Oswaldo, vienen a mi mente las palabras de Fidel Castro en el acto de inauguración de la Capilla del Hombre en Quito, cuando al evocar a Guayasamí­n lo identifica como a su hermano entrañable, y la persona más noble, transparente y humana que había conocido, cuyo legado dejado al mundo perdurará en la conciencia y el corazón de las presentes y futuras generaciones. Y recuerdo también las palabras del propio pintor, quien siempre nos pidió que dejáramos encendida una luz porque él iba a volver.

La Habana, 10 de marzo de 2016