martes, 16 de junio de 2015

Putin: "Rusia tendrá que apuntar su fuerza militar contra las regiones que la amenazan"

RT  -  16 jun 2015 18:10 GMT

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha anunciado que Rusia tendrá que apuntar su fuerza militar contra las regiones que la amenazan.

Vladímir Putin ha declarado que no ve como un motivo de preocupación los alegatos de Occidente para colocar armas en Europa. Según él, el sistema de defensa antimisiles es lo que representa la amenaza más real.

"En cuanto surge alguna una amenaza por parte de un Estado vecino, Rusia debe responder de manera adecuada y construir su política de defensa de tal manera como para neutralizar la potencial amenaza en su dirección", ha añadido.

De acuerdo con el mandatario ruso, "es la OTAN la que se acerca a Rusia, no al revés". "Pero no hay necesidad de una escalada. De momento no hay nada por lo que Finlandia pueda preocuparse".

Más información, en breve.


BARCELONA: Colau inicia el mandato actuando contra un desahucio en Nou Barris

Interviene en uno de los nueve desalojos del día en el distrito, detenido gracias a un acuerdo previo. Aclara tras su gesto cargado de simbolismo que su gobierno no irá ahora a todos los lanzamientos

EL PERIÓDICO  -  CRISTINA BUESA / BARCELONA
MARTES, 16 DE JUNIO DEL 2015

La alcaldesa de Barcelona regresa al ayuntamiento en metro tras actuar contra un desahucio en Trinitat Nova y acudir a una reunión en la sede de Nou Barris, el lunes. RICARD CUGAT

Solo en el distrito de Nou Barris había previstos el lunes nueve desahucios. Los servicios sociales municipales lo sabían. En cuatro casos se habían suspendido los desalojos, pero había cinco de los que por la mañana se carecía de información. La alcaldesa de Barcelona, con menos de 48 horas en el cargo, decidió presentarse personalmente en una de las ejecuciones hipotecarias junto a los asistentes municipales. Ada Colau, exportavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y buena conocedora del drama, quiso así denunciar la situación de "emergencia habitacional" que se vive en el distrito y poner de manifiesto que resolver este asunto será una de las prioridades de su gobierno.

Pero esto no significa que a partir de ahora Colau y sus 10 concejales vayan a acudir "uno por uno" a los desahucios porque "no es lo ideal", encajó la alcaldesa en una rueda de prensa posterior en la sede del distrito. Lo que pretendía era alertar de lo que ocurre sobre todo en los barrios del norte de la ciudad y avisar de que su "prioridad" va a ser luchar contra esta lacra destinando más recursos y mejorando la coordinación entre los ámbitos responsables.

Al final, los nueve desalojos (siete por impago de hipoteca y los otros dos por no hacer frente al alquiler) se pudieron parar, aunque una de las familias afectadas decidió trasladarse a una pensión. De los cinco que se carecía de información sobre si el banco había dado o no marcha atrás, explicó la alcaldesa, a dos  se presentaron ella misma y la concejala de Nou Barris y teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, respectivamente.

PRIMERA LÍNEA DE TRINCHERA

Colau acudió a la calle de la Pedrosa, en Trinitat Nova, donde una familia con dos menores de edad estaba "con las maletas en la puerta" pendiente de lo que ocurriera, relató la líder de Barcelona en Comú. "Gracias a la tramitación de la suspensión por parte del distrito", admitió, las cuatro personas se pudieron quedar en su hogar. Pero antes de que eso pasara, ella misma llamó a una responsable de Bankia para interesarse por el caso y saber de primera mano si efectivamente se había parado el lanzamiento y podían permanecer en la vivienda.

"Hay que agradecer la tarea de los servicios sociales que están en trinchera de primera línea", defendió la alcaldesa, que a continuación reveló que en la primera comisión de gobierno (que se celebra el miércoles) piensa convocar la mesa de  prevención de desahucios en la que participarán instancias judiciales, entidades financieras y sociales, además de los departamentos del ayuntamiento competentes.

MÁS PERSONAL

CiU criticó ayer el "uso oportunista de las situaciones de vulnerabilidad" que en su opinión hizo la alcaldesa en Nou Barris, ya que, sostuvo, todos los desalojos previstos esta semana en el distrito ya se habían parado "a instancias del gobierno de Xavier Trias".

La alcaldesa avanzó también que incorporará más funcionarios para este cometido en el distrito porque no tiene sentido que haya el mismo volumen de personal que en otras zonas donde esta emergencia no se está produciendo. El viernes están previstos otros tres desahucios en Nou Barris que, sostuvo Colau, esperan poder parar.


Ecuatorianos ratifican su respaldo a Rafael Correa

Sectores oligárquicos intentan desprestigiar al presidente ecuatoriano y su Revolución Ciudadana

En la que llamaron «movilización de la alegría», miles de ecuatorianos mostraron su apoyo al Presidente. Autor: Telesur

Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
16 de Junio del 2015 0:44:24 CDT

QUITO, junio 15.— El presidente de Ecuador, Rafael Correa, se pronunció con respecto a las manifestaciones de corte violento que han ocurrido en el país en días recientes,  promovidas por la derecha ecuatoriana y recalcó que su Gobierno está trabajando para las grandes mayorías.

«No dejemos que un dos por ciento nos imponga la agenda, somos más, muchos más», enfatizó el mandatario al dirigirse a una multitud reunida en un gran acto cívico en apoyo a Correa, cuya gestión se está viendo matizada por acciones desestabilizadoras.

Sectores oligárquicos están utilizando como argumento la Ley de Herencia y otra legislación contra la plusvalía, promovidas recientemente por el Ejecutivo, para desprestigiar el Presidente y su Revolución Ciudadana e intentar crear una matriz desestabilizadora que altere el orden social y constitucional de la nación ecuatoriana.

Desde hace una semana sectores opositores en Quito, Guayaquil y otras ciudades ecuatorianas, protagonizan manifestaciones contra las intenciones del Gobierno de aplicar nuevas tasas impositivas, reporta Telesur.

La Ley de Herencia tiene como objetivo evitar la evasión fiscal y la llamada Ley de Ganancia Extraordinaria, dispondría el pago de impuestos por estos conceptos, y todo lo obtenido se destinará a programas sociales y becas de estudio.

La reforma establece el pago obligatorio de impuestos sobre herencias mayores de 50 000 dólares. Al respecto Correa aclaró que solo 2,5 por ciento de los 16 millones de ecuatorianos alguna vez recibirá una herencia y, de estos, en apenas diez por ciento, la sucesión sería mayor a la cifra indicada. Por lo que se vería afectado por estas nuevas legislaciones, solo el seis por ciento de la población ecuatoriana.

En su alocución, Correa alertó que a través de redes sociales y medios de comunicación, la derecha ecuatoriana y sus aliados internacionales están sembrando una campaña de zozobra en la población, al decir que los ciudadanos deberán pagar montos muy altos, lo cual afectará su calidad de vida.

Ratificó que el propósito de la Revolución Ciudadana es garantizar una sociedad más justa, donde las riquezas sean distribuidas con equidad, priorizando la estabilidad del pueblo y no el enriquecimiento de cúpulas empresariales, que en 1999 llevaron a Ecuador a padecer una crisis económica.

«El reto es crecer con justicia, con equidad, con adecuada distribución de la riqueza, y eso es precisamente lo que los poderosos no quieren (...) El problema con la ley no es la tabla que hemos presentado sino que cortamos todas las alternativas para la evasión de impuestos. Nos piden retirar las tablas y eso es corrupción, y cuando se habla de corrupción no hay diálogo posible», expresó.

Llamó a la derecha ecuatoriana a que, con pruebas en mano, justifique ante el país cuáles son las supuestas consecuencias negativas que reposarán sobre las familias con la entrada en vigencia de ambas leyes.

En el país, denunció, opera una estrategia de la derecha para desgastar al Gobierno y después llegar a un golpe de Estado, por lo que desafió a la oposición a lanzarse a una consulta revocatoria de su mandato. «Los derrotaré una vez más»,  sentenció.

En referencia a los sectores de la oposición, Correa apuntó que ellos «tienen la fuerza, la violencia, ilimitado poder económico, los medios de comunicación», pero añadió, dirigiéndose a la multitud: «Nosotros les tenemos a ustedes y venceremos».

PL afirma que, además del amplio sector nacional que le apoya, el Gobierno ecuatoriano recibió también este lunes un importante respaldo del secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, quien a través de la red social Twitter mostró su total respaldo a Correa y advirtió que el organismo se opondrá firmemente a cualquier intento antidemocrático en Ecuador.


LOS RUIDOS Y LA NUECES

Jorge Gómez Barata

El restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba se ha enredado, no porque La Habana se haya puesto difícil, sino porque lo ha hecho Washington, que lo ha convertido en rehén de las batallas que la mayoría republicana en el Congreso libra contra Obama. Nunca antes un presidente norteamericano había encontrado semejante resistencia para abordar un asunto internacional.

Hasta ahora, a lo largo de 56 años, diez presidentes de Estados Unidos, que  condujeron 14 administraciones, además de varias guerras e intervenciones, han hecho y deshecho respecto a Cuba cuanto se les ha antojado, sin que ello haya  provocado debate alguno en el Congreso.

En toda la historia norteamericana ningún país ha merecido tanta atención, ni ha sido tan hostigado como Cuba. Tan dilatada y carente de sentido es la situación, que para cualquier político estadounidense de hoy sería difícil establecer los motivos para semejante prioridad y hostilidad.

La actitud del Congreso hacia Cuba no es ahora agresiva sino irracional, no hay nada que el más reaccionario, imaginativo, o pragmático de los Representantes o Senadores que se oponen a la normalización diplomática pueda proponer que no se haya realizado o intentado ya. 

El oportunismo de los congresistas contrarios al presidente, han convertido las gestiones para elevar a rango de embajada unas secciones de intereses que existen desde hace 38 años, las cuales cumplen prácticamente las mismas funciones que cualquier otra representación norteamericana y cubana en el extranjero; en un conflicto mayor.

Aunque era posible prever maniobras dilatorias promovidas por los congresistas de origen cubano, no se concibió la idea de que pudieran comerciar con ellas para, mediante un abierto intercambio de favores, incorporarlas al paquete de medidas conque la mayoría republicana confronta al presidente.

Rejuegos de ese tipo han hecho que medidas de alcance limitado como los viajes a Cuba, y algo tan trivial y rutinario como el presupuesto para una embajada, hayan adquirido dimensiones que las homologan con la oposición al programa de salud, la reforma migratoria y el tratado de comercio, impulsados por el presidente Obama, y a los cuales se oponen los republicanos.

Traficando influencias, los ultra reaccionarios legisladores de origen cubano han logrado importantes márgenes en las votaciones a favor de enmiendas en las leyes de presupuestos de los departamentos de Comercio y Transporte que, de ser aprobadas, mantienen los obstáculos al comercio y los viajes a Cuba. Ejercicio que se repetirá al examinarse el presupuesto para la embajada en La Habana y el nombramiento del embajador.

De ese modo el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba parece estar perdiendo identidad propia, para ser artificialmente integrado a un diferendo mayor. De manera intencionada, un asunto que concierne a la política y el servicio exterior, en los cuales las facultades del presidente son mayores, se convierte en un asunto de política doméstica, en donde la opinión del Congreso es más relevante.

De igual forma, procesos que las estructuras de los departamentos de Estado, Comercio, Tesoro, y otras agencias deberían conducir de modo más o menos expedito, avanzando rápidamente con las contrapartes cubanas en la solución de asuntos de índole administrativa, se integra a un debate político mayor, que obliga al presidente a dialogar y polemizar con el Congreso, complicando una agenda saturada de confrontaciones.

Todo parece indicar que se ha estado configurando una situación, en la cual los avances en la solución del diferendo de Estados Unidos con Cuba, da lugar a un contencioso de la Casa Blanca con el Capitolio, que si bien puede ser administrado mediante arreglos y vetos, puede implicar esfuerzos, compromisos y confrontaciones que no favorecen a la gestión del presidente.

Entre tanto, con poca información, lo cual es habitual, la población cubana, máxima interesada en la evolución de este proceso, que levanta justificadas esperanzas de que la disminución de tensiones y restricciones signifiquen pasos en el desmontaje del bloqueo, espera por iniciativas que contribuyan a remover obstáculos.

En cualquier caso, seis meses después de que los presidentes Raúl Castro y Barack Obama anunciaron decisiones y no proyectos, los saldos parecen magros. Allá nos vemos.

La Habana, 16 de junio de 2015