jueves, 16 de julio de 2015

REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DEL 17 DE JULIO DE 2015


Sin duda una noticia que ha provocado gran expectativa es el anuncio oficial de que este 21 de julio visitarán El Salvador los Cinco luchadores antiterroristas y héroes nacionales de Cuba, René González, Fernando González, Ramón Labañino, Gerardo Hernández y Antonio Guerrero; y ha sido la embajada de Cuba en país quien lo ha hecho público a través de un comunicado dirigido a los medios de comunicación nacionales y acreditados en el país, a participar en el acto popular de solidaridad que convocaría a miles de salvadoreños amigos de la Mayor de las Antillas.

En el mismo sentido, se ha confirmado que acompañan a los Cinco, sus familiares, Adriana Pérez, Mirta Rodríguez, Olga Salanueva, Elizabeth Palmeiro, Suleris Coss, y dichosamente también, Gema Hernández Pérez, resultado de un milagro del amor, la hija de Gerardo y Adriana, que como recordarán nació en La Habana el pasado 6 de enero en medio de la alegría de todos, y posterior a la liberación de los antiterroristas cubanos el 17 de diciembre de 2014, entre ellos su padre.

En tal sentido, la presencia de ellos en el Pulgarcito de América representa un gran orgullo y privilegio para los salvadoreños, en particular a todos los que se entregaron a las acciones y diversas actividades, por más de 16 años, exigiendo su liberación del injusto presidio al gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica.

Desarrollarán una apretada agenda que inicia con una rueda de prensa luego de su llegada al país temprano en la mañana del 21, luego de la cual serán recibidos por el Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, y el Canciller Hugo Martínez; procediendo después a visitar el cementerio donde descansan los restos del líder histórico del FMLN, Schafik Jorge Hándal, y posteriormente la cripta de Monseñor Oscar Arnulfo Romero, en la Catedral Metropolitana, en horas del mediodía.

Tendrán un encuentro con parlamentarios de la Asamblea Legislativa, y luego depositarán una ofrenda floral a José Martí, en el parque de su mismo nombre en la capital, San Salvador, donde se encuentra su monumento.

Concluirá la jornada con un encuentro popular en el cine teatro de la Universidad de El Salvador, ya entrada la tarde, y que se espera constituya el mejor final de esta esperada y trascendental visita proveniente de la hermana heroica y solidaria, Cuba.

Para los amigos oyentes de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


Para Radio Nueva América en la Ciudad de Estocolmo, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para Radio Bahía en la Ciudad de Estocolmo, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para Radio Sur, desde Gotemburgo, en Suecia, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.


Telesur, señal veraz, rebelde, muy nuestra

Ángel Guerra Cabrera

La salida al aire de Telesur en julio de 2005, hace exactamente 10 años,  fue una clara expresión de los vientos de rebeldía, independencia, unidad e integración que como un huracán volvían a soplar al sur del Río Bravo. Fue también una necesidad imperiosa demandada por la nueva época que se abría en nuestra América con el  renovado auge de las luchas sociales, de un pensamiento crítico nacido o revitalizado a su calor y la rica tradición histórica y cultural de siglos en que se arraigaba.

Telesur estaba llamado a convertirse en  el vehículo de comunicación entonces inexistente que diera a conocer esas realidades en nuestra región y en el mundo y, a la vez, combatiera el discurso chato, servil y mendaz de la globalización neoliberal difundido por un puñado de gigantescos consorcios multimedios a escala planetaria y sus cuatro o cinco clones regionales(Televisa, Clarín, El Tiempo, El Mercurio) todos cómplices e instrumentos del capital financiero internacional y del pensamiento único de cuño eminentemente estadunidense que se pretende imponer.

Poderosos movimientos populares, desbordantes pobladas como el caracazo(1989), y la rebelión india de Chiapas(1994) habían estallado contra las políticas del Consenso de Washington desde fines de los años ochentas en América Latina y el Caribe. Ya entrados los noventas conseguían llevar a la presidencia de algunos de sus países a una constelación de nuevos líderes. Aunque el grupo lo integrarían hombres y mujeres con muy valiosas cualidades de liderazgo, entre ellos descolló Hugo Chávez por su singular empuje,  inagotable energía, audacia, visión estratégica y capacidad de generar iniciativas y tejer alianzas, tanto dentro de su país como a escala regional e internacional.

Justamente por iniciativa y con todo el apoyo del comandante Chávez nació Telesur como canal multiestatal latino-caribeño  apenas cuatro meses antes de la derrota del ALCA en mar del Plata, punto de giro en la lucha por la segunda independencia de nuestros pueblos. Actualmente, ya como plataforma multimedios, la integran ArgentinaBolivia, Cuba, Ecuador, NicaraguaUruguay y Venezuela. Su lema desde un inicio fue “nuestro norte es el Sur”, subrayando con ello no solo su condición de voz de las luchas, la cultura y la historia latino-caribeñas, sino de todos los pueblos de la Tierra, aunque particularmente los del llamado tercer mundo.

Es aleccionador constatar cómo con más voluntad y decisión política que recursos materiales y técnicos, una pequeña plantilla de personal motivado, creativo y entregado y una lúcida dirección general, en manos de Patricia Villegas a partir de 2011, la emisora ha cumplido cada vez con más eficacia con aquel lema inicial. No puedo evitar que me venga a la mente Radio Habana Cuba, nacida en condiciones parecidas y para cumplir con necesidades semejantes, la que considero su precedente. Debe también subrayarse, Telesur ha reunido en torno suyo como colaboradores voluntarios a una parte importante de la intelectualidad más valiosa y comprometida de nuestra región y de otras latitudes, aunque goza del prestigio y existen las potencialidades para que amplíe este caudal. Luego uno echa de menos la participación de más caribeños, incluidos de los Estados angloparlantes y francófonos, cuyas culturas son tan importantes en la formación de la identidad nuestroamericana.

Si me preguntaran un primer momento en que brilló como un sol la emisora apuntaría a la extraordinaria cobertura informativa sobre el golpe de Estado en Honduras contra el presidente Manuel Zelaya(2009) y la resistencia popular contra este, al extremo que impidió que los medios hegemónicos –como ha sido su costumbre- impusieran su narrativa sobre este acontecimiento tan relevante. De otros hechos, como el posterior golpe parlamentario en Paraguay contra el presidente Fernando Lugo y las viejas y nuevas intentonas golpistas contra los mandatarios Evo Morales y Rafael Correa, las graves acciones desestabilizadoras contra los gobiernos de Argentina y Brasil, así como el proceso de paz en Colombia, su audiencia también ha recibido y recibe una mirada diferente, que por primera vez fuerza a medios como CNN en español, a ofrecer una información menos sesgada, aunque no menos banal pues eso lo lleva en su ADN de forma irreparable. En los últimos dos años destaca la puntual información en cuanto a la difícil y compleja lucha de Venezuela chavista y bolivariana, con el presidente Nicolás Maduro a la cabeza, atacada por la guerra económica y en todos los frentes.

En relación con Cuba, Telesur ha mantenido una corriente informativa que nos ha permitido apreciar el liderazgo firme y de altura de Raúl Castro en una nueva etapa de la Revolución Cubana, mantenernos informados sobre la penetrante mirada de Fidel al mundo contemporáneo y seguir muchos otros costados de la realidad cubana silenciados o distorsionados por la mafia mediática.

Acontecimientos como el nacimiento y ulterior trayectoria del ALBA, UNSASUR, CELAC y PETROCARIBE, las llamadas cumbres de las Américas, el destacado trabajo sobre las intervenciones imperialistas en Libia y Siria y los reportes del movimiento Ocupy Wall Street, las masivas protestas contra los asesinatos policiales de negros en Estados Unidos, la intervención imperialista en Ucrania y la digna lucha del pueblo griego contra la dictadura financiera de los bancos alemanes tras la cara de la señora Merckel y las siglas de la Unión Europea, o no habrían llegado a las audiencias, o estas habrían recibido únicamente versiones distorsionadas de no ser por la veraz cobertura de Telesur. Como ha sido de enorme importancia el seguimiento de la emisora a la política exterior de China y Rusia y el pensamiento y acciones de sus destacadísimos líderes Xi Jinping y  Vladimir Putin como de los BRICS en general, todo ello en concordancia con el acelerado tránsito de la unipolaridad al actual mundo multipolar. En este contexto, Telesur no está sola pues han nacido formidables iniciativas semejantes de información alternativa como la rusa RT, la china CCTV o la iraní Hispan TV.

Son memorables, iniciativas tan raigalmente latino-caribeñas y de alto nivel profesional e impacto internacional como el programa De zurda,  magistralmente conducido por Víctor Hugo Morales y la insustituible participación de Diego Armando Maradona. De la misma manera, los programas producidos en Argentina sobre la cultura latinoamericana y la línea de documentales. Entre ellos sobresalen los de Oliver Stone y Roberto Chile sobre Hugo Chávez, pero ya es una producción de tal variedad y calidad que merece una valoración aparte y no es el objetivo de este trabajo.

Tienen un alto nivel de realización y sustancia los documentales de Paco Ignacio Taibo sobre luchadores sociales y revolucionarios latino-caribeños. De tal modo que ya Telesur ha creado un acervo fílmico que se convierte en material de gran valor para la audiencia, también indispensable en la docencia universitaria.  Diez años que no pueden ser más fecundos, anuncio de muchos más por venir, en los que la muy compleja coyuntura internacional y las duras luchas de nuestra América en defensa de su soberanía y unidad y del buen vivir le exigirán a nuestra emisora redoblar sus esfuerzos.

Twitter: @aguerraguerra


Mayo de 1902: establecimiento de las relaciones diplomáticas Cuba-EE.UU.

Andrés Gómez

Miami, 16 de julio de 2015.-  A punto de restablecerse las relaciones diplomáticas entre los Estados Unidos y Cuba al realizarse la apertura de sus embajadas en sus respectivas capitales entiendo que es pertinente tratar sobre el establecimiento de las relaciones diplomáticas entre los Estados Unidos y Cuba después de terminada la primera intervención estadounidense en Cuba.

Al cesar esa primera intervención de Estados Unidos el 20 de mayo de 1902 y quedar constituida la República de Cuba aquel día, comenzó el proceso de reconocimiento diplomático por parte de otros Estados a la nueva república antillana.

Como era de esperarse, el gobierno de la nueva república, emasculada de nacimiento por la imposición por parte de Estados Unidos en su constitución política por el apéndice, que conocemos como la Enmienda Platt, y presidido éste por el turbio y desleal Tomás Estrada Palma, recibe como primer enviado diplomático extranjero ante la república cubana al enviado de Estados Unidos.

Éste fue el señor Herbert Goldsmith Squiers quien llegó a La Habana desde Nueva York, muy apropiadamente, en la noche del 26 de mayo de 1902, a bordo del vapor ¨Vigilancia¨ de la compañía naviera Ward Line. Según él mismo relata a sus superiores en Washington, al poco rato del barco fondear en puerto, fue visitado a bordo por el coronel de la guerra de la independencia, el doctor Aurelio Hevia, Director del Departamento de Estado de la Secretaría de Estado y Justicia, por el inefable  Frank Steinhart, en aquel momento custodio de los archivos del gobierno interventor norteamericano en Cuba y por otros funcionarios.

Al día siguiente, 27 de mayo, después de haberse entrevistado durante la mañana con el doctor Carlos de Zaldo, Secretario de Estado y Justicia, en la sede de la secretaría, Herbert G. Squiers fue recibido a las 4 de la tarde en el Palacio Presidencial, el antiguo Palacio de los Capitanes Generales, por el presidente Estrada Palma, y ante él presentó sus cartas credenciales que lo acreditaban como Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de los Estados Unidos ante el gobierno cubano.  Durante la ceremonia al presidente Estrada Palma lo acompañaban su gabinete, miembros del Senado y de la Cámara de Representantes de la República, otros altos funcionarios, y  su señora esposa, Genoveva  Guardiola Arbizú, Primera Dama de la República, ella también hija de presidente, en este caso del que fuera presidente de Honduras, José Santos Guardiola.

Aparentemente pocos de los que podían hacerlo quisieron perderse la ceremonia de acreditación del primer Ministro Plenipotenciario extranjero, que por esa razón se convertía en el decano de lo que sería en corto tiempo el Cuerpo Diplomático en Cuba.

Interesantemente,  tal parece que como parte del novísimo protocolo diplomático republicano Squiers en su relato de aquella ceremonia cuenta que, “durante la recepción estuvo izada la bandera de Estados Unidos  en el Castillo del Morro, el  Palacio Presidencial y otros muchos edificios públicos”. No sé si este aspecto del protocolo, si así lo fuese, se repetiría con los futuros Ministros Plenipotenciarios al acreditarse éstos ante el presidente bayamés de triste memoria.

¿Por qué Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario y no Embajador?  Resulta que en aquel entonces, a comienzos del siglo xx, regía las relaciones diplomáticas entre Estados lo establecido y acordado por las Grandes Potencias sobre estos asuntos en el Congreso de Viena (1814-1816) el cual, además, redefinió el mapa político de Europa, a la imagen del Antiguo Régimen, después de la derrota napoleónica. Hoy en día esos asuntos están regulados por lo establecido en la Convención de Viena Sobre Relaciones Diplomáticas de 1961, de la cual todos los Estados son signatarios.

Como entonces estaba establecido sólo las Grandes Potencias, [es de suponer que entre ellas se reconocían como tales] eran las que intercambiaban entre sí embajadores, mientras que con los demás Estados (y los demás Estados con ellas) se establecían las relaciones diplomáticas a través de tres categorías de funcionarios diplomáticos: 1.- Enviados Extraordinarios y Ministros Plenipotenciarios; 2.- Ministros Residentes; 3.- Encargados de Negocios con Cartas de Gabinete. Carta de Gabinete es el documento que acredita ante un gobierno extranjero a un Encargado de Negocios.

Un Ministro Plenipotenciario es un representante diplomático que no disfruta el rango de Embajador, categoría inmediatamente superior. Durante el transcurso del siglo xx se impuso el uso del rango de Embajador en vez del de  Ministro Plenipotenciario.  Uso que quedó establecido internacionalmente por la Convención de Viena Sobre Relaciones Diplomáticas de 1961 con el propósito de que todas las delegaciones diplomáticas disfruten del mismo estatus legal.  De igual manera cayó en desuso el término Legación y devino el de Embajada.

Sólo me resta decir en este curioso trabajo que Herbert Goldsmith Squiers, nació en Ontario, Canadá y desde pequeño vivió en Estados Unidos.  Fue de formación militar y antes de ser nombrado como Ministro Extraordinario en Cuba tuvo poca experiencia diplomática, ninguna en América.  Squiers, era un convencido y ferviente anexionista y contumaz enredador y mentiroso sobre la realidad cubana ante sus superiores con el fin de lograr la anexión de Cuba a Estados Unidos. Entrometido en asuntos estrictamente confidenciales y de la sola jurisdicción del gobierno cubano aún a pesar de lo establecido en la Enmienda Platt.  Su escandaloso proceder, al alcanzar notoriedad pública en Estados Unidos y en La Habana, forzó al Departamento de Estado norteamericano en noviembre de 1905 a retirarlo de su puesto.  Tremendísimo tuvo que haber sido Squiers para obligar a que Washington obrara así. 

Aprendamos.//

*  Director de Areítodigital


UNIONES E INTEGRACIONES FALLIDAS

Jorge Gómez Barata

El affaire Grecia, especialmente el “grexit”, una opción con potencial para tambalear la Unión Europea y el Euro han hecho correr las tintas. La dramatización omite el hecho de que ese tipo de evento es lo más frecuente en la historia. Lo nuevo es que ahora se trata de la economía, las finanzas y la hegemonía política global.     

La idea de, por las buenas o las malas unir regiones y países para formar entidades mayores acompaña a la humanidad desde la más remota antigüedad. Los imperios romanos, bizantinos, carolingios, otomano, austro-húngaro, ruso, persa y otros son botones de muestra.

En un inventario de fracasos recientes figuran la disolución de la Unión Soviética, Yugoslavia y Checoslovaquia. De aquellas explosiones resurgieron unos 30 estados y la Comunidad de Estados Independientes que tuvo vida efímera.

Antes en América Latina, bajo la inspiración de Simón Bolívar se formó y desapareció la Gran Colombia (1819-1831). En la época hubo en México dos tentativas de crear imperios que abarcaron territorios de Centro y Norteamérica y entre 1823 y 1824 existieron las Provincias Unidas del Centro de América que incluyeron áreas de: Guatemala, Honduras, Nicaragua, El Salvador y Costa Rica y trataron de adoptar la estructura de una república federal.

No es posible dejar de mencionar la zaga de la Primera Guerra Mundial que dio lugar al fin de tres imperios: ruso, otomano y austro-húngaro y al surgimiento de media docena de estados. 

En otras latitudes: China, Mongolia, Medio Oriente, Persia, África del Norte, e incluso África subsahariana, hubo decenas de imperios, reinos, sultanatos, califatos y otros surgidos de uniones y anexiones que incluso vivieron hasta después de la independencia. El último intento fue de la República Árabe Unida (RAU), formada por Egipto y Siria y que existió entre 1958 y 1961.

Las uniones más eficaces han sido las 13 Colonias de Norteamérica que dieron lugar a los Estados Unidos y la de los principados alemanes a partir de los cuales nació el imperio y luego la república. El primero soportó la secesión en 1861 cuando 11 de sus estados intentaron la separación y sobrevivió gracias a la determinación de Abraham Lincoln que condujo la Guerra Civil, mientras Alemania, vivió la experiencia de la formación en su territorio de dos estados alemanes que, a pesar de la Guerra Fría, 40 años después se reunificaron.

En algunos casos las tendencias unitarias se han convertido en graves problemas como es el caso de la expansión de la Unión Europea y la OTAN y su aproximación a las fronteras rusas a cuenta de territorios que fueron parte de la antigua Unión Soviéticas o giraron en su órbita. Entre los casos más críticos y trágicos figuran los de Crimea y Ucrania.  

De la miríada de esfuerzos integracionistas y unitarios, con éxitos relativos y no pocos conflictos, sobreviven las uniones multinacionales que dieron lugar a Gran Bretaña, España, Canadá, Bélgica, Rusia, Italia y otros.

Entre los proyectos de alcance global lo más consolidado es la ONU y más recientemente: G7, G20, 5+1. Por su naturaleza multinacional y su potencial es preciso mencionar a los BRICS, el Grupo de Shanghái, la Alianza del Pacifico y los intentos de Estados Unidos y Europa de formar una zona económica única. Son importantes entidades de perfil financiero o comercial como: FMI, BM, OPEC. En América resaltan: TELECAN, MERCOSUR, UNASUR, CELAC, ALBA, CAN, PETROCARIBE, y otras.

No obstante abundar las experiencias negativas y la existencia de tentativas separatistas, en las relaciones internacionales predomina la tendencia a la unidad y la integración. En algunos casos se trata de proyectos contrahegemónicos y en otros de intentos por establecer o reforzar viejas o nuevas hegemonías. Es difícil enumerar los esfuerzos en una y otra dirección.

La tragedia griega no ha terminado y no puede tener un final feliz. En cualquier caso las asimetrías y el desigual desarrollo imponen su dictat. Cuando a tales factores se suman comportamientos irresponsables como los de los gobiernos griegos de los últimos años y actitudes egoístas, es difícil aspirar a otros resultados. Volveré sobre el tema. Allá nos vemos.

La Habana, 16 de julio de 2015 

CUBA CRECE, A PESAR DEL BLOQUEO

Por Pedro Martínez Pírez

A cinco días del restablecimiento de relaciones diplomáticas con Estados Unidos el presidente Raúl Castro renovó la aspiración de Cuba de fundar un nuevo tipo de lazos entre ambos Estados, distintos a todos los de nuestra historia común.

En sus palabras durante la clausura del período de sesiones del Parlamento cubano reiteró el presidente Raúl Castro que mientras se mantenga el bloqueo es imposible concebir relaciones normales entre Cuba y los Estados Unidos.

Precisó el dirigente cubano que el próximo lunes 20 de julio habrá concluido la primera fase del proceso iniciado el pasado 17 de diciembre, y se iniciará una nueva etapa, larga y compleja, en el camino hacia la normalización de las relaciones entre los dos países.

Recalcó Raúl Castro que para normalizar los vínculos bilaterales será necesario que se devuelva a Cuba el territorio ilegalmente ocupado desde hace más de un siglo por la Base Naval en Guantánamo; que cesen las también ilegales transmisiones radiales y televisivas hacia Cuba; que se eliminen los programas dirigidos a promover la subversión y la desestabilización internas; y se compense al pueblo cubano por los daños humanos y económicos provocados por las políticas anticubanas de Washington.

Reiteró Raúl Castro que el Gobierno Revolucionario tiene la disposición de avanzar en la normalización de las relaciones con Estados Unidos, convencido de que ambos países pueden cooperar y coexistir civilizadamente, en beneficio mutuo, por encima de las diferencias presentes y futuras, y contribuir con ello a la paz, la seguridad, la estabilidad, el desarrollo y la equidad en nuestro continente y el resto del mundo.

Al reiterar la solidaridad de Cuba con los gobiernos de Venezuela, Ecuador y Brasil, advirtió el presidente cubano sobre la ofensiva imperialista y oligárquica contra los procesos revolucionarios y progresistas en Nuestra América.

Y en el ámbito interno, que abordó ampliamente, dijo que este año el producto interno bruto de Cuba debe crecer alrededor de cuatro por ciento y el país, a pesar del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos, ha logrado preservar los servicios sociales a la población, algo que jamás será descuidado.

La Habana, 16 de julio de 2015