sábado, 20 de diciembre de 2014

Asamblea Nacional de Cuba: Los Cinco son ejemplos de las ideas sembradas en el pueblo por la Revolución

Reconoció el presidente del Parlamento Nacional, Esteban Lazo, el aliento que dieron estos hombres a la resistencia cotidiana de los cubanos. La Asamblea Nacional honró además a Elián González y su padre y a Orlando Cardoso Villavicencio


Lazo aseguró que los Cinco ahora están físicamente, pero nunca estuvieron ausentes en el corazón del pueblo, ni en la Asamblea Nacional que los representa. Autor: Roberto Suárez

Juventud Rebelde 
digital@juventudrebelde.cu
20 de Diciembre del 2014 10:08:43 CDT

¡Ya están aquí los Cinco! Con esta afirmación dio inicio a la sesión de clausura del Cuarto Período Ordinario de Sesiones de la Octava Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el presidente del Parlamento cubano y miembro del Buró Político Esteban Lazo, acompañado por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

El aplauso sentido de los 546 diputados recibió a Gerardo, Antonio, Ramón, Fernando y René, y a Elián González y el Héroe Orlando Cardoso Villavicencio, este último también reconocido como Héroe en Cuba al sufrir prisión por numerosos años al caer prisionero durante la campaña internacionalista cubana en Etiopía.

Lazo aseguró que los Cinco ahora están físicamente, pero nunca estuvieron ausentes en el corazón del pueblo, ni en la Asamblea Nacional que los representa, «porque mientras más injusto era su encierro, se hacían presentes en el sentimiento nacional».

Por eso es tan grande la alegría, incontenibles las lágrimas y sinceros los aplausos, desde San Antonio a Maisí, y desde todos los lugares del mundo, significó.

El presidente del Parlamento dio gracias por el aliento que dieron a la resistencia cotidiana de los cubanos y cubanos, su heroísmo, de esa generación formada tras el triunfo de la Revolución, y por lo que representan en la lucha histórica de los cubanos por la independencia y la justicia social, junto a Fidel y Raúl.

«Todos constituyen ejemplos de las ideas sembradas en el pueblo por la Revolución, son símbolos para las actuales y futuras generaciones de cubanos frente a los desafíos de hoy y del mañana», apuntó.






Raúl Castro: Queda por resolver lo esencial, el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba

Desmantelar el bloqueo y desarrollar la economía de la Isla son caminos pendientes que entrañan una batalla larga y difícil, declaró el Presidente de los Consejos de Estado y Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz


Raúl insistió en que las transformaciones serán graduales, sin apresuramientos, con orden, disciplina y exigencia. Autor: Roberto Suárez

Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
20 de Diciembre del 2014 11:43:21 CDT

El Presidente cubano Raúl Castro expresó que nadie en el mundo puede negar la destacada ejecutoria internacional de Cuba en el año que termina. Y resaltó que «el reto que tenemos por delante los cubanos es muy grande».

«Hay que situar la economía —dijo— a la altura del prestigio político que esta pequeña Isla ha conquistado gracias a la Revolución, el heroísmo y la capacidad de resistencia de nuestro pueblo».

La economía, declaró, «es la principal asignatura pendiente», y aludió al deber que asiste a los cubanos de encaminarla hacia un desarrollo irreversible y sostenible.

Sobre los Cinco Héroes, resaltó que sentimos la enorme emoción y alegría de compartir la presencia en la patria de Gerardo, Ramón, Fernando, Antonio y René, lo cual ha convertido en realidad la promesa de Fidel, hace 13 años, de que ellos volverían.

«El extraordinario acto de firmeza, sacrificio y dignidad de los Cinco, enorgullece a la nación que ha batallado y ahora los acoge como verdaderos héroes», afirmó el mandatario.

Seguidamente reiteró la profunda y sincera gratitud hacia todos los movimientos y comités de solidaridad que lucharon para conseguir la libertad de los Cinco, hacia los innumerables gobiernos, parlamentos, organizaciones, instituciones y personalidades que aportaron su valiosa contribución.

Acerca de las recientes noticias sobre una nueva etapa que se abre en el ámbito de las relaciones entre la Isla y los Estados Unidos, el presidente Raúl agradeció al presidente norteamericano sus más recientes decisiones, con lo cual, dijo, «se ha eliminado un obstáculo en las relaciones entre nuestros países». El mundo entero, añadió, ha reaccionado positivamente ante los anuncios que se hicieron el pasado miércoles.

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba mencionó la trascendencia de las conversaciones al más alto nivel sostenidas en estricta discreción y que contaron con la contribución del Papa Francisco y las facilidades ofrecidas por el gobierno de Canadá.

Este resultado, enfatizó, ha sido posible gracias a los profundos cambios acaecidos en América Latina.

«Compartimos la idea, declaró Raúl más adelante, de que puede abrirse una nueva etapa entre los Estados Unidos y Cuba, que se inicia con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas».

«Como expresé el pasado el pasado 17 de diciembre, se ha dado un paso importante pero queda por resolver lo esencial. Es el cese del bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba, recrudecido en los últimos años».

Nuestro pueblo debe comprender, alertó a propósito de las condiciones anunciadas, que se trata de una «lucha larga y difícil» que requerirá de la movilización internacional y de que la sociedad norteamericana continúe reclamando el levantamiento del bloqueo.

Raúl enumeró señales que hablan a favor de cambios alentadores: En el Congreso norteamericano que convirtió en ley el bloqueo, crece la oposición a esa política de aislamiento; y es alentadora la instrucción de Obama de revisar la injustificable inclusión de Cuba en la lista de estados patrocinadores del terrorismo internacional.

Sobre esto último, Raúl Castro recordó que los hechos demuestran que Cuba ha sido víctima de acciones terroristas, muchos de cuyos responsables gozan hoy de impunidad.

Los pretextos esgrimidos para incluir a la Isla en esa lista negra, carecen absolutamente de base como todo el planeta conoce, y solo sirven de pretexto para fortalecer el bloqueo, especialmente en el sector financiero, pues desde Cuba no se ha organizado jamás acto terrorista alguno, dijo el Presidente cubano.


La prensa internacional acusa a Rajoy de ir “camino de una dictadura”

Insurgente.org – 20 de diciembre de 2014

“Camino a una dictadura”, “amenaza a la democracia”, “problemática”, “autoritaria”, estos son los términos que han aparecido en la prensa internacional, en relación al anteproyecto de Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana (conocida como ‘ley mordaza’) que el Consejo de Ministros aprobó hace unas semanas. Una nueva normativa que ha despertado el recelo de columnistas del diario británico The Guardian o del alemán Die Tageszeitung (TAZ), de cuya polémica generada se han hecho eco varios rotativos europeos y que recoge Brais Benítez en lamarea.com.

En el Reino Unido, The Guardian con el titular “De Québec a España, las leyes contra la protesta amenazan verdadera democracia”, una información firmada por Richard Seymour asegura que “el choque entre la austeridad neoliberal y la democracia popular” ha producido una crisis de “ingobernabilidad” en las autoridades. “La reorganización de los estados en una dirección autoritaria es parte de un proyecto a largo plazo para detener la democracia manteniendo un mínimo de legitimidad democrática, de eso es lo que van las leyes antiprotesta”, mantenía el rotativo británico, que calificaba la reforma legal en España como “un ataque a la democracia”.

“No se trata sólo de un elemento más de disuasión de las protestas, sino que tiene un efecto de domesticación a largo plazo para este tipo de manifestaciones”, señalaba el artículo. The Guardian repasaba las modificaciones legales en varios países y extraía una tajante conclusión: en aquellos donde ha habido recortes y retrocesos en derechos y libertades, los gobiernos han endurecido las leyes para evitar que los ciudadanos protesten.

El columnista señalaba, además, la diferencia del trato policial entre las protestas convocadas por organismos “oficiales”, como podrían ser los sindicatos, y las manifestaciones protagonizadas por ciudadanos que no están bajo ningún ente de este tipo. “Al tratar con las protestas más grandes en representación de entes ‘oficiales’, la policía tiende a preferir enfoques consensuados y negociados, y tienden a tener una mayor distancia física sobre las personas”, indicaba el artículo. “Por el contrario, los pequeños grupos de manifestantes que representan coaliciones sociales independientes son más propensos a ser considerados extremistas , terroristas o incluso –suspiro teatral– anarquistas, y por lo tanto sujetos a la policía militarizada, la vigilancia directa y la coerción física, con la invocación de la ley ‘antiterrorista’ u otras leyes represivas”.

“Te deja sin palabras”

El diario cooperativo alemán Die Tageszeitung publicó un artículo con el titular “Camino a la dictadura”. En su columna, el corresponsal del TAZ en España, Reiner Wandler, criticaba las limitaciones legales de la protesta afirmando que el hecho de que a las “víctimas de la política de estabilidad europea y los que protestan” se las amenace con multas “deja sin palabras”.

“En Madrid no sólo se debe prevenir la protesta social, sino también erradicar la pobreza mediante multas. Quien duerme en la calle puede esperar multas de hasta 750 euros. Y si se queja, puede conllevar 30.000 euros adicionales por insultar o amenazar a la policía”, denunciaba el artículo, publicado antes de que el Ejecutivo español rebajara algunas de las sanciones que preveía inicialmente el borrador.

“En España, claro, no se ha llevado a cabo un golpe de Estado, y el Parlamento todavía está allí, pero ya no defiende más los derechos civiles”, concluía.

“Una ley contra los indignados”

También el semanario alemán Der Spiegel se hacía eco de la reforma legal y recogía las declaraciones de la portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, Ada Colau, quien denunciaba el “autoritarismo máximo” que supone la norma. También las del director de Greenpeace en España, Mario Rodríguez: “Esta es la nueva arma del Gobierno para intimidar a los desobedientes, a los ‘niños malos’”. “La ley se dirige contra el movimiento de los indignados”, aseguraba Der Spiegel, a la vez que destacaba que “sólo las dictaduras negarían a sus ciudadanos el derecho a manifestarse”.

En Italia, Il Giornale informó de que “indignarse en España saldrá caro”, y destacó como “muy discutible” la confección de un “registro de infractores” que prevé la reforma legal, “con nombres y apellidos de los autores, y la fecha y el lugar del evento”. En una información firmada por Giuliana De Vivo, se hacía eco de la “polémica” suscitada por el anteproyecto de ley y constataba que, “si estuviera en vigor en Italia, aligeraría gran parte de la cuenta bancaria de algunos de los participantes en manifestaciones”.

En este sentido recordaba el “provocador beso” de una manifestante a un policía antidisturbios durante una protesta contra la construcción de una línea de tren de alta velocidad en la ciudad de Susa: “Según lo declarado por la protagonista, ‘no era un mensaje por la paz, sino que quería ridiculizar a la policía’”. Así que, insinuaba el artículo, con la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana en vigor, en España este acto podría llegar a sancionarse con hasta 1.000 euros por “vejar o injuriar a los agentes de las fuerzas de seguridad”, una sanción que inicialmente se preveía como grave, con multas de hasta 30.000 euros.

Una reforma “altamente problemática”

El Consejo de Europa también manifestó sus reparos a la reforma legal del Gobierno. El comisario europeo de Derechos Humanos, Nils Muiznieks, afirmó en Bruselas que el borrador presentado por el Ministerio del Interior es “altamente problemático”, y planteó sus dudas acerca de la necesidad de mantener estas “restricciones en una sociedad democrática, sin interferir demasiado en la libertad de reunión“.

Muiznieks se mostró “seriamente preocupado” por el impacto que pueda tener la ley sobre los derechos fundamentales y declaró que espera que el Ejecutivo “no vaya más allá” en la limitación de la protesta porque la ciudadanía tiene derecho a expresar “el desacuerdo con las medidas de un Gobierno”.


Menea y vencerás...


UN RANKING SINGULAR

Jorge Gómez Barata

Debido a la estabilidad de su sistema político, en doscientos veinte y cuatro años Estados Unidos ha tenido cuarenta y cuatro presidentes. George Washington el primero y Barack Obama el actual. De ellos nueve no han terminado sus respectivos mandatos: cuatro por fallecer de muerte natural, un número igual por ser víctimas de magnicidios y uno, Richard Nixon, por haber renunciado.

Gerald Ford protagonizó el extraño caso de llegar a vicepresidente y presidente de Estados Unidos sin haber sido electo para ninguno de los dos cargos.        

Si bien durante su ejercicio los presidentes norteamericanos suelen ser vapuleados por el Congreso, la prensa, y la opinión pública, al dejar el cargo, por lo general, se apartan de la política y no interfieren en la gestión de sus sucesores. Los ex presidentes más protagonistas en toda la historia han sido James Carter y Bill Clinton.  

Si hubiera que elaborar un ranking para establecer los cinco presidentes norteamericanos más reconocidos nacional e internacionalmente, votaría por George Washington como el más popular de todos. Se trata además del humano más reverenciado después de Jesucristo. Además de la capital de su país, miles de ciudades, pueblos, calles, escuelas, montañas, volcanes, lagos y personas en todo el mundo llevan su nombre.

Washington encabezó la revolución, comandó la guerra de liberación, lideró la Constituyente, fue el primer presidente, y en considerable medida, el forjador del país. Los Estados Unidos son su legado. 

El segundo más popular entre los presidentes norteamericanos es, sin discusión el 26°, Abraham Lincoln, que gobernó entre 1861 y 1865.  Ha sido el único en conducir una guerra interna, y su legado fue haber conservado la unidad del país frente al movimiento secesionista, que provocó la Guerra Civil y puso fin a la esclavitud, abolida por la 13° Enmienda. Fue el primero en ser víctima de un magnicidio.

El tercero en este ranking de los más populares entre los ex presidentes estadounidenses es el número 35°, John F. Kennedy. Su paso por la presidencia fue fugaz al perecer víctima del cuarto magnicidio en la historia norteamericana. Además de una impresionante estela de simpatía, dejó como legado el fin de la segregación racial, y una doctrina de relaciones internacionales fundada sobre nuevas bases.

Franklin D. Roosevelt, el 32° de los presidentes, el único minusválido, y el que condujo al país en coyunturas tan difíciles como la Gran Depresión y la II Guerra Mundial. Sus contemporáneos lo premiaron eligiéndolo cuatro veces como presidente.

El quinto puesto es ocupado por el 42° y uno de los cuatro ex presidentes vivos, Bill Clinton. Este lugar pudiera ser disputado por una larga lista formada por figuras como Thomas Jefferson, Woodrow Wilson, Ronald Reagan y otros, y dentro de dos años, por Barack Obama, quien todavía puede “hacer score”.

Ser el primer afro americano en ocupar la presidencia, el que condujo al país en su peor crisis económica desde 1930, puso fin a dos guerras, avanzó en la solución del problema migratorio, y tuvo la lucidez y el valor de desmontar los últimos ladrillos de la Guerra Fría al restablecer las relaciones diplomáticas con La Habana y levantar el bloqueo a Cuba. Todo ello puede sumar puntos para ingresar al Hall de la Fama. Allá nos vemos.

La Habana, 20 de diciembre de 2014


La imagen del día: La derrota tiene un rostro en Miami

Publicado en Cubadebate el 18 diciembre 2014



La congresista republicana, Ileana Ros-Lehtinen, al conocer la noticia sobre la liberación de los tres héroes cubanos y el inicio de normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Foto: AP.

La noticia sobre la liberación de los tres antiterroristas cubanos presos en Estados Unidos y el inicio de las relaciones diplomáticas entre La Habana y Washington, fue considerada una muy buena noticia dentro y fuera de Cuba, así reaccionaron millones de cubanos y varias personalidades y amigos en el resto del mundo; sin embargo, el sentimiento fue muy diferentes en los rostros más públicos de la extrema derecha de Miami. Esta foto de la congresista Ileana Ros-Lehtinen lo dice todo. ¿Estaría posando frente a las cámaras?


Asamblea Nacional de Cuba con Raúl Castro al frente ofrece recibimiento de Héroes a Gerardo, Antonio y Ramón

Es una jornada muy simbólica a la que también asisten René y Fernando González, Elián González y Orlando Cardoso Villavicencio, otro Héroe del país que estuviera prisionero por largos años en cárceles somalíes durante la campaña internacionalista cubana en África. El mandatario cubano se dirigirá al país en la clausura del Cuarto Período Ordinario de Sesiones de la Octava Legislatura del Parlamento


Clausura del Cuarto Período Ordinario de Sesiones de la Octava Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular. Autor: Roberto Suárez

Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
20 de Diciembre del 2014 10:08:05 CDT

La Asamblea Nacional de Cuba con el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro al frente, ofrece desde las diez de la mañana de este sábado un recibimiento de Héroes a Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Ramón Labañino, los tres luchadores antiterroristas liberados el pasado 17 de diciembrepor el Gobierno de Estados Unidos, y con cuyo regreso se abrió una etapa inédita en la historia de las relaciones entre la Isla y la nación norteamericana después del triunfo de la Revolución.

Cubavisión, Cubavisión Internacional, Radio Rebelde y Radio Habana Cuba, transmiten desde las 10:00 a.m., en vivo, la sesión de clausura del Cuarto Período Ordinario de Sesiones de la Octava Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en la que hace uso de la palabra el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

El pasado 17 de diciembre a las 12 del mediodía los mandatarios de Cuba y Estados Unidos se dirigían simultáneamente al mundo para anunciar lo que ya se considera como el acontecimiento del año en el planeta: el inicio del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países interrumpido por más de 50 años, por el empecinamiento de sucesivos gobiernos norteamericanos de derrocar a la Revolución cubana.

Ese mismo día regresaban a Cuba los tres luchadores antiterroristas de Cuba, mientras viajaron hacia Estados Unidos el contratista Alan Gross, condenado por tribunales cubanos a 15 años de prisión por, sirviendo a la Usaid, realizar acciones para subvertir el orden constitucional en la Isla.

Desde su arribo a tierra cubana Gerardo, Ramón y Antonio han vivido el estremecimiento de palpar el inmenso cariño de su pueblo, que había encabezado una gigantesca campaña internacional por su liberación. También ya recibieron el abrazo del presidente cubano Raúl Castro el mismo día de su llegada al país.


El restablecimiento de relaciones Cuba-Estados Unidos dentro de la agenda de Obama

Por Esteban Morales

UNEAC

Sin dudas, Cuba ha obtenido dos triunfos en tiempo récord. Ya están en Cuba Ramón, Gerardo y Antonio. Y Obama ha tenido que reconocer que la política hacia Cuba es un fracaso. Por lo que de lo que se trata ahora es de formular una nueva política. Tal vez no de objetivos esencialmente  diferentes a la primera, pero al menos con métodos distintos.

El discurso de Barack Obama  formula la nueva política y lo hace con una construcción interesante. No se trata de un simple discurso,  sino de una pieza de oratoria política, que marca la estrategia con que el  presidente está enfocando el restablecimiento de las relaciones con Cuba. Todo está dicho en el discurso;  el presidente nos dijo que quiere para Cuba y para Estados Unidos. Con toda la  valentía y honestidad que es posible suponerle. Pero no nos está regalando nada, simplemente  está reconociéndonos el derecho que tenemos todos a luchar por lo que queremos.

La existencia del bloqueo continúa como  pieza clave dentro de la estrategia del presidente, y siendo lo mas difícil,  se enfoca  como algo que será tratado para su eliminación sobre la base de una negociación con el congreso,  después de  que se haya avanzado en otros temas.

Siendo la principal demanda de Cuba y  piedra angular de la agresión histórica de Estados Unidos contra Cuba, el bloqueo queda para último;  como condicionado al comportamiento de Cuba  en otros aspecto de la negociación entre ambos países. No obstante, el presidente podrá ir adoptando medidas que  representarán un alivio importante de las presiones que el bloqueo de conjunto ejerce sobre Cuba, en particular sobre sus relaciones  económicas   a nivel internacional.

Primero que todo, se restablecen las relaciones diplomáticas, lo cual permite la rehabilitación de las embajadas en Washington  y en La Habana,  con vistas a garantizar la logística de las negociaciones. Ello es muy importante, porque ambos países  quedan frente a frente en igualdad de condiciones. Lo cual siempre fue la única condición que Cuba ha planteado.

La asimetría entre ambos países existe, pero no es fruto de la voluntad de nadie; lo que si no es posible permitir,  es que esa asimetría  se traslade a la política. Porque  ello  fue lo que en esencia  hizo fracasar  las negociaciones entre ambos países cuando  la administración de J. Carter.

Entonces, se tratará de dos países negociando sus diferencias, pero entre los cuales ya existen relaciones diplomáticas. Por  lo que tal cosa dará más holgura y libertad de actuar a los que deberán negociar. Al mismo tiempo, que Estados Unidos reconstruye la atalaya que perdió cuando en  enero de 1961 decidió romper las relaciones con Cuba y retirar su Embajada para lo cual la Oficina de Intereses no le ha servido.

Estoy convencido de que muchos aspectos de las negociaciones avanzarán sin grandes  problemas, ni  muchos obstáculos. Un ejemplo de ellos pueden ser: sin tomar en consideración, por ahora,  las implicaciones que cada uno  de ellos tiene para Cuba.

-       Asuntos  migratorios.
-       Culturales e  intercambio Académico.
-       Medio Ambiente.
-       Correos,  Comunicaciones e Internet.
-       Colaboración en la interdicción del  narcotráfico.
-       Relaciones comerciales  dentro de la potestad  ejecutiva, tarjetas de crédito, relaciones bancarias en general.
-       Aspectos financieros ya acordados  para facilitar las relaciones migratorias.
-       Remesas, paquetes, otros beneficios.
-       Intercambio “pueblo a pueblo”.
-       Ayuda humanitaria, solidaridad y remesas para proyectos sociales.
-       Conversaciones alrededor de la base naval de Guantánamo.
-       Viajes  turísticos de norteamericanos a Cuba.
-       Liberación de prisioneros.
-       Cierto intercambio tecnológico, amparado por proyectos culturales, académicos y artísticos previamente acordados.
-       otros asuntos consulares.

En realidad existe toda una gama de actividades, de las cuales  algunas vienen realizándose ya y otras  recibirán más apoyo  de financiamiento para su realización, las mayores complejidades de la negociación  se producirán  con aquellos asuntos de la agenda del presidente que tienen que ver con el régimen económico  y político cubano. Un ejemplo de ellos pueden ser:

-       Niveles  de alcance  de la privatización.
-       Libertades para importar  y exportar.
-       Organizaciones laborales y sindicalización.
-       Libre sindicalización.
-       Derechos Humanos.
-       Democracia.
-       Libertades individuales.
-       Inversiones
-       Contrataciones y  régimen salarial.

Todo parece indicar que en estos últimos  puntos están los asuntos más complejos a negociar. Dado que las administraciones norteamericanas en estos años, han pretendido siempre  obligar a Cuba  a cumplir la  Carta Democrática de la OEA; principios de democracia y derechos humanos y economía de mercado,  que pretenden homogeneizar  el sistema político cubano,  considerando a los de Estados Unidos como modelo  universal de democracia.

Pero si la negociación no será fácil  para Cuba, creo que  tampoco lo será para Estados Unidos. Que con las guerras que ha librado y continua  librando,  las torturas y las cárceles secretas, entre otros,  ha acumulado un largo expediente que  no lo sitúa  en   posición  ventajosa  para la discusión  de estos temas; a los cuales se han  sumado el racismo,  el abuso policial en las  cárceles y ciudades norteamericanas.

Además, Estados Unidos, en particular con su política hacia Cuba, ha contribuido mucho a la desmoralización y  destrucción ética de los principios que durante años ha esgrimido para agredirnos. Utilizando instrumentos, como por ejemplo, poner a Cuba en la lista de países terroristas, asunto este último que les resulta imposible  justificar.

Este último será un debate largo y difícil, que incluso  no  se decide en la discusión de los temas,  sino en la dinámica política interna de Cuba. En la correlación de fuerzas políticas internas que los cambios económicos  generen, logrando llevar a Cuba hacia un régimen de economía  en  que la Isla pueda sostener la  opción socialista que ha escogido. Siendo esta última, la dinámica que Obama quiere desplegar  y sobre la que desea  influir dentro de Cuba. Por lo que en el discurso del presidente  hay tres asuntos claves: el cambio de prisioneros;  el proceso de  restablecimiento de las relaciones entre ambos países y  el interés de Obama  por  cambiar el régimen  político  en Cuba.

El despliegue de la agenda presidencial, desde sus primeros pasos,  desde el propio  discurso, ya cuenta con un ambiente internacional de apoyo,  que va creciendo y lo hará más, según los líderes, sobre todo del hemisferio, vean que las negociaciones para llegar a la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos avanzan.

Ello sin dudas, representa un incremento de la popularidad de Obama  a nivel internacional. Internamente la  nueva política  también cuenta con un  apoyo importante, que de inmediato, repercutirá positivamente en la  popularidad del presidente.

Obama tendrá que enfrentar la oposición que le viene del Congreso, de esa derecha formada por Marco rubio, Díaz Balart, Ileana Ross, Bob Menéndez, entre otros; pero  lo hará desde una posición para defender el cambio de política,  en la que cuenta  con  bastante apoyo interno e internacional y argumentos más que suficientes. Mientras que la parte republicana o no,  opositora, estarán defendiendo el statu quo. Por lo que no es difícil augurar, que estos últimos tienen casi  perdida la batalla, en el orden ético y político. Aunque se aferraran a los mecanismos  administrativos congresionales, para, en términos prácticos,   tratar de frenar  la  aplicación de  las medidas  del presidente.

Pero esa batalla de los congresistas republicanos  contra las iniciativas de Obama, no podrá  prolongarse más allá  del peligro que ella pueda  representar para que los aspirantes republicanos pierdan la simpatía  ante   los procesos electorales del 2018. Y que  la impopularidad  que los ataques contra Obama pueda provocar  para que un candidato republicano logre  acceder a la
presidencia. Luego auguro que la pelea no durará mucho la inteligencia y el pragmatismo de Obama han brillado, cuando seleccionó  el momento  para dar el giro de la política hacia Cuba. Pienso  que por varias razones.

-       Ya habíamos dicho que de todos los conflicto que Obama tiene en su política exterior, el caso de Cuba es el que reúne mejor las condiciones  para obtener resultados rápidos, de impacto global y hemisférico  y sin extraordinarios gasto de recursos. Sobre todo comparándolo con el Medio Oriente.

-       Cuba le sirve a Obama para terminar con una política que al cabo de más de 50 años, ya presentaba costos de oportunidad insostenibles, sin ningún beneficio. Tratar de solucionar otros conflictos le ha costado mucho, sin que aún puede exhibir  logros significativos.

-       Solucionar el conflicto con Cuba representa una gran ayuda para la política exterior norteamericana en el hemisferio. La cual ya había sido fuertemente cuestionada con vistas a la cumbre de las Américas de abril del 2015.

-       Cuba,  paulatinamente,  ha comenzado a mostrar que la colaboración con Estados Unidos  puede tener beneficios nada  despreciables para ambos  países: en términos de la colaboración en la salud, la ciencia, la  educación, el narcotráfico,  la seguridad ambiental y el  intercambio económico, etc.

-       Cuba había devenido a nivel internacional  un conflicto ético  para Estados Unidos con las naciones pequeñas. Que durante años han observado la resistencia heroica  de Cuba y la  incapacidad meridiana   de Estados Unidos para doblegarla.

-       La comunidad cubana en los Estados Unidos ha dejado de ser monolítica, generando corrientes de pensamiento y de comportamiento político, que crecientemente cuestionan la vieja política hacia Cuba. Beneficiando considerablemente a Cuba.

-        El bloqueo ha dejado de ser aceptado a nivel internacional, aún por los aliados de Estados Unidos y fuertemente cuestionado dentro de la sociedad norteamericana  en general. Dentro del mundo académico,  científico norteamericano, social y religioso,  resulta prácticamente imposible encontrar quien apoye esa política.

-       Después del caso de Elián González, la sociedad civil norteamericana, comenzó a reaccionar  de manera negativamente  creciente ante la política seguida por Estados Unidos contra Cuba.

-       las administraciones norteamericanas con su política han tratado de cambiar a Cuba, pero quien ha resultado aislada a nivel internacional  y cambiada internamente, respecto a  cuba,  ha sido la sociedad norteamericana.

El cambio de la política de Estados Unidos hacia Cuba, iniciado por Obama responde a una realidad que solo un grupo reducido no alcanza a ver. Diríase, principalmente entre  aquellos que se habituaron  a vivir de la política hacia Cuba, como un negocio más.

Los que hoy se oponen a la política de Obama hacia Cuba, son aquellos que hicieron de la contrarrevolución un modo de vida  y de la distribución de los dineros de la USAID  una de sus actividades política preferidas.

Romper con ese andamiaje  del dinero fácil  para  tantos,  va a ser algo muy difícil. Por lo pronto el director de la USAID renunció   recientemente. Parece estarse acabando la época del dinero fácil, para radio Martí, tv Martí, una televisión que no se ve en cuba, tal vez se    acaben  las escuelitas para formar líderes;  el dinero para viajar en primera clase y hospedarse n buenos hoteles para ir a echar pestes de Cuba en Europa., etc. Y todo eso es parte del modo de vida de los que sostenían la política que ahora Obama quiere cambiar.

Porque  Obama no  solo tiene que cambiar  la política hacia Cuba, sino también desbaratar la maquinaria  que consumía los  dineros  del contribuyente norteamericano,  para hacer una política contra Cuba, que ahora se muestra hay que cambiarla,  porque no dio los resultados esperados. Todo ese  dinero es posible ahorrárselo y estoy seguro que daría para financiar casi dos embajadas norteamericanas en La Habana. Lo cual es más aceptable para el ciudadano estadounidense, que durante más de 50 años financio una política de la que no  ha   podido ver  sus  resultados. Son muchas las cosas de las que Obama puede desembarazarse al cambiar la política hacia Cuba. Mucha corrupción, burocratismo y oportunismo acompaño siempre a esa política.

Pero le advertimos a Obama, para que no se llame a engaño. Por parte de muchos cubanos  no será fácil imaginar una política en la que Estados Unidos lo que persiga no sea otra cosa que volver a apoderarse  de la Isla.   Aunque no está demás pensarlo, porque en ello pesa demasiado la historia entre ambos países;  por mi parte, creo que hay que actuar sin prejuicios y darles el beneficio de la duda. Aprendiendo  a vivir  dentro de las tendencias generales de este mundo, en el cual, todos tenemos derecho a exigir que los demás se parezcan a nosotros.

Por su parte, Cuba debe brindar su máxima colaboración para que esa política de nuevo tipo avance. Es la única alternativa posible para coexistir en paz. Claro que de ambas partes siempre habrá quienes miren  con la  desconfianza, de si la Isla está vendiendo su independencia y  soberanía,  o si Estados Unidos quiere hacer de Cuba un “hijo bobo” por nada a cambio. Ante ambas actitudes, de los dos lados,  como diría el poeta “cierra la muralla”.

La Habana, Diciembre 18 del 2014