viernes, 12 de diciembre de 2014

ESCLAVITUD Y RACISMO EN ESTADOS UNIDOS

Jorge Gómez Barata

Aunque entre la esclavitud y el racismo existe una relación esencial, son fenómenos diferentes. Ningún ejemplo mejor que Estados Unidos, donde desde 1865 se abolió la esclavitud sin haber podido evitar la supervivencia del racismo, único problema con potencial para desestabilizar al país, y que tras dos siglos de debate, una guerra civil, tres enmiendas a la Constitución y un poderoso movimiento por los derechos civiles, no logra una solución integral.

La cuestión de la esclavitud fue la “manzana de la discordia” de los debates que culminaron con la proclamación de la Constitución en 1790. Lo máximo que en aquellas jornadas alcanzaron los anti esclavistas fue un pronunciamiento según el cual, pasados 20 años, el Congreso podía prohibir  la “Importación de personas”, es decir la trata de esclavos: “El Congreso  ̶ dice la Constitución ̶ no podrá antes del año 1808 prohibir la inmigración o importación de aquellas personas cuya admisión considere conveniente cualquiera de los estados… …” En 1810 el legislativo utilizó esa facultad. Aritméticamente, al no ingresar nuevos esclavos, en cierto número de años la esclavitud desaparecería.

La cláusula no resolvió la cuestión de fondo, sino que la hizo más perversa. La prohibición de importar esclavos sin abolir la esclavitud explica por qué los dueños de esclavos norteamericanos eran más benevolentes con sus “piezas”, a las que cuidaban mejor que sus colegas de Las Antillas, incluso les permitían constituir familias y “reproducirse”. Un dato lo explica todo, habiendo ingresado seiscientos mil esclavos, Estados Unidos llegó a poseer más de cuatro millones. En realidad los criaban como ganado. 

LA LUCHA CONTRA LA ESCLAVITUD

La lucha contra la esclavitud en Estados Unidos precedió más de un siglo al combate a la discriminación racial, y comenzó por el movimiento abolicionista iniciado alrededor de 1830. Los abolicionistas trataban de persuadir a la sociedad de que los esclavos podían comportarse correctamente, incluso los hubo que trataron de probar que la esclavitud era un “mal negocio”. El problema de la esclavitud dividió al país, provocó el movimiento secesionista y la Guerra Civil, que al precio de casi un millón de muertos, hizo posible la entronización de la 13° Enmienda a la Constitución, que en 1865 eliminó la esclavitud.

Al separarse del país y constituir otro Estado, los estados secesionistas se convirtieron en enemigos de los Estados Unidos, que al derrotarlos, los convirtió en “territorios ocupados”, en los cuales se aplicó una política llamada de “Reconstrucción”, encaminada a su reinserción en la Unión. Ese período se prolongó hasta 1877, cuando el presidente Rutherford Hayes retiró las tropas federales.

Al retomar el poder, los amargados blancos sureños no podían desconocer la 13° Enmienda, que les impedía poseer esclavos pero no los obligaba a aceptar a los negros, a quienes repudiaban aún más que antes. La Guerra Civil resolvió el problema de la esclavitud pero agravó el de la discriminación racial. La segregación, que se prolongó hasta los años sesenta, fue la venganza de los esclavistas derrotados.

¿Por qué la nación norteamericana, que alcanza los más altos grados de civilización material, cuya cultura es apreciada en todo el planeta, y que ha dado muestras de rechazo al racismo eligiendo a un presidente negro, no logra neutralizar el odio de un sector que puede precipitar al país a una catástrofe social?  Probablemente la movilización social de esa mayoría sea la respuesta. Combustible y argumentos hay. Falta el liderazgo. Allá nos vemos.

La Habana, 12 de diciembre de 2014


Forenses: La muerte del niño tiroteado por la Policía en Cleveland fue un homicidio

RT  -  12 dic 2014 17:28 GMT

REUTERS/Aaron Josefczyk

Los médicos forenses de Cleveland han dictaminado que la muerte del afroamericano Tamir Rice, de 12 años, tiroteado por la Policía en noviembre, fue un homicidio.

El informe de la autopsia del cuerpo del niño hecho público este viernes detalla, además, que fue una la bala mortal. Esta entró por el lado izquierdo del abdomen, causando heridas en los intestinos y la pelvis. El análisis toxicólogo mostró que las drogas en su sistema fueron administradas durante la cirugía, reza el documento citado por 'cleveland.com'.

Rice recibió dos disparos en menos de dos segundos luego que llegara un coche patrulla respondiendo a una denuncia sobre un adolescente armado en un parque de Cleveland (Ohio, EE.UU.).

En el video, hecho público por la Policía, se ve que el niño tenía una pistola con la que apuntaba en distintas direcciones antes de entrar en una glorieta. La pistola resultó ser un juguete.

De acuerdo con los reportes de los agentes, el arma que tenía Rice aquel día era una reproducción del tipo Airsoft, que se asemeja a una pistola semiautomática que normalmente dispara bolitas de plástico.


Fidel y Chávez: abrazo de hermanos

Radio Rebelde - 2014.12.12 - 06:15:42 / web@radiorebelde.icrt.cu / Angélica Paredes López


El entonces Teniente Coronel Hugo Chávez Frías es recibido en el aeropuerto por el Comandante Fidel Castro, en 1994.

El 13 de diciembre de 1994, el Teniente Coronel Hugo Chávez Frías llegó a La Habana invitado por la Casa Simón Bolívar. Cuando el avión de la aerolínea Viasa aterrizó en el Aeropuerto Internacional José Martí, descubrió que al pie de la escalerilla lo esperaba el Comandante Fidel Castro, quien le tributó un recibimiento de Jefe de Estado.

Fue la primera vez que se encontraron los dos líderes y ese día comenzó una amistad entrañable, que luego se convirtió en sincero amor de padre e hijo.

En un momento difícil para Cuba, y para el movimiento revolucionario mundial, Chávez aceptó la invitación que le cursara el Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal, y viajó a la Isla en un gesto de valentía.

Fidel, siempre sabio, avizoró la grandeza del joven. Largas horas de conversación y profundo análisis marcaron el inicio de una verdadera hermandad entre dos líderes y sus pueblos.

En el Aula Magna de la Universidad de La Habana, Chávez acaparó la simpatía de todos los presentes, cuando expresó que “era la primera vez que venía físicamente, porque en sueños, a Cuba había venido muchas veces”.

Aquel 14 de diciembre de 1994, Hugo Chávez Frías reconoció la influencia de la Revolución Cubana en su pensamiento revolucionario.

Aseguró que “algún día esperaban venir a Cuba en condiciones de extender los brazos para mutuamente alimentarnos en un proyecto latinoamericano”.

Y Chávez cumplió, se convirtió en el mejor amigo de Cuba.

II Encuentro de Cubanos en EE.UU.

Por Andrés Gómez*

Foto Virgilio Ponce - Martianos-Hermes-Cubainformación

El II Encuentro de Cubanos Residentes en los Estados Unidos: en Defensa de la Soberanía Nacional, tuvo lugar en Washington D.C. el pasado 6 de diciembre, a año y medio después del I Encuentro. En realidad este segundo Encuentro tuvo lugar en el centro comunitario la Casa de Maryland en la localidad de Hyattsville, en el estado de Maryland, a escasas millas del límite del Distrito de Columbia.

En este II Encuentro participaron cerca de cien cubanos residentes en Estados Unidos comprometidos en la defensa de la independencia de la patria, el mejoramiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, así como en la lucha en contra del Bloqueo. En el anterior Encuentro, el 28 de abril de 2013, participaron un poco más de un centenar de invitados.

Es evidente un consenso entre los participantes que este Encuentro fue exitoso en las metas que se trazó. Como también el contenido del mismo, a través de los paneles que tuvieron lugar, las ponencias de los panelistas y la participación de los invitados en los períodos de comentarios, preguntas y respuestas, fue muy satisfactorio y superior al Encuentro anterior. Lo cual es positivo.

Aunque sí faltó un período de preguntas y respuestas, con límite de tiempo, como fueron las presentaciones de los otros temas, después de una explicación detallada por parte de las autoridades cubanas presentes, de asuntos pertinentes a la nueva ley migratoria cubana de enero de 2013; los problemas de los trámites consulares, incluidos los pasaportes, que nos afectan como cubanos residentes en EE.UU., dada la imposibilidad de encontrar bancos donde abrir cuentas por parte del consulado cubano debido a las leyes que conforman el Bloqueo; así como otros asuntos de índole consular que preocupan a algunos de los participantes. Asuntos que fueron informados en parte en los discursos del Embajador José Ramón Cabañas, Jefe de la Sección de Intereses de Cuba en Estados Unidos, como en el del Embajador Rafael Dausá, Director de la Dirección de Asuntos Consulares y de Cubanos Residentes en el Exterior (Daccre), aunque no en el formato anteriormente sugerido.

Asuntos de trascendencia, que también fueron bases de la convocatoria del Encuentro son: la continua lucha por parte de un cada vez creciente movimiento mundial en reclamo de la inmediata libertad de nuestros tres hermanos, Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero; y la arbitraria inclusión de Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo del gobierno de EE.UU., inclusión que le permite a Washington mantener e intensificar onerosas medidas en contra de Cuba.

El programa del II Encuentro consistió en cuatro paneles, espacios de preguntas y respuestas, el discurso de inauguración por el Embajador Cabañas y el discurso de clausura por el Embajador Dausá.

El primer panel trató la necesidad de un cambio en la política de Estados Unidos hacia Cuba, el papel de los cubanos residentes en este país en el mismo, como también las afectaciones derivadas de dicha política de Bloqueo en los cubanos residentes en este país. Los panelistas fueron: Guillermo Grenier [profesor de Florida International University (FIU)]; Max Lesnik (dirigente de la Alianza Martiana y director de la revista Réplica); Álvaro Fernández (editor de la publicación digital Progreso Semanal) y Antonio Zamora [abogado, profesor de FIU y dirigente de la Fundación pro Normalización de las Relaciones entre Estados Unidos y Cuba, (Fornorm)]. Su moderadora fue Elena Freyre (presidenta de Fornorm).

El segundo panel, también en la mañana, trató sobre la actualización del proceso jurídico de Gerardo, Ramón y Antonio, el que se mantiene en su etapa de apelación extraordinaria, así como el aspecto político del proceso actualizando el desarrollo del movimiento mundial que exige su liberación, como también otros asuntos relacionados a su excarcelación, incluyendo un posible intercambio de prisioneros entre los gobiernos de EE.UU. y Cuba. Este panel también tuvo como tarea tratar la inclusión de Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo del gobierno de Estados Unidos. Moderó el panel Luis Rumbaut (abogado y editor del Boletín digital La Alborada). Los panelistas fueron: Edmundo García (periodista y conductor del programa digital La Tarde se Mueve); José Pertierra (abogado, quien representa al gobierno de Venezuela en el caso de extradición del terrorista Luis Posada Carriles); y Andrés Gómez (periodista y Coordinador Nacional de la Brigada Antonio Maceo).

El tercer panel, en la tarde, tuvo como tarea el papel de los cubanos residentes en el exterior en la batalla mediática a favor de Cuba, así como el uso de las nuevas tecnologías y las redes sociales. Los panelistas fueron: Cristina Escobar (periodista de la televisión cubana); y Luis Rumbaut. Moderó el panel José Pertierra.

El cuarto panel tuvo como tarea el tema de la cultura y la identidad nacional. Los panelistas fueron: José Barreiro (Curador del Instituto Smithonian); Hugo Cancio (director de la revista OnCuba y dirigente de la organización Generación Cambio Cubano); y Yadira Escobar (editora del blog Sin Odios ni Rencores). Moderó el panel Manolo Gómez (dirigente de Cuban American Alliance).

Fuimos informados que actualmente existen 148 organizaciones de cubanos residentes en el exterior en 76 países en el mundo. En el 2014 se han efectuado 30 encuentros nacionales de estas organizaciones y un encuentro continental en Europa.

Los cubanos participantes en este II Encuentro residen en once estados de la Unión y en el Distrito de Columbia. Estos estados son: la Florida, California, Luisiana, Nueva York, Virginia, Maryland, Kentucky, Georgia, Pensilvania, Illinois y Ohio. El 90% de los participantes residen en el estado de la Florida y de éstos, casi todos, viven en el Condado Miami Dade.

Hay quienes mantienen que debe haber mayor participación en estos Encuentros de cubanos que residen en otros estados que no sea la Florida. Y no discrepo que debería ser así. Aunque esto no tiene necesariamente que ver con las autoridades organizadoras de estos eventos. Más bien tiene que ver con la disponibilidad de esos cubanos residentes en otros estados a participar en estos eventos y en este Encuentro en particular. Como mucho tiene que ver también con el hecho que según las cifras del último censo nacional de Estados Unidos, de los 1.8 millones de cubanos que viven en este país (58% nacidos en Cuba y 42% nacidos en EE.UU.), el 70% vive en el estado de la Florida, y el 75% de éstos viven en el Condado Miami-Dade.

Para asegurar el futuro desarrollo de estos importantes encuentros nacionales se debe estrictamente observar los propósitos y el espíritu bajo los cuales se han convocado: Como "una excelente oportunidad para la colaboración, reflexión y el intercambio constructivo y respetuoso entre cubanos".

Se tiene que respetar a todas las personas participantes, así como sus puntos de vista y modalidades de trabajo. Es impermisible que, por cualquier motivo, se le falte el respeto a otro participante o se denigre el trabajo que cualquiera de ellos realice en pos de los objetivos comunes que nos une en este empeño patrio.

* Periodista cubano residente en EE.UU., Director de Areítodigital.


Sostienen amistoso encuentro Embajador cubano y Presidente de la Asamblea Nacional de Namibia

Windhoek, 11 de diciembre de 2014.- El embajador cubano en esta capital, cro. Giraldo Mazola Collazo, sostuvo en horas de la mañana un fraternal encuentro con el Sr. Theo Ben Gurirab, presidente de la Asamblea Nacional de la República de Namibia, fin intercambiar sobre el estado actual de las relaciones entre Cuba y Namibia.

El diplomático cubano y el dignatario namibio, en un ambiente de franca camaradería, intercambiaron sobre sus contactos anteriores que datan de treinta años atrás, cuando Gurirab representaba a Swapo en Naciones Unidas.

El destacado líder namibio recordó con afecto sus sucesivas visitas a Cuba, en las que sostuvo encuentros amistosos con Fidel y Raúl. Asimismo, realizó una amplia explicación sobre la situación actual del país y las recientes elecciones presidenciales y parlamentarias. También le transmitió los saludos de Esteban Lazo, Presidente de la Asamblea Nacional y de su predecesor Ricardo Alarcón.

Por su parte, el embajador Mazola explicó las actuales transformaciones que tienen lugar en Cuba, relativas al perfeccionamiento de los órganos de dirección provinciales y a la implementación de los Lineamientos. Asimismo planteó a su anfitrión cuál sería su misión en este país durante los próximos cuatro años.

Ambos dirigentes reafirmaron sus compromisos de llevar hacia adelante las relaciones históricas entre ambos países y consolidar los nexos entre los órganos legislativos de Cuba y Namibia.

Embacuba Namibia


¿En qué se parecen Guatemala y Bolivia?

Ollantay Itzamná


Hace unas semanas atrás, en una conversación informal con funcionarios públicos del Estado de Guatemala, sugerí que en el diseño e implementación de las políticas públicas se debería obedecer menos a Washington, y considerar más como referente a los eficientes procesos de cambio boliviano. Pero, una funcionaria profesional me increpó duramente, y sintetizó su disgusto colérico en: “Aquí no queremos comunismo”. Sí, aunque Ud. no lo crea. Una profesional posgraduada, funcionaria pública, en pleno siglo XXI.

¿En qué fueron hermanas siamesas Guatemala y Bolivia?

Bolivia y Guatemala tuvieron casi la misma suerte durante la Colonia española, no sólo porque fueron Audiencia ambos, sino porque material y socialmente sirvieron para la sostenibilidad del sistema colonial. Culturalmente gozaron y gozan de una megadiversidad de pueblos originarios que hacen actualmente una mayoría demográfica en ambos países.

Al finalizar el sistema colonial español, ambas audiencias contaban casi con el mismo tamaño geográfico. Pero, en el origen y la trayectoria republicana, Guatemala perdió Chiapas, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Belice. En cambio  la Audiencia de Charcas (Bolivia) sumó cerca del 75% de su territorio actual al momento de surgir como República. Por eso Guatemala, geográficamente, en la actualidad, es casi el 10% del territorio boliviano. Aunque en proporción multicultural, Guatemala es más grande que cualquier país latinoamericano.

Estos dos países, hermanas siamesas, nacieron y se hundieron en su etapa republicana gangrenadas por los mismos pecados capitales: Exclusión y empobrecimiento de las grandes mayorías, institucionalización del racismo/machismo y sobre expoliación laboral de los pueblos aborígenes, ausencia total de un proyecto de Estado nación, afianzamiento del colonialismo interno (Estado criollo) en los territorios indígenas, idealización e imitación de los vicios del sistema colonial como virtudes centrales por parte de las élites y sus “peones”, etc.

Por eso, estas dos repúblicas bicentenarias ingresaron al siglo XXI hermanadas en los mismos males estructurales: envidiablemente ricos, como pocos países, pero miserablemente desiguales casi como ningún otro. Compitiendo entre sí por la corona mundial en la corrupción pública. Racistas, clasistas y “cristianas” como ellas mismas. Aduladoras de foráneos modelos de vida, pero implacablemente inquisidoras con toda manifestación de sus identidades milenarias.

Amantes y creyentes de las promesas mentirosas de los gobiernos norteamericanos, más que los propios gringos. Desintegrados social, política, territorial y culturalmente, más que cualquiera de sus vecinas. En resumen: estados sin naciones, y naciones sin estado. Catalogadas ambas como estados fallidos. A mediados del siglo XX, ambas repúblicas intentaron las revoluciones nacionales más prometedoras de la región, pero ambos intentos sucumbieron hipnotizados por el espejismo de lo que después sería el “fascinante” Imperio neoliberal.

Bolivia miró hacia sus entrañas, y Guatemala persiste hipnotizada por la ilusión del neoliberalismo

En aquel contexto de Estado fallido y pueblo enfermo boliviano, movimientos sociales y pueblos indígenas organizados se constituyeron en los nuevos sujetos sociopolíticos con horizontes aún desconocidos. Habitados por la conciencia de dignidad y soberanía, o quizás por el simple instinto de sobrevivencia y convivencia que habita a cada pueblo, impulsaron inéditos procesos de transformaciones estructurales.

Dejaron de ser creyentes, y sospecharon del espejismo neoliberal y neocolonial de la modernidad. Así, de la conciencia sociocultural creciente transitaron hacia la consciencia política colectiva. Y convirtieron su mayoría demográfica servil, en mayoría política refundacional, con su propio instrumento político. Sin corbatas, sin títulos, sin manuales, emprendieron un inédito proceso creativo constituyente intercultural para sentar las bases de un nuevo Estado Plurinacional y sociedad intercultural.

Hay ingenuos desinformados que dicen: “Evo lo hizo”, “los cuadros de izquierda lo hicieron”. Falso, fue el pueblo saqueado, humillados y hostigado por el neocolonialismo que fecundó miles de Evo. La izquierda política tradicional, anduvo de turismo ideológico por Europa. Y, los intelectuales de derecha y de izquierda disfrutaban de las migajas neoliberales por sus servicios de consultoría. Al igual que en la Guatemala actual.

Hace una década atrás, Bolivia era la Guatemala suramericana. Un Estado fallido, aunque no con la desintegración social violenta que vive, ahora, este último. Pero, sí con una amenaza de fragmentación territorial, y hundido en el sinsentido generalizado. En ese contexto, los resabios de dignidad y soberanía, se articularon y se constituyeron de facto desde las profundidades del intento de país.


¿Por qué sugerí aquel atrevimiento de tomar como referencia a Bolivia?

Hace casi una década atrás, los gobiernos bolivianos, cada fin de año, competían con los de Guatemala, Honduras, etc., sombrero en mano, pidiendo limosnas en ámbitos internacionales para pagar sueldos y aguinaldos a sus trabajadores.

Ahora, mientras en Guatemala la regla es el déficit fiscal (promedio del 5% del presupuesto anual), Bolivia se convirtió en un fenómeno con su sostenido superávit fiscal. Como en ningún otro Estado, en Bolivia se paga doble aguinaldo a todos los/as trabajadores. Pero para ello, en Bolivia (con un territorio 10 veces más grande que Guatemala), el Compañero Presidente tuvo que ajustar su sueldo a no más de US$ 2,600 mensuales (en el 2006 se rebajó el sueldo en 50%, y ningún funcionario gana más que el Presidente). En Bolivia, el Estado destina para inversión pública cerca del 28% del Producto Interno Bruto (PIB). Mientras en Guatemala, su Presidente gana un sueldo mensual de US$ 18,311, y el Estado destina a inversión pública un poco más del 3% de su PIB.

Bolivia asigna cerca del 7% de su PIB para educación/investigación, Guatemala sólo dispone para este rubro cerca del 3% de su PIB (que apenas cubre los salarios de docentes). Mientras en Bolivia, apenas cerca el 14% del presupuesto general del Estado Plurinacional se destina para sueldos y salarios, en Guatemala, cerca del 70% del presupuesto nacional anual está destinado para gasto corriente.

El proceso de cambio boliviano no sólo devolvió la dignidad y la autoestima a los/os bolivianos, haciendo del país un referente inevitable para teóricos y pragmáticos inquietos, sino que en menos de una década la tara del analfabetismo (casi congénita a las repúblicas latinoamericanas), fue superada casi por completo. Más de un millón de empobrecidos salieron de la categoría de pobres. La amenaza de la disolución/división territorial del país (Altiplano-Oriente) se difuminó. En definitiva, el mito casi corporizado de: indio haragán, bruto, borracho/despilfarrador, está siendo superado del imaginario colectivo, producto de la envidiable capacidad administrativa del gobierno indígena. Se afianza, aunque con dificultades, democracias participativas y comunitarias.

Mientras esto ocurre en la Bolivia actual, Guatemala padece una crónica anomía, no sólo identitaria, sino de proyecto político de nación. Padece una estampida migratoria poblacional desoladora hacia el norte sangriento. El Estado fallido es un cuerpo putrefacto por la corrupción, donde salta el pus en cualquier lugar que se le ponga el dedo. La desintegración social y territorial es cada vez más acelerada, en la medida en que el Estado gendarme se diluye bajo los intereses de los violentos agentes neoliberales.

Mientras en la Bolivia actual es un orgullo ser indígena y ser boliviano, aquí, ser guatemalteco o ser indígena consciente es prácticamente un delito. Aquí, el o la indígena no tiene derechos, sólo obligaciones, pero la palma africana o la caña de azúcar adquieren categoría de ciudadanos plenos. En la última década, más de un millón de guatemaltecos ingresaron a engrosar el ejército incontenible de pobres. Cada guatemalteco/a nace con una deuda pública que supera los US$ 1000. De cada 10 niños/as guatemaltecos, 6 nacen condenados a librar la cruenta batalla perdida de la desnutrición. Pero, eso sí. Guatemala tiene más de US$ 53 mil millones de PIB, casi el 95% controlado por el sector privado. Mientras Bolivia, apenas tiene US$ 31 mil millones (en 2006, era alrededor de US$ 17 mil millones), pero cerca del 30% creciente bajo el control del sector público.

En la Bolivia postneoliberal, los antiguos ricos honestos, junto a los nuevos ricos indomestizos, lejos de perder sus bienes, acumularon más, pero de manera ordenada, y sin utilizar al Estado (de financista a fondo perdido o de policía de seguridad). En la Guatemala actual, ricos y pobres subsisten a diario con un “Jesús y María” en los labios, porque aquí, como en todo Estado Fallido, cada instante de vida es prácticamente un acto de fe, un milagro portentoso.

* Indígena quechua, abogado y antropólogo