lunes, 23 de marzo de 2015

Vaticano reconoce que se intentó denigrar a Romero

CoLatino  -  Kelly Velásquez  -  Ciudad del Vaticano/AFP -  23 marzo, 2015

Treinta y cinco años después del asesinato de monseñor Oscar Arnulfo Romero, el Vaticano reconoció que hubo una campaña para denigrar al religioso centroamericano, cuya beatificación estuvo bloqueada en la época de Juan Pablo II y reivindicada en la nueva era de Francisco, que lo considera un modelo para América Latina.

Asesinado en San Salvador cuando oficiaba misa el 24 de marzo de 1980 por un francotirador contratado por la ultraderecha, monseñor Romero fue tildado tanto en los últimos años de su vida como después de muerto de ser “un desequilibrado”, “un marxista”, un “títere manipulado por curas de la teología de la liberación que le escribían sus encendidos sermones” contra la oligarquía, las injusticias sociales y la represión en su país.

Acusaciones, denuncias y críticas lanzadas por diplomáticos, políticos, religiosos y hasta cardenales.

Intrigas y presiones que frenaron el proceso de canonización de monseñor Romero, quien será finalmente beatificado el próximo 23 de mayo en su ciudad, 19 años después de que el proceso fuera abierto oficialmente por el Vaticano en 1997.

El arzobispo italiano Vincenzo Paglia, actual presidente del Consejo Pontificio de la Familia y postulador de la causa de beatificación de monseñor Romero, reconoció en febrero pasado las numerosas trabas que el proceso sufrió.

“De no haber sido por el papa latinoamericano Francisco, Romero no hubiera sido beatificado”, confesó.

Los enemigos de Romero

Entre los enemigos de Romero dentro del Vaticano figuran dos influyentes cardenales, los colombianos Alfonso López Trujillo, ya fallecido y conocido por sus posiciones ultraconservadoras, y Darío Castrillón Hoyos, jubilado, los cuales ocupaban en la década del 90 importantes cargos en la Curia Romana.

“López Trujillo temía que la beatificación de Romero se transformara en la canonización de la Teología de la Liberación”, recordó Andrea Riccardi, fundador de la comunidad de San Egidio, el movimiento católico que apoyó y financió la causa de Romero.

Los enemigos de la canonización del prelado centroamericano arremetieron aún antes de que la causa fuera abierta formalmente y lo criticaban por su cercanía al teólogo jesuita Jon Sobrino, censurado por años por el Vaticano como uno de los grandes exponentes de la Teología de la Liberación, quien sobrevivió a la matanza perpetrada en 1989 por militares salvadoreños contra seis compañeros jesuitas.

Los problemas doctrinales, el extenuante análisis de sus homilías, el temor de una instrumentalización ideológica por parte de la izquierda de su beatificación fueron algunos de los argumentos para obstruir la causa.

“Por 15 años la causa estuvo en un estado de parálisis burocrático”, explicaron fuentes religiosas, que acusan a la Congregación para la Doctrina de la Fe, liderada por el entonces cardenal Joseph Ratzinger, hoy en día el papa emérito Benedicto XVI, de frenar el proceso.

“Humillado” por Juan Pablo II

“Juan Pablo II estaba convencido de que Romero era un mártir, no sé lo que pensaba Benedicto XVI. Creo que para él era más un asunto de oportunidad. Ninguno de los dos conocían la situación en la región como la conoce el papa Francisco”, comentó en Roma monseñor Jesús Delgado, su exsecretario personal.    Delgado acaba de lanzar en italiano un libro con las cartas inéditas de Romero entre 1977 y 1980, con el título “La iglesia no puede callar”.

Tras haber sido un obispo conservador muy cercano al poder, Romero asumió el arzobispado de San Salvador en febrero de 1977, pero su conversión comenzó 15 días después de su asunción horrorizado por la represión y la pobreza.

Si bien el papa polaco incluyó personalmente el nombre de Romero en la lista de los “testigos de fe” del siglo XX durante el Jubileo del año 2000 y rezó ante su tumba cuando visitó El Salvador, algunos no olvidan “la humillación” a la que lo sometió en vida cuando lo recibió tras muchas dificultades en 1979 en el Vaticano.

“Buscaba respaldo y terminó sintiéndose solo, decepcionado, frustrado, humillado”, escribió en un testimonio María López, quien conversó con Romero pocos días después de ese encuentro.

Un papa latinoamericano con sensibilidad social

El anuncio pocos días después de su elección en marzo del 2013 de Jorge Mario Bergoglio de que quería “una Iglesia pobre y para los pobres”, desbloqueaba de hecho el proceso.

Francisco empleaba casi las mismas palabras que hace más de tres décadas monseñor Romero: “La misión de la Iglesia es identificarse con los pobres”.

Cuando en agosto pasado Francisco reconoció que “no hay más impedimentos” para su beatificación, quería decir que se había encontrado el camino para elevarlo a los altares.

En efecto, la beatificación, sin necesidad de probar un milagro tras ser proclamado un mártir por su fe, resulta coherente con su papado y respalda la lucha por la justicia social en América Latina.


¿El Estado Islámico ya está en EE.UU.? Una bandera del EI ha sido vista en un camión en Detroit

RT  -  23 mar 2015 17:25 GMT

REUTERS/Stringer

Una bandera del Estado Islámico que ha sido vista colgando de un camión en el centro de la Reserva del Ejército en Detroit, EE.UU., ha provocado cierta preocupación en la zona, informan medios locales.

La bandera del Estado Islámico fue observada la mañana de este domingo en un camión, a poca distancia del centro de la Reserva del Ejército de EE.UU. en Southfield, estado de Michigan.

Los funcionarios comentaron que la bandera fue usada como parte de un ejercicio de entrenamiento de lucha antiterrorista. Tales vehículos normalmente no salen de la base, y los funcionarios se disculparon por la confusión, informa 'The Daily Mail'. Según los funcionarios, usar banderas y símbolos extranjeros hace a sus ejercicios más auténticos.

La noticia llegó después de que el Cuerpo de la Marina de EE.UU. instó este domingo a la 'vigilancia', después que un grupo de supuestos 'hackers' del Estado Islámico publicara lo que, según dijeron, eran los nombres y direcciones de 100 militares e instara a los partidarios a matarlos.


"No tenemos motivos para permanecer dentro de EE.UU."

RT  -  23 mar 2015 11:22 GMT

pixabay

"Necesitamos la independencia porque somos distintos. No estamos de acuerdo en absoluto con la política del Gobierno federal de EE.UU.", ha anunciado el representante del Movimiento Nacionalista de Texas, Nathan Smith.

"Necesitamos la independencia porque somos distintos", ha expresado el representante del Movimiento Nacionalista de Texas, Nathan Smith, en una entrevista al periódico 'Vzglyad' durante su visita a Moscú.

Smith ha explicado que Texas tiene un territorio enorme, y es un país separado, con una cultura única. "Tenemos una visión completamente diferente del mundo y de la política. No estamos en absoluto de acuerdo con la política del Gobierno federal de EE.UU.", ha insistido.

Texas no recibe nada del Gobierno federal de EE.UU. y todas sus riquezas se redistribuyen entre otros estados, ha explicado el activista. Asimismo, añade que todo el sistema económico de EE.UU. está en peligro, siendo la deuda pública tan alta que supera el PIB del país.

Smith también ha hablado del tema de la educación criticando al Gobierno federal por "intentar crear de manera artificial la identidad estadounidense", enseñando que el nacionalismo es malo. "¿Acaso es malo ser patriota de su tierra?" se ha preguntado Smith.

Asimismo, Smith denuncia la falta de representatividad de los intereses de Texas en el Gobierno federal. "Hoy en día en el poder simplemente no hay personas que representen los intereses de los habitantes de Texas", ha expresado Smith. "Al mismo tiempo, pagamos  impuestos que van a Washington. Dígame, ¿para qué necesitamos pertenecer a EE.UU.?"


Argentina gana otra pulseada ante fondos buitre

Por Martin Hacthoun

Buenos Aires, 23 mar (PL) En la dura pulseada que mantiene contra los litigantes fondos buitre y el juez norteamericano Thomas Griesa, Argentina ganó con firmeza una nueva ronda, pero prosigue el enfrentamiento con esos grupos especulativos.

Griesa impidió que el Citibank bajo ley argentina pagara a los acreedores de los canjes de 2005 y 2010, como hizo con el Banco de Nueva York, pero ante la advertencia del Gobierno de que le retiraría la licencia a la sucursal en Buenos Aires, el juez le autorizó a realizar los giros.

El magistrado sorprendió no solo al permitir al Citibank Argentina concretar el pago que vence el 31 de marzo, sino también autorizó el del próximo 30 de junio para evitar el siempre complejo proceso de la apelación con la cual amenazó esa casa bancaria.

En tres ocasiones anteriores Griesa emitió autorizaciones "por única vez", pero ante la nueva negativa el banco solicitó que se liberaran los giros para esta parte de la deuda, e informó que reclamaría ante la Corte de Apelaciones de Nueva York.

El gobierno argentino llegó a amenazar entonces con quitarle la licencia al banco para operar en el país si no cumplía con la legislación argentina. Primero lo dijo el ministro de Economía, Axel Kicillof, y el viernes pasado fue la presidenta Cristina Fernández.

La mandataria lo dejó en claro: "Vamos a hacer respetar los derechos de los titulares de bonos que creyeron en los argentinos en 2005 y 2010. Y vamos a hacer que los bancos cumplan con la legislación argentina, porque así es en todos los países del mundo".

Ese viernes la Casa Rosada designó a un veedor ante el Citibank y ese mismo día Griesa dio la autorización, la cual anunció el domingo el Citibank.

El Ministerio de Economía criticó que el juez es un incongruente al servicio de los fondos buitre, y dejó en claro que seguirá de cerca el accionar del banco para garantizar que no se mueva un ápice de la ley argentina.

Pero el CitiGroup anunció que iniciará un proceso para dejar la custodia de los bonos en Argentina, lo cual responde a la presión de los fondos NML Capital y Aurelius, los dos principales requirentes que manifestaron satisfacción al igual que Griesa por esa decisión.

Sacando al Citibank Argentina del medio, los fondos buitre y el magistrado neoyorquino podrán ejercer más presión sobre el Ejecutivo argentino, aunque este abrió la posibilidad de que sus acreedores puedan cobrar en el Banco Central de la República.

Esa última posibilidad todavía no ha sido usada en toda su dimensión por los tenedores de bonos reestructurados pero es una opción a su favor.

Además de la exigencia de NML Capital y Aurelius que exigen el pago de más de mil 300 dólares por bonos que adquirieron de terceros a precios viles tras el estallido de la crisis financiera global en 2008, el Gobierno ahora también afronta la demanda de los denominados "me too" (a mí también).

Se trata de unos 500 pequeños y medianos bonistas, a los que el ministro Kicillof llamó los nuevos buitres, que de forma oportunista se adhirieron al dictamen de Griesa para demandar que se le pague al igual que exigen los dos principales litigantes, o sea al 600 por ciento del valor real de los bonos.

Esa nueva demanda representa un monto de unos cinco mil 300 millones de dólares, lo cual elevaría el total que exigen todos esos grupos especulativos a casi siete mil millones de dólares, una pesada carga adicional para Argentina que ha venido saldando su deuda con el 93 por ciento de sus acreedores.

Su ministro de Economía ha reiterado que el Ejecutivo tiene la disposición de saldar sus adeudos con todos los tenedores de bonos, incluidos los fondos buitre, para salvar al país de esas onerosas presiones, pero sobre la base de condiciones justas, equitativas y legales.

Inclusive, ha hecho ofertas a esos fondos, que representan al siete por ciento de todos los tenedores de bonos, nada descartables, pero el afán usurero de esos grupos es demasiado intenso, por lo que insistirán en esta pulseada.

jf/mh


Monseñor Oscar Arnulfo Romero: Si me matan, resucitaré en mi pueblo

Buenos Aires, 22 de marzo de 2015

Adolfo Pérez Esquivel


“San Romero de América camina junto a los pueblos de nuestro continente”.
15 de agosto de 1917 - 24 de Marzo de 1980

Los mártires son semillas de vida que siembran la esperanza y fortalecen los caminos de la fe. Ellos han fecundado el continente de la Tierra Fecunda - “Abya Yala”- por la fuerza de la palabra profética y el testimonio de vida de quienes tuvieron el coraje y la fe de caminar junto a la Iglesia Pueblo de Dios. Sus voces se alzaron en todo el continente y el mundo. Asi fue en el país hermano de El Salvador, sometido a la violencia con más de 70 mil muertos, exiliados y perseguidos. De ese dolor surgió una voz que fue guía y esperanza, denunciando la violencia y reclamando el respeto a la vida y dignidad del pueblo sometido a la guerra civil y la dictadura militar.

Fue la voz de Monseñor Oscar Arnulfo Romero, quien vive la conversión del corazón y abraza el camino de la Cruz como señala San Pablo: “para algunos es locura, para otros es vida y redención.”

Romero soportó muchas incomprensiones dentro de la misma iglesia, su voz, sus reclamos y denuncias no quisieron ser oídas en el Vaticano; hubo corrientes ideológicas y mala información sobre lo que ocurría en El Salvador. El simplismo conceptual y político redujo todo a la polarización Este-Oeste, entre el capitalismo y el comunismo, basado en la Doctrina de la Seguridad Nacional imperante. Se olvidaron de miles de hermanos y hermanas víctimas de la violencia. Romero trató que el Vaticano lo escuche y ayude, pero salió angustiado y regresó a su país con el dolor en el alma.

Algunos campesinos que lo conocieron recuerdan que seguían las homilías de Monseñor Romero, sentían necesidad de oír su palabra y cuando viajaban no necesitaban de la radio ya que todos los vecinos las tenían encendidas y podían seguir la palabra del obispo en el camino.

Monseñor sabía de las amenazas que era objeto, pero la fuerza del Evangelio y su compromiso con el pueblo eran parte de su propia vida; buscaba en la oración y en el silencio escuchar el silencio de Dios, que le decía a su corazón, a su mente y espíritu.

Cuentan que unos periodistas en marzo de 1980 decían que el obispo estaba en la raya, en el límite en la mira de los militares y él presintiendo les contestó: “Sí, he sido frecuentemente amenazado de muerte, pero debo decirles que como cristiano no creo en la muerte sin resurrección. Si me matan, resucitaré en el pueblo salvadoreño. Se lo digo sin ninguna jactancia, con la más grande humildad. Ojalá, sí, se convencieran de que perderán su tiempo. Un obispo morirá, pero la iglesia de Dios, que es el pueblo, no perecerá jamás”

Ese 23 de marzo en la Catedral, Monseñor Romero habló de un comité de ayuda humanitaria.  Criticó “el Estado de Sitio y la desinformación a la que nos tienen sometidos” y señaló las muertes de la semana: 140 asesinatos… “Lo menos que se puede decir es que el país está viviendo una etapa pre-revolucionaria”. Seguidamente tomó impulso en su homilía y dijo:…”Yo quisiera hacer un llamamiento de manera especial a los hombres del ejército, y en concreto a las bases de la Guardia Nacional, de la Policía, de los cuarteles: “Hermanos son de nuestro mismo pueblo, matan a sus mismos hermanos campesinos! Y ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice “¡No matar!”…Ningún soldado está obligado a obedecer una ord en contra la ley de Dios. Una ley inmoral nadie tiene que cumplirla. Ya es tiempo que recuperen su conciencia y obedezcan antes a su conciencia que a la orden del pecado. La iglesia defensora de los derechos de Dios, de la dignidad humana, de la persona, no puede quedarse callada ante tanta abominación. Queremos que el gobierno tome en serio que de nada sirven las reformas, si van teñidas de tanta sangre…

“En nombre de Dios, y en nombre de éste sufrido pueblo, cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día más tumultuosos, les suplico, les ruego, les ordeno en nombre de Dios: 

¡Cese la represión!”

La voz de Monseñor Romero se hizo escuchar con claridad a pesar de todos los inconvenientes e interferencia radial y en los equipos: “La iglesia predica la liberación”… “La catedral estalló en aplausos, el pueblo emocionado sentía el clamor de sus corazones”. -así lo relatan Jacinto Bustillo y Felipe Pick-.

Necesitaba profundamente del silencio y la oración, de buscar en su interior la palabra de Dios para que lo ayude a acompañar y escuchar a su pueblo, sufriente y esperanzado.

Muchos mártires sembraron sus vidas en tierra salvadoreña, entre ellos hay sacerdotes, religiosas y laicos comprometidos en las comunidades de base, en reclamar el derecho de vivir sin violencia y alcanzar la Paz.

Han pasado muchos años y el Santo de América, Oscar Romero ilumina el caminar de la Iglesia, su palabra y testimonio de vida es luz del Espíritu, como dice en la Noche Buena de 1979: “El país está pariendo una nueva edad y por eso hay dolor y angustia, hay sangre y sufrimiento. Pero como en el parto, dice Jesús, a la mujer le llega la hora de sufrir, pero cuando ha nacido el nuevo hombre, ya se olvidó de todos los dolores.

Pasarán estos sufrimientos. La alegría que nos quedará será que en ésta hora de parto fuimos cristianos, vivimos aferrados a la fe en Cristo, y eso no nos dejó sucumbir en el pesimismo. Lo que ahora parece insoluble, callejón sin salida, ya Dios lo está marcando con una esperanza. Esta noche es para vivir el optimismo de que no sabemos por dónde, pero Dios sacará a flote a nuestra patria y en la nueva hora siempre estará brillando la gran noticia de Cristo”.

El Papa Francisco buscó con justicia reparar del olvido al mártir y profeta y restablecer el testimonio de Monseñor Romero, luz de la Iglesia latinoamericana Pueblo de Dios que reconoce a sus profetas que inspiran y muestran el camino de la fe y la esperanza.

Así se va pariendo el espíritu de vida del Hombre Nuevo.

Vienen a mi memoria, hermanos de caminada en el continente de la Tierra Fecunda  que están presentes en la vida de los pueblos, son  las voces proféticas  de la Iglesia de nuestro tiempo, en Ecuador la voz de Monseñor Leonidas Proaño, Obispo de Riobamba; en Chiapas y Cuernavaca , en México,  las voces de los obispos Samuel Ruiz y Sergio Méndez Arceo, en Brasil voces proféticas como las de Don Helder Cámara , Arzobispo de Olida y Recife;  el Cardenal de Sao Paulo, Don Pablo Evaristo Arns; Don Pedro Casaldáliga de Sao Felix de Araguaya, Tomás Balduino de Goias, Antonio Fragoso de Crateus, teólogos como Leonardo Boff y Fray Betto; en Nicaragua Ernesto Cardenal,  en Chile, el Cardenal Silva Enriquez y en Bolivia, Jorge Manrique en la Paz. En Argentina la voz del mártir de los llanos riojanos, Monseñor Enriq ue Angelelli, y sus sacerdotes Carlos Murias y Gabriel Longeville; los obispos Jaime de Nevares de Neuquén, Jorge Novak de Quilmes y Miguel Hesayne de Viedma,  sacerdotes, religiosas y laicos comprometidos desde la fe con el pueblo, el martirologio de las hermanas misioneras francesas y los Palotinos,  y tantos otros que son como los ríos subterráneos que emergen con fuerza a la superficie y cambian la realidad iluminando la vida y la esperanza.

Otros hermanos y hermanas marcaron el mismo caminar en la fe desde la diversidad, de otras vertientes religiosas como la Iglesia Evangélica Metodista, con los obispos Federico Pagura, Carlos Gattinoni y Aldo Etchegoyen y sus mártires, la Iglesia Luterana con su compromiso con los más necesitados. El rabino Marshall Mayer, en defensa de los derechos humanos.

Necesitamos seguir las huellas de quienes nos precedieron en los caminos de esperanza, de luchas desde la fe en el reencuentro de la gran familia humana.

Varios de los hermanos mencionados fueron firmantes del Pacto de las Catacumbas en Roma en 1965 al finalizar Vaticano II donde fueron convocados por Dom Helder Cámara, y renovaron su compromiso de vivir el Evangelio junto a los pobres.

El Espíritu del Señor está presente en la vida y memoria, San Romero de América camina junto a los pueblos de nuestro continente.

Adolfo Pérez Esquivel

Premio Nobel de la Paz

Atilio Borón: ¿Cómo reaccionar ante la amenaza de Obama?

VTV -  23 de marzo de 2015
  
El imperio no sólo es prepotente, también es soberbio / Habrá que examinar muy cuidadosamente todo lo que Washington haga y diga en los próximos días / En pocos días sabremos quienes están en uno u otro lado

Foto Archivo VTV

Caracas, 23 de marzo de 2015.- Los cancilleres de la UNASUR debían haberse reunido en Montevideo hace poco más de una semana. Un áspero entredicho, ocasionado por una insólita declaración del vicepresidente uruguayo que puso en duda la afirmación del gobierno bolivariano sobre la injerencia de Estados Unidos en los asuntos internos de Venezuela, dinamitó la reunión. Alguien propuso que la misma debía posponerse hasta el 23 del corriente mes pero el presidente Rafael Correa, consciente de la extrema gravedad de la amenaza que se cierne sobre Venezuela, enmendó tamaña insensatez y convocó a una reunión extraordinaria de cancilleres en la sede de la UNASUR, en Quito. Como resultado de esas deliberaciones la organización emitió dos comunicados: en uno compromete el apoyo de su Secretaría General para continuar el “ más amplio diálogo político con todas las fuerzas democráticas venezolanas, con el pleno respeto al orden institucional, los derechos humanos y el estado de derecho” a la vez que manifiestan su apoyo a la celebración de las próximas elecciones parlamentarias. En el otro rechazan al Decreto Ejecutivo firmado por Obama el 9 de marzo por constituir “una amenaza injerencista a la soberanía y al principio de no intervención en los asuntos internos de otros Estados” a la vez que “solicita la derogación del citado Decreto Ejecutivo.”

Teniendo en cuenta la heterogeneidad del mapa sociopolítico sudamericano, con gobiernos de izquierda, progresistas y de derecha, ambas declaraciones constituyen casi un milagro, sobre todo la segunda. Pero queda un sabor amargo en la boca porque ante un Decreto Ejecutivo que en los casos de Libia, Siria, Ucrania, Irak, Irán, Costa de Marfil, Liberia, Somalía y Sudán del Sur precipitaron gravísimas agresiones militares no hubo consenso entre los jefes de estado de la UNASUR para convocar a una cumbre presidencial extraordinaria para emitir una declaración conjunta que, sin duda, habría resonado con mucha más fuerza en Washington. Sorprende el mutismo de algunos presidentes de la región: o no perciben la gravedad de la iniciativa de la Casa Blanca -una larvada “declaración de guerra” contra el gobierno bolivariano y el pueblo venezolano- o, peor aún, sí la perciben pero no parecen tener la voluntad política necesaria como para rechazar con contundencia este enésimo capítulo del intervencionismo norteamericano.

¿Qué hacer ahora? La UNASUR se expidió y solicitó la derogación del Decreto Ejecutivo? Es harto improbable que Obama preste oídos a esta petición. El imperio no sólo es prepotente, también es soberbio. Por lo tanto se abren dos senderos. Uno, si la Casa Blanca aceptara derogar su decreto. Esto descomprimiría la situación en Venezuela porque quien atiza el fuego de la sedición es más Washington que la débil y desprestigiada oposición vernácula, víctima de una fenomenal orfandad de ideas y cada vez más mimetizada con el modus operandi del paramilitarismo, lo que por cierto disgusta y mucho a los venezolanos, aún a quienes se oponen al gobierno. Pero el objetivo estratégico de Washington es precisamente perpetuar la crisis en Venezuela, para lograr el “cambio de régimen”, eufemismo por “golpe de estado”, blando o duro, poco importa. Por consiguiente, lo más probable será que Obama opte por el segundo camino y reafirme su postura inicial, antelo cual los gobiernos de la UNASUR, y por extensión de la CELAC, aunque sea como producto de su instinto de conservación, deberían responder elevando la apuesta anunciando que en tal caso desistirían de asistir a la próxima Cumbre de las Américas programada para tener lugar en Panamá entre el 8 y el 10 de Abril próximos. Sería un alarde de ingenuidad suponer que lo que hoy Estados Unidos está haciendo en Venezuela no lo repetiría con cualquier gobierno que sea percibido como poco dispuesto a inclinarse ante sus órdenes. De donde se desprende un serio desafío para los pueblos y los gobiernos de Nuestra América: ¿qué hacer si la previsible escalada que siempre han desatado decretos como el que firmara Obama se traduce en una agresión norteamericana antes de la cumbre? Por ejemplo, un embargo financiero que paralice la operación de PDVSA o perturbe el flujo del comercio exterior; un bloqueo de los puertos (como hicieron en la Nicaragua sandinista) o una “zona de exclusión aérea”, como en Libia; o una oleada de atentados terroristas como las que perpetraron en Cuba, Chile y Nicaragua. En cualquiera de estos dos escenarios, la amenaza o la agresión, ¿qué sentido tendría asistir a un diálogo bajo estas circunstancias? ¿Quién se sienta a una mesa de negociaciones cuando uno de los actores apunta con un arma a la cabeza de otro? La UNASUR y también la CELAC deberían enviar un claro mensaje a Washington afirmando que sin la derogación del decreto las condiciones mínimas para realizar una constructiva conferencia internacional están ausentes y que la cumbre de Panamá deberá suspenderse hasta nuevo aviso. Para Obama sería un serio revés ya que pondría en evidencia el repudio regional que suscita su política belicista y, tal vez, podría llegar a revisar su postura.

No caben dudas de que la Casa Blanca programó cuidadosamente sus dos movidas en el ajedrez geopolítico regional: la “apertura” en relación con Cuba y el endurecimiento de su trato a Venezuela, ambas efectuadas en vísperas de la cumbre. Sabe que la simultaneidad de ambas políticas, precisamente por su contradicción, puede crear profundas fisuras dentro de la UNASUR y la CELAC. Algunos serán seducidos por la “política cubana” de Obama y en ausencia de una agresión física contra Venezuela con anterioridad a la cita en Panamá serán propensos a creer, por enésima vez, en las rosadas promesas del imperio. Otros desconfiarán de sus intenciones, como ya lo han hecho saber Evo Morales y Rafael Correa. Es imposible –y temerario- olvidar que el objetivo que Washington busca sin pausa desde que Hugo Chávez lanzara su cruzada bolivariana ha sido mantener la fragmentación y balcanización de Latinoamérica y destruir la UNASUR y la CELAC. Divide et impera es un viejo adagio de los romanos cuya vigencia se ha encargado de recordar una y otra vez quien hoy es el mayor pensador del imperio, Zbigniew Brzezinski. Gracias al “huracán Chávez” América Latina y el Caribe dieron grandes pasos por la senda de la integración y la unidad, provocando hace casi diez años la gran derrota el ALCA. Washington sabe que esos avances integracionistas son incompatibles con sus designios. Por eso trabaja activamente para implosionar la UNASUR y la CELAC. Hay que frustrar esos planes del imperio y mantener la unidad lograda con tanto esfuerzo, pero también es preciso impedir que con la tranquila realización de la cumbre, al desestimarse el grave peligro que se cierne sobre Venezuela, Obama consiga una “carta blanca” para después de ese cónclave, y con su foto rodeado de sonrientes presidentes de la región, la maquinaria de guerra de su país descargue toda su furia contra la patria de Bolívar y Chávez.

Algunos aducirán que dado que no parece haber consenso dentro de la UNASUR es mejor esperar. ¿Esperar qué cosa? ¿Que el imperio haga su próxima movida en el ajedrez geopolítico regional, que seguramente no será solamente verbal, luego de lo cual podría ver la luz un comunicado post bellum lamentando los daños causados y las vidas perdidas a causa de la prepotencia imperial? ¿O es que creen que los “poderes reales” de Estados Unidos-no Obama, sino esos que nunca aparecen en la superficie, que nadie elige y que ante nadie rinden cuenta- que montaron este fatídico escenario bélico no han pensado ya las sucesivas movidas que harán en el tablero regional con el propósito de subordinar a toda la región a los dictados de un poder imperial consciente de haber iniciado su inexorable decadencia? En términos políticos la pasividad de la UNASUR, y también de la CELAC, significaría que Washington, gracias a los “caballos de Troya” que con su apoyo medran en estos organismos para neutralizar su accionar, se saldría con la suya, imponiendo gracias a la regla de la unanimidad y su capacidad de veto la indiferencia o el mutismo ante la más seria amenaza proferida por la Casa Blanca en contra de un país de América Latina y el Caribe en décadas. De ser así los “proxis” de Estados Unidos ocasionarían una parálisis que progresivamente conduciría a la inexorable defunción de ambas organizaciones. Si el silencio cómplice fuese la opción triunfante los gobiernos que dicen ser solidarios con Venezuela se enfrentarían a dos alternativas: legitimar con su pasividad la embestida de la Casa Blanca o dar un paso al frente sin más demoras para no convalidar, con el pretexto de preservar la unidad de los gobiernos del área, la agresión norteamericana que, huelga decirlo, no es sólo contra el gobierno bolivariano. Nadie puede llamarse a engaño: el derrocamiento de Nicolás Maduro se inserta en un plan más general con el que Washington intentará rediseñar el mapa sociopolítico de América Latina y el Caribe. La agresión a Venezuela desencadenaría un “efecto dominó” que, más pronto que tarde, arrasaría con todos los gobiernos de izquierda y progresistas de la región. Argentina y sobre todo Brasil ya han estado probando algunas dosis de esta medicina.

Conclusión: habrá que examinar muy cuidadosamente todo lo que Washington haga y diga en los próximos días, y si una semana antes de la cumbre el decreto no ha sido derogado, la mejor opción para Nuestra América será abstenerse de acudir a esa cita. Vivimos tiempos muy peligrosos: basta con echar una mirada a Medio Oriente (Siria, Irak, el Estado Islámico) y Europa (la crisis ucraniana) o África (Nigeria, especialmente) para comprender que en su fase de declinación Estados Unidos no será detenido por ninguna consideración moral. La UNASUR y la CELAC no escapan a las trágicas determinaciones de la época y tendrán que armarse ideológica y políticamente para repudiar y rechazar los designios de la Casa Blanca. Como ocurre con todas las crisis, esta también hará lo que le es propio: iluminar con potentes luces la escena política regional y comprobar quienes son los gobiernos que de verdad apoyan al proceso bolivariano en Venezuela -y, por extensión, a las luchas emancipatorias de toda Nuestra América- y quienes lo hacen de la boca para afuera, es decir, mientras Washington no emita una orden en contrario. Los primeros salvarán su honor como patriotas latinoamericanos; los otros, por su indiferencia, silencio o cobardía, se hundirán para siempre en la deshonra. En pocos días sabremos quienes están en uno u otro lado.

* Por razones de espacio un muy breve resumen de este artículo fue publicado en la edición del 21 de Marzo del 2015 en el diario Página/12.


Lidera Frente para la Victoria preferencia electoral en Argentina

Radio Rebelde - 2015.03.23 - 09:19:18 / web@radiorebelde.icrt.cu


El Frente para la Victoria de la presidenta Cristina Fernández lidera hoy la intención de votos a escala nacional, 14 puntos por delante de su más cercano opositor, el partido de derecha Propuesta Republicana.

Una encuesta de la consultora Poliarquía, que divulga este domingo el diario Tiempo Argentino, le da al Frente para la Victoria el 36 por ciento de la preferencia pública frente 22 por ciento el Propuesta Republicana, del gobernador de Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, y 19 por ciento el Frente Renovador.

Los argentinos elegirán a un nuevo presidente el 25 de octubre, ya que luego de dos mandatos seguidos en la Casa Rosada, Cristina Fernández cederá por ley el despacho ejecutivo a partir del 10 de diciembre.

De acuerdo con el sondeo, esa es la intención promedio en la población para ir a las urnas en los comicios primarios del nueve de agosto, sumando la preferencia del público por cada uno de los precandidatos, a cinco meses de ese sufragio que definirá los candidatos para octubre.

Y con esa ventaja, el oficialismo también ganaría en las elecciones generales de octubre con Daniel Scioli como candidato presidencial con el 31 por ciento, por 25 Macri y 21 el diputado Sergio Massa, jefe del Frente Renovador.

Más distante en el cuarto lugar quedaría el legislador Julio Cobos, siete por ciento. Scioli, quien fue vicepresidente durante el gobierno de Néstor Kirchner, despunta como el principal precandidato del Frente para la Victoria.

Los otros son los ministros del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, y de Defensa, Agustín Rossi; el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, y el legislador porteño Jorge Taiana.


(Haciendo Radio)

USA: Pandilleros contra la embajada cubana

Cubasí  - Nicanor León Cotayo  - Lunes, 23 Marzo 2015 05:53

Mario Díaz Ballart e Ileana Ross Lehtinen

Una carta de seis legisladores de Estados Unidos rechaza la apertura de esa misión diplomática en Washington.

Así lo informó recientemente desde aquella ciudad un cable de la agencia noticiosa alemana DPA.

Sus nombres, los republicanos Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart, Albio Sires y Carlos Curbelo, así como el senador demócrata Ted Cruz.

Enviaron su misiva el jueves último a la subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, y al asesor de la Casa Blanca para América Latina, Ricardo Zúñiga.

¿Principal argumento de sus firmantes? Que tal hecho podría menoscabar la seguridad nacional, “dado el largo historial de espionaje cubano” allí.

Como parte de ese historial la ultraderecha del Congreso de Washington y la de Miami agregan a cinco cubanos que se infiltraron allí en grupos terroristas para frustrar sus zarpazos.

Sin embargo, la oposición de esos legisladores no se limita a la embajada, también a la apertura de consulados u otro tipo de oficinas en aquel país.

¿Pretexto? La red cubana de espionaje y su casi total concentración en Estados Unidos, aseguró un comunicado de Ros-Lehtinen.

Si abriesen tales dependencias, escribió, "la administración nos arriesga a que espías cubanos tengan mayor acceso a información delicada”.

Los citados legisladores además criticaron haber sido marginados  del proceso dirigido a normalizar las relaciones entre ambas naciones.

Pagaron así, de alguna forma, lo vocinglero, rígido y agresivo que ha sido su comportamiento  durante años.

También, por la conocida íntima relación que algunos de ellos han sostenido  con pandillas y jefes ligados al terrorismo.

Un ejemplo entre tantos son los casos de Luis Posada Carriles y Orlando Bosch Avila, catalogados  por la CIA y el FBI como peligrosos terroristas continentales. 

A los dos ella les organizó cálidos homenajes públicos en Miami, e incluso presidió un comité para acopiar dinero a favor del primero.

Bosch, fue descrito así por el asistente del fiscal general, Joseph Whitley, cuando en 1989 decidieron expulsarlo del territorio nacional:

“Orlando Bosch se ha mostrado durante más de 30 años decidido e indeclinable” en su apoyo a la acción terrorista, por lo que “podría ser perjudicial para el interés público de Estados Unidos proporcionar un sitio seguro a Bosch”.

No obstante, circuló en Miami una fotografía, -hoy todavía a mano- donde aparece la siguiente dedicatoria: “Orlando, con mucho cariño, Ileana”.

Pero hay más. A partir de 2008 Ros-Letinen se convirtió en la “madrina” protectora del señor Eduardo Arocena Pérez.

¿Quién ha sido este caballero? Lo indican algunas pinceladas.   

Fundador en septiembre de 1974 de la pandilla terrorista Omega-7,  quien, según el FBI, entre 1975 y 1983, cometió unos 30 atentados con explosivos en la Florida y Nueva Jersey.

Estuvo entre quienes en 1976 crearon en Bonao, República Dominicana, la titulada  Coordinadora de Organizaciones Revolucionarias Unidas (CORU), bajo el mando del terrorista Luis Posada Carriles.

Días más tarde, el 24 de octubre, The New York Times informó  respecto a sus atrocidades, incluida la voladura en pleno vuelo de una aeronave civil cubana con 73 personas a bordo.
He ahí un asomo del historial de Arocena Pérez, otro de los amparados por Ileana Ros-Lehtinen.

Esta última acaba de escribir a la subsecretaria de Estado Roberta Jacobson para enfrentarse a la apertura de una embajada cubana en Washington porque eso, a su juicio, dañaría la seguridad nacional.  


En Cuba colaboradores de la salud que combatieron el ébola en África

Radio Rebelde  - 2015.03.23 - 09:07:35 / web@radiorebelde.icrt.cu


Arriban a Cuba, médicos y licenciados en enfermería, procedentes de Liberia y Sierra Leona, que se encontraban en el África Occidental combatiendo la epidemia del Ébola, en el aeropuerto internacional Juan Gualberto Gómez, en Matanzas, el 23 de marzo de 2015. Foto: Marcelino Vázquez

Contentos de haber puesto bien en alto el prestigio de Cuba en el combate al virus del Ébola en África Occidental, regresaron este lunes a la Patria 150 colaboradores de la salud, 98 de ellos provenientes de Sierra Leona y 52 de Liberia.

Por el aeropuerto internacional Juan Gualberto Gómez, de la ciudad balneario de Varadero, a la 1:06 de la madrugada un avión A310-300, de la aerolínea portuguesa Whyte, aterrizó con tan valioso grupo de médicos y enfermeros, que en apenas cinco meses salvó la vida de más de 400 personas en ambas naciones.

Ellos forman parte del contingente internacional Henry Reeve, integrado por 256 colaboradores, el cual ante el llamado del Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki moon, y de la Organización Mundial de la Salud, en octubre del 2014 viajó a enfrentar el virus también en Guinea Conakry.

En esas tres naciones de África Occidental, las más afectadas por la epidemia, el personal sanitario cubano no solo tuvo un rol preponderante en la cura del Ébola, sino en la prevención, como han reconocido las autoridades competentes.

Ahora en la Patria, que los acoge con orgullo y satisfacción, los médicos y enfermeros recién llegados pasarán por el proceso de vigilancia epidemiológica y de control establecido para todos los que proceden de países que han estado con la referida epidemia.


(Haciendo Radio)

CUMBRES EN LA CINTURA DE AMÉRICA

Por Pedro Martínez Pírez

Si bien difícil será para Estados Unidos la VII Cumbre de las Américas, a nivel gubernamental, no menos complicada debe resultar en el ámbito de los foros alternativos, especialmente el que tendrá lugar en la Universidad donde en una de las mesas de trabajo se recordará la invasión imperialista a Panamá.

Amigos panameños hicieron llegar a Radio Habana Cuba el programa de la Cumbre de los Pueblos, que tendrá lugar del 9 al 11 de abril próximo, y en el cual tomarán parte los Sindicatos y las Organizaciones Sociales de Nuestra América.

Además de la invasión a Panamá en la Cumbre de los Pueblos se analizará el proceso de integración ante la arremetida imperialista; otro tema es el de América Latina como región de paz ante las bases militares norteamericanas, así como el bloqueo económico, comercial y financiero a Cuba y la ofensiva económica, política y mediática contra Venezuela.

Nada fácil será este último tema para la delegación oficial de Estados Unidos luego de la reacción que provocó la decisión de Washington de considerar a Venezuela como una amenaza, y aplicarle sanciones, lo cual desencadenó una gran solidaridad con la revolución bolivariana.

La novedad de esta VII Cumbre será la participación de Cuba, lo cual había venido siendo reclamado con mucha fuerza en los últimos tiempos, especialmente en la Cumbre de hace 3 años en Cartagena de Indias, Colombia, a la cual no asistieron Ecuador y Nicaragua.

Y Cuba, que soporta más de cincuenta años de un criminal bloqueo que ha sido condenado por la ONU, y tiene en su territorio desde hace más de un siglo una base militar yanqui que no desea, recibirá sin dudas la solidaridad dentro y fuera de la VII Cumbre, a la cual llega con la frente en alto y el recuerdo del general panameño Omar Torrijos quien advirtió un día que cada hora que transcurre con una Cuba bloqueada, representan sesenta minutos de vergüenza para América.

La Habana, 23 de marzo de 2015