domingo, 4 de octubre de 2015

Palestina: Tropas israelíes hieren a periodista de Al Mayadeen

Luego de recibir atención médica, la periodista indicó que esta es la realidad diaria de quienes se encuentran en la localidad Al Isawiyah. | Foto: Captura Al

Telesur  4 octubre 2015 (Hace 1 hora 35 minutos)

La periodista se encontraba cubriendo un ataque de las tropas sionistas contra la casa de un joven palestino llamado Fadi Alloun. 

La corresponsal del medio Al Mayadeen en Palestina ocupada, Hanaa Mahameed resultó herida mientras daba cobertura a una ofensiva militar de Israel contra la casa de la familia de un joven palestino acusado de apuñalear a dos colonos.

Fadi Alloun, un joven que residía en la localidad Al Isawiyah, huía de los colonos, quienes querían asesinarlo como venganza por presuntamente haber matado a dos de sus compañeros. Sin embargo, antes de que estos lo alcanzaran, las tropas de Israel lo mataron a disparos.

En el lugar del acontecimiento se encontraban varios periodistas que se vieron amenazados cuando los militares lanzaron una bomba hacia ellos. La periodista del medio árabe fue alcanzada por fragmentos de este explosivo y resultó con heridas en la cara.

Mahameed fue trasladada a un recinto hospitalario cercano a la localidad y tras recibir la atención médica informó que se encuentra en buen estado y detalló que esta situación es cotidiana para todo el personal de prensa que se encuentra en Al Isawiyah, debido a que los ocupantes buscan sembrar el miedo.

La periodista herida ofreció declaraciones tras la embestida israelí.

“Salí hace un ratito del hospital donde fui atendida por las heridas que tuve en la cara por los fragmentos de una bomba de sonido israelí que alcanzaron mi rostro directamente… Las tropas de la ocupación tiraron las bombas directamente contra los periodistas que se encontraban en el lugar, y esta situación representa una vivencia diaria en esta localidad llamada Al Isawiyah con el objetivo de aterrar a los habitantes de Jerusalén”, dijo.


Los sonetos que nos tomaron por sorpresa

Con sus conciertos en el Teatro Nacional, Tania Libertad y Jorge Drexler se conectaron con el amplio público que los sigue en la Isla

Tania Libertad demostró que puede cantar todo y apropiarse de cada canción que interpreta. Autor: Roberto Ruiz

Yelanys Hernández Fusté
digital@juventudrebelde.cu
3 de Octubre del 2015 23:29:31 CDT

Seducidos por la métrica y la mirada de los compositores, las voces populares de la región dibujan con sus interpretaciones un continente intenso. Tienen un talento enorme y acompañan fielmente este tipo de canción, aun cuando esta no figure en las listas de éxitos del momento. El compromiso de estos cantores es tal que siempre encuentran un lugar en las distintas generaciones, porque ellos no pasan de moda. Son un espejo de costumbres y de maneras de ver la vida universalmente.

De esa perspectiva se nutre el Encuentro de Voces Populares, un espacio que gana cada año un público ya considerable. El evento, creado por la cantante Argelia Fragoso y auspiciado por instituciones culturales cubanas, muestra las propuestas gestadas del río Bravo a la Patagonia y también las procedentes de la Península.

En cuatro ediciones ha repasado la obra de significativos exponentes de la canción, desde el grupo español Amaral, la mexicana Lila Downs, la dominicana Maridalia Hernández, la colombiana Totó la Momposina y la peruana Susana Baca, hasta los recientes conciertos de la peruano-mexicana Tania Libertad y el uruguayo Jorge Drexler. Por eso, Voces Populares apunta su epicentro a esas diversas miradas a la lírica de un buen texto musicalizado y a las interpretaciones que de ellos hacen grandes cantores.

Coexistiendo esta vez con el Festival Les Voix Humaines que convoca la Oficina Leo Brouwer —otro evento que explora en las diferentes aristas de la voz humana—, el encuentro que organiza Argelia Fragoso bordeó nuevamente la canción de la mano de dos estéticas significativas y que han sido bandera de generaciones de cubanos.

Tania Libertad, muy cercana al movimiento trovadoresco y a la cancionística cubana, regresó a La Habana tras una prolongada ausencia de 21 años. Lo hizo de una manera espectacular. Su actuación del viernes último en el Teatro Nacional será recordada por muchos como una de las veladas más gratas en ese coliseo habanero.

Libertad demostró que puede cantar todo y apropiarse de cada partitura. Su voz, única y llena de diversos registros, la sabe colocar donde ella quiere. En su noche en el Nacional superó el número de temas que debía interpretar, según el guion que ella misma y su banda conformaron, para complacer a un auditorio que no daba señales de irse y le pedía retomar aquellas intensas jornadas en la Cuba de hace dos décadas.

En su viaje musical por la geografía latinoamericana, Tania reveló a los asistentes al teatro que tomaba todas aquellas savias españolas, africanas e indígenas de la cultura regional, porque su visión del denominado Nuevo Mundo es un todo íntegro, cuya gran fuerza está precisamente en esa diversidad.

Cantó a Fito Páez en Yo vengo a ofrecer mi corazón. Su versión arrancó aplausos, como también sucedió en ese obligado tema de sus recitales, que es El primer amor. El sencillo fue el resultado de un dúo con Pablo Milanés, que a los cubanos les es muy cercano. Esa pieza aparece en su álbum Trovadicción de 1987.

De Cuba igualmente repasó dos memorables obras, inscritas como emblema en el pentagrama nacional: Tú, mi delirio, de César Portillo de la Luz, y Ojalá, de Silvio Rodríguez. Para quienes querían escuchar cuánto ha influenciado su permanencia en México en los últimos 35 años, Tania incluyó a Armando Manzanero y Juan Gabriel. De este último, Costumbres fue una apropiación magistral.

El bloque melódico que recopiló algunos de sus primeros éxitos en su Perú natal sorprendió no solo por las potencialidades interpretativas de Tania, sino también por el contagioso ritmo logrado con la percusión, a cargo de su coterráneo Juanchi Vázquez y de las cubanas Caridad Hererra y Sonia Cornuchet.

Y como parte de ese deseo de Libertad de poner al tanto a los cubanos de ese fecundo período en que no supieron de su música, la cantante regaló Noches de bodas y aclaró que en la grabación del tema utilizó las mismas guitarras lloronas que Chabela Vargas introdujo en esa preciosa canción de Joaquín Sabina. Obsequió además Fiesta, de Joan Manuel Serrat, con compases que recuerdan el sincretismo peruano.

El Brasil de Vinicius de Moraes, su admiración por Mercedes Sosa, su devoción por elHimno al amor de Edith Piaf y su cierre con Alfonsina y el mar a capella fueron razones suficientes para que a las dos horas y media de concierto, el Nacional pidiera aún más de Tania Libertad, y ella, emocionada, prometió desde el escenario nunca más dejar de estar presente.

Drexler decimista

Un Jorge Drexler poeta e intenso se adueñó, este sábado, del Teatro Nacional. Foto: Roberto Ruiz.

Cuando el verso fue una seducción espontánea y ante el descubrimiento de dos errores métricos en su Milonga del moro judío, Jorge Drexler sintió la tentación de profundizar en los caminos de la espinela.

Esa otra faceta suya afloró en el patio del Centro Iberoamericano de la Décima y el Verso Improvisado, adonde acudió para recibir el homenaje de los repentistas cubanos, convocados por Alexis Díaz Pimienta.

«Tengo por la décima devoción y mucho que aprender todavía. He estudiado por alrededor de dos años con el maestro Díaz Pimienta, de manera formal e informal, a distancia, por Internet y cerrando los bares en Madrid. Aprendo muchísimo con él y no solo por todo lo que transmite a través de la espinela, sino por su cultura literaria... No conozco tradición literaria en el mundo de habla hispana más auténtica, viva y poderosa como la décima», confesó Drexler, y preguntó si no había una guitarra por ahí para cantar.

Díaz Pimienta quiso resaltar el valor de la tarde noche del viernes para el movimiento de repentistas de la Isla. «Que Jorge Drexler, un símbolo de la canción contemporánea y un gran amigo de la música inteligente, esté aquí oyendo a los campesinos cubanos improvisar en décima, es muy significativo», aseguró el autor del texto Confesiones de una mano zurda.

Imbuido por la presencia de repentistas de la talla de Orlando Laguardia y Héctor Gutiérrez, Jorge se atrevió a armar una estrofa perfecta con el pie forzado dado por su tutor en la materia: Improvisando en La Habana… Luego, par de canciones suyas culminaron un momento que fue antesala de su actuación de ayer, en el Teatro Nacional.

Muy aguardado ese otro encuentro, Drexler lo armó para que fuera evocado por mucho tiempo. Se hizo acompañar allí de su guitarra y también de su banda, integrada por ocho músicos.

Aunque el cierre de este diario impidió comentarles más del concierto de anoche en el Nacional, sí debo decirles que su presentación concentró mucho más que el compacto Bailar en la cueva, el más reciente de sus discos.

Drexler quiso condensar en su repertorio sabatino aquellas piezas suyas imprescindibles para sus seguidores en la Isla. De ahí que no faltó el esperado Al otro lado del río, con el que mereció el premio Oscar a la Mejor Canción Original. La pieza forma parte de la banda sonora del filme Diarios de motocicleta, la cual recoge el periplo emprendido por Ernesto Che Guevara y su amigo Alberto Granado por Sudamérica.

Con sus presentaciones en La Habana, Tania Libertad y Jorge Drexler corroboraron que música y poesía llevan un matrimonio perfecto, sin detractores y sí muchos devotos.

Única y versátil

Conocida en las plazas cubanas, Tania Libertad es una cantante peruana, residente en México. Cuenta con una extensa discografía, estimada en 42 volúmenes. Su más reciente fonograma se titula Por ti y por mí (2015), del que los melómanos cubanos pudieron disfrutar en el Teatro Nacional sencillos como Noches de bodas, de Joaquín Sabina. Ese compacto tiene altos índices de venta en territorio azteca. La cantante ostenta premios significativos como el Grammy Latino a la Excelencia Musical y fue nombrada por la Unesco Artista de la paz, entre otros reconocimientos.

Música en verso

Considerado uno de los cantautores latinoamericanos más seguidos en estos tiempos, el uruguayo Jorge Drexler es médico especialista en Otorrinolaringología, aunque confiesa que es la música su gran pasión.

Su carrera está marcada por una ya estimable fonografía, de la cual trascienden placas como La edad del cielo, 12 segundos de oscuridad, Cara B y Amar la trama. Piezas suyas forman parte del repertorio de reconocidos intérpretes de la región, como Omara Portuondo, Argelia Fragoso, Pablo Milanés, Ana Belén, Ketama, Rosario Flores y Adriana Varela.

Drexler es un compositor con una conexión especial con el séptimo arte, pues ha compuesto para las bandas sonoras de los largometrajes Diarios de motocicleta y Lope. Para esta última escribió Que el soneto nos tome por sorpresa, por el que se le otorgó el Premio Goya a la Mejor Canción Original de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España.


Sobreviviente narra la masacre estadounidense en Kunduz

Publicado en Cubadebate el 4 octubre 2015

Foto: Médicos Sin Fronteras.

El hospital de Médicos Sin Fronteras (MSF) en la localidad afgana de Kunduz fue bombardeado en la madrugada del sábado por las fuerzas estadounidenses que combaten a los talibán. Unas 19 personas han muerto y 37 han resultado heridas. Lajos Zoltan Jecs, un enfermero que lleva allí desde mayo, ha contado el “horror” de lo ocurrido:

Fue absolutamente terrible. Estaba durmiendo cuando alrededor de las 2.00 me despertó el sonido de una gran explosión. En un primer momento, no supe lo que estaba pasando. En la última semana habíamos escuchado muchas explosiones pero más lejos. Esto era diferente: estaba más cerca.

Había mucha confusión y cuando intentábamos averiguar qué estaba pasando, había más bombardeos. Después de 20 o 30 minutos escuché a alguien decir mi nombre. Era otro de los enfermeros de la sala de emergencias.

Estaba cubierto de sangre, con heridas por todo el cuerpo y un gran golpe en un brazo. No podía entender lo que estaba pasando. Por un segundo, simplemente permanecí ahí, bloqueado.

Foto: Médicos Sin Fronteras.

No puedo saber exactamente cuánto tiempo fue, pero los bombardeos pararon más o menos una hora y media después. Entonces salí junto al coordinador del proyecto para ver qué había pasado. Lo que vimos fue el hospital destruido, ardiendo. No sé ni que sentí, volvía a estar bloqueado. Fuimos a buscar supervivientes. Unos cuantos habían conseguido llegar hasta las habitaciones de seguridad. Uno a uno la gente empezó a aparecer, heridos, incluidos nuestros colegas, el personal sanitario, y los pacientes.

Intentamos mirar en uno de los edificios que estaban ardiendo. No puedo describir lo que había dentro. No hay palabras para lo horrible que era. En la Unidad de Cuidados Intensivos había seis pacientes ardiendo en sus camas. Buscamos a un grupo de médicos y enfermeros que se suponía que estaban operando. Fue horrible. Había un paciente muerto en la mesa de cirugías en medio de toda la destrucción. En ese momento no pudimos encontrar a nuestro personal, aunque afortunadamente les encontramos después en una habitación de seguridad a la que habían conseguido llegar.

Foto: Médicos Sin Fronteras.

Muy cerca de allí, miramos también en el ala de pacientes. Afortunadamente también, no la habían alcanzado los bombardeos. Rápidamente comprobamos que todo el mundo estaba bien en un búnquer cercano. Volvimos a la oficina. Estaba llena de gente herida llorando. Fue una locura. Tuvimos que organizar un plan de atención masiva viendo qué médicos y enfermeros estaban vivos y en condiciones de ayudar a los demás.

Fue muy duro. Vimos morir a nuestros colegas. Nuestro farmacéutico, con el que había estado hablando la noche anterior sobre los suministros, ahora estaba muerto. Tuvimos que operar a uno de los médicos, que murió: hicimos todo lo que pudimos pero no fue suficiente. Los primeros momentos fueron de caos. Había sobrevivido el suficiente personal sanitario, así que pudimos ayudar a todos los heridos con lesiones tratables, pero hubo muchos a los que no pudimos ayudar.

Algunos de mis colegas estaban demasiado traumatizados, llorando y llorando. Intenté animar a algunos para que pudieran ayudar, dándoles algo en lo que concentrarse para alejar sus mentes de ese horror, pero muchos estaban demasiado bloqueados para hacer algo. Ver a gente adulta, algunos amigos tuyos, llorar descontroladamente no es fácil. He visto muchas situaciones duras pero esto era totalmente diferente. Eran colegas y amigos, gente que había estado trabajando duramente meses –sin parar en las últimas semanas– para ayudar a los demás y ahora estaban muertos.

El hospital ha sido mi lugar de trabajo y mi casa durante meses. Sí, es tan solo un edificio, pero es mucho más que eso. Es toda la atención médica que hay en Kunduz y ahora ha desaparecido. Lo que está en mi corazón desde esta mañana es que esto es completamente inaceptable. ¿Cómo ha podido ocurrir? ¿A quién beneficia esto? Destruir un hospital y tantas vidas para nada. No tengo palabras. Es despreciable.

(Con información de Europa Press)


EEUU admite que bombardeó hospital de Médicos Sin Fronteras en Afganistán: 9 muertos y 20 desaparecidos

Hay 37 heridos. Era el único hospital que funcionaba en Kunduz, ciudad en disputa entre talibanes y tropas afganas. En este centro de Médicos Sin Fronteras había ingresados 105 pacientes. El ataque fue "prolongado" según la organización. La aviación norteamericana anuncia una investigación de estos “daños colaterales”

3 de octubre de 2015 11:10:07

Medios estadounidenses reconocen oficialmente que podría tratarse de “daños colaterales” en un ataque de la aviación estadounidense. Foto: BBC Mundo

Nueve miembros de Médicos Sin Fronteras (MSF) murieron este sábado al ser bombardeado un hospital en la ciudad de Kunduz (Afganistán) y otras 30 personas permanecen desaparecidas, informó la ONG en un comunicado.

El hospital resultó “muy dañado” en un bombardeo “prolongado” lanzado a las 02.10 de la mañana del sábado hora local (21.40 GMT del viernes).

La organización humanitaria cifra en 37 el total de heridos. Muchos pacientes y personal de MSF -unos 30- se encuentran en “paradero desconocido”, por lo que el número de víctimas podría aumentar a medida que se vaya aclarando lo sucedido en el “horrible” bombardeo.

Medios estadounidenses reconocen oficialmente que podría tratarse de “daños colaterales” en un ataque de la aviación estadounidense.

Las fuerzas de seguridad afganas recuperaron este viernes el control total de la norteña ciudad de Kunduz con apoyo aéreo de Estados Unidos, después de que ésta hubiese sido tomada por los talibanes el pasado lunes.

“Estamos consternados por el ataque, la muerte de nuestro personal y el gran daño que ello supone para la sanidad en Kunduz. Todavía no tenemos cifras finales de bajas. Nuestro equipo médico está ofreciendo primeros auxilios y tratando a los heridos”, indicó el director de operaciones de MSF, Bart Janssens.

“Urgimos a todas las partes a respetar la seguridad de nuestras instalaciones y personal de sanidad”, añadió Janssens.

Desde el lunes, Médicos Sin Fronteras ha tratado en Kunduz a 394 heridos, y cuando se produjo el ataque aéreo sobre el hospital a primera hora del sábado había en el centro 105 pacientes, sus cuidadores y más de 80 miembros nacionales e internacionales de MSF.

Este hospital era la única estructura sanitaria en toda la región noreste de Afganistán con atención vital de traumatología, ya que el hospital provincial de gobierno en Kunduz no está en funcionamiento.

“Daño colateral” al único hospital de la zona

El portavoz de las tropas estadounidenses en Afganistán, el coronel Brian Tribus, reconoce que el bombardeo al hospital puede ser un daño colateral causado por sus aviones. Hubo un “ataque aéreo en Kunduz a las 2.15 hora local (21.45 GMT del viernes) contra individuos amenazando al contingente”.

“El ataque puede haber producido daño colateral a una instalación médica cercana. El incidente está bajo investigación”, indicó Tribus.

Kunduz es una ciudad estratégica para las comunicaciones del norte del país. Desde el lunes es escenario de combates entre los talibanes y las tropas afganas, que cuentan con apoyo aéreo estadounidense.

El hospital, el único que funcionaba en esa ciudad, resultó “muy dañado” en un bombardeo “prolongado” lanzado a las 02.10 hora local del sábado (21.40 GMT del viernes), según dijo MSF en un comunicado.

El lunes pasado, los talibanes tomaron Kunduz, en la victoria más importante de los insurgentes desde que fueron sacados del poder en 2001.

Las tropas afganas declararon haber retomado la ciudad el pasado miércoles en un contraataque que contó con apoyo aéreo de Estados Unidos, pero desde entonces continúa la batalla en la ciudad, donde aún los dos bandos se disputan los distintos sectores.

La OTAN, que como parte de la misión Apoyo Decidido cuenta con alrededor de 4.000 militares en tareas de asistencia y capacitación, también ha participado en la campaña en apoyo sobre el terreno a las tropas afganas.

Estados Unidos mantiene una misión de combate en el país con una dotación de 9.800 soldados que tiene previsto permanecer en Afganistán hasta final del año.


Una nueva jugada en el ajedrez sirio

Putin pone en jaque a terroristas y sus aliados en busca de una solución a un conflicto bélico de cuatro años

Bashar al-Assad y Vladimir Putin se han dado la mano más de una vez. Autor: Washington Post

Leonel Nodal
digital@juventudrebelde.cu
3 de Octubre del 2015 23:01:00 CDT

En una muestra de compromiso militar con un aliado árabe sin precedentes —ni siquiera en los días de la desaparecida Unión Soviética— el presidente Vladimir Putin desencadenó el poderío bélico de Rusia contra todas las pandillas de terroristas que han convertido a Siria en un verdadero infierno.

Heredero de la proverbial maestría rusa en el juego de ajedrez, el líder ruso movió sus piezas políticas, diplomáticas y militares para poner en jaque a la macabra coalición de fuerzas empeñada en derrocar al presidente Bashar al-Assad.

Desde marzo de 2011 enemigos del pueblo sirio, encubiertos por todo tipo de banderas ideológicas y religiosas o respondiendo a órdenes de patronos externos, se confabularon para destruir hasta los cimientos de un estado laico y multiétnico, donde reinaba una estabilidad y prosperidad creciente.

Amparados en la propaganda occidental acerca de la ola de revueltas que sacudió varias naciones árabes —en Túnez y Egipto, legítimos movimientos antidictatoriales— una oposición dirigida desde París o Washington, exacerbó inquietudes locales y por medio de trucajes televisivos los presentó como una revolución masiva antigubernamental que deslegitimaba al gobierno del presidente Al-Assad.

Desde entonces a la fecha, la historia es conocida. Siria se ha convertido en un calvario para sus habitantes, que se ven obligados a escapar y buscar refugio en países vecinos o al otro lado del Mediterráneo.

Más de 250 000 muertos y cuatro millones de desplazados y refugiados, así como la destrucción de miles de viviendas, infraestructura económica y social, es el saldo de una intervención abierta de elementos armados teledirigidos por Estados Unidos, la OTAN y algunas monarquías absolutistas vecinas.

Sin el más mínimo recato, arman, financian, dan apoyo logístico y publicitario a más de 80 000 mercenarios extranjeros agrupados en bandas de supuestos yihadistas islámicos, listos para matar y torturar, con el pretexto de librar una guerra santa contra los infieles del Gobierno.

Tras el fracaso de un llamado Ejército Libre Sirio, brazo armado de una presunta oposición democrática, alimentada por Washington y sus aliados, que contaba con un desmoronamiento del Gobierno de Al-Assad, resultó visible la intervención desde el exterior de fuerzas mercenarias, a través de las fronteras de países limítrofes, como Turquía.

La insistencia de los gobiernos de Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Alemania, en desconocer al Gobierno de Al-Assad y su exigencia de un cambio de régimen antes de cualquier negociación para una solución política, solo sirvió para incrementar las vicisitudes de la población civil.

Esa situación, a su vez, quiso ser explotada como justificación para una intervención militar con fines humanitarios, a lo que en 2013 se sumó la acusación contra Damasco por la posesión y supuesto uso de armas químicas contra sus adversarios.

Una jugada maestra de Rusia, secundada por China, que promovió y logró la destrucción de los arsenales de armas químicas de Siria —a cambio de una garantía de protección contra una intervención— dejó una vez más a Estados Unidos y a sus aliados sin un pretexto plausible para una aventura militar.

No es extraño que ocurriera poco tiempo después la  irrupción en la vecina Iraq de una nueva fuerza militar fundamentalista, que anunció su objetivo de establecer un califato islámico en los territorios poblados por los musulmanes sunitas de Iraq y Siria, mediante los más violentos métodos terroristas, de limpieza étnica contra chiitas, kurdos, cristianos y otras minorías que desde hace siglos conviven en esos países.

Documentos y fotografías revelados oportunamente por la prensa alternativa internacional —jamás desmentidos-— confirmaron la vinculación de políticos norteamericanos, como el senador republicano John McCain, con los jefes del autoproclamado Estado Islámico, que con suma facilidad consiguió adquirir armamento sofisticado, cuantiosos recursos financieros y acceso a los más modernos medios de comunicación, a través de Internet y otros ultramodernos recursos de propaganda.

La incontrolable expansión del terrorismo, incluso hacia naciones de Europa y el temor de su accionar en los propios Estados Unidos, llegó en los últimos meses a extremos alarmantes. Por otra parte, dentro del territorio sirio la crisis humanitaria alcanzó niveles insoportables, de total irrespeto a la población civil y la legalidad internacional.

Los puntos sobre las íes

Fue en ese contexto que pocos días atrás un cohete lanzado por los terroristas hizo blanco en la embajada de Rusia en Damasco.

Desde entonces, la respuesta rusa era esperada y finalmente llegó en el momento oportuno, tras una cuidadosa preparación militar en el espacio sirio y una ofensiva diplomática desplegada por el presidente Vladimir Putin en Naciones Unidas, a raíz del período de sesiones de la Asamblea General y de las reuniones colaterales por el aniversario 70 de la organización.

En un lenguaje diáfano, Putin puso los puntos sobre las íes y exhortó a Estados Unidos y las demás naciones que hasta ahora han intervenido sin éxito, ni aprobación del Consejo de Seguridad —incluso violando la soberanía siria y principios del derecho internacional— a colaborar en serio y de manera coordinada para erradicar los grupos terroristas.

Putin dejó en claro, sin embargo, que el único gobierno legítimo en Siria es el del presidente Bashar al-Assad y que, al apoyar al ejército gubernamental, Moscú apoya a una fuerza real de combate contra las bandas terroristas internacionales que operan ese país árabe.

La fría acogida del presidente Barack Obama a la propuesta rusa, tras su reunión con Putin, así la insistencia de las potencias occidentales en desconocer la legitimidad de Al-Assad, solo consiguieron aumentar la determinación del mandatario ruso de poner a salvo a Damasco antes de que fuera demasiado tarde, y de ese modo habilitar un nuevo escenario para la negociación.

El pasado miércoles, 30 de septiembre, el Gobierno de Siria confirmó su solicitud a Rusia. La oficina de prensa del presidente Bashar al-Assad puntualizó en un comunicado que el «aumento en el apoyo militar de Rusia a Siria ocurrió y está ocurriendo como resultado de una petición del Estado sirio». Además, precisó que Al-Assad incluyó una invitación al envío de fuerzas aéreas rusas.

La solicitud siria fue respaldada por un acuerdo votado por unanimidad en el Senado ruso. Al anunciar la decisión, la presidenta de ese órgano calificó las acciones de Rusia como «oportunas y muy necesarias. Está en juego —dijo— la supervivencia de Siria y la prevención de una creciente catástrofe humanitaria».

Tras la decisión del Senado, Rusia lanzó sus primeros ataques aéreos contra posiciones del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en la ciudad siria de Homs. Siria también califica como «terroristas» al Frente al Nusra (filial de Al Qaeda en Siria) así como a otros grupos rebeldes que combaten al gobierno.

Entrevistado por la cadena pública estadounidense CBS, el periodista Charlie Rose sugirió que la intervención militar rusa fue diseñada para «rescatar» a Al-Assad, a lo que Putin respondió: «Bueno, tienes razón».

«No hay otra solución a la crisis siria más que reforzar la efectividad de las estructuras de Gobierno y ayudar a la lucha contra el terrorismo, pero al mismo tiempo instándoles a participar en un diálogo positivo con una oposición racional y llevar a cabo una reforma», sostuvo Putin.

Rápidos resultados

Unas horas después del inicio de los efectivos bombardeos rusos sobre posiciones de comando del Estado Islámico en Homs, Hama, la zona norte alrededor de Idlib y en la oriental Rakka, plaza fuerte de los terroristas, la ofensiva diplomática y militar comenzó a arrojar resultados.

Varias capitales, entre ellas Berlín y Ankara, expresaron públicamente su intención de implicar al presidente sirio en la búsqueda de una solución al conflicto. La canciller alemana, Angela Merkel, estimó necesario hablar con Al-Assad para solucionar la crisis, pero también «con otros» como Rusia e Irán, aliados de Damasco. Incluso el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, hostil al régimen sirio, admitió que Al-Assad podría participar en una transición.

El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, alertó ante el Consejo de Seguridad que «la situación en Oriente Medio se ha degradado hasta un punto en que se puede hablar de la destrucción del mapa político de la región».

Advirtió, además, que los militantes del llamado Estado Islámico en Iraq y Siria poseen incluso «componentes de armas de destrucción masiva».

«Es preciso crear cuanto antes una base de datos sobre los militantes terroristas y flexibilizar los mecanismos del intercambio de aquellos»,  agregó Lavrov, quien también llamó a detener el flujo financiero del Estado Islámico como factor clave para derrotar al terrorismo, y el Gobierno ruso anunció un acuerdo para compartir información de inteligencia sobre el EI con Iraq e Irán.

Tres días después del comienzo de la operación aérea rusa contra los terroristas, EE.UU. dejó de insistir en la salida inmediata de Bashar al-Assad y se declaró favorable a un traspaso de poderes «ordenado» en Siria, según declaró a la CNN el secretario de Estado norteamericano, John Kerry.

Kerry admitió que una dimisión inmediata de Al-Assad llevaría a un fracaso y al derrumbe de las instituciones civiles del país.

Las operaciones militares de Rusia todavía están en curso y se desconoce por cuánto tiempo más. La decisión adoptada por el presidente Putin dejó a los adversarios de Al-Assad en  una incómoda posición de jaque.

El más mínimo error de cálculo por parte de Washington y sus aliados de la OTAN y del Medio Oriente, quienes han armado y financiado a los terroristas que dicen combatir, puede desembocar ahora en un bochornoso jaque mate, y obligarlos a inclinar sus coronas ante el sabio ajedrecista ruso.