jueves, 31 de diciembre de 2015

Cuba prepara actos por 57 años del triunfo de la Revolución

Santiago de Cuba y la Fiesta de la Bandera. Varias actividades han sido organizadas para celebrar la fecha patria. | Foto: Archivo

Telesur  -  31 diciembre 2015

Con espectáculos artísticos y culturales la nación caribeña recordará el inicio de la transformación de Cuba desde la caída de Fulgencio Batista.

En Cuba ultiman los preparativos para celebrar este viernes el aniversario 57 del triunfo de la Revolución Cubana, fecha en la que se rememora aquel 1 de enero de 1959, cuando el país caribeño inició una etapa de transformación impulsada por el líder Fidel Castro, tras la caída del dictador Fulgencio Batista.

De acuerdo con la agenda, a las 00H00 de la noche se realizará la habitual ceremonia militar que incluye disparos de 21 salvas de artillería desde San Carlos de la Cabaña, a la entrada de la bahía de La Habana (capital cubana).

Para este día, el Ballet Nacional de Cuba (BNC) estará presentando una gala en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, el cual reabrirá sus puertas luego de su restauración.

Se espera que en este espectáculo se presente el segundo acto de El lago de los cisnes, pieza con coreografía de la prima ballerina assoluta Alicia Alonso sobre la original de Lev Ivanov y música de Piotr Ilich Chaikovski, informó Prensa Latina.

En Santiago de Cuba (este) los pobladores esperarán el aniversario con la Fiesta de la Bandera, que se realiza en la noche del 31 de diciembre en el Parque Céspedes.

EN CONTEXTO

Para los cubanos, el 1 de enero de 1959 representó el fin del régimen dictatorial de Fulgencio Batista y el inicio de una etapa de transformaciones en beneficio de la mayoría de la población.

Dirigido por el comandante Fidel Castro, el Ejército Rebelde irrumpió en la madrugada en Santiago de Cuba, mientras que los comandantes Camilo Cienfuegos y Ernesto "Ché" Guevara tomaban los cuarteles de Yaguajay y Santa Clara, y fijaban rumbo hacia La Habana para hacerse del Campamento de Columbia y la fortaleza de La Cabaña.


A partir de este acontecimiento se marcó una nueva etapa para Cuba y América Latina que dio paso a la nueva mirada de un modelo social, político y económico que propicia la equidad social y la no intervención de países occidentales.

EMIGRACION, ASIMILACION Y MULTICULTURALISMO

Jorge Gómez Barata

Durante la mayor parte de la historia, las distintas culturas y civilizaciones que pueblan el planeta se desarrollaron sin conocerse ni relacionarse unas con otras. La humanidad que por naturaleza es genéticamente homogénea, se hizo a sí misma  culturalmente diversa. La diversidad cultural o el multiculturalismo es un resultado enriquecedor del desarrollo de la especie humana y no una anomalía. A escala planetaria la homogenización cultural es un proyecto reaccionario.

La anomalía se originó cuando unos pueblos y culturas, favorecidos por circunstancias naturales y sociales, en ramas decisivas, avanzaron más rápido que otros y convirtieron tales logros en instrumentos de dominación. La precedencia económica, científica y tecnológica permitió a los europeos disponer de recursos y armas, pero no los hizo mejores, más inteligentes ni más aptos, aunque si más fuertes. La fuerza y no ninguna predestinación generaron la supremacía de unas civilizaciones sobre otras.

La conquista del Nuevo Mundo (1492), coincidió con la derrota del reino de Granada, último reducto musulmán y la expulsión de los judíos de España, empresas que reforzaron el eurocentrismo y la intolerancia. El corolario de la barbarie que victimizó a los pueblos originarios del Nuevo Mundo y de África fue la trata de esclavos y la esclavitud que se prolongó por más de cuatrocientos años.

Así, bajo contradictorias circunstancias ha vivido la humanidad la Era Moderna, en la cual las revoluciones entronizaron la democracia y liberaron el pensamiento, que permitió alcanzar las más altas cumbres de la ciencia, la cultura y la tecnología, pero no resolver la maldición instalada por la dominación blanca sobre los pueblos oscuros y no cristianos. El corolario de aquel curso fue el fascismo que codificó jurídicamente e intento justificar científicamente la supremacía de la raza aria, una afiebrada invención nazi. 

Derrotado el fascismo, de buena fe, los liberales que asumieron el gobierno en el occidente europeo intentaron reparar el daño ocasionado y se empeñaron en dar a sus estados y sociedades un carácter abierto y multicultural por medio de legislaciones migratorias permisivas y políticas sociales que permitieran a los emigrados conservar su cultura, su identidad, su fe y sus valores.

Medio siglo después, de cara a los fenómenos generados por el alto número de  emigrantes, los líderes de los países que más avanzaron en el enfoque multicultural, especialmente, Alemania, Austria y Escandinavia consideran fracasado aquel proyecto.

La idea del fin del multiculturalismo no es un enfoque necesariamente reaccionario sino una rectificación realista que, ciertamente, puede derivar hacia nuevas expresiones de racismo, intolerancia y discriminación. Asumida en su sentido más racional, no se trata de rechazar a los emigrantes, especialmente musulmanes, sino de descontinuar la política según la cual se les estimulaba a vivir en Alemania, Holanda, Suecia o Austria como minorías en las cuales regían sus leyes y prácticas y no las del país de acogida. Obviamente el asunto se agrava y en parte se precipita debido al auge del terrorismo practicado por el Islam político radical.

No es justo criticar ni demonizar a los estados por establecer normas según la cuales las personas que vivan en sus territorios y en sus sociedades, se atenga a sus leyes, a sus normas morales y a su estilo de vida. Un musulmán en Viena o Copenhague, no puede imponer a su mujer y a sus hijas las normas y los criterios que imperan en Arabia Saudita o Irán y pretender aplicar la sharia en un barrio musulmán de París o Bruselas o desplegar allí una “policía religiosa”, es inadmisible. 

En cualquier caso se trata de un delicado tema en el cual ojalá se imponga la razón, la tolerancia y la moderación. Allá nos vemos.

La Habana, 31 de diciembre de 2015 


Pekín podría unirse a la coalición contra el Estado Islámico

RT  -   31 dic 2015 13:22 GMT

Las autoridades de China, que ya han aportado esfuerzos en la lucha global contra el terrorismo, estudian la posibilidad de formar parte de la coalición que lucha contra el Estado Islámico.

Petar Kujundzic / Reuters

El Gobierno de China estudia la posibilidad de unirse a la amplia coalición que está luchando contra el Estado Islámico, de acuerdo con las normas del derecho internacional, informa la agencia TASS.

Pekín tiene claro que "para luchar contra la creciente amenaza del terrorismo es importante fortalecer constantemente la colaboración bilateral principalmente en la ONU, conseguir una coordinación máxima y apoyo mutuo en cuestiones clave de la agenda antiterrorista actual", afirmó el vicecanciller ruso, Oleg Syromólotov.

Por su parte, Rusia apoya la creación de una amplia coalición basada en las normas del derecho internacional. "En otras palabras, las puertas están abiertas prácticamente para todos los que quieran unirse a la lucha contra el Estado Islámico y otros grupos terroristas en Siria", señaló el político y añadió que "cada país debe decidir por sí mismo qué podría aportar, uniéndose a la coalición".

Asimismo, el vicecanciller ruso indicó que en el curso de su reciente visita a China, las partes acordaron fortalecer la colaboración en cuestiones de lucha antiterrorista en el marco de OCSBRICSAPEC y otras organizaciones internacionales.

"Los socios chinos han apoyado las iniciativas rusas referentes a la creación de nuevos mecanismos especializados, un grupo para la lucha contra la financiación de actividades terroristas proveniente de drogas en el marco de la OCS y un grupo del BRICS dedicado a la lucha contra el terrorismo", declaró Syromólotov. "Hemos decidido cómo vamos a promoverlos conjuntamente", añadió.


Dispone Cuba de nuevo hotel de lujo

Radio Reloj  -  31 de diciembre de 2015 08:33 am -05:00 | Ileana González González

Con categoría Premium Gold inicia operaciones el hotel Iberostar Playa Pilar

Hotel Iberostar Playa Pilar – Cuba

La Habana, Cuba. - La cadena Iberostar Hoteles y Resorts cierra el año 2015 con la apertura de un hotel categoría cinco estrellas y 482 habitaciones, ubicado en Cayo Guillermo, en el archipiélago Jardines del Rey, al norte de la central provincia de Ciego de Ávila.

Iberostar Playa Pilar es la undécima instalación hotelera abierta en Cuba por esa cadena líder en Europa y el Caribe, fundada en Palma de Mallorca en 1986 y que considera a Cuba como un destino clave.

Sus directivos destacan que el nuevo hotel -con categoría Premium Gold, dispone de los servicios más exclusivos en un complejo de 15 edificios o bungalows junto a una de las mejores playas de Cuba.

En medio de un entorno natural único, el Iberostar Playa Pilar cuenta además con cinco piscinas, parque acuático para los niños y un punto náutico, como algunas de las facilidades que potencian los estándares de excelencia.

Predicen más atentados del Estado Islámico en el marco de su 'batalla final' contra Occidente

RT  -  31 dic 2015 16:02 GMT

Debido a la presión por los ataques aéreos contra posiciones del Estado Islámico en Siria, los terroristas intensifican su preparación para la 'batalla final' contra Occidente, opinan expertos.

Captura de pantalla

Las amenazas del Estado Islámico al mundo occidental, difundidas recientemente por el jefe de la organización terrorista, Abu Bakr al Baghdadi, eran una llamada a las armas que instaba a que los musulmanes de todo el mundo "atacasen los lugares de interés y los sitios donde había mucha gente en decenas de países por todo el mundo", opina Theodore Kasik, analista del Instituto de Análisis Militares del Golfo y Oriente Medio, citado por el diario 'The Sun'.

"El EI está siendo golpeado implacablemente por una combinación de ataques aéreos de la Operation Inherent Resolve [Operación Determinación Inquebrantable] encabezada por Estados Unidos y los bombardeos de Rusia.

Además, un bastión, Ramadi, fue tomado por las fuerzas de seguridad de Irak, cuyo próximo objetivo es Mosul", explica el experto al hablar sobre las razones principales de la activación de los terroristas.

Kasik opina que es imposible poner fin al EI ―que ya ha puesto su mirada al norte de Israel y los países cercanos― solo con bombardeos, ya que el EI puede llegar a sus seguidores por todo el mundo gracias a su presencia mediática.

El último discurso del líder del EI, en el que instaba a los musulmanes de todo el mundo a que se levanten en armas contra la cruzada de Occidente y Rusia, fue tomado por los musulmanes de diversos países con humor. Centenares de musulmanes se mofaron del torpe esfuerzo de reclutamiento de Abu Bakr al Baghdadi, abogando de esta manera por un islam pacífico.


Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso” reabre sus puertas el 1 de enero

Entre los nuevos arreglos destacan los telones. | Foto: Cubadebate

Telesur  -  30 diciembre 2015

Además de la restauración de las antiguas instalaciones, se abren otras nuevas. El teatro fue cerrado al público en 2013 para acometer una reparación que abarcó todo el inmueble.

El próximo 1 de enero reabre sus puertas el Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso” en la capital cubana, luego de tres años de reparación.

En el espacio fueron invertidos unos 50 millones de pesos para la restauración de fachadas, vestíbulos, palcos, cubierta, mobiliario, telones, sistema de climatización, acústica, mecánica escénica, salones de ensayo, y más de 20 camerinos y baños.


El teatro fue cerrado al público en 2013 para acometer una reparación que abarcó todo el inmueble.

De acuerdo con lo informado por Cubadebate, además de la restauración de las antiguas instalaciones, se abren otras nuevas.

Entre las nuevas edificaciones destaca el Ópera Café, ubicado en el antiguo Correo de la esquina de Prado y San José, con 71 plazas; el Tablao Flamenco, con capacidad para 152 personas y ubicado en el antiguo Cabaret Nacional, donde se realizó un trabajo para finalmente aislar el sonido de este espacio, que contará además con un bar y una cava.


“Uno de los cambios más significativos es que el vestíbulo de la sala García Lorca fue ampliado a partir de la desaparición del Café Adagio. En este espacio será develada una escultura de Alicia Alonso, quien da nombre al teatro desde septiembre, obra de José Villa”, cita el medio.

En el 40 aniversario del primer Congreso del Partido (3/3 y final)

Por Humberto Pérez González

TEMAS  -   15/12/2015

Nueva División Político Administrativa

Como parte importante del esfuerzo por crear las mejores condiciones para la práctica de la democracia, la descentralización, la participación de las masas y reducir el campo de acción del burocratismo, en julio de 1973 se constituyó una comisión, apoyada principalmente en el Instituto de Planificación Física, que trabajó en la propuesta de una nueva División Político Administrativa (DPA) para ser presentada en el Primer Congreso.

La DPA vigente hasta ese momento estaba estructurada en cuatro niveles de dirección: nación, provincia, región y municipio o seccional.

Existían seis provincias que presentaban una gran heterogeneidad entre ellas: por ejemplo, excluyendo a la capital, la provincia de Oriente tenía 36 000 km2 de superficie y 3 millones de habitantes mientras que la de Matanzas solo contaba con 10 000 km2 y 500 000 habitantes. La relación, por tanto, era de 4 a 1 en área y de 6 a 1 en población.

Entre las 58 regiones existentes, las diferencias eran de 11 a 1 en área y de 20 a 1 en población. En los 407 municipios constituidos las diferencias eran de 60 a 1 en área y de 150 a 1 en población.

En el proceso de trabajo de esta Comisión se tuvo en cuenta la experiencia de otros países socialistas, sobre todo los más pequeños. Se conoció que en la RDA, Polonia y Hungría existían cuatro niveles de dirección con más de mil municipios en la base, y que en Hungría, menor que Cuba, existían 20 provincias, en Bulgaria, 28, etc.

Pensando con cabeza propia, sin menospreciar las experiencias ajenas, se decidió eliminar el nivel de región y que solo existieran tres niveles: el central, 14 provincias y 169 municipios —más el municipio especial de Isla de Pinos.

Con la nueva DPA, finalmente aprobada en el Congreso y aplicada en 1976 y 1977, se logró una mayor homogenización entre las provincias y municipios entre sí, atendiendo a su geografía, territorio, población, actividad económica, tradiciones, redes viales, migraciones, etc., lo que permitió un mayor acercamiento físico de la población a los centros de dirección y la posibilidad de un mayor dominio por estos de la situación y los problemas de dicha población.

Además, al disminuirse en uno y pasar a ser solo dos los niveles de dirección y administración existentes entre la base y la nación, y estar constituidos dichos niveles por los OLPP elegidos por las respectivas comunidades, y disponer de una autoridad y unas facultades descentralizadas y de recursos que antes no tenían, debía producirse, en consecuencia, una más directa vinculación de la dirección con la base, facilitando una comunicación más ágil y mejor conocimiento de las situaciones, adoptar decisiones más rápidas y ejercer un mayor control en su ejecución, a la vez que se hacía posible reducir el personal burocrático (dirigente, técnico, administrativo y de servicios) existente en el país del cual, si se excluían las entidades productivas y de servicios de base, 38% se encontraba trabajando en el nivel de región, incluyendo los aparatos de dirección del Partido, la UJC y las organizaciones de masas.

Lamentablemente, sabemos que no ha ocurrido así, por lo menos en la medida de lo esperado y que, luego quizás de un momento inicial de logros y avances, se fue cayendo cada vez más en la rutina, la indolencia y el burocratismo en sus diversas manifestaciones.

Entendemos que en las experiencias que se desarrollan en las nuevas provincias de Artemisa y Mayabeque se está tratando de rescatar las viejas vías y de explorar otras novedosas para resolver estos males y retomar la esencia y los objetivos que estuvieron presentes en los años 70 y en los acuerdos del Primer Congreso del Partido, adecuados a las circunstancias actuales, y luego extender los resultados a todo el país. Ojalá se logren estos propósitos.

En cuanto al tercer encargo de Fidel, de mayo de 1972, relacionado con la planificación y dirección de la economía, por tratarse de la tarea más compleja desde varios puntos de vista y por considerarse que antes había que definir y decidir sobre las estructuras, funciones e interrelaciones del Partido, el Estado y la organizaciones de masas, no se acometió desde el primer momento, aunque sí se iniciaron los estudios y análisis preparatorios para cuando llegara el momento de implementarlo.

Fue en enero de 1973 cuando se circuló entre los miembros de la dirección del país un primer documento conceptual, que aportaba algunos elementos de juicio y referencias preliminares, pero aún sin hacer ninguna propuesta concreta sobre el Sistema de Dirección y Planificación que debería ser aplicado.

En ese documento titulado “Algunas cuestiones sobre la Economía Política del período de construcción del socialismo” se abordaban de manera resumida los siguientes temas principales:

·        Cuestiones fundamentales a tener en cuenta en un sistema de dirección de la economía.

·        Diferencias entre el mal denominado Cálculo Económico (centralizado y descentralizado), el Sistema yugoslavo de Autogestión, el Sistema Presupuestario de Financiamiento y el llamado Sistema de Registro aplicado en Cuba a partir de 1967.

·        Papel de las relaciones monetario mercantiles en el socialismo.

·        Qué entender por estímulos materiales y su utilización en interrelación con los morales.

·        Papel de los precios en el socialismo.

·        Leyes económicas objetivas ignoradas y/o violadas en los años 1967 a 1970 y sus consecuencias.

En mayo de 1973, la dirección del país orientó comenzar a trabajar en una propuesta concreta sobre el Sistema de Dirección y Planificación de la Economía que se llevaría para su discusión y aprobación al Primer Congreso del Partido. No fue hasta comienzos de 1974 que se pudo comenzar los trabajos sobre este tema.

Para iniciarlos se plantearon 33 preguntas sobre diversos aspectos de un Sistema de Dirección de la Economía, a las que la propuesta debía darles respuesta. El primer documento que respondía a esas preguntas fue sometido a un bombardeo de críticas, dudas, observaciones e insatisfacciones entre los propios compañeros que habían trabajado en ello y la conclusión fue una nueva lista ahora de 103 preguntas a las que había que responder.

Cinco versiones de respuestas se hicieron sucesivamente, cada una de las cuales fue sometida a la crítica demoledora de “los abogados del diablo”, hasta que al fin se preparó una propuesta final que fue sometida a la consideración de la dirección del país y analizada y discutida en una reunión que duró 13 horas, los días 23 y 24 de enero de 1975, donde resultó preliminarmente aprobada para pasar al proceso de discusiones preparatorio del Congreso.

Se consideró que la propuesta respondía predominantemente a un sistema de Cálculo Económico intermedio entre su versión centralizada y su versión descentralizada, con determinados ajustes y con numerosos elementos que trataban de responder a cuestiones en las que había hecho énfasis el Che durante el tiempo que estuvo al frente del Ministerio de Industrias. (Véase discurso de Humberto Pérez, entonces Ministro Presidente de la JUCEPLAN —actual MEP— y Vicepresidente del Consejo de Ministros, pronunciado a nombre de la dirección del Partido y del Gobierno en la clausura del Congreso constituyente de la ANEC, el 14 de junio de 1979, en el que, sin dejar de reconocerse diferencias en importantes aspectos, se señalan y argumentan 14 puntos de coincidencia entre el SDPE aprobado en el Primer Congreso y algunos objetivos por los que luchaba el Che en el terreno de la economía).

En los Lineamientos para actualizar el modelo económico aprobados en el VI y más reciente Congreso del Partido, efectuado en 2011, y entre los mecanismos que se utilizan en la dirección y gestión de la economía en los últimos años reaparecen, naturalmente adaptados a las condiciones actuales internas y externas del país, y más desarrollados incluso, muchos de los criterios, mecanismos y fórmulas que aparecieron en los acuerdos del Primer Congreso del Partido relativos al SDPE y que se fueron aplicando durante el proceso de su implementación, interrumpida sin haber sido concluida a mediados de los años 80.

Entre estos criterios y mecanismos que actualmente se manejan y que estuvieron presentes ya hace alrededor de 35 años, aunque de manera mucho más conservadora, más limitada y a veces de forma incipiente o como intención malograda, se pueden mencionar, por ejemplo: la planificación como elemento principal para la dirección de la economía, junto a la utilización generalizada de las relaciones monetario-mercantiles en todas sus manifestaciones y teniendo en cuenta al mercado dentro de ciertos límites; el manejo de los precios, del crédito, de los bancos, del pago de salarios vinculado a los rendimientos en el trabajo, del presupuesto tanto a nivel central como a nivel de los órganos locales del Poder Popular; el énfasis en la descentralización de las decisiones y en el fortalecimiento de la autonomía económico-operativa de las empresas, la autorización a estas a vender libremente parte de sus producciones, recursos materiales en desuso y alquilar los ociosos, la libre contratación de la fuerza de trabajo, la facultad de formar fondos de estimulación a partir de la ganancia para usarlos a su discreción dentro de ciertos requisitos, la obligación de firmar contratos; el desarrollo del movimiento cooperativo en el sector agropecuario, de los mercados libres agropecuarios desde 1980; de los trabajadores por cuenta propia desde 1978, el Decreto Ley 50, de febrero de 1982, “Sobre asociación económica entre entidades cubanas y extranjeras en el país”, que amparaba la inversión foránea en empresas mixtas pero que solo se utilizó a partir de finales de los años 80 para crear las primeras empresas mixtas en el turismo; el intento en 1981 (finalmente no autorizado) de desestatalizar determinadas actividades de servicios para pasarlas a funcionar por cuenta propia o en forma de cooperativas, etc.

Sería absurdo asociar a un determinado compromiso ideológico, político o económico con algún país u organización extranjera o a un calco o copia mecánica, los razonamientos que llevaron en los primeros años 60 a varios economistas cubanos y extranjeros y a compañeros de la dirección del país (algunos sin ningún antecedente de vínculo ideológico o político con los países socialistas ni con los partidos comunistas) a defender el Cálculo Económico y a enfrentar las concepciones del Che. Igualmente absurdo sería hacer parecida asociación al hecho de que, actualmente, en cumplimiento de los acuerdo del VI Congreso del Partido, aunque sin reconocerles sus vínculos y parentesco con los años 70 y con el Primer Congreso, la dirección del país retome criterios y mecanismos de gestión económica para dirigir la economía que tienen coincidencia y/o antecedentes en los aprobados en aquel Congreso y que son bien vistos y defendidos de una u otra manera en estos momentos por muchos representantes de nuestras ciencias sociales.

¿Por qué considerar las decisiones de los años 70 y las acciones políticas y transformaciones institucionales ocurridas entonces, así como al SDPE acordado en el Primer Congreso y los pasos dados en el proceso de su aplicación en los años siguientes como calco y copia, resultado de un compromiso con la URSS y con el CAME y de una alianza interesada con la ortodoxia y el dogmatismo marxista, y no pensar que fueron simplemente concepciones y conclusiones, acertadas o no, a las que se llegó de manera independiente, como lo fue el pensamiento de los que defendieron el cálculo económico en los primeros años de los 60 y como lo han sido las ideas y los acuerdos del VI Congreso, tres momentos en diferentes tiempos en que han coincidido similares ideas?

Resulta de interés, por otro lado, tener en cuenta en las valoraciones que se hagan, lo que se deriva del examen de las estadísticas de la historia económica de nuestro país y las investigaciones y análisis que se han realizado de esa historia, por estudiosos calificados.

Desde 1959 hasta 2014, el único período de crecimiento y desarrollo es el de los quince años transcurridos entre 1970 y 1985, en el que se triplicó el PIB, a pesar de los errores e ineficiencias que ocurrieron en el mismo. Ya el quinquenio 1986-1990 fue de estancamiento y de algunos retrocesos; a partir de 1991 comenzó el Período especial y desde 1994 hasta 2014 ha tenido lugar una lenta recuperación y un lento crecimiento, con muchas altas y bajas, pero no una dinámica que se pueda calificar de crecimiento y desarrollo sostenido. (Ver, entre otros, el trabajo de Miguel Figueras titulado “Cambios estructurales para desarrollar la economía cubana” que encabeza el libro Economía cubana: transformaciones y desafíos, de la Editorial de Ciencias Sociales, 2014.)

Los crecimientos logrados en el período 1970-1985 se produjeron indudablemente, en primer lugar, por los excepcionales precios resbalantes para nuestros principales productos de exportación (azúcar, níquel y cítricos), acordados con la URSS y con otros países del CAME, indizados con el crecimiento de los precios promedio en el mercado mundial en los cinco años anteriores (precios CAME) del petróleo y de una canasta de algunos otros productos de importación. Ello se suma a los altos niveles de créditos a bajas tasas de interés recibidos de estos países. Pero no dejó de contribuir a ello la mayor eficiencia interna con que trabajó el país en ese período.

En esos quince años el crecimiento fue sostenido: el de los primeros cinco permitió recuperar, en general, los niveles máximos de producción y eficiencia que se habían alcanzado anteriormente, perdidos en el quinquenio 1966-1970. En el decenio 1976-1985 continuó sostenidamente el crecimiento en los principales indicadores económicos calculados a precios constantes de 1981, incluyendo los que medían la eficiencia con que se estaba trabajando. La productividad neta del trabajo creció ininterrumpidamente en el decenio 1976-1985 (menos en 1980 por la roya de la caña y el moho azul del tabaco), a un ritmo promedio anual de más de 4% y en el quinquenio 1981-85 lo hizo a más de 6%. A cuenta de la productividad se obtuvo más de 60% del incremento del Ingreso Nacional y en 7 de los 10 años del período la correlación entre el crecimiento de la productividad y del salario medio fue positiva. El coeficiente del consumo productivo respecto al Ingreso Nacional se redujo de 0,97 en 1975 a 0,90 en 1985.

En ese último decenio del período mencionado, las exportaciones — medidas a precios constantes— crecieron en 4,5% anual y fueron, en 1985, 60% superiores a las de 1975, mientras las importaciones crecieron a un ritmo de 2,5% anual y en 1985 eran solo 27% mayores que las de 1975. En el quinquenio 1981-85 las exportaciones en términos físicos crecieron cuatro veces más que las importaciones.

En el esfuerzo de esos años por aumentar las ventas al exterior se logró que los rubros de exportación, que al inicio del período eran los históricamente estáticos que sumaban solo unos 60, fueran aumentando de año en año, y en 1985 llegaran a 150. La venta de los nuevos renglones en ese año, solo en el área capitalista, ya significó ingresos por 150 millones de dólares. (Fuente: “Balances de la Economía Nacional 1975-1984” del CEE, noviembre de 1985 y Anuario Estadístico 1985, del CEE.)

No obstante, el incremento de los precios corrientes de importación del área socialista no vinculados a la indización, las relaciones de intercambio desfavorables en el comercio con el área capitalista, el extraordinario incremento de las tasas de interés en esa área, el recrudecimiento del bloqueo por nuestra participación en la guerra de Angola, así como determinadas decisiones de política económica no siempre acertadas y errores en la planificación que conducían a importar más de lo debido, anulaban en gran parte los avances que, en términos físicos, se estaban teniendo tanto en la producción como en la eficiencia, y la balanza comercial y de pagos a precios corrientes se manifestó desfavorable en varios de esos años. Pero ello no impidió el crecimiento y desarrollo alcanzados finalmente en la etapa 1970-1985 al que se hizo referencia.

Coincidencias históricas

Al llegar a este punto de nuestro recuento y valoraciones no podemos dejar de señalar coincidencias históricas en nuestro proceso que no somos capaces de explicar en estos momentos pero que, por resultar sumamente interesantes y tal vez paradójicas, ameritan el análisis de nuestros científicos en ciencias sociales. Como se ha visto, el período 1970-1985 en el que, según criterios bastante generalizados, predominó el pensamiento ortodoxo y dogmático, ha sido el único de crecimiento y desarrollo económico en los 55 años de nuestro proceso, mientras que el quinquenio inmediato anterior de 1966-1970 en que predominó el pensamiento heterodoxo, fue de retroceso y atrasos en nuestra economía. El quinquenio inmediato posterior (1986-1990), en el que reapareció y se reanimó el pensamiento heterodoxo y crítico, de nuevo fue un período de retrocesos en la actividad económica. Convendría un examen multifactorial profundo de esta paradoja para llegar a conclusiones fundamentadas que la expliquen.

Asimismo a la hora de valorar los años 70, además de las transformaciones y los elementos de juicio que se han recordado y explicado hasta aquí, se hace necesario tener en cuenta la importancia para la vida y el desarrollo del país que tuvieron y han mantenido otros asuntos trascendentales tales como la discusión y aprobación en referéndum de la primera Constitución de nuestro Estado socialista en 1976, que se mantiene vigente con las modificaciones realizadas en 1978, 1992 y 2002; la aprobación de la Plataforma Programática a la que Fidel calificó como la nueva bandera de lucha y guía de acción futura a enarbolar en aquellos momentos en sustitución del Programa del Moncada que se consideraba cumplido; la aprobación y ejecución del primero y segundo planes quinquenales de la Revolución; el comienzo de la elaboración, a partir de octubre de 1978, del primer plan a largo plazo a 15 años (denominado “Estrategia de desarrollo hasta el año 2000”) y las otras tesis y resoluciones que, aunque con insuficiencias, lastres y lagunas, trazaban políticas y directivas para todas las demás actividades de la sociedad aparte de las relacionadas con el Partido, el Estado y la economía.

Es de destacar, adicionalmente, en la práctica transformadora de esa década, la hazaña organizativa de haber logrado en solo año (1976) — después de un meticuloso período de preparación y creación de condiciones y a través de la ejecución rigurosa de un cronograma de 152 tareas nacionales con tiempos de cumplimiento predeterminados para cada una y eslabonadas entre sí como antecedentes y consecuentes unas de otras por el método de ruta crítica — ejecutar simultáneamente las complejas tareas de la aprobación de la Constitución mediante un referéndum, la aplicación de la Nueva División Político Administrativa y, en correspondencia con ella, la elección y organización de los OPP, el traspaso a estos órganos de todas las empresas y actividades que debían administrar, la reestructuración de todo el sistema empresarial del país y de las estructuras del Partido, del gobierno y de las organizaciones de masas en todos los niveles, con los consiguientes traslados de recursos, cuadros y personal y, asimismo, la preparación de un plan económico elaborado por las empresas y demás entidades de la vieja estructura a sustituir, para ser ejecutado por las correspondientes a la nueva a partir de enero de 1977, sin que esta revolución y convulsión estructural y administrativa integral del país provocara trastornos de importancia en la continuidad de la marcha de las múltiples y diversas actividades.

Epílogo

Nunca antes, hasta los años 70, con sus transformaciones y acuerdos puestos en práctica en particular a partir del Primer Congreso del Partido, se logró una cobertura tan completa de líneas de acción definidas para todas las esferas de la vida económica, política y social del país, aunque algunas estuviesen salpicadas aún de dogmatismo: líneas apoyadas a la vez en organismos, organizaciones y procedimientos institucionales que trataban de “estructurar con la masa la conexión más adecuada de un conjunto de escalones, canales, represas y aparatos bien aceitados”, como pedía el Che en su carta a Carlos Quijano de marzo de 1965 y que permitieran marchar hacia el socialismo en un intento de identificación entre el Gobierno y la comunidad, no alcanzada hasta ese momento, con participación democrática institucionalizada, sistemática y descentralizada de la población en todas las decisiones más importantes del país y en las que debían responder en el día a día a sus necesidades más perentorias.

No creo que puedan caber dudas de que el proceso de institucionalización administrativa, estatal, política y económica desarrollado en esos años del siglo XX, alrededor del Primer Congreso del Partido, representó un salto de calidad en el quehacer de la Revolución y que, apoyado en condiciones externas relativa y parcialmente favorables, produjo efectos positivos en diversos aspectos de la vida social y económica del país, a pesar de errores cometidos y daños producidos en determinadas esferas.

A pesar de los errores; de las desviaciones en la aplicación de algunos de sus elementos; del olvido e incumplimiento de varios de sus propósitos y objetivos; del envejecimiento, deterioro y desactualización de muchos de sus componentes por el paso del tiempo y por los drásticos cambios del contexto externo, a partir de comienzos de los años 90, derivados del derrumbe del sistema económico internacional del cual Cuba formaba parte; de las tremendas conmociones y dificultades críticas del subsiguiente Período especial del que apenas nos estamos recuperando; y de otras múltiples vicisitudes acontecidas, muchos de los elementos institucionales establecidos en la década de los 70 e importantes postulados y acuerdos fundamentales del Primer Congreso en 1975 han trascendido a través de los años y hoy permanecen vigentes, como son los casos de la DPA, los OPP y la Constitución de la República, aunque, sobre todo los dos últimos, reclaman modificaciones, cambios, perfeccionamiento y actualización.

Por otro lado, lo acordado y establecido en aquellos momentos acerca del funcionamiento del Partido y de la separación entre este y el Estado vuelve a ser objetivo ratificado y renovado actualmente y exige también soltar lastres aún presentes y experimentar cambios y actualización. Asimismo, varios de los componentes principales que formaban parte del SDPE y de su proceso de aplicación, como hemos visto más arriba, han sido recogidos, actualizados, desarrollados y ampliados en los Lineamientos acordados por el VI Congreso del Partido y se manejan en estos momentos en la dirección y gestión de la economía.

Todo lo expuesto y razonado hasta aquí nos afirma en la valoración sobre los años 70 del siglo pasado y sobre el Primer Congreso que manifestamos en la introducción de este artículo y de ello se desprende también la consideración de que no se trata de un decenio perdido, y mucho menos negativo, en el que imperó el dogmatismo más rampante, sino de un decenio en lo fundamental creador y trascendente como ningún otro en la historia de nuestro proceso revolucionario desde 1961 hasta la fecha.

Actualmente, gracias a su lucha, firmeza, resistencia y obra internacionalista, la situación de Cuba en la arena internacional es mejor que nunca, las expectativas dentro de los procesos de integración de América Latina y el Caribe son más esperanzadoras que en cualquier otra ocasión anterior y el restablecimiento de relaciones con los Estados Unidos y las perspectivas de avanzar en su normalización abren un camino de riesgos de nuevo tipo, pero también de posibilidades, principalmente económicas, que hay que tratar de aprovechar avanzando internamente en la aplicación de los Lineamientos y creando las estructuras y mecanismos complementarios de encaje y asimilación que permitan extraer con eficiencia y audacia realista las ventajas de la nueva situación creada, neutralizando a la vez las trampas, emboscadas y peligros ideológicos, políticos y culturales.

El proceso de Actualización del modelo económico que se está implementando se ha enrumbado correctamente, aunque su marcha se siente y parece lenta, tal vez por la impaciencia de ver resultados lo más pronto posible, algunos de los cuales se esperaba estarlos viendo ya. Raúl ha reiterado la necesidad de avanzar “sin prisa pero sin pausa”, para evitar improvisaciones que generen “remedios peores que la enfermedad”. Hace casi cuarenta años, el 19 de diciembre de 1975, el propio Raúl, al referirse a la ejecución de las tareas que formaban parte del Cronograma aprobado por el Primer Congreso para dar cumplimiento a sus acuerdos, acuñó la frase “Ni lentitud de jicotea, ni corre-corre improvisado”. Vemos, pues, cómo a través del tiempo se enlazan, también en el terreno de las consignas, el presente de nuestro proceso revolucionario y el Primer Congreso del Partido.

A partir de la experiencia vivida y de lo ocurrido con importantes acuerdos y orientaciones de los años 70 y del Primer Congreso del Partido se hace aconsejable estar alertas para evitar que, con respecto a los Lineamientos y a las medidas para la Actualización del modelo económico, actualmente en proceso de aplicación, se vayan a producir engavetamientos, abandonos, tergiversaciones y labor de freno por negligencias, indolencias, falta de sistematicidad, inercias mentales que se resistan al cambio, como ha advertido Raúl, o también por falta de convicción en el camino decidido, o por determinados intereses personales que puedan imprimir un solapado “paso de jicotea” e intentar el desvío de dicho camino por temor a perder poder y posiciones.


miércoles, 30 de diciembre de 2015

RESUMEN ANUAL DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DEL 31 DE DICIEMBRE DE 2015


El Salvador culmina el 2015 sumido en preocupantes niveles de inseguridad, por el auge delincuencial que ha hecho sobrepasar, por primera vez, los seis mil fallecidos en el año por acciones violentas.

Aunque aún están pendientes los resultados del control y remisión de la criminalidad, prometidos por la actual administración de Salvador Sánchez Cerén, no hay duda que este clima social subyace en factores como la impunidad y la corrupción, que como caldo de cultivo, bloquen la eliminación posible de esta lacra; y si de eso se trata, los avances, retrocesos y tropiezos se comprenden al hacer un recuento de la actividad judicial salvadoreña de este año que termina.

Tomamos en cuenta informaciones de la Unidad de Comunicaciones del Centro Integrado de Justicia Penal “Isidro Menéndez”, quien ha hecho públicos los casos más emblemáticos que se ventilaron en las diferentes salas de audiencias y juzgados de San Salvador, para el caso; y entre los que Francisco Flores Pérez encabeza los procesos destacados de 2015.

Se menciona que el del ex presidente, a quien finalmente y tras la espera, el Juzgado Séptimo de Instrucción ha realizado la audiencia preliminar el pasado cinco de noviembre, concluyendo resultados hasta el tres de diciembre actual.

Dicho juzgado de Instrucción ha enviado a juicio a Flores Pérez por los delitos de Peculado, Enriquecimiento Ilícito y Desobediencia a Particulares.  Sin embargo, en su resolución el juzgador admitió el delito de Lavado de Dinero, el cual ha sido  declarado nulo por la Cámara Primero de lo Penal.

Tal es así que el ex mandatario se encuentra en arresto domiciliar, a la espera del juicio, que ha sido programado para que inicie el 18 de enero, y el que podría prolongarse por dos a tres semanas.

El segundo caso con más trascendencia para este año, ocurrió a principios de septiembre y  se relacionó con intercambio de bebés ocurrido en el hospital particular “Ginecológico”; en el que es procesado el médico obstetra que atendió el parto, y quien está a la espera de la audiencia preliminar en el Juzgado Quinto de Instrucción.

Por su cobertura mediática ha sido el que más ha llamado la atención de los medios internacionales, debido a que uno de los padres afectados es de nacionalidad inglesa. Por ello se entendería la actuación personalizada en su desarrollo del entonces fiscal General,  Luis Martínez; quien realizó el intercambio de bebés, luego de la verificación de pruebas especializadas, y a las que también se les dio gran énfasis mediático, y con en el que el fiscal pudo ser lanzado casi como héroe por sus promotores.

Otro ejemplo es el del actual diputado por el Partido de Concertación Nacional – con sus siglas PCN -, Reynaldo López, siendo uno de los casos  de mayor relevancia en El Salvador; ya que el parlamentario ha sido acusado por supuesto enriquecimiento ilícito, y cuyo proceso se desarrolla en la  Cámara Primero de lo Civil de San Salvador; este juicio se realiza por mandato de la Corte Suprema de Justicia, con base al dictamen de la Sección de Probidad.

También, otro de los casos que ha tenido relevancia es el juicio por enriquecimiento ilícito contra el ex director general del Instituto Salvadoreño de Seguro Social, Leonel Flores Sosa, durante la administración de Mauricio Funes; también iniciado recientemente por mandato de la Corte Plena, y que se encuentra en la Cámara Primero de lo Civil,  que ha notificado a la Fiscalía para que se muestre parte acusadora, por lo que aún está en sus primeras fases.

También, en agosto pasado, el Juzgado Quinto de Instrucción ha enviado a juicio al ex ministro de Obras Pública Jorge Isidoro Nieto, al ex viceministro, Sigfrido Ochoa Gómez  y otros ex empleados y ex contratistas, - hecho perteneciente a la última administración de Arena -, por los delitos de peculado, incumplimiento de deberes y falsedad documental; hechos relacionados con la construcción incompleta del bulevar Diego de Holguín, hoy ya concluido y con el nombre de bulevar Monseñor Oscar Arnulfo Romero.

Asimismo,  entre los juicios emblemáticos se encuentra el de los 11 futbolistas acusados de caso especial de encubrimiento de Lavado de Dinero y Lavado de Dinero, delitos por los que fueron sobreseídos en marzo de 2015 al no encontrarse pruebas de los mismos, en el nominado caso de los amaños de juegos del fútbol.

Otro notable acontecimiento correspondiente a este mes de diciembre ha sido  la captura,  con fines de extradición hacia los Estados Unidos, del ex presidente de la Federación Salvadoreña de Fútbol, Reynaldo Alan Vásquez; quien es reclamado por el Tribunal del Distrito Este de Nueva York, por cinco delitos.

En  julio,  el Juzgado Primero de Vigilancia Penitenciaria y Ejecución de la Pena, con base al informe del consejo criminológico, concedió la libertad al reo Carlos Augusto Perla, condenado en a 15 años por delitos de corrupción cuando era presidente de ANDA, la Administración Nacional de Acueduectos y Alcantarillados, también de una administración de Arena.

El Juzgado ha establecido que Perla debe presentarse cada tres meses a firmar al Departamento de Prueba y Libertad Asistida hasta que cumpla la totalidad de la pena en enero de 2019.

Otro famoso caso, el llamado “CEL Enel”, también culminó en julio, tras que el Tribunal Cuarto de Sentencia absolviera penal y civilmente a los implicados, a solicitud del ex Fiscal Luis Martínez, quien realizar cambio de delito, lo llevó a la prescripción de la acción penal. Esta situación derivó en reclamos y protestas de sectores de la sociedad salvadoreña, señalando al ex fiscal como favorecedor de reos responsables de serios delitos de corrupción, por la apropiación de recursos del estado.

Pudiéramos seguir detallando otros casos en el mismo sentido, pero al menos los mencionados dan esa perspectiva de una nueva etapa en la que se encuentra el País, en la que se ha permitido llevar a juicio a un expresidente y a otros ex funcionarios, por delitos que en el pasado siempre fueron evadidos por las características propias del sistema judicial y político imperante.

Aunque ha habido avances notables, sobre todo por la acción de buenos jueces, investigadores y policías, aún quedan deudas pendientes; y la conclusión efectiva de lo que está en espera para juzgarse, y lo que tendría que venir, supondría la aclaración de las dudas que aún se ciernen en la conciencia popular, que el beato Monseñor Oscar Arnulfo Romero ejemplificó en los años 70 cuando dijo, que la justicia del país es como la serpiente, que solo muerde a los descalzos.

Para los amigos oyentes de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


Para Radio Bahía en la Ciudad de Estocolmo, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para Radio Sur, desde Gotemburgo, en Suecia, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.

AL.- PREPARARSE PARA EL 2016

Dr. Néstor García Iturbe

Estamos llegando al 2016, un año que debe ser de gran importancia para los pueblos de América Latina y debemos estar preparados para lo que el mismo nos depara.

Las fuerzas del imperio han trabajado con fuerza durante el 2015 y no podemos esperar que en el 2016 descansen, todo lo contrario, pues los éxitos alcanzados tratarán de reproducirlos en otros países para que sus intereses continúen avanzando contra los de los pueblos latinoamericanos.

Es necesario ganar experiencia en cuanto a las tácticas utilizadas en contra nuestra, con el fin de prepararnos adecuadamente  y poder dar una respuesta contundente que paralice en su totalidad  el avance enemigo.

En algunos países las fuerzas aliadas al imperio estadounidenses han avanzado, pero ese avance traerá como consecuencia la agudización de las contradicciones internas del propio país y los mismos que en un momento determinado se aliaron a sus propios enemigos, dando crédito a las falsedades que estos promulgaban, comenzarán a sentir como el proceso al que ayudaron se va distanciando de ellos, predominando los intereses individuales de los poseedores de las grandes fortunas por encima de los generales de la población.

Citaremos algunos clásicos que han analizado este problema.

Federico Engels, en su recopilación sobre, “Lo que trata el Capital de Marx”, recoge los comentarios de Franz Mehering sobre el Primer Tomo, que en penúltimo párrafo del trabajo plantea… Al decrecer incesantemente el número de los magnates del capital que usurpan y monopolizan todas las ventajas de este proceso de transformación, crece la masa de la miseria, de la opresión, del esclavizamiento, de la degradación, de la explotación, pero crece también y va fermentando la rebeldía de la clase obrera, cada vez más numerosa y disciplinada… A la propiedad privada del capitalismo le ha llegado su hora: los expropiadores son expropiados.

Vladimir  I. Lennin, cuando escribió el trabajo “Acerca de Algunas Particularidades del Desarrollo histórico del Marxismo” en el capítulo titulado “La Táctica de la Lucha de Clase del Proletariado”, planteó.. En esta lucha, verdadera guerra civil, se van uniendo y desarrollando todos los elementos necesarios  para la batalla futura. Al llegar a este punto, la coalición adquiere un carácter político.

Temprano ha comenzado a mostrar sus garras el señor Macri en la Argentina, como si quisiera mañana mismo borrar lo que el pueblo argentino pudo construir en los últimos años. Muestra apuro y eso lo hace tomar medidas extremas que van a incrementar las contradicciones y que implicarán el perjuicio para la gran mayoría de la población.

Macri desea realizar una rápida transformación del país que acaba de recibir, mostrarle a las masas que tiene el poder y que deben olvidarse de las conquistas sociales que obtuvieron y los beneficios a costa de las clases más ricas, los empleados públicos son su principal objetivo en esos momentos en que les ha dado el bonito regalo de navidad, poner sus salarios en juego.

La derecha venezolana no cesa de realizar planes, entre otros el de sacar a Maduro de la presidencia del país.  Junto con eso no faltan los planes de medidas que se tomarán, las cuales al final perjudicarán al pueblo trabajador en beneficio de las clases más adineradas y sus seguidores. Dentro de los planes están la supresión o reducción de todos los proyectos sociales, la libertad de acaparamiento y comercio con el hambre de la población.

Estas manifestaciones han envalentonado a otros, que también desean poder tener toda la libertad del mundo para llenarse los bolsillos a costa de las penurias de los de menos recursos.  Brasil es un ejemplo de esto y las campañas que casi diariamente realizan contra Dilma con el objetivo de sacarla de la presidencia y recuperar ese bastión para la clase dominante.

Detrás de todo eso, dirigiendo la orquesta, el gobierno de Estados Unidos, cuyo máximo representante en estos momentos es  el señor Barack Obama, inmerecido Premio Nobel de la Paz, que diariamente verifica con el Departamento de Estado, la Agencias de la Comunidad de Inteligencia y el Pentágono, la marcha de los planes contra esos países, loa avances logrados, el dinero necesario para lograr mayores éxitos y los preparativos militares por si en un momento determinado es necesario utilizar la fuerza contra alguno de ellos.

Cómo ya explique en un artículo reciente, todo esta actividad, además de estar dirigida contra los países mencionados y otros donde todavía la conspiración imperial no se ha puesto totalmente de manifiesto, va dirigida contra Cuba, para cortarle toda posibilidad de ayuda económica y política, con el fin de que cada día la isla dependa más de Estados Unidos y en un momento futuro, cuando las condiciones  requeridas por los estadounidenses estén creadas, poder pasarle la cuenta.

En las palabras de Raúl Castro, el 29 de diciembre, después de recalcar el apoyo del Gobierno y el Pueblo cubano a Maduro y a Dilma, planteo:

“La historia demuestra que cuando la derecha llega al gobierno no duda en desmontar las políticas sociales, beneficiar a los ricos, restablecer el neoliberalismo y aplicar crueles terapias de choque contra los trabajadores, las mujeres y los jóvenes, aseguró.

Décadas de dictaduras militares en América Latina y nuevos métodos de desestabilización contra gobiernos progresistas nos enseñaron que el imperialismo y la derecha tampoco renuncian a la violencia para imponer sus intereses”.

Ratificó además que para poder normalizar las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, era necesario la eliminación del bloqueo y la devolución a Cuba del territorio que ocupa la Base Naval estadounidense de Guantánamo.

Aunque todavía no comenzó, el año 2016 promete estar lleno de acontecimientos relacionados con la lucha política en América Latina, donde estarán involucrados varios países y en especial Cuba.

Las medidas impopulares que tiendan a perjudicar a las clases de menores recursos económicos, radicalizarán la actividad de estas y les demostrarán la importancia de unirse en la lucha contra los representantes del imperio.

La lucha no será fácil en el 2016, pero beneficiará la conciencia de clase, algo muy importante para lograr la victoria final.

La Habana, 30 de diciembre 2016