lunes, 29 de febrero de 2016

EL VIAJE DEL PRESIDENTE OBAMA A CUBA: ¿qué es posible esperar?

ESTEBAN MORALES

UNEAC

Ya son más de 20 los artículos en los que vengo alertando  acerca de cuáles son las verdaderas intenciones  del Sr. Obama con Cuba.

Ahora  para cerrar  el ciclo de sus intenciones planea viajar a Cuba en  los próximos  21 y 22 de marzo del año en curso;  el último de su mandato presidencial.

En mi más reciente artículo,  dedicado a valorar  su proyecto de eliminar la cárcel en la base naval de Guantánamo, territorio ilegalmente ocupado,   se  pone de manifiesto de manera clara,   cuál es la lógica de la actuación política del presidente Obama con Cuba.

Eliminar la prisión, que le sería menos costoso y más fácil, que devolver el territorio de la base a Cuba. Y así,  valorizar   su legado,  con el menor esfuerzo posible.

Esa lógica comenzó a desplegarse a  finales del 2008, cuando en su último discurso de campaña, dijo que negociaría con Cuba pero que  no levantaría el bloqueo.

Efectivamente, el Presidente echo abajo las medidas restrictivas que Bush- hijo había puesto a Cuba,  pero en realidad recrudeció la política de bloqueo. Comenzando así, a su estilo, una política de “Garrote y Zanahoria”, que a mi entender  ha  sido  la forma  más “inteligente” utilizada en  esta política, por administración norteamericana alguna. Ninguna administración norteamericana ha pretendido engañar a Cuba,  como Obama está tratando de hacerlo ahora.

Lo cual es posible observarlo desde el principio de su administración y  particularmente  por  el sistema de medidas adoptadas con posterioridad al llamado  17D.

Cuáles han sido esas  acciones.

Obama durante el primer semestre del 2009, libero a la sociedad civil cubana de las restricciones a las  remesas, visados, paquetes, limitaciones  en la consideración de  familia,  etc. Pero comenzó a adoptar medidas  aún más  restrictivas financieramente, sancionando  de manera continuada a la banca internacional que se atreviera a  negociar con Cuba. Además, aumentando  las restricciones para el limitado comercio que se había acordado entre ambos países.

Dentro de las medidas adoptadas en enero del 2015, septiembre del propio año  y el  26 de enero del 2016, es posible observar claramente su carácter unilateral y su línea  de empoderamiento  con   aquellos sectores sociales,  que piensa  podrían acompañarle en el “cambio de régimen” en Cuba. Sus restricciones y carácter selectivo de las posibles relaciones con la propiedad estatal  cubana, su insistencia en prohibir el uso del dólar al estado cubano;  complicando así y manipulando la posible concesión de créditos a manera selectiva. Donde se puede observar que sería la banca norteamericana la que manejaría dentro de Cuba una especie de “economía paralela” en la que el estado cubano no tendría  participación alguna. Ni ninguna posibilidad de exportar.

El gobierno cubano solo podría aceptar las medidas sin intervención ninguna de su parte.

Se observa de manera muy clara, la actitud flexible de Obama en todos aquellos asuntos que tienen como objetivo fortalecer  la presencia norteamericana en Cuba, permitiendo hacer crecer los vuelos a La Isla,  facilitando  el intercambio cultural y académico, facilitando  la entrada de la producción cultural  norteamericana,  apoyando  proyectos culturales conjuntos, incrementando  la  información etc. Lo cual  ampliaría sobremanera  la base  material e ideológica  de su proyecto subversivo.

Obama limita todo lo que puede permitir al gobierno cubano hacer avanzar su proyecto de nuevo modelo  económico  y facilita todo lo que puede introducir el proyecto económico privado, alternativo en la Isla,   haciéndole  la competencia a la economía de corte socialista, sustituyéndola por una economía privada, que genere la clase media cubana,  que facilite la creación de  un escenario político alternativo dentro de la Isla.

Se observa de manera clara, para quienes Obama maneja el garrote y para quienes  la zanahoria. Dividiendo el bloqueo en dos, como ya hemos expresado con anterioridad. Que no quiere decir  ni más ni menos que  adoptar restricciones máximas  contra  toda  intención de  empoderamiento estatal  y  facilidades crecientes para el  empoderamiento del  aún incipiente pero dinámico  sector privado.

El crédito, el dólar, los financiamientos, los proyectos conjuntos, facilidades comerciales,  hasta  incluso  potenciales donaciones, funcionaran con  unos  mecanismos  dentro de  los cuales el estado cubano no recibirá beneficio alguno;  mientras que todas las facilidades, mínimas restricciones,  concesiones  de todo tipo, se harán solo para aquellos que puedan  adquirir la  capacidad  de no depender para  nada de la economía estatal. Para estos  últimos  el bloqueo no funcionara. Porque es la parte del bloqueo que el Presidente puede eliminar libremente  sin tener que contar  para nada con el Congreso.

La otra parte del bloqueo, en las que Obama podría utilizar sus prerrogativas ejecutivas para aliviar a la economía estatal cubana, no funcionara. No le interesa esa parte al Presidente. Pues esa sería la que  fortalecería el proyecto socialista cubano y Obama no quiere nada que pueda parecerse a socialismo en Cuba.

Esas son las razones por las que ya  hemos adelantado, observándose ahora muy  claramente, que Obama continuara  utilizando el bloqueo como un instrumento de presión económica y política  contra Cuba; de lo contario, cuales son los objetivos de las multas más recientes con las que Obama continua penalizando a la banca internacional,  para que no pueda negociar con Cuba. Y eso lo autoriza el mismo Presidente que ha solicitado varias veces  al congreso levantar el bloqueo.

¿Podemos entonces creer en las buenas intenciones de  Obama? ¿Podemos, dentro de esa lógica  de su política, manifiesta en casi  todas sus acciones,   creer que Obama, en realidad, sigue una política para lograr la  normalización  de  relaciones con Cuba que todos esperamos?

Todo lo que Obama ha hecho hasta ahora ha sido más para levantar su imagen  y retirarse con el  legado que le garantice  un lugar prominente en la historia política norteamericana, que de verdad  para construir un contexto  de normales relaciones con Cuba.

De todos modos hemos avanzado  y   hasta tenemos algunos logros de esta,  sin dudas,  nueva situación de relaciones con Estados Unidos.

Cuba se desenvuelve dentro de un contexto político signado por el interés de Estados Unidos de reconocerla como un interlocutor válido y el de   varios países del mundo interesados  en negociar con la Isla. Pues esto último  ya no se percibe como un ataque a la política norteamericana.

Existe un ambiente de cierta  tranquilidad política ni mínimamente comparable con los momentos vividos años  atrás   en que las relaciones con Estados Unidos mantenían al país en tensión.

Hemos obtenido avances en  múltiples asuntos que tienden a beneficiar al ciudadano común, tales como: incremento de remesas, viajes, visados,   intercambios  personales de todo tipo, incremento de los vuelos, crecimiento del  turismo, correo directo,  intercambios culturales, acercamiento de las familias, etc.

Negociaciones  con Estados Unidos,  con potenciales soluciones  en la lucha  conjunta  contra el narcotráfico, medio ambiente, migración,  internet, conexiones telefónicas, colaboración científica, etc.

Siendo cierto  que aún se encuentran pendientes algunos asuntos básicos planteados por Cuba,  para poder avanzar en la normalización de relaciones entre ambos países. Aunque el balance hasta ahora se puede considerar como  positivo.

Luego, hace falta, que en su viaje a Cuba, la actitud del Presidente se incline más  hacia aquel  lado de su política  que beneficia el comienzo de la normalización y no el de la continuidad de la subversión. Pues de no ser así, Obama,  solo terminara su mandato  engrosando la lista de los presidentes que han fracasado en su política hacia Cuba,  a pesar de ser ya el Presidente que más ha hecho porque la  historia  no termine de ese modo.

La Habana, 27 de febrero del 2016


DE CARA AL VII CONGRESO DEL PARTIDO (III)

Jorge Gómez Barata

Aunque en varios de los congresos del Partido Comunista se aprobaron tesis y programas destinados a orientar la construcción del socialismo en Cuba, especialmente el sistema económico, la actividad del estado, la labor ideológica, y el conjunto de las instituciones; nunca se realizó un auténtico debate teórico en torno a las opciones de la Revolución y el país.

Ello se debió a que los llamados documentos rectores, incluidos el Programa del Partido y la Constitución, se elaboraron a partir de ideas, referentes históricos, y preceptos teóricos establecidos de antemano, avalados por las experiencias soviéticas, y compartidas por el ciento por ciento de los delegados, que se limitaron a adoptar las propuestas de los círculos dirigentes.

Algunos de aquellos enfoques han sobrevivido a sus autores, se mantienen vigentes, y los operadores de las reformas tratan de preservarlos, y en algunos casos los asumen como cuestiones de principio, cuando en realidad resultan instrumentos que han perdido eficacia e idoneidad, sirvieron para orientar la vida social y la actividad del estado y del Partido, fueron útiles para concebir políticas sociales, culturales, y científicas, que ahora son inadecuadas.

Otra característica de ese esfuerzo es la creencia de que las imperfecciones económicas pueden ser corregidas desde la propia economía, utilizando los mismos procederes con que se entronizaron los defectos. De hecho, apenas se ha mencionado la pertinencia de extender las reformas a ámbitos políticos.

Probablemente el más grave problema de las reformas en Cuba es que se trata de rectificar un entramado económico, social, e incluso político, sin alterar sustancialmente sus bases, sin modificar sus formas, y sin entronizar nuevos conceptos, y además, utilizando las viejas herramientas.

La fidelidad a preceptos económicos y políticos que formaron parte del modelo soviético y que se consideran no solo válidos, sino intangibles o intocables; el  uso de categorías ambiguas, y la entronización de prácticas económicas ineficaces, han impedido reflexiones variadas e integrales de mayor calado.

Todo parece indicar que en el VII Congreso del Partido puede haber un escenario diferente cuando se someta a consideración de los delegados la denominada fundamentación teórica del modelo de sociedad socialista a que Cuba aspira y puede sostener.

De lo que se trata esta vez no es de ratificar el anterior consenso, sino de crear uno nuevo. Ahora es preciso concebir metas que puedan ser compartidas y alcanzables, y de diseñar un proyecto de país que disfrute de apoyos mayoritarios y sea  atractivo para los que habrán de realizarlo. La tarea de los delegados es compleja, y grandes las expectativas de quienes esperan respuestas. Allá nos vemos.

La Habana, 29 de febrero de 2016


HABANOS CUBANOS CONTRA EL BLOQUEO

Por Pedro Martínez Pírez

Con el inicio este lunes en La Habana de la edición 18 del Festival Internacional del Habano los más de mil quinientos delegados de 50 países que vienen al evento festejarán el aniversario 50 de los famosos puros de la marca Cohiba, pero al mismo tiempo podrán constatar que, por el bloqueo de más de medio siglo, el tabaco cubano no se puede comercializar en Estados Unidos.

Al Festival Internacional del Habano, que se efectuará hasta el próximo viernes en el Palacio de Convenciones de la capital cubana, asistirán también este año músicos notables como el pianista cubano Chucho Valdés, el cantautor uruguayo Jorge Drexler y la cantante española de flamenco Estrella Morente.

El programa del evento incluye una visita a la fábrica de tabacos Cohiba, elaborados completamente a mano en una antigua mansión ubicada en el Laguito, zona residencial en el oeste de La Habana.

Los delegados también podrán participar en una feria comercial, así como en el concurso internacional Habanosommelier, que relaciona vinos y otras bebidas con los puros cubanos, y realizar visitas a plantaciones del reconocido mejor tabaco del mundo.

Como es habitual el foro internacional del habano concluirá con la subasta de humidores elaborados con maderas preciosas por artesanos de Cuba. Los fondos serán donados como contribución a la salud pública, cuyos servicios continúan recibiendo gratuitamente todos los cubanos, a pesar de los gravísimos daños que provoca el criminal e ilegal bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos.

Para ALER – CONTACTO SUR y desde Radio Habana Cuba les habló


sábado, 27 de febrero de 2016

PRIVATIZAR ES LA TÁCTICA ATLANTISTA Vs RUSIA

Por Manuel E. Yepe

Hace dos años que las autoridades rusas discuten planes para privatizar un grupo de empresas nacionales encabezado por la petrolera ROSNEFT, el Banco VTB, AEROFLOT y los ferrocarriles rusos. El objetivo es optimizar la administración de estas empresas e inducir a otros oligarcas a repatriar sus capitales formados en las dos últimas décadas e invertirlos en la economía de Rusia, por considerar que la transferencia de tecnología y de técnicas de gestión occidentales beneficiará a la economía rusa.

“Pero las perspectivas económicas rusas se deterioraron cuando Estados Unidos presionó a los gobiernos occidentales a imponer sanciones económicas contra Rusia y disminuyeron los precios del petróleo. Esto ha hecho a la economía rusa menos atractiva para los inversionistas extranjeros y por ello la venta de estas empresas tendrá que hacerse a precios más bajos que los que probablemente habrían tenido en el 2014”.

Lo anterior es el criterio de Paul Craig Roberts, economista y periodista estadounidense autoexiliado en Europa, compartiendo autoría con el también economista y escritor Michael Hudson, en un artículo publicado de 8 de febrero en la revista digital Counterpunch.

En Estados Unidos Craig se ha desempeñado como Secretario Asistente del Tesoro y ha sido editor asociado del Wall Street Journal.

El artículo explica que la combinación de un creciente déficit del presupuesto nacional y unido al de la balanza de pagos ha dado a los rusos que defienden la privatización un argumento a favor de su tesis neoliberal de que Rusia simplemente no puede monetizar su déficit para sobrevivir sino mediante la venta de sus principales activos.

Hemos advertido a Rusia – afirman los autores del artículo – contra la aceptación de este peligroso argumento neoliberal porque la privatización, lejos de ayudar a reindustrializar la economía de Rusia, agravaría los problemas de una economía rentista de la que se extraen beneficios en beneficio de propietarios extranjeros.

Según ellos, el Presidente Putin establecerá un número de condiciones para evitar que las nuevas privatizaciones sean tan desastrosas como las similares de la era Yeltsin. Esta vez los activos no se venderían a precios de liquidación, sino que tenderán a reflejar su valor real.

Las empresas vendidas permanecerán bajo jurisdicción rusa y no podrán ser operadas por dueños de entidades “offshore” (empresas virtuales situadas en paraísos fiscales).

Los inversionistas extranjeros serán invitados a participar, pero las empresas quedarán sujetas a las leyes rusas, incluyendo a las restricciones que les obliga a mantener su capital en Rusia.

Además, al ser privatizadas las empresas, éstas no podrían ser compradas con créditos del Banco de Estado ruso. El objetivo es sacar de  los adquirentes "dinero contante y sonante".

Según Craig y Hudson, más allá de estos resguardos decididos por el Presidente Putin, hay otras serias razones para no continuar con  las privatizaciones anunciadas, que se unen a la circunstancia de que tales ventas se harán en condiciones de recesión económica derivadas de las sanciones económicas occidentales y la caída de los precios del petróleo.

El argumento citado por las autoridades rusas para vender estas empresas ahora es la necesidad de financiar el déficit presupuestario nacional, excusa que, según Craig y Hudson, demuestra que Rusia aún no se ha recuperado del desastroso mito occidental atlantista de que la gran nación euroasiática está obligada a depender de los bancos extranjeros y de los tenedores de los bonos para crear dinero, como si el banco central ruso no pudiera actuar de esa manera para monetizar el déficit.

La monetización de la deuda y de los déficits presupuestarios son prácticas comunes en occidente. Es esto lo que han estado haciendo en toda la era posterior a la II Guerra Mundial el gobierno de Estados Unidos y los bancos centrales occidentales. Los gobiernos pueden ayudar a reactivar la economía imprimiendo dinero en vez de endeudando el país con acreedores privados que drenan el sector público de fondos a través de los pagos de intereses a éstos.

Esta errónea creencia está llevando el gobierno ruso por el mismo sendero que ha llevado a la zona del euro a un callejón sin salida en la economía. Mediante la privatización del crédito, Europa ha transferido a la banca la facultad de planificar la economía que corresponde a gobiernos elegidos democráticamente.

En opinión de Raul Craig Roberts y Michael Hudson, usar la privatización para cubrir un problema de presupuesto a corto plazo crea un problema mayor a largo plazo. “Los neoliberales promueven estas prácticas no para ayudar a Rusia, sino a ponerla de rodillas”.

La Habana, Febrero 27 de 2016



CUBA.-EU.- NO HAY SORPRESAS, NO HAY CAMBIO

Por Dr. Néstor García Iturbe

Todos recordamos que cuando El Premio Nobel de la Paz comenzó sus aspiraciones presidenciales, utilizó demagógicamente la palabra CAMBIO para hacer creer a la mayoría de los estadounidenses que si alcanzaba la presidencia se realizarían profundos cambios en la nación que  terminarían las guerras, mejorarían el nivel de vida, la seguridad interior y hasta el tratamiento a los inmigrantes ilegales.  Todo aquello no pasó de la promesa y hoy en día puede decirse que en términos generales  la situación está igual o peor.

En cuanto a la política hacia Cuba, el 17 de diciembre del 2014, declaró que esta había sido un fracaso  durante más de  cincuenta años y que CAMBIARIA la misma.  Ya todos nos hemos convencido de que lo que ha cambiado es el método, pero el objetivo de destruir la Revolución Cubana , no ha CAMBIADO.

Al parecer, para que esto le quede claro a todos, últimamente el señor Obama ha enviado algunos “mensajes”, donde demuestra el tratamiento que le da a Cuba y en qué lugar nos tiene clasificados.

Algunos compañeros se han mostrado sorprendidos debido a  la acción realizada por el señor Obama, el día 24 de febrero, a menos de un mes de su anunciada visita a Cuba, de emitir una Proclama Presidencial donde mantiene por un año más, hasta febrero del 2017, el estado de emergencia en relación con Cuba.   No entiendo de que se sorprenden esos compañeros, la Proclama suaviza un poco el lenguaje, pero la esencia es la misma, se mantiene la emergencia.

Deben recordar que cuando el Secretario de Estados , John Kerry estuvo en la Habana, en la ceremonia oficial para izar la bandera en la Embajada Estadounidense, tuvo la iniciativa de incluir en su discurso una referencia de que “ambos países no eran enemigos ni rivales, sino vecinos”.

No pasó un mes de haberse pronunciado aquella frase, cuando el presidente Obama firmó la Determinación Presidencial de mantener a Cuba como único país afectado por la Ley de Comercio con el Enemigo, acorde a las facultades que le otorga la Sección 101 (b) de la Ley 95-223.

Kerry dijo que no éramos enemigos, sino vecinos, pero Obama, que es el presidente y su autoridad es mayor, nos declaró enemigos al mantenernos afectados por  dicha ley. Ahora ratifica el asunto e inclusive al mantener el estado de emergencia en relación con Cuba, prácticamente nos convierte en un peligro para la Seguridad Nacional de Estados Unidos. Cuidado que esto si es serio.

En cuanto a la Ley de Ajuste Cubano, una espinita dentro del ramo de rosas, el vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest declaró hace pocos días que “No hay planes en este momento para cambiar esa política”. Por lo tanto, la Embajada de Estados Unidos en la Habana, continuará negando las visas a los cubanos que con su pasaporte desean viajar legalmente a territorio estadounidense, esto provoca salidas ilegales, que muchas veces cuestan vidas humanas y que otros tomen un tercer país como trampolín para ingresar ilegalmente en Estados Unidos, y se conformen nuevas crisis migratorias.

Tampoco se han desechado las multas como elemento de presión contra el Gobierno de Cuba. Se informó por el gobierno estadounidense, que  el día 22 de febrero  el grupo petrolero francés CGG pagó a Estados Unidos una multa ascendente a 614,250 dólares para evitar una posible demanda por la violación del bloqueo a Cuba. Si totalizamos las multas impuestas a partir del día 17 de diciembre del 2014, a empresas que han tenido cualquier tipo de vinculación económicas con Cuba, nos daría un monto de 2,835 millones de dólares.

En cuanto a la Base Naval estadounidense radicada en la Bahía de Guantánamo, territorio cubano, la noticia de que Obama está tratando de sacar del lugar los prisioneros que violando leyes internacionales y nacionales Estados Unidos mantiene en la misma desde hace varios años, levantó las esperanzas en algunos compañeros de que además de eso nos devolverían ese territorio.

Tratando de que el asunto se mantenga lo mas claro posible, el día 25 de febrero, el Secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, reiteró, que no está al tanto de plan alguno para devolver a Cuba ese territorio y además agregó, “Yo me opondría personalmente a eso” si se propone dentro del equipo de seguridad nacional del presidente.

Kerry continúa haciendo aportes de su cosecha, quizás esta vez Obama lo apoyará, pero debe recordar cuando dijo que éramos vecinos y el Premio Nobel de la Paz nos declaró enemigos.

No puede negarse que algunas cosas han avanzado, especialmente las que proporcionan beneficio económico a empresas estadounidenses y las que forman parte de los planes de subversión política ideológica que desarrolla la administración como CAMBIO en el  método de lucha contra la Revolución Cubana y el estudio de nuestra sociedad, sistema y grupos sociales, por parte de reconocidas figuras académicas estadounidenses y de otros países, para detectar y confirmar nuestras debilidades y desaciertos, tratando de encontrar   los mejores lugares por donde atacarnos.

¿Qué hacer ahora?

El restablecimiento de relaciones diplomáticas entre los dos países fue indudablemente una victoria para Cuba.

Si analizamos las oportunidades comerciales, económicas y de desarrollo que se nos han ofrecido por países, que cuando no teníamos relaciones diplomáticas con Estados Unidos, no se hubieran arriesgado a ofrecerlas, tenemos que reconocer el beneficio del establecimiento de dichas relaciones.

Otros países, con los que ya teníamos un nivel de relaciones económicas, se han interesado en incrementar las mismas por el temor de que cuando lleguen los yanquis, no les dejen nada.  Esto ha originado que si los yanquis siguen demorándose en el levantamiento del bloqueo, los que no van a tener donde obtener ganancias por las relaciones económicas con Cuba, serán ellos.

Obama nos ha mandado “señales” de que no habrá grande cambios, al menos se mantienen, con las nuevas relaciones, la leyes viejas, con ligeras diferencias como consecuencia del proceso que marcha entre los dos países, pero en algunos casos, como en el del bloqueo, los avances no son significativos ni deberán serlo en el futuro inmediato.

Cuba también puede enviar “señales”.

Primeramente atenderlo con el protocolo y requerimientos de la visita de un Jefe de Estado, como si fuera el de Perú, que recientemente nos visitó. Nada fuera de lo debido.

Escuchar sus planteamientos con toda la paciencia necesaria.  Hacer los nuestros con la firmeza habitual, manteniendo , como le hemos hecho siempre, nuestros puntos de vista y requerimientos. No estamos apurados, los apurados son ellos que han perdido más de cincuenta años.

Cada planteamiento del visitante, que se refiera a un problema interno de nuestro país, plantearle que no aceptamos el mismo, como el no aceptaría que tratáramos de intervenir en los problemas internos de Estados Unidos.

Nuestro pueblo debe mostrarse unido, feliz, apoyando a nuestro gobierno y respetuoso con el visitante.

No debemos realizar,  ni permitir, expresiones públicas que puedan empañar la visita.

La presencia de Obama en Cuba debe servir para que regrese a su país con un criterio positivo sobre el nuestro.

La Habana, 25 de febrero del 2015


viernes, 26 de febrero de 2016

Eusebio Leal: La voluntad de Cuba está sobre la mesa

Radio Rebelde  -  2016-02-26 15:03:38 / web@radiorebelde.icrt.cu / Angélica Paredes López


“El restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos constituyó el reconocimiento de la legitimidad del pueblo cubano y la Revolución”, aseguró a la prensa cubana el Historiador de la ciudad de La Habana, Eusebio Leal, horas antes de que fuera inaugurada en Washington la Embajada cubana.

“Los métodos hostiles no dieron resultado, por eso comienza una nueva etapa, no quiere decir que todo esté resuelto, al contrario, se abre un capítulo de cosas más profundas y complejas que tratar”, señaló el intelectual cubano.

Y agregó Eusebio Leal: “Diría como Martí: “en silencio ha tenido que ser y como indirectamente”; porque este proceso comenzó hace mucho tiempo y se ha negociado arduamente”.

“Nuestra buena voluntad está puesta sobre la mesa, y creo que también la del Presidente Barack Obama, pues Raúl lo reconoció así en la Cumbre de Panamá”, enfatizó Leal Spengler.

A una pregunta de Radio Rebelde, referida al momento singular que inician ambos pueblos, Eusebio Leal recordó los lazos culturales e históricos que unen a cubanos y norteamericanos; pero subrayó que “todavía existen enormes obstáculos como el bloqueo, para avanzar hacia la normalización de los nexos”.

Como hace unos meses aseguró a la prensa cubana el Historiador de la ciudad de La Habana, “nuestro país no esperó este momento de rodillas, lo hemos recibido de pie”.

El pasado 20 de julio, Cuba y Estados Unidos restablecieron sus relaciones diplomáticas luego de 54 años de ruptura.

Ahora, las dos naciones buscan avanzar en la normalización de sus vínculos, en un camino repleto de diferencias en los más diversos temas. Como nos dijo Eusebio Leal, para esa convivencia civilizada será esencial la unidad de la nación.


FUEGO AMIGO: EEUU multa a compañía Halliburton por violar el bloqueo a Cuba

Publicado en Cubadebate el 26 febrero 2016

La sanción contra Halliburton constituye la tercera contra Cuba en lo que va de año. Foto: IbTimes.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos multó a la compañía estadounidense Halliburton por violar las regulaciones del bloqueo a Cuba, con un monto que asciende a 304 mil 706 USD.

De acuerdo con el sitio Cubaminrex, esta nueva sanción constituye la tercera en lo que va de año. La más reciente fue la impuesta a la compañía francesa CGG Services S.A.

Según el informe de la Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC), entre febrero y abril de 2011 esta compañía y sus subsidiarias en Islas Caimán exportaron bienes y servicios, por valor de 1 millón 189 mil 752 USD, para apoyar la exploración de petróleo y gas, así como las actividades de perforación en el Bloque Sur Costa Adentro en la provincia de Cabinda, Angola.

La compañía cubana Cuba Petróleo (CUPET) poseía el 5% de los intereses en el consorcio de producción de gas y petróleo que trabajaba en territorio angolano, plantea la OFAC.

Adoptada a solo tres días de la multa impuesta a la compañía francesa CGG Services S.A., la medida es contraria al nuevo escenario de relaciones entre EE.UU. y Cuba y agudiza los problemas de aquellas entidades estadounidenses y extranjeras interesadas en desarrollar negocios con Cuba.

Desde los anuncios del 17 de diciembre de 2014, el gobierno de Estados Unidos ha multado a 8 entidades (5 estadounidenses y 3 extranjeras) por valor acumulado de 2 mil 836 millones 681 mil 581 USD.

Asimismo, suman 49 las multas impuestas durante el gobierno de Obama (2009-2016) por violaciones del bloqueo. El valor acumulado de las penalidades asciende a 14 mil 397 millones 416 mil 827,00 USD.

(Con información de Cubaminrex)


Los Rolling Stones se presentarían en Cuba en marzo

Publicado en Cubadebate el 25 febrero 2016 

The Rolling Stones. Foto tomada de radiomitre.cienradios.com.

En la cuenta en Facebook del Noticiero Cultural de la televisión nacional apareció la información de que el Instituto Cubano de la Música gestiona la presentación de los Rolling Stones en la capital cubana que podría tener lugar en el mes próximo en los predios de la Ciudad Deportiva. Trascendió, además, que se trabaja ya en los aspectos organizativos del espectáculo.

La posibilidad de un concierto de la mítica agrupación británica en Cuba acapara la atención de medios que en todo el mundo se han hecho eco de la noticia.

De concretarse el anuncio, la legendaria banda de rock cumplirá su sueño de tocar en Cuba, presentación que cerrará con broche de oro la gira Olé Tour, que por estos días realizan en Latinoamérica.

Considerada una de las más célebres agrupaciones del mundo, Los Rolling Stones se encuentran en Brasil, donde se preparan para dar su segundo concierto en Sao Paulo el próximo sábado.

La gira Olé Tour comenzó el 3 de febrero en Chile y recorrió otras naciones del continente como Argentina y Uruguay.

El grupo británico marca con este periplo su regreso a Latinoamérica después de 10 años sin realizar conciertos en la región.

(Con información de Prensa Latina)


ESPAÑA: Podemos no incluye el referéndum en sus razones para el 'portazo' a Sánchez

Los de Iglesias argumentan los ocho motivos programáticos del pacto PSOE-C's que les hicieron levantarse de la mesa de negociaciones

Xavier Domènech (En Comú Podem) e Íñigo Errejón, con otros miembros del equipo negociador de Podemos. JOSÉ LUIS ROCA

EL PERIÓDICO  -  IOLANDA MÁRMOL
JUEVES, 25 DE FEBRERO DEL 2016 - 14:56 CET

Están los gestos. Lo simbólico. El revés moral que suponía estar negociando y saber que, al lado existía otra reunión paralela en la que el PSOE dialogaba con Ciudadanos. Después de haber exigido el veto a Albert Rivera. Después de que les negaran los cuatro grupos parlamentarios. Después de que tratasen de arrinconarlos en el gallinero del hemiciclo. Después de que Pedro Sánchez se negase a un encuentro bilateral con Pablo Iglesias. Y están las "razones programáticas". Más allá de lo alegórico estos son los motivos que Podemos alega para levantarse de la mesa de diálogo de las izquierdas tras analizar el pacto entre socialistas y C's. Entre ellas, enviadas este jueves a los medios de comunicación por la secretaría política, no figura el blindaje contra el referéndum incluido en el acuerdo de gobierno de Sánchez y Rivera. Estos son los argumentos que ofrecen los de Iglesias:

LEY MORDAZA

El partido morado exige la derogación de la denominada 'ley mordaza', una legislación introducida por el PP que, según opinan,  ataca a las libertades públicas. Recuerdan que ha sido calificada por Amnistía Internacional como una amenaza para los derechos Humanos. El pacto entre Sánchez y Rivera establece que se modificarán los puntos de la ley recurridos por el Tribunal Constitucional. Podemos exige la derogación total de la Ley de Seguridad Ciudadana.

REFORMA LABORAL

Podemos critica que no se derogue la reforma laboral, como había prometido el PSOE en la campaña electoral, y que se abaraten los despidos de contratos temporales. Entienden que con ese pacto los socialistas vienen a aceptar el contrato único que buscaba C's pero con otra denominación y que supone, de facto, una tercera reforma laboral.

Recuerdan que la indemnización por finalización del contrato se queda como estaba (12 días por año trabajado). La indemnización por despido procedente pasa de los 20 días/año actuales a 12 días/año durante el primer año de contrato, y a 16 días/año durante el segundo año. En caso de despido improcedente la indemnización será́ de 20 días el primer año, 25 días el segundo hasta confluir con los actuales 33 días por año. El contrato temporal deja de tener que estar vinculado a una causa objetiva jurídica. Esto se une además a que el tercer año se incentiva con una rebaja en la cuota de la seguridad social la transformación del nuevo contrato en indefinido.

COMPLEMENTO SALARIAL

Podemos considera que este acuerdo "en lugar de ofrecer derechos laborales, propone premiar con dinero público a los empresarios que pagan bajos salarios"

SALARIO MÍNIMO INTERPROFESIONAL (SMI)

Los de Iglesias opinan que el documento establece la congelación delSMI. Aseguran que, aunque formalmente el compromiso eselevarlo un 1%, este porcentaje resulta "ridículo" pusto que la "inflación se come" dicho incremento.

MACROECONOMÍA

Los podemistas consideran que el acuerdo alcanzado salva puntos clave de las reformas económicas aprobadas por el gobierno de Mariano Rajoy. Creen que no es "viable ni posible" reducir el déficit público al ritmo que exige Bruselas, revertir los recortes del PP y no abordar la reforma tributaria. También opinan que no se concreten cifras respecto a déficit, los ingresos y los gastos públicos.

Lamentan que el PSOE no haya mantenido su propuesta, que figuraba en el documento negociador, en la que se comprometía a reducir a la mitad la tasa de paro. Y critican que no exista ningún objetivo concreto que garantice la financiación del estado del bienestar.

ARTÍCULO 135

El partido morado exige que se derogue la modificación pactada por PP y PSOE del artículo 135 de la Constitución. Consideran que con esta legislación se están sometiendo los intereses de los acreedores por encima de los servicios públicos y los derechos sociales.

SANIDAD PÚBLICA

Para Podemos el acuerdo firmado este miércoles abre las puertas al copago farmacéutico y a la privatización de la gestión. En el documento se restablece la “universalidad” de la cobertura del sistema nacional de salud, y se recupera la tarjeta sanitaria –cuestión que afectaba fundamentalmente a jóvenes desplazados- que existía antes de los cambios impulsados por el PP. Aunque se retoca el copago farmacéutico, no se elimina.

LA JUSTICIA

Consideran que el pacto es en este punto absolutamente insuficiente. "El acuerdo entiende que despolitizar la justicia es que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en vez de 20 vocales elegidos por políticos, lo formen 10 vocales elegidos por políticos", critican.


Kerry reitera que EEUU no devolverá territorio de Base Naval de Guantánamo

Publicado en Cubadebate el 25 febrero 2016 

Kerry durante su visita a La Habana el pasado año. Foto. Ismael Francisco/Cubadebate.

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, reiteró hoy que no está al tanto de “ningún plan” de devolver a Cuba el territorio que ocupa la base naval de Guantánamo si el Gobierno estadounidense logra cerrar la prisión, y aseguró que él se opondría personalmente a cualquier propuesta en ese sentido.

“No hay ningún plan, ninguna conversación de la que yo sea consciente” en el Gobierno estadounidense para ese fin, aseguró Kerry durante una audiencia ante el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes.

“Yo me opondría personalmente a eso” si se propone dentro del equipo de seguridad nacional del presidente, agregó el titular de Exteriores.

El Gobierno cubano ha insistido a lo largo del último año en que el proceso de normalización de las relaciones diplomáticas no podrá completarse hasta que EE.UU. levante el bloqueo económico impuesto a la Isla y devuelva el territorio que ocupa la base naval estadounidense en Guantánamo.

Pero Estados Unidos evitó incluir el tema de Guantánamo en las negociaciones para restablecer las relaciones y no ha dado, hasta ahora, ninguna indicación de estar abierto a devolver el territorio de 117 km cuadrados que dese hace más de un siglo ocupa ilegalmente.

Este martes, Obama presentó un nuevo plan para tratar de clausurar la cárcel de Guantánamo mediante el traslado de entre 30 a 60 presos a territorio nacional, un proyecto recibido con rechazo entre la oposición republicana.

Ese mismo día, el senador y aspirante presidencial republicano, Marco Rubio, impulsó una propuesta de ley por la que Obama no puede transferir el territorio de la base naval de Guantánamo a Cuba ni hacer modificación alguna sin autorización del Congreso.

La base fue establecida en 1898, cuando EE.UU. ocupó militarmente Cuba e impuso la Enmienda Platt en la constitución de 1902; y desde 2002 acoge el penal de Guantánamo, establecido por el entonces presidente George W. Bush para los detenidos por terrorismo tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en el país norteamericano. Muchos de los prisiones han sido torturados y condenados sin juicio alguno, violando en reiteradas ocasiones los derechos humanos.

Los prisioneros de la cárcel, ubicada en la ilegal base Naval de Guantánamo, han sido torturados y llevados allí sin juicio previo. Foto. Archivo.

(Con información de EFE)