lunes, 2 de diciembre de 2013

Una medida extemporánea y de outsiders en la política hacia Cuba

Esteban Morales 

Tomado de Oncuba


No hay que dar muchas vueltas para saber dos cosas:

La primera es que la actitud del Banco que suspendió los   servicios a la Oficina de Intereses Cubana en Washington,  no tiene nada que ver con las restricciones del bloqueo. Porque esta últimas existen hace más de 50 años, pero en 1977 se hicieron todos los arreglos legales, desde el punto de vista financiero, con arreglo a la Convención de Viena y el Acuerdo de Establecimiento de las Oficinas de Intereses en Cuba y Washington, para que  estas pudieran operar sin las restricciones que ahora la banca le pone a la Oficina de Cuba en Washington. Vayamos a ver por qué lo hace¸ porque las medidas del bloqueo no pueden ser esgrimidas como justificación.

La segunda, es que ni Armengol, pero sobre todo Montaner, se comportan a la altura de la situación, cuando hablan de que Cuba lava dinero. Dando a entender que por eso es que ha sido castigada. ¿De dónde extraen ese argumento?

Si la Oficina de Intereses, sabía de la medida desde julio y ahora es que la informa, parece ello más bien resultado de que los funcionarios cubanos saben que una medida como esa es totalmente ilegal y es de suponer que pensaran que no vale la pena asustar  con una situación que no se justifica, es ilegal y que  se solucionaría con relativa facilidad, porque si no es un banco puede ser otro cualquiera, dado que siempre se operaría dentro de la legalidad establecida y acordada hace mucho tiempo por ambos gobiernos.

Es tonto además imaginar que Cuba esté presionando, aprovechando la situación. Pues se trata de algo con lo que Cuba no tiene nada que ver, sino de un asunto a solucionar por el Gobierno de Estados Unidos. Pues sería absurdo pensar que la administración de Obama quiera eliminar la operatividad de la Oficina de Intereses de Cuba en Washington. Mucho menos para obstaculizar las propias medidas de política que en el 2009 instauró la administración actual. Obama echó abajo las medidas adoptadas  por Bush hijo contra Cuba y hasta ahora no existe  señal  alguna de que pueda volverse atrás.

Lo que si sabemos, desde hace mucho tiempo, es que dentro de  algunos sectores políticos cubanoamericanos, particularmente  en  Miami, siempre ha habido personajes, con influencia y poder, dispuestos a frenar, obstaculizar   e incluso impedir, que las pocas relaciones que existen entre Cuba y Estados Unidos fluyan sin dificultades, a pesar de tratarse de una medida totalmente impopular  para la inmensa mayoría de la comunidad cubana pues sabemos que a esa gente poco le importa si perjudican a los cubanos de allá con tal de que se mantenga a política que históricamente   ha llenado sus bolsillos.

Ha sido una constante, dentro de la Confrontación  entre  Cuba y Estados Unidos que, siempre que  esos    sectores mencionados, han observado que avanza algún proceso de acercamiento entre ambos países, ellos mueven sus influencias, para obstaculizar el potencial curso positivo de los acontecimientos . Tampoco es desconocido el interés de estos sectores de que las oficinas de intereses  no existan. Mucho menos que ello pueda servir  para que las relaciones entre Cuba y Estados Unidos  mejoren.

Es cierto que la agresividad de la política norteamericana sobrevive, pero hoy  “el garrote y la zanahoria “son manejados con la inteligencia de nunca antes. Obama sabe lo que quiere en la política hacia Cuba  y no va a aceptar obstáculos que otros traten de imponerle. Mucho menos  grupos   que han sido tan poco eficientes en el manejo de la política hacia Cuba. Obama sabe que esos  grupos y la llamada disidencia interna en Cuba, no tienen nada  nuevo que decir en la política hacia  la Isla.

No creo que la medida adoptada por el Banco  mencionado, haya sido inducida por la administración norteamericana. Pues sería absurdo imaginar que Obama  vaya a adoptar ahora medidas  que contradicen las adoptadas  desde el 2009; y más que ello, que vaya a permitir que se adopten  otras  que contradicen totalmente  su actual política  hacia Cuba. Política que es la del acercamiento de doble carril, donde uno de ellos sigue presionando al gobierno de Cuba con el bloqueo, pero el otro busca el acercamiento entre los cubanos de ambos lados del Estrecho de La Florida.

Es cierto que la política norteamericana no ha eliminado el bloqueo, pero no adoptando medidas  financieras del tipo de las   que ahora perjudican directamente la operatividad de la Oficina de Intereses  de Cuba en Washington.   Pues ello anularía la intención de Obama de acercar a la sociedad civil cubana, a los cubanos de Miami  y  crear en Cuba las condiciones para un cambio pacífico interno que beneficie a la política norteamericana.  Para lo cual, medidas que afecten el contacto  creciente  entre los cubanos de Cuba y los de Estados Unidos, creo no tendrían  hoy  espacio en la política norteamericana.

Si resultase lo contrario, preparémonos para un retorno a la agresividad de los años sesenta. Lo cual no creo pueda ocurrir. Las relaciones entre ambos países,  más bien,  va entrando lentamente  a un carril  de cambios,  que no tiene vuelta atrás, al menos por el tiempo que le queda a Obama en la presidencia.

Tengo la impresión, de que la medida adoptada por este Banco contra la Oficina de Intereses de Cuba, responde  a la constante ya  mencionada. Existe un evidente  proceso de acercamiento entre ambos países y siempre que ello ocurre,   los sectores  partidarios de la ya vieja política cubana de Estados Unidos, lo quieren frenar.

Es más, las recientes declaraciones de Obama  en Miami, muestran más su intención de profundizar en la política que viene siguiendo, que la de obstaculizar el acercamiento que viene buscando. Obama ha dicho que la política hacia Cuba es vieja, obsoleta y que debe ser actualizada. Específicamente que ha querido decir con ello, no  lo sabemos, pero resulta de todos modos esperanzador escuchar algo como eso.

Por  tales razones estoy convencido que el problema creado se va a solucionar  y no  sería extraño que el propio  Departamento de Estado este tratando también de  viabilizar una posible solución.

Por lo pronto, al suspender sus actividades consulares, la Oficina de Cuba en Washington no hace otra cosa que  cuidarse de un problema que en realidad no es suyo, ni tiene en sus manos la solución. Como decimos en el baseball, la pelota está del otro lado.

Si el asunto no se solucionara,  Cuba podría adoptar otras medidas, pero no creo que ninguna de las posibles tendría que ver  con someter a la Oficina de Intereses de Washington en La Habana a una situación similar. Pues sería como decir, recojamos ambas Oficinas y todo se acabó .Lo cual sería un absurdo político.

La Habana, 29 noviembre, 2013

EL SALVADOR: ARENA y Paco Flores le deben una explicación a la Nación

Editorial CoLatino - Lunes, 02 de Diciembre de 2013 / 13:46 h

De forma seria y responsable el Presidente de la República, Mauricio Funes, hizo pública, hace varias semanas, a través de su programa “Conversando con el Presidente, la existencia de una documentación de la oficina del Tesoro de los Estados Unidos, en poder de la Fiscalía, en el que hacen ver la posibilidad de actividades ilícitas por el movimiento de 10 millones de dólares en diferentes bancos.

El Presidente Funes hizo la denuncia pública, y pidió, a su vez, a la Fiscalía General de la República que investigara el caso, pues, en el mismo estaría involucrado un expresidente de la República, y hoy sabemos que se trataba del expresidente Francisco Flores Pérez.

Inmediatamente, tanto la dirigencia arenera, como el mismo expresidente Flores le restaron importancia al caso y acusaron al Presidente Funes de estar mintiendo, y que se trataba nada más de una “locura” del mandatario.

Sin embargo, en el «Debate con Nacho Castillo», transmitido por canal 5 y 35, el Presidente Funes explicó que posee el informe del departamento del Tesoro, mejor conocido como reporte de operaciones sospechosas, en el que las autoridades estadounidenses revelan que «el gobierno de Taiwán emitió tres cheques el 22 de octubre de 2003, dos por 4 millones de dólares y otro por un millón de dólares, y que los emitieron desde el International Commercial Bank of China en Nueva York.

De acuerdo con el reporte, los cheques fueron emitidos por el gobierno de Taiwán a través de su banco de Nueva York al banco Cuscatlán de Costa Rica, y desde allí fueron trasladados al International Bank of Miami, en Coral Gables.


El mandatario detalló que el reporte revela que «los cheques fueron pagaderos a Francisco Guillermo Flores Pérez, Presidente de El Salvador», y endosados y procesados el 28 de octubre de 2003 en el Banco Cuscatlán de Costa Rica.

El Fiscal General de la República, Luis Martínez, confirmó el jueves pasado que en efecto tiene en su poder el documento mencionado por el Presidente Funes, y que ha iniciado una investigación.

Por su parte, la Asamblea Legislativa, también ha puesto manos al asunto, y ha conformado una Comisión Especial para investigar también el caso.

Con estas evidencias, obviamente, ni Flores ni ARENA pueden seguir manteniendo el discurso que es falsa la información, o que tienen motivos electorales; lo que debe hacer el expresidente Francisco Flores Pérez es explicar a la nación que fin tuvieron esos $10 millones que donó el Gobierno de Taiwán al país, y donde están los comprobantes. Así de simple. 

Evo Morales inaugura la era espacial de Bolivia

"Ya tenemos nuestro satélite de comunicación", expresó con entusiasmo el presidente Evo Morales. (Foto: teleSUR)

teleSUR-ABI/kg – FC  -  Lunes 2 de Diciembre de 2013, 10:49 am

El Túpac Katari comenzará a emitir señales a partir de abril de 2014 y permitirá ampliar y mejorar los servicios de telefonía, internet, televisión y radio. Los beneficios del satélite llegarán a los 337 municipios de Bolivia.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, inauguró este lunes la estación terrena de Amachuma, en la ciudad de El Alto (oeste), desde donde se monitoreará el satélite de telecomunicación Túpac Katari.

Este satélite orbitará a partir del próximo 20 de diciembre y será lanzado en China. Sus operaciones arrancarán en el año 2014.

"No somos una potencia, pero nos hemos levantado con mucha fuerza (...) Ya tenemos nuestro satélite de comunicación, no sólo es para las potencias, ahora es también para países progresistas como nosotros", expresó Morales durante el evento de inauguración.

El mandatario explicó que "nuestro satélite será administrado por bolivianos después de su adiestramiento en China" y orbitará a 36 mil kilómetros sobre la tierra y contará con dos estaciones terrenas de control".

Morales consideró que este es un paso importante para "saber lo que está pasando en Bolivia y en el mundo entero".

"El satélite nos va permitir tener mejor comunicación con todo el pueblo boliviano", agregó.

Al término de su alocución, el dignatario expresó que "es una satisfacción que después de tantos años contemos con un satélite para la comunicación".

El Túpac Katari comenzará a emitir señales a partir de abril de 2014 y permitirá ampliar y mejorar los servicios de telefonía, internet, televisión y radio.

Los beneficios del satélite llegarán a los 337 municipios del país, según información difundida por la Agencia Boliviana Espacial, responsable del proyecto.

El proyecto Túpac Katari comprende la construcción de un satélite de comunicaciones, su lanzamiento y puesta en órbita, además de la cimentación de estaciones terrenas en La Paz (oeste) y Santa Cruz (este) y la capacitación de profesionales bolivianos en tecnologías espaciales.

El costo del proyecto asciende a 302 millones de dólares, financiados por el Banco de Desarrollo de China y una contraparte del Estado boliviano.

Acusan a oposición de tratar de violentar sistema constitucional de Ucrania

EDITADO POR JULIO PÉREZ 

Kiev, 2 dic (RHC-PL)  Una resolución emitida y circulada hoy por la Presidencia del Consejo Supremo (Parlamento) de Crimea acusa a la oposición ucraniana de atacar en forma violenta el sistema constitucional del país con las protestas que transcurren en Kiev.

Los sucesos acontecidos en días recientes en Kiev originan serias preocupaciones sobre el futuro de nuestro país, afirma el documento.

Están en peligro la estabilidad política y económica del Estado, su integridad territorial y los mismos fundamentos del orden constitucional, advierte el texto.

Un grupo de políticos pretenden secuestrar el poder en el país bajo el pretexto de una batalla por el vector europeo de desarrollo, denuncia la Presidencia de la cámara legislativa de Crimea.

Especial indignación suscita el hecho de que los actuales líderes de las protestas en la Plaza Maidán (Independencia) son los mismos que encabezaron los disturbios hace nueve años (cuando la Revolución Naranja), señala el documento.

Tales políticos insolventes se aliaron con los neonazis del partido Libertad, han pasado de las demostraciones pacíficas a las acciones violentas y tratan de arrastrar a las instituciones hacia un descontento masivo y el decomiso del Estado, añaden los legisladores.

Subraya la resolución que la secuencia de los hechos en Kiev convence de que fueron planeados con anticipación y organizados de manera premeditada.

Asistimos a otro espectáculo político, cuyos directores están manipulando la conciencia de las masas, añade.

De manera contrastante con esta denuncia de los legisladores ucranianos de Crimea, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, respaldó a quienes llevan a cabo las protestas en Kiev.

Otro triunfo electoral para el oficialismo en Argentina

Buenos Aires, 2 dic (PL) Claudia Ledesma, del Frente Cívico por Santiago del Estero, resultó electa como gobernadora de esa norteña provincia argentina, al efectuarse el domingo los comicios que fueron pospuestos por la Corte Suprema de Justicia.

Ledesma, esposa del saliente gobernador Gerardo Zamora, aseguró tras confirmarse su triunfo al filo de la medianoche que su futura administración seguirá acompañando incondicionalmente a la presidenta Cristina Fernández.

"Los santiagueños somos agradecidos y no tenga dudas que esta gestión la va a seguir acompañando incondicionalmente", sostuvo Ledesma al hablar frente a la militancia reunida en el comando de campaña del Frente Cívico por Santiago para festejar el triunfo electoral.

El intendente de La Banda y candidato opositor por el Movimiento Viable, Héctor Ruiz, reconoció la derrota ante lo que consideró "un contundente e inmodificable triunfo en las elecciones a gobernador y vicegobernador del Frente Cívico, y le deseo el mayor de los éxitos a Ledesma Abdala".

Cuando todavía se computaban los votos de las últimas mesas que enviaron sus reportes, el presidente del Tribunal Electoral y del Superior Tribunal de Justicia provincial, Eduardo Llugdar, estimó que votó del 75 al 77 por ciento del padrón de 649 mil electores en los comicios.

Este triunfo constituye otro puntal de apoyo para el Frente para la Victoria de la presidenta Cristina Fernández, de cara a las elecciones generales del 2015, y en particular para la mandataria en los dos años que le restan de gestión.

Políticos del FpV o aliados de este gobiernan hoy en 17 de las 24 provincias del país. El oficialismo también controla la mayoría mínima en ambas cámaras del Congreso de la Nación.

Viajaron hasta Santiago del Estero el jefe del Gabinete de la Nación, Jorge Capitanich, y el secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, quienes expresaron a la gobernadora electa un mensaje de felicitación de la presidenta Cristina Fernández.

Capitanich dijo que "este triunfo es parte de un proyecto nacional y popular que transformó a Santiago del Estero", provincia a la que trajo progreso económico y social.

El jefe de Gabinete resaltó que el Frente Cívico por Santiago "expresa la diversidad política e ideológica en función de objetivos comunes".

"Aquí están radicales y peronistas, aquí están trabajadores y empresarios, aquí están aquellos hermanos y hermanas de nuestra tierra que expresan la inclusión social, las ansias de progreso material económico y social de nuestros pueblos", remarcó Capitanich.

Ante un reclamo de la oposición de que el gobernador Gerardo Zamora intentaba reelegirse a un tercer mandato, estas elecciones previstas originalmente para el 27 de octubre último, fueron aplazadas por el máximo tribunal del país.

En una táctica electoral, Zamora con el apoyo de su partido propuso a su esposa Claudia Ledesma como la candidata por el Frente Cívico por Santiago, y resultó exitosa.

tgj/mh

CHINA-JAPON: DE AYER A HOY

Jorge Gómez Barata

Cuando todavía las grandes potencias trabajan para solucionar el diferendo atómico de Irán con occidente, nadie sabe cómo terminará el conflicto coreano; China y Japón elevan la tensión en Asia al incorporar componentes militares a su polémica por las islas Senkaku / Diaoyu y el establecimiento por China de una Zona de Identificación Aérea que se superpone a una que en 1969, impuso Japón.

Durante la II Guerra Mundial China, gobernada por Chiang Kai-shek, en parte ocupada por Japón y debilitada por las luchas internas, formó parte de la alianza antifascista que lideraron Roosevelt, Stalin y Churchill algo que, entre otras cosas le valió un puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Debido al liderazgo que ejercía, Chiang Kai-shek encabezó el frente nacional que enfrentó a los ocupantes japoneses a la vez que combatía a los comunistas, siendo reconocido en 1942 como Comandante Supremo de las fuerzas aliadas en China y en calidad de tal, en noviembre de 1943, participó con Roosevelt y Churchill (Stalin no estuvo presente) en la Conferencia de El Cairo donde, entre otras cosas, se acordó que, a la rendición de Japón aquel país devolvería todos los territorios que hubiera anexionado u ocupado de forma ilegítima…”

Como parte de aquella primitiva pero eficaz estructura de poder mundial, durante la Conferencia de Potsdam (17 de julio-2 de agosto de 1945), China fue firmante del ultimátum mediante el cual, el 26 de julio de 1945, Japón fue conminado a la “rendición incondicional” bajo la advertencia de aniquilamiento total si no accedía. La Unión Soviética no firmó la demanda porque entonces no estaba en guerra contra Japón.    
 
El tiempo pasó y pasó lo conocido: de modo trágico e imprevisto, el 2 de septiembre de 1945, a menos de un mes de Hiroshima y Nagasaki, Japón capituló ante Estados Unidos, y fue ocupado por los norteamericanos, intervención que terminó con el Tratado de Paz de 1952 que impuso como condición a Japón la renuncia a todos sus derechos sobre territorios ocupados y a cualquier reivindicación sobre China.

Es explicable que cuando se decidía el destino de países y grandes territorios poblados por millones de personas: Filipinas, Corea, Taiwán y la propia China, nadie reparara en el status dos minúsculas islas deshabitadas y tres arrecifes que, por razones geopolíticas más que nacionales, económicas o estratégicas,  estuvieron en litigio entre ambos países desde el siglo  XIX.   

Entre tanto, desde 1946 había comenzado la Guerra Fría que dio al traste con la alianza antifascista, había nacido la República Popular China, gobernada por el Partido Comunista encabezado por Mao Zedong y se había desatado la Guerra de Corea, mientras Japón se convertía en el más importante aliado de Estados Unidos en Asia.

Desde entonces y hasta hoy, Estados Unidos se ha desentendido de los viejos acuerdos y apoyado las reclamaciones de Japón que aunque carentes de significado económico o militar pueden conducir a situaciones conflictivas. 

El actual conflicto en torno al establecimiento por China de una Zona de Identificación Aérea alrededor de las islas Senkaku / Diaoyu evidencia hasta qué punto situaciones irrelevantes poseen potencial para desatar conflictos que pueden conducir a trágicos resultados. Se trata de otro legado de la Guerra Fría. Luego les cuento otros detalles. Allá nos vemos.

La Habana, 02 de diciembre de 2013

LA SAGA DE J.F.KENNEDY

ESTEBAN MORALES

UNEAC

Estoy  convencido  que 1963 es un año clave para entender la política de  Estados Unidos hacia Cuba,  hasta hoy.

En ese año de la administración Kennedy, el último, tuvieron lugar  un conjunto de acontecimientos,  que nos permiten proyectar hacia el presente cual es la realidad a que nos enfrentamos, cuando de la política de  norteamericana se trata, especialmente hacia nuestro país.

Después de la  Crisis de Octubre, Kennedy comenzó a dar un giro, en sus intenciones de cómo tratar a Cuba.

Sin dudas, de todos modos,  sus acciones de política, los resultados obtenidos  y tal vez la aspiración de emplear instrumentos más efectivos, llevaron a Kennedy por el camino de  encontrar  la posibilidad de un nuevo modo de relacionarse con  Cuba.

Así, particularmente, desde  principios de noviembre de 1963, hasta el día de su asesinato, el 22 del propio mes, Kennedy  exploraba el acercamiento con Cuba, a través de Carlos Lechuga, representante  Cubano  en ONU primero y del periodista francés Jan Daniel, por medio de una conversación con Fidel Castro en La Habana,  finalmente.

Pero los intentos de Kennedy de negociar con Cuba, caían dentro de un contexto extremo peligroso para su persona.

-          Sobre el Presidente pesaba la acusación de haber abandonado a su suerte a los mercenarios de Playa Girón.

-          Haber negociado con Jruschov la retirada de los cohetes nucleares de Cuba, desaprovechando la oportunidad de invadir la Isla.

-          Su discurso de junio de  1963 en La Universidad  Americana, donde había anunciado la firma con la URSS de un acuerdo sobre las pruebas nucleares, el teléfono rojo entre el Kremlin y la Casa Blanca y  la venta de excedentes de trigo a la URSS.

-          El impacto que estas medidas de acercamiento entre la URSS y Estados Unidos debían tener en la política hacia Cuba.

-          Muy pocos miraban con simpatía la atención que Kennedy  prestaba a la Lucha por los Derechos Civiles.

El presidente Kennedy d reunía un conjunto de características personales: realista, inteligente, pragmático, independiente y sofisticadamente culto. Tales eran las mismas que no lo hacían gozar de las simpatías de personas

Que eran incluso miembros de su gabinete.

Además, Kennedy   no  se había dejado imponer los deseos  de algunos principales  jefes del Pentágono, que aun después de conocerse las intenciones de Jruschov de retirar los cohetes  de Cuba, presionaban para que se produjese la invasión diseñada.  Lo cual afecto aún más la falta de aceptación  que Kennedy tenia entre los militares.

Todo ello fue más que suficiente para acelerar la conspiración de sus enemigos, dirigida a asesinarlo.

Además, Kennedy no gozaba de la simpatía de la  Mafia, debido a las acciones de Robert, su hermano,    por desmembrarla. Tampoco de las simpatías de Nixon, Johnson, el Director de la CIA,  mucho menos dentro   del sector contrarrevolucionario cubano de Miami  y  ni del propio Director del FBI, J.Edgar Hoover.

Toda esa gente, interesados en la política hacia Cuba  y con las que Kennedy cargaba deudas políticas importantes, se confabularon para asesinarlo. Todos fueron llegando por caminos diferentes a la misma conclusión, una vez  finalizada  la Crisis de Octubre.

De modo que el presidente, solo gozaba de las simpatías de una parte importante del pueblo norteamericano, pero, como sabemos,  ese no cuenta, cuando  de llevar adelante  los intereses políticos de esos sectores de derecha  se trata.

Kennedy además, en realidad, era un advenedizo dentro de las estructuras de poder de Estados Unidos. Era el presidente, pero  no había sido general del Ejército  norteamericano, encumbrado por las hazañas de la guerra,  como  los que le precedieron;  no tenía fuertes conexiones con los sectores más poderosos del capital, era muy joven ,siendo el presiente más joven de la historia norteamericana hasta ese momento. Es cierto que provenía de una aristocrática y millonaria familia de Massachusetts, pero tendía a vérsele más como a un tecnócrata inteligente, intelectual  y sofisticado, que como un verdadero  político. Sin dudas el presidente, por ser todas esas cosas, pretendía hacer una política distinta à la de sus antecesores.

Por otro lado, las intenciones de Kennedy de negociar con Cuba habían circulado demasiado, llegando a ser   de conocimiento de los que no simpatizaban con el  dentro del aparato de inteligencia, la CIA, el FBI  y los sectores mafiosos y contrarrevolucionarios, muy ligados  a estos organismos mencionados.

Por eso, su asesinato, fue una operación muy  bien montada, que contaba con todos los recursos  y que apenas  debía temerse  que pudiera ser descubierta  antes de su realización. El cerco conspirativo-criminal  que  se formó alrededor del presidente era demasiado fuerte.

Los contrarrevolucionarios de Miami, todos muy conocidos y protegidos por la CIA y el FBI, desempeñaron un papel clave dentro de la operación. Miami era la cobertura para desplegar  una  operación de “diversión”, que quitara de la vista de los servicios secretos que protegían a Kennedy la idea  de que  el asesinato  podía ser en Dallas, Texas. Muchos días antes del magnicidio, gente como Diaz Lanz, Emilio Núñez Portuondo, Jose Ignacio Rivero y   otros,  hicieron manifestaciones verbales contra el Presidente, como para demostrar que era en Miami donde estaba el peligro.

Finalmente, hay que decir, que el día de su asesinato, todo estaba planeado para que nada ni nadie pudiera impedirlo. El servicio de protección que  debía cuidarlo quedo disperso por el recorrido,  los policías motorizados fueron enviados hacia adelante de la caravana; el recorrido había sido cambiado, Johnson se había bajado de la limosina. En el momento en que le disparan, aunque el carro del Presidente iba muy despacio, junto a él, no corría  nadie que, que con su cuerpo, pudiera  parar  los disparos. Fue el asesinato presidencial, mejor filmado de la historia. Muchos  sabían que ocurriría, pero todos estaban interesados en que ocurriera.

Es posible que falten muchos detalles aun sobre lo ocurrido, pero entre las informaciones  que tenemos y la lógica con que debieron ocurrir los acontecimientos que no sabemos aún, ya ello es suficiente para conocer lo ocurrido. Las múltiples investigaciones oficiales, no oficiales y personales, han aportado datos, informaciones y elementos  de juicio suficientes, como para saber que ocurrió, como ocurrió y quiénes son los responsables del magnicidio. Los autores intelectuales, los que lo planearon y quienes lo ejecutaron. Cuando algún día sean desclasificados los miles de documentos que guardan  los interesados,  para  que no se sepa lo ocurrido,  escudándose en la seguridad nacional, prácticamente lo que ocurrirá,  será  casi solo como  una comprobación de hipótesis.

Pero lo ocurrido entonces, tiene mucho valor para hoy. Donde, ni las fuerzas políticas que asesinaron a Kennedy han desaparecido, ni la maquinaria que planeo el magnicidio tampoco. Todo, lo contrario, esas fuerzas hoy  son más poderosas, cuentan con un grado de penetración mayor  dentro del sistema político de la nación norteamericana y pueden actuar  con un grado de impunidad muy  superior.

 La sociedad norteamericana  que fue capaz de asesinar al  presidente Kennedy,  era mejor que la de hoy. Había una ética mayor;  los políticos eran menos venales;  los mecanismo democráticos eran más sólidos; la confianza de que disfrutaban pueblo y gobierno era mayor; aún no se había desarrollado   el conflicto entre nación e imperio; apenas salidos de la Segunda Guerra Mundial, derrotado el fascismo, aun había esperanzas de construir un   mundo  de relaciones más fraternales y pacíficas.

Nada de eso  se tiene hoy. Estados Unidos es un imperio en decadencia, dentro del  cual aún no hay un consenso  sobre  qué  hacer para  salir de la situación. Unos,  consideran que Estados Unidos debe hallar formas de adaptarse a las nuevas condiciones que le impone un mundo multipolar. Otros  consideran que Estados Unidos  debe realizar una gran operación estratégica  de reconquista de las posiciones que hasta hace muy poco  ocupaba. Ese es hoy el dilema político existencial más importante de la sociedad norteamericana.  Que se hace más complejo, en la medida en que no es solo un problema de la política exterior, sino también de la política interna  estadounidense. Y es que como nunca antes, los conflictos  de la política  exterior, se reflejan en la vida interna  de la sociedad  norteamericana. Es que Estados Unidos, ha dejado de ser una sociedad que puede mirar hacia los conflictos externos, solo como algo lejano. Estos últimos repercuten como nunca antes en la vida de los estadounidenses.

Obama, al parecer, percatándose de ello, está llamando a una nueva forma de solucionar los conflictos de la política exterior norteamericana.

El  presidente 0bama ha  dicho  recientemente, “…no todos los intereses estratégicos constituyen motivos para la guerra; si lo fueran, no quedaría margen de maniobra  para la diplomacia”. Más  adelante dijo, “No podemos descartar de antemano soluciones  pacíficas; hay que usar la diplomacia,  incluso con nuestros adversarios”.

Recordó también Obama   que  cuando fue candidato a la presidencia por primera vez, dijo, que habían  llegado tiempos de un nuevo liderazgo, y de dejar atrás  una década de guerra.

Sin dudas, el presidente Obama  es muy sensato cuando   dice  esas cosas. Pero ellas no son del  agrado de ciertos sectores, integrados por   John McCain, Mark Kirk, Bob Menéndez,  Marco Rubio Charles Schumer y sobre todo  por el AIPAC (Comité de Asuntos Públicos Estados Unidos- Israel) el poderoso  lobby israelí, que presiona continuamente sobre el Congreso norteamericano  para aumentar las presiones sobre Irán, Siria y otros.

En realidad,  no es que Obama esté en desacuerdo  con liquidar a los regímenes de Irán y de Siria, pero no puede llevar las cosas de manera agresiva y a contrapelo de lo que sus aliados y Rusia han logrado hacer.

El Presidente comienza  paulatinamente a colisionar con aquellos sectores de política que desempeñan las posiciones  más de derecha  y que no son partidarios  de dar tratamiento a los conflictos por la vía diplomática sino de las presiones y  sanciones.

Todo parece indicar que el Presidente está haciendo retornar la diplomacia  al centro de su política exterior. No obstante ello no será nada fácil para Obama, porque sobran dentro  y fuera del ambiente político norteamericano quienes desean continuar haciendo política  sobre la base de la agresividad. Particularmente dentro de Estados Unidos  Obama cuenta con un enemigo muy  poderoso;  un primer frente de posición,  formado por la explosiva combinación entre  Israel  y su poderoso lobby  interno AIPAC. Que cuenta con un gran apoyo en la sociedad norteamericana. 

El  segundo frente interno de oposición a las intenciones políticas de Obama, en este caso respecto a Cuba, lo forman los sectores de extrema derecha  de la política contra Cuba, dentro de la comunidad cubana, formado por el grupo de congresistas cubano-americanos, la Fundación Nacional Cubanoamericana  y el resto de congresistas americanos  que contribuyen a desplegar la  actividad anticubana dentro del congreso.

Recientemente han estado presionando sobre la banca, para obstaculizar la operatividad consular de la Oficina de Intereses de Cuba en Washington y las  gestiones periodísticas  de Prensa Latina.

El tercer frente  de oposición interna,  lo forman aquellos sectores poderosos del  capital transnacional, que han obligado a Obama a seguir una política económica basada en el  rescate de la banca, de modo  que han hecho imposible lograr la recuperación económica.

Un cuarto frente político está formado por el Partido Republicano, con su engendro, El Te Party, que ha devenido en la fuerza reaccionaria  organizada a nivel de partido,   más peligrosa de la sociedad norteamericana .Recientemente algunos  líderes de este movimiento se han percatado de que las bases de este  se les han escapado de las manos y  pueden provocar  los más disimiles y peligrosos  incidentes.

Un quinto frente está formado por los que pretenden entenderse con América Latina y el Caribe, no comprendiendo los cambios y adaptándose a ellos, sino sobre la base de un proyecto de remodelación neocolonial, donde el modelo es lo logrado con el Golpe de Estado en Honduras. Es la actual Honduras  del fraude electoral, el modelo seleccionado por los sectores de la derecha en los Estados Unidos para  entenderse con los procesos de cambios que tienen lugar en América Latina y el Caribe. Actitud en la que incluso  tienden a chocar con sus aliados Europeos y Asiáticos.

Todo ello transcurre hoy para el Presidente, en medio de una pérdida de popularidad  que se ubica en el 37%, la peor obtenida desde que asumió el poder en el 2009.El  nivel de descontento aumento al 57%, mientras que el respaldo a su reforma sanitaria  cayó   a un 31%.

 Obama, si realmente quiere dirigir al  país, no tiene más remedio que oponerse a estas fuerzas, que les obstaculizan continuamente dar las respuestas  diplomáticas  que múltiples conflictos requieren. Y al mismo tiempo, correr   los  riesgos del tipo  que enfrento Kennedy  cuando quiso hacer su propia política.

Creo que, desde el magnicidio de Dallas, ningún presidente norteamericano  había tenido que enfrentarse a una situación tan peligrosa, como  la que hoy tiene que enfrentar  Barack Obama.

 Con la particularidad  adicional de que  muchos de los que votaron por Obama, hoy han dejado de creer en  el Presidente. Obama gana enemigos y pierde popularidad. Sin dudas,  por no ser  consecuente  entre  la práctica de su política  y la retórica con que se presentó. Actitud que tiene a asumir casi  todo presidente, pero,  en lo que  especialmente Obama,  no podía darse ese lujo. Obama representó algo inédito en la historia política de la nación norteamericana, contaba con un mandato de cambo casi absoluto,   y debió saberlo aprovechar, cuando ello no representaba ningún peligro para su vida. Hoy para  hallar esa consecuencia que Obama parece perseguir ahora, puede resultar muy tarde y peligroso para su persona.

Según  sus más recientes declaraciones, parece inclinarse por correr los riesgos de hacer ajustes en su política.  Esperemos  salga adelante, por la  mejoría  de todos.


La Habana, Noviembre 30 del 2013