domingo, 13 de abril de 2014

Una isla cubana de cocodrilos y turistas

Por Roberto F. Campos *

La Habana (PL) En momentos que el turismo de naturaleza se desarrolla con fuerza en el mundo, Cuba tiene escenarios, islas e islotes de gran atracción por lo bien conservado del paisaje y especies atractivas como los cocodrilos.

Ese es el caso de la Isla de la Juventud, que además de contar con un sugestivo nombre exhibe la interacción de turistas y cocodrilos, toda una aventura y quizás plato fuerte para incrementar la visita de viajeros provenientes de todo el mundo.

Se trata de reptiles conocidos por sus bruscos movimientos y que pueden correr, de repente (arranque) por tierra, a más de 80 kilómetros por hora, nadar también a gran velocidad y golpear a cualquier ser humano rápidamente.

Parece que, pese a tales peligros, los cocodrilos tienen mucho que ver con unas buenas vacaciones, pues en el país existen dos criaderos de ese ofidio, el más importante en la Ciénaga de Zapata, en la occidental provincia cubana de Matanzas, y el de la Isla de la Juventud.

Este último se encuentra situado en cayo Potrero, en la ciénaga de Lanier, en la parte sur de la ínsula, distante solo unos 50 kilómetros hacia el sur de la isla grande que es Cuba.

Cada semana, visitantes de varias partes del mundo llegan allí decididos a tener estos encuentros cercanos. Acompañados por criadores, esa aventura comienza por una explicación y termina por la posibilidad, solo para los más osados, de sostener en sus manos a un cocodrilito o sentarse sobre uno adulto.

En este segundo criadero del país, con 25 años de creado, trabajan 21 personas para atender a los saurios, 80 de ellos en el área de cautiverio, entre los cuales figuran 27 hembras y siete machos para reproducción, sobre todo de la especie rhombifer, típicamente cubana.

Lanier es un brazo de ciénaga que apareció por la acción del hombre con la extracción de turba para la siembra y cosecha de cítricos, y luego se empleó para la introducción de una especie que existió en el lugar en los años 50 del pasado siglo.

Sin embargo, una captura indiscriminada por su piel, colmillos y carne -bastante caras- disminuyó su presencia, pero desde los años 60 se gestiona un plan de recría y cuidado. Por eso se trajo, en su nueva etapa, pies de cría de Matanzas para liberarlos al medio ambiente.

El otro percance fue cuando dos huracanes pasaron por la Isla de la Juventud en 2008 y crearon verdaderos desastres, al romper las cercas existentes y diseminar muchos cocodrilos por la ciénaga.

No obstante, un delicado trabajo de los empleados del criadero pudo recuperar el lugar, con paisajes verdaderamente fascinantes, con las flores de nenúfar en franco desafío al calor y una maleza que cada día se recupera para dar la imagen típica del hábitat de los cocodrilos.

Los pequeños de todas las edades se pueden apreciar en el lugar, pues los cuidadores van a la ciénaga y rescatan los huevos del carbón y la turba a los 85 o 90 días de puestos, para protegerlos.

Entonces, los pasan a unas especies de "semilleros" con turba, de manera rectangular, donde los observan hasta su salida del cascarón.


Comentan los expertos que, desde pequeños, los ejemplares de la especie rhombifer son muy agresivos y deben andar con cuidado entre ellos para no recibir una dolorosa mordida.

Luego pasan por distintas pocetas hasta que están listos para ir a los cuartones en su medio natural. Muchos de ellos son liberados luego a ciénaga abierta, con un cuidado extremo por parte de los veterinarios, para marcarlos y reconocerlos después.

Los cocodrilos pueden enfermar de la gota o por falta de alimentos en sus primeros tres años, pero luego están perfectamente adaptados a una vida que puede durar más de una centuria.

Un día común y corriente de los cuidadores consiste en mantener los corrales limpios, reparar cercas, observarlos durante todo el tiempo para que no se peleen, especialmente las cocodrilas viejas con otros machos, pues las contiendas son cruentas y a muerte.

Son alimentados con pescado de la zona como el sábalo, o carne de reces con problemas para la distribución humana. De esa manera el rhombifer llega a tener 400 libras de peso y alrededor de 3,5 metros de largo.

Existen en el lugar otras especies como el acutus, que es emigrante y llega hasta cuatro metros de largo, y la babilla, que resulta el más chico.

Los cuidadores tienen unas habilidades muy particulares para enlazar y aguantar a estos cocodrilos, para soltarlos o tomarlos, para alimentarlos.

Se guían por el movimiento y, aunque hacen una rápida carrera, incluso en tierra, se detienen rápido al no alcanzar la presa, debido a su sangre fría y a la necesidad de recuperarse. Es por ello que vemos muchos cocodrilos acumulados al sol, inmóviles. Luego de conocer estos detalles, algún turista pregunta: ¿Entonces si vienen hacia nosotros, debemos detenernos? Y el cuidador responde sonriente: "Yo no lo aconsejaría, preferiría correr lo más rápido y lejos posible".

La ciénaga de Lanier está en la zona sur de la Isla y es considerada Parque Nacional. Posee alrededor de 100 kilómetros cuadrados de extensión y es el segundo humedal de importancia en Cuba, después del de Zapata.

Integra la Lista de Humedales de Importancia Internacional, de acuerdo con la oficina de la Convención de Ramsar, tratado sobre los humedales aprobado el 2 de febrero de 1971 en la ciudad iraní de ese nombre, y referido a la conservación y uso racional de estos ecosistemas.

*Periodista de la redacción de Economía de Prensa Latina.

arb/crc/rfc


Crece tensión en el este de Ucrania

   Por Giuseppe Agliastro

   
KIEV, 12 (ANSA) - Grupos pro rusos ocuparon hoy la sede del Servicio de Seguridad de Ucrania en Slavjansk, así como la comisaría de esa localidad, por lo que prosiguieron los levantamientos en el este del país, bajo una tensión creciente desde el derrocamiento del presidente Viktor Ianukovich y la anexión de la península de Crimea a Moscú.

   Entretanto, el jefe de Policía de Donetsk, Kostiantin Pozhidayev, renunció hoy luego de que manifestantes pro rusos se abalanzaran contra el cuartel central de la policía de esa localidad ucraniana.

   Fuentes de seguridad de Kiev informaron que al menos 20 personas armadas entraron por la mañana (hora local) en la comisaría de la ciudad Slavjansk y luego tomaron el edificio del Servicio de Seguridad (SBU).

    Las mismas fuentes indicaron que en el ataque a la estación de policía de Slavjansk, los manifestantes se adueñaron de 400 pistolas Makarov y 20 fusiles automáticos.

    Lo dijeron autoridades policiales de Kiev, según reportó la prensa ucraniana.

   En tanto, unas 3.000 personas marcharon hoy Donetsk, sudeste de Ucrania, con acalorados cánticos y pancartas en favor de Rusia.

    Lo hacían frente a barricadas levantadas para defender la sede de la gobernación regional, ocupada por los separatistas pro rusos desde el domingo pasado.

   Muchos de los manifestantes lucían en el pecho el símbolo de una roseta negra y naranja, emblema de la victoria rusa.

   La manifestación también agitó numerosas banderas rusas e incluso de la ex Unión Soviética, según lo comprobó ANSA en el lugar.

    También en Donetsk unos doscientos manifestantes pro rusos, mucho de ellos armados, se abalanzaron hoy contra el cuartel central de la policía y se instalaron en ella.

    Por ese motivo, dimitió el jefe de la policía y luego los manifestantes salieron a las calles para declarar una "república popular de Donetsk".

   El ministro de Exteriores de Kiev, Andriy Deshchitsia, pidió hoy que Moscú "ponga fin a sus acciones provocadoras" en el este de Ucrania. El ministro, quien cree que hay agentes rusos en el este del país, le comunicó esa inquietud a su colega ruso, Sergei Lavrov, en una conversación telefónica.

    Lavrov, as u vez, demandó que no se usa la fuerza contra la población pro rusa.

   La hostilidad que no cesa en esa región pudo más que los dichos ayer del premier ucraniano, Arseni Iatseniuk, quien se declaró dispuesto a conceder mayor autonomía a los poderes locales, aunque no aclaró de qué modo.

MZU-ADG/ACZ 
12/04/2014 19:42 


Los Cinco, el Tweeter cubano y Allan Gross

Por Lorenzo Gonzalo *

Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación

Para pensar en un perdón presidencial, o un canje de prisioneros, en el caso de los agentes cubanos presos en Estados Unidos, es necesario despejar las dudas sobre el cargo de conspiración para cometer asesinato en primer grado imputado a Gerardo Hernández.

Se trató de un cargo que incluso la fiscalía no pudo probar y por razones que sólo se explican políticamente prevaleció sobre la veracidad de los hechos.

La única persona que conocía que los aviones serían derribados en una próxima incursión, es José Basulto, jefe de aquella operación provocadora. Es el único que hubiese podido impedir la muerte de esas cuatro personas.

Desde la víspera del fatídico vuelo los periodistas conocían de la incursión, así como la Directora de la Agencia Nacional de Aviación, Cecilia Capestany y también Richard Nuccio, quien fungía en ese momento como asesor presidencial.

Por otra parte, el gobierno cubano le había expresado a diferentes personalidades del gobierno estadounidense que visitaron la Isla en las semanas previas al incidente, que de existir una próxima incursión sobre el territorio nacional, los aviones serían derribados.

Incluso en una oportunidad, el Presidente Fidel Castro le comentó al periodista Max Lesnik, Director de Radio Miami, y cito: “en una próxima incursión, la licencia de Basulto tendrán que buscarla en el fondo del mar”.

Durante semanas el gobierno cubano había estado advirtiendo lo que ocurriría si volvían a penetrar en territorio nacional a lanzar panfletos incitando a la violencia. Basulto lo sabía. No creo que sea necesario recordarle a quienes conocen del diferendo entre los dos países, que una advertencia de este tipo pudiera interpretarse como mera intimidación. Para nadie es secreto que el gobierno cubano en estos asuntos nunca ha intimidado y que promesas semejantes nunca son incumplidas. Por consiguiente si Basulto interpretó el mensaje de este modo, existirían más razones para llamarlo a dar cuentas por su irresponsable conducta.

Por supuesto, difícilmente podríamos achacarlo como una irresponsabilidad si tenemos en cuenta que esta persona se había caracterizado en varias oportunidades por su afán de fabricar incidentes, con el malévolo propósito de provocar una intervención armada de Estados Unidos a Cuba.

Otro aspecto que desmiente que Gerardo haya comunicado a Cuba sobre el vuelo, además de haber sido del conocimiento público, es que desde días anteriores éste estaba involucrado en las faenas de trasladar a otro agente cubano, Juan Pablo Roque, quien trabajaba con Basulto en su organización, para que abandonase el territorio estadounidense, vía Cancún.

Además todo indica que quien comunicó a Roque que no volase el día 24 de febrero de 1996, fue el agente cubano Oscar Montoto.

Despejar la inocencia de Gerardo del cargo, aunque sea sólo a nivel del convencimiento personal del Presidente Barack Obama, es importante, pues se trata de un caso de conspiración para cometer asesinato contra ciudadanos estadounidenses, por un extranjero. No es necesario recalcar mucho que en el pensamiento popular estadounidense y de cualquier pueblo, en la fábula política y en el trajín electoral de las facciones que compiten por la Casa Blanca, no es difícil trocar dicho cargo por el de asesinato, asesino y sus derivados.

Aspirar a un perdón presidencial, al menos en el caso de Gerardo, sin que Obama haya despejado estas dudas, es difícil y probablemente no hay antecedente histórico.

No es igual la conmutación de la pena de muerte, que el Presidente Truman otorgó a uno de los nacionalistas puertorriqueños que participó en el atentado en su contra en 1948 y que ocasionó la muerte de uno de los policías que lo custodiaban.

Se trataba entonces de Puerto Rico, un país que llevaba ocupado tan solo cincuenta años por Estados Unidos y donde aún estaban frescas las heridas de la ocupación. Conmutar aquella pena de muerte fue un modo de ayudar a calmar los ánimos de sus residentes.

Este caso es diferente. Se trata de una persona infiltrada en Estados Unidos por el gobierno de un país declarado enemigo por el Departamento del Tesoro, acusado de conspirar para asesinar a ciudadanos estadounidenses.

Nuestro punto de vista, recalcando la necesidad de interesar al Ejecutivo en el caso de los Cinco y especialmente en el de Gerardo, surge ahora con mucha fuerza a raíz de dos incidentes.

El primero la huelga de hambre iniciada por Allan Gross el 4 de abril y ya finalizada el 10 y el segundo, la repercusión de la denuncia de la AP referente a las labores clandestinas de USAID, dirigidas a desestabilizar al gobierno cubano.

Esto ha creado un escenario propicio para que el Secretario de Estado Kerry se interese en el caso, con lo cual es obvio pensar que el Presidente también deberá estar al tanto de la situación.

Un asunto de esta naturaleza, no se resuelve en esencia con movilizaciones solidarias como el caso de Alfred Dreyfus en Francia, donde dos fuerzas nacionales chocaron una vez que el caso fue denunciado.

Para que los cubanos que permanecen presos reciban una decisión favorable, es fundamental que el asunto llegue al Ejecutivo a través un gran escándalo de la prensa nacional, como ocurre con los movimientos de inmigrantes o las protestas raciales.

Debe llegar además como un referente especial y no como una petición más, a la mesa del Presidente, destacando las contradicciones, la poca transparencia del juicio y la improcedencia de Washington en sus relaciones con La Habana.

La reclamación de Gross, exigiendo a su Estado que se involucre y la denuncia de AP, coloca a Estados Unidos en el banquillo de los acusados, no sólo por su injerencia, sino por dirigir actos de subversión en contra del gobierno cubano. Esto pudiera desencadenar el escándalo que la prensa necesita para fundamentar una sólida denuncia de la injusticia del caso.

Es bueno destacar el apoyo que el Estado cubano ha dado a los familiares de los agentes presos en Estados Unidos, contrastando con el abandono y pálido apoyo que la señora Gross y familia han recibido de las agencia responsables de su encarcelamiento.

Así lo veo y así lo digo.

* Periodista cubano residente en EE.UU., Subdirector de Radio Miami.

Aumenta a 13 el número de víctimas mortales debido al voraz incendio

RT  -  13 abr 2014 | 13:54 GMT


© REUTERS Cesar Pincheira

Lo que comenzó como un incendio forestal de grandes dimensiones en la comuna chilena de Valparaíso, terminó alcanzando las viviendas cercanas y afectando al menos 500 casas. Las autoridades declaran alerta roja y ordenan evacuar las zonas aquejadas.

El saldo de víctimas mortales debido al voraz incendio se ha elevado a 13, según informa AFP.

Las llamas han afectado desde el sábado el puerto de Valparaíso, en el litoral central de Chile, y que llevó a la presidenta Michelle Bachelet a declarar a el lugar como zona de desastre, informaron este domingo las autoridades chilenas.

"Tenemos cuatro personas fallecidas, tres hombres y una mujer", informó el ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, en declaraciones a radio Cooperativa durante un balance preliminar de víctimas del siniestro, que está siendo enfrentado por cientos de bomberos.

El alcalde de Valparaíso, Jorge Castro, ha declarado que se realizó una evacuación preventiva en los lugares más afectados por el incendio forestal, trasladando a las personas a algunos albergues que fueron instalados en establecimientos educativos.

Jorge Castro ha indicado que hasta el momento se estima que "más de 500 casas" en un área que abarca unas "300 hectáreas" y donde existen "más de 12 barrios" se han visto afectadas. En ese sentido, se calcula que son más de 3.000 las personas perjudicadas por este desastre.

"Esta es la peor catástrofe que he visto en Valparaíso", comentó el intendente de la región Ricardo Bravo, a medios locales. "Ahora tememos que el fuego se propague hasta el centro de la ciudad, lo que aumentaría la seriedad de esta terrible emergencia", agregó.



© AFP ALBERTO MIRANDA


Antes de que el fuego alcanzara las viviendas, la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), decretó alerta roja para la comuna, según un comunicado.

Actualmente en el lugar operan los bomberos y siete brigadas de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) a fin de controlar las llamas. Mientras, se informa que algunos sectores de la región han presentado cortes de suministro eléctrico.

Sostuvo Raúl encuentro con el Presidente electo de El Salvador

Cubasí  -  Juventud Rebelde - Domingo, 13 Abril 2014 06:22


Durante el fraternal encuentro se constataron la buena marcha de las relaciones bilaterales y las perspectivas de su desarrollo.

EL General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, recibió en la noche de este sábado 12 de abril al Presidente electo de El Salvador y actual Vicepresidente, compañero Salvador Sánchez Cerén, quien realiza una visita de trabajo a nuestro país.

Durante el fraternal encuentro se constataron la buena marcha de las relaciones bilaterales y las perspectivas de su desarrollo.

Acompañaron al distinguido visitante su esposa Margarita Villalta y Manuel Melgar, designado Secretario Privado del futuro presidente. Por la parte cubana participaron los compañeros Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y Bruno Rodríguez Parrilla, Ministro de Relaciones Exteriores.


CAPITAL Y SOBERANIA

Jorge Gómez Barata

Aunque se sabe que en los procesos sociales no existe el blanco y negro y que la verdad es mezcla, circunstancialmente es preciso adoptar unos puntos de vista y rechazar otros, lo cual es notable cuando concurren premisas ideológicas o apremios políticos. Así ocurre con fenómenos como el capital extranjero.

Por necesidades de la labor patriótica y la movilización social, a lo largo de más de cien años, las vanguardias políticas e intelectuales latinoamericanas y cubanas han adoptado posiciones antiimperialistas y denunciado el nefasto papel desempeñado por el capital extranjero, principalmente norteamericano. Tan opulenta ha sido esa necesidad, que apenas si hubo espacios para reconocer otras aristas.

Si bien la entrada de capital extranjero en América latina y Cuba fue una consecuencia y una extensión de la dominación colonial y, en todos los casos un recurso para mantener el modelo agroexportador y el saqueo de los recursos naturales; también trajo consigo financiamiento para el crecimiento económico, tecnologías, mercados y promoción de habilidades gerenciales.
 
Para imponer sus intereses, el capital extranjero, amparado por los gobiernos europeos y norteamericano corrompió a los sistemas políticos, condicionó la actuación de la burguesía nativa y sostuvo regímenes oligárquicos sustentados en fuerzas conservadoras y dependientes. Esas circunstancias conectaron el independentismo, el nacionalismo y las luchas de liberación con el  antiimperialismo y el repudio a la inversión extranjera.

Ya sea porque al interior del capitalismo se han producido mutaciones que tienden a separar a los inversionistas del intrusismo político directo al estilo de la United Fruit Company, la Standard Oil o la Gulf Oil y porque los procesos políticos han conducido al establecimiento de gobiernos más comprometidos con los intereses nacionales, en muchos países se logra una aceptable compatibilidad entre los intereses del capital extranjero y los esfuerzos nacionales por el desarrollo.

Estos procesos explican la aparente paradoja de que, como parte del perfeccionamiento de su estructura económica y como opción para salvar las conquistas socialistas, Cuba procure atraer el capital extranjero, sin por ello comprometer la soberanía y los intereses nacionales cosa en la cual, probablemente en demasía, se ha insistido últimamente.

La historia económica cubana describe la presencia de capitales y pequeños inversionistas extranjeros y nacionales, principalmente norteamericanos que, aprovechando las ventajas que les proporcionó la ocupación de la Isla (1898-1902), adquirieron enormes cantidades de tierras fomentado el cultivo de la caña, la fabricación de azúcar y la cría de ganado, obtuvieron ventajosas concesiones mineras, montaron, refinerías de petróleo, empresas ferroviarias, navieras, grandes firmas importadoras y exportadoras y monopolizaron servicios de electricidad, gas y telefonía.

Los pequeños inversionistas nacionales y foráneos, españoles y chinos con algunos sirios o libaneses, compartieron los espacios con los nacionales y establecieron pequeños comercios y almacenes, de víveres, ropas, calzado, fondas, restaurantes, además de explotaciones agrícolas principalmente en la rama de tabaco, café y colonias cañeras; así como barcos de pesca, panaderías, imprentas, contribuyendo extraordinariamente al desarrollo nacional.

Por exigencias y coyunturas del proceso revolucionario, se asumió que los capitales privados nacionales y extranjeros resultaban incompatibles con el socialismo lo que conllevó a su erradicación, incluyendo erróneamente a la pequeña y mediana empresas manejadas por nacionales y extranjeros, rectificación que la nueva ley de inversión extranjera deja pendiente. Luego les cuento más. Allá nos vemos.

La Habana, 13 de abril de 2014