martes, 22 de diciembre de 2015

Juicio político contra Dilma Rousseff será en 2016, dice Cunha

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. | Foto: Xinhua

Telesur  -  22 diciembre 2015

El STF entró esta semana en receso y la Cámara comenzará su asueto el miércoles próximo, lo cual motiva que el proceso quede para febrero de 2016, cuando los organismos públicos reiniciarán sus labores.

El líder de la Cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cunha, dijo este lunes que el juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff será en 2016, pues necesita algunas aclaraciones sobre el proceso.

Cunha dijo en una reunión con líderes de bloques de oposición que presentará varias inquietudes al Supremo Tribunal Federal (STF) sobre las reglas establecidas por esa instancia sobre el enjuiciamiento a la Presidenta.

El STF acordó en su fallo del jueves el reinicio del proceso de enjuiciamiento a la jefa de Estado al considerar indebida la selección de los miembros de la Comisión especial sin la indicación de los líderes de partidos.

Asimismo, la votación de los integrantes de ese consejo deberá ser abierta y no cerrada, como ocurrió el 8 de diciembre.

El órgano de justicia reconoció la potestad del Senado de rehusar la instauración del juicio contra la jefa de Estado, pese a su aprobación por los diputados con el respaldo de dos tercios de sus miembros.

Este dictamen anuló las ilegalidades implementadas por Cunha, que con el respaldo de partidos de derecha intentaron de manera inconstitucional destituir a la dignataria, señaló la parlamentaria comunista Jandira Feghali.


El 2 de diciembre, el presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cunha, autorizó la apertura de un juicio político con el objetivo de destituir a la presidenta Dilma Rousseff, argumentando que considera procedente una acusación por irregularidades fiscales.

Rusia adquiere una cantidad récord de reservas de oro

RT  -   22 dic 2015 13:44 GMT

El Banco de Rusia aumentó sus reservas de oro en alrededor de 186 toneladas entre enero y noviembre de este año, una cifra superior a todo 2014.

Lingotes de oro acuñados en una planta de procesamiento de metales preciosos de los Urales / Sputnik / Pavel Lisitsyn

Rusia aún ocupa la sexta posición en la lista de bancos centrales del mundo con mayor cantidad de oro, pero se ha convertido en el país líder en volumen de compra en un año. Así, entre enero y noviembre de 2015 el Banco de Rusia aumentó sus reservas de este metal precioso en 186 toneladas, una cantidad superior a la que adquirió durante los 12 meses del año pasado.

Desde el 1 de diciembre, Rusia acumula 1.393 toneladas de oro y su participación en la estructura general de reservas del país se aproxima al 13 %, según estiman los expertos citados por el diario 'Rossíiskaya Gazeta'.

El jefe de la Unión de Extractores de Oro de Rusia, Serguéi Kashuba, considera que adquirir este metal precioso para engrosar las reservas "tiene sentido: resulta ventajoso, debido a los precios bajos; apoya a la industria doméstica [de extracción y procesamiento de oro], que está en alza y paga impuestos; y, en estos momentos, exportar oro no resulta lo suficientemente provechoso. Además, la industria joyera de Rusia solo consume decenas de toneladas al año, mientras que la producción de oro del país es de 290 toneladas".

Por su parte, Lázar Badálov, colaborador científico de la Universidad de Economía Plejánov, valora que para Rusia es "una opción arriesgada" acumular reservas en dólares y euros y pronostica que durante 2016 es posible que el Banco de Rusia continúe aumentando la cuota de oro en sus reservas internacionales. Para Baládov, ese paso "estaría plenamente justificado, teniendo en cuenta que la extracción del oro en Rusia está en sus niveles más altos y que solo China está por encima de nuestro país en este índice".


Descendientes de mafioso exigen compensación a Cuba

Publicado en Cubadebate el 22 diciembre 2015

Hotel Riviera. Foto: Archivo.

Familiares descendientes del fallecido gángster, Meyer Lansky, mano derecha del mafioso siciliano Lucky Luciano, reclaman a Cuba una indemnización por la pérdida del hotel Riviera de La Habana, uno de los tantos negocios sucios nacidos de la mafia y la droga.

Lansky, nacido en 1902 dentro de una familia judía en la actual Bielorrusia, era uno de los hombres más influyentes de la isla cuando en 1956 fundó La Compañía Hotelera Riviera de Cuba. El plan era construir el hotel-casino más despampanante de América para seguir haciendo caja con uno de los negocios que el tándem Luciano-Lansky venía explotando desde hacía largos años en Florida, Las Vegas y ahora, la mayor de las Antillas: el juego, actividad que en la Cuba de Batista era legal y, junto a un Estado corrupto, servía como plataforma idónea para lavar el dinero procedente de la prostitución y el tráfico de drogas.

El Riviera y su casino, inaugurados en diciembre de 1957 a todo tren y con una actuación de Ginger Rogers, cumplían con creces el objetivo propuesto y otro más personal para el cerebro financiero de la Mafia: sacarse la espina del fiasco en que los retrasos y sobrecostes habían convertido la construcción del lujoso Flamingo Hotel de Las Vegas, a cargo del pistolero Benjamin Bugsy Siegel, amigo y socio de Lansky.

Las dilaciones y la multiplicación del presupuesto, que pasó de uno a seis millones de dólares, habían sido uno de los temas estrella de la histórica reunión de capos mafiosos celebrada en diciembre de 1946 en el hotel Nacional de La Habana. Aunque Lansky trató de interceder por su colega, se supone que al final los jefes acordaron dar “la orden” contra Siegel, aunque hay otras teorías. El caso es que el hampón apareció muerto a balazos seis meses después de la cumbre de La Habana.

Casi setenta años más tarde, ni el sórdido contexto de la construcción del Riviera ni el currículum de su abuelo frenan al nieto de Lansky. El mismo día del inicio del diálogo sobre mutuas compensaciones entre Cuba y Estados Unidos, Rapoport acudió a The Tampa Tribune a explicar las razones por las que, de momento a través de un abogado de Miami y de “un individuo bien relacionado con el Gobierno cubano”, ha decidido dar la batalla para recuperar lo que su abuelo invirtió y no vio revertir en el hotel y su casino. La edificación le costó unos 8 millones.
Y aunque en el año que estuvo funcionando le reportó pingües beneficios, la expropiación dejó a Lansky a verlas venir: “Le faltaron unos seis meses” para recobrarse, dijo Rapoport al diario. “El hotel le fue expropiado por la fuerza. Cuba debe dinero a mi familia”, añadió.

La demanda, entre utópica y excéntrica a efectos de plantearla a La Habana, llega tarde a la Comisión de Resolución de Reclamaciones Extranjeras de EE.UU., que es la que lleva las peticiones de compensación por expropiaciones en Cuba. Este órgano recogió solicitudes hasta 1972 y de 2005 a 2006. Y ahora “no está autorizado a aceptar reclamaciones adicionales”, informa. “Nunca presentamos una reclamación ante el Gobierno porque no creíamos que se fuera a abrir la puerta para negociar. Ahora se ha abierto”, alega Rapoport. Pero de momento lo tiene crudo para entrar en ella.

Representantes de los dos gobiernos se reunieron el 8 de diciembre para, por primera vez, negociar. Las leyes del bloqueo estadounidense condicionan su levantamiento a un pacto sobre los bienes que por importe de 8.000 millones de dólares unas 6.000 personas y empresas de Estados Unidos reclaman por las expropiaciones. Después del triunfo revolucionario en 1959, el joven gobierno encabezado por Fidel Castro hizo ofertas de compensaciones a las empresas del vecino país y no fueron aceptadas por sus dueños, otros empresarios nacionales y europeos se sentaron a negociar. Algunos tribunales estadounidenses han ratificado la legalidad de las nacionalizaciones.

(Tomado de La Vanguardia)


España vuelve a la carga por “masacre jesuita”

Contrapunto  -  L. Bernal - JJDalton | Martes, 22 Diciembre 2015

Gobierno salvadoreño dice que decisión de extradición de exmilitares dependerá exclusivamente de la Corte Suprema de Justicia

Foto: Archivo

España renovó las órdenes internacionales de captura contra 18 militares salvadoreños retirados e involucrados en el asesinato de seis sacerdotes jesuitas en 1989, confirmó hoy la abogada querellante en el caso, Almudena Bernabeu, del Comité de Justicia y Responsabilidad (CJA, por sus siglas en inglés).

De los seis jesuitas asesinados, cinco eran de nacionalidad española, entre ellos Ignacio Ellacuría e Ignacio Martín-Baró, rectores de la Universidad Centroamericana (UCA) y reconocidos integrantes de la Teología de la Liberación. También fueron asesinadas dos mujeres que eran colaboradoras de los jesuitas.

Bernabeu, vía internet, aseguró Diario Digital ContraPunto que el juez de la Audiencia Nacional Española Eloy Velasco "ha pedido que se reiteren las órdenes de captura internacionales" contra 18 militares retirados salvadoreños que el 16 de noviembre de 1989 presuntamente planearon y asesinaron a seis sacerdotes jesuitas y a dos mujeres colaboradoras, en medio de la guerra civil (1980-1992).

De acuerdo a la abogada, también de nacionalidad española, el juez Velasco "admitió la semana pasada un escrito en el que pedían los querellantes reactivar la orden de captura contra los ex oficiales salvadoreños", lo que implicó hacerlo también a nivel internacional contra los presuntos asesinos de los jesuitas y las dos mujeres.

En mayo de 2011 el juez Eloy Velasco emitió una primera órden de captura internacional, pero la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de entonces alegó que el caso ya había sido juzgado y que a los militares los protegía una ley de amnistía de 1993. Además, el gobierno del ex presidente Mauricio Funes también protegió a los reclamados, al albergarlos en un cuartel del ejército.

Las nuevas órdenes de captura son contra Juan Orlando Zepeda, Rafael Humberto Larios, Juan Rafael Bustillo, Francisco Elena Fuentes, José Ricardo Espinoza Guerra, Gonzalo Guevara Cerritos, Óscar Mariano Amaya Grimaldi, Antonio Ramiro Ávalos, Ángel Pérez Vásquez, Tomás Zárpate Castillo, José Alberto Sierra Ascensio, Guillermo Alfredo Benavides, Joaquín Arnoldo Cerna, Carlos Mauricio Guzmán Aguilar, Héctor Ulises Cuenca Ocampo y Óscar Alberto León.

De la lista de requeridos han sido excluidos René Emilio Ponce, quien ya falleció, e Inocente Montano, quien está preso en Boston, Estados Unidos, en espera de que la justicia de este país lo extradite a España.

El asesinato masivo de los jesuitas se estima internacionalmente con un crimen de lesa humanidad y un acto de terrorismo, según el alegato del juez español Velasco.

Además de Ellacuría y Martín-Baró, fueron asesinados los jesuitas españoles Segundo Montes, Armando López y Juan Ramón Moreno, así como el salvadoreño Joaquín López. Las mujeres eran la cocinera Elba Julia Ramos y su hija Celina, de 16 años, ambas salvadoreñas.

En tanto, el secretario de comunicaciones de la Presidencia salvadoreña Eugenio Chicas reaccionó este martes a la petición del gobierno español y lo calificó como parte de un proceso que ha sido evidentemente trascendental, pero la última decisión dependerá del Órgano Judicial.

“Este es un caso de gran trascendencia internacional, legítimamente el gobierno y las instituciones han estado preocupadas por este tema y nosotros sabemos que hay nuevas órdenes de captura, pero en nuestro ordenamientos jurídico que separa los poderes del Estado, como gobierno actuaremos en consonancia con lo que determine el sistema judicial del país”, acotó.

En este caso, sería la Corte Suprema de Justicia la que tome los requerimientos y amplíe las órdenes internacionales a fin de extraditar o no a los exmilitares salvadoreños.


SECUELAS DE LA LEY DE AJUSTE CONTRA CUBA

Por Manuel E. Yepe

Ahora que se ha incrementado el número de ciudadanos estadounidense que visitan a Cuba –aún no pueden hacerlo como turistas, pero sí con permisos especiales que otorga el gobierno de su país en virtud de la voluntad expresada por el Presidente Obama de avanzar hacia la normalización de las relaciones– son muchos los que, solo una vez en la Isla, conocen de otras características sorprendentes de los vínculos migratorios de su país con el vecino.

Como regla, durante el último medio siglo, el ciudadano promedio estadounidense solo ha tenido acceso, a dramáticas  noticias sobre “fugas del comunismo” protagonizadas por cubanos “amantes de la libertad”, u otras relacionadas con la mala situación económica por que atraviesa la isla y el descontento en que vive su población por ello.

A su llegada se enteran que los cubanos han tenido, desde los años 1960, la singular ventaja de ser automáticamente admitidos como futuros ciudadanos de los Estados Unidos con solo declarar que son contrarios al gobierno de su país. Esta prerrogativa no se ofrece a ninguna otra nacionalidad del planeta.

Indagan por qué a Cuba se le aplican reglas tan diferentes de las que se emplean con los demás nacionales del tercer mundo - como los mexicanos y centroamericanos- que son cazados como criminales peligrosos cuando intentan cruzar la frontera, en el caso de dominicanos y haitianos cuando son capturados en la travesía marítima desde sus países y devueltos sin compasión… ni publicidad.

Ignoran que los objetivos del “embargo” a que han estado sometidos los cubanos durante más de medio siglo fueron trazados el 6 de abril de 1960 por el Secretario Adjunto del Departamento de Estado, Lester D. Mallory, en documento secreto desclasificado en 1991, que expresaba que “debido a que el pueblo apoya tanto a Castro, habría que derrotar la revolución cubana por medio del desencanto y el desaliento basados en la insatisfacción, y crearles dificultades económicas…negarles dinero y suministros, para disminuir los salarios reales y monetarios a fin de causar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno cubano…”.

Esta genocida política de bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos contra Cuba fue complementada desde noviembre de 1966 con la Ley de Ajuste Cubano, que habilita automáticamente a los cubanos llegados -legal o ilegalmente- a territorio de Estados Unidos, para adquirir residencia permanente al cabo de apenas un año y un día de su entrada al país. Esta Ley no sólo ha sido utilizada con propósitos publicitarios y para sustraerle a Cuba médicos, científicos, técnicos, artistas y profesionales de todas las ramas del saber y los servicios, sino que también ha sido blandida, amenazante, como eventual recurso para provocar una crisis migratoria que serviría de pretexto para una agresión militar.

Los grandes avances sociales y las victorias políticas de la revolución han contrarrestado los esfuerzos de la superpotencia por quitarle el apoyo patriótico popular masivo de que disfruta el proyecto socialista cubano, pero los más de cincuenta y cinco años de guerra económica de Estados Unidos contra Cuba han impedido que la sociedad cubana se desmarque del síndrome migratorio que afecta a toda América Latina y al Tercer Mundo en general.

Si las leyes del “embargo” buscan “causar desesperación y hambre” en los cubanos, la Ley de Ajuste les invita a renunciar a los esfuerzos comunes por revertir estas condiciones y, en vez de ello, escapar a una sociedad opulenta, prohibida para otros ciudadanos del mundo subdesarrollado, a cambio del riesgo de sus vidas y un poco de publicidad contra su patria en aras de tal privilegio.

Los aspirantes a emigrar convocados por la Ley de Ajuste Cubano sirven a Washington como supuesta “evidencia del fracaso del sistema comunista imperante en la Isla, la ruina de su economía y el incremento de la represión política del régimen cubano”.

Desde 1961, las penurias materiales impuestas a la Isla por el bloqueo económico de Estados Unidos son la motivación principal de los cubanos que emigran, aunque invariablemente los grandes medios de prensa controlados o influidos por Estados Unidos les identifican como exiliados políticos, disidentes, evadidos del comunismo o luchadores por la libertad y la democracia.

Al producirse a fines de 2014 el anuncio del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y EEUU como parte de un proceso hacia la formulación de nexos normales, muchos cubanos temieron que pronto desaparecerían los privilegios migratorios que, con viles fines, ofrece la Ley de Ajuste y se apresuraron a hacer uso de las ventajas migratorias aún vigentes.

Sobrevino por ello la nueva crisis migratoria que ha dejado a varios miles de cubanos varados en terceros países por la absurda política anticubana de Estados Unidos. Como en las anteriores, solo la rectificación de estas políticas puede aportar una solución viable y duradera, que ojalá pueda hallarse en el contexto de los esfuerzos actuales de rectificación emprendidos por la superpotencia en sus relaciones con Cuba. 

La Habana, Diciembre 22 de 2015



Rechaza Venezuela en Mercosur injerencismo de Macri

Presidente argentino sufre revés jurídico en su país

Imagen tomada de la televisión de Macri durante respuesta de canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez

Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
22 de Diciembre del 2015 0:06:20 CDT

ASUNCIÓN, diciembre 21.— La canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, refutó acusaciones hechas por el presidente argentino, Mauricio Macri, sobre supuestas violaciones de los derechos humanos en la nación bolivariana.

Durante la 49 Cumbre de jefes de Estado del Mercado Común del Sur (Mercosur), iniciada en esta capital paraguaya, Rodríguez aseveró que el presidente Macri actuó de manera injerencista al pedir la liberación de dirigentes opositores venezolanos encarcelados por su implicación en manifestaciones violentas, dijo PL.

Aseguró que esas personas, además de ser responsables de la muerte de decenas de individuos, atentaron contra el derecho de los venezolanos a la educación, la alimentación y la atención médica, entre otros, y explicó que aquellos manifestantes, presentados como «pacíficos», atacaron centros de enseñanza y de suministro de alimentos e incendiaron varias instituciones del Estado venezolano.

En Venezuela existen poderes públicos independientes que deben ser respetados —dijo—, y en ese caso correspondió a la justicia proceder con quienes alentaron a la violencia y causaron pérdidas humanas y daños materiales.

La canciller Rodríguez apuntó que su país está dispuesto a acudir a cualquier debate sobre derechos humanos, pero sin doble moral ni intentos de defender a delincuentes o criminalizar los reclamos populares.

Además, reclamó a Macri que la conocida activista de Derechos Humanos en la Argentina y líder de las Madres de la Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, haya sido imputada «por llamar a manifestaciones contra su Gobierno». «Tenemos que hablar de derechos humanos sin doble estándar ni doble moral. No podemos hablar de derechos humanos para defender a los violentos causantes de acciones de naturaleza terrorista ni para criminalizar las protestas sociales», subrayó según Infobae.

Rodríguez afirmó que comprende la actitud de Macri hacia Venezuela, pues él mismo tiene intenciones de liberar a responsables de torturas en Argentina.

A lo largo de su intervención, la Ministra venezolana propuso al Mercosur promover como derechos humanos el acceso gratuito a la educación, la salud, la alimentación, la vivienda y la libertad de expresión de los pueblos en lugar de la de las corporaciones mediáticas.

Igualmente abogó por la articulación del Mercosur con América Latina y el Caribe, y con los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) para construir un mundo multipolar.

En la Cumbre participaron, además de Macri y Rodríguez, los presidentes Horacio Cartes (Paraguay), Tabaré Vázquez (Uruguay), y Dilma Rousseff (Brasil). También tomaron parte Evo Morales, ya que Bolivia está en trámite de adhesión al bloque; y Michelle Bachelet, de Chile, y el primer ministro de Guyana, Moses Veerasammy Nagamootoo, como Estados asociados al bloque.

A partir de esta reunión, Uruguay ocupa la presidencia pro-témpore del Mercosur.

Entretanto, en Buenos Aires, un juez federal declaró este lunes inconstitucional la controvertida designación de dos jueces de la Corte Suprema por decreto que hizo el presidente Mauricio Macri, la cual levantó la primera polémica de su gestión y su primer revés judicial.

El juez Alejo Ramos Padilla declaró inconstitucional el decreto por el cual Macri designó a Carlos Rosenkrantz y a Horacio Rosatti como miembros de la Corte sin pasar por la aprobación del Senado argentino, como dicta la ley magna del país, instancia legislativa controlada por la oposición kirchnerista.

La decisión del juez ordena a la Corte que se abstenga de tomarles el juramento que estaba previsto para enero o febrero de 2016. Sin embargo, reconoce que en cuanto los dos candidatos propuestos reciban el acuerdo del Senado, automáticamente el fallo cesará en sus efectos, reportó AFP.


UNA NEGOCIACION PERTINENTE

Jorge Gómez Barata

El primer paso para solucionar un diferendo político es reconocer su existencia y asumir que el diálogo y la negociación son las vías para solucionarlo. Es lo que acaba de hacer el presidente Obama respecto a la reclamación de Cuba sobre la base naval de Guantánamo al afirmar: “No hay dudas de que les encantaría tener Guantánamo de vuelta. Imagino que será una larga discusión diplomática que se extenderá más allá de mi administración…” (GRANMA. 16 de diciembre de 2015)

Hasta ahora, ningún presidente norteamericano había acogido la demanda cubana ni mencionado la posibilidad de una negociación diplomática al respecto. Se trata de otro paso en la dirección correcta.

Sin otra alternativa, en 1903, Tomás Estrada Palma, el primer presidente cubano, firmó el acuerdo por el cual se concedió a Estados Unidos facilidades para la instalación de la base naval de Guantánamo. Ninguno de los 18 presidentes cubanos del período republicano sugirió nunca modificar ese status. No ocurrió así respecto a otras bases militares estadounidenses en la Isla.

En julio de 1941, la II Reunión de Cancilleres de las Repúblicas Americanas efectuada en La Habana, acordó que: “La agresión contra cualquier estado americano sería una agresión contra todos…” A tenor con lo pactado, el 9 de diciembre del propio año, dos días después del ataque contra Pearl Harbor, Cuba declaró la guerra a Japón y el 11 a Alemania.

En 18 de junio de 1942 los gobiernos de Cuba y Estados Unidos firmaron un acuerdo que puso a disposición del mando militar norteamericano las áreas solicitadas para la construcción de bases aéreas. El compromiso fue que las instalaciones serían devueltas a la Isla seis meses después de concluida la contienda.

En breves plazos, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos construyó dos grandes bases aéreas en San Antonio de los Baños, en las inmediaciones de La Habana y en San Julián, Pinar del rio, a unos doscientos kilómetros de la capital cubana.

Durante la guerra las instalaciones sirvieron de base a unidades aéreas norteamericanas y se utilizaron como escala de vuelos militares y para el entrenamiento de pilotos y tripulaciones, entre ellos de uno de los escuadrones creados para el bombardeo atómico sobre Japón.

Concluida la guerra y ante la demora en la devolución de las instalaciones, un año después de concluida la guerra, el ministro de relaciones exteriores del gobierno cubano, entonces presidido por Ramón Grau San Martín, declaró que: “El gobierno de Norteamérica no ha cumplido el compromiso de entregar las bases”. En el Senado de la República, el Partido Socialista Popular presentó una moción de apoyo al gobierno a la cual se sumaron diferentes sectores sociales.

Finalmente, aquel mismo año el gobierno de Estados Unidos devolvió oficialmente las bases a Cuba, gesto que entonces fue ponderado como expresión de la política de “Buena vecindad” que había  impulsado el fallecido presidente Franklin D. Roosevelt.

Aunque desde 1959 Cuba ha reiterado su demanda acerca de la devolución de la base naval de Guantánamo y denunciado como ilegal su presencia, la confrontación entre ambos países, la incomunicación y la ausencia de relaciones diplomáticas, han  impedido que el asunto fuera colocado en una agenda oficial y examinado por ambos países en las instancias y al nivel correspondiente. 

Actualmente, a partir de la decisión del presidente norteamericano de modificar  la política hacia la isla y de avanzar en la normalización de las relaciones, incluso de trabajar para poner fin al bloqueo, cometidos en los cuales también se empeña la diplomacia cubana, crea las condiciones para inscribir la cuestión de la devolución de la base naval de Guantánamo en las negociaciones entre ambos países e iniciar un diálogo al respecto.

Probablemente tenga razón el presidente Obama al sugerir que se tratará de una negociación difícil. El primer paso que es reconocer su pertinencia está dado. Allá nos vemos.

La Habana, 22 de diciembre de 2015


CUBA.- EU.- ¿Quién invitó al presidente Obama a visitar Cuba? No fui yo, ¿fuiste tú?[i]

Por Lohania Aruca Alonso

Grupo EL HERALDO,  21 DE DICIEMBRE 2015

Estoy muy interesado en ir a Cuba, pero pienso que las condiciones deben ser correctas.
 Barack Obama, entrevista concedida a Yahoo News, diciembre 2015.

Obama da a conocer la nueva política de su gobierno hacia Cuba, 17 de diciembre de 2014. Foto internet

En días pasados (16 al 19 de diciembre), se publicaron en el diario “Granma” distintos trabajos informativos, notas y declaraciones oficiales en torno a los resultados del primer año de conversaciones oficiales entre Cuba y los Estados Unidos con vistas a lograr la regulación o normalización (yo prefiero usar el primer término, por su claridad univoca) de las relaciones bilaterales, anunciado, por ambos gobiernos, el inicio de este proceso complejo y largo el 17 de diciembre del 2014.  

Sobresalen las valoraciones que al respecto han dado a conocer por la vía oficial los Presidentes de Cuba y los Estados Unidos. Citaré los aspectos esenciales por orden de fechas (los subrayados en negritas son de la autora):

“Declaración oficial del Presidente Barack Obama sobre el aniversario de los cambios en la política hacia Cuba” (Granma, Internacionales, viernes 18, p. 6) “Hace un año anuncié que luego de más de 50 años, Estados Unidos cambiaría su relación con Cuba y colocaría los intereses de los pueblos de ambos países por encima de los desactualizados instrumentos del pasado. Desde entonces, hemos adoptado pasos importantes encaminados a normalizar las relaciones entre ambos países: [1] restablecer relaciones diplomáticas y abrir embajadas, [2] facilitar el incremento de los viajes y el comercio, [3] conectar a más estadounidenses y cubanos, así como [4] promover el libre flujo de información hacía, desde y dentro de Cuba.” “[…] A la vez, Estados Unidos está en una posición más fuerte para comprometer a los pueblos y gobiernos de nuestro hemisferio. El Congreso puede apoyar mejores condiciones de vida para el pueblo cubano si levanta el embargo, legado de una política fallida.” “[…] Seguimos teniendo diferencias con el Gobierno de Cuba, pero planteamos esos temas directamente y siempre defendemos los derechos humanos y los valores universales que apoyamos en todo el mundo. Los cambios no suceden de la noche a la mañana y la normalización será un largo viaje…”

Una ampliación definitoria de algunos de los aspectos mencionados anteriormente por el Sr. Obama, ahora expresados en tono prepotente y alejado del lenguaje diplomático, consta en la entrevista que ofreció a Yahoo News [de repercusión mundial], antes del 16 de diciembre (Granma, Internacionales “Obama defiende los objetivos de su política hacia Cuba. El presidente de los Estados Unidos dijo que la política del bloqueo puede cambiar muy rápido”, p.4) La nota informativa ubicada en Washington y firmada por (Redacción Internacional), cita y comenta algunos momentos de dicha entrevista, que tomaré textualmente. “Ya hay un trabajo que mostrar[algo muy importante para certificar la bondad del legado político de Obama y del partido demócrata en la campaña electoral]; refirió, y puso como ejemplo la reapertura de las embajadas..., así como las visitas de miembros de su gabinete. Además del secretario de Estado John Kerry, durante los últimos meses han visitado La Habana la secretaria de Comercio, Penny Pritzker, y el secretario de Agricultura, Tom Vilsack. “Destacó la firma de acuerdos [algunos de los cuales se han gestionado por más de 20 años de parte de la Academia de Ciencias de Cuba, como el de medio ambiente][ii] y en relación con el bloqueo resaltó que ha crecido el apoyo bipartidista [en el Congreso y por Gobernadores estaduales]y“la política puede cambiar muy rápido” [¿cómo?]. No obstante, hizo explicita cuál sería su participación directa en este asunto: la Casa Blanca será “selectiva y cautelosa” en el uso de prerrogativas ejecutivas…”Nosotros podemos hacer algunas determinaciones acerca de cómo se implementa el embargo actualmente y podemos presentarle argumentos más fuertes al Congreso sobre la importancia de eliminar el embargo, si el gobierno cubano introdujera reformas más sustanciales”…”[…] Nuestra teoría original no era que íbamos a ver cambios inmediatos ni que el control que ejerce el gobierno iba a suavizarse, sino más bien que con el tiempo se establecerían las condiciones para una transformación sustancial” “Si ellos quieren disfrutar de todos los beneficios de su reincorporación a la economía mundial , entonces van a tener que acelerar las reformas que hacen falta” Añadió: “Mientras más vean[¿el gobierno cubano, el pueblo, quiénes?]los beneficios de las inversiones de Estados Unidos, delos dólares de los turistas norteamericanos moviéndose dentro de la economía, de las telecomunicaciones abriéndose para que los cubanos obtengan información sin censura, más se sentarán las bases para los cambios mayores que están por venir.” [¿Nos están ofertando el precio de compra? Parece provocativo, entre vecinos.]. Sobre el cierre de la cárcel en la Base Naval en Guantánamo y su devolución final a Cuba del territorio ocupado afirmó que EE UU estaba “lejos de tener una conversación sobre ese asunto con el Gobierno cubano.” “No hay dudas de que les encantaría tener Guantánamo [el territorio ocupado por la Base Naval, el resto de la provincia es de Cuba] de vuelta. Imagino que será una larga discusión diplomática que se extenderá más allá de mi administración.”

En resumen, Obama está muy satisfecho, con los resultados obtenidos, particularmente porque “Hoy, la bandera de las barras y las estrellas ondea nuevamente sobre nuestra Embajada de La Habana [aunque su representante solamente tiene categoría diplomática de encargado de negocios]. Hoy más estadounidenses visitan a Cuba y se relacionan con el pueblo cubano, como nunca antes en los últimos 50 años” (“Declaración del presidente Obama…”) y todo lo acordado se relaciona con el establecimiento de ”las condiciones para una transformación sustancial”, es decir, de un escenario nuevo creado en Cuba por los EE. UU., por las vías diplomáticas, en espera de los cambios internos que deben ocurrir en función de sus intereses injerencistas y de recolonización de nuestro país. En tal sentido, también, opino que magnifica la importancia de las relaciones comerciales, económicas y financieras de EE. UU. con Cuba, entre ellas el levantamiento del bloqueo, para que Cuba pueda “disfrutar de todos los beneficios de su reincorporación a la economía mundial”, imponiendo abiertamente condiciones: “si el gobierno cubano introdujera reformas más sustanciales”. ¿Olvida el Sr. Obama que este país tiene convenios y tratados comerciales con muchas otras naciones poderosas, como es el caso de China y Rusia? ¿Soñará con que Cuba volverá a ser una nación absolutamente dependiente del mercado de los EE. UU., no obstante ser este uno de los más favorables por su cercanía geográfica? ¿Soñará con que su “pueblo” de cubanos contrarrevolucionarios y hasta anexionistas, serán quienes lo inviten y determinen su visita triunfal a una Cuba de rodillas, una vez aplastada la Revolución, su pueblo y gobierno?

El discurso, sin dejar de ser inteligente, culto, formulado en un lenguaje lleno de sutilezas, de significados con dobleces, o, por el contrario crudo e injerencista, es fácil de leer e interpretar desde el contexto real donde vivimos los cubanos, en Cuba. Obama apuesta por el ilusionismo, el desgaste político e ideológico del Gobierno cubano, la propaganda mediática mundial contra Cuba y su Revolución, y sobre todo,  por hacer creer que él hace lo que no hace, ni le interesa hacer: el levantamiento del bloqueo, la devolución de la Base Naval de EE UU en Guantánamo, etc., todo lo que constituye las justas reclamaciones de Cuba para regularizar las relaciones bilaterales con los Estados Unidos.

Veamos qué planteó el Presidente Raúl Castro Ruz, sobre la cuestión que tratamos (Granma, Nacionales, “El pueblo cubano no renunciará a los principios e ideales por los que varias generaciones de cubanos han luchado. Declaración del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, en relación con el primer aniversario de los anuncios del 17 de diciembre de 2014 sobre la decisión de restablecer relaciones diplomáticas entre Cuba y EE. UU.”, p.3). Después de reconocer todos y cada uno de los avances realizados en un año, y los procedimientos utilizados, “dialogo profesional y respetuoso, basado en la igualdad y reciprocidad “, expresó categóricamente: “Por el contrario, durante este año, no se ha avanzado en la solución de los temas que para Cuba son esenciales para que haya relaciones normales con los Estados Unidos. “… “Aunque el Presidente Barack Obama ha reiterado su oposición al bloqueo económico, comercial y financiero y ha llamado al Congreso para que lo levante, esta política sigue en vigor.” “A pesar del reclamo de Cuba de que se devuelva el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval en Guantánamo, el Gobierno de los Estados Unidos ha manifestado que no tiene intención de cambiar el estatus de este enclave.” El Gobierno de los Estados Unidos mantiene programas que son lesivos a la soberanía cubana, como los proyectos dirigidos a promover cambios en nuestro orden político, económico y social, y las transmisiones radiales y televisivas ilegales, para cuya implementación continúan otorgándose fondos millonarios.“ “Sigue aplicando una política migratoria preferencial a los ciudadanos cubanos, expresada en la vigencia de la política de pies secos-pies mojados, el programa de parole para profesionales médicos y la Ley de Ajuste Cubano, lo cual estimula una emigración ilegal, insegura, desordenada e irregular, promueve el tráfico de personas y otros delitos conexos, y genera problemas a otros países”[como la situación de los cubanos varados en Costa Rica]. “Nadie debe pretender que Cuba, para normalizar las relaciones con los Estados Unidos, abandone la causa de la independencia…”“El pueblo cubano no renunciará a los principios e ideales por los que varias generaciones de cubanos han luchado a lo largo de este último siglo. El derecho de todo Estado a elegir el sistema económico, político y social que desee, sin injerencia de ninguna forma, debe ser respetado.” Reafirmó la disposición del Gobierno de Cuba “a continuar avanzando en la construcción de una relación con los Estados Unidos que sea distinta a la de toda su historia precedente, sobre la base de respeto mutuo a la soberanía y la independencia, que sea beneficiosa para ambos países y pueblo y que se nutra de las conexiones históricas, culturales y familiares que han existido entre cubanos y estadounidenses.“

Esta es sin duda la teoría cubana, que plantea el modelo de coexistencia civilizada,  sobre lo que se fundamenta desde un inicio las gestiones y conversaciones promovidas por Cuba entre ambos gobiernos vecinos. A su vez, se erige sobre otros elementos bien conocidos: Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, participación activa en organizaciones multilaterales regionales, en las que no están incluidos los Estados Unidos: Caricom, Celac, Alba…y relaciones internacionales que respaldan ampliamente las posiciones cubanas en la Organización de las Naciones Unidas y sus diversas agencias. Cuba no está aislada ni sola en esta batalla por la independencia, la soberanía y la dignidad de un pueblo que por mayoría continúa apoyando al Gobierno legítimo de la nación.

No hay que desestimar en el futuro la vía ya emprendida en el proceso de regularización de las relaciones Cuba- EE. UU.; tampoco hay que sobreestimar y,  mucho menos absolutizar – como pretende el Sr. Obama- que el país más importante en las relaciones internacionales de Cuba, o de cualquier índole, sea EE. UU.  Justamente la diversificación de las relaciones bilaterales y multilaterales de Cuba en la arena internacional, trabajo arduo, sostenido y de resultados palpables, ha sido uno de los pilares más fuertes y estables para la defensa de la Revolución Cubana.  De modo similar, la dinámica gestión en búsqueda de nuevos mercados, de inversionistas extranjeros que posibiliten el desarrollo de la economía cubana en todas las direcciones posibles, es un hecho real. Además, servirá en el futuro inmediato y mediato para equilibrar los desafueros hegemonistas y recolonizadores enunciados por Obama.

Ni pesimistas, ni optimistas en exceso, simplemente realistas y revolucionarios marxistas consecuentes. La transición hacia …tan esperada por el gobierno de Estados Unidos, como una coyuntura favorable a los “cambios sustanciales” tan esperados, en el sentido de una vuelta atrás al capitalismo brutal, a la recolonización yanqui de nuestro país, no será posible, a pesar de que hay quienes en Cuba, también sueñan con la anexión abyecta, con poner al país de rodillas ante la bandera de las barras y las estrellas; y los hay sin duda.

A esa parte minoritaria de la población cubana se dirige Obama; pero, no se engañe Señor Presidente, o, no deje que lo engañen. Si los contrarrevolucionarios y los anexionistas fueran la mayoría, hoy,  no existiría ya la Revolución, ni su gobierno, por una lógica histórica muy simple: A Batista lo derrotaron en menos de 6 años, jóvenes que en su mayoría eran gentes pobres, campesinos, trabajadores o desempleados en nuestras ciudades, con poca cultura, sin preparación ni sofisticadas técnicas combativas… Imagine ahora que esa no es ya la Cuba actual.

No es posible olvidar cuánto nos ha costado a los cubanos y cubanas llegar hasta hoy, con un pueblo que goza de irrefutables beneficios sociales y culturales, el primero de todos: la oportunidad invalorable de que un niño o niña pueda estudiar y formarse en la medida de sus propias capacidades y aspiraciones y luchar por un futuro mejor. Ese sencillo, pero extraordinario derecho humano individual y a la vez colectivo, existe en Cuba, a pesar del mundo en que vivimos. Y,  se defenderá por todos los cubanos y cubanas en Cuba y en cualquier parte del mundo donde residen los que están fuera del país.

La transición necesaria, impostergable, será hacia un socialismo fortalecido, revitalizado por las jóvenes generaciones, que al igual que los jóvenes que fuimos nosotros ayer, defenderán a su país, su cultura y su propio proyecto de vida. La lucha continúa y será infinita si fuese necesario. Aunque la mejor opción será siempre el diálogo inteligente, afable y sincero entre vecinos.

La Habana, domingo, 20 de diciembre de 2015.



[i] Parodia de un juego de niños en grupo que se conoce y practica en Cuba.
[ii] Jorge Pastrana, Sergio. “Las ciencias en Cuba y los Estados Unidos: Encuentros y desencuentros” (2000), en: Hernández, Rafael, Huellas culturales entre Cuba y los Estados Unidos Mirar el Niágara, Centro de Investigación y Desarrollo de la Cultura Cubana Juan Marinello, La Habana, pp. 217-241;