domingo, 8 de septiembre de 2013

Revela rotativo financiamiento saudita de mercenarios en Siria

Por Luis Brizuela Brínguez

Damasco, 8 sep (PL) Recientes revelaciones del diario británico The Times sobre la participación del gobierno de Arabia Saudita en el financiamiento y armamento de grupos mercenarios en Siria, respaldan las acusaciones al respecto efectuadas por Damasco en múltiples ocasiones.

A partir de fuentes de seguridad en el golfo Pérsico, el rotativo detalló que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos supervisa nuevas operaciones de transferencia de equipos bélicos hacia Riad y otros países de la región como Turquía, Catar y Jordania, destacan este domingo medios de prensa sirios, citando el referido artículo.

Tales armas van dirigidas a los calificados en Occidente como rebeldes que buscan el derrocamiento por la fuerza del gobierno del presidente Bashar al-Assad, indica la fuente.

Agrega que en el reino de la península Arábiga y otros países árabes existe un profundo descontento con la decisión del presidente estadounidense Barack Obama de delegar en el Congreso la decisión del anunciado ataque militar contra Siria por el presunto uso de armas químicas,

Señala el texto que la monarquía saudita intenta empujar desde hace varios meses a Washington para que lance una intervención militar contra Siria y en este sentido subraya que el jefe de la inteligencia de Arabia Saudita, Bandar Bin Sultan, efectúa continuas visitas a la capital estadounidense para convencer a la administración de tal acción.

Expuso The Times que el tránsito de armas a grupos mercenarios en territorio sirio ocurre precisamente bajo supervisión de Bin Sultan, a través de las fronteras de Siria con Jordania y Turquía.

Agregó la publicación que Riad también instó recientemente a la Liga Árabe a intervenir militarmente en Siria.

Casi desde el inicio del conflicto, en marzo de 2011, las autoridades sirias han culpado a Arabia Saudita, así como a Catar y Turquía, entre otros países, de apadrinar de forma abierta a los grupos que buscan concretar lo que denominan como cambio de régimen en Damasco.

Numerosos reportes de prensa e informes de inteligencia estiman que entre un 50 y un 80 por ciento de los opositores armados son militantes de la red terrorista Al Qaeda y de otras entidades fundamentalistas que abogan por la destrucción el Estado laico sirio y la imposición de un califato regido por la sharia o ley islámica.

Grupos como el Frente al-Nusra, asociado a Al Qaeda, se han responsabilizado con la autoría de los más mortales ataques terroristas que han asesinado a miles de civiles inocentes y destruido buena parte de la infraestructura nacional.

Aunque con casi nulo destaque en la prensa internacional que replicó de inmediato el hipotético ataque químico cerca de Damasco el pasado 21 de agosto, una reciente investigación de una periodista norteamericana develó que la mano del jefe de la inteligencia saudita podría haber estado detrás del controvertido hecho por el que se intenta incriminar a las autoridades sirias.

Un reportaje de Dale Gavlak, corresponsal de la agencia norteamericana Associated Press, explicó días atrás que la muerte de civiles en Ghouta Oriental se debió a una mala manipulación de agentes tóxicos en poder de bandas mercenarias.

Luego de múltiples entrevistas con residentes e irregulares de esa zona, la reportera reveló además que las letales armas fueron enviadas por coordinación de Bandar Bin Sultán.

Las armas, algunas "con una estructura de tubo" y otras como "una enorme botella de gas", según detalló el reporte, estaban destinadas inicialmente al Frente al-Nusra, derivación de la red terrorista Al Qaeda en esta nación del Levante.

Sin embargo, la facción menos experta en este tipo de armas las recibió, manipularon erróneamente las armas y dieron lugar a las explosiones, detalló.

No nos dijeron qué tipo de armas eran, ni cómo usarlas, se quejó una combatiente a la corresponsal, que la denomina como "K".

No podíamos imaginar que eran armas químicas. Cuando el príncipe Bandar (jefe de la Inteligencia saudí) entrega esas armas debería hacerlo a quienes saben cómo usarlas, se quejó.

rc/lr

DECEPCIÓN ESPAÑOLA: Teoría de la conspiración en Buenos Aires

Carlos Segovia

Corresponsal Económico y Redactor Jefe en El Mundo.

En la recepción de la delegación española nadie lo decía públicamente, pero se extendió una teoría de la conspiración  contra Madrid.
Eran las 20.00 horas locales cuando la delegación española inició el cóctel que estaba previsto pasara lo que pasara en la sala Gaudí del hotel NH City de Buenos Aires. Los Príncipes y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, intentaron que centenares de deprimidos asistentes, incluidos patrocinadores, empresarios y deportistas levantaran el ánimo. Los ministros, José Manuel García Margallo, José Manuel Soria, y José Ignacio Wert, se unían a la terapia de grupo. También la hermana del Rey, Pilar de  Borbón.

Nadie lo decía públicamente, pero en los corrillos se extendió una teoría de la conspiración. "En el Comité Olímpico Internacional hace falta una reforma y que se vote a mano alzada. Esto no se arreglará hasta que los que voten tengan que decir a quién han votado y por qué", afirmó un importante empresario español presente. "Madrid no ha perdido limpiamente, hay gente que se sabe mover mejor que nosotros con los miembros del COI", aseguró otro. "Estoy segura de que ha habido seguidores de Tokio que han preferido votar a Estambul en primera vuelta para quitarse de en medio a Madrid, que es la que más temían", sostuvo ante un ministro una relevante personalidad española. "¿Qué  país ha conspirado contra Madrid y se ha movido para que no se le vote? La respuesta es fácil y se terminará sabiendo en cuanto se presenten candidaturas a 2024", apunta un alto ejecutivo en alusión a países europeos que no querían que prosperase Madrid para que los Juegos no se disputaran en Europa en 2020.

El financiero Juan Antonio Samaranch junior, que inició la presentación de la candidatura española y evocó la figura de su padre, se fundió en un abrazo con Rajoy cuando le vio en la recepción. "Lo siento  presidente". El gallego lo animó y fue de los que en ningún corrillo quiso entrar a valorar por qué se ha perdido.

Es un terreno movedizo en que nadie quiere adentrarse sin pruebas en público pero en las conversaciones de personas influyentes salió con frecuencia la experiencia de Michelle Obama en Copenhague en 2009. La Primera Dama acababa de llegar a la Casa Blanca y acudió a la capital danesa a defender la candidatura de Chicago. Salió derrotada las primeras de cambio y confesó a miembros de la candidatura española, también vencidos en aquella edición, un dato que a la inquilina de la Casa Blanca le pareció escandaloso: "¡Nos han votado muchos menos de los que me habían prometido que lo harían!". Bienvenida al club Michelle, porque eso le ha sucedido sistemáticamente a Madrid durante sus tres derrotas. Theresa Zabell comparaba incrédula "y humillada" las promesas de votos que recibió no ya ella, sino el Príncipe con "el vapuleo" real recibido. 

Otro alto ejecutivo insiste en que solo con transparencia se podrá dotar de seriedad a las votaciones y advierte de un riesgo: "Esta gente elegida no se se sabe cómo no puede humillar de esta forma a jefes de Estado y de Gobierno como Rajoy o el turco Erdogan, que han sido elegidos democráticamente". "El COI es feudal y los japoneses han comprado los Juegos, porque Madrid era objetivamente la mejor", manifestó, pidiendo anonimato, otro de los patrocinadores de la candidatura española.

Varios asistentes coincidieron en que la lección que habría que dar al COI es no presentarse hasta que la organización se reformara y fuera más transparente. Siempre es difícil creer en teorías de la conspiración, pero lo que es seguro es que cuanto más transparencia, más difícil darles credibilidad. El COI es una organización muy importante como para que personas relevantes de países candidatos sospechen como ayer de juego sucio. El sistema debe cambiar.

Postdata. Gracias por los comentarios y por el debate de los lectores. Unos se inclinan porque puede haber habido conspiración y otros que eso son excusas de mal perdedor. La verdad, como siempre, cosecha en todos los campos. La candidatura española debe hacer autocrítica por errores cometidos, pero también es cierto que en un mundo moderno el sistema de elección del COI no es lo transparente que debería ser dado el calibre de las decisiones que toma.   

Recibió Raúl a alto dirigente del Partido Comunista de Vietnam

Raúl y Le Hong Anh intercambiaron sobre el excelente estado de las relaciones que unen a ambos Partidos, Gobiernos y pueblos. Asimismo, ratificaron la voluntad mutua de continuar profundizándolas

Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, recibió este sábado al compañero Le Hong Anh, miembro del Buró Político y Secretario Permanente del Secretariado del Partido Comunista de Vietnam. Autor: Estudios Revolución

Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
8 de Septiembre del 2013 0:15:34 CDT

El General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, recibió en horas de la tarde de este sábado al compañero Le Hong Anh, miembro del Buró Político y Secretario Permanente del Secretariado del Partido Comunista de Vietnam, quien realizó una visita oficial y amistosa a nuestro país.

Raúl y Le Hong Anh intercambiaron sobre el excelente estado de las relaciones que unen a ambos Partidos, Gobiernos y pueblos. Asimismo, ratificaron la voluntad mutua de continuar profundizándolas.

Participaron el compañero Vu Chi Cong, embajador en Cuba, y el resto de la delegación vietnamita que nos visita. Por la parte cubana estuvieron presentes Salvador Valdés Mesa, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Vicepresidente del Consejo de Estado, y José Ramón Balaguer Cabrera, miembro del Secretariado.

SIRIA: EL CONSEJO Y EL CONGRESO

Jorge Gómez Barata 

En reciente conferencia de prensa el presidente Obama realiza una confesión que anula cualquier otro argumento: “Siria ─dijo─ no es un peligro para Estados Unidos…” La distancia, las asimetrías y los escasos antecedentes anti norteamericano del gobierno sirio, excluyen un conflicto bilateral. Por otra parte, el país árabe es un Estado soberano sobre el cual el Congreso estadounidense no posee potestad alguna.

Para evitar acciones como las que hoy se pretenden, los redactores de la Carta de la ONU, incluyeron los preceptos de: “Igualdad soberana de los estados”, Autodeterminación y Soberanía nacional”. Desconocer la vigencia de lo legislado y acordado crea premisas para justificar agresiones, conquistas territoriales y para promover ambientes favorables a las ideologías que como el fascismo, pretenden la hegemonía mundial.  

Aunque en las relaciones internacionales, desde el inicio de la era moderna se acuñó el término de “potencia” y más tarde el de “súper potencia”, la Carta de la ONU, base y sostén del derecho internacional sitúa al Estado/Nación como la principal categoría geopolítica de cuya igualdad, soberanía y autodeterminación parten todas las legislaciones.

La Carta de la ONU reconoce una sola razón para que la organización mundial desconozca las salvaguardas que protegen a los estados nacionales y autorice el uso de la fuerza contra ellos; cosa que sólo puede ocurrir cuando algún país amenaza la paz. Ante situaciones semejantes, el Consejo de Seguridad y solo él, puede invocar el Artículo VII de la Carta, condenar al agresor y, luego de agotar los recursos diplomáticos, crear una Fuerza Internacional de Paz.

Previendo manipulaciones y para evitar arbitrariedades en el “uso de la fuerza” los redactores de la Carta de la ONU, establecieron que para aplicar el Artículo VII es preciso la “unanimidad” (conocida como veto) que obliga al voto favorable de todos los miembros permanentes del Consejo de Seguridad. Tal exigencia impide que un grupo estados pudiera ponerse de acuerdo para atacar a otros.  

Por cierto esta cláusula de unanimidad que obliga al voto afirmativo de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad no fue aplicada en 1950 cuando se acusó a Corea del Norte de agresión a Corea del Sur y la Resolución que creó la fuerza de paz, fue adoptada sin la presencia de la Unión Soviética que pudo haber ejercido el derecho al veto.

Todavía al examinar aquellos hechos se pone en duda la legalidad de la decisión. No obstante el precedente existe y se sabe que: la ausencia, incluso la abstención (cosa que tampoco aclara la Carta) no constituye voto en contra y por tanto no es veto.  

Tecnicismos aparte, lo cierto es que no existe ningún argumento jurídico que conceda potestad al Congreso de los Estados Unidos para declarar la guerra a Siria, incluso si fuera cierto que Bachar al-Asad ha utilizado armas químicas contra su propia población. Para ser legal una decisión al respecto e  invocar el Capítulo VII que ampara el uso de la fuerza, el Consejo de Seguridad debe probar que existe una amenaza para la paz.

Con habilidad retorica Obama aludió al genocidio en Ruanda derivado de la confrontación entre tutsis y hutus, en el cual alrededor de un millón de estos últimos fueron masacrados. Aunque entonces la intervención de Francia que envío 2 500 hombres o de la ONU, hubiera estado moralmente justificada, no es homologable al caso sirio.

De cualquier manera, la Constitución de los Estados Unidos, no es la Carta de la ONU, no tiene vigencia legal más allá de sus fronteras nacionales y el Congreso norteamericano no es equiparable al Consejo de Seguridad. Allá nos vemos.

La Habana, 08 de septiembre de 2013