domingo, 6 de diciembre de 2015

Comicios legislativos en Venezuela transcurren con normalidad

Caracas, 6 dic (PL) Dos horas después de abiertos los más de 14 mil centros de votación, los comicios parlamentarios en Venezuela transcurren en total normalidad, aseveró hoy el Consejo Nacional Electoral (CNE).

La máxima autoridad de ese ente rector, Tibisay Lucena, ofreció un breve balance de la jornada y aseveró que desde las 06:00 hora local con la apertura de las más de 40 mil mesas de votación el 100 por ciento de la plataforma tecnológica quedaba activa y sin reportes de irregularidades.

Según Lucena el proceso en el que se miden mil 799 candidatos que representan a la organizaciones de izquierda del Gran Polo Patriótico y de la opositora Mesa de la Unidad Democrática arrancó de manera muy tranquila y rápida.

Con su voto en esta contienda, poco más de 19,4 millones de venezolanos decidirán en 87 circuitos, 23 Estados y el Distrito Capital la composición de la nueva Asamblea Nacional, de 167 escaños, de ellos tres indígenas.

El parlamento se instalará el 5 de enero de 2016 para un período de cinco años, precisó Lucena quien también adelantó que los resultados de la votación serán dados a conocer este mismo domingo.

En la jornada la canciller de la República, Delcy Rodríguez, llamó al pueblo a votar con fuerza y sentido patrio.

En su cuenta en Twitter la diplomática recordó que un 6 de diciembre pero de 1998 el comandante Hugo Chávez (fallecido en 2013) obtuvo su primera victoria en las elecciones presidenciales.

Por su parte, el ministro para la Defensa, Vladimir Padrino también convocó a ejercer el derecho al sufragio de forma cívica y bajo la premisa de la paz, con apego a las leyes y las normativas establecidas.

Desde el pasado 1 de diciembre el también jefe del Comando Estratégico Operacional explicó el despliegue de 163 mil efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana como parte del Plan República, que resguarda esta consulta.

mem/ga


Cameron y Obama: La solución de la crisis siria debería contar con la participación de Rusia e Irán

El presidente Barack Obama y el primer ministro británico David Cameron hablaron por teléfono. Foto de internet

RT  -   6 dic 2015 14:15 GMT

El primer ministro británico, David Cameron, y el presidente estadounidense, Barack Obama, han acordado que la solución de la crisis en Siria debería ser política y contar con la participación de Rusia e Irán, informa la página del Gobierno británico.

Dicha declaración ha sido realizada luego de que los dos líderes mantuvieran una conversación telefónica. "El primer ministro y el presidente llegaron al acuerdo de la necesidad de avanzar en la vía política y la importancia de colaborar con Rusia e Irán como parte de esto", reza un comunicado oficial.


Jornada de decisión popular en los comicios parlamentarios de Venezuela

RT  -   6 dic 2015 13:03 GMT

La Bandera Nacional de Venezuela

Este 6 de diciembre se celebran en Venezuela elecciones parlamentarias. A las 06:00 según la hora local han abierto los centros de votación en el país. Se prevé que las mismas cerrarán a las 18:00 horas, aunque no se descarta que la votación en algunas mesas se prolongue más del horario establecido.

Este domingo 6 de diciembre en Venezuela abrieron 14.515 centros de votación para que los venezolanos escojan a 167 diputados para integrar la Asamblea Nacional durante el nuevo período legislativo de 2016-2021.

La clave de estos comicios parlamentarios consiste en que en Venezuela existen circunscripciones en las que para ganar un escaño por voto nominal se necesitan más votos que en otras. De este modo, en los 87 circuitos del país, no todas tienen un número similar de votantes ni en todas se elige el mismo número de diputados.

Elecciones transparentes y eficientes

"A pesar de todas las patrañas, a pesar de todas la siembras de guerras psicológicas, de mentiras que se han hecho en contra de la democracia venezolana, nosotros podemos decir hoy con profundo orgullo que no existe en el mundo entero un sistema electoral tan blindado, transparente y eficiente como el sistema electoral venezolano", dijo a RT el alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez.

"Es absolutamente imposible que se cometa ningún tipo de evento fraudulento, como estábamos acostumbrados a vivir en otros tiempos en Venezuela", agregó Rodríguez, para luego concluir asegurando que "sean cuales sean los resultados de las 114 elecciones que transcurrirán el día de mañana, vamos a respetar absolutamente todos los 114 resultados".

Un sistema electoral 'tipo exportación'

Uno de los miembros de la comisión internacional de observadores, el eurodiputado español Javier Couso, afirmó en declaraciones a RT que desde su llegada a Venezuela ha podido constatar "la normalidad en el ejercicio de la democracia".

"Hemos visto que hay un patrón biométrico y que existe una serie de auditorías tanto ciudadanas como de los diferentes partidos políticos para verificar que todo el proceso de elección el confiable e independiente".

"Nos hemos quedado no solo satisfechos, sino que es un sistema que se debería exportar incluso a mi país", agregó el eurodiputado.


Nueva crisis de la migración cubana

El callejón sin salida creado en las últimas semanas, en la cual han quedado atrapados cientos de emigrantes cubanos en la frontera de Costa Rica con Nicaragua, mientras intentaban llegar a los Estados Unidos, es muestra fehaciente de que la política migratoria de Washington hacia Cuba ya no es sostenible

Tomado de The New York Times

Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
6 de Diciembre del 2015 0:49:00 CDT

WASHINGTON.— El callejón sin salida creado en las últimas semanas, en la cual han quedado atrapados cientos de emigrantes cubanos en la frontera de Costa Rica con Nicaragua, mientras intentaban llegar a los Estados Unidos, es muestra fehaciente de que la política migratoria de Washington hacia Cuba ya no es sostenible. De no cambiarse, podría generar una crisis similar a la del puente marítimo del Mariel en 1980 o la crisis de los balseros en 1994 —si es que ya no ha comenzado a producirse.

La actual política, basada en los acuerdos migratorios negociados con La Habana en 1994 y 1995, compromete a los Estados Unidos a admitir por lo menos a 20 000 inmigrantes legales cubanos cada año, y devolver a los emigrantes cubanos que sean interceptados en el mar en su intento por entrar ilegalmente a los Estados Unidos.

Unilateralmente, los Estados Unidos también adoptaron la política de «pies secos/pies mojados» que le permite a los cubanos que lleguen a los Estados Unidos («pies secos») permanecer en el país bajo un estatus especial llamado «parole» y, un año después, ser elegibles, en virtud de la Ley de Ajuste Cubano de 1966, para solicitar residencia permanente. Ninguna otra nacionalidad extranjera disfruta de este estatus privilegiado.

Desde hace tiempo, el Gobierno cubano ha expresado que estas políticas estimulan la emigración ilegal y la trata de personas.  Sin embargo, el problema de los cubanos que llegan a los Estados Unidos por vías ilegales había sido un problema relativamente menor hasta hace muy poco.

Durante los años transcurridos desde que se firmaron los acuerdos migratorios, alrededor de 4 000 cubanos han eludido anualmente al Servicio de Guardacostas de los Estados Unidos, han llegado a las playas de la Florida y han reclamado el estatus de «pies secos».  Unos 2 000 a 3 000 han sido interceptados en el mar («pies mojados») cada año y han sido devueltos a Cuba. Como el cruce por el Estrecho de la Florida en balsas destartaladas o botes en estado ruinoso es tan peligroso, y la probabilidad de ser apresados por el Guardacostas es tan alta, el flujo de emigrantes ilegales se había mantenido dentro de límites manejables.

Pero ya no. El número de emigrantes ha aumentado vertiginosamente desde el pasado mes de diciembre, cuando el Presidente Obama y su contraparte cubano, Raúl Castro, anunciaron su intención de normalizar relaciones. Los emigrantes potenciales temen que la reconciliación prefigure la derogación de la Ley de Ajuste Cubano, lo cual obliga a los emigrantes a actuar de inmediato, no sea que pierdan su oportunidad.

Teniendo en cuenta esta posibilidad, los cubanos han encontrado una ruta aire-tierra para llegar a los Estados Unidos, mediante la cual todos pueden ser «pies secos» y aspirar a ser admitidos en los Estados Unidos.  Durante los últimos 12 meses, más de 45 000 cubanos han entrado a los Estados Unidos desde México —sin haber enfrentado el riesgo de cruzar un desierto peligroso, como hacen los mexicanos y los centroamericanos.

La nueva ruta es posible porque en el año 2013 el Gobierno cubano abolió el requerimiento de que los ciudadanos obtuviesen el permiso del Gobierno para viajar al exterior.  Actualmente, la mayoría de los cubanos puede viajar a cualquier país que les conceda visa. Ecuador los admitió incluso sin visa hasta el pasado martes, y Guyana aún los admite.

Como resultado de ello, los emigrantes potenciales han estado volando hacia el Ecuador para dar inicio a una larga y subrepticia travesía hacia el Norte, sin visas, pasando por Colombia, América Central y México.  En la frontera de Texas, ellos simplemente declaran su nacionalidad y son admitidos en virtud de la política de «pies secos».

El alquiler de los «coyotes», nombre dado a los traficantes de inmigrantes, como guías de dicha travesía, es costoso, pero muchos cubanos tienen familiares en los Estados Unidos que están dispuestos a pagar.  Recientemente, varios cubanos, provistos de teléfonos celulares, han estado divulgando libremente sus propias rutas de contrabando siguiendo las recomendaciones publicadas en las redes sociales por aquellos que han hecho la travesía antes que ellos.

La actual crisis en América Central se desencadenó el 10 de noviembre, cuando las autoridades costarricenses desarticularon una operación de contrabando, dejando varados a 1 600 cubanos.  Cuando Costa Rica intentó enviarlos rumbo Norte, Nicaragua cerró las fronteras.  Dado que día tras día llegan cada vez más cubanos, la cifra de los que se encuentran varados allí ha ascendido a 4 000, sin que se vislumbre el fin de esta situación.

En una reunión celebrada recientemente entre diplomáticos de la región, Costa Rica propuso crear un «corredor humanitario» que les permitiera a los cubanos cruzar libremente hasta la frontera de los Estados Unidos. Nicaragua rechazó la propuesta, pero incluso la mera insinuación de dicho plan debe ser una señal de advertencia para Washington. Los latinoamericanos se están cansando de aplicar una política migratoria estadounidense hacia Cuba que no está surtiendo efecto y que discrimina a sus propios ciudadanos. La diferencia entre el trato privilegiado que le concede Washington a los emigrantes cubanos y su frialdad hacia los centroamericanos, incluidos los niños que huyen de la violencia criminal, es indefendible.

No obstante, el Gobierno de Obama ha declarado en repetidas ocasiones que no tiene intención de cambiar la actual política migratoria por temor a que cualquier atisbo de cambio desencadene una estampida. Los diplomáticos estadounidenses reafirmaron esa posición en una reunión con sus contrapartes cubanos el pasado lunes. La reunión no produjo ninguna idea nueva acerca de cómo resolver la crisis.

Existe una solución a este acertijo. Si los emigrantes cubanos que tratan de llegar a los Estados Unidos por vía terrestre fuesen tratados de la misma manera que los que son interceptados en el mar y son devueltos a Cuba, el estímulo a enfrascarse en la larga y peligrosa travesía hacia el Norte se reduciría considerablemente.

Ello no requeriría que se enmiende la Ley de Ajuste Cubano, que establece el ajuste de estatus solo para los cubanos que han sido admitidos o han recibido un estatus de parole en los Estados Unidos. Solo sería necesario cambiar la política de «pies secos» en virtud de la cual se admite, bajo parole, a cualquier persona que pise el territorio de los Estados Unidos. Esa política es un asunto de discreción ejecutiva. Para evitar un éxodo de último minuto desde Cuba, dicha política pudiera ser rescindida por el Fiscal General sin previo aviso.

El fin de la diferenciación que significa la política de «pies secos/pies mojados» debe ir acompañada de un aumento significativo de la cifra de cubanos que son admitidos legalmente, para que aquellos que deseen emigrar hacia los Estados Unidos tengan más oportunidades de hacerlo de manera segura.

Sin embargo, no hacer nada equivaldría a enfrentar una crisis migratoria en cámara lenta que sería interminable.

Cuba no impondrá nuevamente restricciones de viaje a sus ciudadanos, y América Latina no cooperará indefinidamente bloqueando el tránsito de los cubanos cuando la política de Washington es permitirles la entrada a todos los cubanos que lleguen a su territorio —y dejar fuera a otros latinoamericanos.

Para Washington, el hecho de negarse a cambiar una política en el momento en que las nuevas circunstancias hacen que resulte absolutamente ineficaz, tiene tanto sentido como el intento del Rey Canuto de detener la marea.


BASES Y PAÍSES SOBERANOS

Jorge Gómez Barata

En el mar Mediterráneo, a 3,200 kilómetros de Inglaterra, y a unos 200 de Siria,  hay una isla paradisiaca llamada Chipre, y en la isla dos “bases aéreas soberanas”. ¿Qué son bases soberanas?, preguntó mi hija.

Con una historia anterior a la de los faraones, a Jesucristo, y por supuesto al Islam, sometida por todos los imperios mediterráneos, Chipre transitó por la historia hasta que en 1923, bajo los términos del Tratado de Lausana, se convirtió en colonia inglesa. En 1959 la isla obtuvo la independencia, no obstante, Gran Bretaña retuvo la soberanía sobre dos enclaves militares, que hasta hoy se consideran territorio de la Corona, en calidad de “bases soberanas”. Se trata Dhekelia y Acrotiri.

Acrotiri y Dhekelia, ubicadas una al sur de la isla, en las inmediaciones de la ciudad de Limassol, y la otra cerca de Lárnaca, son enclaves regionales que en total suman cerca de 300 kilómetros cuadrados, con alrededor de 15 000 habitantes, tres mil quinientos de ellos militares ingleses.

Los nacidos en estas comarcas coloniales, cuya soberanía esporádicamente Chipre reclama, son conocidos como acrotirenses o dhekelianos, y albergan las bases aéreas, desde donde despegan los ultramodernos caza bombarderos Tornado, que tras recorrer menos de 200 kilómetros, sin encontrar obstáculo alguno, como en una exhibición, atacan posiciones del auto titulado Estado Islámico en Siria.

De este modo, después de un debate de más de diez horas en el parlamento británico, la institución más antigua de su tipo que funciona ininterrumpidamente desde el siglo VIII, se autorizó al gobierno a operar con aviación en territorio de Siria.

Aproximadamente el mismo procedimiento se siguió en Estados Unidos, Francia y Alemania, países en los cuales instituciones que son paradigmas de la democracia y garantes de la soberanía del estado, incurren en la paradoja de autorizar para que se haga a otro país lo que bajo ningún concepto aceptarían que se hiciera al suyo.

De hecho la connivencia entre Europa, Estados Unidos, Turquía y varios estados árabes, han convertido a Siria, un país que funciona como estado desde hace más de dos mil años, en una especie de polígono de tiro. No existen dudas que el desconocimiento del gobierno sirio y el intento por luchar a la vez contra el Estado Islámico y a favor de la oposición son insostenibles.

No se trata de discutir la legitimidad de la lucha internacional contra el llamado Estado Islámico, la cual incluso debería sumar nuevos países, e intensificarse con el objetivo de liquidar este engendro como un día se liquidó al fascismo, tampoco de excusar al gobierno sirio, encabezado por Bashar al-Assad, de las culpas que parte de sus compatriotas le atribuyen, cosa que forma parte de sus prerrogativas soberanas.

La historia y las experiencias recientes han enseñado que inmiscuirse de modo violento en los conflictos internos de otros países, y atribuirse el derecho a cambiar sus gobiernos o sistemas sociales, ha conducido al caos y a verdaderas tragedias humanitarias.

El asunto ahora es asumir al gobierno realmente existente en Siria, liquidar al Estado Islámico, propiciar la paz, estabilizar la situación allí, y apoyar a su pueblo para que, en los marcos de su sistema político y en uso de su soberanía, adopte las mejores decisiones.

Por una deliciosa paradoja los aviones de la Royal Air Force, tripulados por jóvenes ases que nunca han tenido que defender a su país de algún agresor, parten de lo que llaman “bases soberanas” a pisotear la soberanía de una nación que merece un mejor trato. Allá nos vemos.

La Habana, 06 de diciembre de 2015