miércoles, 17 de junio de 2015

Álvaro Torres regresa a Cuba a cantarle a los holguineros

Cubasí  -   AIN   -   Miércoles, 17 Junio 2015 12:31

El cantante salvadoreño Álvaro Torres, saluda al público cienfueguero durante su arribo al Hotel La Unión, lugar de la conferencia de prensa previa a su concierto en la Perla del Sur, Cienfuegos, Cuba, el 13 de diciembre de 2014

El cantautor salvadoreño Álvaro Torres ofrecerá un concierto en esta ciudad oriental, el próximo 16 de julio a las 10 de la noche, como parte de una gira auspiciada por el Instituto Cubano de la Música.

Iris Nora Cabrera, subdirectora comercial de le Empresa Provincial Comercializadora de la Música y los Espectáculos de Holguín, informó a la AIN que el concierto tendrá lugar en el Estadio Mayor General Calixto García y las estradas serán vendidas el propio día de la función en diferentes puntos que se habilitarán en la ciudad, por un valor de 30 pesos en moneda nacional.

En diciembre de 2013, el artista salvadoreño ofreció tres conciertos en el capitalino teatro Lázaro Peña y al año siguiente se presentó en Varadero, Cienfuegos, Artemisa y Pinar del Río.

Álvaro Torres, de 60 años y con una larga carrera musical donde se incluyen éxitos tales como Si estuvieras conmigo, De Punta a punta y Chiquita mía, ha grabado casi medio centenar de discos y durante décadas ha sido uno de los artistas más promocionados en la Radio cubana.  


Presentarán próximamente en Cuba libro "Raúl Castro": un hombre en Revolución

EDITADO POR JULIO PÉREZ

Raúl Castro

La Habana, 17 jun (RHC) Próximamente será presentado en Cuba el libro “Raúl Castro: un hombre en Revolución”, del escritor ruso Nicolai Leonov. en una fecha que el diario Granma informará oportunamente

Después de varios años rescatando re­cuerdos, leyendo cientos de materiales y viajando de Moscú a La Habana, y luego del Caribe al país más grande del mundo, quedó listo un libro imprescindible: Raúl Castro. un hombre en Revo­lu­ción, de Nicolai S. Leonov, el amigo entrañable del Presidente cubano, quien logró armar una de las obras que con más objetividad se ha acercado a la personalidad del estadista.

Agencias de prensa internacionales acaban de informar sobre la presentación en Moscú de este libro que no solo aborda la vida personal del General de Ejército, sino que constituye una valiosa compilación de los hechos que han marcado a la Isla en las últimas décadas. Al lanzamiento asistió el ministro ruso de Asuntos Ex­te­riores, Serguei Leonov, quien resaltó la trayectoria de Raúl, que “constituye un paradigma del servicio íntegro y honrado a la Patria y a su pueblo”, informa Granma.

Cuenta Leonov en su texto que en marzo de 1978, durante la celebración por el XX aniversario del Segundo Frente Oriental, es­cuchó decir a Raúl: “fuimos capaces de ha­cer la historia, pero hasta el presente, he­mos sido incapaces de escribirla”. Con este libro, anuncia el autor desde sus primeras páginas, “probaré llenar ese vacío”.

Durante la reciente visita a Moscú con motivo de los festejos por el 70 aniversario de la victoria sobre el fascismo, Raúl se reunió con Leonov y su familia. Foto: Estudios Revolución

Y en este tremendo intento construyó una obra que nace en mayo de 1953, cuando conoció al actual Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba a bordo del barco Andrea Gritti. Entonces Leonov viajaba a México para estudiar en la Facultad de Filología y Filosofía de la Universidad Na­cio­nal Autónoma, mientras que Raúl regresaba a La Habana junto a dos jóvenes guatemaltecos, luego de participar en la preparación del Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, que se celebraría en agosto de aquel año, en Bucarest.

“Del absurdo y la casualidad, resulté vecino del camarote donde se alojaba este jovial, inquieto y alegre trío de latinoamericanos”. Fue así el primer paso de una amistad vencedora de tiempos y distancias kilométricas, que ahora se revela en la publicación del li­bro sobre un hombre que, escribe Leonov en sus páginas, “no busca publicidad, más bien la evita. Solo ofrece entrevistas a la prensa en casos de necesidad política”.

De tal manera, Raúl Castro: un hombre en Revolución narra la historia personal del primer man­datario cubano, desde los años en Birán hasta la actualidad, historia que ha estado surcada siempre por una entrega sin límites a la Patria. Comienza con su nacimiento el 3 de junio de 1931 y culmina en diciembre del 2014, “Cuando los acontecimientos rebasaron los pronósticos más optimistas” y “al mediodía del 17 de diciembre, en La Habana y Washington…, Raúl Castro y Barack Oba­ma sorprendieron al mundo con declaraciones simultáneas generadoras, por su trascendencia, de una explosión noticiosa que recorrió el planeta en escasos minutos, para convertirse en el acontecimiento del año”.

El libro, que cuenta con una versión en idioma ruso y una en español a cargo de la Editorial Capitán San Luis, también atesora una cronología con las fechas más importantes en la vida de Raúl y un pliego con más de 80 fotos, algunas inéditas.

Durante la reciente visita a Moscú con motivo de los festejos por el 70 aniversario de la victoria sobre el fascismo, Raúl Castro se reunió con Leonov en el hotel donde por esos días de mayo estuvo hospedado. En el encuentro, en el que también participó la familia del au­tor y el tema más repetido fue justamente la gestación del libro, Raúl dijo sentirse feliz. “Tengo en mis manos la historia de mi vida. Me emociona mucho volver a leerla, han pasado 62 años desde que nos conocimos y es mucha la historia que guarda este libro”, confesó.

Se habían comprometido a narrarla desde hacía nueve años. “Cumplimos con nuestra palabra”, dijo Leonov al despedirse del amigo, luego de agradecerle el tiempo dedicado en medio del ajetreo de aquellos días en la capital rusa, las anécdotas compartidas esa tarde, los cariñosos mensajes con la firma de Raúl en la primera página de varios ejemplares regalados a los miembros de la familia rusa y la foto final, en la que todos se juntaron como en cada una de las visitas a La Habana.

Lo apuntó el escritor en su libro: “tengo la íntima satisfacción de confirmar ¡cuán acertado estuve aquel día de mayo de 1953, cuando en el medio del mar Mediterráneo me acerqué a Raúl!”. Ahora los lectores serán sus jueces definitivos.


Los griegos toman simbólicamente la sede de la Comisión Europea en Atenas

La acción pretende poner coto a la presión de los acreedores

Pancartas contra los acreedores de Grecia, en la sede de la UE en Atenas, este miércoles. REUTERS / YANNIS BEHRAKIS

EL PERIÓDICO / ATENAS
MIÉRCOLES, 17 DE JUNIO DEL 2015 - 16.11 H

Varias decenas de personas han ocupado simbólicamente la sede de la Comisión Europea (CE) en Atenas en un acto de protesta convocado por el sindicato META, afín a la izquierda extraparlamentaria, contra la presión de los acreedores sobre Grecia.

Los manifestantes han entrado en el edificio y han desplegado desde un balcón una amplia pancarta en la que se podía leer en inglés y griego: "La gente no se deja chantajear. El país no está en venta".

Otro grupo se ha colocado con un cartel similar ante la entrada del edificio situado en la avenida Reina Sofía, una de las principales arterias de la capital griega, a pocos metros de la sede del Gobierno, el Palacio de Maximu.

La policía antidisturbios ha cerrado el acceso a la calle en la que se encuentra Maximu, donde este mediodía el primer ministro, Alexis Tsipras, tiene previsto recibir al canciller austríaco, Werner Faymann.

Tsipras señaló el martes que su Gobierno sigue dispuesto a negociar con los acreedores un acuerdo, pero volvió a poner como condición que incluya medidas que posibiliten la sostenibilidad de la deuda y el acceso de Grecia a liquidez.

La batalla de las pensiones

En un discurso ante el grupo parlamentario de Syriza, Tsipras reiteró su rechazo a las exigencias de las instituciones -Comisión Europea, Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional- de ahorrar un 1 % del producto interior bruto en las pensiones.

Para esta tarde está prevista una manifestación contra las políticas de austeridad en la Plaza de Syntagma, ante el Parlamento, convocada en los últimos días a través de las redes sociales.

La manifestación convocada bajo el título "Tomamos el acuerdo en nuestras manos - Abajo la austeridad" ha logrado en Facebook el apoyo de más de 8.000 personas que anunciaron su presencia.

Al igual que una protesta similar celebrada al comienzo de las negociaciones entre el nuevo Gobierno izquierdista y las instituciones, también en esta ocasión los organizadores han pedido a los ciudadanos enviar un mensaje crítico a los acreedores, y a concentrarse también en otras ciudades griegas y europeas.

"No hay duda de que las negociaciones con los socios están en un callejón sin salida. Nadie tiene el derecho a revocar el derecho democrático de un pueblo, de toda una sociedad para decidir sobre su futuro", reza el manifiesto de convocatoria.

En el llamamiento, los organizadores sostienen que el Gobierno ha hecho ya muchas concesiones "en un esfuerzo por evitar las amenazas y el chantaje", pero ahora no tiene "otro camino que no aceptar ningún acuerdo, sino proporcionar una solución basada en el mandato popular".


ESTADOS LATINOAMERICANOS DESAFIADOS POR VIENTOS DE REFUNDACIÓN

Ollantay Itzamná

Casi todos los estados latinoamericanos conmemoraron o conmemorarán en los próximos años doscientos años de su existencia. Es decir, son estados bicentenarios.

Pero, casi ninguno de estos 33 estados ha logrado constituirse como un legítimo Estado con autoridad en el sentimiento y pensamiento de toda su población. Por tanto, tampoco lograron cuajar su añorada comunidad política imaginada (naciones homogéneas) respectiva.

Desde diferentes sitios geográficos, sociales y culturales, en países como México, Guatemala, Honduras, Perú, Paraguay, Chile, etc., en estos momentos, las y los excluidos o violentados por los estados nacionales abusivos se movilizan y demandan la refundación de los estados nacionales en esos países. En otros casos, existe un malestar creciente por la ausencia estatal pronunciada y la dictadura recargada de las empresas neoliberales.

Bolivia, Ecuador y Venezuela, desde finales del siglo pasado, emprendieron el difícil camino de su refundación (creando nueva Constitución Política/leyes, nuevas instituciones y diseñando nuevos proyectos de vida), y ese proceso que aún no ha concluido ha prevenido a dichos países de la situación de estados caóticos o fallidos.

¿Por qué no lograron consolidarse los estados nacionales latinoamericanos?

El modelo del Estado nación moderno, de origen westfaliano (siglo XVII), fue ideado en un contexto histórico y geográfico diferente al de los países latinoamericanos. Los teóricos políticos del norte de Europa, siglo XVI, idearon el estado nación para el gobierno de pueblos culturalmente homogéneos, con ciudadanía universalizada (individuos con derechos), entre otras premisas.

A inicios del siglos XIX, los criollos (genéticamente descendiente de europeos) herederos del poder de los europeos, en América Latina, realizaron las pantomimas de “las independencias” y copiaron la idea política de estados nacionales europeos para las nacientes repúblicas de la región. Fundaron legalmente los bicentenarios estados nacionales, en las circunscripciones territoriales dejadas por la Colonia, excluyendo/sometiendo a las grandes mayorías de dichos pueblos. Y en esas circunscripciones colocaron gentilicios (mexicano, peruano, boliviano, chileno, etc.) a la gente como si fuésemos ganados de establos.

Aquellos, ahora, considerados como grandes proceses de “la independencia” y héroes de la patria, segados por sus escrúpulos, quizás ni entendieron las premisas, fundamentos y objetivos básicos del proyecto del Estado nación moderno. Por eso, de manera rústica, intentaron calcar aquel proyecto europeo de las postrimerías de la Edad Media, en y para una realidad social, cultural, geográfica e históricamente diferente, como era las américas latinas del siglo XIX.

Y más aún, en esta región cohabitada por pueblos y comunidades culturales diferentes, sin ciudadanía universalizada, sin cultura occidental, intentaron imponer el poder autoritario del Estado nación (sin nación, ni modernidad) con la finalidad de perpetuarse ellos en el poder, y acrecentar su patrimonio económico utilizando a los aparentes estados como su gendarmería para saquear y explotar los bienes y la fuerza de trabajo de las grandes mayorías excluidas. Jamás tuvieron un proyecto de país incluyente para universalizar la ciudadanía y los derechos. Jamás les importó la modernización y el bienestar de los pueblos.

Por eso, a doscientos años de la supuesta existencia de los estados criollos, las grandes mayorías de las y los excluidos en los países latinoamericanos, cada vez más somos conscientes que subsistimos sin Estado, incluso en contra de la voluntad de los estados nacionales. ¿Cómo podemos sostener que en el Perú saqueado y empobrecido existe un Estado nación moderno? En países como México, Guatemala y Honduras, los mismos descendientes de los criollos están huyendo de esos territorios por el caos violento que generó el colapso de los aparentes estados nacionales.

¿Por qué los pueblos exigen la refundación de los estados nacionales?

Primero. Porque las grandes mayorías queremos existir en igualdad de condiciones con la ciudadanía oficial, eso requiere que seamos reconocidos como iguales con nuestras diferencias identitarias. Sólo saldando la histórica deuda de la exclusión y el rancio racismo constitucionalizado e institucionalizado podremos emprender la ruta de la convivencia pacífica intercultural entre todas/os.

Segundo. Está demostrado que jamás llegaremos a ser naciones mestizas o monoculturales. No podrán anular las diferencias culturales, tampoco estamos dispuestos a ser asimilados. Por eso necesitamos construir una nueva organización política y jurídica intercultural. A eso, desde el actual constitucionalismo suramericano, se denomina estados plurinacionales, con autonomías indígenas. Necesitamos desmontar en toda Latinoamérica los estados nacionales, coloniales y racistas (que pervivieron solapados por la falacia de lo “nacional”). Esto debe ser producto de un consenso político amplio, y a ese consenso se debe llegar mediante procesos de asambleas constituyentes originarias.

Tercero. El modelo teórico westfaliano de Estado nación (con sus cuatro elementos constitutivos) fracasó en Europa y en el mundo. La globalización, la desterritorialización de la dictadura del capital multinacional, la configuración política de las regiones, el internet, entre otros, terminaron diluyendo, no sólo las fronteras geográficas, sino todo el marco teórico (y sus categorías) sobre el cual se construyó el proyecto de Estado nación.

Cuarto. Países en proceso de desintegración social no pueden sobrevivir por mucho tiempo sin estados o bajo estados fallidos (caso México, Guatemala, Honduras). De lo contrario, la violenta aniquilación mutua (homo homini lupus est), ante la ausencia de una autoridad consentida, será la epidemia que seguirá avanzando con dirección hacia América del Sur, al punto de descontrol y colapso regional. Entonces, ya no tendremos oportunidad para replantearnos la ideación de nuevas autoridades políticas y jurídicas consensuadas y consentidas. 


TEATRALIDAD EN LA CRISIS EN EL MEDIO ORIENTE

Por Manuel E. Yepe
       
“Si se tienen en cuenta los años de existencia de la campaña de propaganda que rodea a Irán y su programa nuclear, es evidente para cualquier observador informado que el reciente acuerdo nuclear Estados Unidos-Irán no es más que teatro”. Tal es la  conclusión a que llega un análisis del escritor estadounidense Brandon Turbeville publicado en el sitio “Activist Post”.

La  maquinaria imperialista EEUU-OTAN ha realizado su deseo de hacer explícita su decisión -tomada desde hace algún tiempo- de librar una guerra contra la nación persa. Queda por precisar cuánto durará este teatro antes de que finalmente se proceda al objetivo.

Turbeville sostiene que “mientras la prensa occidental y corporativa presenta el acuerdo como “una trágica capitulación del belicismo mortal de los iraníes” o “una brillante estocada por la paz de Occidente”, la premisa de su enfoque es que Irán es peligroso, quiere guerra y hace todo lo posible por adquirir el arma nuclear.

Estados Unidos y la Inteligencia israelí conocen que Irán no tiene armas nucleares, no intenta adquirirlas, ni realiza preparativos agresivos en la región. Sus capacidades militares son básicamente defensivas, no ofensivas. El acuerdo firmado con Occidente es un extraordinario acto de conciliación y cooperación; Irán ha pretendido apaciguar a Occidente para aplacar sus objetivos imperialistas, opina el escritor estadounidense.

“He defendido desde el inicio de las conversaciones nucleares entre Estados Unidos e Irán que no eran más que gestos teatrales para ser utilizados más adelante como prueba de que Washington hizo todo lo posible para evitar la confrontación… Aunque presagiar el futuro es imposible, puede creerse razonablemente que Estados Unidos pronto saboteará el acuerdo nuclear”, asegura el escritor.

Lo más probable es que Estados Unidos formulará algunas desmedidas demandas que los iraníes serán incapaces de aceptar para así poner fin a las conversaciones nucleares… O que Estados Unidos acusará a los iraníes de violar alguna regla insignificante y vaga que conduzca a la ruptura del acuerdo nuclear, lo que se utilizará por los Estados Unidos, la OTAN e Israel para justificar una acción militar.

Turbeville advierte que ya se empiezan a observar síntomas de ello en la OTAN por las declaraciones del Canciller francés Laurent Fabius quien señaló que, "Francia no aceptará un acuerdo si no queda claro que se pueden hacer inspecciones de instalaciones en todo Irán, incluyendo instalaciones militares".

El plan occidental o israelo-occidental contra Irán, en un teatro de supuestas tensiones entre Tel Aviv y Washington se ha manejado anteriormente.

En 2009, Brookings Institution, centro académico de estudios que nutre a intereses bancarios, corporativos y militar-industriales, publicó un informe titulado "¿Qué camino a Persia? Opciones para una nueva estrategia estadounidense para Irán" que recomienda un plan que no deja dudas acerca de los fines que persiguen las clases financieras, corporativas y gubernamentales estadounidenses.

El plan describe maneras y vías por las que la oligarquía occidental podría destruir a Irán, incluyendo una serie de métodos a implementar antes de la invasión militar directa y la ocupación abierta. El plan incluye la desestabilización dentro de Irán mediante el aparato de revolución de color, violentos disturbios, terrorismo y ataques aéreos limitados, llevados a cabo por Estados Unidos, Israel o ambos.

Curiosamente, el informe señalaba que cualquier acción contra Irán debe hacerse después de haber sembrado la idea de que Irán ha rechazado una justa y generosa oferta por parte de Occidente.

El informe decía: “…cualquier operación militar contra Irán será muy impopular en el mundo y se requiere de un adecuado contexto internacional … La mejor condición para minimizar el rechazo y maximizar el apoyo internacional es atacar sólo cuando exista una convicción generalizada de que los iraníes aceptaron pero luego rechazaron una oferta magnífica. Bajo esas circunstancias, Estados Unidos (o Israel) podría presentar sus operaciones militares como algo lamentable, sin iracundia, y al menos algunos en la comunidad mundial concluirían que los iraníes "se la buscaron" al negarse a una muy buena negociación.

El acuerdo provisional entre los Estados Unidos e Irán sobre el programa nuclear de este último, con Israel lamentándolo, puede verse como una reproducción del plan descrito por Brookings.

Los israelíes no están satisfechos con los estadounidenses ni Estados Unidos satisfecho con Israel. Ambas partes están jugando sus respectivos papeles en una obra cuidadosamente preparada que implica, en última instancia, más guerra contra los enemigos del imperialismo angloamericano y la oligarquía mundial.

“Mientras los iraníes negocian, norteamericanos e israelíes se ocupan de preparar el engranaje para la guerra, concluye Brandon Turbeville.

La Habana, Junio 17, 2015



CUBA-ESTADO UNIDOS: OTRAS NEGOCIACIONES

Jorge Gómez Barata

Con la notable excepción de la II Guerra Mundial, que concluyó con la rendición incondicional de Alemania y Japón, los grandes conflictos internacionales suelen finalizar mediante complejas y dilatadas negociaciones. Con frecuencia se aceptan mediadores, se aceptan “laudos”, son tratados en conferencias multilaterales, o se someten a instancias judiciales internacionales.

En América Latina se han ejercitado todas las fórmulas, aunque nunca se había planteado una situación como la que actualmente se ha configurado entre Estados Unidos y Cuba, que aun con la voluntad de los respectivos presidentes Raúl Castro y Barack Obama de avanzar en la normalización de sus relaciones diplomáticas, a seis meses de haberlo decidido, no logran abrir una embajada.

Aunque más de medio siglo de hostilidad, bloqueo norteamericano, agresiones de todo tipo, y respuestas calibradas, forman barreras difíciles de sobrepasar, el obstáculo mayor proviene de la oposición del partido Republicano, que haciendo uso de la mayoría de que disfruta en el Congreso, ha secuestrado la determinación del presidente de rectificar la política hacia Cuba.

La experiencia evidencia que los arreglos son más difíciles cuando implican intereses territoriales o económicos, aluden a la soberanía nacional, conjugan  varios de esos elementos, implican a terceros, tienen impactos globales, y se tornan excepcionalmente complejos cuando suman fenómenos políticos e ideológicos. Algunos de estos elementos concurren en el diferendo entre Cuba y los Estados Unidos.

Probablemente la primera vez que la firma de representantes estatales de los Estados Unidos y Cuba se estampó en un pacto internacional fue en el Tratado de Versalles, firmado el 28 de junio de 1919, que puso fin a la Primera Guerra Mundial.

La Primera Guerra Mundial dio lugar al ajuste territorial y geopolítico más importante desde que España y Portugal se apoderaron de América, tanto que frecuentemente es citado como un “nuevo reparto del mundo”. En virtud de aquel tratado desparecieron tres imperios: Ruso, Otomano y Austro-Húngaro, y nacieron varios estados, Yugoslavia, Checoslovaquia, y la Turquía moderna, republicana y laica.

Entre los resultados más significativos estuvieron el cese del dominio otomano sobre el Oriente Medio, que abrió las puertas a la recolonización por Inglaterra y Francia. El tratado obligó a Alemania al pago de voluminosas “Reparaciones de Guerra”, lo cual sumado a la ruina ocasionada por la guerra, sumió al país en la pobreza, cosa que influyó en el auge del revanchismo alemán, desbrozó el camino al fascismo, e influyó en el desencadenamiento de la II Guerra Mundial.

Aunque el Tratado fue negociado por altos representantes de los Estados Unidos, Gran Bretaña, y Francia, su verdadero artífice fue el presidente norteamericano Woodrow Wilson, que por medio de aquel instrumento creó la Sociedad de Naciones. El ex presidente de México, Francisco León de la Barra, fungió como presidente de la Junta de Arbitraje.

La participación de Cuba en el arreglo se debe a que el 7 de abril de 1917 el gobierno cubano de entonces se unió al de Estados Unidos, y declaró la guerra a los Imperios Centrales, entre ellos Alemania. El hecho provocó una ácida polémica en el Congreso cubano, debido a que el artículo 10 del tratado establecía que: “Todas las naciones firmantes deberían responder de conjunto, en caso de agresión sobre cualquiera de los firmantes…”. A ello se opusieron varios representantes cubanos.

No obstante, Cosme de la Torriente, un destacado político de la época, argumentó que la cláusula, al sellar la alianza con Estados Unidos, reforzaba la seguridad de Cuba. Cuestión de criterios. Son cosas de la diplomacia y de la política. Allá nos vemos.

La Habana, 17 de junio de 2015


¡Golazo de Sergio Ramos en La Habana!

En la congestionada área deportiva Camilo Cienfuegos, del populoso municipio capitalino de La Habana Vieja, el sonriente Ramos comenzó su exhibición con exquisitas maniobras de dominio del balón. Y ya en el improvisado partido de apenas 15 minutos, gambeteó a muchos rivales, tributó una asistencia, e incluso, ¡marcó un gol!

Sergio Ramos provocó gritos con sus gambetas. Autor: Raúl Pupo

José Luis López
joseluis@juventudrebelde.cu
16 de Junio del 2015 23:32:03 CDT

El recio defensa central Sergio Ramos jugó este martes al fútbol. Eso es algo normal. Lo trascendental fue que no lo hizo en España con su equipo Real Madrid, sino que alineó con un elenco de chicos de La Habana Vieja y sin la casaca del club «merengue»: el zaguero movió la esférica con pullover de la Unicef, de la cual es embajador de buena voluntad.

En la congestionada área deportiva Camilo Cienfuegos, del populoso municipio capitalino, el sonriente Ramos comenzó su exhibición con exquisitas maniobras de dominio del balón. Y ya en el improvisado partido de apenas 15 minutos, gambeteó a muchos rivales, tributó una asistencia, e incluso, ¡marcó un gol!

Y la enorme algarabía de la afición presente, creció cuando el zaguero se fue a una esquina para celebrar su gol… e imitó el reconocido gesto del ariete madridista Cristiano Ronaldo.

«Vine con Unicef a visitar proyectos que hacen en Cuba con niños. Estuve muy poco tiempo. Menos de lo que me gustaría. Pero me voy con deseos de regresar en alguna otra ocasión. El desarrollo de los niños en sus primeros años es clave. Y Unicef colabora en Cuba con los círculos infantiles».

Creo que la afición futbolística cubana ha tenido un rico mes de junio. La visita de Ramos se une a la que hicieron con el club New York Cosmos, los brasileños Pelé y Marco Senna, junto a su compatriota Raúl González Blanco. Otro que también pisó suelo cubano fue el holandés Patrick Kluivert, ex entrenador del Barcelona y actual timonel de la selección nacional de Curazao.


Jeb Bush, un halcón que no debe anidar en la Casa Blanca


En el día de hoy, lunes 15 de junio, Jeb Bush anunciará oficialmente su campaña para lograr la nominación como candidato Republicano en la Convención Nacional de ese partido que tendrá lugar en Cleveland del 18 al 21 julio de 2016; lo que le permitiría, de ganar las elecciones de noviembre ese año, convertirse en el presidente número 45 de los Estados Unidos, y el número 12 con quien tendría que lidiar la Revolución, el gobierno y el pueblo cubano.

El anuncio se hará muy cerca de donde vivo, en el Kendall Campus del Miami Dade College, a las 3:00 de la tarde. Kendall es un área del condado Miami Dade con una gran concentración de cubanos, por eso es de mucho interés para los politiqueros locales que estarán junto a Jeb Bush; como los congresistas Mario Díaz-Balart, Ileana Ros Lehtinen y Carlos Curbelo, más una buena representación de la prensa miamense que les apoya, así como esos llamados líderes de organizaciones contrarrevolucionarias del sur de la Florida. Tampoco faltarán cabecillas de la derecha que han salido trasquilados de la vida política, como los ex congresistas Lincoln Díaz-Balart y David Rivera. Unos puntos, fijos, en este tipo de reuniones.

Por su parte el senador Marco Rubio, según un artículo de Sean Sullivan publicado en la mañana de este lunes en The Washington Post, parece que se dará por satisfecho llamándolo amigo y deseándole suerte a quien considera su mentor.

Hace unos años, siendo reportero de Univisión, cubrí varias actividades que realizó Jeb Bush cuando era gobernador de la Florida (1999-2007). Recuerdo una conversación que sostuvimos durante un acto relacionado con las obras de limpieza y dragado del Río de Miami; además de varios contactos durante emergencias, como el paso de huracanes e inundaciones. Algunos de esos encuentro se produjeron teniendo como trasfondo la política guerrerista y criminal que hacía su hermano George W. Bush desde la Casa Blanca, lo que me hizo pensar por contraste que Jeb era un Bush un poco diferente, más sensato, racional, sensibilizado por los problemas civiles, preocupado por la educación y la emigración, dada su condición de padre, además de esposo de Columba, quien proviene de una familia de inmigrantes mexicanos de León (Guanajuato). Pero sinceramente debo reconocer que me equivoqué.

Desde el inicio de las presentaciones públicas de Jeb Bush insinuando que podría aspirar a la presidencia de Estados Unidos, hasta el día de hoy en que lo declarará oficialmente, este demagogo ha mostrado poca honestidad ante las preguntas que tienen que ver con su posición ante el desastroso legado que ha dejado su hermano, el ex presidente George W. Bush. De cierta toma de distancia ensayada cuando daba sus primeros pasos, Jeb se fue proyectando cada vez más de una forma justificativa, hasta acabar revelándose como cómplice y nuevo halcón dispuesto a comprometer la paz con amenazas irresponsables y aventuras que su inexperiencia en política exterior no le permiten calcular en sus resultados.   

En el programa La Tarde se mueve del miércoles 10 de junio (https://soundcloud.com/ltsm/06102015-miercoles?in=ltsm/sets/programas) que realicé junto a Álvaro Fernández, director de Progreso Semanal, llamamos la atención sobre la falsedad de la imagen de Jeb Bush como un Republicano “moderado”. Muy lejos ya de esa supuesta moderación, el más joven de los Bush durante un reciente viaje a Alemania se dedicó a amenazar irresponsablemente a Rusia, acusando de corrupto al presidente Vladimir Putin y prometiendo emplazar armas y escudos militares en las cercanías de Rusia, interfiriendo de esa forma en la política exterior de la actual administración Demócrata.

Jeb Bush no es lo que creíamos. Incluso buena parte de la prensa norteamericana está diciendo ahora, tras los disparates sobre política exterior, que en algunos puntos quien parece el Bush “inteligente” es George W. Parece esta una familia destinada a traer desgracias a Estados Unidos y el mundo.  

Jeb debe tener cuidado con sus arrebatos irracionales; hay dos países en el mundo con los que no se puede jugar a la guerra como él está haciendo, Rusia y China. No se trata de un juego, ambos tienen armamento nuclear suficiente como para destruir el mundo. Estados Unidos también. Ya no se trata de fusiles y cañones como en el pasado; hoy hablamos de la misma sobrevivencia del planeta y de la especie humana.

Estas desacertadas amenazas de Jeb Bush en policía exterior, así como algunas torpes apreciaciones en política interior, le han afectado bastante en las encuestas. En cuanto a la política hacia Cuba, como se lo ha prometido varias veces a la derecha cubanoamericana de Miami, Jeb Bush iría hacia el pasado, a la política restrictiva y anti unificación familiar de su hermano George W. Bush, tratando de anular todos los pasos hacia la normalización de relaciones dados por el presidente Obama.   

Son estos peligros en ciernes lo que me hicieron proponer que, a pesar de todas las diferencias que se pueda tener con su candidatura, con Hillary Clinton estamos “obligao carabina”. (http://latardesemueve.com/archives/2246)