sábado, 18 de enero de 2014

Pablo Milanés cantará a la Revolución Ciudadana

EDITADO POR MARTHA RÍOS

Quito 17 ene (RHC) El afamado compositor e intérprete cubano, Pablo Milanés, ofrecerá este sábado un concierto en el Guasmo, en el sur de la ciudad ecuatoriana de Guayaquil, para celebrar los siete años de la Revolución Ciudadana.

Después de la intervención del presidente de Ecuador, Rafael Correa, Milanés, uno de los fundadores de la Nueva Trova Cubana, regalará a los asistentes al acto parte de su repertorio musical, aplaudido internacionalmente por su exquisita factura e interpretación.

Según el programa, el festejo por los logros de la Revolución Ciudadana en la nación andina cerrará con la actuación del dúo venezolano Chino y Nacho, quienes se ubican en los primeros lugares de las carteleras musicales de América Latina.

El papa pide a los medios que renuncien a "la desinformación o la calumnia"

RT - 18 ene 2014 | 14:01 GMT

El papa Francisco ha recibido a representantes y trabajadores de la Radio Televisión Italiana (RAI) a quienes pidió que se ajusten a "la verdad" en el proceso informativo y renuncien a "la desinformación o calumnia", para dotar así a la comunicación de "un alto nivel ético".

"Tiene que ser un servicio a la verdad, a la bondad y a la belleza. Tenéis que evitar conceptos tan dañinos como la desinformación, la difamación, la calumnia y mantener un alto nivel ético", recomendó el pontífice durante una audiencia dedicada a la celebración del 90 aniversario de la primera emisión radiofónica y del 60 aniversario de la primera emisión televisiva de la RAI. 

ESPAÑOLES EMIGRADOS: Dos veces exiliados

La restricción de la tarjeta sanitaria colma el vaso de la indignación de muchos emigrantes

JOAN CAÑETE BAYLE
El Periódico - SÁBADO, 18 DE ENERO DEL 2014

«No es lo mismo irse que hacerse», decía, cosas de la publicidad, la buena de Chus Lampreave en un anuncio las pasadas Navidades. Puede que sea cierto, pero a los emigrantes españoles repartidos por el mundo, tanto a los que ya llevan tiempo fuera como a los que han tenido que hacer las maletas por la crisis, les están poniendo difícil esto de no hacerse del país donde tienen trabajo, prosperan y viven sus profesiones y sus proyectos vitales con una calidad de vida poco frecuente en España.

La última causa de desapego, de cabreo, por decirlo pronto y mal, es la decisión del Gobierno -confusa, publicada en el BOE de forma casi clandestina en plenas fiestas- de aplicar una restricción del derecho a la sanidad pública que afecta a determinados grupos de emigrantes: alumnos de estudios no homologables, parados que aún no han trabajado en su nuevo país de residencia legal y trabajadores en países de fuera de la UE. Más allá de si cada uno en su casuística se ve afectado o no, el mensaje que han recibido los emigrantes es simple: la sanidad en España es universal para todos los españoles, por lo que si un colectivo de españoles queda fuera, significa que ya no son considerados como tales. Ya saben, no es lo mismo irse que hacerse. «Nuestros dirigentes -dice Celia Caravante (23 años. Au pair en Londres)- carecen de sensibilidad hacia el colectivo que ha decidido emigrar. ¿Qué somos para ellos? ¿Una cifra? ¿Estadísticas? Ni siquiera eso».

DECEPCIÓN E INDIGNACIÓN

Celia -«soy soñadora, y como tal, soñaba con una oportunidad laboral cerca de mi entorno. No llegué a tener ni una sola entrevista de trabajo»- se declara «decepcionada» con su país. La misma palabra eligen, por ejemplo, Sara Pijuan (26 años. Doctoranda en Biotecnología en la Universidad de Uppsala, Suecia. «Mis planes eran trabajar en una farmacéutica en Barcelona y en el futuro vivir en Tàrrega y formar una familia») y Raúl Delgado (32 años. Investigador de posgrado en el campo del alzhéimer en Múnich. «Tengo una hija en camino, sacrifico cosas a nivel personal, pero a nivel profesional en España no se puede competir con cómo me tratan en Alemania»). Los tres tienen en común que son jóvenes, bien formados y sin ningún futuro laboral (y, por tanto, vital) en España, al menos a corto plazo.

Xavier Faura (46 años. Veterinario, 15 años en Filadelfia) y Adriana Ortiz (asistenta de español en un instituto de Mâcon, Francia) hablan de disgusto, de indignación. Y directamente «avergonzados» se declaran Helena Bosch (27 años. Gerente de marcas en Ámsterdam) y Mariano Andrés, chef en Dubái desde hace 13 años, donde dirige un restaurante siguiendo la estela de su hermano José Andrés, otro español que triunfa fuera. «No nos hagan sentir inmigrantes ilegales en nuestra casa», implora Carlos Badia (40 años, gerente técnico en textil en San Juan del Río, Querétaro, México, padre de una niña de 7 años y un bebé de meses).

PROYECTO DESCARRILADO

 Irse no es una decisión fácil, y en la gran mayoría de los casos conlleva una carga de decepción, de proyecto que no funcionó en casa, junto a los amigos, al lado de la familia. Celia describe la añoranza: «Fuera echas de menos objetos, no sé, mis sábanas, mi sofá, mis libros... Cosas que aquí en Londres también puedes tener, pero son impersonales. Mi hogar no es mi casa, sino donde se encuentran las personas a las que quiero».

Un proyecto descarrilado conlleva frustración. Pero en la nueva remesa de emigrantes, sobre todo los más jóvenes, esta frustración está muy agudizada. Es la incomprensión (y la indignación que la acompaña) de sentir que la sociedad que les ha formado ahora les echa. Son expatriados a la fuerza por una crisis que ellos no han generado. «No es que España me haya traicionado, sino que se traiciona a sí misma. Una persona como yo, hija del sistema público, que se vaya así de fácil y no pueda ni siquiera volver... Es desperdiciar recursos», apunta Anna Zamora-Kapoor (30 años. Investigadora posdoctoral en la Universidad de Washington de Seattle). «En España es difícil crecer o tener un buen salario. Nunca avanza nada, es un país de pocas oportunidades», opina Silvia Bach (38 años. Directiva de moda en Moscú). «Lo que hacían nuestros padres -añade- ahora es imposible. Si quieres un piso, una buena vida laboral... debes marcharte».

La ruptura de este pacto generacional causa el primer exilio, el geográfico. El segundo es el sentimental, el desapego al ver desde la distancia, durante las vacaciones, en las conversaciones por Skype, que nada cambia en casa, que una ministra habla de «movilidad exterior» y un día de Navidad el BOE amenaza la tarjeta sanitaria a la que teóricamente todo español tiene derecho. Primero te vas, que diría Chus, y después, poco a poco, te vas haciendo. O te van haciendo. «En España nos falta visión a largo plazo en lo social y lo político. Cuando regrese el dinero, volveremos a estar contentos pero no habrá cambiado nada, y dentro de unos años estaremos igual», pronostica desde Múnich Raúl Delgado.

Es un problema social y económico agravado -y en eso los que se han ido suelen coincidir con los que se han quedado- por los dirigentes. Por los políticos. «La sociedad es consciente del problema. A los políticos les interesa perpetuar esta situación», apunta Xavier Faura, «El Gobierno no quiere saber nada de los que hemos tenido que partir», acusa Adriana Ortiz. Antropóloga y arabista, con dos másteres, huyendo de empleos precarios o sin contrato, Adriana ha viajado en un año de Extremadura a Barcelona, de allí a Holanda, y ahora está en Mâcon becada por el Ministerio de Educación. Próximo destino: Oriente Próximo. ¿Qué opina de lo de la tarjeta sanitaria? «Mi país no me ampara». Una que se fue y que va camino de hacerse allí donde prospere.

AEROPUERTOS Y DEMAS...

Por Lucio Cappellaro Zavaleta


 Quiero ante todo reiterar la alegría y orgullo que siente el pueblo salvadoreño  (y esto es cosa del pueblo, no mía), por el nombramiento del Aeropuerto internacional de El Salvador como Monseñor Oscar Arnulfo Romero. Es un hecho, si no necesario y obligatorio,  indispensable para la historia del pueblo salvadoreño.

 A 22 años de la firma de los acuerdos de paz hay quienes sostienen que tal nombramiento es mofarse de la realidad salvadoreña, dicen que esto es una afrenta al futuro.

 Creo, sin ser un experto en nada, que el clamor popular exigía tal nombramiento. Creo que a 22 años de la firma de los acuerdos de paz en El Salvador, no puede uno, ni enfocarse, ni centrarse en esos quejidos y lamentos.

 Esos quejidos y lamentos que van en contra de tal nombramiento, de tal osadía. Yo, como persona individualista que soy me pronuncio al respecto y creo por ende que es algo muy largamente necesario de decir:  Lo que duele  no es el nombre, es el hecho de ceder, de ceder ante algo que ellos consideran incesable, indispensable,  inamovible, indiscutible.

  Nombrar a el aeropuerto de El Salvador, Aeropuerto Internacional Monseñor Oscar Arnulfo Romero, no es un viaje al pasado, al contrario, es un viaje al futuro. ¿Al futuro? pensaran y estarán justificados al hacerlo.

 No pretendo en estas líneas explicar quién fue y es Monseñor Romero para el pueblo salvadoreño y para el mundo, ya que eso sería redundar en lo más obvio de lo obvio. Sin embargo quiero decir que su figura  conlleva a entenderlo de entrada.

 Me dicen por ahí que la política no tiene que ser basada en un  par de discursos. Les digo que tienen razón, pero también les digo que no se puede vivir de palabras, aun así quemen (como me quemaron aquellas burlas vacuas que soltaron en mi contra cuando propuse tal descabellada idea). Les digo que es el momento de sentirse orgullosos.

 A final de cuentas seguirán diciendo que lo que uno piensa es por demás; que nadie tan insignificante como Monseñor Romero merece  que se nombre un Aeropuerto Internacional por él.

 Lo dirán, lo dicen, parecen ignorar que los méritos no son solo de los políticos, de los militares. Parecen desconocer que los contribuyentes reales en una sociedad, quienes la llevan al progreso, no son aquellos que están llenos de medallas. Son aquellos locos que nos hacen sentir cada latido de nuestro corazón. Tantos locos que nos llevan a tantos Aeropuertos Internacionales, tantos como estos:

- Aeropuerto Internacional Antonio Carlos Jobim en Rio De Janeiro

- Aeropuerto Internacional John Lennon en Liverpool, Inglaterra

- Aeropuerto Internacional de Belgrado Nikola Tesla, en Serbia

- Aeropuerto Nicolas Copernico de Breslavia, Polonia

- Aeropuerto Internacional Lester B. Pearson de Toronto Canadá

- Aeropuerto Internacional Leonardo Da Vinci en Roma

- Aeropuerto Internacional Federico Fellini en Rimini, Italia

- Aeropuerto  Internacional Ferenc Liszt en Budapest, Hungría

- Aeropuerto Internacional Antoine Saint Exupery en Lyon , Francia

- Aeropuerto Internacional Rafael Hernandez* en Puerto Rico
* compositor de "Lamento Borincano"

- Jorge Amado* Aeroporto Internacional en Ilheus/Bahia, Brasil
*autor de "Doña Flor y Sus Dos Maridos".

- Louis Armstrong New Orleans International Airport. Nueva Orleans Luisina, Estados Unidos.

- Aeropuerto Internacional Maria Montez, Barahona, Republica Dominicana

- Aeropuerto Frederic Chopin en Varsovia.

- Aeropuerto Internacional de Gdansk Lech Walesa en Polonia

- Aeropuerto Internacional Juan Pablo II en Cracovia-Balice, Polonia.

 Estos entre otros locos tienen sus aeropuertos internacionales, aun así no todos sean de izquierda, ni sean "modernos'. De los aeropuertos cubanos no digo nada, no quiero parecer parcial, jajaja.

Toronto, Canadá, 18 de enero de 2014

Visita Primer Vicepresidente a Radio Habana Cuba

EDITADO POR NURIA BARBOSA LEÓN


La Habana, 18 de enero (RHC) De momento histórico para América Latina calificó el primer vice-presidente cubano Miguel Díaz Canel la próxima celebración en La Habana de la segunda cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños , CELAC, donde los países de la región se reunirán de manera soberana e independiente. (Más imágenes en http://is.gd/Z5RtVM)

Así lo dijo en declaraciones para Radio Habana Cuba, donde destacó el significativo momento que vive la región, en la que existen numerosas causas que nos unen y donde Cuba en su condición de presidente pro tempore ha trabajado con intensidad por la integración y la solución a los problemas que nos unen.

Díaz Canel hizo tales declaraciones durante la visita que realizó este sábado a la emisora internacional cubana como parte de los encuentros mensuales que desarrolla con dirigentes y trabajadores de los diferentes medios de prensa para intercambiar opiniones e ideas e ir en busca de las soluciones a los problemas que se van presentando en la cotidianidad.

En el libro del visitante el primer vice-presidente cubano dejó escrito: “ Ha sido un placer compartir desde muy temprano en la mañana con el magnífico y excelente colectivo de trabajo de Radio Habana Cuba. Cuanta historia, motivaciones, compromisos y sueños están aquí presentes.

Mucho es también el talento que aporta, las iniciativas que permiten en medio de tantas dificultades desarrollar una radio digna, soberna, profesional, que llega a los oyentes con toda la fuerza que emana de la vida revolucionaria y cotidiana de todos los cubanos”.

Díaz Canel envío un afectuoso saludo a todos cuantos acompañan a esta radioemisora con su audiencia para conocer el desarrollo de la obra de la revolución cubana y el acontecer en la región.

El integrante del Buró Político del Partido Comunista de Cuba se interesó por todo lo relacionado con la política editorial, los estudios de trasmisión, la técnica digital, las necesidades materiales y humanas, el funcionamiento de la página web y otros asuntos relacionados con su funcionamiento. Además por la incorporación de los periodistas jóvenes, la capacitación de los recursos humanos y de las capacidades potenciales para emitir la verdad de Cuba al mundo.



Mensaje escrito del Ing. Miguel Díaz-Canel - Libro de Visitantes de Radio Habana Cuba

Ha sido un placer, compartir, desde muy temprano en la mañana con el magnífico y excelente colectivo de trabajo de Radio Habana Cuba.

Cuanta historia, motivaciones, compromisos y sueños están aquí presentes. Mucho es también el talento que aporta las iniciativas que permiten en medio de tantas dificultades desarrollar una radio digna, soberana, profesional, que llega a los oyentes con toda la fuerza que emana de la vida revolucionaria y cotidiana de todos los cubanos.

Éxitos en el trabajo.

Abrazos.

Miguel Díaz-Canel
18 de enero de 2014.

(Miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista y Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba)


Díaz Canel con Pedro Martínez Pírez, subdirector, e Isidro Fardales, director de RHC

CÓMO SE ORIGINÓ LA CRISIS HUMANITARIA EN SIRIA

Por Manuel E. Yepe

La tragedia humanitaria que ha sido la guerra civil en Siria ha obligado a más de dos millones de ciudadanos a buscar refugio en países vecinos, junto a los muchos miles de víctimas fatales que ha dejado. No ha sido un conflicto espontaneo sino resultado de una estrategia encaminada a desangrar a ese país formulada por los gobiernos de Estados Unidos, Israel, Arabia Saudita y algunos socios regionales desde al menos 2007.

Así lo demuestra el periodista Tony Cartalucci en un trabajo publicado en septiembre de 2013 por la revista digital Activist Post, comentando un artículo de la NBC News titulado “La gran tragedia de este siglo: más de 2 millones los refugiados expulsados de Siria”.

Los medios de prensa corporativos occidentales han hecho ver que la singular sucesión de manifestaciones "pro-democracia" en el Medio Oriente, se hicieron violentas espontáneamente, a causa de la represión brutal de los gobiernos de los países donde ocurrieron como parte de la llamada "primavera árabe".

En verdad, denuncia el periodista, las manifestaciones fueron una tenue cortina de humo tras las cuales extremistas armados con respaldo extranjero tomaron las calles y campos para ejecutar masacres sectarias previamente concebidas, como ocurrió en Siria.

A continuación, Cartalucci ofrece una cronología que ilustra la verdadera causa del conflicto.

En 1991, Paul Wolfowitz, entonces subsecretario de Defensa, instruye al General Wesley Clark que Estados Unidos tiene entre 5 y 10 años para "limpiar los viejos regímenes ex dependientes de la URSS (Siria, Irán, Irak), antes de que surja una próxima gran superpotencia a desafiarnos."

En 2001, por revelaciones del General Wesley Clark se conoce de un plan secreto de Estados Unidos llamado a atacar y destruir los gobiernos de siete naciones: Irak, Siria, Líbano, Libia, Somalia, Sudán e Irán.

En 2002, el  Subsecretario de Estado de EEUU, John Bolton, declara a Siria miembro del "eje del mal" y advierte que " Estados Unidos podría tomar medidas" contra el gobierno de ese país.

En 2005, la National Endowment for Democracy, entidad que es conocidamente fachada de la CIA, organiza e implementa la "revolución del cedro", directamente encaminada a socavar la influencia en Líbano de Siria e Irán a favor de grupos respaldados por Occidente, en particular la facción política de Saad Hariri.

En 2005,  Ziad Abdel Nour, un asociado al equipo de asesores de la administración Bush  financiado por el Departamento de Estado norteamericano admite que "los regímenes sirio y libanés serán cambiados. Si será por un golpe militar o de cualquier otra cosa, no se sabe... trabajamos en ello con la administración Bush”.

En 2006, Israel intenta, pero no logra, destruir a Hezbollah en el Líbano mediante un prolongado bombardeo aéreo que dejó miles de muertes de civiles.

En 2007, según reveló el afamado periodista Seymour Hersh en el New Yorker, Estados Unidos, Israel, Arabia Saudita, Saad  Hariri en el Líbano, así como el brazo armado de la Hermandad Musulmana siria, estuvieron organizando, armando, entrenado y financiando a un frente de sectarios extremistas, muchos de los cuales tenían vínculos directos con Al Qaeda, operando en Líbano y Siria. La meta era crear y explotar una división sectaria entre musulmanes suníes y chiitas.

En 2008, el Departamento de Estado norteamericano comienza a entrenar, financiar y equipar redes de "activistas"  a través de su "Alianza de Movimientos juveniles" en la que los futuros líderes de protestas de la "primavera árabe", incluyendo los del "Movimiento 6 de abril" de Egipto  fueron llevados a Nueva York, Londres y México, antes de ser entrenados en Serbia y regresados luego a casa para comenzar los preparativos para el 2011.

En 2009, el Instituto Brookings publicó un informe en el que admitía que la administración Bush “desalojó” a Siria del Líbano sin construir un fuerte gobierno libanés que lo reemplazara, que Israel golpeó a un naciente programa nuclear sirio, y enfatiza en la importancia de neutralizar la influencia siria antes de emprender cualquier ataque contra Irán.

Entre 2009 y 2010 el gobierno de EEUU presupuestó $ 50 millones para reclutar y entrenar en diferentes partes del mundo “activistas” para el trabajo clandestino. Una reunión celebrada en el Medio Oriente reunió a 5.000 activistas de Túnez, Egipto, Siria y Líbano que regresaron a sus países con el objetivo de entrenar a sus colegas.

En 2011 los equipos de “activistas” así entrenados, financiados, armados y equipados regresaron a sus respectivos países en el mundo árabe para promover un "efecto dominó" de protestas, vandalismo, incendios y "francotiradores en la azotea". Comienzan atacando a los manifestantes y fuerzas de seguridad sirias. Con un esquema táctico similar al desplegado en Libia, en Estados Unidos, varios congresistas amenazan a Siria con una intervención militar. Es visible que lo que estamos presenciando en Siria hoy es sólo la última etapa de un plan de larga duración para dividir y destruir a la región, dejando a Occidente como la única potencia hegemónica regional, concluye Cartalucci.

La Habana, Enero 17, 2014

CELAC: LA LARGA MARCHA

Jorge Gómez Barata

Cuando el próximo día 28 se inicie en La Habana la Segunda Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), Iberoamérica dará otro paso en los esfuerzos por construir su institucionalidad. Con luces y sombras, aunque muy demeritado por el sometimiento de las oligarquías y las inevitables concesiones a la opulencia del imperio, ese proceso, prolongado a lo largo de casi doscientos años, forma parte de las luchas definitorias de la identidad latinoamericana.

Todo comenzó en 1826 cuando, Simón Bolívar convocó al Congreso de Panamá. Desde entonces y hasta hace poco, esos esfuerzos fueron mediatizados por Estados Unidos que, en 1888, para institucionalizar el “panamericanismo” y afianzar la doctrina Monroe, convocó a la Primera Conferencia Panamericana, cuyos trabajos comenzaron el 20 de enero de 1890 prologándose hasta el 19 de abril del propio año.

El evento, citado por el presidente norteamericano invocando una ley  adoptada por el Congreso que incluso fijó la agenda, estuvo presidido por el Secretario de Estado James G. Blaine, y se orientó a temas como unión aduanera, comunicaciones, adopción del patrón plata, sistema de pesas y medidas, patentes; asuntos en los cuales no se alcanzaron acuerdos significativos, sobre todo por la resistencia de varios países, encabezados por Argentina, a someterse a las prácticas comerciales y a las imposiciones norteamericanas.

Entre 1901 y 1902 se efectuó en México la Segunda Conferencia Panamericana en la cual se adoptaron nueve acuerdos, entre ellos la creación de la Oficina Sanitaria Internacional, que daría lugar a la Oficina Panamericana de la Salud. En la tercera de estas citas, celebrada en Río de Janeiro en 1906, nuevamente Estados Unidos evadió los temas políticos, dedicándose a ajustar su predominio económico y beneficiar a sus capitales frente a la competencia europea en Sudamérica. La cuarta Conferencia tuvo lugar en Buenos Aires en 1910, en la misma intervinieron 20 estados y los temas fueron análogos a las anteriores.

Entre la cuarta y la quinta conferencia mediaron 13 años en los cuales el poderío económico y militar, así como la influencia política de los Estados Unidos creció considerablemente, entre otras cosas por su victoriosa intervención  en la Primera Guerra Mundial, el debate para la constitución de la Sociedad de Naciones, y el endeudamiento de todos los países del viejo continente, que entregaron su oro a cambio de armas, alimentos y menaje para la guerra.

No fue hasta 1923 que en Santiago de Chile tuvo lugar la 5ta Conferencia Panamericana a la cual asistieron 18 países. México no participó debido a que su gobierno no había sido reconocido por Estados Unidos. Aunque no hubo acuerdos sustanciales, el evento se distinguió por una agenda política que incluyó gastos militares, derechos de los extranjeros (léase de los norteamericanos), cooperación para promover intereses comunes, protección frente a una presunta intervención de una potencia extra-continental, y la organización de la Unión Panamericana.

Entonces, el principal motivo de confrontación fue la pretensión de Estados Unidos de obtener tratamiento jurídico especial para sus ciudadanos y empresas.

En un intenso debate, en el cual el diminuto El Salvador procuró un esclarecimiento acerca del alcance de la Doctrina Monroe, definida por Estados Unidos ante la Sociedad de Naciones como un “entendimiento regional”, obligó al imperialismo a emplearse a fondo. De modo brutal el Secretario de Estado, Charles E. Hughes, zanjó el debate al sostener que: “Sólo Estados Unidos definía la interpretación y aplicación de sus políticas…” El logro más tangible de los latinoamericanos fue aprobar que la presidencia del Consejo Directivo, hasta entonces ejercida de oficio por Estados Unidos, fuera asumida por elección.

A finales de la década de los años veinte, cuando en condiciones excepcionalmente desiguales tales debates tenían lugar, Estados Unidos desplegaba sin miramientos su política intervencionista, aplicando a rajatabla la diplomacia de las cañoneras. En 1927, en medio de las tensiones provocadas  por la intervención en Nicaragua; así como la ocupación de Haití, el presidente Calvin Coolidge sostuvo que: “Estados Unidos poseía derechos y obligaciones hacia nuestros propios ciudadanos y sus propiedades, dondequiera que se encuentren localizados…”

El terreno quedó preparado para la gran confrontación que se daría en la Sexta Conferencia Panamericana donde tuvo lugar el amplio debate en torno a la incompatibilidad del intervencionismo norteamericano con la soberanía nacional. Si bien Cuba, entonces gobernada por el dictador Gerardo Machado, era un escenario poco apropiado, pese a las adversas circunstancias, en La Habana se dio la batalla.

El espacio termina y la historia continua. Luego les cuento. Allá nos vemos.

La Habana, 18 de enero de 2014