sábado, 22 de agosto de 2015

Republicanos esperan debacle de Trump

Publicado en Cubadebate el 22 agosto 2015

Donald Trump se queja de ataques dentro del Partido Republicano. Foto: Tomada de almomento.net

Muchos de los aspirantes a mandar en la boleta del Partido Republicano para los comicios presidenciales de 2016 en Estados Unidos, esperan la debacle del Donald Trump, hasta ahora líder de las encuestas.

El diario digital The Hill analiza el asunto y plantea que la cantidad de contendientes presidenciales republicanos ayuda a Trump a mantener una gran ventaja en la carrera por la nominación presidencial y hace menos probable que alguno se retire.

Muchos de los candidatos también creen que su rival, quien disfruta de una ventaja de dos dígitos sobre su más cercano colega en la puja, se tambaleará, y que tienen que permanecer en la carrera para ser su sucesor.

Mientras él esté en la campaña, la mayoría de estos candidatos no verán ninguna razón para salir, dijo el estratega republicano Ford O’Connell, citado por el diario digital.

En los últimos días no faltaron análisis que señalan que muchos republicanos creen que el hombre de negocios no se convertirá en el candidato del partido, mientras que argumentan que su prevalencia se debe al frenesí de los medios, y alegan, además, que grandes franjas del electorado conservador ni siquiera considerarían votar por él.

En espera de que se produzca el hundimiento del puntero partidista, otros candidatos luchan por quitarle voto y llegar en mejor posición a las primarias.

Matt Mackowiak, un estratega republicano, dijo al diario que el apoyo a los otros aspirante a la boleta está completamente fracturado en este momento, lo que beneficia al inversionista.

Algunos esperan que la lista republicana se reduzca antes de fin de año pero otros consideran que llegarán a las primarias en marzo con al menos 12 de los actuales 17 contendientes, algo en lo que influirá la afluencia de dinero de los llamados super-PAC (grupos de acción política que sirven a los intereses de los concursantes y les abastecen de dinero).

Las aspiraciones de los retadores del llamado showman republicano, sin embargo, son puestas en duda, ya que este se mantiene en la punta de las encuestas a nivel nacional, mientras tiene un buen desempeño en los estados donde serán los primeros comicios y en otros de peso como en Florida y Texas.

Trump tiene un ventaja sobre la mayoría, su cartera está bien provista de fondos, y pudiera recibir un mayor impulso si gana la votación en Iowa el 1 de febrero, estado que es un medidor del voto conservador.

(Con información de las agencias)


Erupción política en Guatemala en vísperas de elecciones

Por Randy Saborit Mora

Guatemala, 22 ago (PL) Guatemala, tierra de volcanes, vive una erupción política, que estremece los cimientos del ejecutivo, tras conocerse el arresto de la exvicepresidenta Roxana Baldetti y la solicitud de antejuicio contra el mandatario Otto Pérez Molina.

La noticia le dio la vuelta al mundo a 16 días de la convocatoria a comicios generales, mientras reina la apatía entre los electores, luego de que la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) y el Ministerio Público (MP) destaparan más de 10 escándalos de corrupción en el cuatrimestre.

Una de las preguntas que muchos se hacen es si Pérez Molina renunciará en medio de la turbulencia generada por las revelaciones de la Cicig y el MP, entes que lo señalan de ser la cabeza de La Línea, red dedicada a la defraudación de millones de dólares en las aduanas.

El jefe de la Cicig, Iván Velásquez, detalló el organigrama de estructura delictiva, que distribuía el 50 por ciento del dinero para Pérez Molina y Baldetti, y la otra mitad para el resto de integrantes.

Algunos analistas consideran que el jefe de Estado dimitirá en breve, pero otros estiman que puede mantenerse aferrado al poder para ganar tiempo con el antejuicio y no enfrentar de inmediato un juicio político.

Lo cierto es que si no abdica, la poca credibilidad del mandatario se fue al piso después que investigadores analizaran documentos y escuchas telefónicas que lo involucran en La Línea.

Para hoy está convocada una nueva protesta frente al Palacio Nacional de la Cultura (símbolo del poder Ejecutivo en este país centroamericano) por decimoctavo sábado consecutivo para pedir su dimisión y la de los políticos corruptos.

Muchos fueron los que abandonaron el barco del gobernante Partido Patriota en este trimestre.

La primera en presentar su abandono del cargo fue Baldetti el 8 de mayo, y luego cayeron otros por efecto dominó.

Entre los dimitentes figuran los ministros de Gobernación (Interior) Mauricio López, Ambiente Michelle Martínez, dos titulares de Energía y Minas (Érick Archila y Edwin Rodas) y el secretario general de la Presidencia Gustavo Martínez.

Este último, quien también es yerno del gobernante, fue arrestado el 9 de julio por autoridades del Ministerio Público y la Policía Nacional Civil señalado por los delitos de asociación ilícita y tráfico de influencias.

Otro detenido por una causa diferente fue el exsecretario privado de la Presidencia Juan de Dios Rodríguez, nombrado por Pérez Molina como presidente de la Junta Directiva del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS).

Rodríguez está involucrado en la firma de un millonario contrato anómalo entre el IGSS y la farmacéutica Pisa.

Afectados denunciaron ante el MP la muerte de varios pacientes renales del IGSS, que recibieron los servicios de hemodiálisis brindados por Pisa.

Mediante interceptaciones telefónicas se determinó que presuntamente se cobró a la droguería entre el 15 y el 16 por ciento de comisión por el otorgamiento de ese contrato suscrito por 116.2 millones de quetzales (15.1 millones de dólares).

Respecto al primer caso destapado por la Cicig y el MP, conocido como La Línea, hasta ayer se pensaba que el cabecilla era el secretario privado de Baldetti, el aún prófugo Juan Carlos Monzón.

A más de cuatro meses de girarse una orden de captura en su contra, las autoridades desconocen su paradero.

Muchos se cuestionan cómo es tan difícil arrestar a quien fuera la mano derecha de la exvicemandataria.

Mientras tanto, Pérez Molina decidirá si sigue o no al frente de un país, donde cuenta con solo un 12 por ciento de aprobación de su gestión, según una encuesta elaborada recientemente por la empresa Prodatos.

Las elecciones generales están al doblar de la esquina, y lo que ocurra de aquí al 6 de septiembre será crucial para el futuro inmediato de esta nación centroamericana de riqueza y pobreza extremas.

Seguramente las palabras del exmandatario uruguayo José Mujica, expresadas aquí el martes durante el VI Foro Regional de Esquipulas, resuenan en los oídos de los políticos corruptos: "lo que los pueblos no toleran es que los estafen".

ro/rsm


LA CRISIS Y LAS ESPERANZAS DE PUERTO RICO

Por Manuel E. Yepe

Por estos días proliferan por doquier en San Juan de Puerto Rico y otras ciudades de la isla anuncios de la puesta en venta de viviendas fijados por más de 144.000 puertorriqueños que están abandonando la isla para marchar al exterior en busca de empleo. Algunos de estos carteles expresan, como pretendida represalia a los causantes de su desgracia: “SE VENDE ESTA CASA, PERO NO A LOS AMERICANOS”

La grave situación actual de Puerto Rico, por dolorosa que sea, pudiera constituir el augurio de un nuevo despertar de la conciencia patriótica del pueblo borinqueño que le abra merecido paso a su plena inclusión en la parte de América a que pertenece por derecho propio.

No se puede responsabilizar por desgracias como la actual crisis a los puertorriqueños, cuando el comercio exterior, la moneda, las comunicaciones, las leyes y procedimientos de ciudadanía y nacionalidad, la navegación interna y externa, los procedimientos migratorios, laborales y salariales, la tierra, los espacios aéreos, las costas y fronteras, los puertos, los bosques, el subsuelo mineral, así como el servicio militar ciudadano y la defensa del país, son de la incumbencia de un poder extranjero.

Desde la invasión estadounidense de la Isla en 1898, Puerto Rico ha conocido, sucesivamente, la ocupación militar en los dos primeros años; un gobierno civil con gobernador y juez supremo nombrados por el presidente de Estados Unidos hasta 1948; un gobernador nativo de orientación anexionista (Luis Muñoz Marín), igualmente designado por Washington, con un cuerpo Legislativo bicameral restringido a propietarios bilingües sujeto a veto imperial, y un “Estado Libre Asociado”, instaurado en 1952 para enmascarar el status colonial, otorgando a la Isla derecho a una Constitución y a la elección de gobernador y parlamentarios, pero manteniendo y asegurando la subordinación colonial a Estados  Unidos.

Actualmente hay en el reducido territorio de Puerto Rico unas 15 bases norteamericanas bajo el mando US Atlantic Command (LANTCOM).

La actual situación de bancarrota en la que ha caído Puerto Rico obedece, ha dicho su gobernador Alejandro Padilla, a que el país no tiene dinero para pagar su deuda de 73 mil millones de dólares a sus acreedores, cifra que representa el 100 por ciento de su PIB (Producto Interno Bruto). No ha podido siquiera cancelar en fecha reciente un pago parcial de 58 millones de dólares a la CFP  (Corporación para el Financiamiento Público) del que sólo logró desembolsar una fracción de 628 mil dólares. El Gobierno colonial se ha declarado oficialmente incapacitado para pagar la deuda (default) sin que se vislumbre solución por el momento. Ni Washington ni el Fondo Monetario Internacional se han pronunciado sobre el asunto ni han aportado soluciones remediales que eviten que el país se declare insolvente hacia el fin de este verano.

Según criterio de la periodista peruana Vicky Peláez en la revista rusa Sputnik, “en realidad la deuda del país empezó a crecer desde los años 1970. Su economía desde la mitad del siglo pasado estaba basada principalmente en la industria farmacéutica pero con la aparición de las maquiladoras en México y en Asia, este sector empezó a trasladarse a aquellas regiones en búsqueda de la mano de obra más barata y de mayor productividad. Para atraer las corporaciones multinacionales a la isla, Washington las exoneró del pago de impuestos y con ello debilitó aún más a la economía local”. La crisis hipotecaria al comienzo del Siglo XXI afectó aún más al país con su política de liberalización de la hipoteca.

En 2006, el gobernador de Puerto Rico, alarmado por el débil crecimiento del PIB tomó la decisión de suspender la exención fiscal a las corporaciones lo que provocó el éxodo y el cierre de las compañías. El país entró en recesión y la emigración de boricuas, principalmente a la Florida y Nueva York creció alarmantemente. Hoy, un 45 por ciento del total de 3,5 millones de habitantes de la isla vive en la pobreza y el 83 por ciento de los niños habitan en áreas pobres.

Puerto Rico sufre las consecuencias del coloniaje clásico, aquel en el que un país extranjero decide y tiene capacidad violenta y política para administrar la vida pública y colectiva de otro país.

Pero las noticias que llegan de allí reflejan una profundización de la conciencia de que la eliminación del sistema colonial a que ha estado sometido por Estados Unidos durante los últimos 117 años es el único camino hacia el logro de la independencia y el ejercicio pleno de su soberanía nacional, propiciadores del reconocimiento y apoyo internacional indispensables para el desarrollo del país.

La Habana, Agosto 22 de 2015



SACARLE PRESION A LA CALDERA

Jorge Gómez Barata

Si fuera cierto que Estados Unidos depone su hostilidad extrema y cesa de ser enemigo para transformarse en vecino, Cuba dejará de ser una plaza sitiada y la caldera perderá presión. Los cambios externos tendrán efectos en múltiples esferas internas, entre ellas la economía, la política y la actividad social en general.

Debido a una turbulenta historia común y a medio siglo de confrontación, el fomento de los intercambios y la colaboración que acompañan la normalización entre Estados Unidos y Cuba no será un proceso automático ni fácil, y ya encuentra oposición y resistencia, que abierta o sutil, es enconada.

No obstante seguramente prevalecerá la actitud constructiva de los sectores avanzados de la política, la academia, la ciencia, las artes, las letras, los negocios y la sociedad civil de ambos países que, en concordancia con los espacios y las opciones que cada sociedad ofrezca, aprovecharán las potencialidades creadas.

Una situación distendida permitirá profundizar el conocimiento mutuo, recuperar antiguos vínculos, fomentar otros, en otros plazos, contribuirá a que, paulatinamente  pierdan vigencia estereotipos instalados en los ambientes políticos, culturales, sociales, empresariales, mediáticos y todo tipo, de Estados Unidos y Cuba.

En esos contextos, seguramente no faltarán elementos e instituciones, entre ellas los servicios especiales que traten de aprovechar los ambientes más relajados, la reducción de los controles y el fin de algunas prohibiciones y las relaciones pueblo a pueblo para fines mezquinos.

Al margen de como tales procesos se operen en los Estados Unidos, en Cuba, una sociedad más pequeña en la cual la confrontación y el asilamiento deja huellas más profundas la distensión puesta en marcha por los presidentes Raúl Castro y Barack Obama, favorecerá los cambios de mentalidad que a la larga descontinuaran criterios que asumieron la crítica y la autocrítica asociada a procesos internos como posiciones que podían proporcionar argumentos al enemigo.

Con más o menos razón, a partir de esos conceptos se asumió que procesos culturales, comerciales, editoriales, espectáculos, aumento de los viajes y el acceso a tecnologías de comunicación y fenómenos análogos, constituían formas de penetración cultural que dañaban ideológicamente a los cubanos, socavaban sus ideas políticas y los debilitan ideológicamente.

Por extraño que resulte todavía hay quienes creen que el aislamiento y la censura, pueden favorecer la cohesión social y política y promover virtudes ciudadanas cuando en realidad dan lugar a la ignorancia y son formas culturales de exclusión y discriminación que perjudican el desarrollo intelectual y cultural.

La apertura de los intercambios y el acceso a fuentes de información diversificadas beneficiará  particularmente a las personas con mayor instrucción y cultura, formación política y responsabilidades de dirección política social y empresarial, contribuyendo a la renovación y la innovación en diferentes ámbitos, incluidos las ciencias, la tecnología y las disciplinas sociales.

La idea de que el mundo se abra a Cuba y Cuba al mundo tiene un alcance y un significado que rebasa con creces los ámbitos económico y comerciales y trasciende el presente para proyectarse al porvenir.

Los primeros pasos están dados, el resto dependen de las estrategias, de los propósitos, del tiempo y de la comprensión y el apoyo de las vanguardias y los sectores avanzados de cada país. Allá nos vemos.

La Habana, 22 de agosto de 2015