martes, 27 de octubre de 2015

Rusia exige explicaciones a quienes la acusan de realizar ataques aéreos contra objetivos civiles

RT  -   27 oct 2015 16:13 GMT

El viceministro de Defensa ruso Anatoli Antónov / RIA Novosti / Vitali Beloúsov / RIA NOVOSTI

El Ministerio de Defensa ruso ha convocado a los agregados militares de las Embajadas de EE.UU., Arabia Saudita y la OTAN y les pide explicaciones respecto a sus acusaciones de haber bombardeado hospitales y otros objetivos civiles en Siria.

"Hemos invitado a los agregados militares de EE.UU., el Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Arabia Saudita, Turquía y la OTAN y les hemos pedido que fundamenten oficialmente el contenido de las declaraciones realizadas o desmentir lo dicho", ha anunciado el viceministro de Defensa ruso, Anatoli Antónov. "En concreto, nos referimos a las acusaciones de algunos medios de habla inglesa sobre los supuestos golpes recibidos por hospitales".

Según el general, últimamente se han intensificado los ataques informativos de los medios occidentales a las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia por su modo de actuar en Siria. "No solo nos acusan de asestar golpes a la oposición moderada, sino [de hacerlo] contra elementos civiles, como hospitales, mezquitas y escuelas", ha recordado. Los medios insisten en que como consecuencia de los supuestos ataques mueren civiles, ha insistido.

Algunos líderes políticos y funcionarios internacionales han realizado declaraciones similares, ha lamentado Antónov. Entre los responsables el viceministro ha citado a los secretarios de Estado y de Defensa de EE.UU., John Kerry y Ashton Carter; el secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg; el ministro de Defensa del Reino Unido, Michael Fallon, y su homólogo de Francia, Jean-Yves Le Drian.

Si no recibe las pruebas dentro de varios días, el Ministerio de Defensa ruso considerará dichas acusaciones como desinformaciones que forman "parte de una guerra informativa contra Rusia", ha advertido el general citado por la agencia TASS.


CATALUNYA: Un Parlament dividido

LA PRIMERA SESIÓN DE LA NUEVA CÁMARA

La designación de Forcadell evidencia la fractura entre independentistas y no independentistas. Sí que es Pot se sitúa en la ambigüedad al ceder cinco de sus 11 votos a la flamante presidenta

EL PERIÓDICO  -  RAFA JULVE / BARCELONA
MARTES, 27 DE OCTUBRE DEL 2015

Los diputados independentistas aplauden el primer discurso de Carme Forcadell como presidenta del Parlament mientras los no soberanistas permanecen sentados. FERRAN SENDRA

El ala izquierda del hemiciclo, en pie, aplaudiendo con fuerza. El ala derecha, sentada, con gesto serio y solo algún diputado de Catalunya Sí que es Pot haciendo palmas con timidez. Es la imagen de la división; la demostración de los dos bloques que conforman el nuevo Parlament que desde este lunes presideCarme Forcadell: independentistas y no independentistas, con el matiz de la fuerza que lidera Lluís Rabell, que se sitúa en la ambigüedad. Cinco diputados de este grupo -incluido Rabell- se sumaron a los 62 de Junts pel Sí y a los 10 de la CUP para otorgarle el segundo cargo de mayor relevancia en la Generalitat a la que fuera presidenta de la Assemblea Nacional de Catalunya (ANC). En sus primeras palabras, la propia Forcadell llamó al «diálogo» con todos, pero finalizó su discurso con un alegato a favor de la independencia: "Viva la democracia, viva el pueblo soberano, viva la república catalana". El choque está servido.

La constitución de la Mesa de mayoría soberanista no deparó sorpresas pero sí alguna curiosidad. Además del respaldo a Forcadell por parte de cinco diputados de Sí que es Pot, la votación permitió que se hiciera visible una primera alianza entre Junts pel Sí y la CUP. Hubo un saludo cordial a la entrada entre el 'president' en funciones, Artur Mas, y el primer espada de los anticapitalistas, Antonio Baños, que también bromeó con el convergente Jordi Turull sobre las corbatas que vestían cada uno. A partir de ahí, y aunque sus negociaciones siguen avanzando, los cuperos mantuvieron las distancias con CDC. Evitaron votar a Lluís Corominas (y menos aún a José María Espejo, de Ciutadans) para la vicepresidencia y optaron por la papeleta nula con ocho nombres reivindicativos como los de Montserrat Roig, Margarita Xirgu o Emília Llorca. Es más, hubo quienes malpensaron que en la tercera tanda, la que servía para elegir a los cuatro secretarios, fue algún diputado de la CUP quien dio el nombre de Mas como deseándole un puesto de menor calado. Misterio sin resolver: en Catalunya Sí que es Pot también había alguna sonrisa cómplice.

UN DISCURSO CON DOS CARAS

Superado el trámite de la urna -el presidente de la Mesa de Edad,Julià de Jòdar, tuvo que pedir azúcar para sobreponerse al mareo de las cuentas-, Forcadell subió al sillón presidencial tras besar a los pesos pesados de Junts pel Sí. Inició entonces un discurso diferenciado en dos partes.

En la fase inicial, la flamante presidenta de la Cámara habló de la pluralidad de Catalunya, de la necesidad de trabajar con más ahínco por la igualdad entre hombres y mujeres, de la obligación de velar por los más necesitados, e incluso hizo un gesto en pos del diálogo afirmando que intentará que las fuerzas que no tienen representación en la Mesa (el PPC y la CUP) puedan asistir a las reuniones de este órgano y tener voz aunque el reglamento impida que tengan voto. De los grandes temas de actualidad, solo hubo uno que no mencionó Forcadell pese a que sí fue la comidilla fuera del salón de plenos: la corrupción y el 'caso 3%'.

UNA CÁMARA "FUNDACIONAL"

En el bloque final de su intervención, la presidenta entró de lleno en la cuestión soberanista. Reclamó a los diputados que den por finiquitado el Parlament autonómico y piensen ya en una Cámara «fundacional», la de «un país libre con ciudadanos libres» cuyos representantes políticos trabajen para hacer realidad «los sueños de la calle». Y así, entrelazando una frase tras otra con el horizonte fijado en la independencia, consiguió despertar sonrisas de satisfacción en sus compañeros de grupo pero también desató el enfado al otro lado del pasillo.

Finalizada la sesión, los líderes de Ciutadans, el PSC y el PPC salieron en tromba ante los micros de la prensa contra el mensaje de la presidenta. Inés Arrimadas calificó de «excluyente» a Forcadell y recordó que la expresidenta de la ANC dijo en un mitin que ni su partido ni los populares son catalanes. Miquel Iceta criticó que se hiciera «un discurso de independentistas para independentistas» y Xavier García Albiol denunció «la manipulación de las instituciones» a favor del soberanismo. Unos marcan perfil desde el primer día. Los otros responden sin ambages... Y Catalunya Sí que es Pot juega a la puta y la Ramoneta.


Según documentos desclasificados, la CIA financiaba el narcotráfico mundial

RT 29 mar 2011 16:00 GMT

Según documentos desclasificados, la CIA financiaba el narcotráfico mundial / Corbis

La agencia norteamericana de inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) acudía al narcotráfico para llenar sus arcas y realizar sus operaciones clandestinas, según apuntan unos documentos con sello federal estadounidense que fueron desclasificados. La historia de las relaciones entre la Ag

La agencia norteamericana de inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) acudía al narcotráfico para llenar sus arcas y realizar sus operaciones clandestinas, según apuntan unos documentos con sello federal estadounidense que fueron desclasificados.

La historia de las relaciones entre la Agencia Central de Inteligencia estadounidense y el narcotráfico comenzó en los años 70 y tuvo su punto culminante en los 90. Más de 8.000 documentos del Gobierno federal desclasificados por el Acta de Información Pública revelan los detalles de estos controvertidos vínculos. Informes de la década de los 80 muestran que para contrarrestar la presencia militar soviética en Afganistán, EE. UU. gastó más de 2.000 millones de dólares en el financiamiento de la resistencia afgana a través de los cárteles de drogas. Los mismos documentos indican que la CIA también estuvo involucrada con narcotraficantes latinoamericanos.

"En el escenario estadounidense, el dinero de la droga provenía desde el Cono Sur y se convertía en dinero legítimo en Wall Street. En el escenario latinoamericano, este mismo dinero, una vez blanqueado, volvía a la región en forma de fondos para el paramilitarismo", explica el exagente federal Michael Ruppert.

Adicionalmente, la desestabilización de los gobiernos y revoluciones en América Latina no eran los únicos objetivos de la inteligencia estadounidense: también eran víctimas de la CIA los movimientos sociales dentro de EE. UU. La agencia buscaba desacreditar a los líderes que luchaban por los derechos civiles con el fin de prevenir transformaciones en el contexto ideológico, la integración racial, la justicia y otros ámbitos.

"El Gobierno quería que nosotros actuáramos como mercenarios en contra de nuestras comunidades. Nos utilizaron como matones para intimidar a los radicales o a todos los que se oponían al Gobierno federal", recuerda el imán Abdul Alim Musa.

En su momento, los presidentes Ronald Reagan y George Bush padre promovieron la doctrina de la 'Lucha contra las Drogas', pero según los expertos este criterio ha causado más problemas que soluciones.

Según opina Bruce Bagley, experto en asuntos latinoamericanos de la Universidad de Miami, la mayor parte de la lucha contra las drogas es parte de una estrategia fallida; en lugar de disminuir el narcotráfico, este aumentó. En países como Colombia y México la violencia entre los cárteles causa miles de muertes cada año; y en EE. UU. el número de adictos a las drogas aumentó. Además, el lavado de dinero ha dejado una huella de corrupción y fondos de dudosa procedencia por todas partes.

Por otra parte, los investigadores del tema señalan que hoy en día las sofisticadas operaciones financieras para ocultar las divisas fruto del lavado de dinero son un fenómeno constante. Estos procedimientos se valen de herramientas tecnológicas como internet para enviar fondos de una cuenta a otra sin controles estrictos, asegurando de esta forma la impunidad.

La Comisión de Juristas para la publicación de informes sobre el narcotráfico estima que anualmente en EE. UU. se lavan más de 100.000 millones de dólares procedentes de las drogas. La documentación también sugiere que una buena parte de la élite económica, tanto en Latinoamérica como en Estados Unidos, continúa beneficiándose del negocio de las drogas.


Discurso de Bruno Rodríguez en la ONU

PERMANENT MISSION OF CUBA TO THE UNITED NATIONS
315 Lexington Avenue, New York, N.Y. 10016 (212) 689-7215, FAX (212) 689-9073


DISCURSO DEL MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES DE CUBA, BRUNO RODRIGUEZ PARRILLA BAJO EL TEMA 42 “NECESIDAD DE PONER FIN AL BLOQUEO ECONÓMICO, COMERCIAL Y FINANCIERO IMPUESTO POR LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA CONTRA CUBA” DURANTE EL SEPTUAGÉSIMO PERÍODO DE SESIONES  DE LA ASAMBLEA GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS. NUEVA YORK, 27 DE OCTUBRE DE 2015.


Señor Presidente:

Distinguidos Representantes Permanentes:

Estimados Delegados:

El 17 de diciembre pasado, el Presidente de los Estados Unidos Barack Obama reconoció que el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba ha fracasado, es obsoleto, no ha cumplido los objetivos que se previeron, y provoca daños al pueblo cubano y aislamiento al gobierno norteamericano.

Desde entonces, el Presidente ha reiterado que el bloqueo debe ser levantado. Ha pedido al Congreso de su país proceder así en vez de actuar contra la voluntad de los ciudadanos estadounidenses que apoyan claramente su terminación. Se ha comprometido a involucrarse en el debate con ese fin y a utilizar sus prerrogativas ejecutivas para modificar su aplicación.

Durante la Cumbre sobre la Agenda de Desarrollo 2030 y en el Debate General recientes, más de 60 Jefes de Estado, de Gobierno y de Delegaciones expresaron beneplácito y congratulación ante el anuncio del nuevo curso en las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba, incluido el restablecimiento de relaciones diplomáticas y embajadas, y muchos de ellos reclamaron que el bloqueo sea finalmente abolido.

Es comprensible entonces el interés y expectativas que concitan estas deliberaciones y la subsiguiente votación que transcurren en circunstancias nuevas.

Ante el reclamo casi unánime de la comunidad internacional, simbolizado en el voto de 188 Estados miembros y en la participación de Cuba en la Cumbre de las Américas de Panamá; y de la clara mayoría de la sociedad estadounidense y la emigración cubana aquí asentada, el gobierno de los Estados Unidos ha anunciado una nueva política hacia nuestro país.

Pero, las medidas adoptadas por el ejecutivo norteamericano que entraron en vigor el pasado 16 de enero y luego fueron ampliadas el 18 de septiembre, aunque positivas, solo modifican de forma muy limitada algunos elementos de la aplicación del bloqueo.

Muchas de ellas no podrán implementarse a menos que se adopten otras que finalmente permitan a Cuba exportar e importar libremente productos y servicios hacia o desde Estados Unidos; utilizar el dólar estadounidense en sus transacciones financieras internacionales y operar cuentas en esa moneda en bancos de terceros países; así como tener acceso a créditos y financiamientos de entidades privadas y de las instituciones financieras internacionales.

El problema no es que el ordenamiento cubano dificulte la aplicación de estas medidas y tenga que ser modificado para facilitarlo, como algunos funcionarios estadounidenses han declarado. El problema es la existencia implacable y sistémica del bloqueo.

No debemos confundir la realidad con los deseos ni las expresiones de buena voluntad. En asuntos como estos, solo puede juzgarse a partir de los hechos.

Y los hechos demuestran, con toda claridad, que el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto contra Cuba está en plena y completa aplicación.

Diez meses después de los anuncios del 17 de diciembre, no se ha producido ninguna modificación tangible, sustancial, en la práctica del bloqueo.

La eliminación de Cuba de la espuria lista de Estados patrocinadores del terrorismo internacional fue la inevitable rectificación de un absurdo, pero apenas ha tenido consecuencias en la implementación del bloqueo, sustentado en sanciones y leyes previas mucho más abarcadoras.

Hace apenas una semana, se aplicó una multa de 1 116 millones de dólares al banco francés Credit Agricole que se suma a la de $1 710 millones al alemán Commerzbank el pasado mes de marzo, por realizar transacciones con Cuba y otros Estados.

Solo en las últimas semanas, el sistema de mensajería segura SWIFT canceló un contrato de servicios, fue retenido el primer pago de la compañía Sprint para iniciar las llamadas telefónicas directas, y se retuvieron varias transferencias bancarias a Cuba por la operación de vuelos chárter.

Las exiguas compras cubanas de alimentos en los Estados Unidos, que es una de las pocas excepciones al bloqueo, aprobadas en el año 2000 por el Congreso, han disminuido significativamente en el último año, debido a que están sujetas a condiciones discriminatorias y onerosas: cada compra tiene que ser autorizada por una licencia, se prohíben los créditos, Cuba está obligada a pagar en efectivo y por adelantado, a través de entidades bancarias de terceros países, y no puede utilizar barcos propios para transportar estos productos.

Algo similar ocurre con las importaciones de medicamentos necesarios para el país, también condicionadas desde 1992 por la ley de los Estados Unidos. Cuba debe dar cuenta sobre el destinatario final de las medicinas adquiridas y no puede hacer los pagos directamente, sino a través de terceros y en una moneda distinta al dólar, lo cual implica dificultades, demoras y costos adicionales.

Podrían mencionarse numerosos ejemplos, como el de la compañía Elekta que confirmó el pasado 2 de septiembre que no podrá suministrar al Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología ni a otros hospitales el isótopo radioactivo Iridio-192 que garantiza el normal funcionamiento de los equipos de braquiterapia, imprescindibles para impartir tratamientos de mayor calidad y precisión contra el cáncer, dado que su suministrador, la compañía estadounidense Mallinckrodt Pharmaceuticals, se negó a venderlo con destino a Cuba.

La compañía norteamericana Small Bone Innovation, Inc. ha rehusado suministrar al Complejo Ortopédico “Frank País” prótesis para las articulaciones de la muñeca y mano para pacientes con artritis reumatoide.

En junio pasado, la compañía estadounidense SIGMA Aldrich se negó a proporcionar a la compañía Quimimpex productos, servicios e información técnica indispensables para la industria química; y la empresa norteamericana Columbiana Boiler Company dijo a la citada empresa estar impedida de exportar los cilindros necesarios para envasar el cloro destinado a la potabilización del agua.

El bloqueo constituye una violación flagrante, masiva y sistemática de los derechos humanos de todos los cubanos, es contrario al Derecho Internacional, califica como acto de genocidio a tenor de la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio de 1948 y es el principal obstáculo para el desarrollo económico y social de nuestro pueblo.

Los daños humanos que ha producido son incalculables. El 77% de los cubanos lo han sufrido desde su nacimiento. Las carencias y privaciones que provoca a todas las familias cubanas no pueden contabilizarse.

Calculados conservadora y rigurosamente, los daños económicos que ha ocasionado, en más de medio siglo, ascienden a 833 755 millones de dólares, según el valor del oro. A precios corrientes, suman 121 192 millones de dólares, cifra de enorme magnitud para una economía pequeña como la nuestra.

Espero que el Representante de los Estados Unidos  no venga ahora a decirnos que el proyecto de resolución no refleja completamente el espíritu de diálogo ni la actitud bondadosa de su gobierno; ni asuma la manida pose de que Estados Unidos es el socio benefactor del pueblo cubano que únicamente pretende su empoderamiento; ni infle la cifra de 900 mil dólares de donaciones de la sociedad civil recibidas en 2015 que el bloqueo dificulta y nuestro pueblo aprecia; ni mencione como si fueran fondos gubernamentales, las remesas familiares que los cubanos aquí asentados ahorran con esfuerzo; ni cuente como intercambio comercial, las licencias otorgadas pero que no se materializan en exportaciones.

Si bien corresponde al Congreso de los Estados Unidos la decisión de ponerle fin al bloqueo, el Presidente tiene amplias prerrogativas ejecutivas para modificar sustancialmente su aplicación práctica y su impacto humanitario y económico.

Compartimos la esperanza de que el Congreso de los Estados Unidos avance hacia el cambio de una política ineficaz, anclada en el pasado, cruel e injusta, y adopte decisiones basadas en los valores y sentimientos de sus ciudadanas y ciudadanos.   

Señor Presidente:

Históricamente, Estados Unidos ha pretendido establecer dominación y hegemonía sobre nuestra Patria y, desde 1959, cambiar el sistema político, económico y social que, en ejercicio de plena autodeterminación, nuestro pueblo libremente ha decidido.

Algunos voceros del gobierno de los Estados Unidos han declarado que la anunciada política hacia Cuba significa un cambio en los métodos, pero no en los objetivos.

De ser así, el proceso hacia la normalización de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba enfrentará muy serios obstáculos.

El levantamiento del bloqueo será el elemento esencial que dará sentido a lo avanzado en estos meses en las relaciones entre ambos países y determinará el ritmo hacia la normalización.

Como ha reconocido el Presidente Barack Obama, la eliminación del bloqueo conviene al interés nacional de los Estados Unidos y es la voluntad de sus ciudadanas y ciudadanos.

No podría aceptarse de ninguna manera, ni sería productivo, pretender condicionar las medidas de levantamiento o modificación del bloqueo a que nuestro país realice cambios internos.

Cuba está dispuesta a aceptar las oportunidades y también los desafíos de una nueva etapa en las relaciones entre ambos países, pero jamás negociará su sistema socialista, ni sus asuntos internos, ni permitirá mancha alguna en la independencia conquistada al precio de la sangre de sus mejores hijos y de enormes sacrificios de muchas generaciones desde el inicio de nuestras guerras de independencia en 1868.

Como ha reiterado el Presidente Raúl Castro Ruz, ambos gobiernos han de encontrar la manera de convivir de forma civilizada con sus profundas diferencias y avanzar en todo lo posible, en beneficio de los pueblos norteamericano y cubano, mediante el diálogo y la cooperación basados en el respeto mutuo y la igualdad soberana.

Entre los pueblos de Cuba y los Estados Unidos no hay enemistad. El pueblo cubano fue solidario cuando se produjeron los terribles actos terroristas del 11 de septiembre de 2001 o el devastador impacto del huracán  Katrina.

Apreciamos y reconocemos los progresos alcanzados en el último período con la reapertura de Embajadas, las visitas del Secretario de Estado y de la Secretaria de Comercio y el intercambio de delegaciones; el funcionamiento de una Comisión Bilateral, la ampliación de las áreas de diálogo y cooperación, principalmente en materia de seguridad aérea y de la aviación, enfrentamiento al narcotráfico, la emigración ilegal y la trata de personas, aplicación y cumplimiento de la ley, protección del medio ambiente y salud, entre otros.

Estamos sinceramente interesados en ampliar provechosos vínculos, ofrecer hospitalidad a las ciudadanas y ciudadanos norteamericanos que disfruten de la libertad de viajar a Cuba, profundizar los intercambios culturales, deportivos, científicos y académicos, la cooperación multifacética en áreas de interés común, el comercio y la inversión.

Partiendo de grandes diferencias y con carácter recíproco, hemos iniciado un diálogo sobre derechos humanos.

Nos guían para todo ello los principios de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada por los Jefes de Estado y Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños en enero de 2014, en La Habana, así como los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas.

Esto podría ser también una modesta contribución a la búsqueda de otra forma de relacionarnos los seres humanos y las naciones en esta época de crisis global,  inevitable impacto del cambio climático, guerras no convencionales que desatan conflictos atroces, nuevas formas de terrorismo, la existencia de enormes arsenales nucleares, insólitos gastos en armamento y el riesgo de pandemias.

Como expresó en esta sala, hace ya 15 años, el líder histórico de la Revolución Fidel Castro Ruz, “La humanidad debe tomar conciencia de lo que hemos sido y de lo que no podemos seguir siendo. Hoy nuestra especie ha adquirido conocimientos, valores éticos y recursos científicos suficientes para marchar hacia una etapa histórica de verdadera justicia y humanismo. Nada de lo que existe hoy en el orden económico y político sirve a los intereses de la humanidad. No puede sostenerse. Hay que cambiarlo”.



Señor Presidente:

Veintitrés años después de adoptada por primera vez esta resolución, hemos alcanzado en el 2015 un notable progreso.

Ha sido el premio a la denodada resistencia, el abnegado esfuerzo, la firmeza de convicciones de nuestro pueblo y el liderazgo de la generación histórica de la Revolución encabezada por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y el Presidente Raúl Castro.

Agradecemos profundamente a todos los gobiernos y pueblos, parlamentos, fuerzas políticas y movimientos sociales, representantes de la sociedad civil, organizaciones internacionales y regionales que, en particular en esta Asamblea General de las Naciones Unidas, han contribuido con su voz y su voto, año tras año, a fundamentar la justeza y la urgencia de la eliminación del bloqueo.

Hemos llegado aquí también gracias al mayoritario y creciente apoyo del pueblo estadounidense a este loable propósito, a quien expresamos nuestra gratitud.

Sabemos que es largo y difícil el camino que tenemos por delante. Mientras el bloqueo persista, seguiremos presentando el proyecto de resolución.

El pueblo cubano no renunciará jamás a su soberanía ni al camino que libremente ha escogido para construir un socialismo más justo, eficiente, próspero y sostenible. Tampoco desistirá en la búsqueda de un orden internacional más equitativo y democrático.

Señor Presidente:

Distinguidos Representantes Permanentes:

Estimados Delegados:

Hemos presentado un proyecto de resolución que reconoce la realidad de la estricta y opresiva aplicación del bloqueo contra Cuba y que también saluda y reconoce, en nuevos párrafos preambulares, los progresos alcanzados en el último año.

En nombre del heroico, abnegado y solidario pueblo cubano, les pido votar a favor del proyecto de resolución contenido en el documento A/70/L.2 “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”.

Muchas gracias.


La ONU aprueba por 191 votos a favor una resolución que exige levantar el bloqueo de EE.UU. a Cuba

RT  -  27 oct 2015 16:38 GMT


La Asamblea General de la ONU ha aprobado este martes por vigésimo cuarta vez una resolución que exige poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por EE.UU. contra Cuba.

En total, 191 países de la ONU –una abrumadora mayoría– han votado a favor de acabar con el bloqueo a Cuba. EE.UU. e Israel se han manifestado en contra.

"Lamentamos que Cuba no ha reflejado el espíritu de la cooperación de EE.UU. y de Barack Obama. No apoyamos la resolución", ha declarado el embajador estadounidense ante la ONU,  Ronald Godard.

El representante diplomático de EE.UU. en la ONU ha insistido en que el informe cubano es idéntico al de años anteriores a pesar de los profundos cambios registrados en las relaciones bilaterales.

"Normalizar nuestras relaciones bilaterales va a requerir años de diálogos y discusiones. Los Estados Unidos se comprometen a una cooperación genuina y bilateral con Cuba", añadió.

Más información, en breve.


El bloqueo se vota hoy en ONU

La Asamblea General de la ONU se pronuncia este martes sobre el injusto y criminal bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por EE.UU. a Cuba en un nuevo escenario de las relaciones bilaterales

NO al Bloqueo Autor: Juventud Rebelde

Juventud Rebelde 
digital@juventudrebelde.cu
26 de Octubre del 2015 23:03:13 CDT

LA 70 Asamblea General de la ONU se pronuncia este martes sobre el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba en un escenario diferente, cuando desde el 17 de diciembre pasado los Presidentes de Cuba y de Estados Unidos anunciaron su decisión de iniciar un proceso de restablecimiento de las relaciones diplomáticas, que se hizo efectivo el 20 de julio con la apertura de las respectivas embajadas en La Habana y Washington.

También acordaron avanzar hacia una normalización de las relaciones, pero el mantenimiento de la agresiva política económica, financiera y comercial impuesta a Cuba hace 54 años constituye uno de los principales obstáculos para que ese propósito se lleve a cabo.

El informe Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba es otra vez tema en la ONU, donde ha recibido el apoyo casi unánime de la comunidad internacional. El texto presentado en esta ocasión a los 193 países miembros, enumera las pérdidas cubanas por 833 755 millones de dólares.

Con la presencia del canciller de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, en la sede neoyorquina de la Organización de las Naciones Unidas, el mundo rechazará la política que hasta el presidente Obama ha dicho que es obsoleta y ha llamado al Congreso de su país a derogarla, pero siguen intactas las legislaciones que sustentan el bloqueo injusto y anacrónico.

«En el período se ha mantenido el recrudecimiento del bloqueo en su dimensión financiera y extraterritorial, lo cual se evidencia en la imposición de multas millonarias contra bancos e instituciones financieras, como resultado de la persecución de las transacciones internacionales cubanas», como enfatiza el documento presentado por Cuba ante la ONU.

Este martes, el mundo presenciará y apoyará la Resolución de rechazo al bloqueo y también está a la expectativa de cómo se pronunciará el Departamento de Estado, ente que ejecuta la política exterior estadounidense.