lunes, 25 de mayo de 2015

Guatemala: ¿Quiénes y por qué le temen a un proceso de Asamblea Constituyente Popular?

Ollantay Itzamná

En el 2012, cuando el Gobierno de Otto Pérez Molina, dócil a los intereses de los agentes neoliberales, quiso impulsar reformas a la Constitución Política del Estado. Pero, muchos columnistas, académicos, profesionales y trabajadores de ONGs progresistas se opusieron a dichas reformas, sin mayor propuesta. Sólo apareció, en ese entonces, en el escenario coyuntural capitalino, una organización indígena campesina movilizada que entre sus banderas de lucha planteaba: “No a la reforma constitucional. Sí a una Asamblea Constituyente Popular”. Pero, pasó casi desapercibida.

En ese contexto consultamos, sobre la viabilidad de un proceso constituyente,  a algunos dirigentes nacionales de la izquierda política, y la respuesta fue: “Imposible. No tenemos ninguna correlación de fuerza a nuestro favor. Si se instala una Asamblea Constituyente, nos quitan incluso lo poco que tenemos en la Constitución”.

En estas últimas semanas, ante las veladas crisis política y económica que evidencian el colapso institucional y jurídico del Estado, sectores indígenas y campesinos, frente a la ausencia de propuestas de indignados citadinos movilizados, plantean la “refundación de un Estado plural mediante un proceso constituyente popular”. Pero, de igual forma, “analistas” y columnistas de derecha e izquierda aducen su inviabilidad. Los primeros, arguyendo un posible caos social. Los segundos, “por qué no existe correlación de fuerzas favorables para una Constitución progresista, ni propuestas de contenidos”.

Si entendemos el proceso de la Asamblea Constituyente Popular como un camino o espacio de encuentro ampliado para la concertación de acuerdos mínimos de convivencia pacífica y para proyectarse como país, ¿por qué asumirla como una amenaza y no como una oportunidad democrática?

Uno de los grandes legados del sistema neoliberal vigente, aparte del empobrecimiento material, es el empobrecimiento mental/cultural. El afianzamiento de: “Nosotros no podemos. Ellos sí pueden”. La instauración fáctica del pensamiento unidimensional (del cual habló H. Marcuse) borró no sólo las fronteras teóricas y prácticas de los actores de derecha y de izquierda (los neoliberalizó), sino que anuló la capacidad de pensar fuera de los marcos culturales establecidos por el sistema. Eso hace que el mapa descriptivo que construyen las y los analistas (para explicar la realidad) no corresponda con las realidades inéditas de la Guatemala profunda.

El otro factor determinante para asumir la actitud paranoica de “vencidos para siempre” es el racismo establecido en el psique de las y los analistas (porque fueron formados y configurados por una sistema educativo racista). “Si, nosotros, que somos ciudadanos plenos no podemos. Peor no podrían indígenas y campesinos del área rural por más que estén organizados”, pareciera ser el pensamiento de los auto declarados derrotados antes de emprender la contienda constituyente.

Además, podría estar detrás de esta “rendición anticipada” el síndrome de la capitalidad que permea a las clases media y popular del país: “Si nosotros capitalinos no sabemos, ni estamos a la altura de repensar el país, mucho menos sabrían hacerlo “los ignorantes” del interior del país”.

Sea cual fuere la causa de esta neofobia (miedo a lo nuevo), lo cierto es que las resistencias comunitarias frente al despojo del sistema neoliberal, desde sus territorios, en consonancia con organizaciones como CODECA y CNOC, plantean la construcción de un nuevo Estado, mediante un proceso constituyente popular y plurinacional.

En el imaginario de estas organizaciones, la Asamblea Constituyente, no es asumida como la reunión de “notables” o “expertos honorables de traje y corbata” para escribir y aprobar una nueva Constitución Política, sino como un largo camino de inclusión que requiere del involucramiento organizado o no de todos los pueblos y sectores con visión de país.

Algunos núcleos regionales de CODECA ya se encuentran en la etapa preconstituyente, informándose y socializando información sobre el proceso constituyente. Porque el proceso constituyente es eso: un camino con diferentes etapas y con la mayor participación posible.

Si todos los y las indignadas del país comienzan a articularse en asambleas/ organizaciones locales, nacionales y regionales para construir propuesta para el método del proceso constituyente y contenidos de la nueva Constitución, entonces, sí es posible repensar el país, con nuevas leyes, nuevas instituciones y nuevos proyectos de vida. Sí es posible la fecundación de un sujeto sociopolítico constituyente.

Guatemala no está condenada a vivir sometido al miedo de sus derrotas/fracasos. Lo que no se pudo ni con las primaveras fugaces, ni con la guerra de guerrillas, ni con los Acuerdos de Paz, se puede con un camino constituyente democrático e intercultural. Para ello, debemos creer en nosotros mismos. Creer en la fuerza organizativa del pueblo. Estar dispuesto a renunciar a los privilegios. Y pensar más allá de lo que nos acostumbró la hegemonía cultural neoliberal.

La lucha ya no es por nosotros/as, sino por quienes vienen después de nosotros. Estos tiempos exigen zafarnos de los corsés teóricos prefabricados, abandonar los manuales aprehendidos. El sentido del momento histórico nos exige hacer de esta crisis estatal una verdadera pedagogía creativa fecunda para la emancipación.


España: Izquierda recupera espacios tras retroceso del PP

Podemos y Barcelona en Comú le quitan fuerza a la centro-derecha | Foto: ABC.es

Telesur  - 25 mayo 2015

El movimiento de Pablo Iglesias y Ada Colau se impuso con más escaños de los esperados en todas las comunidades autónomas.

Las elecciones municipales autonómicas celebradas el domingo en España dibujan un escenario de cambio en el país europeo, tras una jornada caracterizada por el retroceso de los partidos tradicionales y el terreno ganado por fuerzas emergentes. 

Tal escenario es más evidente en Barcelona, donde la activista antidesauhicios Ada Colau derrotó al alcalde Xavier Trías y su partido, Barcelona en Comú, consiguió 11 concejales, uno más que la fuerza del edil saliente. 

En unos comicios en los que la participación se ubicó en casi 65 por ciento, este movimiento de izquierda hizo que en Barcelona los sufragantes salieran a votar más que en 2011, apoyado por una coalición que encabeza Podemos, el partido que ha marcado el destino del bipartidismo.

“Colau es heredera de todo lo que sucedió el 15-M donde varios de los residentes se sintieron protagonistas de esta historia y probablemente eso impulsó la participación.

En Barcelona la participación fue ocho puntos mayor que en 2011”, subrayó el colaborador de teleSUR en esa ciudad, Joan Ortíz i Sierra. 

El llamado bipartidismo –formado por el gobernante Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE)- registró un profundo deterioro al lograr alrededor del 50 por ciento de los votos, muy por debajo del 65,3 por ciento alcanzado hace cuatro años. 

En el caso particular del PP, perdió más de dos millones de votos con respecto a 2011, y aunque ganó los comicios, no logró retener las comunidades más importantes.

Durante los últimos meses los sondeos de opinión apuntaban a ese cambio, por la irrupción de fuerzas como Podemos (izquierda) y Ciudadanos (liberales centristas).

Podemos nació de las protestas sociales en 2014, cuando la austeridad económica y la política tradicional que, a su juicio, representan PP y el PSOE quebrantaron al país. 

Como en la mayor parte de municipios y regiones ningún partido obtuvo la mayoría absoluta que le permita formar gobiernos, el resultado de las urnas deberá perfilarse con acuerdos que permitan establecer autoridades locales más o menos estables. 

A pocos meses de realizarse las elecciones generales, los resultados del domingo mostraron que en lo adelante los dos partidos tradicionales necesitarán el apoyo de otras formaciones para poder gobernar en algunos lugares, mientras que en otros quedarán incluso fuera del gobierno. 

En tanto, aunque la coalición de izquierda está clara de que gobernarán las minorías, en Barcelona por ejemplo, Colau buscará ampliar alianzas para depurar la entidad de los recortes, el desempleo y desigualdad social. 

“Ada Colau ha dicho que se siente cómoda con la Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) y la Candidatura d’Unitat Popular (CUP)”, añadió el colaborador de teleSUR. 

La activista se comprometió con Barcelona a hacer un gobierno equitativo. "Quiero ser alcaldesa para que nunca más haya ciudadanos de primera y de segunda … se trata de una victoria colectiva", afirmó ante miles de seguidores en Can Fabra, Barcelona (noreste de España) tras conocer los resultados. 

Con un 90,94 por ciento escrutado, quedaron así: el PP logró 21 mil 695 concejales, el PSOE 19 mil 887, concejales; CiU 3 mil 273, concejales;  ERC, dos mil 358 concejales, IU (izquierda Unida), dos mil162 concejales; Ciudadanos, mil 454 concejales.

Resultados por Comunidad Autónoma

Comunidad de Madrid

El PP gana la Comunidad de Madrid y logra 47 diputados. Le sigue Ángel Gabilondo (PSOE), con 37 escaños (25 por ciento de apoyo). Podemos se alza como tercera fuerza: 27 asientos en el hemiciclo (18 por ciento), y Ciudadanos se sitúa como cuarta con 17. IU y UPyD se quedan fuera de la Asamblea regional.

La coalición liderada Pablo Iglesias quedó a un diputado de la mayoría absoluta de 65 parlamentarios. Todo dependerá de la opción que adopte el partido encabezado por Albert Rivera.

Comunidad Valenciana

PP con 55 de los 99 escaños del Parlamento se quedan con 31 diputados. Ciudadanos irrumpe con 13 escaños. Pero la mayor parte es de izquierda: Compromís (19), PSOE (23), Podemos (13). 

Castilla-La Mancha

La presidenta de la Junta de Comunidades, María Dolores de Cospedal, ganó las elecciones autonómicas con 16 escaños, pero puede salir del gobierno regional si se produce un pacto entre PSOE y Podemos.

El PSOE logró 14 diputados y Podemos con tres parlamentarios. Esto puede ser suficiente para la que izquierda regrese a Castilla-La Mancha.

Castilla y León

PP logra 42 procuradores, frente a los 53 que obtuvo en 2011. El PSOE con 25, Podemos alcanza 10 escaños. Al igual que Ciudadanos, con cinco procuradores. IU y Unión del Pueblo Leonés logran un escaño cada uno.

Extremadura

El PSOE recupera la mayoría en Extremadura, pero el PP, que hace cuatro años ganó por primera vez las elecciones en esta comunidad, bajó al segundo lugar, con 28 diputados.

Izquierda Unida quedó sin puestos. Ciudadanos entra en el Parlamento autonómico como cuarta fuerza y un diputado.

Navarra

Unión del Pueblo Navarro (UPN) ganó las elecciones con 15 y ni siquiera con el apoyo del PP que solo alcanzó dos de cuatro escaños y del PSN  que bajó a siete escaños lograría una mayoría de 26 asientos en el Parlamento.

Podemos irrumpe con siete escaños, pero es la coalición Geroa Bai, la que logra 9 asientos en el Parlamento, y se convierte en la segunda fuerza del Parlamento Navarro.

Murcia

El Partido Popular vuelve a ganar las elecciones en Murcia, pero pierde 11 diputados respecto a los anteriores comicios. Con el 97,25 por ciento escrutado, la lista de los populares alcanza las 22 actas, frente a las 33 que obtuvo en 2011.

El PSOE logra 13, dos más que hace cuatro años. Podemos irrumpe en el Parlamento con seis escaños. Al igual que Ciudadanos, que logra cuatro diputados.

La Rioja

El PP pierde la mayoría absoluta por dos escaños: pasa de 20 a 15 en un Parlamento de 33. El resto los obtuvo PSOE (10), Ciudadanos (4) y Podemos (4). Islas Baleares El PP gana y  el PSOE, que tenía 18 diputados baja a 14. 

Podemos se queda con 10 diputados. Ciudadanos alcanzó solo dos escaños en la Cámara. 

Cantabria

El hasta ahora presidente Ignacio Diego continúa siendo la primera fuerza pero con solo 13 escaños.  Podemos y Ciudadanos consiguen colocar tres y dos diputados respectivamente.

Aragón

La actual presidenta Luisa Fernanda Rudi, del PP gana los comicios con 21 de los 67 diputados, pero no logra formar Ejecutivo. 

En el lado de la izquierda del Parlamento, el PSOE obtuvo 18 escaños; Podemos, consiguió 14; Chunta Aragonesista, dos; e IU, uno. 

Asturias

El PSOE ganó con 27 por ciento de los votos. El Partido Popular se quedó con 20,6 por ciento. Podemos (19,6 por ciento) y entraría en la Junta General del Principado como la tercera fuerza más votada.

Canarias


El Canaria-Partido Nacionalista Canario-Coalición por Europa (CCa-PNC)  obtuvo 18 de los 60 escaños, seguido del PSOE, con 15, y del Partido Popular, con 12. Podemos, con 7, NCa, con 5, y ASG, con 3, completan las fuerzas de la comunidad autónoma. ​

LAS ARTES Y LAS CIENCIAS SE ADUEÑAN DE LA HABANA

Pedro Martínez Pírez

Desde este lunes La Habana estará tomada no solamente por las artes de la Bienal, sino también por las ciencias en virtud del inicio en el Palacio de Convenciones de la Octava Conferencia Internacional de Energía Renovable, Ahorro de Energía y Educación Energética.

Científicos, empresarios, ingenieros y otros profesionales y especialistas del sector se darán cita en La Habana para compartir experiencias frente al reto de lograr un desarrollo energético sostenible.

A la Bienal de La Habana, inaugurada el pasado viernes, se suma la Conferencia Internacional de Energía Renovable, que sesionará hasta el próximo jueves con varios eventos paralelos, entre ellos Talleres de Energía Eólica, de Hidrógeno como combustible alternativo y de Energía Solar fotovoltaica.

El Congreso y los Talleres han sido organizados por el Centro de Estudios de Tecnologías Energéticas Renovables del Instituto Superior Politécnico JOSÉ ANTONIO ECHEVERRÍA, de La Habana, y la sociedad CUBASOLAR.

Las energías renovables o energías del futuro son aquellas que preservan el medio ambiente y que producen electricidad a partir del sol, el viento o el agua, los cuales constituyen fuentes inagotables de la Naturaleza.

Y en medio de estos eventos culturales y científicos llegará esta semana a La Habana para una visita oficial a Cuba Salvador Sánchez Cerén, presidente de El Salvador, quien viene con el propósito de incrementar las relaciones comerciales y la cooperación entre las dos naciones.

La Habana, 25 de mayo de 2015