domingo, 2 de agosto de 2015

La solidaridad con Cuba y la lucha por el continente no se detienen

Radio Rebelde  -  2015-08-02 10:40:09 / web@radiorebelde.icrt.cu / Ana Isa Vidal Díaz

Miembros de la brigada de solidaridad latinoamericana y caribeña y brigada boricua Juan Rius Rivera. Foto: Ana Isa Vidal

La sede del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), en la capital cubana, recibió el encuentro entre familiares de los Cinco Héroes y miembros de las brigadas de solidaridad Latinoamericana y Caribeña y la Juan Rius Rivera, de Puerto Rico.

Amigos de varios países conocieron anécdotas contadas con la sencillez y elocuencia de las madres Magalis González Llort, Irma Sheweret, Mirtha Rodríguez.

El vicepresidente del ICAP, Fernando González Llort, agradeció a los representantes de las dos iniciativas por su apoyo incondicional para lograr el regreso de los Cinco a la Isla, y enfatizó que la lucha no ha culminado, pues aún urge eliminar el bloqueo económico y financiero contra Cuba, la ocupación ilegal de la Base Naval de Guantánamo, las medidas subversivas que se aplican contra la Mayor de las Antillas y la distorsión de la realidad cubana en los medios internacionales de comunicación.

Roberto Payano, Campaña Dominicana de Solidaridad con Cuba. Foto: Ana Isa Vidal

Entre estos propósitos, el Héroe de la República de Cuba destacó la excarcelación del preso político boricua Oscar López Rivera.

Roberto Payano, miembro de la Campaña Dominicana de Solidaridad con Cuba, fundada el 14 de junio de 1990 como homenaje a Ernesto Guevara de la Serna, anunció que el próximo año ese país acogerá el Octavo Encuentro Continental de Solidaridad con Cuba.

La directora de la XXII Brigada Latinoamericana y Caribeña, Yarisleidi Medina, explicó que estos amigos están en la Isla desde el 22 de julio hasta el próximo 7 de agosto.

“El grupo está compuesto por 179 brigadistas de trece países de América Latina y el Caribe. También nos acompañan amigos de Québec (Canadá) y una representación de España” –comentó Medina.

Los objetivos son “conocer lo que está pasando en Cuba en medio del contexto de actualización del modelo económico cubano y compartir momentos históricos para la Revolución Cubana”, como la celebración de los 500 años de Santiago de Cuba y del aniversario 62 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

Conferencias, visitas a lugares de interés histórico y cultural y la oportunidad de palpar la realidad nacional en varios Comités de Defensa de la Revolución (CDR), en los barrios de La Habana matizan también el programa de actividades.


Fin del bloqueo representa oportunidad para economía cubana: Le Monde

Publicado en Cubadebate el 1 agosto 2015

Pesos cubanos en un mercado en La Habana, Cuba. Foto: Desmond Boylan / Reuters.

El acercamiento diplomático entre Cuba y Estados Unidos y el progresivo levantamiento del bloqueo de Washington contra La Habana constituyen una oportunidad para ambas economías, publicó hoy el diario francés Le Monde.

En un editorial, el rotativo destacó el proceso de acercamiento entre las dos naciones en los últimos meses, y señaló que el fin de las sanciones estadounidenses es un hecho cada vez menos lejano.

“Es probablemente una cuestión de meses“, indicó el texto, y agregó que tras la reapertura de embajadas el 20 de julio y el reinicio de las relaciones diplomáticas, el levantamiento de sanciones norteamericanas contra la isla “parece ya inevitable”.

Ayer Hillary Clinton, precandidata demócrata para las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos, instó al Congreso a suprimir el bloqueo contra la isla caribeña, como antes había hecho el actual jefe de Estado, Barack Obama, resaltó Le Monde.

Para llegar a ese punto, agregó, “será necesario convencer a los republicanos, que se muestran reticentes ante el asunto”.

De todas formas, continuó el editorial, el acercamiento y el progresivo levantamiento de restricciones son una excelente oportunidad para las economías de las dos naciones.

Le Monde citó un estudio de la sociedad Euler Hermes, según el cual la economía cubana podría crecer entre cinco y seis por ciento cada año, desde 2016 hasta 2020.

De acuerdo con el reporte, la aceleración del crecimiento estaría impulsada principalmente por un aumento de las inversiones extranjeras, que podrían escalar entre 15 y 20 por ciento en los próximos años.

“Paralelo al acercamiento diplomático, el Estado cubano emite señales favorables a los mercados“, comentó la economista Daniela Ordóñez, autora de la investigación.

(Con información de Prensa Latina)


EL SALVADOR: “LOS BENEFICIADOS DE LA PARÁLISIS SOCIAL SON LOS PRIVILEGIADOS DE SIEMPRE”. ENTREVISTA CON JOSÉ MARÍA TOJEIRA

ENFOQUE JURÍDICO  -  MADAÍ LÓPEZ · 30 JULIO, 2015

La sociedad actualmente atraviesa problemas profundos de violencia, de polarización, de falta de liderazgos positivos, ante todo esto el Padre José María Tojeira, Sacerdote Jesuita, ex Rector de la Uca, Filósofo y Teólogo e integrante de varias comisiones encargadas del tema de la violencia, brinda una entrevista a Enfoque Jurídico donde toca estos y muchos otros puntos.

José María Tojeira

Enfoque Jurídico (EJ): En El Salvador estamos ante un escenario en el que a diario se contabilizan alrededor de dos decenas de asesinatos; en el que el Estado tiene un discurso de ataque frontal hacia la violencia pandilleril, pero por otro lado acepta que las órdenes de los crímenes, vienen de los penales que ellos deberían controlar; y donde la sociedad civil considera que la violencia se debe de atacar con más violencia hacia estos grupos. ¿Qué es lo que a su juicio sucede en el país que nos somete a reproducir este círculo de violencia?

José María Tojeira (JMT): He estado en bastantes comisiones que tocan el tema de la violencia, dos comisiones presidenciales, una en el tiempo de Antonio Saca y otra en la actualidad, de la que ya me salí, lo que he observado en ambas comisiones y en otros espacios es que en general se tocan los aspectos técnicos, se tocan un poco las causas estructurales, pero sobre todo se trata de reaccionar o prevenir. Pero existe una prevención “light” o llamémosla “de corto plazo”, como coordinar mejor las instituciones, impulsar la policía comunitaria, involucrar las municipalidades, etc., pero tocar con seriedad las causas estructurales de la violencia… no se tocan.

Creo que es una de las limitaciones que tienen las políticas en contra de la violencia, tomemos un ejemplo: en la juventud un 40% terminan el bachillerato y un 60% no lo termina, de ahí tenemos un problema laboral bastante fuerte y salarios muy deficientes especialmente para la gente más joven. Si estos jóvenes no tienen acceso a la información, si están en la calle a partir de la adolescencia y sin trabajo, si además no tienen perspectivas de futuro, entonces un porcentaje, aunque relativamente pequeño, de los jóvenes toman la oferta delincuencial organizada, que ofrece ciertas garantías como beneficios económicos, libertad, pero en el sentido de hacer lo que les dé la gana, y empoderamiento personal, entonces no es algo que debería extrañarnos, así como tampoco debería extrañarnos que ese tipo de violencia supere a otros tipos de violencia, al menos en lo que se refiere al impacto emocional y social, tampoco debería de extrañarnos; ahora hay una posibilidad de sofisticar la violencia mucho más que en tiempos pasados: existe más experiencia de organización, más medios para extorsionar, incluso estos jóvenes que no terminan el bachillerato, tienen más formación que el delincuente común de hace como 30 o 40 años que con frecuencia era semi-analfabeto, entonces yo creo que hay un problema de marginación social muy fuerte y masivo que al final ocasiona violencia y la reproduce, y que esa es la causa que hay que atacar.

Esas causas de la violencia se pueden atacar, pero se dice que esto da resultados a largo plazo, aunque da resultados evidentes; entonces es importante ver caminos de corto plazo, pues eso también es necesario, pero si sólo se tocan caminos de corto plazo contra la violencia, las medidas se vuelven muy débiles, porque la capacidad de reproducción de la violencia que tiene un sistema excluyente, marginalizado, que divide a la gente y estratifica los derechos sociales, considerando a unos superiores y otros inferiores, el poder de reproducción de la violencia que tiene ese esquema es muy poderoso, y las medidas de corto o mediano plazo, son medidas que sí pueden disminuir un poco, pero si lo otro sigue, entonces empieza a producir nuevas generaciones, y es ahí donde hay que luchar simultáneamente y con efectividad, porque no se trata de pasar del 38% de bachilleres al 42% que exactamente se ha conseguido en 7 u 8 años, tiene que ir más aprisa si quiere realmente construir.

Conmigo se meten algunos amigos míos porque siempre saco el salario mínimo, pero yo me he hecho una especie de compromiso personal de tocar el tema, porque es un tema ante el cual se pasa indiferente y que refleja un espíritu marginalizado y excluyente de los sistemas de organización social y a veces legal de El Salvador, es decir ¡tener un salario mínimo de 250 dólares para los que trabajan en la ciudad en servicios y de 109.20 para el que corta caña en la zafra¡, darle además seguridad social, están en el ISSS los que trabajan en la ciudad con el salario mínimo y al que está en la zafra no, es un modo de decirle “su trabajo no sirve y usted como persona no es ni siquiera una persona la mitad de digna que la de la ciudad que trabaja vendiendo camisas”, que está muy bien que le paguen, pero ¡el contraste!, ese contraste provocador, perverso y que a alguna gente le lleva lógicamente a la rebeldía, yo creo que esa es una de las causas de la violencia que no se ha enfrentado con seriedad.

EJ: En países vecinos como en Guatemala y Honduras se ha visto que existen crisis sociales, sin embargo, la población en estos últimos días ha estado más activa con la denuncia en contra de la problemática que ellos sufren, en nuestro país pareciera que la sociedad tiene la noción de que hay corrupción, impunidad, pero como sociedad nos limitamos a ser espectadores y a vivir dentro de nuestra comodidad, entonces ¿Cómo considera usted que se puede combatir esta especie de parálisis social?

JMT: Bueno yo creo que aquí la parálisis social tiene, iba a decir causas políticas… claro hay impunidad, hay corrupción, eso es evidente, pero los que protestan o dan la impresión de que podrían organizar una manifestación contra la impunidad y la corrupción son los del partido ARENA, (se ríe) pues son los que tienen organización, sistema, etc. Entonces hay mucha gente que no cree que sea una oposición que pueda liderar una protesta, entonces la sociedad civil se ha movido de un modo débilmente entre un partido y otro, pero no tiene o tienen poco grado de autonomía. Yo creo que en Honduras y en Guatemala al estar la sociedad civil frente a un sistema político muy homogéneo, han desarrollado una mayor autonomía, autonomía que después no tiene una estructura política para seguir avanzando. Aquí en El Salvador la sociedad civil en general ha apoyado instancias políticas, al FMLN algunos sectores y otros a ARENA, entonces la sociedad civil se halla demasiado enmarcada dentro de los proyectos políticos, puede haber una parte de la sociedad civil que sea independiente pero yo siento que tiene muy poca capacidad de movilización por haber estado muy enmarcada en el mundo político, los políticos sí tienen capacidad de movilización, pero la gente cree en ellos cada vez menos y entonces eso es parte de la falta de movilización de la gente, tal vez esté más politizado el país que los otros países donde la sociedad civil ha estado más independiente y ha logrado mayor autonomía para movilizar a la gente.

Los beneficiados de la parálisis social, son los privilegiados de siempre

EJ: Con esto ¿Quién considera usted que es el beneficiado de esta parálisis social?

JMT: los beneficiados de la parálisis social, son los privilegiados de siempre. Yo creo que el mundo político tiene unos privilegios exagerados, como por ejemplo que un diputado pueda ganar aproximadamente 40 veces el salario mínimo del campo, algunos salarios mínimos del campo son una brutalidad. Tomemos esto y pongamos por ejemplo el salario mínimo de Estados Unidos, ahí son 8 dólares la hora, lo que significa cerca de los mil dólares mensuales, imaginemos que un senador norteamericano ganara cuarenta veces ese salario mínimo, por supuesto un senador no gana 40 mil dólares al mes, es más si eso se pretendiera en Estados Unidos, sería un escándalo y el partido que propusiera eso sería severamente criticado y además destrozado en las siguientes elecciones; mientras que entre nosotros no hay absolutamente ningún problema en que el campesino en la zafra gane 109.20 dólares y nuestros diputados ganen más de 4 mil dólares; entonces yo creo que es necesario una labor de conciencia fuerte y de ciudadanía y de sociedad civil para impedir estos contrastes.

EJ: Otro tema preocupante es que a más de 20 años de la guerra a la que nos enfrentamos, es evidente que el tejido social no se ha reconstruido, pues existe mucha polarización, lo que usted mismo mencionaba. Entonces considera usted que ¿existe relación directa entre justicia y reconciliación y de qué manera  puede ello contribuir a reconstruir una verdadera cultura de paz?

JMT; La justicia es indispensable para la reconciliación, nosotros cuando mataron a los jesuitas propusimos un triple escalonamiento en el caso jesuitas que creíamos que también podría servir para toda la sociedad, estábamos todavía en tiempo de guerra y decíamos que en un sistema como el nuestro teníamos que implementar un triple paso: “Verdad, Justicia y Perdón”, en ese orden, pues creíamos que el primer elemento de la justicia es siempre el “hacer verdad”, en un juicio se pretende que la víctima recupere su dignidad y que el victimario no sea el que prevalezca. Entonces hacer verdad es como la base de cualquier proyecto de justicia, sin verdad no puede haber justicia legal. Después veíamos nosotros que era indispensable un paso de justicia y ¿en qué consiste la justicia? en devolverle sus derechos, su dignidad a la víctima y en tener algún tipo de sanción o castigo para el victimario, hay que hacerlo aunque fuese de un modo simbólico, pero hay que hacerlo; y en tercer lugar “el perdón” porque en una guerra civil los sentimientos se desbocan y la locura invade a un bando y a otro, uno puede decir que un bando hizo más víctimas, la Comisión de la Verdad con criterios y parámetros internacionales, recogieron en torno a 22 mil denuncias de violaciones graves de derechos humanos, algunas colectivas, entonces ellos dictaminaron que el 85% de las denuncias los responsables de las graves violaciones eran del Estado; que el 5% correspondía a la guerrilla y que el 10% era imposible dictaminarlo a quien correspondía, por el tiempo, por las circunstancias etc. No se trata de decir quien tiene más o quien menos o que no contabilizaron bien. El problema afecta a toda la sociedad de alguna manera y entonces hay que buscar mecanismos de aplicar, no las leyes normales, sino unas leyes adaptadas a la situación de locura colectiva, como esas leyes de la justicia transicional que se han aplicado en Sudáfrica, creo que ha sido uno de los lugares donde mejor se han aplicado. Nosotros propusimos siempre una ley de amnistía, algún tipo de legislación que dé indultos previo al reconocimiento de la verdad y previo al reconocimiento de la culpa del delito y con colaboración para el establecimiento de la verdad y a veces para la restauración o la reparación a las víctimas, según los casos, cuando se da todo eso puede llegar a un tipo de indulto, pero bueno esas leyes de justicia restaurativa no se pueden implementar en sociedades como la nuestra.

Desgraciadamente en El Salvador no ha habido eso y yo creo que esta ley de amnistía que ha habido, incluso la interpretación de la prescripción del delito ha hecho que la impunidad esté campante, en el crimen de los jesuitas estuvieron durante diez años diciendo que los responsables estaban amnistiados, cuando al fin y al cabo de diez años sometimos a juicio contra los hechores, nos dijeron que no estaban amnistiados, en una sentencia de la Sala de lo Constitucional de entonces que decía sobre la Ley de Amnistía que era legal pero que no cubría ni los crímenes de lesa humanidad ni los crímenes cometidos por funcionarios en el tiempo en que se dictaminara una amnistía, yo creo que esta Ley de Amnistía y cómo se ha usado tanto la amnistía como la prescripción, han contribuido a la violencia actual en el país, aparte de decir que la impunidad sigue siendo una realidad porque todavía el mayor porcentaje de los homicidios quedan impunes, no sé cuánto es, pero he oído decir que el 90% de los homicidios quedan en la impunidad,… y la debilidad institucional también.

Es evidente que la Ley de Amnistía es una especie de bofetada en el rostro de los pobres, como una especie de humillación para las víctimas y una especie de glorificación de los victimarios “aquí no pasó nada”, en virtud de una supuesta reconciliación, digamos que las víctimas son basura y queda ahí marginalizada en la historia y los victimarios pues pueden seguir muchos de ellos al frente de instituciones del Estado, es una vergüenza, yo sí creo que eso impide una auténtica reconciliación e impide incluso las expectativas emocionales en la gente de que se pueda lograr un acuerdo de realización común de desarrollo dentro del país; un acuerdo de desarrollo común, es un acuerdo que pretende que en un país vivamos con una fraternidad básica decente, es decir que no haya victimas de estructuras sociales, de estructuras económicas, de estructuras ideológicas, es decir no vamos a tener un país sin estructuras sociales, económicas e ideológicas, esas las vamos a tener siempre, pero una constitución adecuada y unos mecanismos legales, económicos y sociales que ayuden a la fraternidad, es un proyecto que debe ser común, pero la gente no confía en la posibilidad de hacer un proyecto común cuando se ve que a las víctimas se le puede tratar como basura, especialmente a los más débiles.

En el liderazgo salvadoreño hay mucho miedo a enfrentar poderes

EJ: De todo lo que usted ha venido manejando, se puede decir que no se perciben liderazgos fuertes dentro de la sociedad que sean positivos y que puedan orientar o incidir en el país, a los cambios que realmente se necesitan. En su opinión ¿Qué es lo que debe de tener un líder o qué es lo que necesita un líder para que pueda abonar a estos cambios?

JMT: Bueno yo creo que las cosas y la problemática del país es relativamente clara y los caminos que hay que recorrer tampoco con caminos difíciles de ver, lo que necesita un líder es determinación y dejar el miedo aparte… hay una poesía de Antonio Machado que dice que hay algo inútil para el marinero que es el miedo de naufragar, entonces el que tiene miedo de naufragar que no se dedique a navegar por el mar, eso es evidente, entonces yo creo que en el liderazgo salvadoreño hay mucho miedo a enfrentar poderes tradicionales, ya sean económicos, sean políticos a veces incluso sean de origen más social o simbólico, creo que el liderazgo debe de ser más claro y con una voluntad más determinada a enfrentar problemas y a mantener proyectos; por ejemplo, vamos a hacer una crítica al Frente: yo no me explico cómo se puede desde la oposición impulsar un proyecto de salud única, es decir no tener Seguro Social y Ministerio de Salud por separado, sino solamente un proyecto de salud pública uniforme, bueno, de calidad e igual para todos -como en Costa Rica por poner un caso- y luego llegar al poder y no avanzar en eso o avanzar muy poco, porque se tocan intereses muy fuertes.

Yo recuerdo un debate que muestra un poco esa falta de determinación política, que fue cuando se intentó incluir en el Seguro Social a las trabajadoras del hogar, entonces la ANEP dijo públicamente que se oponía a ello porque iba a colapsar el Seguro Social. Hubo un debate y al fin se logró incluirlas, pero con una ley que rebaja la dignidad de la trabajadora del hogar, pues solamente se puede inscribir a la trabajadora del hogar: primero si el patrón quiere; segundo a los 60 años ya no puede seguir dentro del Seguro Social; tercero no puede llevar a sus hijos menores de 12 años al Seguro Social y si está enferma el Seguro Social no da la parte que le corresponde, el patrón queda libre también para darle o no darle, eso es una vergüenza porque al patrón le toca pagar al Seguro Social lo mismo que a cualquier otro patrón, es decir que están contribuyendo lo mismo, pero tienen menos derecho. Yo me imagino que esa ley especial es inconstitucional pero como el trabajo del hogar no es un trabajo apreciado ni respetado dentro del país no habido ningún recurso ante la Sala de lo Constitucional. Entonces ¿Qué necesita un líder? Necesita realmente tener una voluntad clara, con lógica humanística, lógica con respecto a la coherencia con los Derechos Humanos, a la igual dignidad de la persona humana.


MÉXICO: Salió de Veracruz, le dijo a SinEmbargo, para huirle a la muerte; en DF lo alcanzó

SinEmbargo.mx  -  Shaila Rosagel agosto 2, 2015 

El fotoperiodista el 1 de julio en las instalaciones de SinEmbargo. Foto: Francisco Cañedo, sin embargo

Ciudad de México 2 de agosto (SinEmbargo).- Rubén Espinosa Becerril no quería que hubiera un periodista número 13 asesinado en Veracruz y por eso abandonó ese estado el 9 de junio y huyó al Distrito Federal: salió huyendo de la entidad gobernada por el priista Javier Duarte de Ochoa, a quien señaló de ser el autor de los acosos y amenazas que estaba recibiendo, le dijo a SinEmbargo en su última entrevista, realizada el 1 de julio.

Ahora, Rubén es el número 13. Fue asesinado en la colonia Narvarte, de la Ciudad de México junto a otras cuatro personas. Lo asesinaron en las narices de las organizaciones en donde denunció las amenazas de las que era víctima y lo más grave, del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas de la Secretaría de Gobernación (Segob).

“No quiero que exista un número 13 y 14. Es triste pensar en Veracruz, no hay palabras para decir lo mal que está ese estado, ese gobierno, la prensa, y lo bien que está la corrupción. La muerte escogió a Veracruz, la muerte decidió vivir ahí”, dijo Rubén en esa entrevista.

En un auto exilio de Veracruz, obligado por el acoso y las amenazas de las fue víctima llegó al DF. El joven colaborador de Proceso, Cuartoscuro y de la agencia de noticias AVC huyó luego de protagonizar varios episodios de acoso.

El reportero gráfico era originario de la Ciudad de México, pero desde hace ocho años radicaba en Veracruz. En esa entidad dejó su trabajo, sus corresponsalías, amigos, su casa y hasta su perro por el miedo a ser asesinado como los 12 periodistas que antes fueron ejecutados.

“No sabes lo difícil que esto. Dejé a mi perro, quisiera regresar por él”, indicó Rubén con los ojos humedecidos. Quería volver a la entidad que gobierna Javier Duarte, pero tenía claro que regresar era jugarse la vida. Por eso mejor se quedó en el DF.

El día de la entrevista Rubén llegó a la redacción ataviado con una camisa a cuadros, pantalón casual, unos tenis, su chaleco y la bolsa donde resguardaba su cámara fotográfica. Llegó listo para cubrir la marcha de los nueve meses de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa. Esa sería su siguiente parada luego de conversar en las oficinas de SinEmbargo.

A pesar de que se sentía nervioso, su gusto por la cobertura de movimientos sociales lo impulsaba a salir a la calle a tomar fotos. En el Distrito Federal se sentía seguro y aunque le estaba costando trabajo adaptarse de nuevo a la ciudad, la certeza de que en la capital del país podía resguardarse de las amenazas que había recibido, lo alentaba a continuar.

“Me molesta mucho que una persona decida el rumbo de mi vida. Que por un capricho, una necedad, una inmadurez a todas luces notable, tenga que salirme de un estado al cual quiero muchísimo”, “me cuesta trabajo arrancar otra vez para acá. Ya no me acostumbro a la dimensión de la ciudad, es complicado para mí porque los recursos que traigo comienzan a terminarse. El transporte aquí es caro, comidas más caras, la renta más cara, claro me está costando mucho trabajo y la intención que tengo es regresar, cuando el estado dé condiciones para poder trabajar”, confesó.

Rubén Espinosa vestía modestamente. Traía una tableta vieja y rayada, desde donde mandaba sus fotografías a las agencias para las que trabajaba.

Sentado en una de las sillas de la sala de juntas, Rubén reveló el estado de la prensa y de la libertad de expresión en Veracruz; el modus operandi del gobierno de Javier Duarte de Ochoa para mantener sometidos a los medios de comunicación y la vida que deben llevar los reporteros y fotógrafos que no quieren recibir dinero a cambio de no ejercer su libertad de expresión.

La anarquía es tal, que todos la están pasando mal, menos la corrupción, dijo, en un Veracruz que la muerte escogió para vivir, en brazos de un gobierno admirador del ex dictador Francisco Franco.


“DEJA DE TOMAR FOTOS O VAS A TERMINAR COMO REGINA”

Rubén dijo a este diario digital que salió huyendo de Veracruz porque era acosado por el gobierno de Javier Duarte, debido a que publicaba fotos incómodas para el Gobernador y porque cubría marchas y movimientos sociales.

En una de esas coberturas andaba – una manifestación de estudiantes que fue reprimida y que a él le tocó registrar a través de su lente–, cuando un hombre, al que identificó como una persona de “ayudantía del Gobierno del Estado”, lo amenazó con que terminaría como la periodista de la Proceso Regina Martínez Pérez, quien fue asesinada en su departamento en 2012.

“Le di la cobertura y cuando tomo la foto de que estaban deteniendo a los estudiantes, me toma del cuello una persona de ayudantía del Gobierno del Estado y me dijo: ‘Deja de tomar fotos si no quieres terminar como Regina’. Eso me lo dijo una persona de gobierno. Son policías vestidos de civil. La persona que orquestó el operativo de esos estudiantes está en la Secretaría de Seguridad Pública”, aseguró.

Igual que Regina Martínez, Rubén Espinoza fue asesinado entre las cuatro paredes de un departamento, pero en la Ciudad de México.

– ¿Qué detonó tu salida de Veracruz? ¿Qué día saliste del estado?, se le preguntó hace un mes.

– Salí el 9 de junio por un acoso de parte de personas que desconozco. Salí a las nueve de la mañana del martes 7 a trabajar y una persona me observó detenidamente. No le puse mucha atención. De ahí fui a mi cobertura. Regresé a mi casa, en eso por Facebook me avisó una compañera que estaban estudiantes reunidos en una mesa de diálogo con autoridades de la Universidad Veracruzana. Me fui a las tres de la tarde y exactamente en la esquina de mi casa había tres sujetos con un taxi prendido. No quise mirarlos porque noté la presencia muy insistente. Pude identificar a uno. Saqué mi teléfono para anotar sus señas, cuando paro mi taxi, volteó a verlo y me toma una foto. Me subí al taxi, los tipos mal encarados, no eran de ahí de Xalapa. Tenían pinta porteña. Ahí me di cuenta que era el mismo que vi en la mañana. Por la tarde iba camino a mi casa y veo que vienen dos tipos hacia mí, en actitud violenta, se vienen y no se quitaron. Yo me pegué a la pared, y uno de ellos me pasa cerca, sentí su respiración. Me puse de lado, no lo seguí con la mirada, seguí mi camino, volteo y me están viendo. Iban de negro. Me vine el jueves nueve.

– ¿Qué coberturas haces en Veracruz? ¿Crees que detonaron este acoso?

– Yo me especializo en movimientos sociales. Tengo una portada en la revista Proceso con el Gobernador, esa portada lastimó mucho, de hecho la compraron a granel…

– ¿Qué foto es?

– Es una fotografía donde el Gobernador sale con una gorra de policía y de perfil que va caminando. Nosotros en Xalapa nos hemos manifestado siempre que asesinan a un compañero. Fui golpeado en el desalojo de maestros en 2013, en la plaza Lerdo, junto con otros compañeros, a raíz de eso tuvimos que ir a marchar. Hicimos que el Congreso hiciera la Comisión para la Atención y Protección de Periodistas, que no sirve de nada. Estuve en la colocación de la placa en la plaza Lerdo, donde le pusimos Regina Martínez. He dado cursos de seguridad para los fotógrafos y me han hecho saber que soy un fotógrafo incómodo para el Gobierno del Estado.

– ¿Cómo te hacen saber eso?

– No me dejan entrar a los eventos oficiales. En una ocasión cuando fue lo de los 35 cuerpos que encontraron en el Monumento a los Voladores de Papantla en Boca del Río, el entonces Procurador Reynaldo Escobar Pérez iba a dar una conferencia. Entonces me dice una persona encargada de prensa, Edwin, no recuerdo su apellido, que yo qué hacía ahí, que yo no tenía nada que hacer y que estaba estorbando. Entonces de ahí comenzaron a tomarme fotos por parte de la gente de Gobierno del Estado.

– ¿Sólo te acosan a ti?

– A mí y al grupo de los periodistas en los que estoy.

– Este último acoso que detonó que te salieras de allá, está muy cerca al ataque a los jóvenes de la Universidad Veracruzana, ¿tu cubriste esto?, ¿tomaste fotos de la escena?

– De todo. Lo que pasa es que lo que hago es darle seguimiento a los casos. No me quedo con tomar eso que pasó a los estudiantes y ya. Con todos los movimientos que han tenido los estudiantes. Cubrí el del 20 de noviembre del mismo año que asesinaron a Regina, el desfile, estaba Javier Duarte y no podíamos estar enfrente del templete. A los fotógrafos y camarógrafos nos encerraban a los lados. Yo pedí que me dejaran tomar unas fotos y en el momento que me acerco, veo que despliegan una mata que decía: ‘Javier Duarte, el pueblo te tiene en la mira, no perdona ni olvida’. En eso viene un estudiante y me dice que estaban golpeando a unos estudiantes. Le di la cobertura y cuando tomo la foto de que estaban deteniendo a los estudiantes, me toma del cuello una persona de ayudantía del Gobierno del Estado y me dijo: ‘Deja de tomar fotos si no quieres terminar como Regina’. Eso me lo dijo una persona de gobierno. Son policías vestidos de civil. La persona que orquestó el operativo de esos estudiantes está en la Secretaría de Seguridad Pública. Había una señora que iba saliendo de hacer sus compras, que les dijo que dejaran de golpear a un estudiante y llegó ese personaje: a la señora la jaló del cabello, le tiró sus compras y se la llevó a golpes. Estamos hablando de una anarquía generalizada. No puedes decir nada ni hacer nada. Había francotiradores arriba de un hotel para el desfile.

– Hace unos días vinieron los jóvenes que fueron agredidos a machetazos en Veracruz, dijeron que hay una lista negra de personas incómodas para el gobierno. ¿Estás en esa lista?

– No, de hecho yo pensé que iba a estar en esa lista, pero no estoy.

–¿Hay otros compañeros tuyos, fotógrafos, periodistas qué estén?

– No, puro activista, consejeros del INE [Instituto Nacional Electoral] y gente del PT [Partido del Trabajo]. A mí me llaman los mismos compañeros fotógrafos anarquista, porque he cubierto ese tipo de eventos

– ¿Me estás hablando de la misma prensa? ¿Te llaman fotógrafo anarquista?

–De hecho al grupo que tenemos nos han llamado guerrilleros. A mí me han llamado guerrillero, porque he dado cursos de seguridad y profesionalización a los compañeros. Me parece ridículo.

– ¿Y qué arma cargas para que te digan guerrillero?

– Ninguna. Mi cámara y ética sobre todo. Nunca he recibido un sólo peso. No lo pienso hacer. Cada que sale un estudiante y se mete al gremio trato, de si lo quieres llamar ‘robármelo’ y decirle, ‘oye no recibas dinero’, esto no es así.

El fotógrafo se refugió en el DF luego de ser intimidado en Veracruz. Foto. Facebook, Cuartoscuro

LA PRENSA QUE SE CALLA CON UN CHAYOTE

En la entrevista Rubén Espinosa denunció el modus operandi del gobierno de Javier Duarte para mantener a la prensa sometida.

El fotoperiodista aseguró que alrededor del 98 por ciento de la prensa en Veracruz, desde directivos de medios, hasta reporteros, recibe “chayote” como automóviles y dinero para publicar a gusto del Gobernador.

De hecho, contó, hay unos desayuno llamados “Desayunos de la Libertad de Expresión”, donde se rifan vehículos, pantallas, iPads y teléfonos.

“Lo que ya no se quiere hacer en Veracruz, es periodismo de investigación, está prohibido, todos deben conformarse con el boletín. Estamos hablando de que van 12 compañeros asesinados, cuatro desaparecidos y del 2000 a la fecha, 17 exiliados. Y cada que llama un Diputado y el mismo Gobernador a sus desayunos se llena, porque desgraciadamente la prensa en Veracruz está al servicio de quien le echa de comer”, dijo.

Espinosa Becerril recordó el caso de Víctor Báez, director de Reporteros Policiacos, quien fue asesinado, descuartizado y “aventado” frente a las instalaciones del Diario de Xalapa, una semana después de recibir un automóvil como regalo.

“Le duró una semana su coche. Yo estoy muy en desacuerdo con que a la prensa se le tenga que dar dinero, no tiene que hacerlo. Entiendo que los sueldos son bajos, pero si exigimos prestaciones, seguro como gremio, posiblemente lo vamos a conseguir, pero para todos es más fácil recibir dinero”, expresó.

“Cuando quemaron la Junta Local del INE en Ruiz Cortines llegamos los medios, atrás de nosotros venían unos albañiles, entonces los granaderos los detuvieron y nosotros les tomamos fotos. Lo grave de esto, no es esa detención sin sustento; lo grave es que la que dirigió la detención es una periodista. Ella fue la que le dijo a los policías: huélele las manos, ábrele la mochila, revísale esto y es una periodista que porta armas y que su hija está trabajando en la Procuraduría de Justicia”, narró.

EL DF DEJÓ DE SER SEGURO: ARTÍCULO 19

La última vez que Darío Ramírez, director de la organización internacional Artículo 19, habló con Rubén, fue hace una semana. El joven fotoperiodista estaba más tranquilo y seguía en contacto con sus colegas de Veracruz. Preocupado por seguir difundiendo lo que sucedía en esa entidad, le dijo.

Hoy con Rubén muerto, Darío Ramírez está consternado. Artículo 19 le ayudó con el desplazamiento de Veracruz al Distrito Federal y ahora la organización está ante una terrible negligencia del gobierno de Veracruz y del gobierno federal.

“Es un dolor profundo, es un momento de frustración y cólera, por la indolencia de las autoridades del Distrito Federal y del gobierno federal. Esta muerte está en los hombros de funcionarios públicos del estado de Veracruz y del gobierno federal”, dijo.

Ramírez indicó que Artículo 19 le dio aviso al Mecanismo de Protección de la Secretaría de Gobernación y además emitió una alerta por las amenazas que recibió Rubén en Veracruz.

“Dimos a conocer la alerta y la necesidad de que el gobierno reaccionara. Hay un nuevo fondo y me refiero a que la violencia está mucho más cercana al Distrito Federal. Ya no es ese santuario a donde podían venir y sentirse tranquilos los periodistas. No podemos presumir que el DF es un santuario, sino que la violencia está en las calles. Seguimos hablando de un alto grado de esquizofrenia, de locura, porque las autoridades hablan de una protección inexistente, un mecanismo inútil”, dijo.

Rubén se convirtió en el periodista de Veracruz asesinado número 13 y el 16 del gobierno de Enrique Peña Nieto. En total en los últimos años suman 88.

Hace un mes Espinosa Becerril aseguró que no confiaba en los mecanismos de protección del gobierno y que prefería acercarse a los organizaciones de defensa de periodistas: “He hablado con Artículo19, con CPJ [Comité para la Protección de los Periodistas], con los medios con los que colaboro, con Proceso y Cuarto Obscuro, con AVC, ellos están conscientes. Estoy buscando a Periodistas de a Pie, porque en Veracruz no hay esa garantía. La Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas no sirve de nada. El día de la golpiza del 14 de septiembre a un compañero le dieron con toletes eléctricos en el corazón y la misma Comisión le dijo: ‘Mejor recibe dinero, no hagas escándalo, ya te pasó, ya te robaron’. He venido acá y me preguntan si ya me acerqué a la Comisión. No tienen idea de la corrupción que hay en esa Comisión. Yo no confío en ninguna institución del Estado, no confío en el gobierno, temo por mis compañeros, temo por mí. No es nada más Rubén, es familia, amigos, yo no quiero perjudicar a nadie más con eso”, dijo.

Antes de despedirse, el joven fotógrafo auguró días difíciles para el estado del que huyó y pidió a la sociedad “voltear a ver a Veracruz”.

“Viene una represión muchísimo más grande que la que tenemos hoy en día y recordemos que Javier Duarte al inicio de su mandato dijo que era admirador de Franco, es un referente al que la gente no puso mucha atención y lo están viviendo los veracruzanos. Sólo le pido a la gente, a la sociedad y a los periodistas que volteen a ver a Veracruz, porque nos están matando a toda libertad de expresión”, indicó.

Al final de la entrevista Rubén se acomodó la cámara fotográfica, saludó a sus colegas y se encaminó a la salida. Sonrió y se despidió con un abrazo. Minutos más tarde, el fotógrafo retrataba a los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa en la marcha que salió a las cinco de la tarde del Ángel de la Independencia y que concluyó con una lluvia a las afueras del Palacio de Bellas Artes.


Nueva víctima de la Ley Mordaza de España: Multa de 300 euros por llamar "colega" a un policía

RT  -  1 ago 2015 16:04 GMT


Un conductor español ha sido multado con 300 euros por llamar "colega" a la Policía, en base a la nueva ley de Seguridad Ciudadana, apodada como 'Ley Mordaza'.

Al conductor se le multa por infringir el artículo 37.4 por "faltas de respeto y consideración" hacia "un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el ejercicio de sus funciones de protección de la seguridad", no siendo la conducta constitutiva de infracción penal, informa el Foro Transportistas.

Según el texto de la multa, que ha sido difundida por el foro, el denunciado estaba siendo sometido a la prueba de alcoholemia, cuando trató a los agentes de la Policía de manera "despectiva y desconsiderada".

La polémica ley, que entró en vigor el 1 de julio y busca restringir protestas, ya tuvo una primera víctima, Eduardo Díaz Coello, de 27 años de edad, que expresó en el perfil de Facebook de la alcaldesa Carmen Luisa Castro su descontento por el traslado de la sede de la Policía Local.


INGENIERÍA POLÍTICA LATINOAMERICANA

Jorge Gómez Barata

De todas las ingenieras, la social es la más compleja. Ello responde a la necesidad de enrutar sociedades edificadas a lo largo de siglos en los cuales se acumularon deformaciones estructurales y tratar de enmendar fenómenos económicos, sociales y culturales, entre ellos las desigualdades.

Para tales empeños se necesita transformar o armonizar estructuras que contienen intereses de clases y grupos, proyectos personales y pasiones humanas. Las contradicciones, confrontaciones y luchas, con frecuencia son antagónicas.  

 Por añadidura es preciso conciliar las relaciones entre más de doscientos países con expectativas propias e interactuar con poderosas entidades supranacionales, entre ellas el Consejo de Seguridad de la ONU, la OTAN, la Unión Europea y lidiar con las proyecciones hegemónicas de varias potencias.

En América Latina donde las estructuras políticas han avanzado más, en las últimas décadas se registran progresos políticos notables, en dirección a la democratización.

Por primera vez en doscientos años no hay ninguna dictadura, ningún país es gobernado por oligarquías antediluvianas; aunque a ritmos alejados de lo necesario, crece la economía, se sanean las finanzas y retroceden la pobreza y la exclusión. Cada vez en más países, los pueblos originarios disfrutan de posibilidades que nunca tuvieron.

Los militares están en sus cuarteles, los curas en las iglesias, mejoran las oportunidades para la juventud y los trabajadores y en varios países se despliegan proyectos políticos avanzados. La democracia parece fomentar y echar raíces. Ello haría irreversible las metas alcanzadas. 

En los espacios comunes se afirman y prosperan entidades de integración, colaboración, coordinación y concertación política, económica e incluso militar como cual CELAC, UNASUR, MERCOSUR, PETROCARIBE y varios países participan en proyectos que rebasan el continente como son los BRICS, alianzas con el Pacifico y otras entidades multilaterales.

En los ámbitos teóricos e ideológicos los debates que oponían a diversas doctrinas y corrientes y conducían a confrontaciones antagónicas, se han moderado. En algunos lugares los movimientos sociales y las alianzas entre entidades comienzan a sustituir al desacreditado sistema de partidos oligárquicos. Los avances y el pluralismo permiten que antiguos guerrilleros y comunistas participen e incluso encabecen gobiernos y parlamentos.

El restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos y la posición de sus principales figuras políticas, incluido el presidente norteamericano, instan al  Congreso a levantar el las sanciones económicas, comerciales, financieras y tecnológicas impuestas a la Isla, tienen un impacto positivo. A ello se suman las perspectivas de paz en Colombia.

En un contexto histórico básicamente positivo, se manifiestan situaciones extremas y de difícil pronostico como la que vive México y en algunos países sudamericanos debutan fuerzas opositoras que acuden a maniobras y actos no legítimos, extra institucionales y violentos, incluyendo extemporáneas tentativas de golpes de estado, llamados “blandos”, en los cuales los medios de difusión asociados a las derechas actúan como arietes. 

No faltan provocativos relanzamientos de antiguos diferendos territoriales, en algunos casos favorecidos desde el exterior. La reacción y la derecha parecen ignorar que cualquier retroceso en esta corriente general perjudica a todas las fuerzas políticas, incluso a ellas.

El avance de las estructuras políticas progresistas en el continente, debería incluir no solo a la izquierda y la sociedad civil, sino también a la derecha y otros sectores conservadores que, tal como ocurre en Europa, Japón, Corea del Sur, Taiwán, Australia y otros países, necesitan adaptar sus métodos a las nuevas realidades. En ningún país civilizado una derrota electoral o la propuesta de una ley,  promueve una rebelión.

La izquierda latinoamericana abandonó las alternativas conspirativas, las prácticas clandestinas, las opciones violentas y renunció a la lucha armada: ¿Cuándo lo hará la derecha? Allá nos vemos.

La Habana, 02 de agosto de 2015