martes, 19 de mayo de 2015

Argentina abre Sitio de Memoria en extinto centro de tortura

Espacio de la Memoria en las instalaciones del ex centro clandestino de detención de la Escuela de Mecánica de la Armada | Foto: Facebook ex Esma

TELESUR - 19 mayo 2015

"Es un sitio de memoria y no un museo porque en el museo se guarda el pasado mientras que en sitios de memoria se guarda la Justicia y la verdad".

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, inauguró este martes un sitio de memoria histórica en el extinto centro clandestino de la ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada), uno de los principales centros de tortura y exterminio por donde pasaron personas, generalmente perseguidas por su militancia política, social y sindical, la mayoría de las cuales permanecen desaparecidas.

En el acto, la Mandataria manifestó: “Hay una victoria de la vida sobre la muerte, de la patria sobre la antipatria” y recordó que en el año 2004, el entonces presidente Néstor Kirchner, se trasladó hasta esta edificación para prometer la recuperación del mismo. 

“Aquí no estamos sólo recuperando una infraestructura, sino rescatando la memoria y la historia de los argentinos", enfatizó. “Yo creo que este es un acto de resistencia de la memoria y de la vida que como el sol, siempre aparece”.  

El llamado Sitio de Memoria es una propuesta museográfica del Directorio del Ente del Espacio para la Memoria; Organismos de Derechos Humanos; y la Secretaria de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia de la Nación.

Este es el primer acto de una serie de actividades que realizará el Gobierno argentino para conmemorar un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo, actividades que se ejecutarán bajo el lema "El mismo Sol, la misma Patria".


“Yo creo que este es un acto de resistencia de la memoria y de la vida que como el sol, siempre aparece”.


Rinden tributo a José Martí en Dos Ríos, donde cayó combatiendo por la Independencia de Cuba

EDITADO POR JULIO PÉREZ


Dos Ríos, Granma, 19 may (RHC) El Héroe Nacional de Cuba, José Martí, será homenajeado hoy  con un acto político y una gala artística, en esta comunidad, que pertenece al municipio de Jiguaní, y  hace 120 años fue escenario de la caída en combate del prócer.

 Centenares de personas, en su mayoría niños, adolescentes y  jóvenes, presenciarán el espectáculo, el cual se llamará Martí en nosotros, y contará con el guion y la dirección general de la dramaturga Mirelys Echenique.   

 Mirelys dijo a la AIN que el hilo conductor será la oración escrita por el gran poeta nicaragüense Rubén Darío tras la muerte del pensador cubano, a quien consideró un maestro para la juventud latinoamericana.

 Añadió que, en general, se tratará de resaltar la universalidad y la vigencia de las ideas de autor de La Edad de Oro, siempre con textos martianos, ya sean dramatizados, musicalizados o declamados.

 Otro propósito marcado, dijo, es que personas de diversas generaciones interpreten obras del visionario pensador.   

 La música de la gala fue escrita o adaptada por el maestro Carlos Puig Premión, y entre los estrenos estarán la canción épica Desde la virtud a la gloria, la fantasía Dos Ríos y la pieza de acompañamiento Clamores, esta  última con sonidos de campanas, clarines, tímpano y arpa.   

 Actuarán, entre otros, el Coro Profesional y la Banda de Conciertos de Bayamo; los grupos escénicos Andante, Guerrilla de Teatreros y Olimpia Teatro, la actriz Corina Mestre y el trovador Eduardo Sosa.   

 Al espectáculo se integrará una caballería mambisa, en la cual el actor Roberto Albellar representará a José Martí, y  René Reyes encarnará al dominicano  Máximo Gómez, General en Jefe del Ejército Libertador de Cuba durante la Guerra Necesaria (1895-1898).

 Albellar, Reyes y el proyecto sociocultural comunitario itinerante Guerrilla de Teatreros se presentan desde hace varias jornadas  en los sitios de Jiguaní donde Martí vivió sus últimos días.

 Al acto asistirán jóvenes de varias provincias que, con motivo de la efeméride, caminaron por la Ruta Martiana, iniciada en Playita de Cajobabo, lugar de la provincia de Guantánamo donde desembarcaron Martí, Gómez y otros patriotas, el 11 de abril de 1895.   

 También estarán los delegados al  XL Seminario Nacional Juvenil de Estudios Martianos, que comenzó el domingo último en la ciudad de Bayamo, y los ganadores del XX Salón Nacional Infantil de Artes Plásticas De donde crece la palma,  premiados este lunes en la cabecera municipal de Jiguaní.   

 Martí nació en La Habana, el 28 de enero de 1853; fue pensador visionario y pionero en la creación de un partido para hacer la revolución; organizó la primera guerra de  carácter antimperialista, y murió en combate contra fuerzas españolas, el 19 de mayo de 1895.


Macabro: Excandidato al Congreso de EE.UU. planeó un asesinato masivo de musulmanes

RT  -  19 may 2015 09:48 GMT

pixabay

El excandidato al Congreso de Estados Unidos, Robert Doggart, ha sido detenido por haber conspirado con el fin de matar a habitantes de Islamberg, un barrio musulmán en el estado de Nueva York.

Las autoridades de EE.UU. confirman la detención del excandidato al Congreso, Robert Doggart, de 63 años, por haber planeado el 15 de abril atacar a los habitantes de Islamberg, un barrio musulmán del estado de Nueva York, informan medios locales. Sus llamadas telefónicas, interceptadas por el FBI, revelan que Doggart planeaba destruir una mezquita y una escuela del mencionado barrio.

A pesar de que Doggart fue detenido el 10 de abril por el FBI, su arresto ha sido anunciado recién hace unos días.

El político planeaba realizar un asesinato masivo, utilizando un rifle M4, una pistola, explosivos y un machete, informa la Oficina Federal de Investigación de EE.UU.

"Vamos a quemar sus edificios. Si alguien intenta hacernos daño de alguna manera, nuestro artillero estará preparado para abatirlos… Vamos a cortarlos en pedazos", asegura el excandidato durante una de sus llamadas.

El portavoz de Musulmanes de América (TMOA), Muhammad Matthew Gardner, opina que "Doggart es un ejemplo del resultado de una islamofobia rampante sin control que se ha extendido". 


Los que lanzaron la campaña “Haga patria mate un cura” hoy deberían de pedir perdón


Roberto Cuéllar, abogado y quien se desempeñó por cuatro años como director del Socorro Jurídico que funcionó en el Externado San José a finales de los años 70 -oficina precursora a Tutela Legal del Arzobispado- y quién fuera asesor muy cercano a Monseñor Romero, explica que después de la muerte del padre Alfonso Navarro, los grupos económicamente fuertes de El Salvador desataron toda una campaña de desacreditación, difamación y denigración contra el Arzobispo en el marco de la Libertad de Expresión que lo sentenció dos años antes de su muerte.

Roberto Cuéllar (Foto: Edwin López)

Según el catecismo católico la confesión es el sacramento para perdonar los pecados. Jesús dio este poder a los apóstoles cuando les dijo: “a quienes perdonen los pecados les serán perdonados”.

Lo esencial de reconocer un pecado es el arrepentimiento, el propósito de enmienda y la confesión. Pero el acto de contrición es básicamente arrepentimiento, dolor, pena ante el pecado cometido por la misma ofensa hecha a Dios. Según la Real Academia Española es el arrepentimiento de una culpa cometida. En el sacramento de la penitencia, es el dolor y pesar de haber pecado ofendiendo a Dios.

—–*—–

Cuando Monseñor Romero fue electo por Roma para ser Arzobispo de San Salvador, el sector más conservador de la iglesia y los feligreses de la misma sintieron que era el pastor que necesitaba la sociedad salvadoreña, el pastor que seguiría dándole el espaldarazo al gobierno en sus acciones sin importar que estas produjeran y condujeran a un baño de sangre por las injusticias sociales.

El exministro de Economía, Héctor Dada Hirezi y Canciller de la República en 1979 lo expresa de esta manera en un documental producido por Canal 10: “Yo tenía la esperanza que Monseñor Arturo Rivera Damas fuera el Arzobispo de San Salvador, a Monseñor Romero lo veíamos como un hombre que si bien tenía conciencia social no le atribuíamos comprender mucho la realidad, lo veíamos demasiado pegado a la norma canónica, muy coartado en su acción con la gente”.

Para muchos era una incógnita cómo iba a enfrentar su papel como Arzobispo de San Salvador y había dudas porque tenía buenas relaciones con gente poderosa del país.

—–*——

Hoy en día, Monseñor Romero está de moda: hay “gingles” pegajosos diciendo que murió por amor, camisetas de todo tamaño y color, llaveros, de tres a cinco páginas diarias de sus historias en periódicos de circulación nacional, páginas completas de anuncios con su imagen, spots televisivos, programas de más de una hora con sus homilías, documentales y series –tanto nacionales como internacionales-, satélites contratados para visualizar su beatificación en todo el mundo y es probable que hasta se viralice algún “hashtag” el día de su beatificación.
En este momento es imposible dejar de hablar de Romero, pero cuando su mensaje empezó a arreciar contra las violaciones a los derechos humanos de obreros, campesinos, maestros y sindicalistas perseguidos, gente pobre desaparecida por los cuerpos de seguridad y por grupos paramilitares, el mensaje del Arzobispo se invisibilizó y satanizó.

No existieron espacios para escuchar su denuncia y su reclamo de justicia hacia las autoridades y hacia el régimen militar que gobernó en sus tres años de apostolado; se silenció, ningún medio –más que la radio católica YSAX y el periódico Orientación- reprodujo sus homilías, y su voz solo resonaba en una inacabada catedral.

Lamentablemente en el primer año del Arzobispo Romero murieron varios sacerdotes, además de Rutilio Grande, con la connivencia de grupos económicamente fuertes del agro salvadoreño. Murió también el padre Alfonso Navarro en la parroquia de la colonia Miramonte junto al niño, Luisito Torres en mayo del 78, pero una semana antes, la guerrilla había asesinado al canciller de la república, Mauricio Borgonovo Pohl y “eso sin duda levantó todas las acusaciones y baterías de la oligarquía contra la iglesia católica y contra la figura del Arzobispo Romero”, asegura Beto Cuéllar.

Roberto Cuéllar en su época de colaborador jurídico junto a Romero y otros abogados como el actual magistrado Florentín Meléndez que apoyaron en múltiples casos de violaciones a los derechos humanos. (Foto: Cortesía Roberto Cuéllar)

El abogado a quien Romero le confió, desconfiadamente por ser demasiado joven, la investigación y sustento legal del caso de la muerte de Rutilio Grande no recuerda exactamente cuándo empezó la campaña contra el Arzobispo, pero afirma que después de la muerte del padre Navarro, los grupos económicamente fuertes de El Salvador desataron toda una campaña ofensiva de desacreditación, difamación y denigración contra el Arzobispo Romero y contra quienes lo acompañaban en sus equipos pastorales, comunitarios, de servicio social y servicio jurídico a la gente más pobre y extremadamente necesitada de asistencia no solamente jurídica, que era el campo que le tocó coordinar a Cuéllar, sino también a la gente necesitada y desvalida socialmente.

En aquella época, recuerda el abogado que todos los grupos de la oligarquía financiera, industrial, comercial, agrícola estaban decididos a enfrentar al Arzobispo Romero, no solamente por el carácter de sus homilías que presentaban los hechos de la semana, sino porque contenía las denuncias que presentaban los campesinos, los obreros, las comunidades cristianas, los párrocos de los atropellos a la dignidad humana por parte de las mismas autoridades.

El Arzobispo las procesaba y le pedía al Socorro Jurídico que las calificara.

Esas homilías llamaron la atención de todo el país y de los grupos económicamente fuertes, pero no solamente por lo que decían, sino por la política pastoral que llevó adelante Romero en materia de derechos de las personas, de la gente, de las comunidades.

“La política del Arzobispo favoreció sin duda los derechos de las personas más necesitadas, extremadamente pobres y las que tenían menos privilegios y desfavorecidas en la sociedad salvadoreña de la época”, afirmó Cuéllar.

A raíz de esto, se inicia una campaña en mayo de 1978 que condenó al Arzobispo Romero dos años antes de su martirio.

Cuéllar recuerda que se repartieron volantes en todo el país, en las parroquias, en los colegios católicos en donde decía: “Haga patria, mate un cura”. Por las radios los campos pagados aumentaban el tono y vociferaban: “Haga patria, mate un cura; haga nación, mate al obispo (cabrón)”. La última palabra Cuéllar evita pronunciarla, pero así terminaba.

La muerte del Canciller Borgonovo Pohl, fue el hecho que le cerró todas las puertas al Arzobispo de los grupos económicamente poderosos y le condenó a pesar que siempre mantuvo una ventana abierta al diálogo.

Según Cuéllar, los actos y los mensajes de Romero hicieron llegar su presión a Roma, y los grupos económicamente poderosos pidieron al Vaticano enviar investigadores apostólicos para escudriñar los errores y las falsedades que el Arzobispo planteaba en sus homilías.

“Del Vaticano enviaron tres investigadores apostólicos al Arzobispado. Hubo un movimiento fuerte para tumbarlo como Arzobispo de San Salvador”, sostuvo Cuéllar.

Añadió que 35 años después, para que haya una verdadera reconciliación en El Salvador “se requiere de una sanidad mental y social en la cual la ciudadanía no va a exigir perdón, pero sería importante que aquellos grupos económicamente pudientes, de la oligarquía que todavía existen y aunque no son los mismos personajes en el país y tienen un peso fuerte en la vida nacional, revisaran sus antecedentes a raíz de estas campañas de desacreditación que formularon contra el Arzobispo Romero, y muestren arrepentimiento, así como algunos grupos políticos importantes, entre ellos exmilitares de la Fuerza Armada también, muestren no solo arrepentimiento, sino un acto de contrición de que vamos a hacer política diferente de aquí en adelante”.

“Por la manera abrupta y ofensiva con la que se respondió en aquel entonces ahora bien harían en expresar un acto de contrición, de enmendar y favorecer un cambio y una transformación de la educación, de la economía, de la productividad que sin duda tendrían una consecuencia positiva en el fenómeno de la inseguridad y la criminalidad que ahora nos daña. Por esa campaña harían muy bien en pedir perdón, porque esa campaña se hizo en el marco de la mal llamada libertad de expresión que estaba en manos de tres o cuatro medios de comunicación de la época”, aseguró Cuéllar.

Añade el abogado que “paradójicamente el Arzobispo Romero jamás dejó de hablar y siempre tuvo la puerta abierta para los grupos económicamente pudientes, llamados de la oligarquía, es más, medió personalmente en huelgas donde estaban en cuestión, intereses de las empresas privadas de la oligarquía salvadoreña y nos expresaba que tenía la ilusión, la esperanza y la fe de que las cosas cambiaran como en Costa Rica”.

En Costa Rica hubo una revolución social de 1948 a 1950 que fue apoyada por grupos oligárquicos para darle al país una visión más social de la democracia, no solamente en términos electorales, de la contabilización de los partidos políticos, de la democracia de la participación, sino también la democracia social de derecho.

Costa Rica se empeñó en una revolución que no costó ninguna vida a partir del año 50 con garantías sociales, democráticas, judiciales en que la gente extremadamente pobre podía acudir a los tribunales a representarse.

“Siempre Monseñor Romero tuvo la ilusión de que los grupos salvadoreños siguieran el ejemplo costarricense”, aseguró Cuellar.

La famosa frase que acuñó Romero, que es una frase bíblica: “Quítense los anillos que pueden perder la mano” era una frase comprometida con esa esperanza de cambio de los grupos oligárquicos y Cuéllar asegura que “en sus homilías nunca salió una frase de insulto y de odio contra los grupos económicamente fuertes de El Salvador y al revisarlas solo se encuentra palabras de ilusión de que participaran en la transformación social y política del país sin sangre como fue en Costa Rica, admirable ejemplo de democracia social, política y de derecho en todas las américas, donde la oligarquía participó directamente en la configuración del sistema político costarricense, en el sistema laboral social más justo de toda la región centroamericana y también en el esquema de distribución social de la estructura económica del país”.


Cuando Ileana Ros-Lehtinen pidió públicamente el asesinato de Fidel Castro

Cubasí  -  Por  Edmundo García (www.latardesemueve.com)  -  Lunes, 18 Mayo 2015 15:26

No pocas veces la impunidad con que la congresista miamense Ileana Ros-Lehtinen hace su derechista política se ha puesto tan de manifiesto como el día en que pidió públicamente el asesinato del líder histórico de la Revolución Cubana, el Comandante en Jefe Fidel Castro.

Por su categoría de Jefe de Estado, que convertiría el hecho en un repudiable magnicidio y un flagrante delito internacional, otras personas que también han querido su desaparición física, sin descontar a aquellos que han tratado de intentar contra su vida, han tenido la precaución de negarlo en público. Como son los casos de José Pepe Hernández, director de la Fundación Nacional Cubano Americana, y de Luis Posada Carriles. Lo han planeado a escondidas pero lo han negado; así que en esto Ileana Ros-Lehtinen los aventaja.

En un documental británico dedicado a mostrar las tantas veces que los enemigos de Cuba han tratado de eliminar físicamente a Fidel, titulado “638 Ways to Kill Castro”, la congresista Ileana Ros-Lehtinen aparece declarando que da la bienvenida, que agradece, cualquier intento de matar al dirigente revolucionario: “I welcome the opportunity of having anyone assassinate Fidel Castro”.

Por tratarse de una congresista norteamericana, la prensa internacional se hizo eco de esas declaraciones. La renombrada Associated Press, en una nota del sábado 24 de diciembre del año 2006 decía que “Una congresista de la Florida reconoce públicamente que ha pedido el asesinato de Fidel Castro”.

El escándalo fue de tal magnitud que Ros-Lethtinen dijo a la propia AP que seguramente había sido en una entrevista suya sin editar, en bruto; y que debía tenerse en cuenta además que ella daba muchas entrevistas sobre Cuba donde hablaba de Fidel Castro, por lo que pudo cometer “el desliz”. A medida que las críticas públicas se acrecentaban, las evasivas de la congresista se hacían más sorprendes y de menor crédito, hasta que el punto de llegar a decir que había sido manipulada y que el movimiento de sus labios no se correspondía con lo que ella aparecía diciendo. Aquí les dejo el video para que ustedes mismos aprecien si la congresista Ros-Lehtinen dijo o no lo que los documentalistas y la prensa le atribuyeron. (https://www.youtube.com/watch?v=1MunPrYJWy0)

Lo más escandaloso es que esas declaraciones se produjeron siendo Ileana Ros-Lehtinen la representante Republicana más relevante en el Comité de Relaciones Exteriores del Congreso; y que esto tampoco haya sido obstáculo para que posteriormente, entre los años 2011 y el 2013, llegara a ser la presidenta de ese importante comité del legislativo norteamericano.

No fue esa la única vez que Ileana Ros-Lehtienen ha aparecido en la prensa relacionada con terroristas y actos terroristas. Precisamente hace solo una semana, en un artículo titulado “No solo a Ros-Lehtinen, también a Mario Díaz-Balart le ha llegado la hora de retirarse de la política”, y que pueden consultar en la página de La Tarde se Mueve (http://latardesemueve.com/archives/2224), recordaba que el ex Congresista Lincoln Díaz-Balart había reconocido que él, su hermano representante Mario Díaz-Balart y Ros-Lehtinen, habían gestionado la liberación del terrorista Eduardo Arocena.

Fueron también ellos, especialmente Ros-Lehtinen, quienes intercedieron ante Mireya Moscoso cuando era presidenta de Panamá, para que indultara a Luis Posada y otros terroristas detenidos en ese país cuando trataban de concretar con un plan de asesinato a Fidel en el paraninfo de la Universidad de Panamá, lo que hubiera provocado una verdadera masacre.

En uno de los programas más repugnantes jamás escuchados en la radio de Miami los terroristas Santiago Álvarez, Luis Posada Carriles, Gaspar Jiménez Escobedo y Pedro Remón, fueron reunidos con Mireya Moscoso por Armando Pérez Roura en Radio Mambí, una emisora de Univisión Radio, donde declararon a la ex presidenta “Heroína de la libertad” y le prometieron hacerle una estatua en Cuba. (http://latardesemueve.com/archives/506) Una Cuba con la que siguen soñando, aunque ese sueño sea imposible.   

Todavía falta mucho por saber sobre las conexiones de Mireya Moscoso con la derecha de Miami. El 18 de enero del 2012 escribí: “¿Cuándo nos hablará la ex Presidenta de sus tratos con los políticos y Congresistas que le exigieron el indulto para los terroristas? ¿Cuándo hablará sinceramente del dinero ofrecido y la casa en Fort Lauderdale que ella misma refiere y niega? ¿Cuándo hablará de las negociaciones con el Embajador norteamericano en su país, Simón Ferro, y de ese informe que le dejó en su contestador, publicitado en medios de Miami, donde le dice: ‘Embajador buenos días, es la Presidenta para informarle que los cuatro cubanos ya fueron indultados en la noche de ayer y que ya salieron del país. Tres van rumbo a Miami y el otro con rumbo desconocido. Un abrazo’?”. (http://latardesemueve.com/archives/506)

La bochornosa llamada de la ex presidenta Moscoso al embajador de Estados Unidos en Panamá, puede escucharse en este audio presentado por el periodista de origen dominicano residente en Miami Oscar Haza, a quien nadie podrá tener por amigo de Cuba y los cubanos. Esta es la prueba: https://www.youtube.com/watch?v=8_YwgYu0Ix0

Y también falta mucho por conocer sobre la complicidad del ex presidente de Panamá Ricardo Martinelli con la extrema derecha de Miami, y el intento de involucrar a Cuba en escándalos que nada tienen que ver con su política de principios; que todos conocen. No por gusto también Martinelli fue condecorado por ese sector extremista en un acto en el club Big Five de Miami en diciembre del 2013. (http://latardesemueve.com/archives/1640)

Estos hechos son muy elocuentes y le dan solidez a una información que manejé en uno de los artículos recomendados (el del 11 de mayo del 2015), donde citaba a una fuente de crédito que aseguró que Ileana Ros-Lehtinen se involucró en la campaña anticubana montada por la contrarrevolución en la VII Cumbre de Panamá.


Guatemala: ¿Por quién y para qué suenan las cornetas indignadas en las ciudades?

Ollantay Itzamná


Para cuantos tenemos la dicha de conocer y observar la “quietud” de la Guatemala post Acuerdos de Paz (1996), las manifestaciones multitudinarias-simultáneas-espontáneas urbanas que se realizaron en cerca de 10 ciudades principales del país, el sábado 16 de mayo (16M), nos exige reflexionar sobre este “despertar aún citadino” con las siguientes preguntas:

¿Por qué y quiénes se movilizan?

No es el “desvelamiento” de las mafias criminales que operan en el corazón económico del Estado lo que activó esta indignación urbana creciente. El “desmantelamiento” de la mafia La Línea (que operaba desde el Ejecutivo, desviando fondos tributarios), fue una gota que colmó la bronca acumulada y contenida.

Es el sistema neoliberal, implantado en el país desde la década de los 80, del pasado siglo, quien cultivó este bumerán ciudadano. Este sistema, que prometió la instauración de un paraíso terrenal en el país, terminó instaurando un infierno criminal. Transfirió casi todas las riquezas públicas del país a corporaciones privadas. Corrompió, por completo, a la “clase” política  hasta colapsar el sistema de la democracia representativa, ahora, deslegitimada.

Frente a ello, ahora, la clase media (estudiantes y profesionales o no) expresa ya no sólo su desconfianza, sino su repudio generalizado y creciente en contra del sistema político actual (derecha e izquierda).

No existen organizaciones o articulaciones previas, fuera de las universidades (pública y algunas privadas). Vecinas/os, que tienen acceso a la información, sin ninguna representación, y en persona, salen a las plazas a protestar contra el sistema político corrupto (gobernantes, diputados, partidos y candidatos políticos, etc.).

La primera protesta multitudinaria citadina fue el 25 de abril, y estuvo integrada casi exclusivamente por la clase media. En esta última, del 16M, sectores populares urbanos corearon al unísono: “Renuncia ya” (refiriendo al actual Presidente), “No te toca” (refiriéndose al candidato político que tenía casi asegurado su triunfo electoral, en septiembre próximo).

En estas, como en las anteriores manifestaciones de protesta, no hubo oradores, ni discursos, ni escenarios, ni imponentes equipos de sonido. Sólo consignas a capela, abundantes cornetas y pancartas creativas. Esto ocurre porque no se mueven alrededor de dirigentes, organizaciones o discursos prefabricados.

¿Qué demanda los aglutina?

La bronca y la indignación los aglutina. El sistema neoliberal les prometió el paraíso y les heredó un infierno político. Esto, en el imaginario colectivo citadino, se materializa en el saqueo criminal de los fondos públicos y el enriquecimiento ilegal de políticos de turno. Por eso piden la “renuncia ya” del actual gobierno, cuya Vicepresidencia ya renunció (al descubrirse su vinculación con la mafia La Línea), y para quien exigen cárcel.

Es importante indicar que en las consignas y pancartas de las multitudes la repulsión social no es sólo contra el ex militar Otto Pérez Molina, gobierno actual, sino también en contra de todas/os los diputados (de derecha y de izquierda). En contra de todos los partidos políticos tradicionales. Y en contra del empresario candidato a la presidencia, Manuel Baldizón (quién, con el lema de “Le toca”, tenía asegurado su triunfo electoral).

La auto convocatoria digital indicaba: “Salir a protestar pacíficamente, exigiendo la renuncia del gobierno y el saneamiento de las instituciones públicas”. Ni las universidades, ni los vecinos urbanos aún no hablan de “refundar el Estado” o de la convocatoria a un proceso de una “Asamblea Constituyente Popular”. Es más, desde la Universidad pública existen convocatorias para reformar el Estado.

Algunos plantean, luego de la renuncia del gobierno actual, la conformación de un transitorio gobierno multisectorial para que reforme la Ley Electoral.

Es decir: saben lo que no quieren, pero aún no saben lo que quieren, ni cómo conseguir lo que quieren.

¿Por qué indígenas y campesinos aún no se mueven en este escenario?

En la movida del 16M estuvieron presentes algunos/as indígenas citadinas. En la manifestación de Guatemala ciudad, hicieron acto de presencia algunas ONGs y conocidos dirigentes indígenas (con alguna aspiración protagónica o política), pero la multitud rural aún se mantiene ausente.

La explicación inmediata para esta ausencia es la coexistencia paralela de las dos guatemalas (la oficial y la profunda) “naturalizada” por el racismo, clasismo y la exclusión. En algunas ciudades, en el interior del país, se movieron indígenas rurales “exigiendo la renuncia de los corruptos”, pero no con fuerza.

Sistemáticamente, en estas tres décadas neoliberales, indígenas y campesinos organizados fueron y son criminalizados, encarcelados y masacrados, pero las ciudades no se movieron. Quizás sea esta otra razón, bajo el principio de reciprocidad.

Mientras la clase media citadina y a las universidades (en especial la pública que subsiste de los impuestos) se indigna por el robo de sus impuestos, a indígenas y campesinos del interior, que subsisten sin Estado (e incluso en contra de la voluntad del Estado mestizo), el asunto de impuesto robados no les interesa mucho en lo inmediato. Las luchas de estos últimos son: la defensa de los ríos, territorios, servicios públicos, etc. Estas luchas son más en contra del sistema económico, en algunos casos en contra del Estado. Mientras la de los urbanos en contra del sistema político que les roba los impuestos.

Estética y metodológicamente, las protestas de la Guatemala profunda y de la Guatemala oficial son diferentes. Con seguridad que en el transcurso, en la medida que se vayan afinando/consensuando más las demandas se terminarán uniendo. Pero, las demandas tendrán que ser sistémicas y estructurales.

De proseguir la indignación, ¿qué caminos quedan por recorrer?

Las experiencias de las multitudes de indignados de Quito (2006), Tegucigalpa (2009), Madrid (2011), etc., en contra del sistema político corroído, nos indican que si bien inicialmente la indignación movilizada es apartidista-“apolítico”, en el camino, producto de la reflexión, se termina articulando un instrumento (estructura) político “propio” para convertir la mayoría demográfica de indignados en una mayoría política con capacidad de toma de decisiones, y realizar los cambios.

Así nació Alianza País (organización política de ciudadanos/as indignados que gobierna a Ecuador), así nació Liberta y Refundación, Libre (segunda fuerza electoral, que derrotó al bipartidismo neoliberal en Honduras), y así nació Podemos (que apuesta ser gobierno y derrotar el bipartidismo en España en 2015).

Las adversas circunstancias sociopolíticas obligan a la multitud de indignados a pensarse y pensar política y electoralmente. Pasar de la protesta a la propuesta.

Para ello, antes de montar la organización política “propia” que sublime (canalice) la multitudinaria bronca emotiva aglutinante en razón política, es necesario construir horizontal y asambleariamente las demandas o agendas estructurales y representativas de indignados y excluidos del país. En ese transcurso se identifican o afianzan los posibles “representantes” (portavoces del pueblo) para ejercer función de gobierno obedeciendo al pueblo.

No fue Rafael Correa, Miguel Iglesias o Evo Morales quienes construyeron el instrumento político popular (organización política) que los llevó al poder, sino al revés. Es el pueblo movilizado quién engendra instrumento político y potenciales portavoces (“líderes/as”).

Los mayores retos de la multitud de indignados de Guatemala es la articulación/consolidación del sujeto sociopolítico (empalmar campo y ciudad, clase media y popular, estudiantes y profesionales, varones y mujeres, mestizos e indígenas, etc.).

Otro reto es la construcción/concertación de las demandas sectoriales o de clase en una demanda general aglutinadora que movilice voluntades incluso de quienes aún no se movilizaron. Para ello es importante la pregunta: ¿Se busca hacer que funcione el Estado que no pudo funcionar en dos siglos o se busca crear un nuevo Estado acorde con la realidad sociocultural de Guatemala? ¿Se busca hacer de Guatemala un país donde todos sean de la clase media o se busca otro sistema de vida menos ecocida y más responsable con el sistema Tierra?

Finalmente, pensar y construir el instrumento político popular para impulsar los añorados cambios estructurales (agendas), con nuevas leyes, nuevas instituciones públicas y nuevos proyectos de vida. A eso se denomina en las epistemologías del Sur procesos de reconstitución trascendental.