sábado, 3 de octubre de 2015

Huracán Joaquín se debilita y continúa rumbo norte

Editado por María Candela


La Habana, 3 oct (RHC) El huracán Joaquín se debilitó a categoría 3 en la escala de Saffir-Simpson de un máximo de 5, mientras continúa su rumbo al norte, a 11 kilómetros por hora.

Un aviso del Centro de Pronóstico del Instituto de Meteorología (INSMET) de Cuba precisa que el evento climatológico se aleja de nuestras costas con vientos máximos sostenidos de 205 kilómetros por hora, dejando tras su paso numerosas lluvias y algunas tormentas eléctricas para la región oriental del país.

Especialistas del Centro de Pronósticos del INSMET informaron de lluvias fuertes y localmente intensas en puntos de Gran­ma y Guan­tánamo, siendo las máximas precipitaciones asociadas al ciclón en el poblado de Boquerón, donde alcanzaron hasta 110 milímetros en las últimas 24 horas, uno de los mayores registros en el país en ese período de tiempo.

Entre tanto, en la provincia de Holguín las penetraciones moderadas del mar reportadas en los municipios costeros de Antilla, Banes, Frank País, Mayarí y Moa constituyen los efectos más graves de los vientos del hu­racán Joaquín en su trayectoria.


EEUU DICE QUE RUSIA ATACA A SUS TERRORISTAS

Por Manuel E. Yepe

En un reciente artículo titulado " Atacan los rusos en Siria, pero no en las áreas de ISIS (Estado Islámico)”, The New York Times caracteriza las acciones de Rusia en Siria como deshonestas y peligrosas. Según el periódico estadounidense “la aviación rusa llevó a cabo el miércoles 30 de septiembre un bombardeo contra combatientes de la oposición siria, incluyendo al menos a un grupo entrenado por la C.I.A., lo que ha enojado a los estadounidenses, sumiendo la compleja guerra sectaria en nuevo y peligroso terreno”.

Por supuesto –escribe el periodista Tony Cartalucci en un comentario publicado por el sitio Activist Post el 1º de octubre– las acciones de Rusia sólo serían deshonestas o peligrosas si los grupos entrenados por la CIA fueran en realidad "moderados". Sin embargo, no los son y por tanto las acciones de Rusia se justifican como expresión consecuente de su política internacional.
En la actual guerra de Siria, no existen moderados, ni los hubo nunca.

Durante años, Washington ha estado secretamente armando a militantes en Siria con el fin de derrocar al gobierno de Damasco.

En realidad, nunca hubo moderados. Ya en 2007, años antes de la guerra en Siria, Estados Unidos había decidido financiar y apoyar a la Hermandad Musulmana Siria (que a todos los efectos prácticos es el ala política de Al Qaeda en ese país) y comenzar a armar directamente a militantes afiliados a Al Qaeda.

Así lo reveló en 2007 la revista The New Yorker en un trabajo escrito por el periodista investigador Seymour Hersh  titulado “¿Será que la reorientación una nueva política de la Administración beneficiará a nuestros enemigos en la guerra contra el terrorismo?”

Para debilitar a Irán, que es predominantemente chiíta, el gobierno de Bush había decidido reconfigurar sus prioridades en el Medio Oriente.

En el Líbano, colaboraba con el gobierno de Arabia Saudita –país sunita- en operaciones clandestinas encaminadas a debilitar a Hezbollah, la organización chita que es respaldada por Irán.

Participaba en operaciones clandestinas contra Irán y Siria, su aliado. Subproducto de estas actividades ha sido el reforzamiento de los grupos extremistas sunitas que propugnan una visión militante del Islam y son hostiles a Estados Unidos y Al Qaeda.

Un profético informe de Seymour Hersh revelaba que desde entonces la extremista Hermandad Musulmana Siria recibía financiamiento y apoyo de Estados Unidos a través de Arabia Saudita.

Para explicar cómo el ficticio ejército “moderado” de Estados Unidos ha sido desplazado en el campo de batalla en Siria por Al Qaeda e ISIS, Washington “confiesa” que en los casi cinco años de su operación multimillonaria sus fuerzas han sufrido deserciones masivas.

Se conoce que el grupo armado principal de oposición en Siria, el Ejército Sirio Libre, está perdiendo luchadores y capacidades a favor de Jabhat al-Nusra, una organización islamista con vínculos con Al-Qaida que se perfila como la mejor equipada, financiada y motivada fuerza en la lucha contra el régimen de Bashar al-Assad.

En conclusión, afirma Cartalucci, no hay dudas de que Rusia bombardeó a militantes apoyados por Estados Unidos, pero tal cosa ocurrió sólo porque Washington deliberadamente ha estado dando apoyo a Al Qaeda y al Estado Islámico en su agresión contra Siria. Si EEUU en cualquier momento quisiera dar un golpe contundente al Estado Islámico, podría simplemente sellar la frontera turca, fuente principal de abastecimiento de combatientes, armas y vehículos de transporte.

Asegurando la frontera turco-siria, al norte y la frontera jordano-siria en el sur, Estados Unidos podría estrangular y dejar fuera de combate al Estado Islámico en un plazo no mayor de un mes.

Aquellos que aún dudan que el Estado Islámico pueda ser una creación intencional de la política exterior de Estados Unidos deben preguntarse quién podría disponer de los recursos materiales, las finanzas y la capacidad operacional necesarias para enfrentar una coalición multinacional que incluya las fuerzas combinadas de Siria, Hezbollah, Irán, Irak y ahora Rusia.

¿Dónde si no en Estados Unidos y sus aliados, ha podido estar la fuente de los recursos y la gran capacidad de combate de Estado Islámico?, se pregunta Cartalucci.

En una noche reciente, los combatientes de la División 30 de “rebeldes moderados”, favorecida por Estados Unidos, se unieron a las filas de Al Qaeda Jabhat al-Nusra en una nueva evidencia del fracaso de la política estadounidense encaminada a construir una oposición moderada en Siria.

Objetivamente, el bombardeo ruso a posiciones de Al Qaeda en Siria, aunque éstos aparezcan como aliados circunstanciales del Pentágono, favorece los intereses de la lucha contra los terroristas que públicamente proclama Estados Unidos, sostiene Cartalucci.

La Habana, Octubre 3 de 2015



Tania Libertad regresa a Cuba igualita, 21 años después

La Habana, 3 oct (PL) La voz de Tania Libertad sobrecogió en Cuba a miles de espectadores que la retienen en la memoria entre las mejores exponentes latinoamericanas del canto y 21 años después de su última visita exclamaban sin cesar: está igualita.

La artista peruana, invitada de lujo del Encuentro de Voces Populares, abrió su concierto en el Teatro Nacional a ritmo tanguero y con un canto a Eleggua, una de las deidades de la religión yoruba, de gran arraigo en Cuba por las raíces africanas.

Me fue muy difícil elaborar un repertorio para traer aquí, confesó la galardonada con un premio especial Grammy Latino a la excelencia y trayectoria musical.

Instantes especiales de sus tantos viajes a Cuba en las décadas de 1970 y 1980, fueron las descargas con el compositor y guitarrista César Portillo de la Luz, de quien interpretó Delirio.

Del argentino Fito Páez, Libertad llevó al ritmo peruano de vals landó el precioso tema Yo vengo a ofrecer mi corazón, y del español Joaquín Sabina mostró una adaptación personal de Noches de bodas.

Mi repertorio sigue siendo el que me nace del alma, aseguró entre aplausos.

Con el micrófono a más de 10 centímetros de distancia casi siempre, la cantante no solo volvió a demostrar que es una voz privilegiada, sino una experta en la canción mexicana, elevó el drama con Fallaste corazón, de Cuco Sánchez, y Costumbres, de Juan Gabriel.

Junto al español Joan Manuel Serrat cantará pronto, a su retorno a México, pero adelantó aquí su versión de Fiesta, y un rato después estrujó corazones con Eu sei que vou te amar, de una figura capital en la música popular brasileña contemporánea, Vinicius de Moraes, a quien interpretó en el original portugués.

Todo el teatro de pie agradeció El primer amor, una canción del cubano Pablo Milanés que grabaron juntos en 1987 y que vocalizó tal como ayer.

Mucha gente me advirtió que si no iba a cantar esta obra, mejor ni viniera a Cuba, contó jocosa y calificó de lindo recuerdo su estancia en La Habana para filmar el video clip del tema.

A una solicitud de alguien del público, sin previo ensayo, disfrutó La mulata, del cubano Alberto Acosta, y paseó su amplio registro vocal en otra pieza no prevista, interpretada a capela.

En tiempo de vals landó peruano endulzó la noche con Por debajo de la mesa, del mexicano Armando Manzanero, y elevó el tono de poesía con Ojalá, del cubano Silvio Rodríguez.

Libertad presentó una propia versión de Himno al amor, de Edith Piaf, y sus músicos conspiraron con ella de maravillas en escena, además de demostrar cualidades vocales propias las dos tecladistas cubanas Sonia Gornuchet y Caridad Herrera, al lado del percusionista peruano Juanchi Vásquez.

lam/msm


EU.- CONTINUAN LOS ASESINATOS MASIVOS

Por Dr. Néstor García Iturbe

Barack Obama, a pesar de las promesas  que controlaría los asesinatos masivos, en los que un loco, con un arma en la mano,  acaba con la vida de un grupo de ciudadanos pacíficos que se encuentran en un lugar público, ha sido incapaz de controlar ese asunto, lo cual en el día de ayer causó la muerte a más de veinte personas en el estado de Oregón y otras cuarenta resultaron heridas.

En el artículo  publicadas por el New York Times se habla de la furia que se reflejaba en la cara de Obama, pero también se habla que aunque en un momento determinado dijo  ¡SI PODEMOS!, la realidad es que no ha mostrado tener poder alguno para resolver este problema y que no continúen siendo asesinados en las calles ciudadanos pacíficos.

Este lamentable incidente, sucedido  en el día de ayer, no es más que parte de la cadena de hechos sangrientos que causan, inseguridad, pavor y rechazo total en la población, como aquel que sucedió en la escuela elementaria de Newtown en el año 2012, por mencionar uno de los más sangrientos y horribles ocurridos.

Es cierto que ante esos incidentes, Obama ha planteado que es necesario hacer algo, pero eso que es necesario hacer implica un cambio en las leyes de ese país, lo cual él no puede resolver aisladamente desde la Casa Blanca.

El problema es que los intereses económicos, que se encuentran detrás del negocio de venta y tráfico de armas, también controlan el Congreso, que es donde deben redactarse y aprobarse las leyes que pudieran solucionar el problema a nivel nacional, para después continuar la lucha a nivel de cada estado, e inclusive en el Tribunal Supremo, para que interpreten la constitucionalidad o no de la misma, recuerden la segunda enmienda.

Una adecuada milicia es necesaria para la seguridad de los estados libres, el derecho de las personas a poseer y portar armas no debe ser infringido.

Si tomamos todo esto en consideración, lamentablemente, conoceremos en los próximos meses de nuevos asesinatos masivos similares a este último, lo cual atenta contra la seguridad del pueblo estadounidense, a pesar de que sabemos el presidente quisiera tomar las medidas `para que esto no sucediera más.

Ese tipo de terrorismo ,que se pone de manifiesto en los propios Estados Unidos, en acciones realizadas por ciudadanos del país con derecho a tener un arma, está cercenando más vidas estadounidenses que el Estado Islámico.

La Habana, 2 de Octubre 2015


Estabilizar Centroamérica neoliberal, desestabilizar Suramérica progresista, para restaurar la hegemonía euronorteamericana

Ollantay Itzamná

Los últimos teatros simultáneos de “acciones ciudadanas” en Centro América neoliberal y en la Suramérica posneoliberal tienden a confundir a “actores” y espectadores, incluso a los/as de “pensamiento progresista”. Roosevelt.

Sin desparpajo, en Tegucigalpa (Honduras), como en la ciudad de Guatemala, los embajadores norteamericanos estuvieron protestando, en medio de las multitudes que ocupaban plazas y calles, en contra de los gobiernos neoliberales corruptos. Ambos embajadores arengaron (desde los medios corporativos) y cofinanciaron (mediante USAID) las multitudinarias protestas citadinas con la finalidad de re estabilizar social y políticamente la región para la continuidad del régimen neoliberal, y desactivar/desinflar cualquier posibilidad de articulación de las resistencias comunitarias frente al despojo neoliberal. Aunque en dichas acciones colectivas hubo actores conscientes que, ahora, no saben cómo explicar lo ocurrido.

En la contienda geopolítica (Norte versus Sur), Centro América se constituye en la frontera viva geoestratégica cuyo destino presagiaría el resultado de esta contienda. El gobierno de los EEUU. sabe que éste “su territorio de enclave” está en juego. Además, sabe que el enemigo interno regional a sus intereses ya no es el comunismo de antaño, sino los movimientos indígena-campesinos en defensa de sus territorios que, inspirados en los idearios emancipatorios de UNASUR-CELAC, podrían disputarle el poder político a sus predilectas oligarquías nacionales en Centro América neoliberal. Por eso, esta vez, alternó por la “vía pacífica” apaciguar los ánimos caldeados de la indignación creciente.

En Guatemala se re estabilizó el régimen neoliberal mediante las urnas

En el caso de Guatemala, la aplicación del libreto norteamericano de la citadina “revolución de colores” fue espectacular: Instaló en el imaginario citadino que Otto Pérez-Roxana Baldetti (gobernantes neoliberales tan corruptos como el CACIF y la oligarquía nacional) son los “demonios” en persona. Luego, convocó-movilizó multitudes para “destituir/encarcelar” a estos demonios. Y, una vez que la bronca colectiva activada llegó a su cúspide, sublimó esta energía popular de indignados/as en la catarsis de las urnas para “elegir” a otra pesadilla corrupta y neoliberal igual o peor que la anterior.

Ahora, en las plazas, recientemente ocupadas por las multitudes de indignados, flamean sosegados gigantescos estandartes del bicolor nacional como signo de que todo volvió a la calma y la normalidad. Aunque los secuestros y asesinatos selectivos contra defensores/as comunitarios de derechos y de territorios continúan sin pausa en el país.

En Honduras se busca la re estabilidad del régimen mediante la OEA

Si en Guatemala, se “logró” la re estabilidad-gobernabilidad neoliberal mediante un proceso electoral cofinanciada por la USAID, en Honduras el epílogo de la “revolución de colores” parece ser un tanto diferente.

Para la mala suerte de los gringos, el golpe de Estado político-militar del 29 de junio del 2009 (permitido por el gobierno norteamericano) produjo el bumerán de una inédita resistencia popular (articulados en el Frente Nacional de Resistencia Popular) que para el 2013 este actor social se convirtió en la segunda fuerza política del país (partido político Libertad y Refundación Libre). Y amenaza, en las siguientes elecciones nacionales (2017), “anexar” a Honduras al proyecto de los insubordinados del ALBA-gobiernos progresistas del Sur.

Por ello, en Honduras, el epílogo de la citadina “revolución de colores” no fue vía proceso electoral (porque saben que el partido Libre derrotaría a la oligarquía y a la Embajada en elecciones anticipadas) sino mediante la estratégica mediación de la Organización de los Estado Americanos (OEA, a pedido de la élite política nacional corrupta) para volver a la tranquilidad y calma neoliberal.

En ambos casos, en Guatemala y Honduras, el gobierno norteamericano financia y financiará la “lucha contra la corrupción” para volver a la tranquilidad neoliberal, fortalecerá al sector de la sociedad civil servil, y tratará de aniquilar a los movimientos sociales que luchan por las transformaciones estructurales.

Desestabilizar a los gobiernos progresistas del Sur para recuperar la hegemonía euronorteamericana

Mientras se exorciza a Guatemala y a Honduras del inevitable surgimiento de indeseados sujetos sociopolíticos insumisos, y reinstaura en la región la gobernabilidad neoliberal, en Venezuela, Ecuador, Bolivia, Argentina, Brasil, Nicaragua, etc., los mismos sectores y actores (mediante sus ONGs, iglesias, partidos políticos, relacionistas públicas, analistas, periodistas, centros académicos, etc.) emprenden una guerra sin cuartel para desestabilizar a los gobiernos progresistas.

Desde los medios masivos de información se intenta desprestigiar a estos gobiernos acusándolos de “autoritarios”, “dictadores”, “antidemocráticos”, etc., Aunque en estos países hay más mecanismos de participación democrática que en toda Centroamérica y los EEUU. juntos. La economía se democratiza hacia las capas populares mediante la redistribución de las ganancias. La educación superior y la ciencia se universalizan como nunca en la historia latinoamericana. Incluso países como Ecuador le apuestan no únicamente al cambio de la matriz del desarrollo, sino también al cambio de la matriz cognitiva.

Pero, con estos y otros históricos impactos positivos en beneficio de los “parias” de las repúblicas bicentenarias, las minorías acostumbradas a los privilegios y/o al servilismo euronorteamericano no dan tregua en sus acciones desestabilizadoras. Incluso actores y agentes de la clase media progresista (“intelectuales”) frecuentan hacia Centroamérica neoliberal para difamar y desinformar sobre los gobiernos progresistas del Sur, como si en estos lares ignorásemos lo que está ocurriendo en otras partes del mundo.


SIRIA: SOLUCIONES Y ERRORES A LA VISTA

Jorge Gómez Barata

Quien quiera fracasar, haga lo que otros fracasados hicieron. Entre otras cosas enviar escuadrillas de aviones de impresionantes cualidades combativas, eficaces para la guerra área, el apoyo a tropas que luchan en el terreno, o los bombardeos de precisión, aunque tan inútiles para la lucha antiterrorista como los paraguas en los naufragios.

Cualquier cadete sabe que los métodos de la guerra convencional son ineficaces para combatir al terrorismo, y todos los terroristas comprenden el inverso: con sus métodos y sus medios pueden aterrorizar a millones de personas, incluso poner en jaque a los Estados Unidos, pero no  tomar ciudades, controlar instalaciones militares, operar formaciones de tanques ni concentraciones de artillería. Excepto que circunstancias locales y apoyo externo los auspicien y se lo permitan.

El avance terrorista es proporcional a la debilidad de los gobiernos, las instituciones y las fuerzas armadas nacionales, que son incapaces de contenerlos. Aunque en algunos países de Europa y Asia, como Italia, Alemania y Japón, además de Líbano, Egipto, Túnez, Indonesia, India y Pakistán, en diferentes momentos y con distintas matrices, el terrorismo ha brotado con fuerza, no hay una sola democracia, en ninguno de los continentes donde ese flagelo se haya establecido y convertido en endémico. Ello sólo ha ocurrido en el Oriente Medio. ****

A estas alturas, después de los errores que al destruir o debilitar las estructuras de poder, las fuerzas armadas y los organismos policiacos, y alterar los equilibrios religiosos en Irak, Libia, Yemen y Siria, condujeron a vacíos de poder, creando espacios que fueron ocupados por la anarquía y el terrorismo; las  únicas opciones son políticas.

Aunque no existen recetas infalibles, las fórmulas para las soluciones que han de ser integrales, (sin excluir componentes militares y de seguridad), y consensuadas, deberían tomar en cuenta las circunstancias reales presentes en Irak, Siria, Libia y Yemen. Ante todo sería imprescindible y urgente establecer qué entienden Estados Unidos, la OTAN, Rusia y China por “solución”, y a partir de ese entendido, realizar un esfuerzo serio, concertado y vinculante.

En cualquier esquema, lo más importante sería entender que toda solución tiene que ser nacional, por lo cual, en el caso de Siria, debe comenzar por definir si con Assad o sin él, e instalar un gobierno nacional inequívocamente laico, fuerte, creíble y respaldado internacionalmente, al cual se le ayude y se le apoye, incluso con efectivos militares, incluyendo tropas que operen bajo el mando, la bandera y la fiscalización de la ONU.      

Lo que no va a ocurrir es que con la intervención de las potencias o de coaliciones al margen de esfuerzos multilaterales, o la intervención de países aislados, se registren avances sustantivos sin contar con los gobiernos locales, o trabajando con administraciones débiles y carentes de capacidad para un desempeño soberano y un mínimo de autoridad. 

Lo que ocurre en Siria e Irak no es que las huestes del Estado Islámico sean invencibles ni indetenibles, sino que las ciudades, poblados, campamentos, bases militares, y estaciones de policía son sumamente vulnerables, porque están mal defendidas por efectivos y mandos que, al margen de su preparación combativa, carecen de convicciones y motivaciones, se repliegan, se entregan, o se pasan a los atacantes.

Ello explica por qué sin grandes concentraciones de tropas, sin aviación, escasa artillería, pocos blindados y excesos de crueldad, los efectivos del Estados Islámico, mediante tácticas terroristas e irregulares, ante las cuales las operaciones convencionales son ineficaces, amedrentan a efectivos y pobladores, obteniendo resultados que parecen éxitos relevantes.

Los recientes partes rusos de operaciones aéreas, idénticos a los norteamericanos y de la OTAN, refieren ataques a almacenes de municiones, combustibles, centros de mando, campos de entrenamiento, caravanas de vehículos y nudos de comunicaciones. Raras veces se mencionan concentraciones de tropas, (porque no existen), ni apoyo o confrontación a las operaciones en tierra, porque no las hay.

Es difícil comprender por qué estando de acuerdo en la necesidad de frenar la peor versión de terrorismo islámico, Estados Unidos, Rusia, China y las potencias integrantes de la OTAN no puedan ponerse de acuerdo, y más que colaborar para encontrar soluciones a los problemas de Siria, Irak, Libia y Yemen, compiten.

La idea de crear una coalición bajo el auspicio y el mando de la ONU no debería caer en saco roto.

La Habana, 03 de octubre de 2015


Realzan en El Salvador labor de oftalmólogos cubanos

Radio Cadena Agramonte  - PL  -  sábado, 03 de Octubre de 2015


San Salvador 3 oct.- La Asociación de Profesionales Salvadoreños de la Salud graduados en Cuba destacaron la labor de la colaboración médica cubana en el Centro Oftalmológico de San Vicente, concebido en el programa solidario Operación Milagro.

Ante una incipiente campaña de desprestigio propulsada por sectores reaccionarios, expresaron su respaldo al grupo de especialistas que labora en esa instalación ubicada en el hospital Santa Gertrudis, de esa demarcación del centro del país.

Resaltaron asimismo, su profesionalidad, experiencia y los resultados médicos de los colaboradores quienes hasta el momento en esta nación han operado de manera gratuita a mil 146 pacientes de pterigium y cataratas, en poco más de dos meses, y hasta la fecha no se reporta ninguna complicación.

A través de un comunicado la organización de profesionales recalca, que este colectivo integrado por cirujanos, laboratoristas, optometristas, anestesistas, entre otros, han dejado atrás a su familia para apoyar a miles de salvadoreños de todo el país que no pueden costearse cirugías de ese tipo.

"Celebramos la solidaridad del pueblo cubano de beneficiar a nuestra población salvadoreña devolviendo la vista y con ella la esperanza", subraya el texto.

Al mismo tiempo manifestaron su apoyo a las autoridades del Ministerio de Salud de El Salvador por profundizar la reforma del sector de manera que se le garantice a todos ese derecho universal.

Prensa Latina constató que diariamente en ese centro, inaugurado por el presidente Salvador Sánchez Cerén el pasado 29 de mayo, acuden cientos de personas provenientes de los más disímiles lugares del país para ser operados.

Los profesionales cubanos que allí laboran, junto a personal salvadoreño, tienen un promedio de edad de alrededor de 44 años, y la mayor parte tiene experiencias exitosas en colaboraciones con otros países como Bolivia, Nicaragua, Venezuela, Guatemala, Honduras, entre otros.

La ministra de Salud, Violeta Menjívar, en reciente entrevista con Prensa Latina resaltó la profesionalidad y la consagración de estos especialistas cubanos a su labor aquí.

Al mismo tiempo subrayó que el Centro Oftalmológico de San Vicente es uno de los logros más hermosos del primer año del gobierno de Sáncez Cerén por la carga de humanismo que encierra.

La Operación Milagro, es un proyecto humanitario iniciado el 8 de julio de 2004 liderado por los líderes de Cuba y Venezuela, Fidel Castro y Hugo Chávez con el propósito de ayudar a aquellas personas con bajos recursos para que puedan ser operadas de distintos problemas oculares.

Se integra dentro de los programas de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). 


ALGUNOS ENEMIGOS POTENCIALES DE LAS CIENCIAS SOCIALES EN CUBA

ESTEBAN MORALES

UNEAC

Hace algún tiempo que no escribo sobre fenómenos internos. Ahora volveré sobre ellos,  para hablar de algunas  ideas  que me inspiro el último “Dialogar Dialogar”,  dedicado al debate sobre las  “Ciencias Sociales y Humanísticas en Cuba”. Tema inagotable, sobre el cual debemos continuar discutiendo de manera incansable. Debate al que debemos incorporar masivamente a todo el que nos sea posible.

Estas últimas ciencias tienen algunos  enemigos potenciales. Y digo potenciales, porque solamente pueden actuar si nosotros se  lo permitimos. Aunque alguno de ellos pueden disponer de fuerzas suficientes para   tratar de aplastarnos. Estas últimas  fuerzas son aquellas que pretendan limitarnos en nuestras opiniones,  o  amedrentarnos para que solo digamos lo que es del agrado de algún sector de poder.

Estos potenciales enemigos  pueden,  ser entre otros, los siguientes:

1.     La burocracia. Que siempre contiene gente prejuiciada e ignorante, que ocultan  sus miedos, limitaciones  e incapacidades intelectuales, bajo la sombrilla del ejercicio del poder. El “burócrata”, que es una categoría muy específica,   experimenta  una  animosidad casi genética contra el científico, y  el intelectual en general.

2.     La autosuficiencia. Siempre presta a hacernos creer  que nos lo sabemos todo y que no es necesario aprender de nada ni de nadie.

3.     El prejuicio. Que no deja al pensamiento volar.

4.     La cobardía. Siempre tratando de frenarnos frente a la necesidad de trabajar con las verdades.

Nuestras Ciencias Sociales y Humanísticas  han padecido y padecen aun de todos esos males.

“Las ciencias sociales pertenecen a un tipo de actividad diferente de la política .No solo diferente sino independiente de la actividad política, aun cuando están en estrecha interacción.” (Revista Contracorriente…).

“Pero ello no significa que tenga que haber coincidencia entre las ciencias sociales y los puntos de vista de la política”. (Contracorriente…).

“La política está muy entrelazada con la coyuntura, por tanto, su lenguaje esta enlazado a unos códigos que permanecen mucho tiempo y se desfasan en ocasiones  del estado real de que alcanza el desarrollo de  las relaciones políticas. Las ciencias sociales pueden ayudar mucho a buscar alternativas, nuevos lenguajes y códigos para en función de objetivos estratégicos, sacar a la política del atolladero” (Contracorriente…).

Razones por las cuales, hay que defender las diferencias entre Ciencias Sociales y política y sobre todo, la independencia de la primera.

Dentro de esa relativa independencia de las Ciencias Sociales de la política, hay que defender que los resultados de las ciencias sociales y humanísticas  tienen varios canales de entrada a la vida social.

Entre ellos como los más importantes los siguientes:

-          La publicación  y divulgación de sus resultados.

-          La formulación de política y  la toma de decisiones.

-          El consumo social de sus resultados.

No obstante,   lamentablemente, no existe un divorcio, pero  aún  estamos muy lejos de haber alcanzado una articulación adecuada con la política, asunto que consideramos como vital para la supervivencia de nuestro proyecto social. Sobre todo, encontrándonos  a la entrada de un periodo histórico, donde  la guerra a librar será esencialmente cultural.

El papel más frecuente de nuestras ciencias ha sido el de diagnosticar y no el de pronosticar. Claro, que ello tiene mucho que ver aun, con la cobardía y el oportunismo, en no pocos de nuestros científicos sociales, de esperar por el discurso político, para no equivocarse  o no ser objeto de represalias. Lo cual nos queda muy mal, sobre todo, cuando  resulta   que es el discurso político el que se ha  equivocado.

La ciencia tiene que prever, adelantarse, ciencia que no pronostica no  es ciencia. Esto  último resulta mucho más difícil en las Ciencias Sociales, mucho más cerca de la política y donde el factor subjetivo tiene una función de primer orden.

Además,  cuando como  resultado de su propia naturaleza y juventud, las ciencias sociales tienen menos desarrollo relativo que el resto de las ciencias en el país. Situación que hay que tratar de solucionar. Dado que se trata de un serio problema  para un país que pretende una dirección consciente de los procesos en lo social. Y cuando hemos padecido el estereotipo, de que,   en nuestro país, cuando se habla de ciencia, salvo que se especifique, se está hablando solo de ciencias naturales y exactas.

Para ello se necesita de una ciencia social que pronostique  y contra ella conspiran un conjunto de  fenómenos de orden del nivel de nuestras ciencias sociales, pero también de orden político-ideológico.

¿De qué modo avanzar,  si los políticos ejercen, no pocas veces, una presión burocrática, engavetando el resultado de las investigaciones,  frenando su publicación y conocimiento, o tomando represalias contra opiniones emitidas por  las  ciencias sociales, sobre todo si sus noticias no son buenas?

Ha habido entre nosotros una confusión excesiva entre ciencia y política, lo cual ha traído como resultado, más su contraposición,  que su complementación. Los científicos a veces se acobardan  y se auto limitan en  decir las verdades; los políticos  utilizan no pocas veces su poder, para tratar de imponer a las ciencias  sociales discursos que no contradigan a la política. Lo que a su vez ha traído como resultado  una gran confusión entre discurso político y discurso científico. (Ver en mi blog. Ciencia y Política: un dúo complejo. )

Durante estos años, hemos avanzado, yo diría que bastante, en la investigación sobre Cuba, que debe ser el centro de nuestro quehacer científico, pero  todavía restan asuntos que ni siquiera son apenas  abordados. Como la problemática  de las relaciones raciales. Uno de los temas en que presentamos más atraso en su tratamiento científico.

Pero debemos tener claridad en que no vale la pena recrear el conocimiento científico si ello no sirve para proyectarse en el futuro. Si no sirve para adelantarse a lo que pueda ocurrir. Lo cual en el caso de Cuba es cuestión de vida o muerte.

Si  ese trabajo científico no sirve para construir herramientas que tanta falta nos  hacen, para pronosticar los acontecimientos  y tenerlos agarrados antes de que ocurran. Para  lo cual  no basta con el análisis de  la coyuntura, sino que es necesario “modelar” la realidad para lograr pronosticar su posible comportamiento. Asunto muy difícil en nuestras ciencias sociales, aunque  no imposible.

Nuestras ciencias sociales no avanzan lo suficiente por su falta de integralidad; que para mí es lograr la capacidad de apropiarse de los instrumentos de análisis  que se desarrollan por   otras ciencias .En lo cual nuestras ciencias sociales  están muy atrasadas .Las ciencias sociales cubanas ganaran mucho en integralidad cuando sean capaces de apropiarse del instrumental  analítico desplegados alrededor  de las ciencias matemáticas en particular: Programación Lineal, Estadística Matemática,  Procesos estocásticos en general, Redes Neuronales, etc.

La  insuficiencia  anterior tiene que ver con un mal casi  endémico dentro de nuestra educación, en particular de la educación superior.  En la que mucha gente selecciona como campo de su formación a las ciencias sociales, por considerarlas  más fáciles, craso  error. O por la tendencia a meterle a los muchachos en la cabeza,  que las Ciencias  Naturales y Exactas  son las más difíciles. Por lo que  nuestro   modelo de enseñanza en ese aspecto,  esta  torcido. Lo cual nos limita mucho para la formación de investigadores que vean a  la ciencia como una sola y que no establezcan compartimentos estancos y  prejuiciados dentro de ellas. Si el estudiante  es preparado con  esa deformación, que le introduce el propio sistema de educacional, estamos simplemente comprometiendo el futuro de nuestras ciencias. Pues la investigación científica recibirá un producto no idóneo para avanzar.

En resumen, hay que modelar en las ciencias sociales, porque en definitiva, lo más importante que puede hacer la ciencia,  en cualquier campo del conocimiento,  es aportar algoritmos, leyes, métodos de comprensión de la realidad. Pues  es lo único que nos  permitiría  ser predictivos,   cuando te mueves en el campo de las ciencias sociales y humanísticas,  en las que el factor subjetivo tiene tanta importancia. Ese factor subjetivo tan difícil de aprehender .Pero  que desempeña un papel vital en estas ciencias. Las Ciencias Sociales en realidad son las más difíciles, por el papel del factor subjetivo en ellas, el fenómeno de la conciencia,  porque su laboratorio es la propia  sociedad y porque este último solo puede ser construido a escala y de manera artificial, para lo cual hacen  falta la selección de  muestra, la Estadística Matemática y otros métodos. Razón por la cual, las ciencias sociales son las más complejas,  difíciles, más atrasadas  y por   además, nuevas. Incluso,  porque  requieren de una acumulación de lecturas,  conocimientos e integralidad,  como no se exige para ninguna otra ciencia.

Lo último a lo que me quiero referir es a la cierta  relación “incestuosa” de las Ciencias Sociales  y Humanísticas con la política y entre  los científicos sociales y  los políticos.  Lo que tanto nos ha abrumado y retrasado  en estos años. Ha provocado tantas equivocaciones  y tanto sufrimiento nos ha traído aparejado.

 Recordemos el Caso del Departamento de Filosofía y  la desaparición del Departamento-Escuela de Sociología. Ambos  en  La Universidad de La Habana. O la “Historia del llamado “Cubanólogo  sin Carnet”,  cuando  fueron desmembrados los   Centros de Estudios de América y el Centro de Estudios Europeos.  Lo que sin dudas provoco un retraso de más de 10 años en el desarrollo de nuestras Ciencias Sociales.[1]

En la Sociología en particular, estaríamos más avanzados,  si no hubiéramos cometido los errores de la segunda mitad de los año setenta. Cuando volamos al antiguo Departamento de Sociología, con 15 años de experiencia. Repitiendo los errores cometidos en la URSS  20 años antes.

Además,  creamos el engendro de una Facultad de Filosofía e Historia, solo por una cuestión burocrática de no agregar más facultades. Errores a  los que no pocos trataron de oponerse, pero que el Ministerio de Educación Superior  Y el Departamento de Educación del Comité Central del Partido contribuyeron  a cometer, haciendo caso omiso a los que sabían que se trataba de un craso  error contra la ciencia cubana.

También ha operado, la  confusión entre Marxismo Leninismo y Ciencias Sociales; entre discurso político y discurso científico; entre ideología revolucionaria, confundiéndola con el Marxismo leninismo y el discurso político,  lo que  produjo durante mucho tiempo,  el fenómeno de que equivocarse en las ciencias sociales era   prácticamente equivalente a equivocarse con la ideología del partido. Lo cual no se ha independizado aun lo suficiente. Sobre todo, cuando se ha tratado de criticar asuntos de la economía u otros aspectos de la realidad interna, como fueron los de  la corrupción.

Se ha avanzado algo durante estos años, pero esclarecer en la  práctica política cotidiana las diferencias y correlaciones entre marxismo-leninismo, ciencias  sociales y discurso político, es un reto que aun esta por ser  vencido.

Ha habido   políticos  que creen  que nos pueden “ordenar”, pedirnos a los científicos sociales nuestra opinión para justificar las políticas,  han monopolizado  lo que hacemos, teniéndolo en  una gaveta todo el tiempo que deseen; olvidándose continuamente de que la  producción de nuestras  ciencias  es también y en primer lugar para la sociedad. Criticándonos cuando no decimos lo que les gusta, o mandando a  “sancionarnos” cuando decimos lo que no les gusta. Ese control de la Ciencias Sociales, heredado de los ex países socialistas, en particular de la antigua URSS,   y que tanto daño nos ha hecho  en estos años, tiene que terminar de desaparecer. Porque en realidad la ciencia solo produce de verdad,  para hacer avanzar la política y todo lo demás, cuando lo hace dentro de un ambiente de confianza, libertad y democracia. Esa relación incestuosa,  de que hablamos,  tiene que terminar.

Además, eso de que las  ciencias sociales  sirven  solo si solucionan  algún problema práctico,  tiene que acabar. Las  ciencias Sociales  tienen que trabajar desde el origen de los proyectos investigativos y también  para  sí  mismas. De lo contario como se van  a desarrollar. Prestándole atención solo a las investigaciones para la práctica social.  ¿Y sus  investigaciones fundamentales dónde quedan? Esto último  ha terminado entendiéndose bastante  bien para el resto de las ciencias, pero en las Ciencias Sociales, aun es un  problema  sin resolver,  que compromete su  desarrollo.

Tal vez se piensa por algunos, que manteniendo un férreo control sobre la producción científica de las Ciencias Sociales,  es como más se avanza. Lo cual es un absurdo. Si el científico social no tiene la libertad de producir y está  siempre acosado por el miedo de decir algo que no sea del agrado de algunas  estructuras de  poder,  o  que  contradiga a la política;  sus resultados no servirán  para nada. ¿Cómo hallar alternativas para superar los errores de la política, si el científico social siempre debe equivocarse cuando la política también  equivoca? ¿Cuál es la alternativa? ¿Equivocarnos ambos y hundir al país?

Me parece ver  cierta superación de estos problemas planteados, se observa, desde   hace algunos años, un ambiente más abierto y propiciatorio  para la creación, pero aun a  niveles insuficientes. Un ejemplo de lo cual es nuestra   propia  prensa, en la que la crítica está bastante ausente. No aprovechando  para nada,   el   amplio y atractivo  caudal  de análisis crítico  que  está en  buena parte de  nuestra intelectualidad revolucionaria.

La prensa  nacional sigue sin publicarle  a la inmensa mayoría de los  intelectuales cubanos, desaprovechando también  un extraordinario potencial para su propio mejoramiento  y  ampliación  del interés de nuestra población por ella. Y como si fuera poco,  regalándole a la prensa extranjera muchas de nuestras producciones intelectuales. Se prefiere un artículo de un intelectual extranjero, en lugar de darle espacio al que se escribe en Cuba.

Creo que  todo ello es resultado de que  hace más de cuarenta años asumimos  una estructura para la conducción de nuestra prensa, que ya es obsoleta. Por tanto,  hasta que no “volemos en pedazos” esa estructura, junto con los que se acostumbraron a ella,  no solucionaremos el problema. O nuestra prensa alcanza el nivel que ya le están exigiendo las condiciones en que  ahora se desenvuelve el país, o será una de las responsables de que no logremos lo que nos hemos propuesto.

De los problemas planteados al principio  solo nos quedaría rendir cuentas con los prejuicios y la autosuficiencia. Males que están presentes, tanto en los políticos como en los científicos, pero que entre  los científicos ocupan un lugar prominente.

He visto a  no pocos científicos que presentan  prejuicios con determinados temas;  por ejemplo,  con el tema racial, lo cual les limita para echar a volar su pensamiento. A un científico nada le debe ser ajeno y el científico  con prejuicio para lo primero que no sirve es para la ciencia. Un científico debe siempre estar dispuesto y preparado para que su pensamiento vuele hacia los rincones más  recónditos de su alma. Un científico que no se asume o le tiene miedo a un tema,  está incapacitado para  asumir las complejidades del trabajo científico.

Un científico autosuficiente, que cree saberlo todo y piensa que no necesita aprender de nada,  está liquidado para la adquisición de nuevos conocimiento y por tanto para la ciencia. Porque el conocimiento es infinito; comienza con el nacimiento y termina con la muerte.

La Habana, Octubre 2 del 2015




[1] Lo de los 10 años, viene de haber comprobado en nuestra experiencia del CESEU, que solo después de ese periodo de preparación, es que un investigador adquiere la experiencia necesaria para comenzar a producir intelectualmente. (  Nota del Autor )