martes, 22 de septiembre de 2015

La visita del Papa: Celebración en Cuba y resignación en los medios de Miami

Por Edmundo García*

Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación 

Concluye hoy martes 22 de septiembre la visita pastoral del Papa Francisco a Cuba. Creo que ha sido un hecho trascendental y con resultados positivos. He sido testigo de las dos visitas anteriores de Juan Pablo II y Benedicto XVI y he podido ver cómo una marca a la otra y se conectan las tres en un sentido ascendente.

La presencia del Papa Francisco en las ciudades cubanas de La Habana, Holguín y Santiago de Cuba ha sido de interés religioso, político y social; y en esa múltiple dimensión la han captado tanto participantes como observadores.

El Papa Francisco, un jesuita que asumió su nombre en homenaje a los votos de pobreza y humildad de los franciscanos, es una persona de pueblo, conoce la realidad latinoamericana y enfrentó la dictadura en Argentina.

La presencia del Papa en la isla está también relacionada con el rol que en lo personal, y como representante del estado Vaticano, tuvo en el camino de las negociaciones que han llevado al proceso en que se encuentran hoy las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos.

En la santa misa del Papa Francisco en la Plaza de la Revolución José Martí de La Habana resaltó la vocación de servicio y la necesidad de ser solícitos con los otros a través de lo que llamó “pequeños detalles de la vida”. También hizo un espacio para pedir por la paz en Colombia y, dirigiéndose al presidente cubano Raúl Castro, le dijo “Gracias a usted Señor Presidente, por todo lo que hace en este trabajo de reconciliación”.  

A pesar de este y otros reconocimientos, y de las claras muestras de cercanía personal, algunos medios de Miami se atrevieron a afirmar que ambos líderes hicieron gestos de desaprobación y recelo mientras cada uno hacía uso de la palabra. Un comentarista de un canal local interpretó que Francisco “pidió a la dinastía de los Castro que saliera del poder”, por la sencilla razón de que en la frase de Martí citada por el Papa en el Ángelus, que ese sujeto seguramente ni entendió, aparecía la palabra “dinastías” referida a una cuestión histórica.

Por su parte la reportera de Telemundo en La Habana para esta ocasión, María Celeste Arrarás, de la que hay que reconocer que reportó con objetividad la mayor parte del tiempo, por alguna razón escuchó una referencia del Papa a los “exiliados cubanos”, cuando se oyó bien claro que había dicho “cubanos residentes en otras partes del mundo”.

Pero quienes en verdad han delirado son los analistas que se ha gastado Univisión para seguir esta visita del Papa; entre ellos el conocido y muy poco respetado Lincoln Díaz-Balart, quien como siempre renegó de todo lo que se hace en Cuba, prometiendo que si Jeb Bush o Marco Rubio ganan la presidencia de Estados Unidos en el 2016, él se encargaría de que cosas como la visita del Papa no sucedieran más.

No obstante, merece ser destacado que el reportero de Univisión Galo Arellano hizo un sobrio trabajo desde Santiago de Cuba, donde entrevistó peregrinos de Miami que se reencontraron después de décadas con la Ciudad Héroe, donde crecieron y se enamoraron de jóvenes. Reseñable es también un contacto con los estudios de Univisión realizado por María Antonieta Collins desde Cuba, donde calificó de majestuosa y sacra la ceremonia en Holguín, y refirió como “Homilía extraordinaria” el oficio del Papa en Santiago; destacando además el elogio de Francisco, en la tierra de Mariana Grajales, a las madres cubanas como resguardo de la Fe. María Antonieta dijo estar fascinada con la visión de la naturaleza en el amanecer de El Cobre; y confesó que esto le permitió entender la obra pictórica de Tomás Sánchez.

Como siempre el Canal 41 de Miami hizo de las suyas; entre todos los falsos analistas que por sus estudios desfilaron, se destacó un extremista ex profesor de comunismo científico que afirmó que la visita cordial y respetuosa que el Papa hizo al Comandante en Jefe Fidel Castro solo se debió a un supuesto “duendecillo” de atracción hacia las grandes figuras políticas latinoamericanas. Para la historia del papelazo en la televisión de Miami quedará el enloquecido reclamo de María Laria, conductora del programa Arrebatados en el Canal 41, de que Francisco debió subir al papamóvil al peligroso individuo que lo abordó en su trayecto, y exhibirlo por La Habana entera.

Debe ser dicho además que las transmisiones en inglés de Local News (Canal 10), Today in Florida (Canal 7) y NBC Local (Canal 6) enfocaron la visita del Papa a Cuba como un acontecimiento histórico y una fiesta del pueblo cubano. No le dieron importancia, ni siquiera reportaron, algunos pocos incidentes incitados por las mentes calenturientas de los extremistas de la derecha cubanoamericana. Ha sido evidente que esta vez ninguna excentricidad miamense captó la atención de los medios y todos se concentraron absolutamente en lo que sucedía en Cuba. Mal quedaron, y como informadores de segunda mano, aquellos que no tuvieron reporteros acreditados en la isla.

La Habana populosa y agradecida, Holguín engalanada y hoy Santiago bendecida, fueron las escalas cubanas del Papa Francisco, en representación de toda Cuba. En esta última jornada se le veía acompañado del Cardenal Seán Patrick O'Malley, Arzobispo de Boston, el vigía en la continuación de su viaje hacia los Estados Unidos; como lo fue por estos días el Cardenal Jaime Lucas Ortega y Alamino.

*Edmundo García, periodista cubano residente en EE.UU., conductor del programa “La Tarde se Mueve”.


El Papa se despide de Cuba con un agradecimiento al pueblo por hacerlo sentir como en casa

Editado por Maite González Martínez

Su Santidad agradeció en la Catedral santiaguera la acogida de cubanas y cubanos durante esta visita apostólica. Foto Granma

La Habana, 22 sep (RHC) El Papa Francisco, en su despedida, agradeció al pueblo cubano por hacerlo sentir como en familia durante los días que duró su visita.

El Pontífice, al visitar la catedral santiaguera, se dirigió a las familias cubanas y dijo que ellas saben recibir, saben acoger al visitante y lograr que este se considere en casa.

"Estamos en familia. Y cuando uno está en familia se siente en casa. Gracias familias cubanas, gracias cubanos por hacerme sentir todos estos días en familia, por hacerme sentir en casa. Este encuentro con ustedes es como la frutilla de la torta", dijo, refiriéndose a la "cereza del pastel".

Más adelante advirtió que sin familia y sin el calor del hogar la vida se vuelve vacía, comienzan a faltar las redes que sostienen en la adversidad, alimentan en la cotidianidad y motivan la lucha para la prosperidad.

Aseguró que la familia salva de dos fenómenos actuales: la fragmentación (la división) y la masificación. En ambos casos -insistió- las personas se transforman en individuos aislados fáciles de manipular y de gobernar.

Sostuvo que las sociedades divididas, rotas, separadas o altamente masificadas son consecuencia de la ruptura de los lazos familiares; cuando se pierden las relaciones que constituyen como personas y enseñan a ser personas.

Según el Papa la familia es escuela de humanidad, que enseña a poner el corazón en las necesidades de los otros, a estar atento a la vida de los demás.

"A pesar de tantas dificultades como aquejan a nuestras familias, no nos olvidemos de algo, por favor: las familias no son un problema, son principalmente una oportunidad. Una oportunidad que tenemos que cuidar, proteger, acompañar", estableció.

Constató que mucho se discute sobre el futuro, sobre qué mundo queremos dejarle a los hijos y qué sociedad se quiere para ellos.

"Creo que una de las posibles respuestas se encuentra en mirarlos a ustedes: dejemos un mundo con familias. Es cierto, no existe la familia perfecta, no existen esposos perfectos, padres perfectos ni hijos perfectos, pero eso no impide que no sean la respuesta para el mañana", precisó.

Tras el encuentro con las familias, el líder católico se dirigió al aeropuerto internacional "Antonio Maceo" donde abordará el vuelo con destino a Washington.

(Agencias)


Venezuela y Colombia acuerdan impulsar progresiva normalización de la frontera común

El presidente de Venezuela Nicolás Maduro comentó que el encuentro que sostuvo este lunes con Santos demostró que con voluntad política sí se puede construir una nueva frontera de paz

hispantv.com

Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
22 de Septiembre del 2015 2:19:21 CDT

CARACAS, septiembre 21.— Los Gobiernos de Venezuela y Colombia establecieron este lunes un acuerdo que permite solucionar los problemas que se presentan en la frontera común, en base al mutuo respeto y al Derecho Internacional, informó AVN.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, leyó la declaración conjunta consensuada entre Caracas y Bogotá, que consta de siete puntos claves.

De este modo, el presidente de la República Bolivariana, Nicolás Maduro, y su homólogo Juan Manuel Santos acordaron, luego de sostener una reunión en el Palacio de Carondelet, de la capital ecuatoriana, el retorno de sus delegaciones diplomáticas en sus respectivos países; realizar una investigación de la situación de la frontera colombo-venezolana y reunir a los equipos de ministros inmediatamente para tratar temas sensibles para ambos países.

«Esta reunión continuará el miércoles 23 de septiembre en Caracas», informó Correa.

Nicolás Maduro comentó que el encuentro que sostuvo este lunes con Santos demostró que con voluntad política sí se puede construir una nueva frontera de paz.

Los mandatarios sostuvieron una reunión de cuatro horas y ofrecieron una rueda de prensa para dar un balance del encuentro, que abordó la problemática en la frontera común de 2 119 kilómetros, agregó AVN.

El Jefe de Estado venezolano comentó, en transmisión de Telesur, que no era fácil visualizar una reunión por lo delicado y sensible de los temas fronterizos, «pero hemos demostrado que con voluntad política sí se puede», dijo al tiempo que valoró el encuentro con el presidente Santos de franco y claro.

«Ha sido una reunión en medio de un clima sin lugar a dudas de hermandad, así lo siento y así lo creo». Hoy «triunfó la sensatez, el diálogo y lo que debe triunfar siempre, la paz entre nuestros países, entre nuestros pueblos», resaltó el presidente Maduro.

Asimismo, agradeció la gestión de los presidentes de Ecuador y Uruguay, Rafael Correa y Tabaré Vázquez, quienes tienen la presidencia pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), respectivamente, para que se llevara a cabo este encuentro a fin de solucionar la situación fronteriza entre Venezuela y Colombia.