domingo, 8 de noviembre de 2015

Cubanos residentes en El Salvador exigirán cese del bloqueo de EE.UU.

Foto Odalys Troya

San Salvador, 7 nov (PL) La Asociación de Cubanos Residentes en El Salvador, Acres Caguairán, celebra hoy su cuarto encuentro, donde exigirán el cese del bloqueo impuesto por Estados Unidos a su país de origen.

En la cita, en la que participará el director para Asuntos Consulares y de cubanos residentes en el exterior, Rafael Dausá, también demandarán la devolución del territorio de la base naval de Guantánamo, en el oriente cubano, ilegalmente ocupado por el Pentágono.

De acuerdo con Elaine Almira, presidenta de la asociación, en la reunión desarrollarán una agenda relacionada con el trabajo de la colonia en esta nación vinculado a la embajada cubana, añadió.

Esos son los ejes fundamentales de la reunión consecuentes con el Segundo Encuentro de Cubanos Residentes en Latinoamérica y El Caribe, celebrado el pasado mes en la ciudad de Granada, Nicaragua, explicó.

Asimismo, harán un balance de lo acordado en el Tercer encuentro de la Acres al tiempo que establecerán las nuevas propuestas de trabajo para el 2016, detalló.

Añadió que abundarán en temas como el rescate de las tradiciones cubanas y para ello avanzan en la creación de un movimiento de jóvenes y niños hijos de cubanos nacidos acá o en la Isla para perpetuar las raíces, cultura e historia de la patria.

Consideró como un logro importante, y para el cual aportaron con su lucha, la liberación de los Cinco -cubanos antiterroristas que sufrieron largas condenas en Estados Unidos tras un juicio injusto.

Los participantes tocarán además temas de gran interés para la comunidad como aspectos migratorios y medidas que se implementan en Cuba de importancia para los residentes en el exterior, aseguró.

La colonia de cubanos en El Salvador cuenta con alrededor de 200 miembros, de ellos unos 150 son parte de la Acres Caguairán, una asociación joven que comenzó a conformarse tras el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre estos dos países en 2009.

lam/otf


Pentágono: EE.UU. planea contener las acciones de Rusia por la vía militar

RT  -   8 nov 2015 09:45 GMT

DARPA

Estados Unidos cree que Rusia desafía el orden internacional y tiene la intención de contener a Moscú con la ayuda de medios políticos, militares y económicos, según lo anunció este sábado el jefe del Pentágono, Ashton Carter, durante una conferencia en el estado de California.

Ante lo que Carter ha catalogado como "declaraciones amenazantes" de Rusia sobre el uso potencial de armas nucleares, EE.UU. está modernizando la totalidad de su arsenal nuclear, no sólo los submarinos, bombarderos y misiles en tierra que están armados con armas nucleares de largo alcance, sino también las propias ojivas.

"Estamos invirtiendo en las tecnologías que son más relevantes ante las provocaciones de Rusia, como los nuevos sistemas no tripulados, un nuevo bombardero de largo alcance, y la innovación en tecnologías como el cañón de riel electromagnético, láseres y nuevos sistemas de guerra electrónica, espacio y ciberespacio, incluyendo unas sorprendentes que realmente no puedo describir aquí", dijo Carter, citado por AP.

"No buscamos una guerra fría, y mucho menos una caliente con Rusia", dijo el secretario de defensa. "No buscamos hacer de Rusia un enemigo. Pero no tengan duda de que Estados Unidos va a defender nuestros intereses, nuestros aliados, el orden internacional basado en principios, y el futuro positivo que esto nos ofrece".

Las declaraciones de Carter surgen en momentos en los que Rusia se ha reafirmado como una potencia, después de más de dos décadas en las que EE.UU. se presentaba como la parte dominante en las relaciones internacionales. Por su parte China expande su influencia militar más allá de sus propias costas. 

"En conjunto, estas tendencias están poniendo a prueba la preeminencia estadounidense y su mayordomía del orden mundial", resalta AP.


CORRUPCION: ¿HASTA CUANDO?

ESTEBAN MORALES

UNEAC

Cuando entre  abril  y  junio del 2010, escribí mis dos primeros  artículos sobre la corrupción, “Corrupción: la verdadera contrarrevolución” y  “El misterio de la santísima Trinidad: corrupción, burocratismo contrarrevolución”, no faltaron quienes me dijeran  que por qué  me metía  en ese tema, que Le  daba armas al enemigo y que el partido quería mantener  bajo la más completa discreción .Me resultaba ciertamente imposible  imaginar  que alguien pudiera pensar de esa manera, ante un fenómeno  tan  peligroso  para el país.

Para entonces, nuestra prensa, llamémosla  oficial, no reflejaba  el tema. Ahora, casi tres años después, tampoco lo hace. Apenas salen algunas pequeñas referencias de cosas que no les queda más remedio que publicar. De todas maneras, la gente está enterada, porque como decían siempre mis abuelas,  “Entre cielo y tierra no hay nada oculto”. Mucho menos en el mundo de la fibra óptica y  de los satélites de la  información. Una prensa alternativa, que se apoya en los blogs, los correos electrónicos  e internet e  informa sistemáticamente sobre todo lo que la prensa cubana no pública.

Pero porque nuestra prensa, a pesar de lo avanzada  que esta la atención que presta el gobierno  al tema de la corrupción,   no refleja apenas nada sobre la misma? Solo en una ocasión, hace ya algún tiempo, se dieron a conocer causas  seguidas, condenas y nombres de los juzgados.

Ahora se conoce que hay cientos de procesados,  por múltiples causas de corrupción, qué han llegado incluso a cambiar la composición racial y social  de los implicados,  pero no existen detalles  que nos permitan conocer cómo van los procesos  y mucho menos,  los nombres de los que se encuentran  bajo esa condición.

¿Por qué se insiste en mantener bajo un “manto de discreción informativa” los procesos que tienen lugar? ¿Quiénes se benefician con eso?

No olvidemos además,  que esta la corrupción, pero también  acompañada por  los privilegios  de que gozan algunos, que se han acostumbrado a vivir de los recursos del estado, como si les perteneciesen. A  esos  hay que llegar también,   porque se crean  hábitos  de usufructo, que pasar de ellos  a la corrupción no  es  difícil.

Creo que lejos de  estar  frente a   una cuestión de discreción, o de secretismo,  que ya no tiene razón de ser, pues se trata de “un secreto  a voces”, me parece que la actitud de nuestra prensa  ya da lugar a ciertas   sospechas.

¿Acaso  es,  de que a pesar de las constantes  críticas de Raúl Castro, existe alguien, en algún nivel de la estructura de dirección,  con poder,  interesado en que el tema no se divulgue? ¿Tendremos algún topo infiltrado? Vivimos un momento muy complicado, una verdadera encrucijada, como para tener al enemigo dentro de nuestras propias  filas.

 Muy interesante además  resulta,  que  desde Barcelona han aparecido voces, de un Sr. llamado André Mari Domingo, criticando  que se esté  atacando tanto a la corrupción. Sería bueno saber cuáles son sus amigos  en Cuba.

No  creo que se  esté  cometiendo ningún error con librar una guerra contra la corrupción y contra los corruptos. Porque estos últimos ya hace mucho que decidieron de qué lado están. Se trata de enemigos de la Revolución y con ellos no se puede tener la más mínima  condescendencia.

Recientemente, el País ha   recibido un reconocimiento internacional   por el trabajo que se viene realizando contra la corrupción. Pero no debemos dejarnos impresionar  demasiado.  Aun nos resta mucho camino por recorrer para decir que tenemos a la corrupción bajo control. Creo que tanto en los métodos que utilizamos como en la participación debemos avanzar mucho aun.

La impunidad y la  facilidad con que declaran,  los propios corruptos, en los videos,  haber logrado apropiarse  de los recursos del estado, infunde  temor, ante el grado de descontrol que  se ve ello lleva implícito. Así como el nivel de comprometimiento que tales hechos han implicado. Observándose claramente, la existencia de una burocracia administrativa, que  se deja sobornar con  extraordinaria facilidad. Viéndose  también, que se trata de mecanismos  que funcionan durante largo tiempo y con muchas personas implicadas, lo que conforma   verdaderas   redes,  que no pueden ser  desarticuladas,  hasta que elementos ajenos al círculo de relaciones creadas   no penetran, rompiendo algún eslabón de la cadena.

  Ello  se debe, sin dudas, a que el más desmedido  soborno desempeña un papel  fundamental,  para  que estos mecanismos de corrupción operen durante tanto tiempo. Por lo que cuando son descubiertos, ya las pérdidas son cuantiosas y  prácticamente irrecuperables, dejando un lastre  moral  y político,   que  ha corrompido y  contaminado  hasta sus cimientos la estructura de la entidad en cuestión. De modo que por lo general,  poco  es salvable,  porque aun aquellos que no se  hayan beneficiado de manera directa;   o esperaban su oportunidad para beneficiarse,   o convivían con la situación sin tener capacidad   física y  moral para detener el proceso.

Por eso,  en uno de mis artículos, al referirme a este  proceso, apuntaba, como ya  ahora se muestra,  el mercado que está funcionando, fuera de los márgenes físicos del supermercado estatal,  donde  a la entrada del mismo, varios individuos, proponen las más disimiles mercancías, desde aires acondicionados, hasta  muebles,  pintura, piezas de repuesto, y otros, que a veces no están en venta oficial.

Este mercado de afuera, no es  más que una extensión privada,  del propio mercado estatal  que funciona dentro. Los que controlan este mercado, diríamos marginal, son simples empleados, de los que desde adentro le suministran las mercancías, que no salen sino de los propios almacenes estatales. Porque como también decía, ni esas mercancías que se proponen a las puertas del supermercado pueden salir e los paquetes que vienen de Miami, ni los que las venden fuera cuentan con los mecanismos para importarlas.

Luego no se trata de una simple venta ilegal, ni de algo robado, sino más que eso. Se trata de que los propios funcionarios estatales, encargados de vender las mercancías, que  las  trasladan al  otro mercado, donde ellos son los dueños. Pudiendo incluso operar con precios preferenciales a su favor, sobre todo  con   aquellas mercancía  escasas, que en cuanto llegan, desaparecen rápidamente, para poder ser vendidas en bolsa negra.

Tal mecanismo corrupto, no pueden dirigirlo sino aquellos funcionarios estatales, que son los que reciben las mercancías, controlan sus existencias en los almacenes y cuentan con los dispositivos  administrativos, que les permiten  mantener dos mercados, el del estado y el propio. Pudiendo además, dentro de la misma tienda  estatal, alterar los precios, lo cual solo puede hacerse en coordinación con  empleados internos.

Salvo el llamado fraude por  las mermas, que no son tales a veces, tal mecanismo es indetectable financieramente. Porque  en los controles oficiales  nunca aparecerían los precios a los que las mercancías han sido realmente vendidas;  eso solo lo sabe el que compra, que será “multado”, respecto   los precios a que las mercancías debieron ser  oficialmente vendidas.

Sin embargo, el ciudadano nunca podrá estar seguro  si el precio a que está comprando, dentro  o fuera, es el verdadero precio que tiene la mercancía, porque ese nunca aparecerá, ese lo guarda el funcionario, para saber cuánto puede ganar,  que es lo que debe repartir a sus socios  de fechorías y cuánto debe   entregar al estado, para que el fraude no pueda ser detectado.

Por tanto,  la corrupción  contamina toda  la estructura  estatal de gobierno y la política, deviniendo en un problema de seguridad nacional. Por lo que como tal debe ser atacada, atendida por la estructura gubernamental y política y penada,  con todo rigor, por la estructura legal.

Se trata de un fenómeno, que requiere un tipo de penalización,  que impida a toda costa la reincidencia, la reanimación de las  relaciones que lo  engendran,  así como  la imposibilidad de que entre  en los marcos  de una conexión con la delincuencia internacional. De no lograrse mantenerla bajo control en el ámbito nacional, este mecanismo corrupto,  hace causa común con el narcotráfico, el comercio  ilegal de armas, las mafias, el contrabando de personas  y hasta con  el terrorismo de estado.

Quienes se habitúan a vivir a costa de los bienes del estado, acumulando con impunidad e indetenidamente dinero,  riquezas y poder, de manera ilegal, no se detienen ante ninguna frontera que le  limite la posibilidad de la vida fácil, colmada de riquezas y poder. Por lo que la corrupción, de no poder ser detenida, puede llegar al crimen y hasta el magnicidio.

Por tanto, la posibilidad de detener la corrupción debe basarse en un sistema de participación colectiva. Pues no es suficiente  ningún aparato  burocrático para combatirla.  Dado que  la tendencia de la burocracia es a hacer causa común con la corrupción. Autoimponiéndose límites y estableciendo compromisos,   mientras a más alto nivel se tropieza  con la corrupción. Por lo que  junto a los dispositivos estatales y de gobierno que combaten  la corrupción,  deben estar los trabajadores organizados,  defendiendo los rigores del tratamiento a la corrupción, fiscalizando  los procedimientos, sirviendo de contrapartes a los funcionarios estatales y de gobierno, evitando la penetración de los mecanismos de control y  exigiendo la transparencia  en los procedimientos.

No es ningún secreto,  que la burocracia  resulta ser  corrupta por su propia naturaleza;  tiende a usufructuar los bienes estatales como si les pertenecieran  y en medio de esa confusión, de la que no nos hemos librado aun,  entre propiedad estatal y propiedad social, la burocracia inclina más las cosas hacia el ordeno y mando,  disponiendo  de los bienes estatales,  administrándolos,  e incluso,   disfrutando  de ellos, olvidando, no pocas veces, que los bienes son del pueblo,  son propiedad social  y no de ningún estado  o gobierno en particular.

Por lo que los trabajadores no deben permitir, que ningún organismo burocrático luche solo contra la corrupción, sin la  explicita participación y fiscalización de sus organizaciones.

La Habana, Noviembre 8 del 2015


Balaguer resalta en El Salvador valor humano de la Operación Milagro

San Salvador, 7 nov (PL) José Ramón Balaguer, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, recorrió el Centro Oftalmológico Nacional de El Salvador, que calificó de proyecto hermoso y de una gran carga de solidaridad. 

La instalación ubicada en el Hospital Santa Gertrudis en el departamento de San Vicente, está concebida en la llamada Operación Milagro, una idea del líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, y apoyada por el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez para atender a personas de escasos recursos con afecciones oculares.

En declaraciones a Prensa Latina, aseguró que la Operación Milagro fue un sueño que se ha convertido en una realidad y nació del sentimiento de solidaridad por los seres humanos.

Balaguer, quien se encuentra en El Salvador invitado por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional que celebra su Primer Congreso, enfatizó que esa iniciativa del área de la Salud encarna lo que debe ser el mundo.

"Cuando en el mundo impere ese sentimiento de trabajar, no egoístamente para beneficio personal, el mundo será de verdad un paraíso", subrayó.

Durante su recorrido por el Centro, junto a su director, Gustavo Rodríguez, y la embajadora cubana en El Salvador, Iliana Fonseca, constató la afluencia de pacientes que asisten a la instalación para tratar de resolver problemas como cataras y pterigium.

Conversó con el personal cubano que labora en la instalación sobre las condiciones de trabajo, la atención a los pacientes, el valor de estos proyectos que hermanan a los pueblos y hasta del contacto con su familia en la Isla.

Por su parte, el especialista Gustavo Rodríguez explicó que el próximo lunes llegarán a las dos mil cirugías practicadas con las técnicas más modernas, en solo cuatro meses de labores del centro.

Acotó que esta ha sido una experiencia muy hermosa, no solo por devolver la vista a cientos de pacientes de forma gratuita, sino por la manera de trabajar con el personal salvadoreño en un ambiente de hermandad.

El 29 de mayo último, el presidente Salvador Sánchez Cerén inauguró el Centro Oftalmológico Nacional, el cual brinda a la población evaluación diagnóstica, atención quirúrgica y seguimiento postoperatorio, de forma gratuita.

Cuenta con 12 colaboradores cubanos que, como parte del programa de Operación Milagro, llegaron al país al servicio del pueblo, acompañados y representados por el Ministerio de Salud de El Salvador. Las primeras cirugías se realizaron el 29 de junio.

lam/otf


¿EL ESTADO ISLÁMICO CONTRAATACA?

Jorge Gómez Barata

En los últimos dos años las noticias sobre el Oriente Medio se han referido casi exclusivamente a los avances militares y las atrocidades del llamado Estado Islámico, cuyas huestes progresaban en Siria e Irak ocupando ciudades, campos petroleros, refinerías, y bases militares, mientras sus células terroristas se esparcían más allá de la región. Las degollinas de rehenes y pobladores aterrorizaban al planeta.

El indetenible avance del engendro terrorista movilizó a Estados Unidos, que consideró al Estado Islámico como una amenaza global, llamando a combatirlo mediante una coalición internacional, a la que además de sus aliados occidentales, se sumaron varios países árabes. Durante más de un año y 2 500 incursiones aéreas en Siria, el esfuerzo tuvo escasos resultados.

Todo cambió cuando el 30 de septiembre pasado, como parte de un plan concertado con Damasco, Rusia intervino con su aviación, lo cual fue respaldado por una exitosa operación mediática.

Con desacostumbrada transparencia, los voceros militares rusos informan de cada misión, con imágenes y detalles del número de aviones, las localidades atacadas, y los blancos batidos. Parece que la inteligencia rusa conoce exactamente la ubicación de cada posición, campamento, campo de entrenamiento e instalación del Estado Islámico, que son impunemente aniquilados desde el aire. El temible Estado Islámico parecía desinflarse.

Nunca antes las fuerzas armadas rusas habían realizado una operación tan rentable. Tan rotundo fue el éxito, que el presidente Bachar al-Assad viajó a Moscú para expresar su agradecimiento a Vladimir Putin. Seguidamente se reunieron los ministros de relaciones exteriores Rusia, Estados Unidos, Arabia Saudita, y Qatar, y acto seguido fue convocada una conferencia en Ginebra en la cual participaron 20 países. La solución del problema sirio parecía inminente.

Nadie reparaba en que todo parecía demasiado fácil, ni recordó una conocida regla táctica según la cual ante un ataque abrumador con aviones o artillería, la opción es enterrarse lo más profundamente posible, proteger las fuerzas vivas y la técnica militar, esperar a que pase el vendaval, y se creen condiciones para reiniciar las operaciones. ¿Por qué suponer que los comandantes del Estado Islámico desconocían la formula?      

La respuesta parece haber llegado de dónde no se esperaba. Un avión Airbus A321, operado por una línea rusa que despegó de la localidad egipcia de Sharm el Sheij rumbo a San Petersburgo, con 224 pasajeros, todos rusos, parece haber sido dinamitado en vuelo.

De confirmarse la sospecha, el Estado Islámico habrá mostrado una capacidad de respuesta que no parece haber sido calculada. Si bien sus huestes no llegan a Rusia, Londres, o los Estados Unidos, los efectos letales de sus acciones pueden golpear puntos sensibles, y causar daños letales a sus adversarios.

Seguramente las operaciones rusas no cesarán, sino que se incrementarán. Según ha declarado el presidente Putin: “Nadie podrá atemorizar a Rusia”, pero será necesario prever contramedidas, y combatir el terrorismo en un campo más amplio. 

Es preciso continuar las acciones militares y políticas para, a la mayor brevedad posible, con Bachar al-Assad o sin él, estabilizar la situación en Siria, restablecer la autoridad del gobierno local, y ofrecerle ayuda masiva y eficaz, y mediante operaciones múltiples, derrotar y liquidar definitivamente al Estado Islámico. De cualquier otro modo es imposible conseguir resultados definitivos.

La información contenida en las “cajas negras” del AIRBUS parece confirmar las peores sospechas, y otra vez, como ocurrió después del 11/S, no existen cielos apacibles, especialmente en la región, y respecto a los países involucrados.

Definitivamente más aviones, bombas, y guerras no hacen del mundo un lugar más seguro. Allá nos vemos.

La Habana, 08 de noviembre de 2015