domingo, 22 de noviembre de 2015

Reunión del Sica abordará situación de migrantes cubanos en Centroamérica

El Minrex se mantiene en contacto permanente con los gobiernos de las naciones implicadas para encontrar una solución al problema

20 de noviembre de 2015 23:11:03

Los cancilleres de las naciones del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) abordarán el próximo martes la compleja situación en la que se encuentran más de dos mil migrantes cubanos varados en Costa Rica.

La reunión extraordinaria se efectuará el martes en El Salvador, actual presidente protémpore del mecanismo integrado por Costa Rica, Gua­temala, Honduras, Nicaragua, Belice, Panamá y República Dominicana.

Al encuentro han sido invitados también Cuba, Colombia, Ecuador y México.

“Tengo la viva esperanza de que los cancilleres harán su mayor esfuerzo para garantizar que encontremos una solución”, refirió el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, según me­dios locales.

El objetivo irá más allá de resolver la situación del grupo de cubanos en la zona fronteriza entre Costa Rica y Nicaragua, pues abordará la problemática de la migración ilegal por Centroamérica.

La Coordinadora del Consejo de Co­mu­nicación y Ciudadanía de Nicaragua, Rosario Murillo, refirió ayer que será una reunión de hermanos latinoamericanos viendo problemas que nos conciernen, que nos afectan y tienen causas precisas.

Ratificó en ese sentido que se debe exigir reciprocidad en el tratamiento de este tema por parte del gobierno de Estados Unidos, dando a los mi­grantes centroamericanos un trato justo, digno y humano.

A diferencia de sus pares latinoamericanos que utilizan la misma riesgosa vía terrestre para alcanzar el territorio estadounidense, los cubanos no son perseguidos ni deportados por las autoridades norteamericanas.

La Ley de Ajuste Cubano y la aplicación de la llamada política de “pies secos-pies mojados” constituye un tratamiento diferenciado y único en todo el mundo, al admitir de forma inmediata y automática a cualquier persona nacida en la Isla, sin importar la vía que utilizó para llegar al territorio norteamericano.

A pesar de que esas políticas agresivas carecen de cualquier sentido cuando ambos países intentan avanzar en la normalización de sus relaciones, las autoridades de Washington han sido enfáticas en que no tienen planes de modificarlas.

“Actualmente no tenemos ningún plan de alterar las políticas de migración” respecto a Cuba, dijo el secretario de Estado John Kerry el pasado 14 de agosto después de la ceremonia de apertura de la embajada estadounidense en La Habana. Durante  los últimos días esa idea ha sido repetida por los diplomáticos norteamericanos.

Washington mantiene también en vigor el llamado “Programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos”, que alienta al personal cubano de salud a abandonar sus misiones en terceros países.

En ese contexto, decenas de miles de personas durante los últimos años han salido legalmente de Cuba hacia países sudamericanos para emprender luego una riesgosa travesía por tierra hasta la frontera entre México y Estados Unidos.

Según estimaciones, cada uno de ellos pagaría entre 7 000 y 10 000 dólares en diferentes puntos del trayecto, dejando una estela que solo en lo que va del 2015 podría ascender a 30 millones de dólares.

Ese lucrativo negocio ha sido acaparado por traficantes de personas y bandas delincuenciales, que no dudan en poner en riesgo la vida de los migrantes.

LAS AUTORIDADES CUBANAS SE MANTIENEN AL TANTO

Según fue confirmado a Granma, las autoridades cubanas se han mantenido en contacto permanente con los gobiernos de los países implicados, con el propósito de encontrar una solución rápida y adecuada, que tome en consideración el bienestar de sus ciudadanos.

La Dirección de Asuntos Consulares y de Cubanos Residentes en el Exterior de la Can­ci­llería cubana aseguró a este diario que la  Embajada en San José, Costa Rica ha estado permanentemente pendiente de los cubanos que se encuentran varados desde la semana pasada en ese país.

Asimismo, la misión diplomática ha respondido a los requerimientos de las autoridades mi­gratorias ticas, facilitando la documentación de aquellos cubanos que no la poseen.

Una declaración oficial del Minrex publicada el pasado martes indicó que los ciudadanos que hayan salido legalmente del país y cumplan con la legislación migratoria vigente tienen derecho a retornar a Cuba, sí así lo desean.

Los medios locales en Costa Rica reportan que el número de cubanos que arriban a sus fronteras continúa aumentando y ya suman cerca de 2 500, pero han sido alojados en refugios y cuentan con la ayuda de la Cruz Roja.

Por otra parte, el Ejército de Nicaragua auxilió a varios de ellos que fueron engañados por traficantes de personas para cruzar de manera ilegal la frontera por puntos ciegos.

En horas de la tarde noche del jueves y madrugada del viernes, la institución militar asistió a 54 cubanos, entre ellos algunos niños, que se en­contraban perdidos en la zona selvática del mu­nicipio de Cárdenas, en Rivas, reportó el sitio digital La Voz del Sandinismo.

Los emigrantes fueron atendidos y luego re­tornados a Costa Rica.

Las autoridades nicaragüenses se negaron el pasado domingo a permitir la entrada a su territorio de un numeroso grupo de cubanos en situación irregular, a los que se les había otorgado un salvoconducto por territorio tico, pues lo consideró un intento de trasladar el problema a sus fronteras sin una consulta previa. Desde entonces defiende la posición de encontrar una solución coordinada.

La reunión del próximo martes en San Salvador buscará precisamente eso. Cuba, por su parte, ha reiterado su compromiso con una emigración legal, segura y ordenada


Inician debates sobre el desarrollo económico en Santiago de Cuba

Radio Rebelde  -  2015-11-22 08:39:50 / web@radiorebelde.icrt.cu


El papel del Partido y entidades en la atención a la producción y comercialización de alimentos, la cosecha cañera-azucarera y del café, en una región agrícola como Santiago de Cuba, centrará este domingo el análisis de la Asamblea Provincial del Partido Comunista de Cuba.

Entre las prioridades de la agenda de los delegados a la cita, que será en el Teatro Heredia, de la Ciudad Héroe, figura también la acción en el enfrentamiento a las manifestaciones de delito, corrupción, ilegalidades e indisciplina social, a tono con las exigencias en el contexto de la actualización del modelo de la economía cubana.

La labor político-ideológica en la coyuntura actual y la educación a las nuevas generaciones es otro de los temas que ocupará la atención de los participantes en la importante reunión de la organización política, con gran interés en la formación de ciudadanos cada vez mejores para la nación.

Esta es la asamblea de los comunistas santiagueros previa al VII Congreso de la organización, que se efectuará en abril de 2016.

(Agencia Cubana de Noticias)


El asesinato del presidente John F. Kennedy (2da. parte y final)

Varias investigaciones han estudiado las particularidades del crimen de Dallas en busca de los asesinos

20 de noviembre de 2015 20:11:15

La versión “oficial” recoge a Lee Harvey Oswald como el supuesto asesino de Kennedy, aunque numerosas pruebas indican que era imposible que una sola persona pudiera haber llevado a cabo el atentado. Foto: CBS

Durante más de 50 años varios investigadores norteamericanos y de otras latitudes, han estudiado las particularidades del crimen de Dallas en busca de los asesinos, cuando siempre estos han estado a la vista de todos. La mayoría coincide en la teoría de un complot, y descartan la posibilidad de un asesino solitario, en tanto para su realización tuvo que emplearse a un equipo de hombres con el adiestramiento y los recursos necesarios. Un crimen de tal naturaleza no pudo ejecutarse sin complicidad oficial, es decir de las autoridades locales y nacionales. Hoy en día muchos de aquellos investigadores señalan directamente al presidente Johnson como uno de los responsables, conjuntamente con el complejo militar industrial congresional, el Pentágono, el FBI, la CIA, la mafia y el exilio cubano, como cómplices y ejecutores, algo de lo que ya pocas personas, incluido el pueblo norteamericano, abriga dudas.

Cuba, acusada de participar directa o indirectamente en el hecho, ha mostrado siempre su interés en llegar al esclarecimiento de los mismos, entregando al Comité Selecto de la Cámara de Representantes en 1978 toda la información que obraba en su poder de agentes de la CIA y exiliados contrarrevolucionarios que aparecían vinculados al magnicidio, así como las declaraciones de funcionarios cubanos, y las investigaciones realizadas por los servicios de inteligencia del país.

Nuestra investigación no se dirigió a determinar quiénes fueron los ejecutores, en tanto el crimen se cometió en Estados Unidos y son esas autoridades las responsables de su esclarecimiento y las que innecesariamente prolongan la desclasificación de las investigaciones por ellos realizadas, ahora hasta el 2029.

Por nuestra parte seguimos el rastro de Lee Harvey Oswald, el sindicado asesino, y demostramos cómo comenzó a transcurrir en él una extraña metamorfosis en la cual un marine se convierte en desertor en la URSS, retorna al país, se vincula con círculos de emigrados rusos y agentes CIA, se transforma repentinamente en “simpatizante” de la Revolución Cubana, y pretende viajar a la Isla con la intención —como después se demostrará— de vincular a las autoridades cubanas con el crimen que ya desde entonces se comenzaba a preparar.

Así comprobamos que Oswald había sido reclutado para la inteligencia norteamericana durante su servicio en el cuerpo de “marines”, donde tuvo acceso a secretos militares relacionados con los vuelos de los aviones espías U-2 sobre la URSS y China, al tiempo que fue adiestrado en idioma ruso. En diciembre de 1959 solicitó la baja del servicio y después de un largo periplo se dirigió a Moscú donde solicitó asilo político, rompió su pasaporte y se declaró marxista. Durante su estancia en la URSS, la cohetería antiaérea de ese país derribó —por primera vez— en mayo de 1960 a un avión U-2 que sobrevolaba el espacio aéreo soviético. Oswald conocía de estos vuelos y sus parámetros pues había trabajado en la base de Atsugi, Japón, desde donde se dirigía la operación de espionaje. A comienzos de 1961 Oswald solicitó a las autoridades norteamericanas su regreso a Estados Unidos, algo que obtuvo, arribando a ese país en julio de 1962 con los gastos pagos.

Tras su inexplicable regreso a Estados Unidos, Oswald desarrolló una imagen de izquierdista, pero en realidad mantenía relaciones en Dallas, con la colonia rusa emigrada, con el FBI y la CIA, según consta en las investigaciones oficiales. En esa época obtuvo sin dificultades trabajo en una empresa que se dedicaba a fabricar los mapas de vuelo de los aviones U-2, que tenía nivel de seguridad.

En abril de 1963 Oswald deja a su familia en Dallas y se instala en Nueva Orleans, restableciendo relaciones con sus viejos conocidos Guy Banister y David Ferrie, ambos agentes CIA y con organizaciones de exilados cubanos, participando al menos en un viaje a los campamentos de entrenamientos de estos últimos, según fuentes oficiosas norteamericanas.

Coincidentemente en ese mes se realizó una reunión en la isla de Bimini, muy cerca de la Florida, entre exilados cubanos, altos oficiales CIA y representantes de la mafia donde se analizó el asesinato de Fidel Castro y la “eliminación” del “rosado” de la Casa Blanca. En abril también se disolvió el “Consejo Revolucionario Cubano”, organización líder del exilio, acusando a Kennedy de haberlos abandonado, mientras Orlando Bosch en Nueva Orleans lo acusaba de haber traicionado la “causa cubana”.

También por esas fechas se reúnen en Cuba Fidel Castro y el abogado norteamericano James Donovan,**quien facilitó una entrevista de prensa a la periodista de ABC News Lisa Howard, donde conversaron sobre las posibilidades de una eventual normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

En mayo, Oswald organizó un “Comité Pro Justo Trato a Cuba” en Nueva Orleans, escribió a su presidente nacional, solicitando instrucciones y se inscribió en el Partido Co­mu­nista. En ese mes comenzó a fabricar y distribuir propaganda a favor de Cuba, muchas de las cuales tenían como pie de imprenta la dirección de Camp Street 544, edificio donde radicaban las oficinas de Banister y del Consejo Revolucionario Cubano.

El 1ro. de agosto, Oswald escribe nuevamente al presidente nacional del Comité Pro Justo Trato a Cuba donde se quejaba de las autoridades de Nueva Orleans y le narraba un episodio que no ocurriría hasta ocho días después, cuando fue interceptado por dos cubanos exilados mientras distribuía propaganda, siendo detenido por la policía, hecho que apareció en la prensa local. El 21 de ese mes, comparece en una estación radial para enfrentar a Carlos Bringuier, uno de los exilados y allí se proclamaría marxista y “castrista”, algo que quedaría grabado para el futuro.

En septiembre obtiene pasaporte nuevo con el pretexto de un viaje de turismo a México y en esos días, según el periodista norteamericano Dan Rather visitó a Robert McKeown, un contrabandista de armas de la zona en unión de un cubano para la compra de dos fusiles de precisión armados con mira telescópica.

También en septiembre Oswald se reunió con el oficial CIA David Phillips en Dallas Texas, a quien lo acompañaba el conocido terrorista de origen cubano Antonio Veciana, para el planeamiento de un operativo. En esos días, según el Comité Selecto, visitó a la emigrada cubana Silvia Odio, residente en esa ciudad, acompañado por dos cubanos, quienes dejaron saber a esta que Oswald era un certero tirador, y afirmaba que el “asunto” cubano se concluía eliminando a Kennedy, comentarios que posteriormente contribuyen a su incriminación.

Entre los días 27 y 28 de septiembre, Oswald arribó a ciudad México y visitó los consulados cubanos y soviéticos con la pretensión de obtener visas de viaje, algo que le es negado. Las autoridades cubanas poseen la planilla por él rellenada con su foto, algo que excluye que haya sido un doble. También fracasó el intento de reclutamiento de un diplomático cubano, quien debía desertar para atestiguar las relaciones de Oswald con las autoridades cubanas.

Mientras tanto, se reunían en New York los embajadores cubano y norteamericano ante la ONU, para continuar analizando las perspectivas de una eventual normalización de las relaciones entre ambos países. Robert Kennedy fue informado de los resultados y orientó la continuación de tales conversaciones, pero muy discretamente.

En octubre la CIA, en París, Francia, concertó con el  excomandante Rolando Cubela (Am/Lash) el asesinato de Fidel Castro y la realización de un golpe de Estado en Cuba, para lo cual este solicitó el apoyo de la administración, que le fue concedido y los medios para el crimen, un bolígrafo con aguja portadora de veneno y fusil con mira telescópica. Se acordó también subordinar las operaciones Am/World, Am/Truck y otras dentro de Cuba a los fines de provocar, una vez asesinado Fidel, un levantamiento interno que facilitara el desembarco de los mercenarios dislocados en Nicaragua y Dominicana.

En noviembre, mientras Oswald regresaba a Dallas, fracasado su intento de viajar a la Isla, la CIA ejecutaba una variante operativa que le posibilitara documentar las relaciones de este con Cuba. Para tales efectos depositó tres cartas en buzones de la capital cubana en las que se mencionaba un inminente operativo contra Kennedy, las relaciones que sostenía con la inteligencia cubana y la alternativa de viajar a Cuba una vez realizado el operativo. Dos de las cartas fueron ocupadas por las autoridades norteamericanas posterior al magnicidio, y otra confiscada por las cubanas. Después de la muerte de Oswald se enviaron dos cartas más, una al New York Times y otra a Robert Kennedy donde se denunciaba a Cuba como autora del hecho y a la embajada cubana en México como el centro del complot.

A principios de noviembre el servicio secreto fue informado de dos señales de atentado contra Kennedy, una en Chicago y otra en Tampa, donde participarían exilados cubanos. Nada fue investigado.

El 20 de noviembre la ciudadana Rose Cheremie denunció a la policía de Dallas que había sido arrojada de un auto en marcha por el cubano Sergio Arcacha Smith, que se encontraba en preparativos para el asesinato de Kennedy. Nada se investigó.

Según el Comité Selecto de la Cámara, para esas mismas fechas, Antonio Veciana, Manuel Salvat, Carlos Bringuier, Ho­ward Hunt, Frank Sturgis y otros líderes del exilio cubano y agentes CIA se encontraban en Dallas. Ello coincide con la información brindada por Tony Cuesta años después, al confesar que Sandalio Herminio Díaz y Eladio del Valle, dos connotados terroristas cubanos, fueron parte del equipo que realizó el magnicidio aquel 22 de noviembre.

Ese día, al tiempo que Kennedy era asesinado en Dallas, Fidel Castro se encontraba reunido con el periodista francés Jean Daniel enviado por Kennedy para entrevistarse con el líder cubano, y el agente CIA, AM-Lash recibía en París, los instrumentos de muerte para asesinar a Fidel Castro.

Inmediatamente después del crimen, intensas campañas mediáticas fueron desatadas acusando a Cuba de ser la causante del mismo, y tres semanas más tarde cortadas repentinamente, algo que demuestra la manipulación de las mismas.

Finalmente develamos la política dual del gobierno de Kennedy en la que al tiempo que escalaba la guerra subversiva contra Cuba, daba cautelosos pasos para posibilitar una negociación entre ambos países desde posiciones de fuerza: la clásica estrategia del “garrote y la zanahoria”. Mientras el exilio recalcitrante y descontrolado, asumiendo una eventual traición de Kennedy como resultado de los compromisos adquiridos con la URSS, estimulado por la CIA y la mafia, continuaba su propia guerra y atacaba una y otra vez a nuestra patria.

Los elementos expuestos sucintamente, nos posibilitaron concluir, más allá de la duda razonable, la existencia de un complot a escala nacional responsable del magnicidio, donde sus principales ejecutores fueron la CIA, la mafia, el FBI y los grupos fundamentalistas del exilio cubano, que desde sus inicios pretendieron involucrar al Gobierno revolucionario, para luego del magnicidio asesinar a Fidel Castro, provocar un golpe militar dentro de Cuba y contar con un “pretexto plausible” para desencadenar una invasión militar a la Isla, en apoyo y auxilio de las acciones que para entonces suponían que el “frente” interno realizaría, para recuperar así sus “paraísos” perdidos.


* Fabián Escalante Font, general de división ® autor del libro El Complot: Objetivos JFK y Fidel.

** James Donovan, abogado, fue el negociador por la parte norteamericana para la liberación de los mercenarios capturados en Girón.




EL TERRORISMO Y LA RUTA DEL DINERO

Jorge Gómez Barata

Además de fenómenos políticos, éticos, y morales, las guerras son eventos  económicos y tecnológicos. Lo eran desde que se requería hierro y acero para fabricar puntas de lanzas, flechas, espadas y escudos, forraje para la caballería, alimentos y agua para los soldados, y dinero para financiarlo todo. Tales capacidades marcan la diferencia entre la victoria y la derrota. 

Esas realidades subrayan el significado de la logística, la intendencia, y los abastecimientos en las operaciones militares. Esa pudiera ser la punta de la madeja por donde comenzar la lucha contra el Estado Islámico, que es temible no solo por sus métodos extremos, sino porque posee armas, técnica, recursos financieros, acceso a tecnologías avanzadas de comunicación, y capacidades financieras para pagar operaciones y operar células en muchas partes del mundo.

En la más reciente reunión del G20 en Turquía, el presidente ruso Vladimir Putin fue categórico: al menos cuarenta países de alguna manera se relacionan y colaboran logística y financieramente con el Estado Islámico, algunos, según sus palabras, estaban presentes en el encuentro de los representantes de las veinte mayores economías del mundo. Recibió la callada por respuesta.

Los ingresos financieros del Estado Islámico proceden del robo de dinero, el saqueo de las propiedades en las localidades conquistadas, principalmente bancos, comercios, empresas, organizaciones de todo tipo, y particulares, obviamente personas acaudaladas. Se estima que sólo en el Banco Central de la ciudad de Mosul recaudaron alrededor de 350 millones de dólares.

Otra fuente de ingreso son las ventas clandestinas de petróleo y derivados obtenidos en los campos petroleros y las refinerías de Irak y Siria que han caído en su poder, y que suponen ingresos por más de dos millones de dólares diarios, a lo cual se suma la recaudación de impuestos a las entidades económicas, industriales, comerciantes, agricultores, y personas que operan o residen en los territorios ocupados, lo cual, según se afirma, representa más de un millón de dólares diarios.

Otro renglón es el contrabando y la venta a coleccionistas privados de obras de arte, antigüedades, y otros bienes culturales, así como el cobro de rescate por secuestros y la extorsión a personas.  

En total, según expertos consultados por el "Wall Street Journal", el Estado Islámico está ingresando alrededor de 100 millones de dólares al año.

Esa organización también nutre sus arsenales de las armas y equipos ocupados o arrebatados a los ejércitos de Irak y Siria, algunos de cuyos efectivos y mandos pueden cederlas a cambio de dinero. Se afirma que muchos de los equipos lanzados por aire o entregados por Estados Unidos y sus aliados a la “oposición moderada” van a parar a las manos equivocadas.

Según se conoció Estados Unidos pidió explicaciones a la firma Toyota acerca de cómo obtuvo el Estado Islámico el gran número de vehículos de esa marca. También podría preguntarse de dónde salieron los cientos de grandes camiones cisternas en los cuales se realiza el contrabando de petróleo, y cómo entran y salen de Siria.

 Por otra parte Anonymous, una organización de 'hackers' informáticos que persigue la piratería, reveló una lista de firmas que alojaban sitios web asociados con la organización terrorista.

La coalición internacional que se intenta formar entre Rusia, Estados Unidos, Francia, Australia, la OTAN y otros países, cuenta con sobradas posibilidades para cortar los flujos financieros hacia el Estado Islámico, reducir las ventas y el contrabando de petróleo, bloquear los alijos de armas, municiones, técnica militar y vehículos de todo tipo.

No hay manera de que algún banco, empresa exportadora, contrabandista, o comerciante de armas, pueda escapar al control concertado de todos estos países.

En la lucha antiterrorista, seguir la ruta del dinero, vigilar el contrabando de armas, y cortar los apoyos financieros y la logística aportará tantos dividendos como los bombardeos. Allá nos vemos.  

La Habana, 22 de noviembre de 2015