martes, 20 de enero de 2015

Será difícil identificar restos de normalistas, Procurador mexicano

México, 20 ene (PL) El procurador general de la República (PGR), Jesús Murillo, reconoció hoy que será difícil reconocer los restos enviados a la Universidad de Innsbruck, Austria, que se supone corresponden a los normalistas desaparecidos en Iguala, Guerrero.

Sus declaraciones siguieron al informe del Instituto de Medicina de esa universidad, que concluyó que el calor eliminó el material de ADN de las muestras recopiladas en un vertedero del municipio guerrerense de Cocula.

Declaraciones bajo interrogatorio de sicarios del grupo criminal Guerreros Unidos aseguran que allí fueron ultimados e incinerados los normalistas de la escuela de Ayotzinpa, reprimidos y secuestrados en Iguala en la noche del 26 al 27 de septiembre.

Karam dijo que desde el primer momento se supo que era difícil corroborar la identificación de los 43 jóvenes, dado el grado de calcinación.

Hasta ahora, solo ha podido comprobarse, por los restos conseguidos, que uno de ellos fue efectivamente asesinado, por lo cual ya no se le considera oficialmente desaparecido.

El titular de la PGR indicó que el laboratorio austriaco solicitó autorización para procesar las muestras que quedan mediante el procedimiento denominado Secuenciación Masivamente Paralela. Nos pide autorización porque dice que en el procedimiento es posible que se agote, apuntó.

"Pero si la evidencia no nos da pruebas realmente, entonces no es evidencia. Ya autorizamos a Innsbruck que haga todo lo necesario para obtener todas las posibilidades", pese al riesgo de la perdida de la evidencia, enfatizo

mgt/ool

EL RESTABLECIMIENTO DE RELACIONES CUBA-ESTADOS UNIDOS DENTRO DE LA AGENDA DE OBAMA

ESTEBAN MORALES

UNEAC

Sin dudas, Cuba ha obtenido dos triunfos en tiempo record ya están en cuba Ramón, Gerardo y Antonio, y Obama ha tenido que reconocer   que la política hacia Cuba es un fracaso. Por lo que de lo que se trata ahora es de formular una nueva política, tal vez no de objetivos esencialmente  diferentes a la primera, pero al menos con métodos distintos.

El discurso de Barack Obama  formula la nueva política y lo hace con una construcción interesante. No se trata de un simple discurso,  sino de una pieza de oratoria política,  que marca la estrategia con que el  presidente  está enfocando el restablecimiento de las relaciones con Cuba. Todo está dicho en el discurso;  el presidente nos dijo que quiere para Cuba y para Estados Unidos. Con toda la  valentía y honestidad que es posible suponerle. Pero no nos está regalando nada, simplemente  está reconociéndonos  el derecho que tenemos todos a luchar por lo que queremos.

La existencia del bloqueo continua como pieza clave dentro de la estrategia del presidente, y siendo lo mas difícil,   se enfoca  como algo que será tratado para su eliminación sobre la base de una negociación con el congreso,   después de  que se haya avanzado en otros temas.

Siendo la principal demanda de Cuba  y  piedra angular de la agresión histórica de Estados Unidos contra Cuba, el bloqueo queda para último;  como condicionado al comportamiento de Cuba  en otros aspecto de la negociación entre ambos países. No obstante, el presidente podrá ir adoptando medidas que  representarán  un alivio importante  de las presiones que el bloqueo de conjunto ejerce sobre Cuba, en particular sobre sus relaciones  económicas   a nivel internacional.

Primero que todo, se restablecen las relaciones diplomáticas, lo cual permite la rehabilitación de las embajadas en Washington  y en La Habana,  con vistas a garantizar la logística de las negociaciones. Ello es muy importante, porque ambos países  quedan frente a frente en igualdad de condiciones. Lo cual siempre fue la única condición que Cuba ha planteado.

La asimetría entre ambos países existe, pero no es fruto de la voluntad de nadie; lo que si no es posible permitir,  es que esa asimetría  se traslade a la política. Porque  ello  fue lo que en esencia  hizo fracasar  las negociaciones entre ambos países cuando la administración de J. Carter.

Entonces, se tratará de dos países negociando sus diferencias, pero entre los cuales ya existen relaciones diplomáticas. Por  lo que tal cosa dará más holgura y libertad de actuar a los que deberán negociar. Al mismo tiempo, que Estados Unidos reconstruye la atalaya que perdió cuando en  enero de 1961 decidió romper las relaciones con cuba y retirar su embajada para lo cual la oficina de intereses no le ha servido.

Estoy convencido de que muchos aspectos de las negociaciones avanzarán sin grandes  problemas, ni  muchos obstáculos. Un ejemplo de ellos pueden ser:

Sin tomar en consideración, por ahora,  las implicaciones que cada uno  de ellos tiene para cuba.
-           Asuntos  migratorios.
-           Culturales e  intercambio académico.
-           Medio ambiente.
-           Correos,  comunicaciones e internet.
-           Colaboración en la interdicción del  narcotráfico.
-           Relaciones comerciales  dentro de la potestad  ejecutiva, tarjetas de crédito, relaciones bancarias en general.
-           Aspectos financieros ya acordados  para facilitar las relaciones migratorias.
-           Remesas, paquetes, otros beneficios.
-           Intercambio “pueblo a pueblo”.
-           Ayuda humanitaria, solidaridad y remesas para proyectos sociales.
-           Conversaciones alrededor de la base naval de Guantánamo.
-           Viajes  turísticos de norteamericanos a Cuba.
-           Liberación de prisioneros.
-       Cierto intercambio tecnológico, amparado por proyectos culturales, académicos y artísticos previamente acordados.
-           Otros asuntos consulares.

En realidad existe toda una gama de actividades, de las cuales  algunas vienen realizándose   ya y otras  recibirán más apoyo  de financiamiento para su realización.

Las mayores complejidades de la negociación  se producirán  con aquellos asuntos de la agenda del presidente  que tienen que ver con el régimen económico  y político cubano. Un ejemplo de ellos pueden ser:

-           Niveles  de alcance  de la privatización.
-           Libertades para importar  y exportar.
-           Organizaciones laborales y sindicalización.
-           Libre sindicalización.
-           Derechos humanos.
-           Democracia.
-           Libertades individuales.
-           Inversiones
-           Contrataciones y  régimen salarial.

Todo parece indicar que en estos últimos  puntos están los asuntos más complejos a negociar. Dado que las administraciones norteamericanas en estos años, han pretendido siempre  obligar a Cuba  a cumplir la  carta democrática de la OEA; principios de democracia y derechos humanos y economía de mercado,  que pretenden homogeneizar  el sistema político cubano,  considerando a los de Estados Unidos como modelo  universal de democracia.

Pero si la negociación no será fácil  para Cuba, creo que  tampoco lo será para Estados Unidos, que con las guerras que ha librado y continua  librando,  las torturas y las cárceles secretas, entre otros,  ha acumulado un largo expediente que  no lo sitúa  en  posición  ventajosa  para la discusión  de estos temas; a los cuales se han  sumado el racismo,  el abuso policial en las  cárceles y ciudades norteamericanas.

Además, Estados Unidos, en particular con su política hacia Cuba, ha contribuido mucho a la desmoralización y  destrucción ética de los principios que durante años ha esgrimido para agredirnos. Utilizando instrumentos, como por ejemplo, poner a Cuba en la lista de países terroristas, asunto este último que les resulta imposible  justificar.

Este último será un debate largo y difícil, que incluso  no  se decide en la discusión de los temas,   sino en la dinámica política interna de Cuba. En la correlación de fuerzas políticas internas que los cambios económicos  generen, logrando llevar a Cuba hacia un régimen de economía  en  que la Isla pueda sostener  la  opción socialista que ha escogido. Siendo esta última, la dinámica  que Obama quiere desplegar  y sobre la que desea  influir dentro de Cuba. Por lo que en el discurso del presidente  hay tres asuntos claves: el cambio de prisioneros;  el proceso de  restablecimiento de las relaciones entre ambos países y  el interés de Obama  por  cambiar el régimen  político  en Cuba.

El despliegue de la agenda presidencial, desde sus primeros pasos,  desde el propio  discurso, ya cuenta con un ambiente internacional de apoyo,  que va creciendo y lo hará más, según los lideres, sobre todo del hemisferios, vean que las negociaciones para llegar a la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos avanzan.

Ello sin dudas, representa un incremento de la popularidad de Obama  a nivel internacional. Internamente la  nueva política  también cuenta con un  apoyo importante, que de inmediato, repercutirá positivamente en la  popularidad del presidente.

Obama tendrá que enfrentar la oposición que le viene del congreso, de esa derecha formada por Marco Rubio, Díaz Balart, Ileana Ross, Bob Menéndez, entre otros; pero  lo hará desde una posición para defender el cambio de política,  en la que cuenta  con  bastante apoyo interno e internacional y argumentos más que suficientes. Mientras que la parte republicana o no,  opositora, estará defendiendo el statu quo. Por lo que no es difícil augurar, que estos últimos tienen casi  perdida la batalla, en el orden ético y político. Aunque se aferraran a los mecanismos  administrativos congresionales, para, en términos prácticos,   tratar de frenar  la  aplicación de  las medidas  del presidente.

Pero esa batalla de los congresistas republicanos   contra las iniciativas de Obama, no podrá  prolongarse más allá  del peligro que ella pueda  representar para que los aspirantes republicanos pierdan la simpatía  ante   los procesos electorales del 2018. Y que  la impopularidad  que los ataques contra Obama pueda provocar  para que un candidato republicano logre  acceder a la presidencia. Luego auguro que la pelea no durará mucho,  la inteligencia y el pragmatismo de Obama han brillado, cuando seleccionó  el momento  para dar el giro de la política hacia Cuba.

Pienso  que por varias razones.

-           Ya habíamos dicho que de todos los conflicto que Obama tiene en su política exterior, el caso de Cuba es el que reúne mejor las condiciones  para obtener resultados rápidos, de impacto global y hemisférico  y sin extraordinarios gasto de recursos. Sobre todo comparándolo con el medio oriente.

-           Cuba le sirve a Obama para terminar con una política que al cabo de más de 50 años, ya presentaba costos de oportunidad insostenibles, sin ningún beneficio. Tratar de solucionar otros conflictos le ha costado mucho, sin que aún puede exhibir  logros significativos.

-           Solucionar el conflicto con cuba representa una gran ayuda para la política exterior norteamericana en el hemisferio. La cual ya había sido fuertemente cuestionada con vistas a la cumbre de las Américas de abril del 2015.

-           Cuba,  paulatinamente,  ha comenzado a mostrar que la colaboración con Estados Unidos  puede tener beneficios nada  despreciables para ambos  países: en términos de la colaboración en la salud, la ciencia, la  educación, el narcotráfico,  la seguridad ambiental y el  intercambio económico, etc.

-           Cuba había devenido a nivel internacional  un conflicto ético  para Estados Unidos con las naciones pequeñas. Que durante años han observado la resistencia heroica  de Cuba y la  incapacidad meridiana   de Estados Unidos para doblegarla.

-           La comunidad cubana en los Estados Unidos ha dejado de ser monolítica, generando corrientes de pensamiento y de comportamiento político, que crecientemente cuestionan la vieja política hacia Cuba. Beneficiando considerablemente a Cuba.

-           El bloqueo ha dejado de ser aceptado a nivel internacional, aun por los aliados de estados unidos y fuertemente cuestionado dentro de la sociedad norteamericana  en general, dentro del mundo académico,  científico norteamericano, social y religioso,  resulta prácticamente imposible encontrar quien apoye esa política.

-           Después del caso de Elián González, la sociedad civil norteamericana, comenzó a reaccionar  de manera negativamente  creciente ante la política seguida por Estados Unidos contra Cuba.

-           Las administraciones norteamericanas con su política han tratado de cambiar a Cuba, pero quien ha resultado aislada a nivel internacional  y cambiada internamente, respecto a  Cuba,  ha sido la sociedad norteamericana.

El cambio de la política de Estados Unidos hacia Cuba, iniciado por Obama responde a una realidad que solo un grupo reducido no alcanza a ver. Diríase, principalmente entre  aquellos que se habituaron  a vivir de la política hacia Cuba, como un negocio más.

Los que hoy se oponen a la política de Obama hacia Cuba, son aquellos que hicieron de la contrarrevolución un modo de vida  y de la distribución de los dineros de la Usaid  una de sus actividades políticas preferidas.

Romper con ese andamiaje  del dinero fácil  para  tantos,  va a ser algo muy difícil. por lo pronto el director de la Usaid renunció   recientemente. Parece estarse acabando la época del dinero fácil, para radio Martí, tv Martí, una televisión que no se ve en Cuba, tal vez se    acaben  las escuelitas para formar lideres;  el dinero para viajar en primera clase y hospedarse n buenos hoteles para ir a echar pestes de Cuba en Europa., etc. Y todo eso es parte del modo de vida de los que sostenían la política que ahora Obama quiere cambiar.

Porque   Obama no  solo tiene que cambiar  la política hacia Cuba, sino también desbaratar la maquinaria  que consumía los  dineros  del contribuyente norteamericano,  para hacer una política contra Cuba, que ahora se muestra hay que cambiarla,  porque no dio los resultados esperados. Todo ese  dinero es posible ahorrárselo y estoy seguro que daría para financiar casi dos embajadas norteamericanas en La Habana. Lo cual es más aceptable para el ciudadano estadounidense, que durante más de 50 años financio una política de la que no  ha   podido ver  sus  resultados. Son muchas las cosas de las que Obama puede desembarazarse al cambiar la política hacia Cuba. Mucha corrupción, burocratismo y oportunismo acompaño siempre a esa política.

Pero le advertimos a Obama, para que no se llame a engaño.

Por parte de muchos cubanos  no será fácil imaginar una política en la que Estados Unidos lo que persiga no sea otra cosa que volver a apoderarse  de la Isla.   Aunque no está demás pensarlo, porque en ello pesa demasiado la historia entre ambos países;  por mi parte, creo que hay que actuar sin prejuicios y darles el beneficio de la duda. Aprendiendo  a vivir  dentro de las tendencias generales de este mundo, en el cual, todos tenemos derecho a exigir que los demás se parezcan a nosotros.

Por su parte, Cuba debe brindar su máxima colaboración para que esa política de nuevo tipo avance. Es la única alternativa posible para coexistir en paz. Claro que de ambas partes siempre habrá quienes miren  con la  desconfianza, de si la Isla está vendiendo su independencia y  soberanía,  o si Estados Unidos quiere hacer de Cuba un “hijo bobo” por nada a cambio. Ante ambas actitudes, de los dos lados,  como diría el poeta “cierra la muralla”.

La Habana, Diciembre 18 del 2014


La Pax Americana

Emir Sader 

ALAI  - 2015-01-19

La revista The Economist anuncia que el próximo “Estado fallido” seria Libia. ¿Próximo? Si ellos mismos confiesan que no hay Estado en el país, hay dos gobiernos, dos parlamentos, disputa para ver quien dirige el banco central, la compañía de petróleo, ni hay policía, ni ejército nacional, varios grupos de milicias disputan el territorio nacional, la infraestructura del país está en ruinas, los pozos de petróleo, disputados por distintas milicias, están siempre en riesgo inminente de explotar, torturas y ejecuciones proliferan,  por todo lo cual ya fue llamado un país bajo el nombre de Licia. Turquía, Qatar y Sudán apoyan a un bando, mientras Emiratos Árabes Unidos y Egipto apoyan al otro. Si esto no es un Estado fallido, ¿qué más es necesario para que lo sea?

¿Quién es responsable por la destrucción de un país más en la región? ¿Ya no basta lo que pasa en Afganistán, en Irak, en Siria, en Yemen?

Hay que recordar que los bombardeos que tuvieron como resultado la destrucción de Libia fueron autorizados por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, para “proteger a la población civil”, cuando ya se habían desatados combates generalizados por el poder en el país. Valiéndose de esa decisión e interpretándole a su manera, la OTAN bombardeó sistemáticamente al país, no para dar algún tipo de protección a la población civil – ¿quién puede estar protegido de los bombardeos de la OTAN?-, sino para derrumbar el gobierno de Gadafi. Tanto es así, que tan pronto como cayó el régimen y fue asesinado de forma vergonzosa el hasta entonces jefe del Estado, masacrado públicamente en manos de milicias, la OTAN dio por cumplida su misión de “protección de la población civil” de Libia, suspendió los bombardeos, al parecer Naciones Unidas pensó lo mismo, y Libia fue entregada a una brutal guerra civil entre milicias armadas. A la vez que otros bandos se valían de los armamentos en manos de esas milicias, para perpetrar atentados en otros países – como los realizados en Argelia y en Yemen – y organizar nuevos grupos fundamentalistas en toda la región. Libia no solo no se ha estabilizado, sino que se ha vuelo un foco activo de desestabilización de varios países de la región.


En el período de “guerra fría” había zonas de influencia de las dos superpotencias, aun cuando había conflictos graves –como la sangrienta guerra entre Irak e Irán-, el conflicto no se generalizaba al conjunto de la región, como sería el caso de hoy en día, en caso de que ocurriera un enfrentamiento entre dos potencias entonces fuertísimas en la región. Terminada la guerra fría, con la victoria del campo occidental bajo el liderazgo de los Estados Unidos, se dieron las condiciones para que se impusiera la Pax Americana, ya sin límites. Pasábamos de un mundo bipolar a un mundo unipolar, bajo hegemonía imperial norteamericana.

Desde entonces pasó a existir una modalidad de invasión y destrucción de países, de la que Afganistán e Irak son casos iniciales, pero cuyo efecto destructor se ha diseminado a países como Libia, Siria, Yemen, con potencial de extenderse hacia el conjunto de la región. Nunca el panorama fue tan desalentador y sin control en toda la región, con perspectivas de empeoramiento, conforme la acción militar y política de EUA se intensifica, arrastrando a sus aliados – europeos, de América del Norte, de Oceanía – hacia nuevas aventuras militares.

Como consecuencia de las desastrosas y belicistas intervenciones lideradas por los EUA, el Talibán se ha fortalecido como nunca en Afganistán, Al Qaeda retorna con fuerza, el Estado Islámico avanza en Irak y en Siria. Como respuesta, EUA lleva a sus aliados a comprometerse con una nueva ofensiva militar, que tiene como uno de sus efectos, atentados terroristas en Canadá, en Australia, ahora en Francia, haciendo que se extienda como rastrillo de pólvora los riesgos por todo el mundo.

Esa es la Pax Americana, el mundo prometido por EUA victorioso en la guerra fría, a su imagen y semejanza. Un mundo, como nunca antes, tan víctima de los tentáculos imperialistas y tan en riesgo por la multiplicación de los epicentros de guerra.

* Sociólogo y cientista político brasileño, es coordinador del Laboratório de Políticas Públicas de la Universidade Estadual do Rio de Janeiro (Uerj).


La imagen del día: Tributo en Guinea Conakry

Publicado en Cubadebate el 19 enero 2015


El sitio en Facebook de la Brigada Médica Cubana en Guinea Conakry publica esta foto y este texto:

EL MEJOR DE LOS HOMENAJES PARA UN HERMANO CAÍDO EN EL CUMPLIMIENTO DEL DEBER.

EN EL DÍA DE HOY, 19 DE ENERO DE 2015, DIMOS DE ALTA A 8 PACIENTES QUE ESTUVIERON AFECTADOS POR EL VIRUS EBOLA Y QUE HOY, GRACIAS AL ESFUERZO MANCOMUNADO DE PERSONAL GUINEANO, DE LA UNIÓN AFRICANA Y DE LA BRIGADA MÉDICA CUBANA DE LUCHA CONTRA EL EBOLA, REGRESAN A SUS HOGARES LIBRES DE TAN TERRIBLE ENFERMEDAD.

LOS PACIENTES FUERON ATENDIDOS EN EL CENTRO DE TRATAMIENTO EBOLA UBICADO EN LA REGIÓN DE COYAH. UNA VEZ MÁS GANO LA VIDA, LA ESPERANZA. SEGUIREMOS SALVANDO VIDAS


Querellantes caso Flores denuncian amenazas por parte del fiscal general

El Blog - Jorge Archila @jorgearchila88 - Martes 20 de Enero del 2015

Los querellantes en el proceso judicial contra el expresidente Francisco Flores denunciaron una serie de amenazas por parte del fiscal general de la República.

Fiscal Luis Martínez

Los querellantes en el caso Francisco Flores y el Instituto Social para la Democracia, señalaron que el fiscal general de la República, Luis Martínez, los ha amenazado debido a las constantes denuncias públicas que estos han hecho en torno al proceso judicial que se sigue contra el exmandatario.

Según los denunciantes, el fiscal les envió una carta en la que se hace mención a la posible sanción a la que se podrían hacer acreedores para no utilizar esta información (Información del Reporte de Operaciones Sospechosas, ROS por sus siglas en inglés) ya que según la FGR la misma fue utilizada con fines políticos.

"Estamos amenazados a enfrentar acciones legales de no abstenernos de transmitir, publicar, comentar o referirse a tal documento... Somos parte querellante y por tanto, parte procesal", aseguró la parte querellante.

En la carta enviada al ISD, el fiscal señala y pide al ISD:

"Que se abstengan de transmitir o publicar, comentar o referirse a tal documento y agencia que lo emitió y destruir cualquier copia física o digital que obre en su poder, instruyéndoles que de lo contrario podrían enfrentar acciones legales", indicó Luis Martínez en el documento.


LIMPIANDO LA IMAGEN

Jorge Gómez Barata 

Tres presidentes norteamericanos se replegaron ante Cuba. El primero fue Theodore Roosevelt, que en 1901 evacuó las tropas de ocupación, le siguió su pariente, Franklin D. Roosevelt, quien en 1934 abolió la Enmienda Platt, y el otro es Barack Obama, que 55 años después de la ruptura unilateral, negocia con el presidente Raúl Castro el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con La Habana.    

De modo calculado o no, Barack Obama ha emprendido una operación de limpieza de imagen de los Estados Unidos que no tiene precedentes desde Roosevelt. Lo diferente es que uno dispuso de doce años y al actual le restan solo dos.*

Obligado a enfrentar la mayor crisis económica en la historia de Estados Unidos en el ámbito doméstico, Roosevelt adoptó la política del New Deal y externamente la de Buena Vecindad. En lo interno, su principal innovación fue involucrar al gobierno y al estado en la economía, y en lo externo, deponer actitudes intervencionistas.

A partir de 1933, Roosevelt reconoció a la Unión Soviética, evacuó las tropas de Nicaragua y Haití, abolió la Enmienda Platt que cercenaba la soberanía de Cuba, reconoció la soberanía de Panamá, y adoptó la Ley Howes-Cutting que admitió la independencia de Filipinas.

Ante el auge del fascismo en Europa, aunque maniatado por las leyes de neutralidad, Roosevelt asumió una posición claramente antifascista. No obstante los límites legales, ante la ocupación de Francia, los bombardeos y las amenazas de invasión a Inglaterra, y el hundimiento de buques norteamericanos en el Atlántico, el presidente usó sus prerrogativas ejecutivas y promovió las leyes de Préstamo y Arriendo.

En agosto de 1941 firmó con Churchill la Carta del Atlántico, base para la formación de la coalición antifascista y borrador de la Carta de la ONU. Ese mismo año hizo extensivos a la Unión Soviética los beneficios de las leyes aprobadas. 

El resto de la historia es conocida. La coalición antinazi, liderada por Roosevelt, con la decisiva participación de la Unión Soviética, que llevó el peso de la guerra en Europa, obtuvo la victoria, y Estados Unidos alcanzó la supremacía mundial y un liderazgo indiscutido en occidente.

El capital político acumulado por la victoria en la II Guerra Mundial y la contribución a la reconstrucción y rearme de Europa occidental, incrementada por una era de bienestar para el pueblo norteamericano, fue derrochado en aventuras bélicas y políticas injustificadas y fallidas, entre otras, hostilidad hacia la Revolución Cubana e invasión de bahía de Cochinos, guerra en Vietnam, invasiones a República Dominicana, Granada, Panamá, y la Guerra Sucia en Centroamérica (1980-1992). 

El prestigio de Cuba, la admiración mundial por su heroica resistencia, la autoridad de su liderazgo, en especial de Fidel, Raúl Castro y el Che Guevara, se manifestaron en un respaldo y una solidaridad sostenida a lo largo de medio siglo.

La condena al injusto, criminal y prolongado bloqueo económico, comercial y financiero a la isla, incrementado después de la desaparición de la Unión Soviética, aisló a Estados Unidos que, acorralado por los gobiernos populares de América Latina, Asia y África, optó por cambiar sus políticas y avanzar hacia la normalización de las relaciones con Cuba lo que, a la larga, significará el fin del bloqueo. 

Con ese proceso Cuba gana y Estados Unidos también. Una obtiene el reconocimiento y la paz por la que ha luchado, y Estados Unidos limpia máculas que afean su imagen. Quedan otras, pero son otros asuntos a cuya solución también se llegará. Hoy comienzan nuevas negociaciones y con toda probabilidad una nueva era. Allá nos vemos.

La Habana, 20 de enero de 2015

………………………………………………………………………………………………..
* En 1933 Franklin D. Roosevelt, asumió la presidencia de los Estados Unidos, cargo para el que fue electo en cuatro ocasiones consecutivas (1932, 1936, 1940 y 1944) y en cuyo desempeño la muerte lo sorprendió en 1945.