miércoles, 8 de abril de 2015

Impiden provocaciones del asesino del Che contra Cuba en Panamá

Radio Rebelde  - 2015.04.08 - 18:25:25 / web@radiorebelde.icrt.cu

Parque Belisario Porrás, próximo a la Embajada cubana en Panamá donde se pretendía provocar a Cuba. Foto David Vázquez Abella

Grupos de panameños frustraron una provocación organizada por Félix Rodríguez Mendigutía, responsable de la identificación y asesinato del Che, quien se presentaría frente a un parque próximo a la Embajada cubana supuestamente para ponerle flores a un busto de José Martí.

Inmediatamente que se supo la noticia, sindicalistas panameños e integrantes de redes sociales que participarán en la Cumbre de los pueblos, en la capital itsmeña, se presentaron en el parque Belisario Porras, frente a la sede de la Embajada cubana, donde efectivamente existe un busto de José Martí y otro de Antonio Maceo.

De acuerdo con personas que estaban en el lugar, el Historiador de La Habana, Eusebio Leal, improvisó un emotivo discurso en el que convocó a “la protesta de Baraguá”, por esa infamia. Félix Rodríguez fue enviado en 1967 por la CIA a Bolivia con la orden de identificar y matar al Che Guevara.

Esta idea surgió inmediatamente después de que Régis Debray, confirmara la presencia de Guevara en el grupo guerrillero de Ñancahuazú. En junio de ese año se le ofreció la misión y el 1 de agosto ya estaba en La Paz bajo la identidad encubierta del empresario Félix Ramos, acompañado de otro agente cubano-estadounidense, Gustavo Villoldo.

Rodríguez se instaló en la zona de combate, torturó e interrogó a los prisioneros y fue quien envió al Batallón Ranger a la zona de La Higuera, donde finalmente capturaron a Guevara.


(Cubadebate)

Cuba se retira de la inauguración del Foro de la Sociedad Civil

ACN  -  Miércoles, 08 Abril 2015 17:32

Ciudad Panamá, 8 abr (AIN) La delegación de la verdadera sociedad civil cubana se retiró de la sala donde se realizaría la inauguración del foro sobre este tema de la VII Cumbre de las Américas.

  “No vamos a compartir el espacio con representantes de una supuesta sociedad civil que no es la nuestra, que está pagada, compuesta por mercenarios”, dijo en declaraciones a la prensa el intelectual cubano Luis Morlote, en las inmediaciones del Centro de Convenciones Vasco Núñez de Balboa, en esta capital.

  “No podemos estar en el mismo espacio. No puede haber mercenarios que se autodenominen representantes de la sociedad civil. Es inadmisible”, añadió.

  Morlote explicó que habían solicitado a los organizadores que no mantuvieran en la sala a esos individuos, que no representan a la sociedad civil de Cuba y entre quienes están algunos que se precian de su amistad con terroristas.

  “Decidimos ante esta tamaña irresponsabilidad de los organizadores del Foro, abandonar la sala de la inauguración. Estamos defendiendo nuestra dignidad, a 11 millones de cubanos que esperan que los representemos en este espacio”, aseguró Morlote.

  La delegación cubana salió del salón donde se instauraría el Foro, pero mañana, aseguró Enrique Alemán, de la plataforma interreligiosa cubana, regresarán a las mesas de trabajo, a defender los mandatos de los representantes de las más de dos mil organizaciones no gubernamentales de la mayor de las Antillas.

  “Y tenemos que expresar esos mandatos, pero no lo vamos a hacer con mercenarios en el mismo espacio”, subrayó.

   Los representantes de la sociedad civil cubana están en Panamá invitados por el presidente de la República de Panamá, Juan Carlos Varela, que aseguró Alemán, no está al tanto de que en este foro hay terroristas y mercenarios.

  “Le estamos comunicando al presidente de Panamá que en este foro tiene sentado a terroristas, asesinos y apóstatas del pueblo cubano.  Le pedimos al presidente Varela que tome cartas en el asunto”, señaló.

  Por su parte, Joel Suárez, del Centro Martin Luther King, dijo que esta Cumbre, que pareciera "estamos echando a perder", tiene muy mala historia, porque "los pueblos de las Américas en su amplia representatividad siempre estuvimos excluidos desde la primera Cumbre, en Miami, en el año 1994 y recibimos bastante gases lacrimógenos y palos", confesó.

  En ese sentido, la Isla asiste a este convite como la voz de los sin voz, como reiteró el General de Ejército Raúl Castro, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros hace algunos meses.

  Soraya Álvarez, en ese sentido, pidió a nombre de la sociedad civil antillana que los organizadores saquen de las mesas de trabajo y de los foros a los mercenarios al servicio de potencias extranjeras.

  Ante los reclamos de la delegación cubana en materia organizativa y la negativa en primer lugar y luego la demora de más de dos horas para acceder a la sesión inaugural del Foro de la Sociedad Civil, el coordinador, Rubén Castillo, de la Red de Derechos Humanos de Panamá, justificó los problemas con la delegación de la Isla arguyendo que hubo solamente "algunos inconvenientes".

  Lo cierto es que ante preguntas de la prensa sobre la denuncia de Cuba acerca de la presencia de mercenarios y terroristas en los foros de la VII Cumbre, prefirió excusarse y evadir a los medios de comunicación.

  En esta jornada, cargada de irregularidades en la organización de los foros, Cuba denunció la presencia de mercenarios en el evento y del connotado terrorista, Félix Rodríguez Mendigutía, en Panamá.

  A estos planteamientos se sumó la exclusión de un grupo de representantes de la sociedad civil a la sesión inaugural y el reclamo enérgico de los jóvenes cubanos a las autoridades panameñas para que actúen sobre los mercenarios y terroristas en el contexto de la VII Cumbre de las Américas.

  No obstante estos inconvenientes, los representantes de la juventud continuaron la labor en mesas de debate y la delegación ha sido firme en señalar que mañana la verdadera sociedad civil cubana participará en los debates de las mesas de trabajo del foro.


Consejero del Departamento de Estado de EEUU está en Caracas

Thomas Shannon, segundo del secretario de Estado John Kerry, viene con instrucciones de buscar un acuerdo para la Cumbre de las Américas, y entrevistarse con la Canciller Delcy Rodríguez y el Presidente Nicolás Maduro

ÚLTIMAS NOTICIAS  -  07-04-2015 

Shannon buscará un acuerdo previo a la Cumbre (Créditos: Archivo) 

ÚN.- El Consejero del Departamento de Estado de EEUU, Thomas Shannon, arribó este martes a Caracas.  El funcionario, segundo del secretario de Estado John Kerry, tiene en su agenda buscar un acuerdo para la Cumbre de las Américas, y entrevistarse con la Canciller Delcy Rodríguez y el Presidente Nicolás Maduro. 

Shannon y el Presidente Maduro, en ese momento en funciones de Canciller, se encontraron por última vez en el 2008, en lo que lo fue la primera reunión formal de un jefe de la diplomacia venezolana y un alto funcionario del gobierno de Estados Unidos.

En días recientes, Shannon visitó República Dominicana para reunirse con el presidente Danilo Medina. Aunque la visita tenía por objeto tratar temas vinculados con las relaciones de ese país con Haití, algunos expertos consideraron que detrás de ese interés estaban los temas políticos a tratarse en la venidera Cumbre de las Américas. 

De 1989 a 1992, Thomas Shannon fue asistente especial del embajador de EEUU en Brasil, donde años después fue embajador del país norteamericano. De 1996 a 1999 fue consejero político de la Embajada de EEUU en Caracas.

Trabajó como asistente especial para asuntos de la región del Consejo Nacional de Seguridad, durante la administración de George W. Bush.

Actualmente se desempeña como Consejero de alto nivel del Secretario de Estado Jhon Kerry, desde cuyo despacho emanó el consejo de imponer sanciones a Venezuela por suponer que es “una amenaza a la seguridad nacional”.


EL PROGRESO Y LA POLÍTICA

Jorge Gómez Barata  

Comparto un concepto acuñado por la cultura popular: “Lo mucho incluye lo poco”. Según esta sentencia, estratégicamente el progreso lo es todo. Los países empobrecidos y estancados son políticamente inestables y vulnerables, y viceversa. Hay una relación entre progreso y política. “Ser próspero ―dijo José  Martí― es la única forma de ser bueno”.

El fenómeno funciona mejor cuando, en concordancia con una doctrina generada por la nueva izquierda latinoamericana y que tiende a convertirse en dominante, el progreso se basa en el desarrollo económico con inclusión social.

Desde esa óptica las formulas económicas, los partidos y los modelos políticos, las ideologías, las consignas y las banderas, aunque son significativas para las personas, e importantes por sus aportes a la cultura política, a escala social e histórica son actualmente irrelevantes.

Esas realidades explican por qué las masas de Argentina a México, aunque no siempre aciertan, votan por quien promueva el progreso con inclusión. Inclusión social es otra forma de nombrar la democracia, que es hija de los avances civilizatorios, y en sus esencias más profundas, incluye la justicia social. Sin ellas se puede avanzar un poco más pero, un poco más no basta. La meta es alcanzar toda la justicia.

En conjunto, a escala global y en grandes períodos de tiempo que es como el proceso debe ser percibido, el devenir presenta altas y bajas, avances y retrocesos, momentos felices y trágicos, países que se estancan o retroceden y fuerzas políticas que se destacan u omiten, triunfan o fracasan. Lo importante es la tendencia general.

El fenómeno que actualmente se despliega en América Latina no es casual ni atribuible a maniobras o conquistas de la política pequeña, sino un resultado del acceso a una fase civilizatoria superior, a cuya consolidación aportan los procesos políticos positivos y los liderazgos calificados. Algunos entendidos fijan el inicio de esa etapa en los años sesenta con la Revolución Cubana. En cualquier caso se trata de una peculiaridad que hace irreversible lo alcanzado.

Las realizaciones que posibilitan la unidad en la diversidad política se han abierto paso en Europa, con la significativa excepción de Rusia, donde todo se supedita a la solución del tema ucraniano; avanza en Asia, aprovechando el desplazamiento de China al centro del espectro político, de alguna manera se mueve en África, están más allá del horizonte en el Oriente Medio, y se concretan como promesa en América Latina, a pesar de encontrar un formidable obstáculo: Estados Unidos.

Tras el fracaso del “Panamericanismo”, promovido por los Estados Unidos desde el siglo XIX, la vigencia de la Doctrina Monroe, el largo reinado de las oligarquías, y las dictaduras militares, los esfuerzos de integración fueron cancelados, y nunca más se retomaron a pesar de que en la posguerra se constituyeron la OEA, el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Organización Deportiva Panamericana, y otras organizaciones y convenciones.

En los últimos veinte años la idea de la integración ha florecido desde la izquierda, con la óptica de avanzar y realizarla sin Estados Unidos, aunque no contra Estados Unidos, en espera de que alguna vez, nadie sabe cuándo ni cómo, guiada por su proverbial pragmatismo, la súper potencia se sume al empeño.

Por un extraño giro, precisamente en el caso de Cuba, Estados Unidos, por primera vez accede a negociar en pie de igualdad con un país latinoamericano. Cuando lo haga con todos, la integración regional dará un paso de “siete leguas”. Hacer de la Cumbre de las Américas un primer paso en la dirección correcta es una opción al alcance del presidente Barack Obama. Allá nos vemos.

La Habana, 08 de abril de 2015