viernes, 20 de septiembre de 2013

LOS 5 PACIFISTAS CUBANOS DEBEN SER LIBERADOS

Por Manuel E. Yepe *

De la calidad y pureza de los sentimientos humanos, capaces de promover increíbles  sacrificios individuales o colectivos en aras de objetivos superiores para la especie humana, hablan las virtudes y actitudes asombrosas que genera la lucha de los pueblos por la Paz.

Uno de los más elevados ejemplos de ello ha sido el de los cinco jóvenes cubanos que entregaron sus vidas al propósito de salvar a sus compatriotas, y a la humanidad toda, del flagelo terrible del terrorismo que, infiltrándose en las bandas auspiciadas por sectores extremistas de las élites del poder que rigen los destinos de Estados Unidos tienen en el sur del estado de la Florida un verdadero cuartel general de operaciones criminales.

Ellos asumieron el riesgo y, totalmente desarmados, penetraron las filas terroristas en Miami y lograron obtener las evidencias que eran necesarias para alertar a las autoridades policiales de Estados Unidos, que alegaban para su desidia, una supuesta falta de pruebas para actuar contra los preparativos criminales que Cuba venía denunciando y sufriendo dolorosamente.

Un avión civil cubano dinamitado en pleno vuelo con más de 70 pasajeros civiles a bordo, todos muertos; bombas en hoteles de turismo en Cuba con víctimas mortales; asesinato en Nueva York de un diplomático cubano acreditado en la ONU, y múltiples acciones terroristas contra centros hospitalarios, escuelas y fábricas en la isla, no eran evidencia suficiente para que las autoridades estadounidenses se dispusieran a actuar contra los culpables, en evidente contubernio con éstos que frenaba a la justicia e impedía la convivencia pacífica entre ambas costas del Estrecho de la Florida.

Pero estos cinco valientes defensores de la Paz no vacilaron ante las circunstancias y en cumplimiento de su misión - con grave peligro para ellos y sus familias- penetraron las filas terroristas. Lograron tras ello hacer llegar al gobierno de Cuba abundantes pruebas fehacientes de los preparativos terroristas para que, por canales oficiales, se pusieran éstas en manos del gobierno estadounidense en su más alto nivel.

Así se hizo, pero el control criminal del ambiente policial y político en el estado de la Florida determinó que, hace por estos días 15 años, en vez de ser arrestados los terroristas, fueran apresados los valientes denunciantes, Luego vendría una tortuosa manipulación de los procedimientos judiciales que condujo a abultadas penas de hasta tres cadenas perpetuas sin que se hubiera probado un solo muerto, herido o hecho de violencia imputable a los inculpados.

Se escondieron pruebas que obraban en poder del gobierno de Estados Unidos que desmentían las más graves acusaciones contra los cinco cubanos acusados; se ignoró la demanda de que el juicio tuviera lugar en un lugar distinto a Miami, donde no habían las mínimas condiciones para tener un proceso justo, y se financió, con pagos ilícitos a los medios y a numerosos periodistas corruptos, una intensa campaña de prensa para asegurar un ambiente de odio contra los acusados durante el juicio. A ninguno se le pudo probar siquiera el delito de espionaje por cuanto se evidenció claramente que ellos no habían buscado ni obtenido información alguna que pusiera  en peligro la seguridad de Estados Unidos sino solo aquella relacionada con los preparativos terroristas de las bandas de emigrados extremistas cubanos.

Como no podían ser acusados de algo suficientemente grave para cumplir los objetivos políticos que se proponía la fiscalía, los cargos más importantes formulados contra ellos se limitaron a la acusación de “conspiración para cometer delito” que no exigía evidencias concretas que jamás existieron.

Y, para evitar la reacción de la población estadounidense contra tan escandaloso fraude legal, en la llamada “gran prensa” - que en Estados Unidos se conoce como “mainstream media”- se aplicó una política de rígida censura a la divulgación de las actuaciones judiciales y sobre las condenas solicitadas e impuestas.

Estos bravos luchadores por la paz han estado cumpliendo de manera ejemplar, y con sus frentes en alto, sus infames condenas en prisiones dispersas por el amplio territorio estadounidense.

A uno de ellos se le reconoció el cumplimiento total de su injusta sentencia y, tras una complementaria reclusión domiciliaria en territorio de Estados Unidos, pudo regresar a su patria y su familia, no obstante lo cual los cinco se mantienen articulados solidariamente hasta que todos juntos puedan disfrutar de libertad y celebrar el cumplimiento del deber patrio.

Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, Fernando González y René González son paradigmas del pacifismo revolucionario, apóstoles de la lucha por la Paz cuya injusta permanencia en cárceles estadounidenses constituye un baldón imborrable para la historia del sistema de justicia en Estados Unidos.

Su resistencia y lealtad patriótica ha confirmado la capacidad de la voluntad humana de vencer a la violencia guerrerista con actos de razón y sacrificio que ningún imperio puede impedir.

* Fragmento de la declaración formulada a nombre del Secretariado de Movimiento Cubano por la Paz en el IV Foro de la Sociedad Civil Cubana efectuado en La Habana el 20 de septiembre de 2013.

Mensaje de Laura Labañino, a propósito del concierto en la Tribuna Antimperialista


No ha habido mejor momento que este para que todos los familiares agradezcan a nuestro pueblo por tantas muestras de amor y de cariño que hemos recibido. Un pueblo que lamenta junto a esposas, hijos, madres la ausencia de sus familiares. Con esa capacidad única del cubano para la inventiva y la creación hemos visto como nuestra isla se ha engalanado con cintas amarillas, para mostrar la fidelidad a esos cinco hombres de familia, hombres de bien que llevan 15 años presos.

Cada muestra de cariño llegó a nuestras casas, a nuestros barrios, a través de las cintas amarillas que en todo nuestro país representaron el inicio de esta jornada de amor, por los cinco y por la unión y el reencuentro familiar. Precisamente por tratarse de temas tan humanos, como la necesidad inalienable de todo hombre a la libertad, a un trato justo, a recibir atenciones médicas cuando lo requiere, a tener contacto con su familia, es que ha sido tan recepcionado el tema de los Cinco, no solo en nuestro país sino también en todo el mundo.

Muchas muestras de cariño arroparon a los familiares en esta jornada, profesores en las escuelas, no dejaban de hablar de la historia de la canción de las cintas amarillas, árboles de toda Cuba, no solo los robles, se veían engalanadas con cintas amarillas por doquier. El apoyo se evidenciaba en todas partes, desde un chofer que cuelga su lacito amarillo en la antena del carro, hasta un ama de casa que procura encontrar una saya amarilla en desuso para darle a sus hijos y colgar en su casa cintas amarillas. Todos esos detalles son los que han hecho especial esta jornada, detalles que son los que más lejos llegan, cuando parten de la humildad, de la conciencia y del cariño; que son a la vez algunos de los sentimientos y aptitudes que motivaron a nuestros familiares a cumplir con su deber como hijos de esta tierra.

Los artistas también quisieron demostrar su apoyo a la causa, de aquí la idea de un regalo especial para los Cinco y para el pueblo cubano, ese pueblo bailador y divertido. Pues, para los Cinco y ese pueblo que reclama pero que disfruta, que lucha sin sesgar en el empeño pero no pierde la sonrisa, estaba dedicado el concierto del día 12 de septiembre en la Tribuna Antimperialista.

Contentos estábamos todos a la espera de tanto contraste que se gestaba, tendríamos a Silvio, Gretel Barreiro, el gran Frank Fernández, el archi conocido Yonki, quien nos sorprendió con tanta originalidad, Anacaona, los Angeles, Qva libre, y tantos otros artistas populares entre los jóvenes. Una vez más los familiares estábamos completamente agradecidos por tantos esfuerzos y apoyo, de los artistas que más allá de temas políticos se sentían comprometidos con una causa familiar, de justicia humana, que sobrepasa divergencias.

Lo único que se lamenta de tan ardua y bien pensada jornada, es que haya habido algún artista que no logró entender el verdadero significado y sentido de la propuesta cultural y del reclamo libertario que motivaba el evento al que asistieron.

Fuera de lugar estaba todo aquello que no tuviese que ver con un reclamo humanitario de unión familiar, con el reclamo de un pueblo que espera a cinco hombres que envejecen lejos de su familia, y de su pueblo. Reclamo que los artistas genialmente materializaron a través de sus cantos, de sus ritmos y originalidades.

Por ese agradecimiento inmenso que los familiares sentimos por nuestro pueblo, por tanto apoyo, por tantas cintas amarillas, por la actitud desinteresada y colaborativa de nuestros artistas, por su completa disposición de apoyar la libertad de mi padre, el regreso de mis tíos, de desechar a toda costa la idea de que siga pasando el tiempo, el implacable y sigamos mi hermana y yo sin saber cómo se vería mi papá en ropa de calle, sin imaginarnos como sería un día en la playa con toda la familia reunida, por eso y más: gracias.

Solo me permitiría citar a nuestro Héroe Nacional cuando dijo….”(…)tener talento es tener buen corazón, el que tiene buen corazón, ese es el que tiene talento(…)” y de ese talento los artistas de nuestro país, esos que supieron ver el sufrimiento humano detrás de 15 años de encarcelamiento, tienen de sobra.

Laura Labañino Palmeiro, hija de Ramón Labañino, Héroe de la República de Cuba


La Habana, 17 de septiembre de 2013

CRÓNICA DE TRANSMISIÓN EN VIVO DE RADIO HABANA CUBA

Saludos, amigos radioyentes:

Las autoridades cubanas y el embajador de Ecuador en Cuba, Edgar Ponce Iturriaga, se encuentran ya en el aeropuerto Antonio Maceo, de Santiago de Cuba, a unos 900 kilómetros al este de La Habana, a la espera del arribo de la aeronave en la que viaja el presidente ecuatoriano, Rafael Correa Delgado, quien acaba de realizar una visita oficial a la Argentina.

El primer mandatario ecuatoriano realizará una visita de trabajo a Cuba a partir de este viernes, y ha decidido iniciarla por la provincia de Santiago de Cuba, donde un contingente del Cuerpo de Ingenieros del Ejército del Ecuador labora desde finales del pasado año en la construcción de mil 500 viviendas donadas como parte de la ayuda solidaria a los damnificados del huracán Sandy, cuyos vientos y lluvias provocaron graves daños a la provincia de Santiago de Cuba en octubre último.

La solidaridad de Ecuador y otros países integrantes de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América fue inmediata. Apenas una semana después del paso del huracán, llegó desde Ecuador una planta de tratamiento de agua que fue instalada en el Instituto Superior de Ciencas Médicas de Santiago de Cuba.

Medicinas, alimentos, productos de higiene y limpieza y sacos de polipropileno, destinados a la construcción de diques, fueron algunos de los primeros productos de la asistencia solidaria del gobierno que preside Rafael Correa.

Recientemente llegaron al puerto Guillermón Moncada, de Santiago 1 600 módulos de techos destinados a viviendas dañadas por el huracán, como parte de un compromiso que incluye también la construcción de mil 500 viviendas.

El embajador ecuatoriano Edgar Ponce expresó en vísperas de la llegada del Presidente Correa la satisfacción que siente el pueblo y gobierno andinos al reciprocar la solidaridad de Cuba, donde en los últimos años se han formado miles de médicos y otros profesionales provenientes de la tierra de Eloy Alfaro.

Durante su visita de trabajo a Cuba el primer mandatario ecuatoriano sostendrá conversaciones oficiales con el presidente cubano, Raúl Castro, y con autoridades cubanas de la salud y la educación.

La anterior visita a Cuba del Jefe de Estado de Ecuador se produjo en noviembre del pasado año, como parte de un proceso de sólidas y fraternales relaciones entre las dos naciones que fundan su vinculación histórica en la amistad entre sus próceres Eloy Alfaro y José Martí.

Dentro de aproximadamente una hora se espera el arribo a la terminal aérea internacional Antonio Maceo de Santiago de Cuba del presidente Rafael Correa Delgado.

(Este fue un reporte desde Radio Habana Cuba de Pedro Martínez Pírez para ALER – CONTACTO SUR)

EE.UU. afirma haber autorizado que el avión de Maduro cruzara su espacio aéreo

RT -  20 sep 2013 | 15:37 GMT

EE.UU. autorizó al avión del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, sobrevolar su espacio aéreo, aseguró la portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Marie Harf.

Según Harf, el Gobierno venezolano no presentó su solicitud "adecuadamente", por lo que los estadounidenses tardaron unas horas en aprobar la petición, informa 'El Nacional'.

El canciller venezolano, Elías Jaua, subrayó el jueves que EE.UU. prohibió sin "ningún argumento válido" que el avión presidencial de Venezuela sobrevolara el espacio aéreo de Puerto Rico durante un vuelo hacia China.

"Denunciamos esto como una agresión más del imperialismo norteamericano contra el Gobierno de la República Bolivariana", declaró el canciller.

En respuesta a la prohibición de vuelo del avión presidencial de Venezuela por el espacio aéreo de Puerto Rico, el presidente boliviano, Evo Morales, afirmó que va a" denunciar al Gobierno de Obama por crímenes de lesa humanidad". Expresó también que con este acto EE.UU. "demuestra su prepotencia de seguir humillando a Gobiernos" y está cometiendo crímenes contra los pueblos. 

LA ONU SIN VETO (II)

Jorge Gómez Barata

La actual estructura de la ONU es parte de la zaga de la II Guerra Mundial y algunas de sus prácticas parecen feudales. Los miembros permanentes del Consejo de Seguridad no sólo tienen derecho al veto sino que son irremplazables y lo que es peor: cualquier reforma tendría que ser aprobada por ellos. Ninguno ha sido ni podrá ser jamás sancionado.

No obstante no debería extrañar que algún día Estados Unidos asumiera la bandera de la “democratización” de la ONU y encabezase la oposición al veto. Cuando eso ocurra la influencia internacional de Rusia y de China se volatilizará. ¿Quién desea eso? ¿A quién le conviene?

Si en lugar de en el Consejo de Seguridad, las decisiones se adoptaran en la Asamblea General, Estados Unidos haría funcionar la mayoría mecánica de que dispone y prevalecería siempre. ¡Levante la mano quien lo quiera!  

Hasta donde se conoce en la historia de la ONU el veto ha sido utilizado en alrededor de 260 ocasiones (el número exacto se ignora porque muchas reuniones son a puertas cerradas). De ellas, 59 fueron para bloquear la admisión de nuevos miembros y en otras 43 para impedir la elección de alguna persona como el Secretario General.

Por países el veto fue utilizado en 120 ocasiones por la Unión Soviética (80 de ellas entre 1945 y 1956), en 81 oportunidades por Estados Unidos, 32 por el Reino Unido y 18 por Francia. La República Popular China ha acudido al mismo cinco veces y mientras ocupó el escaño, Taiwán sólo lo utilizó en 1955 para impedir el ingreso de Mongolia.

El veto impidió que la URSS fuera condenada en la ONU por su participación en los sucesos de Hungría y Polonia en 1956, Checoslovaquia 1968 y Afganistán. En 1970, en una resolución sobre la antigua Rodesia, Estados Unidos ejerció por primera vez el derecho al veto y luego lo ha hecho en otras 60 ocasiones, en 40 de ellas para impedir que Israel fuera sancionado y 10 para evitar que, en tiempos del apartheid, lo fuera Sudáfrica.

El veto y su condición de potencia hegemónica protegieron a Estados Unidos de ser emplazado en la ONU por su intervención en Vietnam, por la criminal política hacia Cuba, incluyendo la invasión por bahía de Cochinos, el apoyo a la Sudáfrica del apartheid, las invasiones de República Dominicana, Granada y Panamá, la Guerra Sucia en Centroamérica, las guerras en Irak y Afganistán y los crímenes cometidos en Libia. Tampoco la ONU ha podido pronunciarse respecto a Chechenia y ni al Tíbet.

Aunque con el fin de la Guerra Fría (1990) y la desaparición de los credos filosóficos y de intereses geopolíticos que oponían a algunas de las grandes potencias, podía suponerse una mayor cohesión en el seno de la ONU, no ha sido totalmente así y se ha acudido al veto en unas 30 ocasiones.

El pragmatismo y el cinismo ha conllevado a dos actitudes: la de Estados Unidos que en torno a decisiones relacionadas con conflictos que hacen peligrar la paz mundial ha ignorado a la organización internacional y actuado unilateralmente o con apoyo de la OTAN, la Unión Europea y de foros que como la Liga Árabe y Unión Africana le son cada vez más afines.

Otra táctica, utilizada sobre todo por Rusia y China, es la de dar a conocer las posiciones fuera del Consejo, utilizando un “veto avisado” o “virtual”, impidiendo de ese modo votaciones que harían visibles y probablemente costosas las contradicciones.

Aunque creo que en lo adelante, Rusia y China actuaran en función de sus intereses geopolíticos y no como adalides de las causas de los oprimidos del Tercer Mundo, no me arriesgaría a apostar por eliminar el veto que no es causante de los males del mundo sino consecuencia de ellos. 

Aunque sea legítimo y provechoso abogar por la reforma de la ONU, lo que es preciso reformar es el mundo para alcanzar ese otro que se cree posible y en el cual los imperios no sólo no estarán protegidos por veto alguno, sino que habrán dejado de existir. Es otro tema. Allá nos vemos.

La Habana, 20 de septiembre de 2013