viernes, 6 de septiembre de 2013

CON CINTAS AMARILLAS CUBA RECLAMA JUSTICIA

Por Manuel E. Yepe

René González es uno de los 5 héroes antiterroristas luchadores por la paz arrestados en EE.UU. el 12 de septiembre, hace 15 años, y posteriormente, en 2001, sentenciados a infames condenas, acusados de infiltrar las bandas de extremistas cubanos auspiciados por la CIA y otras organizaciones dedicadas a promover la subversión en Cuba desde el sur del estado de la Florida.

Él ha sido el único que ha cumplido su injusta sanción y, luego de una complementaria reclusión domiciliaria en territorio de Estados Unidos, le ha sido permitido regresar definitivamente a su patria. No obstante, todos han decidido mantenerse firmemente identificados como “los Cinco” hasta tanto, juntos todos, disfruten de libertad en Cuba y celebren el cumplimiento del deber patriótico y humanitario.

Desde Cuba, René González ha convocado a sus compatriotas a  una jornada masiva de recordación por el aniversario, en la que los participantes porten cintas amarillas o las coloquen en árboles y otros lugares visibles con motivo del decimoquinto aniversario de su injusto encierro.

Retoma así la letra de la canción “Tie a Yellow Ribbon Round the Old Oak Tree (Ata una cinta amarilla en el viejo roble)” de Irwin Levine y L. Russell Brown  e interpretada por Tony Orlando, que ocupó en 1973 los primeros lugares en la preferencia popular. En la canción, un ex recluso le comunica a su novia que, si desea reanudar relaciones con él, coloque una cinta amarilla en determinado árbol frente a su casa.

Al paso por el sitio acordado, el ex reo descubre que cien cintas amarillos habían sido atadas en el árbol.

El mensaje sencillo y directo de René tiene un significado común para los pueblos de las dos orillas del Estrecho de la Florida: “dejen a los cinco cubanos volver a casa porque unos y otros los queremos de vuelta con los suyos”.

Menos de 12 horas después de que René lanzara esta idea ya los cubanos de toda la isla buscaban no solo cintas amarillas sino todo lo que tuviera este color para adornar a toda Cuba con este color. Un amarillo que, además, es para la Santería el color de Ochún, deidad que, a su vez, es para los católicos la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de los cubanos y parte de la identidad nacional cubana cuyo día se celebra el 8 de septiembre.

Esta será una manera nueva de expresar algo que se ha manifestado en las interrelaciones entre cubanos y estadounidenses por infinidad de años: por difíciles que sean las circunstancias no puede haber animosidad entre los dos pueblos. Son relaciones  amistosas en los niveles más cotidianos que se muestran en cosas como la afición por el beisbol, las recíprocas influencias en la música popular y en muchos otros aspectos de la vida cotidiana en ambos lados del Estrecho de la Florida.

El heroísmo de los cinco antiterroristas cubanos sirvió para que las autoridades políticas y policiales estadounidenses contaran con evidencias irrebatibles acerca de las acciones criminales que se urdían en el sur de la Florida.  Pero, por el control del ambiente policial y político que tienen en el estado de la Florida las organizaciones de extremistas anticubanos protegidas por la CIA, sucedió que, en vez de ser arrestados los asesinos, lo fueran los luchadores por la paz denunciantes.

Luego vino una tortuosa manipulación de los procesos judiciales que condujo a absurdas condenas de hasta tres cadenas perpetuas sin que se hubiera probado en todo el proceso judicial un solo muerto, herido o hecho de violencia imputable a los acusados.

A ninguno de los pacifistas cubanos se le pudo probar siquiera el delito de espionaje, por cuanto se evidenció en los juicios que ellos no habían buscado ni obtenido ninguna información que pusiera en peligro la seguridad de Estados Unidos sino información relacionada con los preparativos terroristas de las organizaciones extremistas de emigrados cubanos.

Como no podían ser acusados de algo suficientemente grave para cumplir los objetivos políticos que se proponía la fiscalía, los cargos más importantes formulados contra ellos se limitaron a la acusación de “conspiración para cometer delito” para lo que no se requerían evidencias concretas que jamás existieron.

Para evitar la reacción de la población estadounidense contra tan escandaloso fraude legal, se aplicó en los mayores consorcios de la información una rígida política de censura a la divulgación de los actos judiciales y las condenas impuestas, que es precisamente el silencio que pretende contribuir a quebrar la jornada de las cintas amarillas a la que ha llamado René González.

La Habana, 6 de Septiembre de 2013

Uruguay y Argentina apoyan una intervención humanitaria en Siria

Los mandatarios consideran que puede abrirse la posibilidad de una interveción humanitaria. (Foto: Archivo)

teleSUR-télam-Russia Today/BM  -  Viernes 6 de Septiembre de 2013, 05:06 pm

El presidente de Uruguay, José Mujica, y su par argentina, Cristina Fernández, sostuvieron que por efecto de la gravedad en la situación en Siria se debe admitir la posibilidad de una intervención humanitaria sin fines ni medios militares.

El presidente de Uruguay, José "Pepe" Mujica y su homóloga en Argentina, Cristina Fernández expresaron estar a favor de una intervención humanitaria en Siria.

El mandatario uruguayo manifestó este viernes que "el único bombardeo que veos adminisible en Siria es con leche en polvo, con galletas y con comida, no armas ni bombas", citó el portal web de Russia Today.

El Presidente Mujica agregó que un eventual ataque militar contra esta nación sería como "intentar apagar una hoguera, echando más combustible".

En ese sentido, agregó que una guerra no resolverá la situación de violencia siria. "Los intentos de los últimos 20 o 30 años por imponer la democracia occidental a cañonazos", cuestionó.

Consideró que una acción armada contra el Gobierno de Siria daría paso a "los intereses de especulación financiera; van a estar al golpe del balde, aprovechando los sustos en una zona de guerra".

Su par argentina, Cristina Fernández, respaldó esta postura tras afirmar a la agencia de noticias Télam que "no tiene sentido ni coherencia pretender evitar muertes con más muerte".

La mandataria explicó que en el encuentro bilateral que sostuvo con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, abogó por enviar a Siria una delegación con los 15 miembros del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En ese contexto, afirmó que la medida tenía como fin "intentar una gestión humanitaria, un alto el fuego, para aplicar un Ginebra dos".

Siria ha sido escenario de un conflicto interno que estalló en marzo de 2011. Informes demuestran que un alto número de mercenarios extranjeros participa en la guerra contra el Gobierno sirio. La Organización de Naciones Unidas (ONU) afirma que por etse conflicto interno han perdido la vida más de 95 mil personas.

Domingo de resurrección batistiana en Miami

Por Edmundo García*

Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación

Una fecha batistiana ha sacado a la derecha de Miami de su letargo histórico. Dedicada sistemáticamente a la crítica de los logros de la revolución cubana y abochornada por su propio record, es selectiva a la hora de hablar de su pasado. No recuerda mucho, y cuando lo hace miente bastante. Le resiente la memoria el triunfo de la revolución de 1959, la derrota en las lomas del Escambray, la derrota en Playa Girón, la derrota en su intento de secuestrar a Elián González, la derrota en su deseo de silenciar la solidaridad internacional por la libertad de Los Cinco Héroes cubanos.

Ayer la radio de Miami, páginas web y blogs de todo tipo amanecieron anunciando a coro que el próximo 8 de septiembre se conmemoraría en un comedor de Miami el 80 aniversario de lo que llaman “gloriosa fecha” del 4 de septiembre de 1933; día en que la fatal figura de Fulgencio Batista comienza su periplo de crímenes en la historia de Cuba.

La invitación circulada no puede ser más insultante. La comparto para que se compruebe que la falta de futuro de esta derecha miamense tiene que ver mucho con su pervertida mirada de la historia. Dicen los batistianos: “Nos place de gran manera notificarles, que al igual que venimos haciéndolo por más de una década e imbuidos de mayor entusiasmo por ser este el Octogésimo Aniversario, de nuevo nos preparamos para conmemorar la gloriosa fecha del 4 de septiembre de 1933, honrando a aquellos que produjeron y encabezaron este movimiento multipartidista que trajo unidad entre los cubanos y produjo nuevos rumbos para nuestra patria culminando en la creación de la Constitución de 1940. ¡Te esperamos en este momento de hermandad y profundo  amor por Cuba! El 4 de septiembre marcó nuevas rutas en el destino patrio hasta la llegada del nefasto régimen castro-comunista. En estos momentos, más que nunca, debemos renovar ese espíritu engrandecedor y victorioso.”

La celebración de ahora está en línea con la del domingo 9 de septiembre de 2012, celebrada en el mismo lugar, el Renassaince Banquet Hall de la Calle 8 de Miami. Sus promotores básicamente se repiten: Roberto Torricella, Adriana Cantillo, el Capitán Alfredo Sadulé, el Coronel George Malgoza,  Anita Sánchez Mosquera y Antonio Pérez Benito. Imagino que algunos nombres les suenen conocidos en la historia.

Curioso que no exista un descendiente de Batista en la lista de organizadores de la fiesta batistiana. Hay varios en esta ciudad. Claro, no siempre salen como a la derecha le hubiera gustado. Los extremistas rabiaron de odio hace poco cuando el abogado Raoul Cantero, ex magistrado de la Corte Suprema de la Florida y nieto del mismísimo Fulgencio Batista y Zaldívar, defendió a la filial en Coral Gables de la firma brasileña Odebrecht, contra una ley que prohibía a los gobiernos locales tener negocios con empresas que tuvieran tratos en Cuba. Y como todos saben Odebrecht se encarga de la modernización del puerto del Mariel en la provincia cubana de Artemisa, y también de obras en el puerto y el aeropuerto de la ciudad de Miami.

Como información complementaria, ya que hoy la prensa local ha anunciado que el estado de la Florida definitivamente no aplicará la mencionada ley, les comparto algunos de los negocios básicamente de construcción que Odebrecht ha concretado hasta la fecha en Miami: “South Terminal of the Miami International Airport; American Airlines Arena; Carnival Center for the Performing Arts; Miami International Airport Dolphin Garage Building; South Road System Extension; Miami International Airport North Terminal Extension; Fine Air Hangar at the Miami International Airport; Metromover; Ritz-Carlton Key Biscayne; Miami International Airport Lobby "A"; American Airlines Terminal; Federal Express Terminal; Challenge Air Cargo Terminal; International Airport Western ‘U’ Cargo Terminal; Miami International Airport Control Tower; Golden Glades Viaduct Miami.”

Cuando la derecha cubanoamericana no se sale con la suya, ni los descendientes de Machado ni los de Batista, ni los de Kennedy ni los de Reagan están a salvo. Se dice que el dictador Fulgencio Batista se remueve en su tumba porque después de su fuga hasta él mismo prefirió alejarse de sus seguidores en Miami.

La invitación del 2012 era más “familiar” pero igual de engañosa que la del presente año. Decía: “Con la misma e inquebrantable hermandad que ha caracterizado nuestra unidad septembrista en el exilio, nuevamente realizaremos el tradicional banquete -iniciado hace más de medio siglo y que dignamente continuamos celebrando- en conmemoración de esa fecha y honrando a nuestros militares desaparecidos y reconociendo el dolor y valentía de sus viudas, madres, hermanas, hijas y nietas. Compatriotas y ex miembros de nuestras Fuerzas Armadas, su asistencia nuevamente evidenciará esa única hermandad y la unidad septembrista que nos ha venido caracterizando a través de este largo exilio”.

Hay que tenerle muy poco respeto a la historia para considerar a Batista como un factor de unidad entre los cubanos y darle el mérito de ser el promotor de la Constitución de 1940. Constitución que él pisoteó con el golpe de estado del 10 de marzo de 1952, radicalizando las expectativas revolucionarias de la nación cubana, y haciéndolas cristalizar en el Movimiento 26 de julio encabezado por Fidel, heredero de los revolucionarios de la Joven Cuba de Antonio Guiteras y lo más honesto de la juventud ortodoxa.

Si de algo fue heredero Batista fue de los métodos represivos que en el ocaso de su mandato ejerció el tirano Gerardo Machado. Machado no vaciló en asesinar a Mella ni Batista en asesinar a Guiteras. El entonces Coronel Fulgencio Batista, precisamente apoyado por los militares encumbrados con la asonada del 4 de septiembre de 1933 que la derecha de Miami quiere celebrar ahora, quiso intimidar al joven Antonio Guiteras que no les perdía ni pie ni pisada desde las Secretarías de Guerra y Marina y Gobernación. Por ello el político fue literalmente cercado y ultimado en las inmediaciones del Morrillo, en Matanzas, por los matones de Batista. Y es a ese asesino al que sus seguidores y cómplices quieren homenajear en Miami. A lo mejor será porque comparten su política y sus métodos.

Además de mandar a asesinar a Guiteras, a la cuenta de Batista van también los Mártires de Humboldt 7, Frank País, José Antonio Echeverría y muchos otros jóvenes masacrados durante su dictadura.

Pero no se trata solo de Batista. Quienes lo celebran a él celebran también a sus principales verdugos. Celebran a Esteban Ventura Novo, ex oficial y asesino; a Sotero Delgado Méndez, sargento de la Policía Secreta Nacional y agente secreto del Palacio Presidencial ascendido durante el batistato; al coronel Pilar Danilo García, comisionado como jefe de la policía; al alférez Julio Stelio Laurent, asesino y secuaz; y otros corruptos del séquito batistiano.  

En la mañana de ayer Armando Pérez Roura y Ninoska Pérez Castellón emplearon su tiempo en Radio Mambí para invitar a los oyentes de Miami a la celebración. Ninoska, que es hija de Francisco Pérez González, más conocido como Paco Pérez, uno de los jefes de la cruel Policía Motorizada Nacional, que huyó de Cuba , casada con el también batistiano Roberto Martín Pérez, hijo del coronel de la policía batistiana Lutgardo Martín Pérez. Y Pérez Roura, que a pesar de vestirse de miliciano al triunfo de la revolución al llegar a Miami se convirtió en adulón del batistiano Rafael Díaz-Balart, ministro de batista y estrella juvenil del partido político de batista, el llamado PAU o Partido de Acción Unitaria.

Pérez Roura se ha comportado también como un consentidor del batistiano Lincoln Díaz-Balart; hijo del batistiano Rafael y sobrino del batistiano Frank Díaz-Balart. En Radio Mambí todo fue elogios para los mal llamados “honorables” militares de Batista, entre los que se citó al titulado coronel Roger Rojas Lavernia, un represor confeso que ve comunistas por todas partes y se presta para calumniar patriotas en programas de variedades de la televisión de Miami como el de Fernando Hidalgo.

También en Radio Mambí, pero en horas de la tarde, Ninoska Lucrecia volvió a promover la reunión batistiana. Se dieron detalles de la celebración del próximo domingo; como que osarán poner imágenes de la Virgen de la Caridad del Cobre en cada mesa en memoria del batistato y que posiblemente hable el propio Lincoln Díaz-Balart.

Un invitado de Ninoska dijo que asistir a este tipo conmemoración fue durante algún tiempo un acto de valentía; pero que ahora no. Su frase es curiosa porque por un lado estos batistianos reconocen su fracaso político en el mismo Miami. Por otro, porque ese “ahora no” indica que han tomado como un segundo aire, quizás alentados por esta nueva ola de llamados disidentes que han visitado Miami y que como Antúnez y Guillermo Fariñas se han reunido con ellos para decirles que, a pesar de haber crecido con la revolución, también sueñan con el regreso de la Cuba batistiana de antes de 1959.

* Periodista cubano residente en EE.UU., conductor del programa “La Tarde se Mueve”.

EL CONGRESO, LA GUERRA Y CUBA

Jorge Gómez Barata

Aunque doctrinariamente se sostiene la intención de equilibrar los poderes del Estado, la Constitución de los Estados Unidos otorga las máximas  atribuciones al Congreso, entre otras la de declarar la guerra, cosa que ha hecho en 11 oportunidades, la tercera de ellas en 1898 cuando a causa de Cuba lo hizo contra España.    

Como parte de su expansión territorial, en 1803 Estados Unidos adquirió Luisiana y en 1819 Florida, estableciendo sus fronteras en las costas del Golfo de México y el estrecho de la Florida; enfrente tuvo a Cuba, a mitad de camino hacia centro y sur América y a la vista de la entrada atlántica del Canal de Panamá, a su posición geográfica la isla unía la condición de ser un emporio económico, capaz de abastecer al mundo de azúcar.

En 1823, cuando era Secretario de Estados el presidente John Quincy Adams incorporó la anexión de la Isla a la doctrina política norteamericana al declarar que: “…Cuba separada de España gravitará hacía la Unión…No hay territorio extranjero que pueda compararse para los Estados Unidos a la Isla de Cuba…” 

Desde entonces la política norteamericana respecto a Cuba se expresó mediante varios procesos simultáneos: ningún apoyo a los luchadores por la independencia, sistemática penetración económica, hostilidad hacia España tomando a Cuba como pretexto y finalmente intervención militar y ocupación  de la Isla.

Aquella tendencia se reforzó debido a los éxitos del Ejército Libertador cubano y la estrategia militar española que entre 1896 y 1897, decidió “reconcentrar” la población campesina en poblados y ciudades para privar de apoyo popular y material a los luchadores por la independencia. La medida no restó potencial a los insurrectos aunque ocasionó la muerte por hambre y enfermedades de unas 300 000 personas y la ruina del campo cubano.

Las miserias ocasionadas por la “Reconcentración” de la población campesina fueron eficazmente explotadas por periódicos norteamericanos, principalmente los de la cadena de Williams R. Hearst que soliviantaron a la opinión pública estadounidense, principalmente después que el 15 de febrero de 1898 estallara en la bahía de La Habana el acorazado Maine con un saldo de 260 marineros muertos. 

Menos de dos meses después, el 18 de abril del propio año, el Congreso de los Estados Unidos aprobó una Resolución Conjunta estableciendo que: “El pueblo de Cuba es y por derechos debe ser libre e independiente”. Desoyendo los consejos de otros países europeos, incluso los del papa León XIII, España confrontó a Estados Unidos que el 25, por acuerdo del Congreso le declaró la guerra.

Sin embargo, a pesar de la opresiva presencia norteamericana y la disolución del Ejército Libertador, la anexión no se concretó debido a dos razones: la tradición de lucha y la fortaleza política de los independistas cubanos y tal vez la letra de la propia Resolución Conjunta.

No obstante el imperio americano encontró un sucedáneo y la Isla fue otra vez objeto de debate en el Congreso cuando en 1901 fue aprobada la Enmienda Platt que cercenó la independencia de Cuba y que estuvo vigente hasta 1934. 

En los últimos cincuenta años, frente a la Revolución Cubana, el Congreso de los Estados Unidos ha sido un beligerante activo, respaldando a 11 presidentes que condujeron 16 administraciones y más recientemente emitiendo las injustas y agresivas leyes Torricelli y Helms-Burton. Está por ver su decisión respecto a la agresión a Siria. Allá nos vemos.

La Habana, 06 de septiembre de 2013