sábado, 2 de enero de 2016

Asesinan a alcaldesa mexicana a un día de tomar posesión

La alcaldesa fue abordada por cuatro sujetos que abrieron contra su vehículo. | Foto: Archivo

Telesur -  2 enero 2016 (Hace 1 hora 27 minutos)

A un día de tomar posesión como alcaldesa, Gisela Mota, fue asesinada por cuatro individuos frente a su residencia. 

La alcaldesa de Temixco, estado mexicano de Morelos (este), Gisela Mota, fue asesinada este sábado en su domicilio, confirmó el gobernador de esa entidad, Graco Ramírez.

“Me informan de atentado contra la Pdta de Temixco Gisela Mota, joven y querida compañera. Este es un desafío de la delincuencia. No cederemos”, escribió el mandatario a través de su cuenta en la red social Twitter.

Mota, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), tomó posesión de su cargo como presidenta municipal el viernes.

De acuerdo con los primeros reportes del gobierno de Morelos, cuatro personas armadas dispararon contra la alcaldesa en su vivienda, ubicada en Temixco.

Tras perpetrar el crimen, los atacantes huyeron en una camioneta, pero fueron perseguidos e interceptados por policías locales, quienes abatieron a dos de los presuntos agresores y detuvieron a los otros número.

EL SALVADOR: Militares rechazan participación de juez en caso jesuita

Redacción ContraPunto | Sábado, 02 Enero 2016


El juez español Eloy Velasco ha solicitado la extradición de 18 militares involucrados en la masacre jesuita en 1989 

La defensa de los militares salvadoreños acusados de participar en la masacre de los sacerdotes jesuitas en noviembre de 1989 presentó un escrito ante el Consejo General del Poder Judicial, en Madrid, en el que rechaza la participación del juez Eloy Velasco y, solicita que sea retirado del caso por considerarlo parcial en sus acciones por estar vinculado a la Compañía de Jesús. 

“El juez es absolutamente parcial, hemos aportado documentación que acredita que el juez Eloy Velasco está investigando unos hechos que ocurrieron en una universidad jesuita, él imparte clases en una universidad jesuita”, afirmó el abogado Antonio Alberca Pérez, según una publicación de un diario salvadoreño.

El defensor alega que Velasco dictó auto de procesamiento contra los militares con la participación como querellantes de dos entidades relacionadas con la Compañía de Jesús, a la que pertenecían las víctimas de la masacre, y que el juez tiene vínculos con la Compañía.

La publicación del matutino salvadoreño señala que Alberca expuso en el documento que el juez “debió haberse abstenido de conocer de la causa desde que pasó a formar parte del elenco de profesores de la entidad jesuita”. De igual forma la defensa alega que se les ha impedido tener a la vista las actuaciones porque los imputados están en rebeldía.

“El juez no nos deja tomar vista de la causa, no nos deja ver la causa, alegando que ellos han evadido la justicia. Eso da muestra que estas personas no tienen garantizado el derecho de defensa en España y eso nos escandaliza mucho más”, expresó Alberca.

Además la defensa señala que Velasco debe apartarse de conocer el caso porque a su juicio ha irrespetado garantías procesales a los imputados, porque no les ha dado oportunidad de defenderse.

El escrito de Alberca fue presentado el 23 de diciembre de 2015, días después de que se conociera que el juez Velasco podría girar nuevas órdenes de captura en contra de los 18 militares salvadoreños.

El 22 de diciembre pasado el secretario de comunicaciones de la Presidencia salvadoreña Eugenio Chicas  reaccionó ante la petición  del gobierno español y aseguró que es parte de un proceso que ha sido evidentemente trascendental; aunque enfatizó en que la última decisión en El Salvador dependerá del Órgano Judicial.

“Este es un caso de gran trascendencia internacional, legítimamente el gobierno y las instituciones han estado preocupadas por este tema y nosotros sabemos que hay nuevas órdenes de captura, pero en nuestro ordenamientos jurídico que separa los poderes del Estado, como gobierno actuaremos en consonancia con lo que determine el sistema judicial del país”, acotó.

En este caso, sería la Corte Suprema de Justicia la que tome los requerimientos y amplíe las órdenes internacionales a fin de extraditar o no a los exmilitares salvadoreños.

La orden de extradición figura en contra de Juan Orlando Zepeda, Rafael Humberto Larios, Juan Rafael Bustillo, Francisco Elena Fuentes, José Ricardo Espinoza Guerra, Gonzalo Guevara Cerritos, Óscar Mariano Amaya Grimaldi, Antonio Ramiro Ávalos, Ángel Pérez Vásquez, Tomás Zárpate Castillo, José Alberto Sierra Ascensio, Guillermo Alfredo Benavides, Joaquín Arnoldo Cerna, Carlos Mauricio Guzmán Aguilar, Héctor Ulises Cuenca Ocampo y Óscar Alberto León.

De la lista de requeridos han sido excluidos René Emilio Ponce, quien ya falleció, e Inocente Montano, quien está preso en Boston, Estados Unidos, en espera de que la justicia de este país lo extradite a España.

En 2011 Velasco había emitido órdenes de arresto contra los 18 exmilitares salvadoreños, lo que generó una difusión roja de la Policía Internacional (INTERPOL), pero esta fue desobedecida por autoridades salvadoreñas ya que asumieron que se trataba únicamente de “ubicarlos y no arrestarlos”.


Histórica función

Asistió Raúl a la reapertura del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso

Asistió Raúl a la reapertura del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso Autor: Estudios Revolución


Un notable acontecimiento histórico y cultural tuvo lugar este viernes con la presencia del General de Ejército Raúl Castro, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros: la primera función del Gran Teatro de La Habana (GTH) Alicia Alonso, institución que reabrió sus puertas portando tan ilustre nombre.



Después de tres años sometido a una intervención capital que le devolvió su magnificencia, esta joya arquitectónica y patrimonial dispuso de su sala García Lorca para ofrecer una presentación de lujo del Ballet Nacional de Cuba (BNC), dirigida justamente por la Prima ballerina assoluta.

Asumido por Anette Delgado y Dani Hernández (I acto de Giselle), Sadaise Arencibia y Alfredo Ibáñez (II de El lago de los cisnes) y Viengsay Valdés y Víctor Estévez (III deCoppelia), con este Tríptico clásico el BNC saludó el aniversario 57 de la Revolución.


Dedicada al triunfo de 1959, a la gala asistieron otros miembros del Buró Político: Miguel Díaz-Canel, Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros; el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés, vicepresidente del Consejo de Estado; Esteban Lazo, presidente del Parlamento cubano; Mercedes López Acea, primera secretaria del Partido en la capital; Marino Murillo, ministro de Economía y Planificación, y Adel Yzquierdo, ministro de Transporte.


Los tres afamados actos fueron disfrutados asimismo por 14 ministros y destacadas personalidades de la cultura, la política y la sociedad, protagonistas también —al decir de Julián González, titular de Cultura— de una velada que rindió homenaje a una de las mujeres más notables de Cuba en su cumpleaños 95, quien decidió abandonar Estados Unidos en la cúspide de su carrera y regresar para fundar una compañía profesional de ballet, y, al lado de Fernando y Alberto Alonso crear la Escuela Cubana de Ballet, un referente para todo el mundo.

Tríptico... podrá ser apreciado por el público el 3 de enero (5:00 p.m.).


Cuba consolida indicadores de salud infantil en el 2015: mortalidad infantil de 4,3

El país logró por octavo año consecutivo una tasa de mortalidad infantil por debajo de cinco por cada mil nacidos vivos, indicador este que ratifica a Cuba entre las primeras 20 naciones del mundo y al frente de la región de las Américas

1 de enero de 2016 23:01:26

Varias provincias se encuentran por debajo del indicador nacional de mortalidad infantil y 24 municipios la mantienen en cero. Foto: Anabel Díaz

Puede parecer que la noticia no es novedad y en cierta forma no lo es para los 11 millones de cubanos que habitan este archipiélago; pero no deja de ser insólito que un país de los llamados en vías de desarrollo sostenga contra viento y marea por octavo año consecutivo una tasa de mortalidad infantil por debajo de cinco por cada mil nacidos vivos, indicador este que ratifica a Cuba entre las primeras 20 naciones del mundo y al frente de la región de las Américas.

Según datos preliminares ofrecidos por la Dirección de Registros Médicos y Estadísticas de Salud, en el recién finalizado año, ocurrieron 125 064 nacimientos, 2 421 más que en el 2014 y se produjeron 535 defunciones en niños menores de un año, obteniéndose una tasa de mortalidad infantil de 4,3 por cada mil nacidos vivos.

Las provincias que alcanzan las tasas más bajas son: Pinar del Río (3,4), Holguín (3,8), Granma (3,8), Cienfuegos (3,9), Villa Clara (4,1), Camagüey (4,1), La Habana (4,1), Santiago de Cuba (4,1) y Sancti Spíritus (4,2). Las tasas más altas: Isla de la Juventud (6,0), Artemisa (5,8), Ciego de Ávila (5,0), Guantánamo (5,0), Las Tunas (5,0), Matanzas (4,5) y Mayabeque (4,4).

Fueron 28 los municipios que no reportaron muertes infantiles y mantuvieron en cero su tasa. Ellos son: En la provincia de Pinar del Río, los municipios de La Palma, Los Palacios, San Juan y Martínez; en La Habana el municipio de Cotorro; en Mayabeque, los municipios de Quivicán y San Nicolás; en Matanzas los municipios de Perico, Pedro Betancourt, Unión de Reyes, Ciénaga de Zapata y Los Arabos; en Villa Clara, los municipios de Corralillo, Encrucijada y Santo Domingo; en Cienfuegos, Aguada de Pasajeros; en Sancti Spíritus el municipio de La Sierpe; en Ciego de Ávila, el municipio de Bolivia; en Camagüey, los municipios de Carlos Manuel de Céspedes, Esmeralda, Sierra de Cubitas y Minas; en Las Tunas, Manatí; en Holguín, los municipios de Antilla y Urbano Noris; en Granma, Pilón y Bartolomé Masó, y en Santiago de Cuba, los municipios de Mella y Segundo Frente.

Según informó a Granma el doctor Roberto Álvarez Fumero, Jefe del Departamento materno infantil del Ministerio de Salud Pública, las principales causas de muertes en menores de un año fueron las afecciones perinatales, fundamentalmente las que son consecuencia de nacimientos pretérminos, seguidas de las infecciones congénitas o adquiridas. Las malformaciones congénitas constituyen la tercera causa, pero reduce el número de defunciones y mantiene por segundo año consecutivo una tasa en 0,9 por cada mil nacidos vivos, la más baja de la historia.

Otros importantes indicadores que reflejan el estado de salud infantil, se consolidan en el 2015. De acuerdo con el especialista, la tasa de mortalidad del menor de cinco años, que es considerado el principal indicador de progreso en el bienestar infantil, alcanza la cifra de 5,7 por cada mil nacidos vivos, manteniéndose por cuarto año consecutivo por debajo de 6. Cifras aportadas por el Grupo Interinstitucional para las Estimaciones sobre Mortalidad de las Naciones Unidas publicadas en el Estado Mundial de la Infancia 2015, ubican a Cuba entre los primeros 40 países con más bajo indicador.

Asimismo, en el recién concluido año, se redujo además la tasa de mortalidad preescolar de 3,8 a 3,6. En el caso de la mortalidad escolar esta obtuvo una tasa de 1,9 por cada mil habitantes de la edad. En el 2015, la supervivencia de los niños y niñas a los cinco años de edad se mantuvo en un 99,4 %.

La primera y necesaria lectura de estas cifras es que miles de mujeres llevaron a feliz término su embarazo, miles de bebés hoy crecen y miles de familias cubanas disfrutan de un hijo o hija deseada.

“Detrás del sueño materializado en resultado, está el esfuerzo, desvelo, dedicación, talento y responsabilidad de los profesionales de la salud, desde del consultorio médico hasta los servicios hospitalarios, con decisiva participación de las salas de cuidados perinatales, unidades de neonatología y de terapia intensiva pediátrica, de la red de genética médica, de cirugía neonatal y de atención cardiopediátrica, complementado con la participación intersectorial y comunitaria en apoyo a las acciones de salud”, refirió el doctor Álvarez Fumero.  

Sostuvo el experto que los resultados en materia de salud infantil son expresión del acceso universal a la salud y del desarrollo social inclusivo y humano alcanzado por Cuba, traduce la prioridad que nuestro Estado brinda a la atención de la salud del pueblo y demuestra cómo se garantizan los derechos sexuales, reproductivos y los derechos de los niños y niñas a lo largo del territorio nacional. Demuestra también cómo nuestro país ha cumplido la estrategia y plan de acción regionales sobre la salud del recién nacido, la meta de reducir la mortalidad del niño menor de cinco años para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y los avances en el cumplimiento de las recomendaciones de la Agenda para el desarrollo después del 2015.       

Es relevante la declaración de Cuba durante el 2015, como primer país en validar la Eliminación de la Transmisión Materno infantil del VIH-sida y la sífilis congénita, cuyas metas exigió disponer de servicios de salud sexual y reproductiva con elevada organización y calidad, incluido el tamizaje sistemático del VIH y la Sífilis en la atención prenatal y el seguimiento apropiado de las embarazadas con algún resultado positivo y de sus hijos y sus familias.  


EU.- EL COMEDIDO Y HUMANO DONALD TRUMP

Por Néstor García Iturbe

El día 17 de diciembre del pasado año escribí un artículo sobre las elecciones en Estados Unidos donde hice referencia a las expresiones de Donald Trump,  cuando planteó que no dejaría  los musulmanes entraran como inmigrantes a Estados Unidos.

Lo dicho por Trump fue criticado por muchos, que señalaron el sentimiento discriminatorio que eso representa e inclusive algunos hasta lo calificaron de fascista.

En nuestro artículo planteamos, que con ese pronunciamiento, Trump había reflejado ser un fiel exponente de las tradiciones estadounidenses. Para confirmar esto, hicimos referencia a la Ley de Exclusión de los Chinos, promulgada en 1882, la cual desató en Estados Unidos  la  represión  indiscriminada contra  personas de ese origen, un buen número de las cuales fueron asesinadas. Ahora ampliaremos nuestro análisis.

Un día después del ataque a Pearl Harbor, el 8 de Diciembre de 1941, además de la declaración de guerra del Presidente Franklin Delano Roosevelt en el Senado, se decretaron los Edictos Presidenciales 2525-2527, cuya función consistía en segregar del resto de la población estadounidense a los habitantes cuyo origen coincidiera con  los países del Eje. Estas fueron las palabras del Presidente Roosevelt:  “Todos los ciudadanos, moradores o sujetos de Japón, Alemania e Italia mayores de 14 años que estén en Estados Unidos y no posean la nacionalidad, podrán ser apresados, retenidos, encerrados o expulsados como extranjeros enemigos”. Está claro que esto no lo dijo Donald Trump.

El 19 de febrero de 1942,Roosevelt, presidente demócrata, firmó la Orden Ejecutiva NO. 9066 que autorizó el Departamento de Guerra a crear campos de concentración en una región militar, donde se internarían personas de origen japonés, independientemente de que estas hubieran nacido en Estados Unidos y fueran ciudadanos estadounidenses.  Se calcula que el 70 por ciento de los japoneses eran nacidos en tierra estadounidense y un 30 por ciento eran sus padres, que emigraron desde Japón, la mayoría antes de 1925.

Cuando la Orden Ejecutiva fue apelada ante la Corte Suprema de Estados Unidos, por constituir una violación de los derechos humanos y de la 14 enmienda de la Constitución estadounidense, al dar un trato desigual a las personas por razones étnicas, incluso en tiempo de guerra, la máxima instancia judicial rechazó la apelación.

El encierro en los campos de concentración era una orden militar, que se ejecutó por Ejército de Estados Unidos, sin tener prueba alguna de que la persona que lo sufría era culpable de delito alguno.  Acorde a las leyes estadounidenses no era considerado  crimen que un civil se negara a cumplir una orden militar.

Antes de realizar la concentración de estas personas, sus casas fueron objeto de registro por parte del FBI y otras autoridades locales, a pesar de no haberse emitido  la orden judicial correspondiente. Las autoridades esperaban que estos registros les permitieran encontrar armas, cámaras fotográficas y otros medios propios de la actividad de espionaje, que en caso alguno fueron encontrados.

El Secretario del Departamento de Guerra, Henry Stimson propuso una ley que condenaba a todo civil que se negase a cumplir una orden militar en una región militar. El 9 de marzo de 1942 la ley fue aprobada por el Congreso, con un voto en contra. El día 21 del propio mes, Roosevelt firmó la ley que complementaba su Orden Ejecutiva. El encierro forzoso de los japoneses tenía luz verde.

En estos campos de concentración se internaron 120,000 personas de origen japonés. Estas instalaciones contaban con medidas de  extrema seguridad, las cercas que las rodeaban, de dos metros de altura, eran fabricadas con alambre de púas,  vigilados por guardias militares armados con ametralladoras situadas en las torretas del campo, similar a las utilizadas contra los soldados alemanes en Europa.  Estas instalaciones estaban ubicadas en lugares aislados, distantes de los centros urbanos. La mayoría de los que intentaron fugarse de esos campos de concentración encontraron la muerte.

Las instalaciones comenzaron a funcionar en Marzo de 1942, las mismas estaban ubicadas en Manzanar y Tule Lake, California; Poston y Gila River, Arizona; Granada, Colorado; Heart Mountain, Wyoming; Minidoka, Idaho; Topaz, Utah; Rohwer y Jerome, Arkansas.

El traslado para esos campos era forzoso, los japoneses eran obligados a vender la tierra que poseían, sus casas y negocios, para lo cual tenían un plazo de ocho días.  Esto benefició a muchos estadounidenses que pagaron precios muy bajos por lo que compraban. Los ahorros y demás dinero en cuentas bancarias  fueron confiscados por el gobierno, al ser considerados "propiedad enemiga". Se estima que la confiscación ascendió a unos 400 millones de dólares. Después de la guerra, el gobierno estadounidense solamente devolvió a sus propietarios 40 millones de dólares.

Los que decidieron no vender sus propiedades, al terminar la guerra conocieron que sus trabajadores habían vendido la tierra, que sus casas habían sido invadidas o expropiadas por el estado por no haber pagado los impuestos. Los que guardaron sus muebles y otras posesiones en almacenes encontraron que las mismas habían sido vandalizadas y robadas.

Terminado el plazo de ocho días para resolver sus problemas personales, los japoneses fueron conducidos en trenes y autobuses a  lugares de recepción, para después enviarlos a los campos de concentración, todo esto bajo la vigilancia de guardias armados. Al llegar a los campos de concentración, cada persona recibía una placa con un número grabado, las que eran utilizadas para identificarse y realizar su vida en el lugar, como en cualquier otra prisión.

La evacuación, establecida teóricamente contra saboteadores y espías, alcanzó a toda persona de origen japonés, incluyó a bebés huérfanos, niños adoptados y  ancianos e impedidos. Los niños mestizos, también eran internados. El coronel Karl Bendetsen, que dirigía la operación, declaró: "Si tiene una sola gota de sangre japonesa, irá a los campos de concentración. Esa es mi determinación".

Las condiciones de vida en el lugar y las restricciones que sufrían en los campos de concentración podían calificarse de inhumanas. Por lo regular, tres generaciones de una misma familia vivían en una habitación de 6 x 7 metros. Algunas veces eran dos o tres familias distintas las que se alojaban en la misma habitación. Una bombilla era el único mobiliario que recibían, el resto era aquel que los internados pudieron construirse. En algunos campos de concentración  las familias fueron enviadas a establos recién "reconvertidos", donde el hedor se volvía insoportable en verano.

Los barracones estaban cubiertos por cartón alquitranado, que poco los protegía de las bajas temperaturas invernales. Ninguna penitenciaria del Estado trataría así a un penado adulto y allí había niños y recién nacidos. Llegar a las letrinas, situadas en el centro del campo, significaba dejar las chozas y caminar bajo la nieve y la lluvia. Una vez más el tratamiento era peor que en cualquier cárcel estadounidense.

En  ocasiones los japoneses eran golpeados brutalmente sin razón alguna. En el Campo de Lago Thule los guardianes tenían la costumbre de golpear a los detenidos con bates  de basebal. Cuando los japoneses del campo californiano de Manzanar se manifestaron contra las condiciones de vida, los soldados les arrojaron granadas de humo y a continuación abrieron fuego. Un internado murió en el acto y otro más tarde. Otros nueve fueron gravemente heridos. Hubo japoneses que, desesperados, se suicidaron. Otros murieron a causa de las paupérrimas condiciones de vida a las que fueron sometidos.

Todo el correo era censurado, así como las comunicaciones internas. El idioma japonés estaba prohibido en reuniones públicas y los servicios religiosos fueron suprimidos.

Los prisioneros estaban obligados a saludar  la bandera de Estados Unidos, cantar canciones patrióticas y a declarar su lealtad a la nación estadounidense, "una e indivisible, con libertad y justicia para todos." Una verdadera ironía.

La fobia antijaponesa no se limitó solamente al territorio oficial de Estados Unidos. Se amplió a sus colonias en América, lo que implicó que algunas de estas crearan sus propios programas de internamiento, o enviaran  sus ciudadanos de origen japonés a los campos de concentración estadounidenses, uno de los cuales se estableció en  la Zona del Canal de Panamá.

Fueron trasladados a Estados Unidos 23,000 japoneses que vivían en la costa oeste de Canadá, los cuales en su mayoría eran ciudadanos canadienses. Además de estos, se enviaron a dichos campos otras  2264 personas del Perú Bolivia, Colombia, Costa RicaRepública Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, México, Puerto Rico, Nicaragua, Panamá y Venezuela. La mayoría de estas personas eran descendientes de japonés y nunca habían estado en Japón.

En la primavera de 1944 el Departamento de Guerra recomendó al presidente Roosevelt la disolución de los campos de concentración, lo que fue aplazado debió a que ese año Roosevelt buscaba la reelección. En la primera reunión de gabinete después de la reelección de Roosevelt, se decidió liberar a todos los internados que habían demostrado ser leales.  Esa decisión tardó un año en llevarse a cabo completamente. A la salida de los campos de concentración, cada uno de los que habían estado internado  recibieron un boleto de tren y 25 dólares.

Las personas de origen japonés que procedían de Canadá no pudieron regresar a la Columbia Británica hasta marzo de 1949. La guerra había terminado tras y medio años antes de que esto ocurriera.

Después de conocer lo sucedido a los chinos en 1882 y a los japoneses en 1942, fecha más reciente, pudiéramos pensar que las palabras de Trump encierran cierta simpatía por los musulmanes, los que no quiere ver sometidos a este tipo de tratamiento, que los asesinen, los golpeen, les confisquen sus ahorros, o que  ellos y sus familias sean  encerrados en campos de concentración como si fueran criminales, tal y como sucedió durante la administración del presidente demócrata, Franklyn Delano Roosevelt

De ahí, que consideramos aceptable calificar al republicano Trump, de comedido y humano. Cómo pueden ver existe una gran diferencia entre demócratas y republicanos.

La Habana, 2 de enero 2016


LA IZQUIERDA ANTE EL ESPEJO

Jorge Gómez Barata
                                                            
La izquierda latinoamericana atraviesa momentos de confusión derivados de reveses electorales, parlamentarios, coyunturas económicas adversas, y errores tácticos, cuyos efectos son aprovechados por poderosos adversarios, internos y externos, para reconstruir sus bases electorales y retomar posiciones políticas.

Un elemento de esos procesos es que algunos países no han resuelto la contradicción que significa llegar al poder mediante estructuras políticas, normas jurídicas, y valores, a las que se adapta para participar en la lucha electoral, y que aspira a cambiar, no sólo de modo radical, sino a veces expedito. En ocasiones ese cambio propone la transformación del sistema imperante, incluso la construcción del socialismo.

Se adopta así una meta tan imprecisa como inalcanzable en uno o varios períodos electorales, y que deriva en retórica cuyos tonos asusta a unos sectores, y hace dudar a otros, sirve de excusa a la reacción de las clases que durante siglos detentaron el poder, y de la cual forman parte no solo la burguesía, las oligarquías, las cúpulas militares, mediáticas y eclesiásticas, sino también los empresarios, los inversionistas, las élites, las clases medias, círculos profesionales, incluidas parte de la intelectualidad, la juventud ilustrada, y algunos sectores populares.

A ese rechazo conducido por los sectores, que aunque desplazados del gobierno, conservan el poder económico y mediático, así como considerable influencia política, se suman los prejuicios ideológicos que hacen a parte de la sociedad refractaria al socialismo, al identificarlo con el comunismo. Capítulo aparte es la reacción internacional,  la hostilidad, y la agresividad de los estados imperialistas.

Al panorama se suman las crisis que condujeron a la autodestrucción del campo socialista, incluyendo la Unión Soviética, y no pueden omitirse las divisiones en el seno de la propia izquierda y los movimientos populares, cuyos efectos pueden ser notables.

Esos precedentes se añaden a las tensiones derivadas de la necesidad de impulsar el desarrollo económico nacional, poner en marcha programas para solventar enormes desigualdades y exclusiones, entronizar la justicia social, generar empleos, enfrentar la corrupción, administrar el sector público de la economía, y gobernar países divididos por la diversidad de partidos y la competencia electoral.

Todo ello forma un contexto en el cual la izquierda necesita maniobrar para restar tensiones, aliviar presiones, construir alianzas, encontrar compañeros de viaje, y evitar los excesos de radicalismo o enfoques ideológicos excluyentes que le restan cohesión.

En los casos en que los líderes populares son también presidentes de las repúblicas, por tanto, cabezas de los estados y responsables del orden, la cohesión de la nación, y no sólo dirigentes de un partido político, la tarea es harto compleja.      

Actualmente en varios países se realizan análisis, se promueven ajustes y correcciones tácticas. En Venezuela ha sido convocado un Congreso Nacional que seguramente analizará las causas del reciente revés electoral, que es probable que no se conforme con explicaciones ya conocidas, sino que profundice y decida innovaciones, y asuma una perspectiva estratégica acorde con las posibilidades reales existentes por ahora.

A favor de estos enfoques se encuentran las experiencias socialistas cuyos  resultados son visibles. Allá nos vemos.

La Habana, 02 de enero de 2016